Вы находитесь на странице: 1из 2

[EDUCACIÓN]

¿Qué tan satisfechos se sienten los estudiantes durante el


proceso de formación profesional en universidades
estatales?
Tener un vínculo entre las instituciones educativas y sus estudiantes es una de las
estrategias que permite orientar las acciones institucionales.
Los cambios en la
sociedad han dado paso
para que los estudiantes
sean cada vez más
exigentes en cuanto al
nivel de satisfacción
percibido durante su
proceso de formación
profesional, por lo que es
de suma importancia que
las universidades
entiendan cual es la
verdadera necesidad que
hay que satisfacer.

Se considera que uno de los indicadores más importantes para medir la calidad de
la enseñanza tiene que ver con el grado de satisfacción de las personas
involucradas en el proceso educativo1. Esto no es casual, pues “la satisfacción es
el resultado de un proceso que se inicia en el sujeto, y termina en él mismo, por
lo que se hace referencia a un fenómeno esencialmente subjetivo desde su
naturaleza hasta la propia medición e interpretación”2.
La eficiencia del aprendizaje de los alumnos está condicionada por el clima
universitario existente en el centro educativo. Las condiciones físicas del aula de
clases, el equipamiento de la universidad, el apoyo interno y externo, la sumatoria
de todas estas variables harán que el proceso enseñanza–aprendizaje sea eficaz o
no, y por ende, satisfactorio para el estudiante3. Aquellos alumnos que quedan
satisfechos con el servicio entregado por la universidad, además de plantearse
seguir la relación con ella o con su entorno universitario pueden a la vez actuar

1
La satisfacción como indicador de excelencia en la calidad de los servicios de salud. Publicado en
la revista electrónica psicología científica en el 2002, Zas, 2002.
2
Medición de la percepción de la calidad del servicio de educación en las universidades privadas
de la ciudad de Tunja: caso Fundación Universitaria Juan de castellanos, Vega, 2014.
3
Análisis de satisfacción del estudiante de ingeniería agronómica de la universidad Oriente, Rivas
y Guevara, 2012.
como captadores de nuevos alumnos entregando un valor agregado a lo que fue su
centro de estudio. Esto se refleja en la entrega de recomendaciones por parte del
estudiante a su entorno más cercano generando una imagen positiva de la
institución, y mejorando de esta forma su reputación.

Diversos estudiantes señalan que para ellos la labor pedagógica debe estar
centrada exclusivamente en los estudiantes y en su aprendizaje, lo que también
exige que los académicos le asignen una relevancia prioritaria a sus actividades
docentes dentro del total de sus obligaciones académicas.4 Así, aquellos aspectos
relacionados con las características que debería poseer un buen profesor son los
que determinan, en mayor medida, la satisfacción alcanzada por los estudiantes.
El nivel de los conocimientos prácticos, la actualidad de los conocimientos, la
capacidad de transmitir conocimientos, la claridad explicativa, la metodología
docente, la utilización de material complementario, es decir, aspectos puramente
relacionados con la docencia, son los elementos que determinan principalmente la
satisfacción del alumno.
A esto se le suma que los docentes sean capaz de generar una relación cercana y
respetuosa con los alumnos, creando de esta forma redes de apoyo interna que le
permitan al estudiante desarrollar confianza y seguridad durante su paso por la
institución. Dichas redes de apoyo internas no sólo deberían caracterizarse por
contar con el apoyo de docentes, sino también por el de personal administrativo y
autoridades de la universidad. En el contexto local se tiende a tener una
jerarquización muy marcada que aleja a los estudiantes de estas entidades,
existen pocas instancias en donde se desarrolla el dialogo abierto y se da respuesta
a las inquietudes de la comunidad estudiantil.
Un ejemplo que se aleja de la realidad local es la relación existente entre
vicerrectoría y los estudiantes de la universidad de Oxford. Se realizan actividades
en donde la participación activa de los estudiantes estimula a detectar amenazas
y oportunidades al interior de la universidad.
En Oxford, la vicerrectora y profesora Louise Richardson, sostiene una serie
“tardes de té” donde se reúne con una variedad de estudiantes de pregrado y de
postgrado. Las “tarde de té” tienen lugar durante todo el año académico y como
finalidad, estrechar el vínculo entre las autoridades de la universidad y los
estudiantes. Además existe un horario de oficina abierto cuatro veces por
trimestre donde los estudiantes universitarios pueden solicitar una cita de 15
minutos para plantear cualquier inquietud.
¿Qué tan lejana estaría una “tarde de té” con el rector de tu universidad?

4
La formación por competencias y los estudiantes: Confluencias y divergencias en la construcción
del docente ideal, Calidad en la educación