Вы находитесь на странице: 1из 2

La nafta comenzó a tener vigencia el 1 de enero de 1994, aunque fue suscrito en octubre

de 1992 por los presidentes México y Estados Unido, Carlos Salinas de Gortari y George
H. Bush y el primer ministro de Canadá, Brian Mulroney. El tratado no establece nuevos
organismos administrativos que coordinen social o políticamente sus términos, existiendo
sólo una Secretaría que administra y se encarga de ejecutar las resoluciones y mandatos.
Sus tres secciones se ubican en Ottawa, México, D.F. y Washington, D.C.

La nafta buscaba la eliminación de obstáculos aduanales y fronterizos para poder


comercializar libremente en la zona del acuerdo. Tomando como punto de partida la
doctrina del libre comercio, promovía la competencia, la protección de los derechos
intelectuales en cada país, así como crear los mecanismos que permitieran la aplicación
del tratado en cada país.

Los tres países, según la nafta, tendrían acceso a los mercados de los otros miembros,
estimulando así su desarrollo económico, fomentando la inversión. Con la nafta se buscaba,
sobre todo, eliminar los impuestos arancelarios sobre los bienes producidos sobre esas tres
naciones y su preferencia impositiva por sobre bienes provenientes de otros países no
suscritos al acuerdo.

El primer paso de la nafta fue implementar una política de reducción de trámites


administrativos exigidos a productores, importadores y exportadores, con la idea de facilitar
sus actividades.

La nafta está conformada por un preámbulo y 22 capítulos agrupados en 8 secciones,


En la primera parte da las definiciones generales del acuerdo, en la segunda trata sobre el
comercio de bienes automotrices, textiles, energéticos, agrícolas, petroquímicos, así como
de los procedimientos aduaneros. La tercera, cuarta y quintas partes acuerdan sobre las
barreras técnicas al comercio, compras al sector público y la inversión y comercio de
servicios, respectivamente. La sexta parte versa sobre la propiedad intelectual y en la
séptima y última se sientan los instrumentos para la resolución de controversias.

La industria automotriz es una de las principales ganadoras del TLCAN. Según datos del
gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), la exportación de
automóviles mantiene un crecimiento promedio de 12,6% anual.
En cambio, en las últimas dos décadas el volumen total de las exportaciones del país
aumenta un promedio de 10,6% cada año. Hasta 1993 existían 13 plantas automotrices y
ahora son más de 30

El impacto de la producción beneficia a otros sectores como los fabricantes de cristales,


llantas, pintura y refacciones en general. De acuerdo con el presidente de la Industria
Nacional de Autopartes, Oscar Albín, en 2013 la producción será mayor a US$78.000
millones, "una cifra histórica" que coloca al país como el quinto ensamblador del mundo. Es
tal el auge de la industria que los gobiernos de algunos estados, como Puebla y Guanajuato,
suelen disputar en sus declaraciones a quién correspondería el título de "joya de la corona"
automotriz.

La relación comercial de México con Canadá alcanzó los 25 mil 444.4 millones de dólares,
monto que lo coloca como el quinto socio comercial del mercado canadiense, aunque si se
compara con lo registrado en el mismo periodo del año anterior, se registra una reducción
de 6.04 por ciento.

Desde la implementación del Tratado de Libre Comercio de América de Norte, el comercio


de México con Canadá registró un crecimiento promedio anual de 10.5 por ciento,
principalmente por el comportamiento de las exportaciones mexicanas.