Вы находитесь на странице: 1из 5

BONO CONVERTIBLE

Un bono convertible es un activo financiero de renta fija con la característica especial de


que existe la posibilidad de convertir el valor del bono en acciones de la empresa de
nueva emisión, creadas mediante una ampliación de capital. Por tanto, otorgan a sus
tenedores un derecho más, además de los que usualmente están incluidos en los bonos.

El hecho de que las acciones en las que se puede convertir el bono sean producto
de una ampliación de capital es lo que diferencia los bonos convertibles y bonos
canjeables, ya que en estos últimos, por el contrario, se entregan acciones ya
existentes, pertenecientes a la autocartera de la empresa.

Los bonos convertibles siempre son emitidos por entidades privadas, ya que las
instituciones públicas no pueden financiarse con este tipo de bonos para financiarse,
debido a que no pueden emitir acciones.

Tanto los bonos canjeables como los convertibles se suelen considerar un producto mixto,
situado entre la renta fija y la renta variable. El derecho de cambiar los bonos por
acciones que proporcionan estos bonos hace que la entidad emisora deba ofrecer una
menor rentabilidad por cupón para hacer atractivo este producto que en el caso en el
que no hay esta opción de conversión. Si el ejercicio del derecho de conversión es
opcional, el inversor obtiene la seguridad de los activos de renta fija (cupones periódicos),
combinándola con la posibilidad de aprovechar una subida de los precios en las acciones.
Esta es la razón por la que normalmente los intereses que pagan estos bonos son
menores.

BONOS CUPÓN CERO


Los bonos cupón cero garantizan una cantidad fija de dinero a pagarse vencimiento.
Estos bonos, como lo dice su nombre, no pagan intereses regulares y no son
apropiados para inversionistas que buscan ingresos corrientes.

Sólo se comprometen a pagar un monto (el valor nominal) al final del período. La tasa de
interés queda implícita en el precio de mercado del bono, el cual usualmente suele ser
menor que el valor nominal, para reflejar la tasa de interés. Su único flujo es su Valor Par.
Se vende con un descuento. Su uso es muy frecuente para reestructurar deudas cuya
recuperación es difícil de obtener, goza de beneficios tributarios.

BONO BASURA

Los bonos basura son productos emitidos por entidades poco conocidas o de
escasa recomendación y que implican un elevado riesgo

Son emitidos por empresas de solvencia más o menos dudosa, que ofrecen altos
rendimientos a cambio del elevado riesgo que asume el inversor. En Europa se
denominan 'bonos de alto rendimiento'. -en comparación con el resto de los bonos-, ya
sea o bien por su exposición a la suspensión de pagos o bien a la volatilidad del
mercado. En compensación a este mayor riesgo, ofrecen un tipo de interés más
elevado y en ocasiones muy por encima de la media del mercado, lo cual ha llevado a
más de uno al fracaso, y a otros relativamente pocos al éxito.

El nivel de riesgo de estos bonos basura es valorado por las agencias de calificación o
rating, quienes se encargan de subir o bajar la nota. Precisamente, este tipo de bono
suele tener las peores valoraciones debido al nivel de riesgo que lleva implícito.

BONOS SOBERANOS
Son valores emitidos por la República de contenido crediticio, nominativos, libremente
negociables y estarán representados por anotaciones en cuentas inscritas en el registro
contable que mantiene CAVALI S.A. ICLV (CAVALI) y listados en la Bolsa de Valores de
Lima
El término bono soberano hace referencia a los bonos que emite el gobierno de un país. Y
la razón por la que los gobiernos emiten este tipo de bonos no es otra que obtener dinero
para financiar servicios gubernamentales y déficits presupuestarios. Estos bonos se
pueden emitir con diferentes intereses nominales y con plazos de vencimiento distintos.

BONOS DE ARRENDAMIENTO FINANCIERO

Los bonos de arrendamiento financiero (leasing bonds) son títulos – valores emitidos por
las empresas autorizadas a realizar operaciones de arrendamiento financiero, cuyo
objetivo es financiar las operaciones de esa índole. En el Perú es necesaria la
autorización de la CONASEV. Los Bonos de Arrendamiento Financiero se rigen por la
LMV y LGSF. Estos bonos pueden ser emitidos por bancos, financieras y empresas
de arrendamiento financiero y tienen como característica especial que se encuentran
destinados exclusivamente al financiamiento de operaciones de arrendamiento
financiero, que pueden tener rendimiento fijo o variable, incluyendo la posibilidad de
participar en los resultados de la entidad emisora y deben ser emitidos a plazo de
vencimiento no menor de tres años. Finalmente, conforme a la Décima Octava
Disposición Final y Complementaria de la LGSF, los bonos de arrendamiento financiero
no son susceptibles de redención anticipada.

Los Bonos de Arrendamiento Financiero (BAF) tienen las mismas características de un


bono, pagan cupones periódicamente y el principal al vencimiento. Se les denomina así
porque las sociedades financieras que los emiten captan recursos del mercado para
destinarlos a la adquisición de bienes que posteriormente serán materia de arrendamiento
financiero (leasing).

BONOS SUBORDINADOS

Son obligaciones emitidas por empresas bancarias y financieras que pueden ser
incorporadas para el cómputo de su patrimonio efectivo (50%). Adicionalmente, su
vida útil no debe ser inferior a cinco años, deben ser emitidos por Oferta Pública, no
pueden ser pagados antes de su vencimiento, ni proceder a su rescate por sorteo. En
caso de situaciones de insolvencia son convertidos en acciones para capitalizar la
empresa.

Los bonos subordinados son emitidos por empresas bancarias de Perù con el fin
de incrementar su patrimonio efectivo. Las características de los bonos son
determinadas por las entidades emisoras, existiendo un límite para las emisiones, las
cuales no pueden exceder el 30% del capital pagado y las reservas del banco. Se
colocan siempre por oferta pública, a plazos mínimos de cuatro años.

Bono cuyo pago está condicionado a la cancelación de otras deudas. En el Perú, en el


caso de las instituciones financieras, la Ley General del Sistema Financiero y del Sistema
de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (Ley Nº 26702)
señala las características de la deuda subordinada para que pueda ser considerada en el
computo del patrimonio efectivo de la entidad financiera, principalmente que no puede
estar garantizada, no procede el pago antes de su vencimiento, el principal y los intereses
quedan sujetos a su aplicación a absorber las pérdidas de la empresa que queden luego
de que se haya aplicado íntegramente el patrimonio contable a este objeto (Artículo 233).

BONO CANJEABLE
Un instrumento de renta fija, emitido por una entidad privada para obtener financiación. Se
diferencia del resto de bonos en que, además de los derechos que otorgan estos títulos, existe la
posibilidad de convertir el valor del bono en acciones ya existentes de la empresa, que forman
parte de la autocartera de la entidad emisora. Esto último es lo que marca la distinción entre
bonos canjeables y bonos convertibles, ya que en estos últimos, por el contrario, se entregan
acciones de nueva emisión, para lo que es necesario realizar una ampliación de capital.

Al realizarse la transformación de renta fija a variable con acciones que vienen de la autocartera
de la entidad, no causa un aumento en el capital de la empresa ni una reducción del valor de las
acciones. Resulta claro que las instituciones públicas no pueden acudir a este tipo de bonos para
financiarse, debido a que no pueden emitir acciones.

Tanto los bonos canjeables como los convertibles se suelen considerar un producto mixto, que
está clasificado entre renta fija y variable. De esta forma, inversores adversos al riesgo pueden
sentirse atraídos por este instrumento de financiación, que aúna las ventajas de los activos de
renta fija, sin dejar de lado la posibilidad de beneficiarse de una eventual subida del precio del
activo en bolsa. Al añadirse este derecho de cambio de bonos por acciones, la rentabilidad por
cupón que debe ofrecer la entidad emisora para hacer atractivo este producto es menor a la que
tendría sin la opción de conversión.

Los emisores tienen la obligación de editar y registrar en la Comisión Nacional del


Mercado de Valores (CNMV) un folleto informativo cada vez que realizan una emisión de
este tipo cuando va dirigida al público en general.

Llegada la fecha de canje, el inversor tiene dos alternativas:

 - Ejercer la opción de conversión, si el precio de las acciones ofrecidas en canje es


inferior a su precio de mercado
 - Mantener las obligaciones hasta la fecha de la siguiente opción de conversión o
hasta su vencimiento

Mientras no se ejerza el derecho de conversión, el bono canjeable se comporta igual que


cualquier otro bono, de manera que el inversor recibe los pagos periódicos (cupones) que
se hayan establecido en el contrato, así como, eventualmente, el pago del nominal al
vencimiento.

BONO PERPETUO
Es un bono que no tiene fecha de vencimiento.1 En los bonos perpetuos el emisor paga
un cupón para siempre, y no tienen que pagar al vencimiento. También se le suelen
llamar bonos perpetuos a los que tienen un vencimiento muy largo, como 100 años. La
mayoría de estos bonos son exigibles, es decir, el emisor puede pagar un precio de
rescate y cancelar el recurso
No son redimibles, pero pagan un flujo constante de interés por un periodo de tiempo
indefinido. A pesar de ello tienen un predio de mercado finito, el cual se calcula
dividiendo la tasa del cupón perpetuo entre una tasa de descuento que representa a la
tasa a la que el dinero pierde valor en el tiempo a causa de inflación

BONOS CORPORATIVOS
Los bonos corporativos son títulos que representan la deuda de una empresa o sociedad
anónima.
En este tipo de bonos no sólo producen intereses por el tiempo que se les tiene, sino que
también dan el derecho a obtener partes proporcionales de las ganancias de la empresa.
Aunque los poseedores de bonos corporativos no son socios de la empresa, tienen
prioridad en el pago. Así pues, en caso de que una compañía experimente dificultades
económicas, su primer compromiso es pagar a los dueños de los bonos y, en segundo
término, a los accionistas.
La conveniencia de invertir en esta clase de bonos dependerá del tipo de inversionista,
sus aspiraciones, experiencia y necesidades específicas. Algunos consideran a los bonos
corporativos como una buena opción por su relativa seguridad. Como hemos visto, a
diferencia de las acciones, los bonos corporativos tienen prioridad en los pagos de la
empresa. Sin embargo, no son tan seguros como los bonos del gobierno. Aunque, por
otra parte, tienden a ofrecer más ganancias que éstos. Así pues, los bonos corporativos
gustan a los inversionistas no tan conservadores, pero tampoco tan afectos al riesgo.
Algunos expertos consideran que los bonos corporativos son una buena opción cuando
son de una empresa estable y consolidada que podrá cumplir con sus compromisos.
Bono (Bond)
Título emitido por un prestatario que obliga al emisor a realizar pagos específicos en un periodo determinado y reconociendo
una tasa de interés implícita. El pago de intereses suele efectuarse en forma semestral y anual. Los emisores suelen ser
gobiernos, municipalidades y entidades corporativas. A los bonos que tienen un vencimiento menor a 5 años se les denomina
de corto plazo, entre 6 y 15 años de mediano plazo y más de 15 años de largo plazo

Оценить