Вы находитесь на странице: 1из 8

Piura , 03 de julio de 2018

INFORME N° 04-2018-UCV/PIURA-ED-LAFC

A : Abog. LUIS ALBERTO FLORIÁN CÁCERES

Docente de la Universidad César Vallejo-Piura

DE : Carrillo Cunguia, Carlos Edud

Chinchay Santos, Darwin Alonso

Jiménez Fernández, Karen Paula

Preciado Delfín, Marietta Gabriela

Reyes Carhuapoma, Jhardelly

Vargas Nieves, Eduardo

REFERENCIA : Derecho de Sucesiones (Benjamín Aguilar Llanos)

ASUNTO : Análisis del tema “Ineficacia de los testamentos” – Título IX de la

Sesión IV

Tenemos el agrado de dirigirnos a Ud. Con la finalidad de informarle


sobre el tema “Ineficacia de los testamentos” comprendiendo dos secciones. La parte
analítica y conllevando a sus respectivas conclusiones. El detalle es el siguiente:

1
I. INTRODUCCIÓN

El testamento es un acto formal y solemne por el cual una persona declara su última
voluntad disponiendo de todos sus bienes o parte de ellos. Además, es un acto unilateral,
mediante en el cual el testador es quien dispone quienes serán sus sucesores, sea bajo el
título de institución de heredero o con el de legado. Al querer expresar su última voluntad
el testador, en ocasiones, no llega a producir los efectos deseados, ya sea por motivos
intrínsecos al propio negocio testamentario o por factores extrínsecos al mismo.

Es así que el objetivo del presente informe es centrase, en aquellos casos en que la falta
del resultado deseado deviene del propio testamento, ya sea por una falta de cumplimiento
de las prescripciones legales, bien en el momento de producirse la manifestación de
voluntad o porque falte algún requisito que debiera haberse cumplido con posterioridad, en
base al cual hubiese sido permitido de forma provisional por el ordenamiento.

Dentro de los requisitos de validez se establece que debe ser la última voluntad expresada
por el testador, debe ser sobre bienes presentes, tener capacidad para testar, es un acto
jurídico unilateral, es un acto solemne y es esencialmente revocable. Asimismo, un
testamento o cualquiera de sus disposiciones, será ineficaz, cuando no produce sus efectos
pretendidos, ya sea inicialmente o de forma sobrevenida, lo que conlleva a una nulidad que
puede ser absoluta o relativa; caducidad; o una revocación del testamento.

Por tanto, analizaremos los supuestos en que los testamentos o sus disposiciones no
producen efectos, es decir, se analizará cuando estaremos ante una ineficacia de los
testamentos, que, según nuestro Código Civil, comprende: la revocación, la caducidad y la
nulidad de los testamentos

2
II. DESARROLLO TEMÁTICO - ANALÍTICO - ARGUMENTATIVO

INEFICACIA DE LOS TESTAMENTOS

Los testamentos se otorgan para crear relaciones jurídicas, en las mismas que deben
comenzar a producirlas a la muerte del causante. Este es el fin último del testamento; sin
embargo, puede acontecer que por diversas circunstancias tales efectos no lleguen a
materializarse, con lo cual el testamento que nació para tener vida propia no llega a tenerla
sobre el particular.

La ineficacia de los testamentos en la carencia de efectos del mismo, la condición de


aquellos que, por distintas causas, no llegan a producir los efectos que estaban ordenados.

El testamento puede resultar ineficaz porque el mismo testador lo deja sin efecto al revocar
el testamento, revocación que se da en tanto que es un derecho de testador como acto
unilateral de manifestación de voluntad, pero en general la revocación se da generalmente
cuando han variado las circunstancias en las que otorgo, y sobre todo por no representar
su última voluntad; sin embargo, es bueno reiterar el concepto de que la revocación no
requiere fundamentación.

También puede ser ineficaz por haberse producido un supuesto de caducidad, como podría
ser el caso de la falta de cumplimiento del testamento dentro de determinados plazos, o
cuando no se dan ciertos supuestos para la eficacia del mismo, como acontece cuando se
instituye un heredero voluntario, y al abrirse la sucesión al testador sobrevive heredero
forzoso que no tenía cuando testo, pues en ese escenario se dice que la institución del
heredero voluntario ha caducado.

1. REVOCACIÓN DEL TESTAMENTO

Cuando se hablaba de las características que posee todo testamento, se mencionó el de


ser la última voluntad del testador, sin embargo, si por diversas circunstancias éste decide
cambiarlo, entonces éste perdería la característica antes acotada, siendo legítimo que sea
el mismo Derecho quien faculte al testador la acción de revocación de dicho testamento
sin explicar los motivos por los cuales lo hace, preceptuado en nuestro Código Civil como
un derecho del propio testador; de lo contrario, sería obligarlo a continuar con una voluntad
que ya no le pertenece, afectando además su libertad y su derecho de testar.

La revocación del testamento es “el acto jurídico mediante el cual el testador, expresa o
tácitamente, deja sin efecto total o parcialmente un testamento” (Puma, 2014). Por
ejemplo, “si el testador instituye a un legatario, a quien le asigna en concepto de legado
la suma de 20 mil, y lo hace por la consideración y estima que le guarda en atención a las
supuestas calidades morales del legatario; sin embargo, desde que testa hasta ocurre el
deceso del causante, este comprueba que el legatario es una persona inmoral, sin
principios y que por cierto no merece nada del testador, entonces manifiesta su voluntad,
a través de otro testamento, dejando sin efecto el legado; todo ello es permitido pues se

3
está respetando al máximo la auténtica voluntad del testador, no hacerlo es ir contra el
testador” (Llanos, 2011)

2. DISPOSICIONES LEGALES SOBRE LA REVOCACIÓN

Nuestro cuerpo normativo civil señala respecto a la revocación testamentaria, lo siguiente


“El testador tiene el derecho de revocar, en cualquier tiempo, sus disposiciones
testamentarias. Toda declaración que haga en contrario carece de valor”. Por consiguiente,
de lo antes expuesto se puede apreciar que, el legislador toma a la revocación como una
forma de actualización de la libertad testamentaria del testador, tanto así que, aunque sea
el mismo testador que exprese que determinado testamento será el único y válido, dichas
disposiciones se entenderán como no puestas.

Antiguamente, en el Derecho Romano se conoció la llamada “cláusula ad cautelam”, que


significaba que, el testador al momento de expresar su voluntad determinaba que no sería
válido ningún otro testamento suyo posterior, sino constataban en él, ciertas claúsulas o
señales; en consecuencia, si aparecía otro testamento sin dichas señales, ese nuevo
testamento no tenía ningún valor, todo ello amparado en el hecho de proteger al testador,
en vista de que se temía que fuera obligado a otorgar otro testamento muy diferente al
anterior. En conclusión, la legislación de ese entonces, solo daba lugar a la revocación del
testamento siempre y cuando, el nuevo testamento contenga las circunstancias o señales
que posea el testamento que se deseaba revocar, figura que ya no existe en la actualidad.

3. CLAUSULA IRREVOCABLE

La revocación de un testamento es la declaración de voluntad del testador (expresa o


tácita) por la que un testamento existente queda sin efectos en todo o en parte.

En nuestro Derecho, el testamento es un acto esencialmente revocable, ya que recoge la


voluntad del testador en el momento de su muerte, y por ello puede cambiar hasta ese
mismo momento. Por esta razón, no tendrán efecto las cláusulas que expresen la voluntad
de no revocarlo en el futuro

“Puede existir alguna cláusula que por su naturaleza es irrevocable, como es el caso del
reconocimiento de un hijo extramatrimonial, pues se trata de una norma imperativa”.
(Aguilar Llanos, 2011, pág. 443)

El derecho de revocación contempla como acto libre y voluntario la posibilidad de que el


testador revoque su voluntad expresada en un testamento, aun cuando el mismo
establezca una cláusula que dicho testamento será el único y otro posterior no vale, pues
de esta manera dicha disposición en mención no tiene valor, considerándose como no
puesta.

4. CLASES DE REVOCACIÓN

REVOCACIÓN TOTAL Y EXPRESA: Revocación expresa significa que el testador ha


manifestado su voluntad sin dejar ninguna duda de sus intenciones, es decir dejar sin

4
efecto el testamento anterior, y para ello no requiere explicar las razones de la revocación;
por otro lado, si el testador quiere revocar en su totalidad uno anterior debe decirlo
expresamente. (Aguilar Llanos, 2011, pág. 444)

5. REVOCACIÓN TOTAL Y EXPRESA

6. REVOCACIÓN PARCIAL Y EXPRESA

7. REVOCACIÓN TOTAL Y TÁCITA DEL TESTAMENTO

8. REVOCACIÓN TÁCITA Y PARCIAL DEL TESTAMENTO

Partiendo del postulado básico de que las cosas en derecho se deshacen como se hacen,
se afirma que, en el caso del testamento, el cual nace de una sola declaración de voluntad,
una declaración de voluntad emitida en sentido contrario lo dejaría sin efectos. Siendo así
que estaremos ante una revocación del testamento parcial, cuando el testador otorga un
nuevo testamento modificando solo alguna de las disposiciones testamentarias contenidas
en el testamento anterior, quedando vigentes solo aquellas anteriores que no resulten
incompatibles o contrarias a las contenidas en el nuevo testamento.

Asimismo, la revocación parcial tiene lugar cuando el testador lo revoca expresamente de


manera parcial, dejando las disposiciones no revocadas, pudiendo el testador, además,
hacer tantas revocaciones como quiera, bien sea estableciendo nuevas disposiciones
testamentarias o restituyendo las ya revocadas. Tales revocaciones surtirán todos sus
efectos desde el mismo momento del otorgamiento del documento de revocación o del
nuevo testamento.

En cuanto a la revocación tácita, se deroga tácitamente el testamento cuando al otorgarse


uno posterior, éste no puede conciliarse con el primero. Es el caso del testamento que le
deja un bien a X y con un testamento posterior se le otorga ese mismo bien a Y. En ese
evento prevalece lo dispuesto en el segundo testamento y se habla de una revocación tácita
en la medida en que el mismo objeto no puede estar destinado a dos personas diferentes.

Para que un testamento quede revocado se necesita que el segundo testamento sea
completamente válido. En caso de que el segundo testamento se considere inválido por
incapacidad del testador, vicios de la voluntad, objeto ilícito o causa ilícita, se tendrá en
cuenta como si nunca se hubiere otorgado.

Igualmente cuando un testamento es revocado por otro testamento y este último es


revocado por un tercer testamento, no se restablece por esta revocación el primer
testamento, a menos que así lo manifieste el testador. (León, 1973 )

9. REVOCACIÓN TÁCITA DEL TESTAMENTO CERRADO

El testamento queda revocado si el testador lo retira de la custodia del notario, porque deja
sin efecto toda la diligencia actuada al entregárselo (Artículo 802 del Código Civil). Mientras

5
que tendrá validez como ológrafo siempre que haya sido escrito, fechado y firmado por el
propio testador. (Artículo 803 del Código Civil)

10. REVOCACIÓN TÁCITA DEL TESTAMENTO OLÓGRAFO

Si el testador lo rompe, destruye o inutiliza de cualquier otra manera. En el derecho


sucesorio está referido al testamento, en todo o en parte, o al heredero o legatario
instituido. Implica la pérdida de la efectivizarían del testamento, que se produce por
circunstancias a las cuales la ley otorga esa fuerza. He ahí su diferencia con la revocación.

Figura jurídica por la cual se extingue el derecho y la acción correspondiente En el derecho


sucesorio está referido al testamento, en todo o en parte, o al heredero o legatario
instituido.

Implica la pérdida de la efectivizarían del testamento, que se produce por circunstancias a


las cuales la ley otorga esa fuerza. He ahí su diferencia con la revocación.

 Clases: total o parcial.

En el caso que el testamento ológrafo no ha sido protocolizado, previa comprobación


judicial, dentro del plazo máximo de un año, contado desde la muerte del testador. Art.
707 C.C.

Caducidad de los testamentos especiales: testamento militar caduca a los 3 meses desde
que el testador deje de estar en campaña y llegue a un lugar del territorio nacional, donde
sea posible otorgar testamento en forma ordinaria. Testamento marítimo, caduca a los 3
meses de haber desembarcado definitivamente el testador

Testamento marítimo, caduca a los 3 meses de haber desembarcado definitivamente el


testador.

 Caducidad especial:

Referida a la preterición de los herederos forzosos.

Omisión por parte del testador a un heredero forzoso. Puede ser intencional o por
ignorancia.

Preterición u omisión absoluta: Art. 806 C.C., la preterición de uno o más herederos
forzosos invalidad la institución de herederos, en cuanto resulte afectada la legítima que
corresponde a los preteridos. La acción judicial debe ser interpuesta por los herederos
forzosos con vocación sucesoria.

Preterición u omisión relativa: Art. 807 C.C., las disposiciones testamentarias que
menoscaban la legítima de los herederos, se reducirá a petición de éstos, en lo que fueren
excesivos.

6
11. RETRACTACIÓN DE LA REVOCACIÓN

Sabemos que la aceptación de herencia es irrevocable una vez que el heredero aceptado ,
no puede decidirse ni retractarse .Mas no sucede otro en tanto en relación con la renuncia
de la sucesión “Mientras que el Derecho de aceptar una herencia no se haya prescrito, los
herederos que la hayan renunciado pueden aceptarla , si no ha sido aceptada por otros
herederos sin perjuicios de los herederos adquiridos por terceros sobre los bienes de
herencia , tanto en virtud de la prescripción como de actos válidamente ejecutados con el
curados de la herencia yacente .

El funcionamiento de la norma en referencia requiere dos condiciones a saber que no esté


prescrita la facultad de aceptar la herencia y que esta no haya sido aceptada por otros
sucesores.

Adicionalmente si antes o después de formalizada la repudiación u otra llamada herencia


aceptada, la sucesión queda irrevocablemente adquirida por ellos y por ellos ningún efecto
puede producirse ya la eventual retractación de la renuncia del autor de la misma.

III. CONCLUSIONES

 El testamento es un instrumento vivo. Vivo porque responde a las circunstancias del


testador en el momento en el que testa. Y, como esas circunstancias personales y
patrimoniales del testador pueden cambiar, no sólo es posible sino además aconsejable
ir adaptando el testamento. Y el legislador, consciente de ello, impone la revocabilidad
del testamento como requisito intrínseco esencial del mismo, y por respeto a la libertad
y derecho de testar del testador.

 Puede suceder que el testamento sea válido, pero se produzca la caducidad del mismo.
Esto es así cuando no se cumplen una serie de requisitos que el testamento requiere:
Por ejemplo, en el caso del testamento ológrafo se tienen cinco años para
protocolizarlo. Según el Código Civil los testamentos son revocables por naturaleza, la
revocación puede ser expresa o tácita. La revocación tácita se produce cuando aparece
un testamento posterior, por lo tanto, sin necesidad de decir nada los testamentos
anteriores van a quedar revocados.

 De modo general todo testamento es revocable, pero existen determinadas cláusulas


que por su naturaleza son irrevocables como es el caso del reconocimiento de un hijo
extramatrimonial, en cuyo caso se atiende a su esencia imperativa.

 El testamento es un acto revocable a través del cual el testador puede disponer para
después de su muerte de sus bienes o parte de ellos. Este testamento puede ser
revocado parcial o tácitamente, ya sea por la protocolización de un documento que

7
establezca la voluntad del testador de revocar parte del testamento, o registrar un
testamento nuevo.

 CONCLUSION ALONSO
 El testamento ológrafo se entiende revocado de manera tácita, cuando es el mismo
testador, quien lo ha tenido bajo su custodia, quien lo rompe, destruye o inutiliza de
cualquier manera, dejando claro con ello que, dicho testamento ya no es su última
voluntad, teniendo los mismos efectos el tercero autorizado que contenga el testamento
ológrafo bajo su custodia, si realiza las acciones de ruptura, destrucción o inutilización
del testamento, en aplicación al art. 804° del C.C.

IV. BIBLIOGRAFÍA

León, L. (1973 ). Fundamentos del Derecho Civil Patrimonial. Madrid: Editorial Arielk