Вы находитесь на странице: 1из 14

El análisis filosófico del espacio y el tiempo en Newton

Robert Disalle

Nota: me gustaría agradecer a John Earman y William Demopoulos por sus consejos y comentarios. También
agradezco al Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá por el apoyo financiero.
Este capítulo está dedicado a mi hijo Christopher.

Introducción: controversia filosófica sobre las ideas de Newton sobre el espacio, el tiempo y el
movimiento.

Los conceptos de Newton de “espacio absoluto”, “tiempo absoluto” y “movimiento absoluto” encontraron
serias objeciones de contemporáneos filosóficos como Huygens, Leibniz y Berkeley. Entre los filósofos de
principios del siglo XX, después del advenimiento de la Relatividad Especial y General, las objeciones rayaban
en el desprecio: los conceptos de Newton no solo estaban pasados de moda, sino que también eran
epistemológicamente inherentemente defectuosos, empíricamente infundados, conceptos no científicos en
absoluto, sino “metafísica”, en la medida en que la ciencia se ocupa precisamente de “medidas sensibles” en
lugar de nociones oscuras de lo que es “absoluto”. La idea prevaleciente era que Einstein había establecido no
solo una nueva teoría del espacio y el tiempo, sino un punto de vista filosófico más profundo en el espacio y el
tiempo en general. Desde este punto de vista, el espacio, el tiempo y el movimiento son esencialmente
relativos, y llamarlos absolutos fue un error filosófico elemental. Como dijo Einstein, la Relatividad General
había tomado del espacio y el tiempo “el último remanente de la objetividad física”.

La motivación filosófica para este punto de vista parece obvia. El espacio no puede ser observado; todo lo que
podemos observar es el desplazamiento relativo de las cosas observables. Por lo tanto, si observamos dos
cuerpos en movimiento relativo, decir que uno de ellos está “realmente” moviéndose, o que se está moviendo
“en relación con el espacio absoluto”, es superar los límites de la ciencia empírica. Si queremos decidir qué
cuerpos se están moviendo, tenemos que construir un marco de referencia, es decir, debemos designar
algunos puntos de referencia para ser fijados y comparar los movimientos de otros cuerpos con estos. Einstein
sostenía que cualquier elección de un marco de referencia es intrínsecamente arbitraria, y que una física
filosóficamente sólida sería independiente de tales elecciones arbitrarias; la “Teoría General de la Relatividad”
se suponía que era una teoría en la que todos los marcos de referencia son equivalentes. Para sus seguidores
filosóficos, especialmente Hans Reichenbach y Moritz Schlick, Einstein solo decía lo que los filósofos deberían
haber sabido, y algunos ya habían sospechado, con fundamentos puramente filosóficos. Los contemporáneos
que habían rechazado las opiniones de Newton ahora parecían haber anticipado la eventual aparición de la
física desde su estado ingenuo.

Sin embargo, en los decenios de 1960 y 1970 muchos científicos y filósofos comenzaron a reconocer lo que
algunos sabían desde el principio: que la relatividad general no hace que el espacio, el tiempo y el movimiento
sean “generalmente relativos”, como había pensado Einstein. En cambio, la teoría postula una estructura
espacio-temporal que, en un sentido obvio, es tan “absoluta” como las estructuras postuladas por Newton. Por
un lado, la ecuación de campo de Einstein relaciona la geometría del espacio-tiempo con la distribución de la
materia y la energía. Por lo tanto, si “absoluto” significa “fijo y uniforme” o “no afectado por las circunstancias
materiales”, entonces podemos decir que el espacio-tiempo en la relatividad general no es “absoluto”, sino
“dinámico”. Por otro lado, el espacio-tiempo en relatividad general permanece “absoluto” en al menos un
sentido filosóficamente decisivo: no es una abstracción de las relaciones entre las cosas materiales, sino una
estructura “físicamente objetiva” abierta a la investigación empírica objetiva. Además, la teoría sí hace
distinciones “absolutas” entre los estados de movimiento; dibuja estas distinciones de una manera que se
aparta dramáticamente de la teoría de Newton, pero siguen siendo distinciones físicamente objetivas que no
dependen de la elección arbitraria de un marco de referencia.

Quedó claro, entonces, que la teoría de Newton y las teorías especiales y generales de Einstein hacen
afirmaciones esencialmente similares sobre el mundo: cada una específica una cierta estructura espacio-
temporal “absoluta”, junto con suposiciones físicas, principalmente sobre la naturaleza de la fuerza y la inercia,
que nos permiten conectar esa estructura con la experiencia. En otras palabras, las concepciones del espacio y
el tiempo no son hipótesis metafísicas arbitrarias añadidas a la física de otro modo empírica; son suposiciones
implícitas en las leyes de la física. Los defensores de Newton comenzaron a argumentar que las estructuras
“absolutas” espacio-temporales no son tan diferentes de otras “entidades teóricas” no observables
introducidas en la física, como las partículas y los campos fundamentales. En consecuencia, deben ser
juzgados por cuán bien funcionan en las explicaciones de los fenómenos observados. Cualquier pregunta
metafísica razonable sobre el espacio, el tiempo y el movimiento podría traducirse en una pregunta directa
sobre la física. Por ejemplo, “¿es absoluta la rotación?” Se convierte en “¿distingue nuestra teoría física mejor
establecida entre rotación absoluta y rotación relativa?” Y “¿existe una teoría física igualmente buena o mejor
que prescinda de la rotación absoluta, o que solo se refiera a movimientos relativos?”

Desde este punto de vista, podemos preguntar acerca de las concepciones de Newton del tiempo absoluto,
espacio absoluto, rotación absoluta y movimiento absoluto, “¿son requeridas por la física newtoniana?” Y la
respuesta es directa: las leyes de Newton presuponen tiempo absoluto, pero no absoluto espacio; nos
permiten distinguir un cuerpo verdaderamente giratorio o acelerado de uno que está simplemente girando o
acelerando relativamente; pero no nos permiten distinguir qué cuerpos están “en reposo en el espacio
absoluto” o determinar la “velocidad absoluta” de cualquier cosa. Por lo tanto, las leyes de Newton no
requieren espacio absoluto, sino una estructura tetra-dimensional conocida como “espacio-tiempo
newtoniano”. Una línea recta de esta estructura representa un movimiento uniforme en línea recta, y por lo
tanto su contrapartida física es el movimiento de un cuerpo no sujeto a efectivo. Las teorías de Einstein
postulan diferentes estructuras de espacio-tiempo, basadas en diferentes suposiciones físicas. Por lo tanto, las
teorías no deben ser juzgadas por razones puramente filosóficas; es, más bien, una cuestión simple de qué
teoría es mejor respaldada por la evidencia empírica. Si Newton hubiera dicho: “el espacio-tiempo es un
espacio afín cuatri-dimensional”, en lugar de “el espacio absoluto sigue siendo similar e inamovible”, no habría
motivos filosóficos para la objeción, sino solo (eventualmente) nuevos desarrollos en física que exijan nuevas
estructuras espacio-temporales. En general, desde este punto de vista, nuestros puntos de vista filosóficos
sobre el espacio y el tiempo deberían depender de nuestras creencias sobre la física.

Sin embargo, este enfoque aparentemente simple para el espacio y el tiempo siempre ha estado bajo
sospecha filosófica. La principal objeción de Einstein había sido anticipada por Leibniz: solo los movimientos
relativos de los cuerpos son observables, mientras que el espacio y el tiempo no lo son. ¿Cómo, entonces, el
espacio, el tiempo y el movimiento podrían ser absolutos? Si pudiéramos construir una teoría que no hiciera
referencia al espacio, tiempo y movimiento absolutos, ¿no deberíamos preferirla solo por esa razón? E incluso
si “nuestra mejor” teoría física hace afirmaciones sobre el espacio, el tiempo y el movimiento, ¿no tenemos
motivos filosóficos independientes para dudar de su estado “absoluto”? Porque parece absurdo que cualquier
argumento sobre las relaciones espaciales observadas pueda demostrar que el espacio en sí mismo es
“absoluto”. Incluso para los simpatizantes de Newton, las objeciones de este tipo siempre han parecido
desafiantes; para sus oponentes, han parecido decisivos. Por lo tanto, si el movimiento es absoluto o relativo
ha parecido ser una de las preguntas perennes de la filosofía.

Como veremos, sin embargo, este acercamiento a las cuestiones filosóficas del espacio y el tiempo se basa en
un malentendido fundamental de lo que Newton logró, de hecho, una mala comprensión del papel que el
espacio y el tiempo juegan en la física. Lo que supone es que lo que queremos decir con espacio, tiempo y
movimiento, y lo que queremos decir con afirmar que son “absolutos”, ya está establecido sobre bases
puramente filosóficas, de modo que luego podemos preguntar qué tiene que decir la física sobre estos
conceptos filosóficos. Lo que pasa por alto es que Newton no daba por hecho ningún significado así, sino que
definía nuevos conceptos teóricos dentro de un marco de leyes físicas. Independientemente de ese marco, es
prematuro preguntar: “¿Newton demostró con éxito que el espacio, el tiempo y el movimiento son absolutos?”
Las preguntas correctas son: ¿cuáles fueron las definiciones de Newton de “espacio absoluto”, “tiempo
absoluto” y “movimiento absoluto "? Y, ¿cómo funcionan esas definiciones en su teoría física?

Contexto filosófico de Newton

Era natural que los contemporáneos de Newton malinterpretaran su propósito. Leibniz, por ejemplo, tenía una
comprensión del espacio, el tiempo y el movimiento, y de lo que significa ser una “sustancia” o ser “absoluto”,
que surgió de su propia metafísica peculiar. Y decir que “espacio”, “tiempo” y “movimiento”, como él los
entendía, son “absolutos”, en lugar de esencialmente relativos, parecía ser un error obvio. Pero Newton
explícitamente propuso ignorar los usos filosóficos prevalecientes de estos términos, y presentar nociones
teóricas propias.

Aunque el tiempo, el espacio, el lugar y el movimiento son muy familiares para todos, debe tenerse en cuenta
que estas cantidades se conciben popularmente únicamente con referencia a los objetos de la percepción
sensorial. Y esta es la fuente de ciertas ideas preconcebidas; para eliminarlos, es útil distinguir estas
cantidades en absolutas y relativas, verdaderas y aparentes, matemáticas y comunes. Como Howard Stein
enfatizó por primera vez, las ideas preconcebidas que Newton tenía en mente eran las de Descartes y sus
seguidores. Descartes había pretendido demostrar que el espacio es idéntico a la sustancia extendida. Siguió
que un vacío es imposible, porque dondequiera que haya extensión, hay, por definición, sustancia también;
también se siguió que lo que llamamos movimiento “en el espacio” es realmente el movimiento relativo a un
plenum de material fluido. A partir de estos fundamentos, Descartes desarrolló una teoría de vórtice del
movimiento planetario: la rotación del Sol crea un vórtice en el fluido interplanetario, y los planetas se
transportan en sus órbitas; de forma similar, los planetas con satélites crean vórtices más pequeños. Descartes
parece haber avanzado una versión de la teoría copernicana y atribuyó el movimiento real a la Tierra. Pero se
equivocó en este punto con su definición de “movimiento en el sentido filosófico”: mientras que el movimiento
“en el sentido vulgar” es “la acción por la cual un cuerpo pasa de un lugar a otro”, su movimiento “en el
sentido filosófico” es la “transferencia del cuerpo desde la vecindad de esos cuerpos contiguos a la vecindad
de otros”. En esta definición, Descartes podría afirmar que posee tanto las vistas heliostáticas como
geostáticas del sistema planetario: la Tierra está de hecho girando alrededor del Sol en el vórtice, pero “en el
sentido filosófico” está en reposo, ya que permanece contigua a las mismas partículas del fluido. De ahí la
afirmación de Descartes: “Niego el movimiento de la tierra con más cuidado que Copérnico, y más
sinceramente que Tycho”.

Newton vio que tal definición es completamente inadecuada para cualquier análisis dinámico del movimiento, y
en particular la comprensión dinámica del sistema solar. Implica que la elección entre Copérnico o Kepler, por
un lado, y Ptolomeo o Tycho, por el otro, no tiene nada que ver con las causas dinámicas y los efectos del
movimiento, sino que solo puede hacerse por motivos de simplicidad o conveniencia. Desde un cierto punto de
vista filosófico, por supuesto, esta es la conclusión deseada. Pero la propia teoría del vórtice -como lo
adelantaron no solo Descartes, sino también Leibniz y otros “relativistas”- asumió que el sistema planetario es
realmente un sistema dinámico: es decir, un sistema sujeto a las leyes del movimiento, y cuyas partes están
relacionadas por interacciones causales. En esa suposición, el hecho de que los planetas orbitan alrededor del
sol, en lugar de moverse uniformemente en línea recta, requiere algún tipo de explicación causal. Por lo tanto,
la teoría de Descartes, como explicación causal de los movimientos planetarios, requería una distinción entre
movimiento inercial y movimiento bajo la influencia causal de una fuerza. Pero este requisito es
completamente descuidado por su definición de “movimiento en el sentido filosófico”. “Comenzamos a
entender el Scholium de Newton al comprender adecuadamente la pregunta que aborda: ¿qué conceptos de
tiempo, espacio y movimiento son requeridos por una teoría dinámica del movimiento?

Hacer esta pregunta sobre la teoría de Newton no niega su conexión con sus profundas convicciones
metafísicas, no solo sobre el espacio y el tiempo, sino sobre Dios y su relación con el mundo natural. Por el
contrario, ilumina la naturaleza de esas convicciones y su relación con la física de Newton. Para Newton, Dios
y las cosas físicas se ubicaron en el espacio y el tiempo. Pero el espacio y el tiempo también formaron un
marco dentro del cual las cosas actúan unas sobre otras, y sus relaciones causales se hicieron inteligibles a
través de sus relaciones espacio-temporales, sobre todo, a través de sus efectos en el estado de movimiento
de cada uno. El último principio, implícito en la física del siglo XVII, era para Newton el vínculo entre la física y
la metafísica: si la física debe comprender las conexiones causales reales en el mundo, entonces la física debe
definir el espacio, el tiempo y el movimiento para hacer esas conexiones inteligibles.

Las definiciones de Newton

Newton comienza definiendo el “tiempo absoluto” como el tiempo que, “sin referencia a nada externo, fluye
uniformemente”. Esto significa que, independientemente de si un proceso mecánico o natural en particular
fluye de manera uniforme, por ejemplo, independientemente de si el movimiento de cualquier el reloj real o el
planeta giratorio realmente barre ángulos iguales en tiempos iguales; hay un hecho objetivo, en “tiempo
absoluto”, sobre si dos intervalos de tiempo son verdaderamente iguales. El tiempo absoluto también implica
la simultaneidad absoluta, por lo que cada momento del tiempo se define en todas partes, y es un hecho
objetivo si dos eventos sucedieron en el mismo momento. Estos dos principios definen con precisión lo que se
presupone sobre el tiempo en los argumentos posteriores de los Principia. Sin embargo, los críticos de Newton
tradicionalmente lo han llevado a afirmar que “el tiempo es absoluto” y que el significado de tal afirmación se
establece independientemente de la física. Leibniz, por ejemplo, asumió que si el tiempo es absoluto, debe ser
(lo que él llamaría) una “sustancia”, y entonces cada momento debe ser un individuo distinguido.

Esto significaría que si el comienzo del universo se desplazara de uno a otro momento del tiempo absoluto, se
haría una diferencia real. Pero ninguna diferencia tal podría ser discernible; el tiempo absoluto, por lo tanto,
viola el "Principio de la Identidad de los Indiscibles", por el cual no puede haber dos cosas distintas que no
difieran de manera discernible. Por lo tanto, para Leibniz, el tiempo no puede ser "absoluto", sino que solo
puede ser un "orden de sucesión". Sin embargo, en la noción de tiempo absoluto tal como lo define Newton,
no se da ninguna diferencia. De hecho, Newton rechaza explícitamente la idea de que los momentos de
tiempo (o espacio) tienen identidad por encima y más allá de su orden y posición mutua, afirmando (en
términos sorprendentemente "leibnizianos") que "todas las cosas se colocan en el tiempo con referencia al
orden" de sucesión; y en el espacio con referencia al orden de posición. "10 La característica definitoria del
tiempo absoluto no es la individualidad distintiva de sus momentos, sino la estructura del tiempo, es decir, el
hecho de que fluye de manera equitativa y que los intervalos iguales de tiempo se definen objetivamente .

La pregunta crítica no es si Newton demuestra con éxito que "el tiempo es absoluto", porque este nunca fue
su propósito, sino si su definición de tiempo absoluto es buena. Y en el contexto de los Principia, esto equivale
a preguntar: ¿esta definición tiene contenido físico objetivo? Es decir, ¿podemos definir intervalos iguales de
tiempo transcurrido sin recurrir a algún estándar arbitrario? ¿Existe una buena definición física de lo que
significa que los intervalos de tiempo sean iguales, incluso si ningún reloj real mide dichos intervalos
exactamente? La respuesta es "sí": esta es precisamente la definición de tiempo implícita en las leyes del
movimiento de Newton, que postula una distinción objetiva entre los movimientos inerciales, que cruzan
distancias iguales en tiempos iguales, y los movimientos que se aceleran mediante una fuerza impresa. En
resumen, un reloj ideal que mantiene el tiempo absoluto es simplemente un reloj de inercia: imposible de
alcanzar en la práctica, pero accesible a un grado arbitrario de aproximación. Así, la definición de Newton del
tiempo absoluto está tan bien fundada como sus leyes de movimiento. Y esta es la razón por la cual, a pesar
de todas las objeciones filosóficas tradicionales a la misma, solo pudo ser derrocada por la introducción de
Einstein de nuevas leyes físicas fundamentales.

Se puede dar un análisis similar de las definiciones de Newton de espacio y movimiento absolutos. Para Leibniz
y otros, decir que "el espacio es absoluto" es decir que el espacio es una sustancia y, por lo tanto, atribuir una
identidad distinta a cada punto del espacio. Pero si las ubicaciones de todas las cosas en el espacio se
desplazaran cualquier distancia en cualquier dirección, no se haría ninguna diferencia real; por lo tanto (de
nuevo por el Principio de la Identidad de los Indiscibles), el espacio no puede ser absoluto. Aquí nuevamente,
sin embargo, en la definición de espacio absoluto dada por Newton, no se da tal diferencia. Las características
definitorias del espacio absoluto son que permanece "homogéneo e inmóvil", de modo que las partes del
espacio absoluto (los "lugares absolutos") están realmente en reposo, y que la traducción de uno a otro lugar
absoluto es "movimiento absoluto". 11 Esto significa que hay una diferencia real entre el movimiento y el
descanso en el mismo lugar absoluto a lo largo del tiempo; pero no implica ninguna diferencia real entre un
universo, y otro en el que todo se desplaza a un lugar absoluto diferente; el estado de movimiento de un
cuerpo depende de si permanece en el mismo lugar absoluto, pero no en qué lugar absoluto lo ocupa. (De
manera similar, en el espaciotiempo newtoniano podemos determinar si dos velocidades son iguales,
independientemente de su magnitud real). Así que los argumentos clásicos de Leibniz del Principio de la
Identidad de los Indiscibles, aunque convincentes, pueden estar en contra de una cierta concepción del
espacio y el tiempo como "Sustancias" no son argumentos en contra de los conceptos designados por Newton
por "tiempo absoluto" y "espacio absoluto". Ahora, sin embargo, si pedimos espacio absoluto, lo que pedimos
es tiempo absoluto (¿es esta una definición legítima en términos físicos?) nos encontramos con un problema A
diferencia del tiempo absoluto, el espacio absoluto implica una distinción que no está bien definida de acuerdo
con las leyes de Newton: la distinción entre descanso y movimiento en el espacio absoluto. De acuerdo con las
leyes del movimiento, un cuerpo se mueve uniformemente en línea recta hasta que una fuerza aplicada hace
que se acelere, y el efecto de la fuerza es independiente de la velocidad del cuerpo sobre el que actúa. En
otras palabras, las leyes de Newton incorporan el principio de la relatividad galileana, que el propio Newton
derivó como Corolario 5 de las leyes: "Cuando los cuerpos están encerrados en un espacio dado, sus
movimientos entre sí son los mismos si el espacio está en reposo o si se mueve uniformemente hacia adelante
sin movimiento circular. "12 Esto significa que nada en el comportamiento del sistema solar, por ejemplo, nos
permitiría determinar si está en reposo o moviéndose inercialmente.

El Corolario 6 socava aún más el movimiento absoluto: "Si los cuerpos se mueven de algún modo uno con
respecto al otro y son impulsados por fuerzas de aceleración iguales a lo largo de líneas paralelas, todos
continuarán moviéndose el uno con respecto al otro de la misma manera que si esas fuerzas no actuaran
sobre ellos "13. Es decir, nada en el comportamiento del sistema solar puede decirnos si el sistema se mueve
inercialmente o si se está acelerando por igual por alguna fuerza desde el exterior del sistema. Por lo tanto,
aunque el espacio absoluto es invulnerable a las críticas familiares de Leibniz, está devastado por los propios
conceptos de fuerza e inercia de Newton. Evidentemente, esto podría haber sido de otra manera: si las leyes
de la física midieran la fuerza por la velocidad en lugar de la aceleración, entonces la dinámica podría
identificar qué cuerpos están verdaderamente en reposo. Entonces tendríamos la definición física del espacio
absoluto del que carece la física newtoniana. Pero en un mundo newtoniano, la distinción de Newton entre
movimiento absoluto y reposo absoluto no puede realizarse.
Que Newton estaba al tanto de este problema queda claro en su discusión sobre el movimiento absoluto.
Propone distinguir el movimiento absoluto del movimiento relativo por sus "propiedades, causas y efectos". Y
en la discusión de la traducción absoluta, las propiedades se pueden definir simplemente: que los cuerpos en
reposo están en reposo uno respecto del otro; que partes del cuerpo participan del movimiento del todo; que
todo lo que está contenido en un espacio dado comparte el movimiento de ese espacio. Estas propiedades
juntas implican que no podemos determinar el verdadero estado de reposo o movimiento a menos que
refiramos el movimiento al espacio inmóvil, en lugar de a algún objeto o espacio relativo que pueda estar en
movimiento. Las últimas propiedades, además, están dirigidas contra Descartes (sin nombrarlo, sin embargo).
Porque no son necesariamente verdad del movimiento en el sentido de Descartes: si una manzana se mueve,
por ejemplo, el núcleo permanece en reposo, ya que no se mueve en relación con la piel que está contigua a
él. De modo que Newton ha dado un análisis más sensible que Descartes de lo que podríamos entender por
movimiento, suponiendo que sepamos qué cuerpos se están moviendo o descansando en el espacio. Pero eso
es precisamente lo que no sabemos: ninguna de estas propiedades nos permite en realidad determinar
empíricamente cuál es el movimiento absoluto de un cuerpo. Una distinción empírica entre el movimiento
absoluto y el relativo aparece por primera vez cuando pasamos de las propiedades del movimiento verdadero
a las causas y efectos, causas y efectos que tienen que ver con la inercia y la fuerza. Y las fuerzas, como
hemos visto, pueden distinguir entre la aceleración y el movimiento uniforme, pero no entre "movimiento
absoluto" y "reposo absoluto".

Las causas que distinguen el movimiento absoluto del movimiento relativo son "las fuerzas impresas en los
cuerpos para generar movimiento" .14 Obviamente, el movimiento relativo puede generarse o modificarse sin
la acción de ninguna fuerza, pero el movimiento verdadero solo se genera o cambia con una fuerza. Por la
misma razón, el verdadero movimiento de un cuerpo necesariamente "sufre algún cambio" de la aplicación de
una fuerza, mientras que su movimiento relativo no necesita: por ejemplo, si el punto de referencia por el cual
medimos su movimiento relativo está sujeto a la misma fuerza . Aquí un "relativista" podría sentirse tentado a
preguntar: ¿cómo sabe Newton todo esto sobre el movimiento verdadero? Preguntar esto es olvidar que
Newton está elaborando la definición de movimiento verdadero que está implícito en el principio de inercia. La
pregunta crítica es, en cambio, ¿define la definición exactamente lo que Newton quería definir? El Corolario 5
(o Corolario 6, para el caso) muestra explícitamente que no: los efectos de las fuerzas impresas en los
"movimientos verdaderos" de los cuerpos son completamente independientes de las velocidades iniciales de
esos cuerpos; por lo tanto, las causas del "movimiento verdadero" proporcionan una definición, no de
movimiento con respecto al espacio absoluto, sino de aceleración. Lo mismo puede decirse de los efectos que
distinguen el movimiento absoluto del relativo: "las fuerzas de retroceso del eje del movimiento circular" o
fuerzas centrífugas.15 "Porque en el movimiento circular puramente relativo estas fuerzas son nulas, mientras
que en la circular verdadera y absoluta movimiento, son más grandes o más pequeños en proporción a la
cantidad de movimiento ". 16

Tales efectos, incluso si asumimos que ellos distinguen una rotación verdadera de un movimiento relativo,
ciertamente no pueden revelar si un cuerpo en rotación está en reposo en el espacio absoluto. Pero, ¿qué
revelan? Newton discute esto en la parte más controvertida del Scholium, el "experimento del cubo de agua".
El experimento es extremadamente simple: suspender un balde de agua con una cuerda y girar el balde en
una dirección hasta que esté "fuertemente retorcido"; luego, gire el balde en la dirección contraria y deje que
la cuerda se desenrolle. A medida que el cucharón gira ahora, la superficie del agua será inicialmente plana,
pero en relación con el cucharón, está girando. Por la fricción del cucharón giratorio, el agua también
comenzará a girar gradualmente, igualando finalmente la velocidad del cucharón, de modo que su movimiento
relativo al cucharón gradualmente cese. Sin embargo, a medida que disminuye la rotación relativa del agua, su
"esfuerzo por alejarse del eje de movimiento" - exhibido por el agua trepando a los lados del cubo - aumenta
de manera correspondiente.

La importancia de esto es clara. Newton identifica la rotación del agua por su efecto dinámico, que es menor
cuando el movimiento en el sentido de Descartes es mayor y mayor cuando el movimiento cartesiano es
menor. Por lo tanto, ese esfuerzo no depende del cambio de posición del agua con respecto a los cuerpos
circundantes, y por lo tanto el movimiento circular verdadero no puede determinarse por tales cambios de
posición. El movimiento verdaderamente circular de cada cuerpo giratorio es único, lo que corresponde a un
esfuerzo único como su efecto propio y suficiente.

Así, la definición cartesiana del movimiento ignora los efectos muy dinámicos con los que la física debería
preocuparse. Newton señala explícitamente, sin embargo, que su concepto dinámico de movimiento está
implícito en la propia teoría del vórtice de Descartes. Porque en esa teoría, las partes individuales de los cielos
[es decir del vórtice de fluido], y los planetas que están relativamente en reposo en los cielos a los que
pertenecen, están realmente en movimiento. Porque cambian sus posiciones una respecto de la otra (lo cual
no es el caso con las cosas que realmente descansan), y al ser llevadas juntas con los cielos, participan en los
movimientos de los cielos y, al ser partes de totalidades giratorias , esfuérzate por alejarte de los ejes de esas
totalidades18.

La verdadera rotación de un cuerpo, entonces, no puede juzgarse por su movimiento en relación con los
cuerpos contiguos, sino solo por la magnitud de los efectos centrífugos que causa. Los críticos de este
argumento generalmente no han defendido la visión cartesiana del movimiento contra las objeciones de
Newton. Pero evidentemente Newton intentaba hacer más que distinguir la verdadera rotación de la rotación
en el "sentido filosófico" de Descartes. Esto se desprende de otro experimento mental: supongamos que dos
globos, unidos por una cuerda, giran alrededor de su centro de gravedad común; supongamos, además, que
no hay otros cuerpos, contiguos o no, a los que podamos referir sus movimientos. Incluso entonces, "el
esfuerzo de las bolas para alejarse del eje de movimiento podría conocerse a partir de la tensión del cable, y
así podría calcularse la cantidad de movimiento circular". 19 En otras palabras, la verdadera rotación de un
cuerpo es no solo es independiente de su rotación en relación con los cuerpos contiguos; es independiente de
cualquier rotación relativa. Si Newton está en lo correcto, podría decirse de un cuerpo, en un universo que de
otro modo estaría vacío, ya sea que esté girando o no.

Este es el paso que siempre ha suscitado dudas filosóficas: ¿los experimentos prueban que el agua o el par de
globos giran realmente? ¿Podría tal experimento demostrar la existencia del espacio absoluto? ¿Es la rotación
relativa al espacio absoluto realmente la causa de las fuerzas centrífugas observadas? Tal vez las fuerzas
centrífugas en el agua no son causadas por el movimiento relativo al cubo, pero ¿significa esto que son
independientes de cualquier movimiento relativo, como el experimento de los globos pretende mostrar? Según
Ernst Mach, escribiendo doscientos años después de Newton, si Newton no vio la necesidad de referir el
movimiento a cuerpos contiguos, esto se debe a que tácitamente refería todo movimiento a las "estrellas
fijas". E incluso si podemos deducir de las leyes de Newton cómo se comportarían los cuerpos en ausencia de
las estrellas fijas, no podemos deducir si, en esas circunstancias, las leyes de Newton seguirían siendo válidas
de todos modos.

Para Einstein, bajo la influencia de Mach, el argumento de Newton ilustraba el "defecto epistemológico"
inherente de la física newtoniana. Considere dos esferas S1 y S2, que giran una respecto a la otra, y suponga
que S2 sobresale en su ecuador; ¿Cómo explicamos esta diferencia? Einstein dice: Ninguna respuesta puede
admitirse como epistemológicamente satisfactoria, a menos que la razón dada sea un hecho observable de la
experiencia. . . La mecánica newtoniana no da una respuesta satisfactoria a esta pregunta. Se pronuncia de la
siguiente manera:
Las leyes de la mecánica se aplican al espacio R1, con respecto al cual el cuerpo S1 está en reposo, pero no al
espacio R2, con respecto al cual el cuerpo S2 está en reposo. Pero el espacio privilegiado R1. . . es una causa
meramente facticia, y no es algo que se pueda observar.21

La visión de Einstein se convirtió en la "visión recibida" de la rotación absoluta entre los filósofos de la ciencia.
E incluso los filósofos que han defendido la rotación absoluta han aceptado este desafío para demostrar que el
movimiento absoluto proporciona una explicación legítima.22 Sin embargo, como sugiere nuestra lectura de
Newton, esta visión crítica simplemente hace las preguntas incorrectas. Newton nunca pretende probar que las
fuerzas centrífugas sobre el agua o los globos son causadas por la rotación relativa al espacio absoluto, o
afirma que cualquier experimento de este tipo podría demostrar la existencia de espacio absoluto. Lo que dice,
en cambio, es que las fuerzas centrífugas definen la rotación absoluta. No tiene sentido preguntar, ¿cómo
sabe Newton que S2 realmente está girando? S2 está girando por definición; más precisamente, S2 está
girando solo porque satisface la definición de rotación absoluta. Por lo tanto, Newton no ha intentado justificar
el vínculo causal entre la rotación y los efectos centrífugos, sino simplemente identificarlo como definitivo de la
verdadera rotación. Por lo tanto, ha definido una cantidad teórica, rotación absoluta, al mostrar cómo se
detecta y se mide mediante efectos centrífugos. Su discusión del cubo de agua lo hace explícito: del esfuerzo
por alejarse del eje, "uno puede descubrir y medir el movimiento circular verdadero y absoluto del agua, que
aquí es el opuesto directo de su movimiento relativo" [énfasis agregado] .23 Y con respecto a los globos, él
declara no solo que de la tensión en el cordón "podríamos calcular la cantidad de sus movimientos circulares",
sino también que los cambios en la tensión proporcionarían una medida del aumento o disminución en la
rotación . "De esta manera, tanto la cantidad como la dirección de este movimiento circular se podían
encontrar en cualquier vacío inmenso, donde no existía nada externo o sensible con el que se pudieran
comparar las bolas" .24 Una vez más, podríamos preguntarnos cómo sabemos realmente que estos efectos
proporcionan una medida de rotación absoluta, o por qué derecho podemos inferir de tales efectos la cantidad
de rotación absoluta. Pero esto es tan inútil como preguntar, ¿con qué derecho inferimos la magnitud y
dirección de una fuerza impresa desde la magnitud y dirección de una aceleración? Porque así es como las
leyes de Newton definen la fuerza impresa. En ambos casos, no inferimos una entidad teórica de un
fenómeno, sino que definimos un fenómeno como la medida de una cantidad teórica.25

El argumento de Newton, en resumen, nunca fue un argumento desde los fenómenos físicos hasta las
conclusiones metafísicas sobre la "absolutez" de la rotación. En cambio, fue un argumento de una clase que es
fundamental para toda ciencia empírica: un argumento de que un concepto teórico nuevo tiene un contenido
empírico bien definido. Al igual que la definición de tiempo absoluto, ya diferencia de la definición de
traducción absoluta, la definición de rotación absoluta sí tiene una base en las leyes de Newton. Y esto
significa, una vez más, que no está menos fundado que las leyes de Newton; si el universo de hecho obedece
esas leyes, siempre podemos medir la verdadera rotación de cualquier cuerpo.

Esta interpretación del Scholium de Newton desafía una larga y continuada tradición, aunque su punto
principal ya lo hizo Stein en 1967. [Stein, "Newtonian Space-Time". Este artículo ha sido citado con frecuencia
en la literatura sobre el debate "absoluto versus relacional" , pero, yo diría, generalmente malinterpretado. En
la medida en que ese debate toma la pregunta, "¿el espacio, el tiempo y el movimiento son absolutos?" Para
definirlos en términos puramente filosóficos, se considera que Stein demostró que Newton tenía buenos
argumentos o mejores argumentos que los "relativistas" o "relativistas". los relacionalistas "lo habían
reconocido alguna vez, por el lado" absolutista ". (Véase, por ejemplo, Friedman, Foundations y Earman,
World Supert.) Por lo tanto, no se ha apreciado en general el punto esencial, según el cual el Scholium de
Newton introduce definiciones de espacio, tiempo y movimiento absolutos, y en esa medida trasciende el
debate tradicional. Pero está explícitamente corroborado por la otra extensa discusión de Newton sobre el
espacio, el manuscrito "De gravitatione et aequipondio fluidorum". 27 Por ejemplo, Newton niega
explícitamente la concepción del espacio y el tiempo como "sustancias" que provocaron la objeción de
"indiscernibilidad" de Leibniz: Las partes de duración y espacio solo se entienden como las mismas por su
orden y posición mutua; ni tienen ningún indicio de individualidad aparte de ese orden y posición que
consecuentemente no pueden alterarse ". 28 Newton concluye que el espacio" tiene su propia forma de ser,
que no se ajusta ni a las sustancias ni a los accidentes ". Incluso sugiere, por razones no muy diferentes las
que más tarde dio George Berkeley, que la noción filosófica de "sustancia" es en sí misma "ininteligible". 29

Más importante, "De gravitatione", mucho más explícitamente que el Scholium, enfatiza que los argumentos
dinámicos de Newton se refieren a la definición del movimiento verdadero. Toda su discusión sobre el espacio
y el movimiento está contenida en una "Nota" a la Definición 4: "El movimiento es cambio de lugar" .30 Como
Stein señaló (1967), Newton comienza inmediatamente a justificar esta definición en contra de "los
cartesianos", mostrando que la definición de movimiento de Descartes es incompatible con los principios
básicos de la mecánica. En particular, es incompatible con el principio de inercia: si el movimiento verdadero
de un cuerpo se define en relación con los cuerpos contiguos, y este último son las partículas que fluyen
constantemente del vórtice, será imposible definir un camino definido para el cuerpo. Y en ese caso, será
imposible decir si ese camino es rectilíneo o uniforme. "Por el contrario, no puede haber movimiento ya que no
puede haber movimiento sin una cierta velocidad y determinación". [Stein sugiere que "si Huygens y Leibniz. .
. habiendo sido confrontado con el argumento de este pasaje, se habría forzado una aclaración que podría
haber promovido apreciablemente la discusión filosófica del espacio-tiempo "(" Newton-Space-Time ", p.186).
Es interesante observar que esencialmente el mismo argumento fue presentado por Leonhard Euler en 1748, y
tuvo un impacto muy serio en la filosofía del espacio y el tiempo. El tema general de Euler fue la relación entre
ciencia y metafísica; afirmó que las verdades de la física, en particular las leyes de la mecánica, están tan bien
fundadas que deben servir como guía para las investigaciones metafísicas sobre la naturaleza de los cuerpos.
"Porque uno tiene el derecho de rechazar en esta ciencia [metafísica] todo razonamiento y todas las ideas, por
bien fundadas que puedan parecer, que lleven a conclusiones contrarias a esas verdades [de la mecánica]"
("Reflexions sur l'espace et le temps, "en Euler's Opera Omnia, serie 3, volumen 2, pp. 377-83; p. 377). En
particular, el principio de que los cuerpos continúan moviéndose en la misma dirección hasta que se aplica una
fuerza no puede conciliarse con la explicación relativista del espacio: "Si el espacio y el lugar no fueran más
que la relación entre cuerpos coexistentes, ¿cuál sería el ¿misma dirección?. . . Sin embargo, los cuerpos
pueden mover o cambiar su situación mutua, eso no nos impide mantener una idea suficientemente clara de
una dirección fija que los cuerpos intentan seguir en su movimiento, a pesar de los cambios que sufren otros
cuerpos. De lo cual es evidente que la identidad de dirección, que es una circunstancia esencial en los
principios generales del movimiento, no debe explicarse en absoluto por la relación o el orden de los cuerpos
coexistentes "(ibid., P. 381). El ensayo de Euler, a su vez, influyó profundamente en el desarrollo del
pensamiento de Immanuel Kant del relacionalismo leibniziano, hacia una comprensión más profunda de la
teoría newtoniana del espacio, el tiempo y el movimiento, y finalmente hacia una revisión completa de los
roles de espacio y tiempo en nuestro comprensión del mundo externo. Ver Michael Friedman, "Introducción" a
Kant y Exact Sciences (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1993)].

Newton también señala, sin embargo, que, junto con la concepción "filosófica" del movimiento, Descartes hace
un uso casual o implícito de una concepción física y causal del movimiento. Por ejemplo, Descartes reconoce
que la revolución de un planeta o cometa alrededor del sol crea fuerzas centrífugas en el planeta, una
tendencia centrífuga que debe equilibrarse con la resistencia del fluido en el vórtice. Y este movimiento físico
del vórtice se refiere, no a "los cuerpos ambientales", sino a la extensión "genérica". Por supuesto, Descartes
dice que este último es una abstracción de la materia extendida que existe solo en el pensamiento; el
movimiento vortical que produce las fuerzas centrífugas es, por lo tanto, un mero "movimiento en el sentido
vulgar", no un movimiento verdadero. Pero Newton observa que de estos dos conceptos paralelos del
movimiento, es el "vulgar", más que el "filosófico", al que Descartes recurre al dar un recuento físico y causal
del movimiento celestial. Por lo tanto, argumenta que, de las posibles formas de definir el movimiento,
deberíamos elegir aquel que define con éxito una cantidad física, y que por lo tanto puede desempeñar un
papel en la explicación causal: "Y desde el giro del cometa alrededor del Sol en su el sentido filosófico no
causa una tendencia a alejarse del centro, lo que puede hacer un giro en el sentido vulgar, seguramente el
movimiento en el sentido vulgar debería ser reconocido, más que el filosófico ".32 Podría parecer que la teoría
del movimiento de Descartes es demasiado un objetivo fácil, especialmente comparado con un relato
sofisticado de la relatividad del movimiento como el de Leibniz.33 Pero la objeción de Newton a la definición
de Descartes no es simplemente su inadecuación o incluso incoherencia, sino también su inconsistencia con
los principios dinámicos que el mismo Descartes aceptó. Y esta misma objeción se aplica a Leibniz: apela a
una explicación causal del movimiento que es incompatible con su cuenta filosófica profesa. Sobre bases
filosóficas, como hemos visto, Leibniz niega que haya una distinción real entre un estado de movimiento y
otro, y afirma la "equivalencia de hipótesis" general sobre qué cuerpos están en reposo o en movimiento; en
consecuencia, afirma que los sistemas copernicano y ptolemaico son equivalentes.

Sin embargo, él claramente atribuye un significado físico a la distinción entre un estado de movimiento y otro.
Por un lado, Leibniz presenta un argumento extraño para la relatividad de todo movimiento. Afirma estar de
acuerdo con Newton en "la equivalencia de las hipótesis en el caso de los movimientos rectilíneos". Pero un
movimiento curvo está hecho de movimientos rectilíneos infinitesimales, por lo que concluye que una
trayectoria curva es equivalente a una recta, porque son equivalentes en el sentido matemático de que ambos
son "localmente rectos". Entonces, todos los movimientos, rectilíneos o curvos, son equivalentes. [Cf. "Una
muestra de dinámica", en Leibniz's Philosophical Essays, ed. y trans. R. Ariew y D. Garber (Indianápolis:
Hackett Publishing Co., 1989), páginas 136-7. Este argumento se basa evidentemente en un malentendido de
la relatividad galileana, que, nuevamente, afirma la equivalencia de los movimientos que son rectilíneos y
uniformes. Aunque las líneas curvas pueden considerarse "infinitesimalmente rectas", su característica
distintiva es que un "segmento recto infinitesimal" tiene una dirección diferente de la siguiente; la tangente a
un círculo en un punto, por ejemplo, no es paralela a la tangente en un punto cercano. Por supuesto, Leibniz
era muy consciente de esto. ¡Pero esta es solo la característica distintiva del movimiento curvilíneo que, según
la propia teoría de Leibniz, requiere una explicación causal! Por otro lado, de acuerdo con la propia teoría
dinámica de Leibniz, el camino curvado no es físicamente -por lo tanto no causalmente- equivalente a la recta
camino.

Esto es porque, en esa teoría, un cuerpo por su propia fuerza inherente puede mantener su movimiento en un
camino recto, mientras que un cuerpo no puede mantener un movimiento curvo sin la intervención constante
de otro cuerpo. De hecho, el quid de su objeción a la acción newtoniana a distancia es que viola este principio:
si Dios quería hacer que un cuerpo se liberara en el aether alrededor de un cierto centro fijo, sin ninguna otra
criatura que actúe sobre él, digo no podría hacerse sin un milagro, ya que no puede explicarse por la
naturaleza de los cuerpos. Porque un cuerpo libre se aleja naturalmente de una curva en la tangente.35

Este pasaje establece que la comprensión de Leibniz de la rotación y la fuerza centrífuga era, al menos en el
contexto de la explicación física, la misma que la de Newton. Y esta es una consecuencia natural de la omisión
de Leibniz de la teoría del vórtice, en la cual la circulación armónica de los planetas resulta de un equilibrio
entre sus propias "tendencias centrífugas" y la presión del fluido ambiental.36 Más en general, tales
observaciones revelan que, a pesar de su "ley general de equivalencia", las convicciones de Leibniz sobre la
naturaleza fundamental de los cuerpos y sus interacciones causales entre sí, dependían del concepto de un
estado de movimiento privilegiado.
La visión de Leibniz exhibe el conflicto, característico de las visiones "relativistas" del espacio, el tiempo y el
movimiento del siglo diecisiete, entre dos motivos opuestos. Por un lado, estaba el deseo de una explicación
"relativista" del movimiento, en reacción contra las objeciones aristotélicas tradicionales al movimiento de la
tierra. El argumento clásico era simplemente que los fenómenos terrestres parecen no revelar ninguno de los
efectos esperados de una rotación o revolución rápida; para aceptar la teoría copernicana, había que
comprender la idea de estados de movimiento "indistinguibles" y aceptar una "equivalencia de hipótesis" sobre
si la Tierra está en reposo. Sólo así Galileo podría argumentar que la evidencia terrestre es necesariamente
inconclusa, y apelar a las ventajas del copernicanismo como una descripción elegante de los fenómenos
celestes.

Por otro lado, la desaparición de la teoría del movimiento celeste de Aristóteles, las "esferas cristalinas",
produjo la necesidad de una explicación causal del movimiento, que revelaría las conexiones físicas entre el Sol
y los planetas. Y el principio fundador de esa explicación, al menos para Newton, Leibniz y sus
contemporáneos, fue el principio de Descartes de que los planetas tienden a viajar en línea recta, pero son
forzados por alguna causa física a circular alrededor del sol. Leibniz mantuvo la visión mecanicista de que
cualquier causa debe actuar por contacto inmediato, mientras que Newton aceptó la posibilidad de "acción a
distancia", pero, en cualquier caso, compartieron el principio de que un cierto estado de movimiento es
"natural" y que cualquier desviación de ese estado requiere una explicación causal. Por lo tanto, una "ley
general de equivalencia" de estados de movimiento viciaría la misma mecánica celestial que Leibniz y otros
cartesianos esperaban construir. Si no existiera diferencia física, si el Sol orbitaba la Tierra o la Tierra el Sol; si
no hubo diferencia física si el medio interplanetario estaba en reposo o girando en un vórtice; entonces habría
pocas esperanzas de explicar los movimientos celestiales por las interacciones físicas entre los cuerpos
celestes.

Todo esto muestra que la definición de Newton del movimiento absoluto, en la medida en que identifica al
último por sus "causas y efectos", no es de ninguna manera una definición arbitraria, o una idiosincrásica
derivada únicamente de sus puntos de vista metafísicos. Más bien, la definición de Newton identifica la
concepción del movimiento que estaba implícita en el pensamiento del siglo diecisiete sobre las causas físicas
y las explicaciones físicas. Su Scholium intenta (no del todo exitoso, como hemos visto) caracterizar esta
concepción con precisión, y especialmente separarla de las "preconcepciones" filosóficas sobre la relatividad
que son irrelevantes para la tarea de la explicación física. En otras palabras, en lugar de una hipótesis
metafísica para dar cuenta de los efectos dinámicos, Newton ha ofrecido un análisis conceptual de lo que se
presupone sobre el movimiento -descartes, Leibniz y cualquier otro mecanicista del siglo XVII- en el
razonamiento ordinario del movimiento a su causa física.

El sistema del mundo

La concepción newtoniana del movimiento tiene una consecuencia obvia pero notable: si el sistema planetario
es geocéntrico o heliocéntrico ya no puede resolverse adoptando la hipótesis más simple, sino que ahora es
una pregunta empírica directa. Porque, asumiendo las leyes del movimiento, el Libro 3 de los Principia de
Newton argumenta desde los movimientos celestiales hasta las fuerzas físicas que los causan. De nuevo,
cualquier físico poscartesiano inferiría, por el hecho de que un planeta viaja en una órbita cerrada en lugar de
una línea recta, que alguna fuerza impide que siga la tangente; Newton, basándose en el trabajo de Galileo,
Huygens y otros, razonó matemáticamente desde las características precisas de la órbita hasta las
características precisas de la fuerza. Y este razonamiento conduce eventualmente desde las leyes de Kepler
del movimiento planetario a la gravitación universal.37

A lo largo de este razonamiento de movimientos a fuerzas, Newton permanece neutral entre las teorías
geocéntricas y heliocéntricas. Una vez que se conocen las fuerzas, sin embargo, podemos comparar las masas
de los cuerpos celestes comparando las fuerzas que ejercen sobre sus satélites. A partir de ahí, un argumento
muy simple determina el centro físico del sistema. Primero, supongamos (Hipótesis 1) que el centro del
sistema (cualquiera que sea) está en reposo. [Esta "Hipótesis" a veces se malinterpreta como indicativa de la
creencia de Newton de que el centro del sistema solar está en reposo absoluto en el centro del universo. Pero
Newton sabía (véase abajo y nota 40) que el análisis dinámico del sistema solar no puede determinar si todo
el sistema está en reposo, en movimiento uniforme o incluso uniformemente acelerado. La función de la
Hipótesis 1 es, más bien, puramente dialéctica. Es decir, se toma como la suposición común de los relatos de
Kepler y Tychonic sobre la estructura del sistema planetario, para mostrar que ambos lados están
equivocados: ni la tierra ni el sol están en el centro]. "Nadie duda de esto, aunque algunos argumentan que la
tierra, otros que el sol, está en reposo en el centro del sistema". Entonces (Proposición ii) el centro de
gravedad común del sistema debe estar en reposo. Porque según el Corolario 4 de las leyes del movimiento,
"ese centro descansará o se moverá de manera uniforme y directa. Pero si ese centro siempre avanza, el
centro del universo también se moverá, contrariamente a la hipótesis. "La conclusión es inmediata:"
Proposición 12: que el sol está en continuo movimiento pero nunca retrocede lejos del centro de gravedad
común de todos los planetas. "39 En otras palabras, si el sistema planetario es un sistema dinámico, cuyos
miembros interactúan de acuerdo con las leyes dinámicas aceptadas, entonces ningún cuerpo está en reposo,
porque, según la tercera ley del movimiento, a cada acción de cada cuerpo tiene una reacción igual y opuesta,
y solo el centro de gravedad del sistema puede permanecer en reposo. Sin embargo, la comparación de masas
revela que la mayor parte de la masa del sistema está contenida en el sol. Por lo tanto, "si ese cuerpo hacia el
cual otros cuerpos gravitan más tuviera que colocarse en el centro". . . ese privilegio tendría que ser concedido
al sol ".

El argumento de Newton es que, dadas las leyes del movimiento y el comportamiento observado de los
planetas y el sol, podemos inferir sus influencias causales entre sí y sus masas relativas; cuando todo esto se
conoce, se determina la estructura y el movimiento del sistema, "el marco del sistema del mundo". Pero, como
bien sabía Newton, el sistema está determinado solo hasta cierto punto. Según el Corolario 5, ningún análisis
dinámico del sistema solar puede revelar si el sistema como un todo está en reposo o en movimiento
uniforme. Y el Corolario 6 hace que el análisis sea aún menos determinado. Pero nada de esto afecta el
análisis dinámico de Newton:

Se puede alegar que el sol y los planetas son impulsados por alguna otra fuerza por igual y en la dirección de
líneas paralelas; pero mediante tal fuerza (por Cor. Vi de las Leyes del Movimiento) no ocurriría ningún cambio
en la situación de los planetas entre sí, ni tampoco se produciría ningún efecto sensible; pero nuestro negocio
es con las causas de los efectos sensibles. Dejemos, por lo tanto, descuidar cada fuerza como imaginaria y
precaria, y de ninguna utilidad en los fenómenos de los cielos.

El análisis causal de los movimientos dentro del sistema solar establece una estrecha aproximación al sistema
heliocéntrico de Kepler, cualquiera que sea el movimiento del sistema como un todo. Y se revela que la teoría
geocéntrica es físicamente imposible, precisamente porque sería físicamente imposible para un bebé hacer
girar a un adulto grande alrededor de su cabeza con una cuerda: en ambos casos, el cuerpo más pequeño
debe girar más lejos del centro de gravedad.

Filosóficamente este argumento no es muy diferente del argumento leibniziano para un vórtice heliocéntrico.
El último, también, razona desde movimientos acelerados a sus causas físicas, e infiere de la naturaleza y
magnitud del Sol que, en lugar de la Tierra, tiene la eficacia causal requerida para servir como el centro físico
del sistema. Por lo tanto, en la teoría física de Leibniz, así como en la de Newton, si Ptolomeo o Copérnico
estaban más cerca de lo correcto es una pregunta físicamente significativa. Debe enfatizarse, además, que se
puede hacer la misma comparación entre la teoría de Newton y la relatividad general. Los filósofos solían decir
que la relatividad general había establecido finalmente la equivalencia de los sistemas copernicano y
ptolemaico, excepto en la medida en que uno podía ser "más simple" que el otro.42 Sin embargo, como en la
teoría de Newton, en la relatividad general las órbitas planetarias son determinado por la masa del sol La
masa causa la curvatura del espacio-tiempo, en lugar de un campo gravitacional en el sentido de Newton,
pero sigue existiendo una similitud esencial: la masa requerida para explicar la curvatura precisa de las órbitas
planetarias es la misma en ambas teorías, y en cualquier teoría la masa de la Tierra demasiado pequeña.
Entonces, los dos sistemas son, en términos físicos, tan inequivalentes en la teoría de Einstein como lo son en
los de Newton. La decisión entre ellos no es una elección arbitraria de marco de referencia, sino el resultado
de un análisis dinámico, basado en el principio de que los estados de movimiento pueden tener diferencias
dinámicas genuinas.

Conclusión: una visión empirista del espacio, el tiempo y el movimiento

Las concepciones de Newton del espacio, el tiempo y el movimiento fueron consideradas durante mucho
tiempo como ideas metafísicas cuyo lugar en la ciencia empírica estaba abierto a disputas. Ahora, finalmente,
podemos ver que, en cambio, fueron ejemplares de la forma en que la ciencia da un significado empírico a las
nociones teóricas. Un concepto espacio-temporal pertenece a la física en caso de que esté definido por leyes
físicas que explican cómo se debe aplicar y cómo se debe medir la cantidad asociada; Newton llamó "absoluto"
precisamente las cantidades que podrían definirse así. Según este estándar, el espacio absoluto no pertenece
a la física newtoniana, ya que la traducción absoluta en el espacio no es una cantidad físicamente medible.
Pero el tiempo absoluto, la aceleración absoluta y la rotación absoluta son conceptos bien definidos que, como
vimos, están implícitos en el pensamiento clásico sobre las causas físicas. Por lo tanto, las preguntas filosóficas
sobre estos conceptos podrían convertirse en preguntas empíricas. En particular, la cuestión de qué es lo que
realmente se está moviendo en el sistema solar se redujo a simples preguntas empíricas. ¿Qué cuerpos
exhiben los efectos dinámicos que son definitivos de la rotación verdadera? ¿Dónde está el centro de gravedad
del sistema y qué cuerpo está más cerca de ese centro?

La controversia sobre esta teoría del movimiento se puede comparar con la controversia sobre la teoría de la
gravitación de Newton como una acción a distancia. Para sus contemporáneos científicos y filosóficos, la
acción a distancia contradecía el concepto mismo de acción física, que se suponía era posible solo por contacto
directo. Pero para Newton, la acción está definida por las leyes del movimiento, que proporcionan criterios
empíricos para medir la acción de una cosa sobre otra; si los planetas y el sol satisfacen estos criterios en sus
relaciones mutuas directas, entonces están actuando el uno sobre el otro. Por lo tanto, la cuestión de la acción
a distancia se convirtió en una cuestión empírica. También podemos comparar esto con la controversia sobre
la geometría no euclidiana en el siglo diecinueve.

Muchos filósofos encontraron inconcebible que el espacio pudiera ser curvo; esto parece contrario al concepto
de espacio.43 De acuerdo con Gauss, Riemann y Helmholtz, sin embargo, cuando precisamos el significado
empírico de la afirmación de que el espacio es curvo, vemos que no es más contradictorio que la afirmación de
que el espacio no es curvo Ambas afirmaciones derivan su significado de las suposiciones físicas sobre el
comportamiento de los cuerpos y la luz, por ejemplo, que "los rayos de luz viajan en línea recta"; solo esta
comprensión del significado de la curvatura lo convierte en una cantidad empíricamente medible, y hace que la
cuestión de si el espacio se curva sea una cuestión empírica. De manera similar, Newton demostró que las
suposiciones familiares acerca de la inercia y la fuerza -específicamente, que "los cuerpos no sujetos a fuerzas
viajan uniformemente en líneas rectas" - son suficientes para definir la aceleración y la rotación como
cantidades empíricamente mensurables. Sus críticos insistieron en que, para ser un empirista sobre el espacio
y el tiempo, había que definir el movimiento como un cambio de posición relativa; La percepción filosófica de
Newton fue que las definiciones empíricas de movimiento, espacio y tiempo provienen de las leyes de la
ciencia empírica.