Вы находитесь на странице: 1из 7

FACULTAD DE DERECHO

CARRERA DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO


JURIDICO

Autor:
Herrera Chávez Luis Edilberto

Asesor:
Noriega Reyes Sandra Lizbeth

Curso:
Derecho Civil 2

Trujillo – Perú
2018
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v

INTRODUCCIÓN

El estudio de la nulidad y anulabilidad de los actos o negocios jurídicos se constituye


uno de los principales temas a abordarse en el estudio general de los mismos
debido, sobre todo, a su utilidad práctica en gran parte de casos judiciales reales
referidos a actos jurídicos como fraude en los negocios jurídicos. El acto o negocio
jurídico puede ser entendido como un supuesto de hecho conformado por la
confluencia de manifestaciones de voluntad, cuando estamos ante actos bilaterales,
o por lo menos por declaración de una sola voluntad. Pero tales voluntades buscan
surtir efectos en la vida real y jurídica de las partes que las manifiestan. Cuando
dichos actos no surten los efectos queridos y esperados por las partes nos
encontramos ante la figura de la ineficacia, la misma que consiste, según lo dicho,
en la ausencia total o parcial de los efectos buscados por las partes al manifestar su
voluntad.
Se distinguen dos tipos de Invalidez del Negocio Jurídico, la Nulidad y la
Anulabilidad. Se entiende por negocio jurídico nulo aquel al que le falte un elemento,
o un presupuesto, o un requisito, o sea contrario a las leyes que interesan al orden
público o a las buenas costumbres, o cuando infrinja una norma imperativa. Las
causales de nulidad del acto jurídico, dentro del Código Civil Peruano, están
contempladas en su artículo 219. Cabe resaltar que el acto nulo no produce ningún
efecto jurídico, lo que significa la negación de toda eficacia al acto nulo y al tenerlo
por no celebrarlo. Lo nulo, del latín “nullus”, viene a ser lo que no es o le falta valor
fuerza para tener jurídico; y desde el punto vista jurídico la idea de lo nulo hace
referencia a la inexistencia de un acto o negocio jurídico, pero no a la negación de
lo que existe como un hecho que se ha producido.

La nulidad es considerada por la doctrina mayoritaria como uno de los tantos


supuestos de ineficacia de los actos jurídicos. Tal ineficacia puede deberse, entre
sus tantos supuestos, a un defecto severo en la conformación o celebración del acto
jurídico. Por ello, a este tipo de ineficacia se la suele denominar estructural, la misma
que coincide con la institución de la invalidez de los negocios jurídicos, según
nuestro derecho. Ahora bien, la invalidez presenta hasta dos supuestos muy

v
v 2
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v
conocidos: la nulidad y la anulabilidad, llamadas también nulidad absoluta y relativa,
respectivamente.

Finalmente, corresponde ahora señalar cuáles son los requisitos del negocio
jurídico. Ellos son los siguientes: la capacidad legal de ejercicio, la capacidad natural
entendida como el actuar con discernimiento, la licitud, la posibilidad física y jurídica
del objeto, la determinación en especie y cantidad y finalmente el que la voluntad
manifestada haya estado sometida a un proceso normal de formación, es decir, sin
vicios de la voluntad.

Este ensayo, tiene como objetivo principal hacer un análisis de porqué el Artículo
140 del Código Civil no alude a la capacidad natural la cual se encuentra inmersa
en los supuestos de manifestación de voluntad y solo hace referencia a la capacidad
de ejercicio.

DESARROLLO
Comenzaremos hablando del acto jurídico en sí, que se sigue los estudios en la
rama del derecho Civil, cabe manifestar: De acuerdo al artículo 140º de nuestra
legislación, plasmada en el código civil, contiene un concepto más preciso del acto
jurídico, del que infiere que es la manifestación de voluntad del sujeto destinada a
crear, regular, modificar y extinguir relaciones jurídicas. El acto jurídico es eficaz
cuando produce los efectos que le son propios, tales efectos son los contemplados
en el ordenamiento jurídico y los queridos por la ley. Si el acto jurídico no produce
sus efectos normales es calificado de ineficaz
Un acto jurídico válido es aquel que reúne todos los requisitos exigidos por ley
además de los voluntariamente añadidos por las partes, y siempre que tales
requisitos carezcan de vicios que los afecte; caso contrario deviene en inválido.
El Código Civil peruano de 1984 en su artículo 140 define al acto jurídico como la
manifestación de voluntad destinada a crear, regular, modificar o extinguir relaciones
jurídicas. Indicando a su vez que para su validez se requiere:
1.- Agente capaz.
2.- Objeto física y jurídicamente posible.
3.- Fin lícito.
4.- Observancia de la forma prescrita bajo sanción de nulidad.

v
v 3
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v

Los actos nulos son aquellos que carecen de efectos. La nulidad sea absoluta o
relativa, es una sanción de invalidez prescrita por la ley por adolecer el acto jurídico
de la falta de un elemento sustancial o por la existencia de un vicio en el momento
de su celebración. Esto significa que la nulidad solamente se produce por una causa
originaria, congénita, orgánica, consustancial al acto, como es la violación de una
norma imperativa, falta de un requisito de validez, la existencia de vicios de la
voluntad.

Nulidad del acto jurídico


Vidal Ramírez nos enseña que "La nulidad viene a ser una sanción legal, la máxima
sanción civil, cuando el acto jurídico se celebra sin sus requisitos de validez, o
cuando se celebra con perturbaciones o distorsiones, puesto que lo priva de su
existencia, validez y eficacia".
Respecto a la nulidad del acto jurídico debemos señalar que en nuestro Código Civil
vigente se ha efectuado una distinción al tratar el tema, así tenemos que un acto
jurídico puede ser nulo o anulable, siendo que esta distinción tiene como principal
sustento en que la nulidad absoluta se funda en la tutela del interés público mientras
que la relativa en la tutela del interés privado.
Esta distinción como lo señala Lizardo Taboada Córdova, da origen a que
la acción para solicitar la nulidad de un negocio jurídico pueda ser interpuesta no
sólo por cualquiera de las partes que lo han celebrado, sino también por cualquier
tercero (siempre que acredite legítimo interés económico y moral) o por el Ministerio
Público. Incluso el Juez puede declarar de oficio una nulidad cuando la misma
resulte manifiesta.
Los supuestos de esta primera causal de nulidad, serían:
Incapacidad Natural
Son todos aquellos supuestos en que por una causa pasajera el sujeto se encuentra
privado de discernimiento, de tal forma que la declaración de voluntad que haya
podido emitir, aun cuando tenga un contenido declaratorio, no será una verdadera
declaración de voluntad, por no existir la voluntad de declarar, la voluntad del acto
externo y el conocimiento del valor declaratorio de la conducta. (Taboada, 2002,
166-167)

v
v 4
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v

Error en la declaración
Llamado también error obstativo, es aquél que consiste en un lapsus linguae. Es
una discrepancia inconsciente entre la voluntad declarada y la voluntad interna del
sujeto. Aquí, aun cuando hay una voluntad de declarar, falta una verdadera voluntad
declarada.
También en este caso, el negocio debería ser nulo, (Taboada, 2002, p.107) y
debería imponerse como sanción la nulidad del acto jurídico. Sin embargo, como
nuestro código civil ha asimilado el error en la declaración al error dirimente o error
vicio, o sea, aquél ha sido incluido en la regulación del error vicio, el cual es inherente
a la formación de la voluntad, (Scognamiglio, 2004, p. 153) estableciendo como
sanción la anulabilidad, no podemos incluir dentro de esta primera causal de nulidad
al error en la declaración, aun cuando es la sanción que le correspondería en sentido
estricto.

Declaración hecha en broma


Es la que el sujeto realiza con fines teatrales, didácticos, jactancia, cortesía o en
broma, propiamente dicha, y que consiste en un verdadero caso de discrepancia
entre la voluntad interna y la voluntad declarada. (Taboada, 2002, 170)
La nulidad se impone por el solo hecho de que existe conciencia de que no se está
declarando una verdadera voluntad de celebrar un acto jurídico, no concurriendo
uno de los componentes de la voluntad de declarar, siendo el acto jurídico nulo.

Violencia
En los supuestos de violencia falta también una verdadera manifestación de
voluntad, por cuanto, no concurre la voluntad del acto externo.
Sin embargo, nuestro Código pareciera asimilar la violencia física a la intimidación
o violencia moral, estableciendo como sanción la anulabilidad, aun cuando, en
sentido estricto, debería estar considerada dentro de este primer supuesto.

Incapacidad absoluta
Se trata de un supuesto de nulidad por ausencia de un requisito del acto jurídico,
como es la capacidad de ejercicio, que debe concurrir con los elementos para que
el acto jurídico sea válido.

v
v 5
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v

Finalmente, podría afirmarse por todo expuesto líneas arriba que el artículo 140º del
código civil alude solamente a la capacidad legal de ejercicio y no, a la capacidad
natural por lo que ésta la cual se encuentra inmersa en los supuestos de
manifestación de voluntad que son a nuestro juicio muy claramente en los mismos.
Por lo que la redacción del articulado sería equivocada cuando sólo admite como
única excepción lo dispuesto en el artículo 1358º del código civil, cuando realmente
existen muchas más excepciones para los incapaces absolutos menores de 16
años, tales como los supuestos regulados en los artículos 46º, 229º, 455º, 457º,
530º, 557º y 646º, entre otros. (Torres, 2002, p. 696)

CONCLUSIONES
 La ineficacia de un acto o negocio jurídico hace referencia a la falta de producción
de los efectos queridos por las partes o señalados por ley debido a un defecto en
su conformación o por un evento posterior a dicha celebración.
 La nulidad es un supuesto de ineficacia estructural o invalidez de los actos o
negocios jurídicos consistente en la falta de uno de los elementos, presupuestos
o requisitos conformantes del acto o negocio jurídico al momento de su
celebración.
 Los supuestos de nulidad pueden ser expresos o tácitos. En los primeros la
causal está expresamente señalada en la ley; en los segundos, la causal tiene
que ser inferida por el juzgador valorando la ilicitud del acto por contravenir al
orden público o a las buenas costumbres.
 La nulidad se impone por el solo hecho de que existe conciencia de que no se
está declarando una verdadera voluntad de celebrar un acto jurídico, no
concurriendo uno de los componentes de la voluntad de declarar, siendo el acto
jurídico nulo.
 La capacidad natural expresa la aptitud para entender y querer, y, en particular,
aquel efecto que se basa en causa transitoria.
 La capacidad natural sería la declaración de voluntad por la voluntad de declarar.
 La nulidad absoluta se funda en la tutela del interés público.
 La nulidad manifiesta es aquella cuya nulidad sea de tal evidencia que no se
requiere actuar otro medio probatorio o que con los medios probatorios que se
han actuado en el proceso se llega a tal convicción.

v
v 6
NULIDAD Y ANULABILIDAD DEL ACTO JURIDICO

v v

BIBLIOGRAFÍA
 Lohmann Luca de Tena, Juan Guillermo (1994). El Negocio Jurídico. (2ª ed.).
Lima: Editora Jurídica Grijley EIRL.
 Scognamiglio, Renato (2001). el negocio jurídico: aspectos generales, en Teoría
General Del Negocio Jurídico – 4 Estudios Fundamentales, Traducción y
Edición al cuidado de Leysser L. León, Lima: ARA Editores.
 Taboada Córdova, Lizardo (2002). Acto Jurídico, Negocio Jurídico Y Contrato.
(2002). Lima: Editorial Grijley.
 Torres Vásquez, Aníbal (2001). Acto Jurídico. (2ª ed.) Lima: Idemsa.

v
v 7