You are on page 1of 9

01 de Julio de 2018

Necesidad de un
Código de Ética
PROFESOR: JUAN CARLOS BUSSENIUS
ALEX ROJAS
Índice

Resumen ................................................................................................................. 2

Introducción ............................................................................................................. 2

Desarrollo ................................................................................................................ 3

La necesidad de un código de ética .................................................................... 3

La ética del abogado en la actualidad ................................................................. 4

La importancia del código de ética en sí mismo .................................................. 5

Conclusión............................................................................................................... 7

Bibliografía .............................................................................................................. 8
Resumen
La ética es un aspecto fundamental del ejercicio profesional, históricamente se ha
ido construyendo y da como resultado un marco de lo correcto e incorrecto. En la
actualidad se discute sobre la calidad que tienen los profesionales del derecho
basados en cuanto respetan estas normas deontológicas. Para garantizar un
estándar ético es fundamental tener un código que sirva de directriz para sostener
las bases de lo que es bueno y malo dentro de la abogacía.

Introducción

Históricamente con el avance de las diferentes disciplinas han ido surgiendo


diferentes reglas que van guiando el actuar de los profesionales. Esto a raíz de que
una profesión es mucho mas que el conocimiento técnico, practico o teórico. Esta
es la razón por la cual el actual trabajo tiene como propósito sostener la necesidad
de establecer un código que regule las directrices del correcto actuar de un
profesional del derecho.

Las profesiones entendidas correctamente son mucho mas que el conjunto de


conocimientos que hacen posible la realización técnica y material de ciertas áreas
de desarrollo. Son también herramientas por medio de las cuales se contribuye a la
materialización del bien común de una sociedad. Es más, en nuestro sistema
constitucional y político, se hace imperativa la participación y de las personas como
agentes esenciales que movilizan la economía cumpliendo el Estado un rol
solamente subsidiario.

Para ello se le han garantizado a los particulares muchísimas libertades que bien
utilizadas contribuyen enormemente al correcto desarrollo colectivo y el progreso de
la comunidad nacional y extranjera que conforman el pueblo de Chile. Es justamente
por esto la ética es un tema de gran trascendencia, ya que de algún modo en cada
error que se produce en el sistema, probablemente hubo un eslabón ético que no
fue correctamente aplicado.
Otro elemento fundamental para logar ese progreso deseado en cualquier país, es
una correcta administración de la justicia. La institución que se encarga del ejercicio
de esta función es el poder judicial, sin perjuicio de aquello, los particulares cumplen
un rol central en esta misión. Es por ello que la profesión del abogado cumple un
papel protagónico para poder ejecutar correctamente la justicia y por lo tanto, resulta
de esto que los parámetros éticos – esto es, acerca de lo correcto e incorrecto que
profese el abogado- influyen directamente en los resultados que brinden los
procesos judiciales.

Desarrollo

La necesidad de un código de ética

La necesidad de un código de ética pudiera parecer discutible para algunas


personas que sostienen que el único limite debe ser aquel que proporciona la ley,
ya que cualquier otra limitación en el actuar del abogado produce una ineficacia
injustificada.

Se advierten dos problemas en el postulado anterior, el primero consiste en que no


es razonable establecer taxativamente que lo bueno y lo malo se encuentra en la
ley, y el segundo es sobre la posible ineficacia que pudiera producir limitar el actuar
del abogado mas allá de lo estrictamente legal.

Respecto del primer problema, este ensayo sostiene que la ley no es mas que un
mínimo común de ética aceptado por el legislador con un carácter de obligatorio
para todas las personas. Si bien es evidente el gran aporte civilizatorio que hace la
ley, igualmente es cuestionable sugerir que un consenso respecto de la base de lo
que es aceptable pudiera extrapolarse como lo completamente bueno. Se observa
que la ley establece solo los mínimos en cada precepto legal, ya que en general
todo el ordenamiento quiere conseguir que el hombre se comporte en palabras del
jurista Enrique Cury Urzúa como un: “hombre medio empírico”.

Es por lo anterior, que nuestra legislación no considera que al hombre se le deba


exigir un comportamiento heroico o de máxima bondad, por ello la solidaridad como
principio rector de la carta magna nacional solo aparece sujeta a la discreción de
las personas, y solo en casos extremos se castiga a las personas por no actuar
fraternalmente con otros conciudadanos como es el caso del delito de omisión al
socorro del articulo 494 número 14 del código penal.
El segundo problema antes expuesto tiene que ver con el asunto de la eficacia del
abogado que algunos sostienen que si se ve limitado por reglas éticas podría verse
afectada. Es a criterio del presente trabajo que este es un tema delicado. Sostener
que la ética – es decir, el correcto actuar del profesional- traerá problemas de índole
práctico, implícitamente defiende la idea de que solo importa el fin y los medios son
irrelevantes mientras la ley no lo sancione.

Se podría estar de acuerdo con eso solo bajo la hipótesis de que la ley pudiese
prever todas las circunstancias y situaciones, pero eso es falso, la ley y el texto
positivo tiene limitaciones, que a veces por un asunto de certeza jurídica se prefiere
aceptar ese margen para evitar la máxima intervención del Estado. Sin embargo,
respecto del desarrollo de cualquier actividad profesional es absolutamente
justificado establecer normas éticas que tengan cierto valor en la práctica.

Es aún más sensible en el actuar del abogado que mantenga un actitud ética, puesto
que en base a su trabajo se dirimen y resuelven conflictos de gran relevancia que
producen efectos que van desde la privación de libertad a una persona como a la
fijación en un determinado patrimonio de algún bien o la custodia de un menor de
edad, etc.

La ética del abogado en la actualidad


En los tiempos que corren se ha puesto en tela de juicio la ética de los profesionales
del derecho. Tal es el caso del ex fiscal Alejandro Peña y la abogado Helhue Sukni,
el primero famoso por pasar de ser el persecutor de los narcotraficantes a su
defensor, y la segunda por hacerse la reputación de ser muy eficaz para rebajar
condenas o absolver a imputados por tráfico de estupefacientes.

Ambas situaciones configuran una suma de elementos interesantes para el análisis.


En el caso del ex fiscal pudieran producirse situaciones que si bien son legales,
porque la ley no las ha prohibido, son de dudosa ética. Esto tiene que ver con que
el señor Alejandro Peña, tiene conocimiento de muchas investigaciones que
estaban en curso al momento en que desempeñó su función pública.

Respecto de la señora Sukni, pese a que jamás se le ha comprobado ninguna


situación contraria a la ley, gran parte de la ciudadanía considera que la forma en
que ha enfocado el ejercicio de su calidad profesional no es correcta desde una
perspectiva moral. Para defenderse de las criticas ella siempre ha utilizado el
argumento sobre la legitima defensa jurídica que debe estar presente en todo juicio.

Sin embargo, este análisis no cuestiona esa garantía constitucional, sino que pone
en duda si la forma en que la profesional ejerce la abogacía es adecuada para
generar confianza y contribuir a una mejor aplicación de la justicia. Esto porque
vivimos en tiempos complejos, con una ciudadanía que no confía en el sistema y su
funcionamiento y considerando que a nuestro país le costó mucho salir de un
sistema inquisitivo y pasar a uno acusatorio, es fundamental contribuir al correcto
desempeño del sistema para que la historia jurídico-penal no sea cíclica en este
caso y no volvamos a algo aun mas duro que lo que hubo antes de la reforma de
1999.

La importancia del código de ética en sí mismo


Tener un código de ética independiente del ordenamiento jurídico es esencial para
el buen desarrollo de la actividad profesional. Ahí se deben establecer las regis art
de la disciplina. Son aquellos detalles que debida a la especialidad técnica la ley no
sabe o no puede prever, pero que sin duda tiene muchos elementos fundamentales
para que la profesión se logre desarrollar correctamente.

Si bien nuestra legislación prevé algunas conductas ilegales en el actuar de los


abogados, no es comprensiva de todas las situaciones, además que la principal
importancia del código de ética no es su finalidad como elemento sancionador, sino
que por el contrario es su función pedagógica y preventiva.

Cumple el código de ética un rol fundamental para guiar y acompañar el desarrollo


de la actividad profesional de un modo justo y coherente con lo deseable que han
establecido los pares que comparten los mismos conocimientos y conocen las
dificultades que tiene el actuar del abogado.

Es por lo anterior, que el código de ética es establecido por acuerdo de todos


quienes comparten un mismo desarrollo profesional, a diferencia de la ley que es
voluntad del legislador que puede o no tener la profesión a la cual se regula.

Este elemento es fundamental puesto que, la norma no proviene de la teorización


ajena o distante, es por esto que no debiera producir efectos negativos sobre la
eficacia del abogado a la hora de ejercer su trabajo, puesto que todos compartirían
la limitación, lo que genera igualdad en las condiciones, y además y por sobre todo
que se decidió limitar el accionar en tal sentido porque contraviene al interés de la
comunidad en general o de terceros.

Un abogado no puede abusar de su conocimiento legal, puesto que la ley no existe


para utilizarla maliciosamente para fines mezquinos y particulares, sino que su
objetivos son los mismos que los del Derecho, y por lo tanto la ley debe siempre
estar subordinada al bien común, ya que como el propio Kelsen reconocía que la
ley esta desnaturalizada de todo elemento ético, puesto que la ética es un elemento
de la justicia, y es esta un fin para el Derecho por lo cual la ética solo se acerca
indirectamente al derecho.

Conclusión

Como se ha sostenido en este ensayo, es fundamental la existencia de un código


de ética que establezca un criterio ponderado de lo que es correcto e incorrecto
dentro de la función que cumple un profesional dentro de la sociedad.

También se hace fundamental destacar la urgencia del cumplimiento de ciertas


normas deontológicas entre los abogados, puesto que la ciudadanía mira cada día
con mayor desconfianza a los profesionales del derecho, lo que no puede ignorarse
porque podría traer repercusiones no deseadas.

Un código de ética debe emanar del convenio entre los profesionales a los que
regulará, en el caso de nuestro país el colegio de abogados desde el año 2011 tiene
en vigencia un código que es cierta garantía de un compromiso por hacer las
actuaciones profesionales dentro de un marco de apego a lo correcto.

Dicho sello que brinda la sujeción a un código de ética es una forma de contribuir
con un grano de arena al desarrollo justo del país, porque el profesional que decide
ejercer la abogacía dentro de los límites del código, manifiesta a priori el deseo de
que su vida profesional esté marcada por ciertos compromisos justos y deseables y
da certeza a los clientes que los representará de modo serio y confiable para
proteger sus intereses.
Bibliografía

CURY Urzúa, Enrique. (2011). Derecho Penal Parte General. Santiago: Ediciones
UC.

González Schmessane, Andrea. (21 de Octubre de 2016). Emol. Obtenido de El


Mercurio Online:
http://www.emol.com/noticias/Nacional/2016/10/21/827668/Ex-fiscales-
Alejandro-Pena-y-Vinko-Fodic-asumen-defensa-de-lider-barrista-de-Los-de-
Abajo.html

La Tercera. (20 de 10 de 2012). La Tercera. Obtenido de La Tercera Online:


http://www2.latercera.com/noticia/defensora-de-imputados-que-fueron-
detenidos-por-red-de-pdi-se-pueden-revisar-medidas-cautelares-en-20-
casos/

Universidad de los Andes. (2013). Ética Profesional del Abogado. Santiago:


Cuadernos de Extension Juridica 24.