You are on page 1of 2

Marco Teórico:

Debido a la presencia de la superficie libre y la fricción a lo largo de las paredes del canal,
las velocidades en un canal no están uniformemente distribuidas en la sección. La máxima
velocidad medida en canales normales a menudo ocurre por debajo de la superficie libre a
una distancia de 0,05 a 0,25 de la profundidad del flujo. La distribución de velocidades en
una sección transversal, rugosa del canal y la presencia de curvas. En una corriente ancha,
rápida y poco profunda o en un canal muy liso, la velocidad máxima por lo general se
encuentra muy cerca de la superficie libre. La rugosidad del canal causa un incremento en
la curvatura de la línea de distribución vertical de velocidades. En los cambios de dirección
de un flujo, la velocidad se incrementa de manera sustancial en el lado convexo de la
curva, debido a la acción centrifuga de flujo.
Los efectos de la interface agua aire en la superficie del canal no ejercen una influencia
grande en la distribución de velocidades en el canal debido que los efectos viscosos en
estos dos fluidos son mínimos.
En la realidad de las variaciones de velocidad en canales prismáticas son tridimensionales,
pero en pruebas de laboratorio se ha demostrado que las variaciones en el sentido lateral
a la dirección del fluido son pequeñas comparadas con las variaciones de velocidad en el
sentido vertical y longitudinal. Esta apreciación permite la simplicación del problema a dos
dimensiones sin comprometer la exactitud de los cálculos de velocidad de un canal.
De acuerdo con el procedimiento para el aforo de corrientes de la U.S. Geological Survey,
la sección transversal del canal se divide en franjas verticales por medio de un
determinado número de verticales sucesivas y las velocidades medidas en las verticales se
establecen midiendo la velocidad a 0,6 mts o tomando el promedio de velocidades a 0,2
mts y 0,8 mts de la profundidad, cuando la cota del agua es mayor de 0,6 mts. El promedio
de las velocidades medias en dos verticales adyacentes multiplicando por el área entre las
verticales da el caudal a través de esa franja vertical de la sección transversal. La suma de
los caudales a través de todas las franjas es el caudal total; las velocidades medida de toda
la sección es, por consiguiente, igual al caudal total dividido por el área completa.

Objetivos:
- Determinar el caudal en el canal utilizado el molinete y compararlo con el caudal
proporcionado por el medidor magnético.
- Analizar en que influye la variación de la altura del equipo al medir la velocidad del
agua en el canal.
- Conocer el funcionamiento del medidor magnético al medir la velocidad de flujo
con dichos instrumentos.
- Identificar posibles fuentes de error en la medición de los caudales.
Procedimiento:
- Encender la bomba para que fluya el agua por el sistema y esperar hasta que el
flujo se estabilice.
- Elegir tres puntos en el canal acrílico, en los cuales se tomarán las mediciones con
el medidor magnético a ciertas profundidades determinadas en función del tirante
de acuerdo con las recomendaciones dadas en la guía.
- Tomar la altura de la lámina y sumergir el medidor magnético verticalmente de
manera que la hélice quede enfrentada al flujo y a la profundidad determinada
anteriormente desde el fondo del canal hasta el eje horizontal de esta.
- Poner en ceros el contador del medidor magnético. Después de unos 30 segundos
tomar la lectura del contador del instrumento y repetir este procedimiento dos
veces.
- Modificar la altura del eje del medidor magnético respecto al fondo del canal y
tomar lecturas, esto se hace para tres posiciones del eje.
- Los tres pasos anteriores deben repetirse para los tres puntos elegidos
anteriormente.

Bibliografía:
Chow, Ven Te, Hidráulica De Canales Abiertos, Editorial Mc-Graw Hill, Pá 24-27,1994.
U.S. Geological Survey, National Handbook of Recommended Methods Water-data
Acquisition, Office of Water Data Coordination, U.S. Geological Survey, Restos, VA., 1977.