You are on page 1of 3

La protección del ambiente y crecimiento económico deberían afrontarse como una cuestión

única, de tal manera que se consiga satisfacer las necesidades del presente, fomentando una
actividad económica que suministre los bienes necesarios a toda la población mundial, y al
mismo tiempo, satisfacer las necesidades del futuro, reduciendo al mínimo los efectos
negativos de la actividad económica, tanto en el consumo de recursos como en la generación
de residuos, de tal forma que sean soportables por las próximas generaciones.
El depósito incontrolado de los residuos sólidos, específicamente los urbanos, trae consigo una
elevada contaminación de la tierra y de las aguas superficiales subterráneas, la inseguridad para
la vida humana por la aparición de focos infecciosos que hacen que abunden vectores
transmisores de enfermedades contagiosas que compromete la existencia del hombre. La
combustión que se deriva de la propia descomposición de estos recursos incrementa los niveles
de gases con efecto invernadero, además de la afectación al ornato y la belleza paisajística de
donde se acumulan estos desechos

La desmedida explotación de los recursos naturales, muchos de los cuales tienden a


desaparecer por su carácter no renovable, inciden de manera inmediata sobre el medio
ambiente y los cambios que en él se experimentan.
La prevención, la recuperación (incluyendo reciclaje) y la disposición final no son soluciones
ecológicas por sí mismas, sino diferentes opciones de gestión para minimizar el impacto global
de los residuos. Esta nueva forma de pensar ha influido en la gestión de los residuos, las
basuras han dejado de ser indeseadas y se han convertido en fuentes de materias primas que la
sociedad actual no puede permitirse el lujo de desaprovechar.

Fernando et al. /Revista Centro Azúcar/ Gestión de los residuos sólidos y sus impactos
económicos, sociales y medioambientales (en línea)/ Vol 41, No.4, Octubre-Diciembre
2014 (pp.9-20) Consultado 14 de junio de 2016, disponible en:
http://centroazucar.qf.uclv.edu.cu

La gente considera que ese es, ante todo, un problema del Estado u otras instituciones
especializadas, pero pocas veces la basura se constituye como un problema para las personas.
Al nivel de conducta, muchas veces, la cuestión se resuelve cuando la basura se bota de una u
otra manera sin importar el destino de la misma, primando, pues, los comportamientos no
ecológicos ante éstas: su quema, tirarla en el bolso de desperdicios, o amontonarla en las
calles. Ahora es que comienzan a abrirse paso los comportamientos ecológicos: re-uso,
compostaje y clasificación para el reciclaje, pero debe reconocerse que son tendencias que
predominan sobre todo en países altamente desarrollados, ya que los mecanismos en los
restantes son pobres y más bien se crean enormes vertederos de basura, que representan un
verdadero reto a la imaginación.
Todos y todo genera basura. Por eso no se trata de que unos tengan conciencia de las
consecuencias de ese hecho inobjetable y otros no, pero el control de los desechos es
inversamente proporcional a la posibilidad de morir bajos los efectos de montañas de basura
con su acción contaminante. Si una institución (científica, estatal, privada, comunitaria) diseña
una buena política social para el reciclaje de los residuos sólidos, y ella no incluye y hace
extensiva la misma a otras instituciones generadoras también de residuos, a las familias y a la
población en general, haciendo a todos ejecutores de dicho proyecto, éste no tendrá las
posibilidades de éxito deseadas, ya que en algún lugar del espacio y del tiempo, se pondrá de
manifiesto el freno. Debe ser una tarea de todos con la participación de todos, y en la que
cualquier residuo tenga un camino útil para que el sistema social y la naturaleza como un todo
único se hagan sostenibles en el sentido de no hacerse daño a sí mismo.

Miranda, et. Al./ 2006/ Fundamentación teórica del comportamiento ecológico-psicológico ante los
residuos sólidos (en línea)/

http://web.b.ebscohost.com/ehost/detail/detail?vid=12&sid=3f2d7913-d0d8-4974-8d37-
ade78880467e%40sessionmgr106&hid=102&bdata=Jmxhbmc9ZXMmc2l0ZT1laG9zdC1saXZl#AN=27630
877&db=aph

Hubo diversas circunstancias para que en 1999 la empresa MIDES fuera la única
opción técnicamente adecuada para el manejo de desechos sólidos en El Salvador.
Actualmente esta empresa maneja alrededor del 85% de los desechos sólidos
generados en todo el país; pero el gobierno central junto a municipalidades asociadas
intenta arrebatar lo que ellos denominan un monopolio en el manejo de la basura.
Actualmente, el gobierno a través del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos
Naturales (MARN) está proporcionando ayuda técnica y financiera a diversas
sociedades formadas por alcaldías a nivel nacional en el marco del Programa Nacional
para el Manejo Integral de los Desechos Sólidos.

El objetivo del proyecto es disminuir los costos del tratamiento final de la basura que
producen.

Lo que nosotros buscamos hacer es que el impacto más fuerte sea en los municipios,
donde se reduzcan los costos de disposición final y aumente la cobertura, pues con el
actual costo de la disposición final algunos municipios ven limitada dicha cobertura”
aseguró Rosa Chávez.
Moran O./ 2011/ El manejo de basura en El Salvador ¿un monopolio? (en línea)/
San Salvador SV/ consultado 14 de junio de 2016/ Disponible en:
http://www.lapagina.com.sv/nacionales/56154/2011/09/21/El-manejo-de-la-basura-
en-El-Salvador-un-monopolio
Manejo de los Desechos Sólidos
Aunque es atribución del Órgano Ejecutivo controlar las condiciones ambientales que
puedan afectar la salud y el bienestar de la población a través del Ministerio de Medio
Ambiente y Recursos Naturales; son los gobiernos municipales los encargados
directamente de velar por que su población tenga un hábitat ambientalmente seguro.
El manejo de los desechos sólidos comprende las siguientes etapas.

1) GENERACION:
Es la etapa en la que se producen los desechos por toda persona, natural ó jurídica,
pública o privada, que como resultado de sus actividades, crea ó genera desechos
sólidos.
2) ALMACENAMIENTO:
Acción de retener temporalmente desechos, mientras no sean entregados al servicio de
recolección, para su posterior procesamiento, reutilización ó disposición.
3) RECOLECCIÓN:
Acción de recoger y trasladar los desechos generados, al equipo destinado a
transportarlos a las instalaciones de almacenamiento, transferencia, tratamiento, reusó
ó a los sitios de disposición final.
4) TRATAMIENTO O PROCESAMIENTO:
Es la modificación de las características físicas, químicas ó biológicas de los desechos
sólidos, con el objeto de reducir su nocividad, controlar su agresividad ambiental y
facilitar su gestión.
La utilización del Sistema de Tratamientos de Desechos Sólidos en el país depende
fundamentalmente de la naturaleza y la composición de los desechos

Reglamento especial sobre el manejo integral de los desechos sólidos/Capítulo


IV/Tratamiento de desechos sólidos Art. 11