Вы находитесь на странице: 1из 4

Neuroentrenamiento Deportivo

Instinto y amígdala cerebral


Ndor. Sergio Rubino

Instinto y Amígdalas Cerebrales

La amígdala es una glandula cerebral que funciona principalmente como señal de alarma
ante cualquier situación que el cerebro tome como “de riesgo”.
La amígdala también es la encargada de activar la secreción de dosis masivas de
noradrenalina, la hormona que aumenta la reactividad de ciertas regiones cerebrales
clave, entre las que destacan aquéllas que estimulan los sentidos y ponen el cerebro en
estado de alerta.

La amígdala cerebral del ser humano es una estructura relativamente grande en


comparación con la de nuestros parientes evolutivos, los primates. Existen, en realidad,
dos amígdalas que constituyen un conglomerado de estructuras interconectadas en forma
de almendra (de ahí su nombre, un término que se deriva del vocablo griego que significa
«almendra»), y se hallan encima del tallo encefálico, cerca de la base del anillo límbico,
ligeramente desplazadas hacia delante.
El hipocampo y la amígdala fueron dos piezas clave del primitivo «cerebro olfativo» que, a
lo largo del proceso evolutivo, terminó dando origen al córtex y posteriormente al
neocórtex. La amígdala está especializada en las cuestiones emocionales y en la actualidad
se considera como una estructura límbica muy ligada a los procesos del aprendizaje y la
memoria.
Neuroentrenamiento Deportivo
Instinto y amígdala cerebral
Ndor. Sergio Rubino

La corteza cerebral envía una copia de la información sensorial que recibe a la amígdala, y
esta decide si el estímulo es amenazador, y si se debe responder a él con agresividad o
miedo. Los animales que tienen lesionada la amígdala cerebral se vuelven mansos porque
pierden toda la agresividad, y tampoco son capaces de mostrar miedo ante estímulos que
normalmente les asustarían. Parece que en la amígdala se originan las emociones del
miedo y la furia, pero no las emociones agradables, como la alegría o la felicidad. En
dónde se originan estas no se conoce.

Una vez que la amígdala ha


decidido que el estímulo
requiere una respuesta de
miedo o rabia, envía
señales a otros lugares del
cerebro para poner en
marcha los distintos
componentes de estas
emociones. Por un lado,
envía señales a la corteza cerebral para desencadenar
la emoción subjetiva interna, y por otro lado
desencadena la expresión externa de la misma. Supongamos que vamos por una calle de
noche y vemos una sombra detrás de una esquina. Inmediatamente se acelera el corazón,
la respiración se convierte en un jadeo, y un sudor frío nos cubre la piel. El vello se eriza y
se nos pone la “carne de gallina” y sentimos un nudo en el estómago. Si lo consideramos
detenidamente, muchos de estos cambios resultan lógicos para enfrentarse a una
amenaza: el aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria permite aportar más oxígeno
a los músculos, en el caso de que haya que hacer un esfuerzo, como salir corriendo. El
sudor permite eliminar el exceso de calor que se producirá con ese esfuerzo. La
piloerección o erizamiento del pelo no tiene mucha utilidad en humanos, pero en
animales con pelaje tupido les hace parecer más grandes, lo que puede atemorizar a un
posible enemigo.
En el interior del cerebro, lo que ha sucedido es que la corteza visual ha enviado la
imagen de la sombra a la amígdala, esta ha decidido que representa una posible amenaza,
y a su vez ha enviado la orden al hipotálamo para que ponga en marcha todo el sistema de
emergencia ante un peligro.

El problema que surge es que gran parte de nuestro cerebro ha evolucionado hacia
el sistema límbico y el neocórtex. Sin embargo, el llamado cerebro primitivo se ha
mantenido con la misma estructura general desde hace cientos de miles de años. Por lo
que, podemos afirmar que la interpretación que hace este sector del cerebro ante una
Neuroentrenamiento Deportivo
Instinto y amígdala cerebral
Ndor. Sergio Rubino

situación catalogada como riesgosa, puede no ser tal, dado que el entorno sociocultural
en el que vivimos hoy es muy diferente al que vivían nuestros antecesores evolutivos hace
cientos de miles de años.
En consecuencia, podría determinarse como
situación muy peligrosa el hecho de recibir un golpe
fuerte, dado que para esta área del cerebro, que es la
que decide las respuestas ante situaciones de riesgo, un
golpe fuerte en aquella etapa evolutiva, era riesgo de
vida, por lo que ahora la tomará con la misma
intensidad y tenderá a generar la misma respuesta, a
menos que nos preparemos y nos entrenemos para que
esto no suceda ante ciertas situaciones frecuentes o
conocidas, y entrenemos y ensayemos la reacción
“instintiva” que sí queremos tener en dichas
situaciones.
En los deportes de contacto, este es un tema
crucial, ya que vemos con frecuencia deportistas
salidos de sus cabales por un golpe recibido, y más aún si este golpe no fue legal. Y
también vemos a los mismos deportistas tirar por la borda una competencia por
reaccionar de manera desmedida. Notese el caso del capitán de la selección de Francia y
mejor jugador de fútbol del mundo en ese momento, Zinedine Zidane; cuando cabeceó en
el pecho a un adversario, fue expulsado por esta acción en la final de la copa del mundo, y
el equipo contrario se quedó con el campeonato.

Ahora nuestro siguiente planteamiento es, qué sucederá si, y en qué momentos
esta misma situación puede ocurrirle a un deportista.
Tomemos un momento de competencia, para la cual se ha entrenado en el
gimnasio durante determinado tiempo, establecido por el entrenador, en orden del nivel
necesario a alcanzar según el nivel de su alumno y el requerido para dicha competencia.
Si el deportista no estuviera preparado para enfrentar situaciones adversas, como
encontrarse abajo en el marcador a poco de finalizar, o darse cuenta de que compite
contra un rival al que teme o frente al cual ya ha perdido en anteriores ocasiones, podría
entonces sucederle algo parecido a la sombra en la pared antes mencionada.
En este caso, las reacciones biológicas serían exactamente las mismas que con
dicha sombra, solo que aquí el deportista se ve mucho más perjudicado por su propia
reacción que en el caso de la sombra; puesto que al acelerarse el corazón, aumentará la
Neuroentrenamiento Deportivo
Instinto y amígdala cerebral
Ndor. Sergio Rubino

velocidad de sus latidos y con ellos la intensidad de la respiración. Por otro lado, como la
amígdala necesita preparar al cuerpo para una reacción inmediata y muy intensa, envía en
menos de medio segundo, gran cantidad de sangre y oxígeno a los músculos más grandes
del cuerpo, como son los músculos del área de los muslos, dado que si tuviera que huir o
reaccionar, los músculos más grandes serían los más importantes y protagónicos en ese
momento.

Sin embargo, aunque esto estaría muy bien si el peligro fuera real, en medio de
una competencia resulta en un desbalance de la regulación y la distribución energética del
deportista, dado que para que el corazón pueda enviar mucha sangre y oxigeno a los
músculos grandes, debe retirarlo de otras áreas, que lo necesitarán para continuar la
competencia. Y al no contar con ellos, disminuirán su rendimiento y su eficacia en las
respuestas de manera casi inmediata.
Por lo expuesto y muchos otros puntos no detallados en este artículo, sabemos
muy importante la preparación mental y cerebral de los deportistas, para que puedan con
esta herramienta, afrontar situaciones emocionales de carácter intenso, sin la necesidad
de activar los sistemas de defensa del cerebro, que llevan a todo el cuerpo casi al límite de
sus capacidades de manera inefectiva, provocando reacciones casi involuntarias e
instintivas que nunca tienen que ver con lo que el deportista y el entrenador habían
planificado.

Sergio Rubino
Neuroentrenador Deportivo
Prof. Neurociencias S.A.N.
Profesor de Taekwondo
Coach Ontológico
Coach Deportivo

Похожие интересы