Вы находитесь на странице: 1из 4

“El nombre de la rosa” de Umberto Eco

El nombre de la rosa, una obra que trata fundamentalmente sobre la importancia


de la iglesia católica, y la figura del papa en el siglo XV.
La historia tiene lugar en una abadía, en la cual se congregaban los franciscanos.
Al llegar a la abadía y por la capacidad tan asombrosa de unir cabos atados, ver lo
que nadie veía, Fray Guillermo fue el encargado de la solución del enigma de la
muerte inexplicable del fray Adelmo, a la que la única suposición era la existencia
de un espíritu maligno, a esta le siguieron otras muertes que se relacionaban, y
seguían siendo inexplicables en la abadía. Tenían miedo de la visita del papa, y
temor de preguntar a la santa inquisición, Fray Guillermo queda encargado de
buscar una explicación lógica para la situación.
Se habla también sobre el suicidio como un asunto muy alarmante, y cuando
ocurría uno se pensaba que dios había olvidado ese lugar. Por otra parte la
homosexualidad, que era un tema de la abadía pero no podía ser tratado
abiertamente, para lo que intentaban encubrirlo cuando se referían esto.
Podemos ver como en esa época los estudiosos se especializaban en el
desarrollo de un tema, al cual dedicaban gran parte de su tiempo. El asunto de los
libros y las bibliotecas era algo importante, y con lo que se tenía mucho cuidado.
Existían pocos ejemplares de los libros por lo que era algo

significativo encontrar el libro o la información que se buscaba.


Adelmo era un caricaturista y una de sus caricaturas se apreciaba su perspectiva
de la iglesia, en esta se veía como la palabra era enseñada a los monjes por un
asno, que el papa representado por un zorro, animal conocido por su astucia, y el
abad un mono, animal conocido por su facultad de imitación y de seguir
instrucciones. Esta nos ayuda a imaginar como eran las relaciones con la iglesia.
Por el gran Jorge la Risa era considerada como indulgencia en la orden de los
franciscanos, este siempre tuvo cierto recelo con el humor, y escondía la obra de
la poética de Aristóteles que hablaba sobre el humor, el cual fue causante de la
muerte de varios monjes.
Dentro de todo lo tratado se hace notable el poco valor que tenía la mujer en la
edad media, como era considerada una especie de criatura inmunda. Las
campesinas concedían favores carnales a cambio del algo.
Se muestra el rechazo la inquisición, se pensaba que esta en sus principios
buscaba orientar no castigar como lo hacía. Siendo el inquisidor autoridad
incombatible, “todo aquel que ose combatir el veredicto de un inquisidor es
culpable de elegir”.
De la misma manera queda reflejado el tema de las hogueras como las llamas
limpiadoras del pecado, forma en la que debía morir todo que usara creer en el
anticristo y en la posibilidad de practicar la brujería.

EL NOMBRE DE LA ROSA

Abso de Melk un joven novicio de la orden benedictina, acompaña a su maestro fray


Guillermo de Baskerville de la orden de los franciscanos, antiguo inquisidor en Inglaterra e
Italia, a su visita a una abadía benedictina. Guillermo tiene por encargo del emperador
realizar una reunión entre los delegados del Papa y los líderes de la orden franciscana, en la
que se discutirán las diferencias sobre sus creencias religiosas. El éxito de la reunión se ve
opacado por una serie de acontecimientos desafortunados que Guillermo tratara de resolver.
PRIMER DÍA
Guillermo y Adso llegan a la abadía y son recibidos por el Abad, al encontrarse ya instalados en su celda, el Abad habla con Guillermo acerca de la muerte de unos
de sus monjes, Adelmo, el cual fue hallado en un barranco y que se supone que este callo desde una de las ventanas de la abadía. El Abad da consentimiento de
que se investigue sobre los hechos, pero a su vez le restringe a Guillermo el acceso a la biblioteca considerada la mejor biblioteca de todas las abadías y a la que
únicamente el bibliotecario de nombre Malaquías tiene acceso.
En la abadía vive Ubertino da Casale viejo conocido de Guillermo que encuentran en la iglesia, Adso ilustra el arte medieval al dar una descripción minuciosa del
tímpano de la iglesia, comienzan una charla donde recuerdan los tiempos que
compartieron juntos y a su vez tocan temas como: los franciscanos y su poder, los herejes y las acusaciones por los cuales eran detenidos y procesados, así como la
relación que se manifestaba entre inquisidor y hereje, el Papa y el poder del que gozaba, y ante todo la disputa de una iglesia pobre contra los que se inclinan por
apoyar una iglesia rica.
Ahí mismo tiene un encuentro con otro monje de aspecto un tanto desagradable y una lengua extraña, Salvatore. Poco después de la charla con Ubertino los
esperaba Severino que era el monje herbolario, éste les da un recorrido por toda la abadía y Guillermo aprovecha para preguntarle sobre su trato con Adelmo a lo
que Severino responde diciendo que no lo conocía del todo pero sabia que tenia buenas relaciones con otros monjes que frecuentaban en el scriptorium.
Una vez ya en el scriptorium conocen al bibliotecario Malaquías y a su ayudante Berengario, él cual tenía una relación próxima con el difunto Adelmo. Guillermo
conoce las ilustraciones en las que trabaja Adelmo antes de morir y llega un monje anciano y ciego, Jorge, con éste se entabla una charla sobre si la risa es buena o
no para los hombres y los encomendados a Dios, discusión que se retomara durante toda la novela.
Después de salir del scriptorium Guillermo y Adso dan un recorrido por la abadía, cerca de los corrales conocen a Nicola maestro
vidriero y Guillermo aprovecha para mostrarle sus lentes, platicando con él, les dice que en la abadía suceden cosas extrañas y sobre todo en la biblioteca donde
muchos comentan hay extrañas apariciones de noche. Guillermo comienza a sacar conclusiones sobre la muerte de Adelmo y cree que pudo haber sido suicidio.
Disfrutando de la hospitalidad se percatan de que puede haber un acceso secreto a la biblioteca.

SEGUNDO DÍA
Todos los monjes se encontraban en la iglesia, cuando entraron unos sirvientes, para dar aviso al Abad de que habían encontrado un hombre muerto. Se trataba de
Venancio especialista de griego que yacía dentro de una tinaja llena de sangre. Después de retirar el cuerpo Guillermo y Adso exploraron los alrededores,
encontrando unas pisadas extrañas. Trasladaron el cuerpo al laboratorio, lo examinan pero no encuentran rastros de ataque y Guillermo habla con el herbolario
sobre plantas y sustancias venenosas que hay en el laboratorio y si le faltase alguna.
Guillermo interroga a Bencio y éste le cuenta sobre una discusión entre Adelmo, Berengario, Venancio y Jorge sobre un libro y que el ultimo que estuvo con Adelmo
fue Berengario. Cuando interrogan a Berengario cuenta que la última vez que vio a Adelmo lucia como un espectro que deambulaba por el cementerio. Guillermo
especula que Adelmo se suicido por algo que lo atormentaba y

que le reprochaba a Berengario.


Aymaro unos de los monjes que conocieron en el scriptorium aborda a Guillermo y le insinúa que en la abadía suceden cosas muy extrañas sobre todo en la
biblioteca. Guillermo y Adso se dirigen a la biblioteca, una vez ahí se disponen a examinar los textos en los que se encontraba trabajando Venancio antes de morir,
pero Jorge interrumpe e ínsita a una nueva discusión sobre la risa, Jorge expone que Cristo no reía porque la risa es mala, reírse del mal es darse cuenta de que no
existe, argumentos que dañarían las bases de la iglesia porque la concepción religiosa estaba basada en el temor a Dios y lo que sigue después de la muerte,
Guillermo se justifica citando el libro de Aristóteles que habla de la risa, Jorge se niega a que el libro exista. Bencio le pide a Guillermo hablar con él fuera del
scriptorium, Bencio les cuenta que había observado una noche a Adelmo salir corriendo de la celda de Berengario y que éste le perseguía, después observo a
Adelmo vagar por el cementerio y que también Venancio había observado lo sucedido. Guillermo y Adso deducen que Berengario y Adelmo sostenían relaciones
indignas. Se disponen a entrar en la biblioteca para investigar que misterios esconde.
El Abad y Guillermo hablan sobre la reunión que se llevara acabo entre los representantes del papa y los del emperador, a un lado el papa y
los obispos que representan el poder en las ciudades y por el otro lado el Emperador y los benedictinos que representan el poder material y espiritual, los
franciscanos del lado de los benedictinos, reunión, motivo en parte de la visita de Guillermo a la abadía
Mas tarde Guillermo y Adso platican con Alinardo un viejo monje, sobre la biblioteca que es un laberinto y les revela la forma en la cual pueden entrar a ella cuando
las puertas ya están cerradas. Por la noche cuando todos los monjes se retiran a sus celdas, Guillermo y Adso, entran por un pasaje oculto en un altar que lleva de la
iglesia hasta el scriptorium, se dirigen a la mesa donde trabajaba Venancio donde descubren un pergamino escrito en griego, se percatan de que no están solos y de
que hay alguien más, tratan de perseguirlo pero éste los confunde para poder tomar un libro de la mesa y los lentes de Guillermo. Consiguen entrar a la biblioteca y
recorren sus habitaciones encontrando espejos que deforman la imagen y habitaciones donde se respira humo que produce alucinaciones, después de deambular
por un largo rato logran salir del laberinto. Al dirigirse a su celda se encuentran con el Abad que ya los buscaba y les dice que Berengario esta desaparecido, no se
encuentra en su celda y tampoco estuvo en el coro.

TERCER DÍA
Adso platica con Salvatore y escucha atentamente mientras

este le cuenta su vida y de cómo había llegado a la abadía, hechos que hacen suponer que había sido un hereje.
Adso y Guillermo hablan de la filosofía medieval, poniendo como ejemplo las múltiples herejías y de cómo la iglesia ocupa a la gente para sus propios fines.
Adso va en busca de Ubertino para poder charlar, Ubertino le cuenta la historia del fray Dulcino que creía en la pobreza de Cristo y quería erradicar a la gente rica
cometiendo asesinatos y robo. Esa noche Adso decide ir a la biblioteca solo, lee algunos folios que lo hacen recordar su estancia en Pisa donde pudo presenciar la
quema de un hereje, abrumado por sus recuerdos huye de la biblioteca y al pasar por la cocina tiene un encuentro con una muchacha aldeana, seducido por ella,
Adso se entrega con pasión a sus deseos. La muchacha huye dejando dormido a Adso y cuando despierta descubre envuelto en una manta el corazón de un animal
lo que le provoca una fuerte impresión y cae desmayado. Cuando Guillermo lo encuentra Adso le confiesa todo lo que paso y Guillermo lo absuelve de pecado. De
regreso a sus celdas Adso sugiere que Berengario podría estar en los baños, se dirigen a los baños donde encuentran el cuerpo de Berengario ahogado en una
bañera.

CUARTO DÍA
Severino y Guillermo examinan en el hospital el cuerpo de Berengario descubriendo una extraña coloración en los dedos y
lengua, Guillermo le pregunta a Severino si tiene algún veneno en el hospital y les dice que tenía uno pero que se perdió años atrás. Guillermo interroga a Salvatore
y al cillerero Remigio con respecto a su pasado, ellos confiesan haber sido herejes, y ser responsables de dejar entrar a la abadía muchachas de la aldea para
intercambiar comida por placeres sexuales. Severino encuentra las lentes de Guillermo en las ropas de Berengario.
Adso hace una reflexión de lo sucedido con la muchacha y lo que esto desencadeno en un sentimiento de amor por ella, un amor frío que termina en juicio moral por
la sexualidad.
Los monjes no podían tener relaciones sexuales por su voto de castidad, sin embargo muchos de ellos bajaban a las aldeas a intercambiar comida con las mujeres
de la aldea para que mantuviesen relaciones con ellos. Otros mantenían relaciones con sus compañeros monjes a cambio de secretos de la biblioteca, libros y textos
prohibidos.
Guillermo logra descifrar el pergamino, pero aun es confuso su contenido.
Llega a la Abadía la legación franciscana encabezada por Michele da Cesena. Reunidos lo franciscanos entablan una discusión sobre las aberraciones del Papa
Juan XXII y su ambición de poder, y que su insistencia por reunirse con Michele y los franciscanos es para acusarlos de herejía. Por la tarde llega la legación papal,
el cardenal Del Poggetto y
Bernardo Gui el inquisidor, que se dedica a recorrer la Abadía y a interrogar a algunas personas sobre los sucesos que se habían suscitado recientemente.
Después de la cena Guillermo y Adso se disponen a entrar nuevamente en la biblioteca llevando consigo un mapa que habían elaborado con anterioridad. Recorren
el laberinto y descubren la habitación llamada finis Africae pero no pueden entrar ya que no conocen su acceso. Al salir del laberinto se encuentran con un tumulto en
el patio, Bernardo descubrió a Salvatore con la muchacha de la aldea y son apresados, se les acusa de brujería, Bernardo se dispone a interrogar a Salvatore para
obtener información que sea de utilidad contra los franciscanos.
El orgullo intelectual en esta época era algo muy importante.

QUINTO DÍA
En la reunión que se lleva acabo por parte de las dos legaciones, se desata una fuerte discusión sobre la pobreza de Cristo, los franciscanos defienden la pobreza de
Cristo y acusan al Papa de hereje mientras que la legación papal defendía la propiedad terrenal permitida por Cristo. Durante la discusión un novicio avisa a
Guillermo que Severino quiere hablarle, Severino le comenta a Guillermo que entre sus libros descubrió un libro extraño, Guillermo le pide que lo guarde bien, porque
tiene que regresar a la reunión pero que cuando termine estará con el, y le pide a Adso que se
asegure de que Severino llegue al hospital. Adso observa a Jorge y trata de seguirlo pero lo pierde de vista, se da cuenta de que Remigio sigue a Severino pero
confía en que si intentara hacerle algo, Severino sabría defenderse y Adso regresa a la reunión. Un arquero entra a la sala de reunión trayendo malas noticias sobre
un nuevo crimen.
Cuando llegan al hospital descubren el cadáver de Severino sobre un charco de sangre y el cráneo destrozado, todo el hospital estaba revuelto como si alguien
estuviera buscando algo desesperadamente. Bernardo acusa a Remigio por el crimen, Guillermo pide al Abad que todos salgan para poder revisar el lugar.
Guillermo, Adso y Bencio buscan entre el desorden el libro pero no lo encuentran y se marchan, más tarde Guillermo se da cuenta que el libro que buscaban si se
encontraba en el hospital pero que no se dieron cuenta porque solo las primeras paginas estaban en árabe, al regresar por el libro ya no lo encuentran y creen que
Bencio se lo ha llevado.
Se lleva acabo el juicio en contra de Remigio y es provocado insistentemente por Bernardo para que confiese los crímenes de herejía de los que se le acusa,
Remigio confiesa haber sido parte de los seguidores de fray Dulcino y haber cometido todos los crímenes que se le atribuyen, también admite ser autor de los
crímenes de la Abadía. Los franciscanos se dan cuenta de que
el éxito de la reunión esta perdido.
Los franciscanos toman la decisión de que es mejor que Ubertino se marche y éste lo logra, Guillermo por su parte esta decidido a descubrir al asesino, habla con
Bencio para preguntarle sobre el libro pero Bencio le dice que se lo ha entregado a Malaquías y que éste le ofreció el puesto de ayudante de bibliotecario y ahora es
su deber resguardar los secretos de la biblioteca. Después de todo lo acontecido, durante los coros del oficio el Abad decido no decir nada y sede el lugar a Jorge, da
un discurso con carácter reprobatorio por todos los hechos y que solo se detendrán las muertes hasta que los monjes dejen de tratar de conocer los secretos de la
biblioteca y anuncia la llegada del Anticristo. Un tema que parecía obsesionarles a los monjes de esa época.

SEXTO DIA
En la misa de maitines se dejan escuchar a coro los monjes pero el Abad, Guillermo y Jorge se percatan de la ausencia de Malaquías, pasa un rato y Malaquías llega
sigilosamente toma asiento, instantes después cae y muere frente a los demás. Guillermo descubre los mismos indicios que encontró en los otros muertos, la lengua
y los dedos de la mano negros. Recogían el cuerpo de Malaquías y el Abad le dice a Nicola que asumirá el trabajo de Remigio, y a Bencio por su parte lo deja a
cargo del scriptorium.
Guillermo tiene una charla con
Nicola que le sugiere que todo el misterio podría deberse a que el asesino quiere ocupar el lugar del Abad, porque una vez muerto el Abad la persona que ocupa su
lugar es el bibliotecario. Guillermo se dirige al scriptorium y haciendo lectura del catalogo deduce quienes han sido los monjes a cargo de la biblioteca, pero hay uno
del cual desconoce su identidad.
El Abad le pide a Guillermo que se marche de la abadía, por que no quiere seguir siendo humillado por los hechos que acontecen en la Abadía que desprestigian a
está y a él, pero Guillermo quiere resolver el misterio antes de irse, y en un ultimo intento descubren por casualidad como entrar a la sala finis Africae, estando dentro
del laberinto escuchan ruidos de alguien atrapado en un pasadizo secreto.
SEPTIMO DÍA
Al entrar al finis Africae, Jorge ya los esperaba Guillermo pregunta donde se encuentra el Abad, Jorge les dice que quedo atrapado en la otra entrada del finis Africae
y que no podrá salvarlo. Guillermo expone ante Jorge todas sus deducciones de cómo Jorge cometió todos los crímenes valiéndose de Malaquías, aclarados los
misterios de las muertes Guillermo revisa el libro y se da cuenta que se trata del libro perdido de Aristóteles que habla de la risa. Jorge le dice a Guillermo que no
debe conocerse ese libro jamás porqué sería usado contra las creencias religiosas que el trataba

de resguardar, porque las ideas de Aristóteles ya habían cambiado al mundo y que la risa solo debilitaría la fe del hombre, argumentando que la risa hace estúpido al
hombre, y ambos discuten sobre lo que creen.
Al final de la discusión Jorge les dice que aún falta una muerte y empieza a comerse las paginas del libro, Guillermo y Adso tratan de impedirlo pero Jorge le tira la
lámpara a Adso y comienza un incendio, tratan de controlarlo pero no pueden y persiguen a Jorge que sigue devorando las paginas del libro, cuando por fin lo
atrapan éste completamente envenenado arroja lo que sobra del libro a las llamas y Guillermo trata de rescatarlo pero ya es muy tarde. La biblioteca es consumida
por el fuego y en un intento en vano los monjes y los sirvientes tratan de salvar la abadía pero nada se puede hacer ya, el fuego consume todo y la abadía queda
reducida a escombros.

ULTIMO FOLIO
La Abadía ardió por tres días y tres noches, Guillermo y Adso se marchan y llega el momento de separarse, con gran nostalgia se despiden y Guillermo le augura un
gran futuro a Adso, le regala una de las lentes que tenía y con un abrazo se despiden para siempre.
Muchos años después Adso regreso al lugar donde se encontraba la Abadía y de los escombros logra rescatar restos de folios que guarda con cariño el resto de su
vida.
Stat rosa prístina nomine, nomina nuda tenemus.

Похожие интересы