Вы находитесь на странице: 1из 79

El Servicio Telefónico Básico

Redes y servicios de telecomunicaciones. José Manuel Huidobro Moya. Madrid:


Paraninfo, 2006. p1-69.
Copyright: COPYRIGHT 2006 Cengage Learning Paraninfo, S.A.

Texto completo:
El Servicio Telefónico Básico

1.1. Red de Telecomunicaciones

Antes de proceder a estudiar cualquier red, o servicio que se preste sobre ella, en este
caso el telefónico, es conveniente definir lo que se entiende por red de
telecomunicaciones, para situarnos claramente en el contexto y poder comprender los
elementos que intervienen en el proceso de establecer una comunicación.

Según se establece en el Anexo de la Ley 32/2003 (Ley General de


Telecomunicaciones): “Una red de telecomunicaciones está formada por los sistemas
de transmisión y, cuando proceda, los equipos de conmutación y demás recursos que
permitan la transmisión de señales entre puntos de terminación definidos mediante
cable, medios ópticos o de otra índole”, que también, define lo que es la red de acceso:
“El conjunto de elementos que permiten conectar a cada abonado con la central local
de la que depende. Está constituida por los elementos que proporcionan al abonado la
disposición permanente de una conexión desde el punto de terminación de la red,
hasta la central local, incluyendo los de planta exterior y los específicos”. La red de
acceso es pues una porción, perfectamente identificada, de la red de
telecomunicaciones, y como tal será considerada, entendiendo que las centrales
locales a que se refieren son, en el presente caso, nodos de conmutación de circuitos.

Las redes de telecomunicaciones, como es obvio, se construyen con el objetivo de


prestar servicios de comunicaciones, de muy diversa naturaleza, a los usuarios que se
conectan a ellas y, así, muchas de las redes que hoy existen pueden ofrecer voz, datos
e imágenes con la calidad de servicio deseada, en base a incorporar en la misma una
combinación de tecnologías que hacen posible disponer de un gran ancho de banda y
una alta capacidad de conmutación.

Tradicionalmente, las redes de telecomunicaciones, sean públicas o privadas, se han


dividido en redes de voz y redes de datos, pero cada vez menos este modelo sigue
siendo válido ya que la digitalización hace que la información se trate igual con
independencia de su origen, y así la voz y la imagen se pueden transportar por redes
de datos (un ejemplo, es el de la Voz sobre IP) y los datos por redes diseñadas para
dar servicio de voz (módems conectados por RTC). La integración de redes y la
convergencia de servicios es un hecho que hace que el usuario no se tenga que
preocupar de a dónde o cómo está conectado, ya que será la red, en combinación con
su terminal, la que se encargue de establecer la comunicación adecuada para acceder
al servicio buscado. No obstante, todavía existen ciertas limitaciones, impuestas por el
propio terminal y por la infraestructura de red existente en la que conviven tecnologías
ya maduras con otras de reciente creación.

Figura 1-1: Partes en que se puede dividir una red de telecomunicaciones.

Estructura de una red de telecomunicaciones

En general, la estructura de una red típica de telecomunicaciones, y en concreto la de


la red telefónica, se puede dividir en tres partes diferenciadas claramente en la mayor
parte de los casos (Figura 1-1), que son:
● Red de Transporte
● Red de Conmutación
● Red de Acceso
Alrededor de las cuales gira una estructura para la gestión y administración, que resulta
fundamental para la provisión de servicios y el mantenimiento operativo de la red.

Página 3

Si se tratase de una red pública de telecomunicaciones, al hablar de acceso, hay que


tener en cuenta el denominado Punto de Terminación de Red (PTR), que es el conjunto
de conexiones físicas o radioeléctricas y sus especificaciones técnicas de acceso que
se necesita para tener acceso a la misma y a los servicios que la utilizan como soporte.
En este punto es donde terminan las obligaciones de los operadores de redes y
servicios y es al que pueden conectarse los equipos terminales de telecomunicaciones,
actuando de alguna manera como frontera entre el lado del usuario y el lado del
operador.
Figura 1-2: Red de telecomunicaciones, mostrando claramente la frontera entre la red
de conmutación y transporte con la de acceso.

En la Figura 1-2 se puede ver un modelo de red válido para ofertar un gran número de
servicios, en donde se distingue perfectamente lo que es la red de conmutación y
transporte (red troncal) de lo que es la red de acceso. En general, la red de transporte,
que contiene los sistemas de transmisión y de interconexión entre los distintos
elementos de la red, puede ser válida y compartida por distintos tipos de servicios,
mientras que la red de conmutación suele ser específica del servicio prestado.

Así, para proporcionar el servicio telefónico fijo y/o móvil se utilizan centrales de
conmutación específicas y para el de datos se hace uso de nodos X.25, ATM, Frame
Relay, routers IP, etc., es decir, o conmutación de circuitos o conmutación de paquetes,
dos técnicas bastante diferentes ya que la primera se comporta de manera
transparente y ofrece un grado de calidad de servicio establecido, mientras que con la
segunda se tiene en cuenta el protocolo utilizado y no siempre se puede garantizar un

Página 4

grado de calidad de servicio pero, en cambio, se hace un uso más eficiente del
espectro, algo totalmente necesario cuando el número de usuarios es muy alto.

1.2. Redes de Conmutación de Circuitos

Las distintas redes de telecomunicación se pueden clasificar en función de la técnica


de conmutación empleada; así, tenemos las basadas en la conmutación de circuitos,
de paquetes o de mensajes, cada una adecuada para proporcionar determinados
servicios, siendo en general las de circuitos las adecuadas para cursar el tráfico de voz
ya que no introducen retardo, al que la misma es muy sensible llegando incluso a hacer
ininteligible una conversación si es muy elevado.

Por conmutación de circuitos se entiende la técnica que permite que dos terminales—
emisor y receptor—se comuniquen a través de un circuito único y específico,
establecido para tal propósito antes del inicio de la misma y liberado una vez que ha
terminado, quedando en este caso a disposición de otros usuarios para su utilización
de igual forma (Figura 1-3).
Figura 1-3: La conmutación de circuitos produce un retardo inicial, hasta que se logra
el establecimiento del enlace a través de todos los nodos que forman el circuito.

La red telefónica surge, a partir de la invención del teléfono por Alexander Graham Bell
(también se atribuye a Antonio Meucci) hace más de un siglo (año 1876), como
respuesta a la necesidad de interconectar los diversos usuarios que deseaban
establecer una comunicación vocal, y aunque en un principio era de iniciativa privada
pronto se convierte en pública (además en régimen de monopolio en la mayoría de

Página 5

los países) y cobra un protagonismo y una importancia tal que desborda las más
optimistas previsiones desde sus inicios hasta nuestros días, convirtiéndose en el
medio de comunicación por excelencia. Al acabar el 2005 son casi 1.300 millones las
líneas en servicio, de las cuales más del 40% se encuentran en Europa, un 25% en
Norteamérica, un 20% en la región Asia-Pacífico y un 8% en Latinoamérica.

Al ser la Telefonía Básica un servicio público, cualquiera puede acceder al mismo y, a


su través, tener acceso a multitud de aplicaciones telemáticas o de otro tipo; su uso
masivo y su desarrollo, gracias a la incorporación de técnicas digitales tanto en la
transmisión como en la conmutación y en los propios terminales, hacen que esta red
sea la más importante de todas cuantas existen, y no sólo para las comunicaciones
vocales, sino para transmisión de textos, datos o imágenes. Así, identificaremos las
redes de conmutación de circuitos como las telefónicas, por ser ésta su aplicación
característica.

Red telefónica conmutada

Cuando se establece una red de comunicaciones, en general, es necesario disponer de


unos nodos de conmutación y/o concentración y unos medios de transmisión que los
conecten; según la complejidad y el tamaño de la red su número será distinto, así como
la topología y ubicación que se utilice.

Si los terminales a comunicar lo van a hacer siempre de la misma manera y ésta es fija
o permanente, entonces lo adecuado será establecer un camino directo entre ellos,
estableciendo lo que se denomina un circuito punto a punto. Éste es un caso muy
común en la transmisión de datos, donde por ejemplo se conecta una oficina remota
con la central de la empresa para el intercambio de datos durante todo el día.

Si por el contrario la comunicación es esporádica y con distintos puntos, entonces no


resulta adecuado la solución anterior y se necesita disponer de unos nodos que, a
partir de la señalización recibida, establezcan en cada caso la ruta de interconexión
entre los terminales que desean establecer una comunicación. Ejemplo típico donde se
da esta situación es en el servicio telefónico básico (STB), donde se hace uso de la red
telefónica conmutada (RTC), que todos conocemos y utilizamos casi a diario.

1.3. Conmutación Analógica y Digital

La señal eléctrica generada por el aparato telefónico es de tipo analógico, modulada


por la voz, y limitada dentro de un ancho de banda comprendido entre 300 y 3.400 Hz.
Esta señal como tal ha de ser transmitida a lo largo de la red hasta alcanzar su destino
final, aplicando la menor distorsión y atenuación posible, para lo cual sufre un proceso
de digitalización (Figura 1-4) y codificación que se verá con detalle más adelante.

Página 6

La línea de transmisión utiliza diferentes soportes físicos, tales como hilos de cobre,
cables simétricos, cables coaxiales, fibras ópticas, radioenlaces o satélites de
comunicaciones; cada uno de ellos adecuado para transportar ciertas frecuencias, y
por tanto un determinado número de canales.
Figura 1-4: Proceso de digitalización de la señal vocal para su transmisión a través de
la red telefónica y regeneración de la misma en el extremo final.

Los hilos de cobre que unen al abonado con la central tienen una limitación importante,
y se utiliza un par para cada conversación; los cables simétricos ya permiten alcanzar
anchos de banda del orden de 1 MHz y, por tanto, pueden mane-jar varias
conversaciones simultáneamente; sin embargo, sólo empleando cables coaxiales, fibra
óptica o radioenlaces, se consigue un ancho de banda suficiente para pensar en
transmitir la señal agrupada en canales, capaces de transportar cada uno de ellos
desde unas decenas hasta varios miles de conversaciones, mediante el empleo de
señales portadoras de alta frecuencia.

Mientras que tradicionalmente los sistemas de transmisión empleados son analógicos,


en la actualidad existe la tendencia a la digitalización de toda la red con la utilización de
circuitos del tipo MIC (Modulación por Impulsos Codificados), también llamados PCM
(Pulse Code Modulation), que se están imponiendo por la elevada calidad y capacidad
que aportan.
Página 7

1.4. Centrales de Conmutación

El objetivo básico de una central telefónica es establecer el enlace entre dos


abonados—llamante y llamado—que desean establecer una comunicación; para ello
debe disponer de los medios físicos, funciones y señalización necesarios para
alcanzarlo con efectividad.

Como sucede en cualquier comunicación, es necesario fijar una serie de reglas y


métodos—protocolo—que gobiernen el proceso de intercambio de información, desde
el preciso momento de su inicio hasta su finalización.

En toda central telefónica se distinguen dos tipos de enlaces, los de entrada/salida de


otras centrales y los internos, necesarios para unir los abonados de la misma central.
Puesto que para conseguir la máxima eficacia el número de enlaces es inferior al de
abonados, ya que no todos ellos los utilizan simultáneamente, es necesario considerar
en los sistemas las llamadas etapas de concentración y expansión, así como otras de
distribución para el mejor aprovechamiento de los órganos de la central. Aunque las
etapas de concentración y expansión son muy similares, hay que tener en cuenta que
si bien en la primera el abonado que llama puede conectarse a cualquiera de los
enlaces de salida, en la segunda el enlace de llegada se conecta sólo al abonado
llamado.

En las etapas de concentración se realiza la operación de búsqueda: cuando un


abonado quiere efectuar una llamada hay que buscar un enlace que se encuentre
disponible; el número de entradas viene determinado por el de abonados, mientras que
el de salidas lo está en función del tráfico que éstos originen. En las etapas de
expansión se realiza la función de selección: cuando una llamada entra en la central
hay que seleccionar al abonado llamado, entre todos los pertenecientes a la central.

Evidentemente y como sucede en cualquier comunicación, independientemente del tipo


que ésta sea, es necesario fijar una serie de reglas y métodos—protocolo—que rijan el
proceso de intercambio de información, desde el preciso momento de su inicio hasta su
finalización. Todos estos pasos son los que se van a describir seguidamente, tomando
como ejemplo lo que sucede en una central urbana, ya que es el más general y válido.

Desde el punto de partida del abonado que desea establecer una comunicación se
tienen, ordenadamente, las siguientes funciones:
● Función de espera: La central debe reconocer en todo momento cuándo el
abonado procede a descolgar su aparato.
● Función de aviso: Es la encargada de indicar al abonado, mediante diversos
tonos, el proceso que sigue su llamada, tanto si tiene éxito y se completa
como si es rechazada. Entre los tonos más comunes, para todos los países y
tipos de centrales se encuentran el de “invitación a marcar”, por el cual sabe
el abonado que dispone de línea y puede proceder a enviar el número del
abonado llamado, el de “llamada”, por el cual sabe que se ha completado la

Página 8

llamada y que el abonado llamado está libre, el de “ocupado”, por medio del
cual se sabe que el abonado llamado tiene establecida otra comunicación, y
por último el de “línea muerta” que indica que el número marcado no tiene
asignado ningún abonado.
● Función de recepción de información numérica: Necesaria para el
intercambio de información—marcación—entre el abonado y la central o
entre centrales, de tal forma que las cifras recibidas puedan gobernar los
pasos de selección.
● Función de control: Es la encargada de establecer la comunicación,
interpretando la información recibida y elaborando las órdenes necesarias
para gobernar las selecciones que son consecuencia de la numeración
recibida, al mismo tiempo que efectúa la prueba de ocupación de los diversos
órganos de la central.
● Función de selección: Junto con la anterior, a la cual está íntimamente ligada,
es la más importante. Su misión es la de elegir, dentro de las posibles rutas,
la que ponga en comunicación a los dos abonados, pertenecientes a la
misma o a distintas centrales.
● Función de transmisión: Ésta es muy dependiente del tipo de tecnología
empleada, y se encarga del intercambio de información y señalización entre
centrales.
● Función de supervisión: Una vez que se ha establecido una comunicación es
necesaria la supervisión de los diferentes elementos que en ella intervienen
con el objeto de detectar y corregir rápidamente cualquier incidencia,
especialmente la desconexión de los órganos afectados.
● Funciones auxiliares: Además de las funciones básicas ya descritas, existe
todo un amplio abanico de nuevas y sofisticadas funciones, destinadas a dar
un mejor y más completo servicio a los diferentes abonados, introducir una
mayor economía en la conservación de las centrales y proporcionar un mayor
rendimiento del sistema instalado. Mencionamos como las más importantes
las de tarificación, identificación de abonados, transferencia de llamadas,
prioridades, rutas alternativas, diversificación de categorías, etc.

El Control por Programa Almacenado

El sistema de control es el encargado de dirigir y supervisar todas y cada una de las


funciones que realiza la central, tanto internamente—conmutación—como de cara al
exterior—generación de informes, señalización, tarificación, etc.—. El control puede ser
de varios tipos:
● Directo. Se realiza por el usuario en función de la marcación por él realizada
(centrales electromecánicas).

Página 9

● Indirecto. Los dígitos marcados se reciben en una unidad de control, que


procede a su análisis para la selección de la ruta más apropiada para la
conexión.

El control indirecto es el único que se utiliza, ya que permite una mayor flexibilidad y
abarca un mayor número de facilidades. De éste existen dos tipos: de “lógica cableada”
y mediante “programa almacenado” (SPC/Stored Program Control), siendo este último
el que en nuestro caso más nos interesa.

El control por programa almacenado se basa en el uso de microprocesadores


dispuestos en forma centralizada o distribuida, funcionando en espera pasiva, espera
activa o reparto de carga, que se encargan, con una gran velocidad, de la gestión de
todas las llamadas y demás funciones propias de la central.

1.5. La Señalización entre Centrales

Cuando una persona descuelga un teléfono y marca un número, casi de forma


inmediata, puede conectar con cualquier otra persona para establecer una
comunicación o con un terminal de datos para realizar un intercambio de información.
Este hecho, tan sencillo y a la vez tan eficaz, requiere, sin embargo, toda una compleja
y vasta estructura detrás como es la de la red telefónica, que tiene la gran ventaja y
virtud de ser totalmente transparente para el usuario, pasando desapercibida. El
secreto para que todo funcione a la perfección no es ni más ni menos que el sistema de
señalización de que está dotada, estandarizado y universal, adoptado por todos los
fabricantes de sistemas y operadores que prestan servicios al público.

A un nivel muy simple y explicado de manera muy sencilla, se pueden distinguir dos
tramos diferentes en el camino que sigue una comunicación telefónica: uno es el que
va desde el usuario hasta la central que le da servicio, lo que se llama bucle de
abonado o última milla (en inglés), y otro el comprendido entre las centrales origen y
destino de la llamada, que puede ser muy corto (caso de una comunicación en la
misma ciudad) o muy largo, pasando por múltiples centrales intermedias (caso de una
comunicación internacional). En uno y otro, la señalización utilizada para el intercambio
de comandos (usuario a red y entre nodos de la red) es diferente y específica del
mismo, debiendo cumplir el objetivo marcado y conseguir que todo el proceso sea
imperceptible para el usuario, que en cualquier lugar del mundo actúa de la misma
manera, sin necesidad de aprender nuevas reglas cuando se desplaza de un país a
otro.

Desde el lado del usuario, con independencia de la tecnología empleada, analógica o


digital, se sigue el proceso que se muestra en la Figura 1-7, en donde se muestran las
etapas que se suceden desde que se levanta el microteléfono para hacer una llamada
hasta que se da por finalizada la comunicación al colgarlo.

Si nos centramos en la parte de red, ya que es en ésta donde la señalización juega un


papel fundamental para el funcionamiento de la misma y la oferta de servicios hacia los
usuarios, entre ellos los denominados de red inteligente, tenemos

Página 10

que se pueden considerar dos tipos distintos de señalización: señalización por canal
asociado (CAS), el utilizado tradicionalmente, y señalización por canal común (CCS), el
que se está empleando en las modernas redes digitales. Veamos en qué consiste cada
una y las razones que están llevando al reemplazo de una por la otra.

1.5.1. Señalización por canal asociado y por canal común

La aparición de los microprocesadores, como unidades de control de las centrales, ha


dado lugar a la progresiva sustitución de los mecanismos de señalización
convencionales por métodos más avanzados que se inspiran en las técnicas de diálogo
entre procesadores, usuales en las redes de ordenadores. Ello ha dado lugar a una
nueva tipificación de la señalización: por canal asociado y por canal común (Figura 1-
5).
Figura 1-5: Los dos principales sistemas de señalización: CAS y CCS.

● Canal Asociado (Channel Associated Signaling). La señalización, de línea y


de registro, está directamente asociada al canal que transporta la
información. La voz viaja por los mismos circuitos y conjuntamente con las
señales de control, pudiendo ser la señalización por corriente continua
(Señalización DC en banda), tonos de frecuencia (fuera de banda) o digital
(ranura de tiempo 16 en la trama PCM).
● Canal Común (Common Channel Signalling). La señalización de todos los
canales se hace por un canal específico, dentro de los disponibles. Varios
canales de información se combinan junto con los de señalización dentro de
un medio de transmisión común, para lo cual las distintas señales se

Página 11

codifican y mezclan en el extremo emisor, realizándose el proceso contrario


en el receptor, para recuperar la señal digital original.

En el sistema de señalización por canal asociado (CAS) la señalización viaja por el


mismo camino del canal, mientras que si se emplea la señalización por canal común
(CCS), las señales viajan por su propio camino, constituyendo éstos una red—de
señalización—en sí misma, que transporta la información entre las centrales y, por lo
tanto, permite tratarlas como abonados en la red de señalización. En este último caso,
son los procesadores de las centrales los que se comunican entre sí mediante una
transferencia de datos y ya no se necesita distinguir entre las señales de línea y de
registro como sucedía en la señalización por canal asociado.

La señalización por canal común, cuyo ejemplo más significativo es el SS7 del CCITT,
reporta muchas ventajas, entre ellas el que se puede compartir un dispositivo de
señalización común, con capacidad de atender miles de llamadas, por lo que se ahorra
en equipo, y transmite mucha más información y más rápidamente por el canal de 56
(EE.UU.) o 64 kbit/s (Europa) que lo que se consigue con una señalización
multifrecuencia, propia de la señalización por canal asociado. Sin embargo, esta
señalización, al ser más potente, lleva aparejado un incremento en la necesidad de
señalización, debido fundamentalmente a la cantidad y variedad de servicios que
pueden ofrecerse con ella, un hecho que podemos comprobar con las continuas ofertas
que hacen todos los operadores, tanto de servicios fijos como móviles: los nuevos para
conseguir entrar y los establecidos para evitar que les quiten cuota de mercado. Sin la
capacidad que proporciona una señalización de este tipo no podría existir
diferenciación real en la oferta más que en cuanto a precios se refiere, ya que en
cuanto a conmutación de llamadas todos los equipos del mercado se comportan de
manera muy similar. Otras dos ventajas importantes que aporta son el hecho de
permitir la señalización durante todo el tiempo que está establecida la comunicación, y
no solamente al principio, y admitir el intercambio de señales entre centrales que no
están directamente conectadas por enlaces.

1.5.2. Sistemas de señalización del CCITT

El CCITT (ahora ITU-T) a lo largo del tiempo ha recomendado los sistemas de


señalización más adecuados, en comunicaciones internacionales, para el intercambio
de información entre centrales en función de la tecnología disponible en cada
momento. Éstos son:

Nº 1: Nacido en el año 1934 para servicios internacionales manuales, empleaba una


frecuencia de 500 Hz, interrumpida con una cadencia de 20 Hz.

Nº 2: Surge en el año 1938 para el servicio semiautomático, y se basa en dos


frecuencias de 600 y 750 Hz, pero nunca ha sido utilizado.

Nº 3: Se desarrolló entre los años 1946 y 1949 para ser usado en enlaces
unidireccionales, haciendo uso de una frecuencia de 2.280 Hz.

Página 12
Nº 4: Desarrollado entre los años 1953 y 1954 para ser empleado en enlaces
internacionales, hace uso de dos frecuencias vocales (2.040Hz y 2.400 Hz).

Nº 5: Normalizado en el año 1964 para enlaces intercontinentales, vía cable submarino


o satélite, con frecuencias de 2.400 y 2.600 Hz para la señalización de línea y 700, 900
y 1.700 entre registradores, enviándose en código 2:6.

Nº 6: Se inicia en el año 1961 siendo su característica principal que separa los circuitos
de conversación de los de señalización, enviándose las señales de control en código
digital binario y el flujo de información por varios canales utilizando la técnica de
multiplexación por división en el tiempo. Es el primero en contemplar la señalización
por canal común, estando extendido en los Estados Unidos, donde surgió.

Nº 7: El sistema de señalización por canal común (CCSS#7, SSCC 7 o simplemente


SS7), fue adoptado en el año 1988 y es el estándar para las redes públicas de
conmutación de circuitos, incluyendo la RDSI, las redes móviles celulares y la red
inteligente.

1.5.3. El sistema de señalización Número 7

El sistema de señalización por canal común número 7 (SS7), adoptado por el CCITT en
el año 1988, es un sistema de señalización avanzado o, más bien, toda una
arquitectura que incluye funciones y protocolos para el establecimiento de la llamada,
encaminamiento y control, destinada a convertirse en estándar para las redes públicas
de conmutación de circuitos, incluyendo la RDSI y las redes inteligentes. Consta de
cuatro niveles (Figura 1-6), a semejanza del modelo OSI, que contienen los siguientes
protocolos: el MTP (Message Transfer Part) que realiza muchas de las funciones de los
tres primeros niveles de OSI, el SCCP (Signaling Connection Control Part) que añade
las funciones de direccionamiento OSI a MTP, el TUP (Telephone User Part) diseñado
para telefonía vocal, el TCAP (Transaction Capabilities Applications Part) para servicios
de red inteligente y el ISUP (ISDN User Part) para redes de servicios integrados.
Información técnica detallada sobre este sistema de señalización se puede encontrar
en las Webs de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), del Instituto
Nacional Americano de Estándares (ANSI) y del Instituto Europeo de Estándares de
Telecomunicaciones (ETSI).

La vía de transmisión es un canal a 64 kbit/s, que puede ser uno de los canales en un
sistema PCM de tráfico normal o un enlace de señalización dedicado. La vía de
señalización está separada de la vía de habla (por tal razón se denomina señalización
fuera de banda) y sirve, simultáneamente, a un gran número de circuitos de voz
(señalización por canal común). La información de señalización se lleva digitalmente en
paquetes llamados mensajes.
Página 13

El conjunto total de información que se proporciona con esta señalización es mucho


más grande que con los tipos de señalización anteriores (CAS) y la vía de señalización
no necesita ir por el mismo medio físico por donde van los canales de comunicación a
los cuales sirve, pudiendo incluso los canales de señalización formar una red de datos
de señalización. Como la señalización no está directamente asociada con la vía de
comunicación, todos los mensajes (paquetes de datos) que se intercambian los
procesadores de las centrales deben llevar información sobre el punto de origen, el
punto de destino y la vía de comunicación (circuito) a ser conectada.

Figura 1-6: Protocolos del SS7 con relación a la pila de 7 niveles del modelo OSI.
Es interesante remarcar el hecho de que mientras el SS7 se emplea sólo para la
señalización entre nodos de la red telefónica pública, en el caso de la RDSI, la
señalización por canal D extiende el concepto de señalización fuera de banda a la
interfaz entre el usuario y su central local, utilizando este canal para ello y los canales B
para la transferencia de información de voz o datos.

1.5.4. La señalización Q-SIG

La señalización Q-SIG es el tipo de señalización que se ha normalizado en el ámbito


europeo para conectar Sistemas Telefónicos Privados (PBX) y evitar los problemas que
surgen debido a la proliferación de numerosos procedimientos de señalización
propietarios incompatibles entre sí. La base de esta señalización radica en la
estandarización del punto de referencia Q (el nombre de señalización Q-SIG le viene
con relación a su punto de referencia “punto Q”, que es el “punto S/T” definido en la
RDSI pública), con la que se pretende poner de acuerdo a distintos fabricantes y
administraciones en procedimientos de señalización que permitan la interconexión y
provisión de servicios complementarios entre equipos de distinta procedencia.

La señalización Q-SIG proporciona unos servicios suplementarios superiores a los


ofrecidos por la Red Pública y ello es debido a que los requerimientos de las redes
privadas pasan por obtener a nivel de red un grado de servicio similar al existente en
las PBX a nivel local. Básicamente, la señalización Q-SIG pretende una serie de
ampliaciones sobre la señalización de canal “D” definida por CCITT para la RDSI, para
potenciar las posibilidades de dicha señalización en entornos de redes privadas de
empresa.

La señalización Usuario-Usuario (SUU) está basada en las opciones definidas en el


CCITT para entornos privados y enlaces simétricos. Diversos fabricantes han añadido
dentro de la SUU propietaria elementos de información y procedimientos para la
provisión de nuevos servicios no implementados en la RDSI pública. La introducción de
estos procedimientos SSU es exclusiva de cada fabricante siendo incompatibles entre
sí. La solución se encuentra en la definición como estándar de los elementos de
información y procedimientos que se vayan considerando necesarios para satisfacer
los requerimientos de las redes privadas.

Éste es el proceso emprendido por los especificadores de la Q-SIG, que en una


primera fase comprende el acuerdo para la llamada básica y la presentación/restricción
del número llamante y del número conectado. Con posterioridad a las especificaciones
indicadas han surgido otras adicionales que definen los siguientes servicios
suplementarios: transmisión del nombre, información de tarificación, desvío directo
sobre ocupado y no contesta, ruta óptima, transferencia de llamadas, rellamada sobre
ocupado o no contesta, llamada en espera, no molesten e intrusión.

1.5.5. Establecimiento y fin de una llamada


A pesar de todos los nuevos servicios, la llamada telefónica sigue siendo la tarea más
importante de la red telefónica y el proceso que se sigue para poner un usuario en
comunicación con otro apenas ha variado en los más de 100 años que llevan en vigor
las centrales de conmutación. Se utiliza otra tecnología y el proceso puede ser más
seguro y más rápido, pero el proceso, en lo fundamental, sigue siendo el mismo. Es por
ello que la red telefónica permite la comunicación entre dos usuarios cualesquiera, no
importa dónde estén y cuáles sean las redes telefónicas que se utilicen, ya que la
señalización hará que ello sea posible y con una fiabilidad cercana al 100%, mucho
más alta que la que se obtiene con las modernas redes de comunicación de datos.

El proceso que se sigue para establecer una comunicación telefónica se muestra en la


Figura 1-7, y se basa en las señales que se intercambian entre el terminal del abonado
(teléfono) y la central local a la que está conectado.

Figura 1-7: Procedimiento para el inicio y fin de una comunicación telefónica a través
de la Red Telefónica Conmutada.

El procedimiento es tan simple como indicar a la central que se desea establecer una
llamada, lo que se hace al descolgar el microteléfono, e indicarle el número del usuario
de la red con el que se desea contactar marcándolo en el dial o teclado del terminal; a
partir de aquí, se genera toda una serie de pasos, imperceptibles para el usuario, para
establecer un circuito, y una vez se ha logrado se comunica a ambos extremos—
distante y local—mediante el timbre de llamada y un tono respectivamente,
procediéndose a la comunicación una vez que el usuario remoto des-cuelga. Si no lo
hace o se encuentra comunicando, se informa al usuario local para que actúe en
consecuencia. La terminación de la comunicación se puede iniciar por cualquiera de los
dos extremos, al colgar el microteléfono, una situación que detecta la central local e
inicia el procedimiento hacia atrás para liberar todos los elementos implicados en la
comunicación, quedando libres para recibir una nueva llamada.

Por supuesto, existen varios procedimientos de señalización más o menos complejos


entre las centrales de tránsito para comunicar el número de destino y establecer la ruta
que ha de seguir la comunicación, así como liberar el circuito una vez que ésta ha
terminado. El más utilizado, en las redes digitales, es el SS7 que se ha visto
anteriormente.

Página 16

1.6. Medios de Transmisión

Para llevar a cabo una conversación telefónica se precisa, además de las centrales de
conmutación, de unos medios de transmisión que las enlace. A través de estos medios
se constituyen los circuitos individuales que van a poner en comunicación el terminal de
un usuario con el de su interlocutor, proporcionando un canal normalizado de 4 kHz, o
de 64 kbit/s si es digital.

Los sistemas de transmisión telefónica pueden dividirse, en una primera instancia, en


sistemas analógicos y digitales.

Dentro de los sistemas analógicos encontramos los sistemas monocanales en baja


frecuencia, en los que se transmite un canal telefónico (300-3.400 Hz) sin efectuar
ningún tipo de proceso de señal, salvo la amplificación cuando sea necesaria, con
transmisión a 2 o a 4 hilos, y los sistemas multicanales en alta frecuencia,
denominados también sistemas por corrientes portadoras o sistemas MDF
(Multiplexado por División en Frecuencia), en los que utilizando técnicas de
multiplexación analógica se agrupan varios canales para su transmisión por un portador
determinado, siendo sistemas a 4 hilos, físicos o equivalentes.
En los sistemas digitales se realiza una multiplexación en el tiempo MDT (Multiplexado
por División en el Tiempo), para lo cual se codifican las señales correspondientes a los
distintos canales a transmitir, asignándole a cada código un tiempo determinado sobre
la base del régimen binario con el que se pretenda realizar la transmisión.

Los medios más comunes empleados para la constitución de los circuitos, son:
● Cables de pares.
● Cables coaxiales.
● Fibra óptica.
● Enlaces de microondas.
● Satélites.

1.6.1. Cables de pares

La acometida interior en casa de los usuarios se realiza con el típico cable de color
crema, constituido por dos hilos de cobre electrolítico recocido de calibre 0,5 mm. La
identificación de los conductores se realiza mediante un resalte o nervio dispuesto
longitudinalmente en uno de ellos.

Para la acometida exterior se emplea el típico cable negro formado por dos
conductores de acero cobreado de calibre 1 mm, dispuestos en paralelo, con una
resistencia máxima de los conductores de 90 ohmios/km y mínima de aislamiento de
250 Mohmios/km, que lleva un alambre de acero galvanizado en el caso en que

Página 17

sea autosoportado. Si se requieren varios pares se emplean cables conteniendo la


cantidad necesaria.

El bucle de abonado es siempre a dos hilos (par de cobre), y se emplea tanto para la
transmisión como para la recepción, pero al llegar a la central interurbana se
transforma, mediante la bobina híbrida, a cuatro hilos, separándose entonces una de
otra, ya que al efectuarse la unión con otras ciudades a través de sistemas de
transmisión, éstos necesitan cuatro hilos para transmitir la conversación por emplear
circuitos amplificadores que son unidireccionales. En el caso de centrales locales
digitales, este paso, de dos a cuatro hilos, se hace en ellas.
Figura 1-8: Diferentes tipos de cables de pares.

Cables simétricos (pares ycuadretes)

Los cables de pares simétricos están formados por conductores de cobre electrolítico
de diversos calibres (normalmente de 0,32 a 1,30 mm), rodeados de un aislante, que
puede ser de diversos tipos (papel, pulpa y plástico), y de una cubierta que tiene
distinta constitución y sirve para agruparlos y proteger al núcleo.

Los cables de pares (su número es múltiplo de 25) se construyen reuniendo los
conductores de cobre, convenientemente aislados, en pares que a su vez son
torsionados con 25 pasos diferentes a fin de reducir los desequilibrios de capacidad
par-par, que dan lugar a diafonía entre pares. Este tipo de cables (Figura 1-8) se

Página 18
utiliza ampliamente para formar las redes urbanas, existiendo una gran variedad de
ellos.

Los cables de cuadretes se forman agrupando los hilos conductores de cuatro en


cuatro, formando los cuadretes. Dadas sus características de respuesta a alta
frecuencia, se utilizaron ampliamente para el enlace entre centrales interurbanas, pero
hoy en día se han sustituido por los coaxiales y la fibra óptica, que ofrecen mejores
prestaciones.

Conversión 2/4 hilos

La misión de las bobinas híbridas es adaptar el circuito a dos hilos del bucle de
abonado a los cuatro hilos que conforman un circuito interurbano, siendo un par para
transmisión y otro para recepción. Si esta adaptación fuese perfecta, no habría retorno
de señal en ninguno de lo dos sentidos, pero como esto, normalmente, no ocurre así ya
que la impedancia de cada bucle de abonado es diferente por serlo su longitud, sucede
que se producen desacoplamientos que hacen que parte de la señal transmitida, en el
extremo receptor, se induzca en el circuito contrario resultando en una señal que se
mezcla con la generada en dicho extremo y que es captada como un eco, que si es
muy grande, puede molestar considerablemente.

Por esta causa se hace necesario el empleo de circuitos “supresores de eco” que o
bien abren el circuito de retorno para evitar que la señal inducida llegue al emisor, o
bien introducen pérdidas altas en el mismo para que llegue muy debilitada y no
moleste. El inconveniente que presentan es que con su empleo solamente se puede
mantener la conversación en un único sentido, lo que convierte la línea en semidúplex.
Modernamente, se han introducido los “canceladores de eco” cuya función es similar
pero ejecutada de forma diferente, con la introducción de filtros adaptativos que
eliminan toda la señal de retorno que tenga parecido con la emitida, por lo que se
puede mantener la conversación en ambos sentidos de manera simultánea.

1.6.2. Cables coaxiales

Los cables coaxiales han sido ampliamente empleados en telefonía, como medios de
transmisión de gran capacidad para la unión de centrales y para la constitución de
circuitos internacionales, terrestres o submarinos.

Un cable coaxial está constituido por dos conductores de cobre o de aluminio, uno
interior cilíndrico y macizo, insertado dentro de otro exterior y separado de él por un
material aislante, que puede estar inyectado de forma continua o espaciadamente,
formando una espiral o anillas, constituyendo ambos un conjunto concéntrico. Esta
estructura garantiza un buen apantallamiento y evita pérdidas por radiación al exterior.
Una variante utilizada en comunicaciones de datos, pero que presenta un principio de
funcionamiento muy diferente, es el cable twinaxial, constituido por dos conductores
paralelos dentro de un cilindro conductor exterior y un aislante intermedio.

Página 19

Los cables utilizados, según las recomendaciones hechas por la UIT, son:
● G.621—Microcoaxial, de 0,7/2,9 mm (relación Ø interior/exterior) y 75 Ω
● G.622—Coaxial pequeño: 1,2/4,4 mm (relación Ø interior/exterior) y 75 Ω
● G.623—Coaxial normal: 2,6/9,5 mm (relación Ø interior/exterior) y 75 Ω

La atenuación que presentan, para una frecuencia de 1 MHz varía desde 9 dB/km en el
G.621 hasta los 2 dB/km en el G.623 y en todos ellos R=75 ohmios.

Los cables coaxiales individuales se agrupan en mazos para formar cables a su vez
mayores y, en caso de ir enterrados en el lecho submarino, requieren de técnicas
especiales de construcción para evitar las tensiones y la corrosión.
Figura 1-9: Composición de la fibra óptica.

1.6.3. Fibra óptica

La fibra óptica es un medio de transmisión constituido por un núcleo de vidrio o plástico


y un revestimiento que mantiene la luz en su interior (Figura 1-9). Presenta dos grandes
ventajas frente a los cables de cobre: un mayor ancho de banda e inmunidad frente a
interferencias electromagnéticas, por lo que es ampliamente utilizado, conforme su
precio se va reduciendo y se alcanzan mayores distancias sin repetidores, para la
interconexión de centrales, reemplazando a los coaxiales.

Página 20

La señal eléctrica se transforma en luminosa y, modulada en forma de pulsos, se


transmite a través del núcleo hasta el receptor, donde es convertida en eléctrica, sin
que haya una gran pérdida de potencia. Si comparamos, por ejemplo, la capacidad de
transmisión de los tres medios más comunes, vemos que mientras un cable de pares
presenta 10 Mbit/s y un cable coaxial 300 Mbit/s, en la fibra óptica puede ser superior a
2 Gbit/s, con atenuaciones inferiores a 0,2 dB/km. Las longitudes de onda (nm) a las
que la fibra presenta menos atenuación se denominan ventanas, existiendo
básicamente tres: 1a, 2a y 3a.
1a ventana 2a ventana 3a ventana

850 nm 1.300 nm 1.550 nm

Principales características

Las principales características de la transmisión, fibra y cables de fibra se detallan


seguidamente:
● Permiten la multiplexación de múltiples señales en la misma fibra, utilizando
diferentes frecuencias portadoras (FDM). De esta manera se incrementa la
capacidad de transmisión.
● Es una de las transmisiones más seguras, puesto que al no radiar energía al
exterior, hace que resulte imposible la detección de la señal que está siendo
transmitida, siendo necesario para ello interferir en el sistema, algo bastante
difícil de hacer sin que sea detectado, pues para ello habría que interrumpir el
enlace durante un largo período de tiempo.
● Tienen pocas pérdidas de potencia, debidas fundamentalmente a la
absorción de la señal y no a la radiación; por lo que se pueden conseguir
enlaces de varias decenas de kilómetros sin necesidad de usar
amplificadores de señal.
● Puesto que la señal se transmite mediante fotones, en lugar de electrones,
este sistema resulta inmune a cualquier interferencia electromagnética
procedente del exterior; esto significa ausencia total de ruido, y por tanto de
errores en la transmisión. Al mismo tiempo, se evita el riesgo de incendios y
explosiones en instalaciones propensas a ellos.
● El tamaño de los cables de fibra óptica utilizados es muy pequeño, siéndolo
asimismo su peso, lo cual facilita enormemente su instalación,
disminuyéndose el coste de la misma y de su posterior mantenimiento.
● Es inmune a las condiciones climáticas externas, tales como agua,
temperatura, etc. Sin embargo, debido a fisuras en la cubierta protectora,
puede penetrar la humedad en el interior del cable y deteriorar la fibra, por lo

Página 21

que, para protegerla, se rellena el interior con un gel que evita la entrada de
agua en el mismo.
● Debido al perfecto aislamiento de la fibra del medio exterior, la tasa de error
de la transmisión es muy baja; generalmente, de 10 –9.

Fibra Monomodo

Si el diámetro del núcleo de la fibra (suele ser entre 1 y 10 μm y el del recubrimiento en


torno a los 125 μm) es similar a la longitud de onda, sólo un rayo o modo puede viajar a
través de ella, denominándose “fibras monomodo”. Esta solución proporciona un gran
ancho de banda, pero está sujeto a una gran atenuación. Las fibras monomodo operan
en 2a y 3a ventanas y se emplean normalmente en enlaces de larga distancia—enlaces
interurbanos con repetidores—y/o elevada velocidad de flujo. Su atenuación típica varía
entre 0,5 y 1 dB/km (3a y 2a ventana respectivamente) y en este caso el pulso de salida
es igual al de entrada.

Fibra Multimodo

Para que se transmita en modo multimodo se precisa que el diámetro del núcleo sea
muy superior a la longitud de onda de la señal luminosa a transmitir. Ésta, que entra
por un extremo de la fibra con diferentes ángulos, se ve refractada innumerables veces
en su camino hacia el otro extremo, llegando por tanto con diferentes fases. Los
diferentes ángulos de entrada dan lugar a los distintos modos, y una fibra que los
soporta se denomina “fibra multimodo”; en éstas el diámetro del núcleo suele estar
comprendido entre los 50 y 62,5 μm, y el del recubrimiento en torno a los 125 μm. Se
utilizan para enlaces entre centrales urbanas o de corta distancia donde no se requiera
excesiva capacidad ni el empleo de repetidores. Este tipo de fibras operan en 1 a y 2a
ventanas.
● Multimodo de índice escalonado. En éste, también llamado de salto de
índice, la superficie de separación entre el núcleo y el revestimiento está
claramente definida y diferenciada, por lo que los rayos luminosos se reflejan
justo en ella.
● Multimodo de índice gradual. En éste, se varía gradualmente el índice de
refracción, tanto del núcleo como del revestimiento, de forma que es máxima
en el interior del núcleo, y por tanto mínima la velocidad. Los rayos luminosos
se reflejan en diferentes capas próximas.

La construcción del cable ha de proteger a las fibras contra muchos factores externos,
tales como tracción, aplastamiento, abrasión, corrosión, envejecimiento, etc., todo ello
sin reducción de las características de transmisión de ellas, debiendo cumplir la
normativa industria internacional al respecto (UIT-T o IEC) y esperándose una vida útil
de los mismos en torno a los 40 años.

Un factor muy importante a considerar en la construcción de ciertos tipos de cable es


su resistencia mecánica, sobre todo si van a estar enterrados en el suelo o

Página 22

son submarinos. El blindaje con trenzas de acero suele ser la mejor solución en este
caso. En el caso de un cable aéreo, suele ser además necesario la adición de un cable
de acero portante, capaz de soportar todo el peso del cable entre los postes de
sujeción, ya que el elemento central no suele ser suficiente.

1.6.4. Enlace de microondas

Para la transmisión de señales vía radio se utilizan dos estaciones, una emisora y otra
receptora, que han de tener un enlace visual y utilizar antenas parabólicas de
dimensiones adecuadas, según la longitud de onda (frecuencia) de la señal a transmitir
y de los márgenes de potencia disponibles. El enlace puede ser tanto terrestre como
espacial, según que las estaciones estén situadas sobre la Tierra o en órbita (satélites).

En la tabla de la Figura 1-10 se muestra la división en bandas de frecuencias que ha


hecho la UIT del espectro radioeléctrico, englobando la 10 a las microondas.
Figura 1-10: Nomenclatura de las bandas de frecuencias según la UIT (Unión
Internacional de Telecomunicaciones).

● Ondas de extremadamente baja frecuencia (ELF). Forman la banda de 30


a 300 Hz. Son señales audibles y no tienen interés desde el punto de vista de
las telecomunicaciones.

Página 23

● Ondas de muy baja frecuencia (VLF). Se denominan así las comprendidas


en la banda de 3 a 30 kHz. Por debajo de los 30 MHz la ionosfera refleja o
absorbe las ondas, permitiendo la propagación a largas distancias, razón por
la que se utilizan para transmisiones que pretenden un gran alcance.
● Ondas de baja frecuencia (LF). Son las comprendidas en la banda de 30 a
300 kHz. Presentan una propagación similar a las VLF, salvo durante el día,
con una absorción (atenuación) mayor.
● Ondas de media frecuencia (MF). Se encuentran en la banda de 300 a
3.000 kHz. Presentan baja atenuación por la noche y alta durante el día,
siendo utilizadas para radiodifusión y servicio móvil marítimo.
● Ondas de alta frecuencia (HF). Comprendidas en la banda de 3 a 30 MHz.
Su propagación depende mucho de las condiciones de la ionosfera, por lo
que su alcance será variable según las horas del día y la estación. Se utilizan
para múltiples aplicaciones a distancias moderadas y largas, como es en el
servicio móvil marítimo.
● Ondas de muy alta frecuencia (VHF). Comprendidas dentro de la banda de
30 a 300 MHz. Su propagación se realiza en línea recta y se utilizan para
transmisiones a corta distancia, en televisión, radio FM, radar, navegación
aérea y el servicio móvil marítimo. La ionosfera es transparente a las mismas.
● Ondas de ultra alta frecuencia (UHF). Forman la banda de 300 a 3.000
MHz. Poseen características de propagación similares a las VHF, siendo la
banda empleada para el servicio de Telefonía Móvil Celular, tanto GSM como
UMTS, así como el de comunicaciones inalámbricas (Wi-Fi, Bluetooth y
WiMax) y de satélite.
● Ondas de súper alta frecuencia (SHF). Forman la banda de 3 a 30 GHz.
Las ondas pasan a denominarse “microondas” en razón de su pequeña
longitud de onda—de sólo unos pocos centímetros—, viéndose muy
afectadas en su propagación por los elementos meteorológicos, que pueden
ocasionar atenuaciones muy importantes. Su propagación es en línea recta y
son utilizadas en radioenlaces de gran capacidad, radares, radionavegación y
comunicaciones entre satélites.
● Ondas de extremadamente alta frecuencia (EHF). El resto de la parte alta
del espectro—de 30 a 3.000 GHz—constituye las ondas milimétricas y
decimilimétricas que forman el espectro de infrarrojos, luz visible y
ultravioleta, no siendo interesantes desde el punto de vista de las
comunicaciones móviles. Son utilizadas para la transmisión de señales a
través de fibra óptica, rayos láser o infrarrojos. Presentan una gran capacidad
de transmisión, debido al gran ancho de banda disponible.

Página 24

1.6.5. Satélites

Los sistemas de comunicaciones actuales vía radio que utilizan microondas requieren
que exista un enlace visual directo entre el emisor y el receptor. Esto muchas veces
limita sus aplicaciones porque se alcanzan sus límites en cuanto a distancia, debido a
las características del terreno, obligándonos a colocar varias estaciones repetidoras,
con el coste que ello implica, o utilizar la propiedad de la reflexión de las ondas de radio
en la ionosfera—capa situada a 100 km de la superficie terrestre—(sistemas
troposcatter) en las bandas UHF y SHF.

Una manera de evitar este problema consiste en colocar un único repetidor—satélite—,


situado a gran distancia de la Tierra en una órbita geoestacionaria (36.000 km sobre el
Ecuador/una vuelta cada 24 horas), desde el que tenemos visión hacia una gran zona,
un continente incluso. Otro tipo de órbita es la denominada geosíncrona, que implica
una vuelta cada 24 horas pero situándose el satélite en un plano distinto al del ecuador.

Intelsat y Eutelsat cubren Europa con transponders (repetidor que recoge la señal, la
traslada de frecuencia y la reenvía) de baja potencia, mientras que Astra e Hispasat lo
hacen con transponders de media/alta potencia.

Características del enlace

La transmisión se origina en un solo punto; desde una estación terrestre se envía hacia
el satélite, que actúa como repetidor, enviando la señal recibida desde múltiples
estaciones. Debido al largo camino que ha de recorrer la señal (71.800 km), existe un
retardo entre el momento en que se emite ésta y el momento en que es recibida
(generalmente de 240 milisegundos), por lo que hay que tomar precau-ciones. Esto no
influye en las transmisiones en un solo sentido, tales como radio y TV, pero sí lo hace
en aquellas bidireccionales, como pueden ser las conversaciones telefónicas y la
transmisión de datos, debiéndose tener en cuenta—mediante el empleo de
canceladores de eco—para evitar sus efectos.

Los satélites de comunicaciones se encuentran equipados con múltiples repetidores


(transponders), de 6 a 20, que pueden ser asignados a diferentes usos, permitiendo de
esta manera el tratamiento simultáneo de infinidad de señales; siendo típicos anchos
de banda de 36 MHz en la banda de frecuencias comprendida entre 4 y 6 GHz (banda
C) que soporta entre 960 y 1.800 canales, 12/14 GHz (banda Ku) y 20/30 GHz (banda
Ka), con menores longitudes de onda en las dos últimas.

Existe una gran diferencia entre las comunicaciones vía satélite y las que usan otros
medios de transmisión terrestres; básicamente:
● Gran capacidad de transmisión, con una capacidad por repetidor de unos
3.000 canales, pudiendo utilizar diferentes bandas de frecuencia de
microondas.

Página 25

● Capacidad para una transmisión de radiodifusión. La antena transmisora


puede enviar señal a una amplia zona, permitiendo a multitud de usuarios la
captación de las señales de radio y TV. Éste es uno de sus principales usos,
para crear redes de CATV.
● Posibilidad de crear una red de telefonía móvil utilizando una constelación de
satélites de órbita baja (LEO), unida a la red telefónica fija y celular.
● Coste de transmisión independiente de la distancia entre el emisor y el
receptor, por lo cual es un medio muy interesante para realizar
comunicaciones entre continentes o entre países alejados, aunque esta gran
cobertura trae consigo el problema de su poca seguridad, a menos que la
información se codifique.
● Existe un apreciable retraso en la propagación de la señal, que puede llegar a
0,5 segundos, incompatibles con ciertas aplicaciones.

1.7. El Tráfico Telefónico

Para cualquier análisis es fundamental conocer cómo se reparte el tráfico telefónico,


mostrando la experiencia que las llamadas aparecen en cualquier instante,
independientemente unas de otras—proceso aleatorio—y son de duración variable
pero con una media de dos a tres minutos, dependiendo del país. La utilización media
de una línea telefónica en nuestro país, durante el año 2005, ha sido tan sólo de unos
15 minutos por día, una cifra bastante pequeña, aunque no muy inferior a la de otros
países de nuestro entorno.

Erlang: Es la intensidad de tráfico de un órgano o grupo de órganos en los que el


tiempo de observación coincide con el tiempo total de ocupación, entendiendo por tal la
suma de los tiempos de ocupación parciales. Por definición, la ocupación total durante
una hora equivale a 1 Erlang.

siendo n(t) el número de líneas ocupadas en un instante “t”. También, lo podemos


expresar como:

en donde t es el tiempo medio o duración de la llamada en minutos y n es el número de


llamadas cursadas; así, si se realizan 20 llamadas con una media de 3 minutos,
tenemos un Erlang.

En la Figura 1-11 se muestran distintas situaciones de tráfico y el valor en Erlangs que


representan.
Página 26

Figura 1-11: Tráfico en Erlangs para distintas situaciones.

1.8. Digitalización y Compresión de la Voz

La tecnología digital aplicada a las redes telefónicas no es nada nuevo y se viene


utilizando desde hace muchos años, en base a las ventajas que representa el
tratamiento de las señales digitales frente a las analógicas, como es la posibilidad de
poder multiplexarlas, comprimirlas y estar menos afectadas por la atenuación o ruidos
que se puedan producir en el canal de transmisión. La técnica ampliamente utilizada en
la red telefónica conmutada, que se verá con detalle en el Capítulo 2 al estudiar la
RDSI, es la denominada PCM o Modulación por Impulsos Codificados.

La voz, una señal analógica dentro de la banda de 300 a 3.400 Hz, una vez digitalizada
según la técnica PCM de codificación por forma de onda, se convierte en un flujo de
ceros y unos a una velocidad de 64 kbit/s, que permite una gran calidad en su
reproducción en el extremo receptor. Dado que a veces es posible sacrificar la calidad
en base a ocupar un menor ancho de banda, existen diversas técnicas de compresión
a tal efecto (Figura 1-12), que consiguen poder transmitir la voz con tan sólo un flujo de
datos de 8 kbit/s o incluso menor. La calidad que se obtiene se ve afectada no sólo por
el grado de compresión que se aplique, sino por cuál sea la técnica que se utilice para
ello y, así, distintos procedimientos (por forma de onda, por parámetros, etc.) resultan
en un grado de calidad distinto que es apreciado por el usuario en forma de molestia o
ininteligibilidad, empleándose para su medida el

Página 27

denominado MOS (Mean Opinion Score) o Grado de Calidad Percibido, con una
escala de uno a cinco (Figura 1-13), siendo 5 el valor más alto y 1 el más bajo, en el
que la distorsión es tal que resulta prácticamente imposible entender una conversación.
Este método de valoración de la calidad de la voz es válido también para otros casos,
que no sean estrictamente el servicio telefónico.
Figura 1-12: Distintos estándares para compresión de la voz.

1.9. Estructura de la Red Telefónica

La conmutación telefónica es el proceso mediante el cual se establece y mantiene un


circuito de comunicación, capaz de permitir el intercambio de información entre dos
usuarios cualesquiera. La imposibilidad de tener permanentemente conectados todos
los usuarios entre sí, con dedicación exclusiva de ciertos medios para su uso, es lo que
hace necesario el empleo de un sistema que permita establecer el enlace para la
comunicación solamente durante el tiempo que ésta dure; estos sistemas que
consiguen una mayor eficacia son las centrales telefónicas en sus diversas
modalidades.

Si utilizáramos una estructura de red en malla, donde cada usuario se conecta con el
resto mediante un enlace físico, se necesitarían (N × N-1)/2 enlaces, en

Página 28

donde “N” es el número de usuarios a conectar; esta solución, como se puede


observar, es inviable a partir de unos pocos usuarios y su eficiencia es muy baja ya
que, por ejemplo, para una red con sólo 5 usuarios se necesitan 10 enlaces, lo que
resulta en un 2/10=20%. Tomando el mismo ejemplo, pero con una estructura en
estrella, en donde el punto central es la Central de Conmutación, se necesitarían tan
sólo 5 enlaces, siendo, en este caso la eficiencia de 5/5=100%. Las redes en malla
resultan adecuadas cuando el tráfico es alto y la distancia pequeña, mientras que las
redes en estrella son ideales para tráfico pequeño y distancias grandes, como sucede
en la mayoría de los casos.
Figura 1-13: Clasificación en función de la calidad percibida.

Considerando la estructura de una red de este tipo, tenemos los siguientes elementos
(Figura 1-14): medios de transmisión y centrales de conmutación, y como elemento
imprescindible, pero fuera de ella, el terminal de usuario o teléfono. La estructura de la
red ha de tener aquella disposición que le permita adaptarse a las necesidades de sus
usuarios, la conexión a otras redes y optimizar al mismo tiempo su gestión y
administración.

1.9.1. Estructura jerárquica

El gran número de usuarios y el alto tráfico que una red telefónica ha de poder
soportar, hace que sea necesario agruparlos por áreas geográficas y hacerlos
depender

Página 29
de varias centrales de conmutación que tengan acceso entre sí o a través de otras.
Aparece el concepto de “jerarquía”; dado que el número máximo de usuarios que una
central admite es limitado, mayor o menor dependiendo de su categoría, es necesario
una vez que éste se supera el concurso de más centrales de conmutación para
atenderlos, y cuando el de estas centrales es alto, se necesitan a su vez otras centrales
de mayor nivel para gobernar la comunicación entre ellas.

Figura 1-14: Arquitectura de la red telefónica mostrando sus distintos niveles y cómo
realiza la conexión a otras redes, móviles o de datos.

En una red jerárquica se pueden dar varios niveles, pero cada central de un nivel
depende solamente de otra de nivel superior, aunque la tendencia es a conectar a más
de una por razones de seguridad, asegurándose así el establecimiento de rutas entre
usuarios del servicio telefónico. Para resolver el problema de interconexión entre
centrales que tienen el mismo nivel, al objeto de no necesitar escalar toda la estructura
para establecer una comunicación entre usuarios pertenecientes a centrales diferentes,
se utilizan enlaces que constituyen lo que se llama red com-plementaria; ésta a veces
se usa también para establecer los enlaces entre centrales separadas por dos o más
grados de jerarquía.

Ya que el diseño de una red pretende conseguir el máximo ahorro en equipos y medios
de transmisión, éste se realiza teniendo en cuenta que el número de llamadas
simultáneas es menor que el de usuarios, existiendo una probabilidad pequeña de que,
al querer establecer una comunicación, el sistema esté ocupado y haya que

Página 30

esperar cierto tiempo hasta que ello sea posible. El conocimiento del tráfico cursado y
el tiempo medio de ocupación por llamada son factores a tener en consideración para
el dimensionamiento correcto de la red.

1.9.2. Niveles de centrales de conmutación

Las centrales de conmutación son los elementos funcionales encargados de


proporcionar la selectividad necesaria, de forma automática, para poder establecer el
circuito de enlace entre dos usuarios que desean comunicarse. En ellas reside además
todo el control y la señalización propios de la red.

Atendiendo a la configuración de la red pública española, que cuenta con más de 19


millones de líneas en servicio y centrales suministradas por Alcatel (1240), Ericsson
(AXE) y ATT (5ESS), tenemos la siguiente clasificación:

CENTRAL LOCAL. A éstas se conectan todas las líneas de abonado, de tal forma que
mediante un par físico se une el teléfono con la central. También se la denomina
central terminal si los abonados pertenecen a una o varias poblaciones, generalmente
pequeñas, o central urbana si los abonados pertenecen a la misma población.

CENTRAL PRIMARIA. Cuando un usuario desea comunicarse con otro que depende
de otra central, la comunicación se realiza a través de los circuitos de enlace entre
ambas (red secundaria), siendo determinado el número de éstos en función del tráfico
que se espera que va a cursarse entre ellas. También denominada central de tránsito
sectorial, de la que dependen varias centrales locales situadas en la misma o en
distintas poblaciones.

En ciertas redes, el tráfico entre algunas centrales urbanas es muy pequeño, y ello
hace que el disponer de enlaces directos no sea económicamente rentable, por lo que
se utilizan las centrales primarias, encargadas de canalizar este tipo de tráfico entre
ellas; son por tanto centrales sin abonados cuya misión es unir unas centrales con
otras.
CENTRAL TÁNDEM. Centrales de tránsito que sirven para cursar llamadas entre
centrales primarias, actuando como concentradores. No pertenecen a la red
jerárquica—estructura básica de comunicación entre centros de conmutación—sino a la
red complementaria—conjunto de enlaces directos no contemplados en la red
anterior—.

CENTRAL SECUNDARIA. Centrales de tránsito encargadas de manejar el tráfico entre


provincias pertenecientes a la misma área de forma automática. Tienen uniones con
centrales primarias y tándem, sin disponer en ningún caso de abonados propios.
Central automática interurbana (CAI) o central provincial, que cursa el tráfico de tránsito
procedente o destinado a las centrales primarias que dependen de ella.

Página 31

CENTRAL TERCIARIA. Centrales que sirven para cursar llamadas entre centrales
secundarias pertenecientes a distinta área multiprovincial, que se conectan entre sí,
formando una red en malla. Se conocen también como centrales automáticas
interurbanas o nodales (CN), a las que se conectan varias centrales provinciales.

CENTRAL INTERNACIONAL. Cursan el tráfico entre distintos países, siendo las


centrales terciarias o nodales las que se le conectan. Suele haber varias de éstas por
país; en España, están localizadas en Barcelona, Madrid, Sevilla y Valencia.

Esta clasificación tiende a ser más plana y así, hoy en día, se habla sólo de nivel local
o de acceso, tránsito e internacional, pero no por ello el modelo visto deja de ser válido,
ya que cada uno de estos nuevos niveles engloba a los correspondientes anteriores,
que son más generales y aplicables a cualquier estructura de red, con independencia
de su grado de digitalización.

1.10. Los Servicios Telefónicos

Las centrales de conmutación son las encargadas de establecer el enlace entre el


abonado llamante y el llamado, empleando la tecnología que se ha descrito. Además
de esta función básica, se pueden obtener toda una serie de servicios
complementarios, algunos de ellos muy útiles para los usuarios, si las centrales que
intervienen en el proceso son digitales de la última generación.

El Servicio Telefónico tiene por objeto facilitar la comunicación oral entre los usuarios
del mismo, conforme a unos estándares de calidad recogidos en las diversas
recomendaciones del CCITT (ahora UIT-T).
1.10.1. El servicio telefónico básico

El servicio telefónico básico es el que, haciendo uso de la red telefónica conmutada,


permite a los usuarios realizar y recibir llamadas y establecer comunicaciones de voz,
datos e imágenes entre dos o más puntos de la red telefónica nacional o internacional,
siempre que dispongan de un punto de acceso a ellas, al que se conectan, mediante la
línea telefónica, los terminales adecuados para el tipo de comunicación que se desea
establecer (teléfono, fax, módem, etc.). Otra forma de acceder es por medio de los
teléfonos de uso público (TUP) alojados en las cabinas telefónicas y locutorios que se
sitúan en los lugares públicos.

Este servicio, de carácter universal, está dirigido a todo el mercado en general,


extendiéndose tanto al sector residencial como empresarial y cubre tanto las
necesidades básicas de comunicación como otras aplicaciones más avanzadas que
vienen a constituir lo que se denominan servicios suplementarios.

El servicio telefónico básico es, técnicamente, un servicio analógico y orientado a la


transmisión de voz empleando la conmutación de circuitos. Puesto que los

Página 32

enlaces de transmisión y centrales de conmutación no están completamente digita-


lizados, para la transmisión de datos se requiere el empleo de módems que conviertan
la señal digital en analógica (modulación) y viceversa (demodulación).

Este servicio de telefonía disponible al público está totalmente liberalizado desde el 1


de diciembre de 1998 y ya son varios los operadores que lo prestan y otros los que han
solicitado ante la CMT licencia para ello. Así, se produjo la ruptura del monopolio que
ha mantenido Telefónica durante tantos años con la entrada de Retevisión en 1998, a
la que siguieron Uni2 y otras muchas más, inicialmente con acceso indirecto para poder
utilizar el bucle de abonado, propiedad de Telefónica.

Otros operadores, como son BT, Cable&Wireless, MCI-Worldcom, Colt, etc., disponen
de servicios de acceso internacional, utilizando sus propias redes, lo que les permite
aplicar tarifas muy inferiores a las de los operadores locales, estando este servicio en
un principio orientado a empresas con un alto volumen en llamadas internacionales

Además, en los últimos años han aparecido en el mercado varias empresas


denominadas de CallBack que ofrecen servicios de llamadas de larga distancia
internacionales a costes inferiores a los actualmente disponibles en España,
aprovechando la diferencia de tarifas entre unos y otros países. Los usuarios que
desean establecer una comunicación internacional realizan una llamada a una de estas
empresas que, a su vez, se ponen en contacto con una operadora de larga distancia en
el extranjero. La operadora se pone en contacto con el destino y realiza una llamada en
sentido inverso al usuario llamante. El beneficio para la empresa de CallBack viene
dado por la diferencia en los precios, y el ahorro que resulta se reparte entre ésta y el
usuario que hace uso del servicio.

Según el operador con el que se contrate el servicio se pueden tener más o menos
prestaciones y el coste a pagar por el mismo varía de unos a otros. Dada la oferta tan
amplia que existe en el mercado y la cantidad y variedad de ofertas puntuales que se
suceden en el tiempo, es necesario realizar en cada momento un estudio detallado
para ver cuál es la que nos puede interesar. Con carácter general, el servicio telefónico
básico incluye:
● Número telefónico perteneciente a la red pública: Número telefónico (o
línea) perteneciente al Plan de Numeración Nacional, constituido por nueve
dígitos, de los cuales dos o tres corresponden al prefijo provincial y el resto al
identificativo geográfico asociado al domicilio del abonado.
● Instalación de un Punto de Terminación de Red (PTR), un cajetín con la
finalidad de separar lo que es la instalación interior de la exterior y servir
como punto de corte y prueba de la línea en las tareas de mantenimiento y
control desde la central.
● Buzón de voz: Permite disponer de un contestador telefónico soportado por
la misma red, sin necesidad de equipo adicional alguno en el domicilio del

Página 33

usuario, que puede personalizar su mensaje y disponer de las facilidades


habituales de este tipo de equipos.
● Facturación detallada de todas las llamadas no metropolitanas, y
metropolitanas bajo petición, realizadas por el cliente en un período de
tiempo, incluyendo número llamado, fecha y hora, duración, importe, etc.

1.10.2. Tarjetas prepago y personal

Tarjetas prepago

Una modalidad muy extendida en la utilización de este servicio es mediante las


Tarjetas Prepago, en las que el usuario adquiere una con un importe definido, que va
disminuyendo conforme realiza llamadas desde teléfonos de uso público (TUP); así no
necesita de monedas y muchas de ellas son válidas incluso en distintos países. Estas
tarjetas, además, se coleccionan por muchos usuarios.

En algunos casos, según la oferta de los operadores, estas tarjetas permiten a sus
poseedores realizar llamadas desde cualquier teléfono público y/o privado, a cualquier
hora y desde cualquier ciudad del mundo marcando un número 900 gratuito, con lo que
se conecta con la central de la operadora y, siguiendo las instrucciones, teclea el
número PIN que figura en la tarjeta seguido del número al que llama. La ventaja de
estas tarjetas es que ofrecen una reducción de tarifas sobre las del STB, muy
importante en el caso de llamadas internacionales.

Tarjeta personal

Otra modalidad de utilización del servicio es mediante una tarjeta que permite realizar
llamadas desde cualquier teléfono del mundo (público o privado), cargando el importe
de las mismas en la cuenta habitual del cliente, para lo que éste debe de llamar a un
número gratuito e introducir su código personal; una vez comprobada la identificación y
verificado el límite de crédito, se autoriza a realizar la llamada.

1.10.3. Servicios suplementarios

Además de los servicios descritos, el usuario del servicio telefónico básico puede
contratar otros—suplementarios—tales como el de indicación de llamada en espera,
desvío en caso de no contestación, consulta y conferencia a tres, etc.

Veamos a continuación algunos de ellos (tabla de la Figura 1-15) que, por ejemplo,
Telefónica ofrece bajo el nombre de Línea Multiservicio.

Existen otros servicios, denominados especiales, a los que se accede marcando un


número de tres o cuatro cifras (1/OXY) y que facilitan distintos tipos de información,
bien mediante locuciones grabadas o atendidos por una operadora permanentemente.
También tenemos los servicios de información o de directorio, con recargo adicional,
los números 118XY.

Página 34
Figura 1-15: Algunos de los servicios suplementarios que ofrece Telefónica.

1.11. El Fax (Facsímil)

Una vez más la red telefónica conmutada, sirve de soporte a un nuevo servicio, que si
no de reciente aparición, pues data del año 1842, en que fue inventado por el escocés
Alexander Brain, sí es de reciente y amplia difusión; conocido como servicio facsímil, o
más comúnmente como el del equipo que sirve para la prestación del mismo: el “FAX”.
El servicio facsímil o de fax se refiere a la transmisión de documentos (imágenes) que
llegan al receptor como una reproducción fiel de los originales.

El funcionamiento del fax se basa en la conversión de una imagen (texto, fotografía o


dibujos), en una serie de impulsos eléctricos digitales, que son transmitidos a distancia,
a través de la red telefónica conmutada y mediante el uso de un módem; en el punto de
destino un equipo de características similares al emisor realiza el proceso inverso,
reproduciendo la imagen original de una forma fiel, como si de una fotocopia de la
misma se tratase.

Página 35

El envío de información entre dos puntos distantes, de una forma fácil y rápida, ha sido
una constante permanente presente en todos los campos de la ciencia, y hasta la fecha
resuelta con un alto grado de calidad fiabilidad, tanto en transmisión de sonidos como
de imágenes, bien sean éstas dinámicas (la televisión) o estáticas (documentos), si
bien las primeras han obtenido más aceptación popular, las últimas, a nivel profesional,
están teniendo un auge hasta ahora impensable, y parece ser que imparable. Es el
caso de la transmisión de cualquier tipo de documento—gráfico, manuscrito o
impreso—de uno a otro punto, en su formato original y sin necesidad de ser
transformado por el usuario; esto es lo que ofrece el servicio de fax.

1.11.1. Clasificación del fax

El método de transmisión de imágenes a corta distancia, conocido como facsímil, ha


sufrido desde su aparición varias innovaciones, destacando la introducida en 1902 por
Arthur Korn, de exploración fotoeléctrica. A principios de la década de los años 20 se
realizó la primera transmisión entre continentes, consiguiéndose su implantación para
usos comerciales en 1948 por la Western Union, principalmente para transmisiones de
mapas meteorológicos e imágenes para la prensa diaria.

La evolución tecnológica experimentada a partir de 1970 ha sido constante,


apareciendo entonces el facsímil o fax del Grupo I, en 1976 el del Grupo II, en 1980 el
del Grupo III, y en 1984 el del Grupo IV, conocido también como el fax digital.

GRUPO I Con unas características que los hacen estar hoy en día desfasados, estos
equipos constituyen la primera generación de facsímiles y utilizaban transmisión
analógica, modulación en frecuencia y con un tiempo de 4 a 6 minutos para enviar un
documento de tamaño A4.

GRUPO II Se caracteriza también por la transmisión analógica, con incorporación de


técnicas de compresión en la modulación y un tiempo de envío de 3 minutos para una
página A4.

GRUPO III Ya incorpora la transmisión digital, con técnicas de modulación en fase y


una velocidad de 9.600 bit/s. Es el más común, con una resolución típica de 200x200
puntos por pulgada (dpi /dots per inch) y tarda menos de 1 minuto en el envío de una
página A4.
GRUPO IV Este facsímil, digital, con gran resolución (400x400 puntos), requiere de la
RDSI para su utilización. Emplea tecnología láser, papel normal y el color. Su
transmisión es a muy alta velocidad, 48 o 64 kbit/s, consiguiendo el envío de una
página A4 en 3 segundos.

Página 36

Esta rápida evolución se explica por dos razones que han incidido muy favorablemente
en la aceptación del producto. La primera es el hecho de haberse establecido unas
recomendaciones y normativas que hiciesen posible el intercambio de información
entre máquinas de diferentes fabricantes; pues de otra forma solamente podían
interconectarse equipos similares, lo que limita enormemente su expansión.

De otra parte, cabe tener en consideración la gran expansión que el fax ha tenido en
Japón, su principal fabricante, ya que al contrario que sucede con el télex o el correo
electrónico, el mensaje reproducido es un duplicado exacto de la imagen original; esta
característica resulta útil por la singular escritura de su idioma, que no emplea símbolos
alfanuméricos sino ideogramas que hacen muy difícil su transmisión por cualquier otro
medio electrónico. Siendo los principales fabricantes mundiales Canon, Fujitsu, Nec,
Oki, Panasonic, Ricoch, Sanyo, Toshiba y Xerox.

El CCITT (Comité Consultivo Internacional Telefónico y Telegráfico) es el organismo


encargado de establecer las recomendaciones que los diferentes fabricantes de
máquinas facsímil deben seguir. Esta normativa varía en función de la evolución
tecnológica, existiendo en la actualidad cuatro grupos, de los cuales el primero ya no se
usa, y el último aún no está plenamente implantado, destacando por sus altas
prestaciones, entre las que cabe mencionar el uso de tecnología láser, el empleo de
colores y su alta velocidad de transmisión.

La rapidez del envío, su facilidad de manejo y la posibilidad de tener en el punto de


destino una copia exacta del documento original, quizá son factores que han hecho que
el éxito alcanzado por el fax haya superado todas las previsiones realizadas, incluso las
más optimistas. En cualquier empresa resulta un medio muy útil para el envío y
recepción de información, sin mayor complicación que el colocar el documento a
transmitir sobre la máquina y marcar el número telefónico del usuario al que va dirigido.

El envío no sólo de texto, sino de imágenes, es posible mediante un sistema de


exploración óptica que obtiene una señal eléctrica proporcional a la tonalidad de cada
punto, y mediante un sistema de modulación adecuado es enviada a distancia a través
de la red telefónica. En la recepción, el fax realiza el proceso inverso decodificando la
señal recibida y reproduciendo el documento emitido.
Los actuales equipos consiguen, mediante técnicas de compresión de datos que
aprovechan la redundancia de la información para disminuir los caracteres enviados,
disminuir el tiempo empleado en la transmisión sin alterar la calidad del documento
recibido.

1.11.2. Técnicas de exploración y de transmisión

La transmisión de información por fax parece que es el método más sencillo y barato
de enviar información entre dos puntos, lo que hace que sea uno de los servicios

Página 37

más empleados, aparte del telefónico. Veamos seguidamente las características


básicas de estos equipos:

Técnicas de exploración

La descomposición de una imagen en puntos, a forma de mosaico, es una de las


técnicas más empleadas para la exploración de una imagen, con valores discretos
proporcionales a su luminosidad, que luego pueden ser transmitidos mediante el envío
de una señal eléctrica. La recomposición de la imagen sigue el proceso inverso,
utilizando el receptor un método idéntico de exploración que el emisor y en perfecto
sincronismo con él.

El sistema de exploración establecido para el facsímil se efectúa según los dos ejes de
coordenadas, de forma que se barre la superficie del documento de arriba hacia abajo
y de izquierda a derecha; ésta se realiza de manera continua y no explorando
elementos de cuadro, pero asumiendo que las líneas corresponden en ancho al de los
elementos de cuadro. Estas líneas, denominadas de exploración, pueden tener mayor
o menor densidad, correspondiendo la “densidad de línea de exploración” al número de
ellas por unidad de longitud, que se representa como líneas/mm, consiguiendo los fax
del Grupo IV hasta 16 líneas por milímetro.

La resolución estándar para los faxes del Grupo III (Figura 1-16) es una exploración de
3,85 líneas por milímetro (lo que se corresponde con aproximadamente 98 dpi
verticalmente) con 1.728 píxeles en una línea horizontal de 210 mm (aproximadamente
204 dpi). Esta resolución vertical se puede ver mejorada si se disminuye la velocidad,
llegando a 7,7 líneas por mm (resolución fina) o incluso el doble (15,4) en resolución
extra fina, permaneciendo la horizontal con el mismo valor. También algunos faxes
negocian resoluciones mayores, llegando hasta 400x400 dpi, pero ello no es un
estándar.
Los dos faxes (o módems) antes de proceder a la comunicación deben negociar una
resolución común, la anchura y longitud de la página, así como la velocidad de
transmisión. La normativa requiere que al menos se soporte la resolución estándar y el
tamaño A4.

Técnicas de transmisión

La señal codificada necesita ser transmitida y el medio utilizado para tal fin son las
líneas telefónicas, que disponen de un ancho de banda de 3.100 hercios comprendido
en la banda de frecuencias de 300 a 3.400 Hz, adecuado para la transmisión de
señales vocales. Al objeto de adecuar la señal original para que sea transmitida por
estos circuitos sin degradación apreciable, es necesario modularla; proceso por el cual
la señal se transporta sobre otra señal portadora, idónea para ser transmitida por el
canal utilizado sin perturbaciones.

Página 38
Figura 1-16: Modo de envío y resolución de un fax del Grupo III (3).

Los tres tipos de modulación empleados son:


● Modulación de Amplitud.
● Modulación de Frecuencia.
● Modulación de Fase.

Siendo la más utilizada la última, en los faxes del Grupo III, con tiempos de transmisión
que oscilan entre los 10 segundos y 1 minuto para el envío de una página,
dependiendo igual que en los otros grupos de la cantidad de información de dicha
página, medida por la proporción existente entre blanco y negro, así como por la
redundancia de la misma.

1.11.3. Prestaciones comunes


La realización básica de las funciones especificadas para cada grupo es algo que
cualquier fax de esa categoría debe realizar; sin embargo, cada día es más numeroso
el conjunto de usuarios que exigen nuevas y más prestaciones de su máquina facsímil,
así como capacidad para manejar grandes volúmenes de información.

La oferta mundial de máquinas fax aumenta continuamente, con la aparición de nuevas


prestaciones que mejoran notablemente funciones basadas en la memoria del propio
equipo, así como la transmisión multidestino, la multitransmisión y la codificación; sin
embargo, el número de empresas fabricantes permanece casi constante y en torno a
unas 25, siendo la mayoría de ellas japonesas.

Entre las prestaciones adicionales que incorporan los modelos profesionales destacan
las que se muestran en la tabla de la Figura 1-17.
Figura 1-17: Prestaciones habituales en un fax de gama alta.

Cuando las redes permitan la conexión de faxes del Grupo IV, podremos transmitir a
velocidades de hasta 3 segundos por página de formato Din A4, duplicando además la
resolución de las máquinas actuales; esto se conseguirá plenamente con la
implantación de la RDSI (Red Digital de Servicios Integrados).

1.12. Conceptos de Tarificación

Aunque depende de cada operador, en general, la tarificación del servicio telefónico se


estructura (Figura 1-18) de la siguiente manera.

Al establecer una comunicación, el coste variable de la misma es muy dependiente del


ámbito geográfico (destino) y del rango horario; así, en función de la distancia entre
extremos se definen cuatro tipos de llamadas:
● Metropolitanas.
● Provinciales.
● Interprovinciales.
● Internacionales.

Figura 1-18: Estructura de la tarificación del servicio telefónico básico.

Para el ámbito internacional se distinguen varias zonas de tarificación según su


alejamiento, pero la definición de éstas varía ligeramente según los operadores. En el
caso de algunos operadores de telefonía, se tienen las siguientes zonas:
0 Andorra
1 Unión Europea
2 Suiza, Islandia y Noruega
3 Resto de Europa y Magreb
4 Estados Unidos y Canadá
5 América del Sur
6 Japón, Australia, China y Arabia
7 Resto del mundo

Y, según el rango horario, se suelen contemplar al menos tres tarifas, aplicándose un


descuento distinto en cada una de ellas:
● Punta.
● Normal.
● Reducida.

Las horas y días en que se aplican cada una de las tarifas varían de operador a
operador, pero la norma es que en horario comercial se aplique la Punta, fuera de éste
la Normal y en fines de semana o festivos y por la noche, cuando las redes se
encuentran menos saturadas, la Reducida. También, algunos operadores cobran el
establecimiento de llamada y otros no lo hacen, con fines promocionales.

1.13. La Red Inteligente

Sobre la red telefónica, hoy en día, se ofrece no sólo el servicio de telefonía básica,
sino toda una extensa gama de nuevos y variados servicios que son de utilidad para
una gran mayoría de sus usuarios residenciales y de negocios y que, al mismo tiempo,
reportan importantes beneficios a los operadores, tanto por el propio coste del servicio
como por el incremento en el número de llamadas y el tráfico que genera su utilización.
Ello es posible gracias a la incorporación de aplicaciones informáticas sobre nodos
conectados a la infraestructura de conmutación telefónica, que viene a configurar lo
que se denomina Red Inteligente o IN (Intelligent Network).

Contemplamos pues la aparición de una serie de servicios de telecomunicaciones que


tratan de satisfacer la creciente demanda de los usuarios—servicios a precios
razonables, fáciles de utilizar, escalables, personalizados y disponibles en cualquier
lugar—, así como de suministrar soluciones viables para las nuevas necesidades que
el mercado, presumiblemente, va a presentar a corto plazo. Este fenómeno se ve
enormemente favorecido, e incluso impulsado, por la tendencia liberalizadora
internacional que trata de dotar a entidades y empresas de una mayor competitividad,
poniendo a su alcance todos los medios disponibles para lograr una mejor y más rápida
comunicación.

Como consecuencia de todo ello aparece el concepto de “Red Inteligente”, plataforma


basada en la interconexión de nodos en donde residen aplicaciones in-formáticas,
centrales de conmutación y sistemas de bases de datos en tiempo real, enlazados
mediante avanzados sistemas de señalización, para proveer la nueva generación de
servicios. Entre los diversos factores que han influido en su aparición podemos citar los
siguientes:
● Necesidad de nuevos y mejores servicios: Servicios 800 y 900 de información
y negocios, número personal, cobro revertido, conservación del número
(portabilidad del servicio, geográfica y de operador), centros de atención de
llamadas, redes privadas virtuales, etc.
● Apertura de la red: Capacidad de soportar servicios de valor añadido en
régimen de competencia, en el que varios operadores coexisten.
● Servicios en evolución: Rápida introducción (Time To Market) de servicios y
su modificación para satisfacer las necesidades del mercado en cada
momento y adaptarse al corto ciclo de vida de los servicios actuales.

● Oferta de servicios de valor añadido: Complementan la conectividad básica


para los nuevos operadores y les permite distinguirse de sus competidores en
un mercado liberalizado.

En definitiva, la Red Inteligente es una arquitectura de red que permite alcanzar los
puntos anteriormente comentados, evolucionando en todas y cada una de las áreas
que la constituyen: acceso, sistemas de conmutación, control y señalización. Todo lo
anterior implica la necesidad de disponer de centros de control y gestión para obtener
el máximo rendimiento y disponibilidad, realizando la adecuada administración de la
misma. La Red Inteligente permite, además, la integración de la red telefónica fija con
las distintas redes móviles o con Internet, personalizando los servicios en función del
perfil del usuario.

1.13.1. Concepto de red inteligente

La Red Telefónica Básica (RTB), en un principio diseñada sola y exclusivamente para


la interconexión de diversos usuarios que querían establecer una comunicación vocal,
está experimentando una evolución tal que le permite el soporte de otro tipo de
servicios, como por ejemplo la transmisión de datos, videoconferencia o la conexión a
Internet; dentro de esta evolución podemos considerar como el paso siguiente al
establecimiento de la Red Digital de Servicios Integrados (RDSI) una red que integre
todos los servicios, con independencia de la velocidad de transmisión requerida, y es
aquí, en este punto, donde cabe hablar del concepto de Red Inteligente (RI), no como
una nueva red, adicional a las ya existentes, sino como una evolución de las mismas,
introduciendo una nueva arquitectura de red, en la que a los nodos de conmutación—
de circuitos o paquetes—ya existentes, se incorporan otros nuevos, interconectados
entre sí mediante potentes medios de señalización, y especializados en la realización
de determinadas funciones, diferentes a las propias y ya clásicas de telefonía.

Con la introducción de estos nuevos elementos en la RTB, las nuevas técnicas de


conmutación y transmisión, así como con la implantación de la señalización por canal
común CCITT Nº 7, se hace posible configurar esta nueva arquitectura de red, capaz
de soportar los nuevos “Servicios de Inteligencia de Red”.

Así, surgen en el año 1992 los primeros estándares de Red Inteligente, contemplados
en la serie de recomendaciones Q.1200 del CCITT (ahora UIT-T), que especifican la
arquitectura hardware y software que permite la llamada a procedimientos especiales
durante el proceso de establecimiento de la llamada, tanto en la central de conmutación
como en la red, que pueden, a su vez, controlar la conmutación y otros recursos en la
red para realizar un encaminamiento inteligente, gestión de los terminales, facturación,
etc. En la red inteligente, al contrario de lo que sucede en la RTB, los datos de todos
los clientes se encuentran en ciertos nodos de la misma, accesibles desde el resto
mediante determinados protocolos de comuni-cación; así, en las comunicaciones que
se cursan intervienen diferentes nodos, es-tratégicamente distribuidos por la red, y
especializados en la realización de ciertas

Página 43

funciones, que dialogan entre sí durante la fase de establecimiento de la comunicación,


posibilitando de este modo la prestación de los distintos servicios requeridos por los
usuarios.

La Red Inteligente es, en definitiva, un concepto que, mediante la centralización de


determinadas funciones de control y proceso, sirve para prestar servicios que requieren
el manejo eficiente de un considerable volumen de datos. Esta red ha sido posible
gracias a la confluencia de la tecnología de conmutación digital con los nuevos
sistemas de señalización, que permiten el intercambio de información entre todos los
puntos de la red de forma rápida y en grandes volúmenes, junto con las tecnologías de
la información y las modernas técnicas de manejo de bases de datos. La operación de
los servicios la realiza conjuntamente el operador de la red con el usuario, que puede
elegir y personalizar aquél que sea de su interés, obteniendo información estadística
sobre el mismo, que puede utilizar en su propio beneficio.

1.13.2. Los servicios de Red Inteligente

Los servicios de Red inteligente ofrecen prestaciones adicionales a las que se obtienen
de la red telefónica básica, tanto para los clientes que contratan el servicio como para
los usuarios que acceden al mismo. Como se ha comentado, a nivel de red, los
servicios 800 y 900 se basan en una infraestructura centralizada, transparente a los
usuarios y denominada Red Inteligente, una red que complementa a la Red Telefónica
Básica, y que dispone de unos elementos con aplicaciones software que realizan el
tratamiento de las llamadas según las necesidades de los usuarios.

Los usuarios disponen de un número telefónico, que identifica el tipo de servicio 800 y
900, y la correspondiente tarifa a aplicar, asociado a una numeración interna de la red
que no es accesible para los usuarios y que permite identificar la terminación de red
donde se completan las llamadas (Figura 1-19).

Una característica de la Red Inteligente es que su arquitectura es independiente del


servicio, proporcionando una plataforma que puede soportar cualquier servicio
orientado a la red, por lo que ni éstos ni su número, que puede considerarse ilimitado,
están completamente definidos. Su utilización permite obtener una amplia y variada
gama de servicios de valor añadido sobre el de conectividad básica, todos ellos
ofrecidos sobre cualquier red de transporte, fija o móvil y de banda estrecha o de banda
ancha.

Entre ellos tenemos, agrupados por categorías, los siguientes:


● Servicios de encaminamiento y de traducción de número. Éstos han sido
unos de los primeros en ser definidos e implantados y están en continua
evolución, incorporando más facilidades avanzadas para que las llamadas
puedan tratarse de manera personalizada por cada usuario. Un ejemplo de
tales servicios, útiles para el usuario doméstico, es el de desvío de llamada

Página 44

en caso de desplazamiento de un lugar a otro, y el de número personal con el


que cada usuario dispone de un único número y la red se encarga de dirigir
las llamadas a él al punto en donde se ha definido la localización del mismo;
y otro, útil para el usuario de negocios, es el de número único con el que
cada llamada se encamina hacia la oficina más cercana al lugar de origen de
la llamada.
Otros servicios no menos importantes, dentro de esta categoría, son los de
llamada en espera, que nos avisa en caso de estar ocupados de que alguien
nos llama, rellamada automática, conferencia múltiple, marcación abreviada,
llamada de aviso, etc.
Figura 1-19: Servicio de traducción de números, con tarificación especial, realizado por
la Red Inteligente.

● Servicios de tarificación especial. Éstos han sido creados para poder


repartir el coste de la llamada entre el que la origina y el que la recibe,
permitiendo, además, que este último cargue un coste adicional por el
servicio que proporciona. Se conoce como servicio de números 900, cada
uno con un criterio de tarificación distinto de los otros (900 o de cobro
revertido automático; 901 y 902 de cobro compartido entre el llamante y el
llamado; 803 y 806 cuyo coste lo asume el llamante con un recargo adicional
que se reparten el operador y el prestatario del servicio; 704 de telefonía

Página 45

personal y 905 para encuestas/televoto y que se suele emplear para la


atención masiva de llamadas). Los 908 y 909 se reservan para Internet.
Dentro de esta familia se pueden incluir los de pago con tarjeta (virtual), que
permiten a cualquier usuario que disponga de ella utilizar el teléfono desde
cualquier lugar sin necesidad de disponer de dinero o de una tarjeta de
prepago, cargándose a su cuenta el importe de las llamadas que haya
realizado.
● Servicios de redes privadas virtuales. Pensados para la comunidad de
negocios, incluye la posibilidad de crear una RPV nacional o internacional,
con un plan de numeración privado, crear grupos cerrados de usuarios,
facilidades de filtrado, etc., sin necesidad de tener que contratar medios y
equipos de transmisión y/o conmutación específicos. Otro es el de Centrex
extendido, un tipo de servicio que facilita que líneas pertenecientes a
diferentes centrales públicas de conmutación figuren dentro del mismo grupo
Centrex y dispongan de las mismas prestaciones.
● Servicios orientados al operador. Es una nueva modalidad que facilita la
mejor operación de la red al operador, en un entorno en el que compiten
varios y se obliga, por ejemplo, a ofrecer la portabilidad del número, es decir,
que un usuario mantenga el mismo número telefónico cuando decide cambiar
de uno a otro porque le ofrece un mejor servicio o unas tarifas más
económicas, o cambia de lugar de residencia y se tiene que conectar a otra
central del operador con el que tiene contratado el servicio. Son necesarios
cuando por razones de legislación o de negocio se necesita mantener la
compatibilidad con otras redes.

La utilización de la Red Inteligente permite desplegar o cambiar rápidamente y de


manera centralizada cualquier nuevo servicio en la red telefónica, lo que de otra forma
es bastante complicado y costoso. Es por tanto una opción que todos los operadores
contemplan tener en sus planes estratégicos y que la normalización de servicios hace
que, aunque con ciertas dificultades y, en algún caso adaptaciones, los desarrollos de
un país sean trasladables a otros. Estados Unidos fue el pionero en establecer los
servicios de inteligencia de red y el modelo desarrollado dentro de AT&T, ahora Lucent,
y por Bellcore en 1984 es uno de los que más éxito comercial tiene a nivel mundial. Sin
embargo, el concepto de Red Inteligente, tal y como actualmente se entiende, se basa
en el principio de ejecución de una serie de pequeños módulos software (SIB),
introducido inicialmente por Ericsson.

La Red Inteligente es un eslabón imprescindible para el despliegue de las redes


móviles GSM, en donde la función de roaming (localización y seguimiento del usuario)
y handover (traspaso entre células), así como la identificación y autenticación de los
usuarios mediante su PIN y SIM necesitan de la interacción en tiempo real con
potentes bases de datos en donde se contiene la información de cada usuario y el perfil
de servicios que tiene asignado. Por otra parte, sin ella la evolución hacia una red
universal de telecomunicaciones personales (UPT) y la convergencia

Página 46

fijo-móvil no serían posibles, ya que requieren hacer uso de muchos de los servicios
que sólo la Red Inteligente puede ofrecer.
1.13.3. Las líneas 8/9XX

Entre estos servicios destaca el de inteligencia de red, muy conocidos popularmente


como los números o líneas 800 y 900 (en Estados Unidos por 800 o números verdes).
La característica general de éstos es que el número es único independientemente del
número de conexiones a la red y de su localización geográfica, lo que permite que, por
ejemplo, una empresa disponga de un cierto número para prestar atención a sus
clientes nacionales.

La diferencia entre los distintos números o líneas 800 y 900 radica en la manera en
cómo se efectúa la tarificación.

Servicio de cobro revertido automático (Línea 900): Es un servicio de cobro


revertido automático, donde el coste íntegro de la llamada se pasa al que ha contratado
el servicio, por lo que resulta muy útil, por ejemplo, para informar de los productos y
servicios que ofrece una determinada empresa, aunque en otros casos sirve para
prestar un servicio gratuito al ciudadano, como sucede con el 900 123 505 de Tráfico.
La tarifa se desglosa en un coste inicial al contratarla y otro mensual, en función del
tráfico cursado; en el caso en que el usuario—por ejemplo, una compañía dedicada a la
televenta—al contratar desee un número particular o fácil de memorizar, su coste es
algo más elevado.

Líneas 901 y 902: El coste de la llamada es compartido entre los usuarios y el


contratante del servicio. Para la línea 901 (servicio de cobro compartido) el llamante
paga algo más de la mitad del coste de la llamada pagando el llamado el resto y para la
902 (servicio de número universal) el llamante asume la totalidad de la misma, siendo
éste función del tiempo e independiente del origen de la llamada. Este último lo suelen
utilizar empresas que dan un servicio de gran interés para el consumidor, que está
dispuesto a pagar un precio por la obtención del mismo.

Línea 803, 806 y 807: Son servicios “premier” que permiten ofrecer nuevos canales de
venta de información y servicios a los usuarios, en los que el coste de la llamada, más
un recargo adicional por la prestación del servicio que da el que lo contrata, se cobra
íntegramente al llamante. Son unas líneas que han causado bastante polémica por el
abuso que se ha hecho del mismo (por ejemplo, con las líneas eróticas con prefijo 07)
antes de que fuesen regulados en diciembre de 1993 los servicios que se pueden dar.
Atendiendo a aspectos legales se diferencian dos modalidades:
● 803 Modalidad de acceso restringido debido al carácter de la información
ofrecida (entretenimiento para adultos).
● 806 Modalidad abierta a servicios ofrecidos a los usuarios sin ninguna
restricción (ocio y entretenimiento).
● 807 Modalidad para ofrecer determinados servicios profesionales.
Página 47

Servicio de Telefonía Personal (Línea 704): Es una línea de telefonía personal,


dirigida a personas que desean recibir llamadas independientemente del lugar del
mundo donde se encuentren, por lo que ofrece prestaciones similares a las de la red
telefónica móvil. Requiere la difusión del número asignado para que nos puedan llamar,
lo que no es fácil de realizar, y la identificación del usuario ante la red (mediante un
código) en todo momento.

La manera de llamar es marcando el 704 más las 6 cifras del número en cuestión, pero
previamente el cliente se ha tenido que identificar ante la red marcando el 082 y su
indicativo de 4 cifras, cosa que tiene que hacer cada vez que quiera actualizar su
posición, algo que puede hacer utilizando un teléfono de tonos (multifrecuencia) o un
pequeño marcador DTMF.

Línea 905: Es un servicio especial para el tratamiento masivo de llamadas, como


sucede en el caso de encuestas de opinión o concursos de radio o televisión (televoto),
constituyendo una herramienta de investigación valiosa. Las llamadas se completan
sobre una o varias terminaciones de red y pueden llevar aparejadas una locución
grabada como respuesta; la capacidad del sistema permite contabilizar las llamadas y
clasificarlas, ofreciendo los resultados de forma inmediata. Ofrecen al contratante del
servicio la opción de recibir una retribución por cada llamada recibida.

Líneas 907, 908 y 909: Reservadas, hasta mediados del año 1998, para los servicios
de telefonía celular, han dado acceso a los teléfonos móviles de los dos operadores
existentes hasta entonces en nuestro país. El 908 para el servicio analógico MoviLine
de Telefónica y el 907 y 909 a los servicios digitales GSM de Vodafone y Telefónica
respectivamente, reemplazados ahora por el 608, 607 y 609.

Actualmente, los números 908 y 909 se reservan para el acceso a Internet por medio
de la Red Telefónica Conmutada (RTC).

Línea 083: Permite la llamada a crédito, de tal manera que los abonados a este
servicio pueden realizar llamadas a su cargo desde cualquier teléfono privado—los
celulares no están incluidos—o público que disponga de marcación multifrecuencia;
para ello dispone de una clave personal de identificación y una tarjeta de crédito que
puede ser unidestino o multidestino, según permita realizar llamadas a un único o a
cualquier número.

Los servicios de red inteligente, ofertados por Telefónica y otros operadores con,
prácticamente, la misma cobertura que para el STB, disponen de una amplia variedad
de facilidades que permiten configurar el servicio con prestaciones como, por ejemplo:
● Encaminamiento de las llamadas en función del lugar de origen
(comunidad/idioma).
● Encaminamiento de las llamadas en función del día y hora (laborable/festivo
y/o día/noche).
● Atención de llamadas mediante locuciones, menús monodígito, etc.

Página 48

1.13.4. Facilidades de Red Inteligente

Página 49
Figura 1-20: Facilidades comunes que se ofrecen en las redes inteligentes.

1.13.5. Tarificación del servicio

Aunque depende de cada operador, en general la tarificación del servicio de Red


Inteligente se estructura de la siguiente manera.

El usuario que contrata un número 800 o 900 tiene la opción de elegir entre el asignado
por el operador o el que él elija entre los disponibles, siendo en este último caso más
cara la cuota de alta inicial. También puede elegir entre terminar en un destino de la
RTB o en una locución. El rango horario es el mismo que se aplica para el STB.
Figura 1-21: Estructura de tarificación de los servicios de Red Inteligente.

1.13.6. Arquitectura de la Red Inteligente

La Red Inteligente basa su “inteligencia” en la adición de nodos de proceso,


programables por software, asociados a los nodos de conmutación existentes; su
arquitectura es modular y consta de una serie de bloques, según se aprecia en la
Figura 1-22, que se ocupan de la conmutación, proceso, gestión y despliegue del
servicio.

En cada uno de los elementos de la red mencionados a continuación se encuentran las


funciones asociadas al mismo, que reciben nombres equivalentes, sustituyendo la P
(Point) por la F (Function).
● SSP (Service Switching Point). Localizado en la propia central telefónica, se
encarga de enviar las llamadas a la RI para realizar el encaminamiento y
obtener información del proceso de llamada, mediante el sistema de

Página 50

señalización CCITT Nº 7 (CCS7). Es el encargado en primer lugar de detectar


y arrancar la ejecución de los diferentes servicios suministrados por la Red
Inteligente y, en segundo lugar, de efectuar la conmutación y el manejo de los
mismos, actuando como punto de interconexión con la RTB. Su número
depende de la cantidad de servicios prestados.
● STP (Service Transfer Point). Es un nodo de conmutación de paquetes
especializado en el transporte de mensajes de señalización CCS7 (Common
Channel Signalling System # 7) entre nodos de la red.

Figura 1-22: Arquitectura modular de la Red Inteligente y bloques principales que la


forman.

● SCP (Service Control Point). Es el nodo de la red que facilita el acceso a la


base de datos y la lógica de proceso necesaria para responder a las llamadas
generadas por el SSP, encargándose del tratamiento en tiempo real del
servicio; soporta además la operación de servicios adicionales ofrecidos por
una red telefónica empresarial. La función de control del servicio se coloca en
el SCP, de esta forma cuando una llamada a un servicio de RI llega a él para
ser tratada (disparador), se arranca un software específico para el mismo,
que utiliza una interfaz definida y usa las capacidades del SCP para prestarlo,
pudiendo tratar varios simultáneamente. El SCP se comunica con

Página 51

los SSP a través de la red de señalización CCS7, mediante el protocolo INAP


(Intelligent Network Application Protocol) de ETSI.
● SMS (Service Management System). Proporciona información completa y
segura a cada SCP, centralizando la recogida de estadísticas, medida del
servicio, alarmas, etc.; en definitiva se encarga de la gestión técnica y
comercial de la RI. También soporta el despliegue de nuevos servicios en la
red. No interviene en el tratamiento en tiempo real de las llamadas a un
servicio de RI, por lo que se conectan a los SCP a través de la red X.25 o
cualquier otra que proporcione capacidad y velocidad suficientes. Los
operadores pueden procesar las estadísticas obtenidas off line y suministrar
informes mensuales a los usuarios.
● SCP (Service Creation Point). El objetivo de este módulo es facilitar la
creación de servicios que luego van a ser desplegados en la red y la
personalización de los ya existentes. Es un entorno de desarrollo de alto nivel
que puede ser utilizado para la creación de nuevos servicios basándose en
un conjunto de bloques funcionales independientes del servicio, denominados
SIB (Service Independent Building Block). Un SIB es una especie de
subrutina software que consiste de unas simples instrucciones y que
constituye el bloque más pequeño dentro de un servicio.
● IP (Intelligent Peripheral). Son empleados para algunos servicios de valor
añadido, facilitando servicios especializados de telecomunicación como es la
mensajería vocal. Por ejemplo, uno de estos terminales puede enviar
mensajes pregrabados a los usuarios al recibir de éstos comandos
generados por un teléfono multifrecuencia (DTMF), o por medio de la voz,
utilidad esta última válida para realizar una marcación automática. Se activan
por el SSP ante una petición realizada por el SCP.

Esta arquitectura de red provee la plataforma para soportar una variada gama de
servicios, basados en un proceso definido, lo que hace que el proveedor de los mismos
se ocupe solamente de la aplicación, lo que junto a la utilización de normas estándar
hace que equipos de diferentes suministradores puedan ser usados, e incluso aún
mezclados. Esta plataforma hace posible además mover los servicios contenidos en un
SCP a otro, de tal forma que los desarrollados en un determinado país pueden ser
incorporados a otro muy fácilmente.

1.14. Aspectos Regulatorios y Nuevos Operadores

A continuación se van a comentar, desde el punto de vista regulatorio, aquellos


aspectos que afectan a la entrada al mercado de un operador que desea ofrecer
diferentes servicios mediante redes propias o de terceros, que incluso podrían implicar
uso de espectro.

Página 52

1.14.1. Definición de las actividades del operador

La liberalización total del mercado de las telecomunicaciones en España, tras una larga
andadura, es ya un hecho desde el 1 de diciembre de 1998. El monopolio mantenido
por Telefónica, o el duopolio que ejercían Telefónica y Retevisión en el año 1999,
desapareció y cualquier nuevo operador puede solicitar una autorización para ofrecer
servicios de telefonía, fija y/o móvil, al público.

Para el presente caso, al objeto de que sea general, se tomará un operador entrante
(no establecido) que tenga entre sus planes ofrecer servicios de telefonía fija disponible
al público, estableciendo red propia, servicio de alquiler de circuitos y de transmisión de
datos. Analizaremos cuál es el marco regulatorio, lo que servirá de base para
establecer los planes estratégicos y de negocio de acuerdo al mismo y así garantizar
que no va a haber problema para la obtención de la correspondiente licencia que
permita la oferta de servicios al público.

Los servicios a ofrecer a nivel nacional por el operador, son:


● Servicio telefónico fijo disponible al público con red propia y de extensión
nacional. Se requiere espectro en determinados troncales.
● Servicio de alquiler de circuitos.
● Servicio de transmisión de datos con red propia.

1.14.2. Descripción de cada uno de los servicios

El servicio telefónico fijo abarca todas las actividades destinadas a prestar


comunicaciones de voz entre terminales telefónicos conectados a los puntos de
terminación de una red telefónica conmutada (RTC). Dentro de este servicio cabe
contemplar el tráfico local y nacional, así como el internacional, dándose en este último
prácticas “alegales” como es el callback. Asociados al servicio telefónico básico se
encuentran otros como son los de inteligencia de red, líneas multiservicio,
comunicaciones de empresa o RPV (por ejemplo, Ibercom), interconexión y otros. Este
servicio es el que presenta un mercado objetivo mayor ya que, hoy por hoy, cuenta con
unos 19 millones de usuarios, la mayor parte de ellos pertenecientes al operador
dominante: Telefónica. Auna y Uni2, los dos primeros operadores en obtener una
licencia, dentro del Grupo France Telecom, han conseguido cubrir sus objetivos
iniciales en cuanto a cuota de mercado, en base a una política de descuentos en
llamadas internacionales y provinciales, dirigida a empresas y particulares.

La tecnología de conmutación de circuitos en la que se basa es suficientemente


conocida y experimentada, no presentando problemas de ningún tipo en cuanto a
despliegue de red se refiere, aunque sí se requieren fuertes inversiones si se desea
acometer la red de acceso. No obstante, hay que contemplar opciones que empiezan a
destacar como es el empleo de ATM y de conmutación IP, teniendo en cuenta que la
calidad del bucle de abonado ha de ser elevada en previsión de poner ADSL en un
futuro para poder prestar servicios de banda ancha.

Página 53

El servicio de alquiler de circuitos o alquiler de servicios portadores consiste en el


suministro a un tercero de una capacidad de transmisión predeterminada por el
propietario de la red de telecomunicaciones, a cambio de un pago periódico que suele
ser una cuota fija, función de la distancia y del ancho de banda contratado. El usuario
puede utilizar esta capacidad alquilada para su uso propio y también, añadiendo los
elementos técnicos necesarios, prestar un servicio a terceros. El servicio portador
sobre infraestructuras fijas terrenas (radioenlaces o cable), ofrece servicios de
interconexión de red sobre los que es posible prestar otro tipo de servicios
(comunicaciones fijas o móviles, conmutación de datos, etc.). Las redes basadas en
satélite no están extendidas en España.

Telefónica y Auna (Retevisión) han venido prestando este servicio (Servicio Portador
de los SVA) comercialmente, tanto en modalidad de circuitos analógicos como
digitales. Telefónica lo ha ofrecido de manera general y Retevisión lo ha hecho al 2º
operador de móviles, Vodafone (Airtel). No obstante, desde 1995 está permitida la
reventa de capacidad excedente a los operadores de transmisión de datos, lo que
significa que cualquier usuario que haya contratado circuitos a estos dos operadores
puede, a su vez, realquilar a terceros la capacidad de transmisión que no utiliza, a
través de un acuerdo privado entre las partes.

Ahora, tal como establece la LGT, otras compañías requieren una autorización para
hacerlo. Muchas compañías de servicios públicos, entre ellas las eléctricas, se
encuentran capacitadas para hacerlo, ya que cuentan con redes propias de transmisión
que poseen una capacidad muy superior a la que necesitan para uso propio.
Mayoritariamente, estas redes están basadas en fibra óptica y/o coaxial y emplean la
tecnología de transmisión PDH o SDH y conmutación ATM. Alcatel tiene una gran
posición en acceso.

El servicio de transmisión de datos es un grupo de servicios que permite la


interconexión de sistemas informáticos entre sí (ordenadores, LANs, nodos X.25,
routers, etc.) mediante técnicas de conmutación muy variadas, como es la conmutación
de circuitos, de paquetes, de tramas, etc., utilizando protocolos muy diversos.
Estos servicios están liberalizados desde el año 1993, tras la publicación de la
modificación de la LOT en diciembre de 1992 en la que pasó a tener la consideración
de Servicio de Valor Añadido, y la aprobación de su Reglamento Técnico en junio de
1993.

Ejemplo típico de la transmisión de datos mediante conmutación de paquetes ha sido


Iberpac (Red UNO) que contaba con unas 100.000 puertas en servicio y que ofrecía
servicio a numerosas empresas. La expansión de Internet y la adopción mayoritaria del
protocolo IP para las comunicaciones de datos está haciendo que muchos servicios
tradicionales evolucionen hacia este entorno y que las comunicaciones de empresa
estén basadas en Internet e Intranets. Por otra parte, la convergencia entre voz y datos
está empezando a manifestarse y un claro exponente de ello lo constituye la voz sobre
IP (VoIP) o telefonía sobre Internet, considerando ya varios operadores el dar servicio
de voz sobre redes IP, en base a obtener un mejor

Página 54

precio, aunque la calidad se vea afectada de alguna manera. La evolución en este


campo es muy rápida y la tecnología también, lo que hace que resulte difícil, tanto para
los usuarios como para los operadores, decidir sobre qué tecnología adoptar,
necesitando migrar de una a otra con rapidez. A nivel de empresas, las redes de área
local predominan en todos los ámbitos y la tecnología asociada a ellas es la que se
utiliza (TCP/IP, routers, Frame Relay, SNMP…). Los fabricantes líderes en este sector
son Cisco, 3 Com, Nortel Networks y Lucent.

1.14.3. Identificación de elementos regulatorios

Los elementos regulatorios a estudiar, son:


● Títulos habilitantes.
● Interconexión.
● Numeración (portabilidad).
● Obligaciones de servicio público y de protección del usuario.
● Derechos de paso.
● Selección de operador.
● Precios (fijación y aprobación).

Títulos habilitantes

La prestación de servicios y el establecimiento o explotación de redes se hace en


régimen de prestación a terceros en competencia, siendo requisito imprescindible hasta
la modificación de la LGT en noviembre de 2003 la obtención del correspondiente título
habilitante (Autorización General o Licencia Individual). Habrá que considerar:
● Tipo de título habilitante (condiciones generales imponibles, requisitos
exigibles, procedimiento para el otorgamiento y limitación del número de
licencias).
● Órgano competente para el otorgamiento.
● Registro de titulares de títulos habilitantes.

Interconexión

La interconexión de las redes es esencial para garantizar la accesibilidad de todos los


usuarios entre sí y para facilitar la rápida apertura del mercado a los nuevos
operadores. Aspectos relativos a este tema, son:
● Principios de interconexión. Reglamento sobre interconexión y acceso a las
redes públicas y a la numeración.

Página 55

● Acuerdos de Interconexión. Oferta de Interconexión de Referencia (OIR) y


resolución de conflictos.
● Precios de interconexión. Obligaciones de los operadores dominantes y
contabilidad de costes.
● Normas técnicas a tener en cuenta.

Numeración

Todos los operadores de servicios de telecomunicación accesibles al público tienen


derecho a disponer de números e intervalos de numeración que, una vez le han sido
asignados, no podrán transmitirse ni negociarse entre operadores, sin la autorización
previa de la CMT. La aprobación de los planes de numeración corresponde al
Gobierno, mientras que su gestión y control la realiza la CMT.

La atribución y asignación de numeración se realiza acorde con el Plan Nacional de


Numeración.

Directamente asociados a la numeración, aunque no se consideran parte de los planes


de numeración, se encuentran los procedimientos de Selección de Operador y
Portabilidad y Conservación de Números.

Obligaciones de servicio público yde protección del usuario

Los aspectos relativos al servicio público adquieren especial relevancia a partir de la


entrada en vigor de la LGT, puesto que las telecomunicaciones pasan de considerarse
un servicio público a ser un servicio de interés general prestado en régimen de
competencia. Hay varios aspectos a considerar:
● Obligación de prestar el servicio universal.
● Financiación del servicio universal.
● Servicios obligatorios de telecomunicaciones.
● Secreto de las comunicaciones y protección de los datos de carácter
personal.

Derechos de paso

Los operadores que despliegan redes de telecomunicaciones requieren realizar


intervenciones físicas sobre propiedades públicas y/o privadas, para lo cual tienen que
tener el derecho a ello, que la LGT se encarga de establecer.
● Sobre el dominio público y la propiedad privada.
● Uso compartido de bienes públicos o privados.

Página 56

Selección de operador

La razón de ser de la selección de operador reside en garantizar la elección del


operador que más se adapte a las necesidades de cada usuario, dentro de un régimen
de libre competencia. Para ello es necesario implantar ciertos requisitos técnicos en la
red que no siempre son fáciles o posibles sin realizar grandes inversiones en
renovación y/o adaptación de la planta. Se contemplan las tres opciones siguientes:
● Obtención de código de operador.
● Selección llamada a llamada.
● Preselección de operador.

Precios (fijación yaprobación)

Todos los operadores tienen que realizar una oferta pública de precios, incluyendo
planes de descuento, de acuerdo a los procedimientos legales establecidos, que ha de
ser notificada a la CMT y al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

1.14.4. Títulos habilitantes

El régimen de licencias provee los medios por los cuales se hace efectiva la vigencia
de la directiva europea de plena competencia. La regulación existente hasta noviembre
de 2003 establecía el régimen aplicable a la concesión de las autorizaciones generales
y a las licencias individuales por servicios. Con la modificación de la LGT este régimen
se ha simplificado, pero es conveniente presentar cómo fue, para entender mejor la
evolución del sector de las Telecomunicaciones. Determinadas redes y servicios
quedan excluidos de la necesidad de obtener un título habilitante (artículo 7 de la LGT).

La CMT es el órgano competente para el otorgamiento de los títulos habilitantes, que


otorgará licencias a todas las empresas que lo soliciten, limitando su número cuando
sea necesario para asegurar un uso eficiente del espectro de frecuencias (esta
competencia es del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio). La CMT es
responsable de llevar un registro de los titulares de licencias individuales y
autorizaciones generales, que será de carácter público. La inscripción previa en este
registro es imprescindible para iniciar las actividades, con excepción de los solicitantes
de autorizaciones generales si en el plazo de 24 días no han sido inscritos.

Las autorizaciones generales se requerirán para la prestación de servicios de


telecomunicaciones a terceros, distintos del servicio telefónico al público, y para el
establecimiento y la explotación de redes de telecomunicación privadas, siempre que
en uno y otro caso no se requiera el uso del dominio radioeléctrico. Para ofrecer el
resto de servicios se requiere obtener una licencia individual. La decisión sobre el tipo
de título habilitante se realiza por la definición explícita de cuáles son

Página 57

las redes y servicios que requieren licencia individual y por exclusión, el resto requieren
únicamente autorización general.

Las autorizaciones generales pueden ser de tipo A, B y C. Esta última habilita para la
prestación de servicios de transmisión de datos disponibles al público.
● Autorizaciones Generales tipo A. Habilitan para el establecimiento o
explotación de redes privadas para la prestación del servicio telefónico en
Grupo Cerrado de Usuarios (GCU). No permite prestar el servicio telefónico
disponible al público ni interconectar varios grupos entre sí, a través de la red.
● Autorizaciones Generales tipo B. Habilitan para el establecimiento o
explotación de redes privadas.
● Autorizaciones Generales tipo C. Habilitan para la prestación de servicios
de transmisión de datos disponibles al público.
Servicios ofrecidos Autorización General

Servicio telefónico en Grupo Cerrado de A


Usuarios.
Establecimiento o explotación de redes B
privadas.
Prestación de servicios de transmisión de C
datos disponibles al público.
Las licencias individuales se dividen en las siguientes categorías:
● Licencias tipo A. Requeridas para la prestación del servicio telefónico fijo
disponible al público, utilizando medios de conmutación y transmisión y sin
asumir por ello los derechos y obligaciones propias de los titulares de
licencias tipo B o C en relación con el establecimiento o la explotación de la
red.
● Licencias tipo B. Habilitan para la prestación del servicio telefónico al
público mediante el establecimiento o la explotación, por parte de su titular,
de una red pública de telecomunicaciones. Se establecen dos categorías: B1
si se trata de red pública telefónica fija, con derecho a prestar el servicio de
líneas susceptibles de alquiler, o B2 si se trata de una red pública de telefonía
móvil, ya sea terrestre o bien basada en satélites de órbita baja o media (LEO
o MEO)
● Licencias tipo C. Se requieren para el establecimiento o la explotación de
redes públicas, sin que su titular pueda prestar el servicio telefónico
disponible al público. Se establecen dos categorías según si las redes
establecidas o explotadas implican el uso del dominio público radioeléctrico

Página 58

(C1, que incluye el derecho de prestar el servicio de líneas susceptibles de


alquiler) o no (C2).

Según lo anterior, el operador entrante debería solicitar una Licencia Individual del tipo
B1 para prestar el servicio telefónico disponible al público, que incluye el derecho a
prestar el servicio de líneas susceptibles de arrendamiento. Para prestar el servicio de
transmisión de datos con red propia se requería obtener una Autorización General del
tipo C.

En la siguiente tabla se muestran resumidas las características de cada tipo de licencia.


Servicios ofrecidos Tipo de licencia

Telefonía básica disponible al público A

Sin establecer o explotar red propia. B1

Estableciendo o explotando red propia.


B2
Telefonía móvil disponible al público
Estableciendo o explotando red propia.

Servicios portadores al público C1

Que no impliquen uso del dominio público C2


radioeléctrico.

Que impliquen uso del dominio público


radioeléctrico.
Alquiler de circuitos B1 y C1

Con la entrada en vigor de la Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de


Telecomunicaciones, el régimen de títulos habilitantes se simplifica, bastando la simple
notificación a la CMT para poder operar.

1.14.5. Interconexión

Este aspecto afecta muy directamente al servicio telefónico disponible al público, pero
no tanto al servicio de alquiler de circuitos y al servicio de transmisión de datos, aunque
sí habrá, en este último caso, que tener en cuenta si van a ser accesos normalizados o
especiales.

Principios de interconexión

Los aspectos relativos a la interconexión y al acceso a las redes públicas y a la


numeración se recogen en el Real Decreto, por el que se aprueba el Reglamento
correspondiente.

Página 59

El modelo elegido por la CMT posee tres elementos importantes sobre la interconexión:
● Mecanismos de acceso de los usuarios a los nuevos operadores a través de
las redes existentes.
● El precio a pagar por la interconexión.
● Las condiciones técnicas y operativas de la interconexión.

La Oferta de Interconexión de Referencia (OIR) inicial de Telefónica se ha modificado


varias veces en base a los cambios propuestos por la CMT. También hay que tener en
cuenta la posibilidad de establecer acuerdos con los operadores no dominantes.

Los titulares de las redes públicas están obligados a permitir la interconexión de todos
los operadores que lo soliciten y los organismos reguladores han de velar por que las
tarifas de este servicio se ajusten a costes, estableciendo un precio de referencia y
supervisando las condiciones de acceso acordadas libremente entre los operadores. El
alto coste en tiempo y dinero que supone el despliegue de nuevas redes y la necesidad
de servirse mientras tanto de las infraestructuras en manos de los exmono-polios, hace
que el precio de interconexión determine la capacidad de los nuevos entrantes para
competir con efectividad. Si el precio es muy bajo, se corre el peligro de desincentivar
la creación de redes propias y, si por el contrario, es muy alto, se limita el margen de
las nuevas empresas y su capacidad competitiva.

Dentro del ámbito de la interconexión, se articulan los procedimientos de selección de


operador que permitirá al usuario elegir, con carácter inmediato y de forma sencilla,
entre diferentes ofertas para cursar sus llamadas. Además, se regula la conservación
de los números de abonado cuando éste cambie de operador.

Acuerdos de interconexión

El operador entrante ha de negociar con Telefónica un acuerdo de interconexión, en


base a la OIR aprobada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En
concreto, se contemplan los siguientes aspectos:
● Servicios de interconexión de tráfico conmutado.
● Oferta de centrales abiertas a la interconexión.
● Niveles de interconexión.
● Servicios básicos finales garantizados en la interfaz de interconexión.
● Otros servicios (terminación de servicios de emergencia, de operadora,
selección de operador, inteligencia de red, interconexión de líneas alquiladas,
acceso a otros servicios, etc.).
● Características técnicas básicas del servicio de conexión a la red telefónica.

Página 60

● Consolidación y facturación (precios).


● Contrato tipo de interconexión.
● Anexos varios (centrales abiertas a la interconexión, precios, etc.).

Página 61
Si no se consigue un acuerdo en el plazo de 4 meses, entonces ha de mediar la CMT,
y se dispone de un plazo de 4 meses para lograr que se implemente.

El proceso de negociación de los nuevos operadores con Telefónica es largo y


dificultoso, puesto que Telefónica exige a cada uno un anexo técnico con número de
enlaces, homologaciones, facturación, etc., y tiene un plazo de 4 meses para llegar a
un acuerdo y otros 4 meses para implementarlo, lo que puede retrasar
considerablemente la oferta de servicios.

Precios de Interconexión

El precio de la tarifa de interconexión—decisiva para el plan de negocio de los nuevos


operadores—fue un tema de fuerte debate durante los últimos meses del año 1998, ya
que la CMT modificó sustancialmente a la baja la Oferta de Interconexión de
Referencia (OIR) presentada inicialmente por Telefónica el 31 de agosto de 1998.

La gran ventaja que tiene Telefónica frente a los nuevos entrantes es la red de acceso
para servicios de telefonía fija y los entrantes no tienen más remedio que establecer
sus propias redes de acceso (algo bastante problemático, aunque la opción es
aprovechar el tendido de las nuevas redes de cable o instalar el acceso vía radio) o
utilizar la que ya tiene establecida Telefónica, pagando por ello y utilizando la selección
de operador mediante prefijo llamada a llamada o la preselección o preasignación de
operador, que hoy por hoy plantea ciertos problemas técnicos en la planta que hay que
resolver. Los titulares de redes públicas de telecomunicaciones han de facilitar la
interconexión en condiciones no discriminatorias, transparentes, proporcionales y
basadas en criterios objetivos. Telefónica obtiene ingresos por alquilar el bucle de
abonado a sus competidores, que la compensan en parte de la pérdida de ingresos.

Normativa técnica

En la OIR se recoge la normativa técnica—su análisis exhaustivo es muy importante—a


tener en cuenta para que la interconexión sea posible. Por tanto, el nuevo operador ha
de adaptar sus centrales y medios de transmisión conforme se especifica en la misma
para garantizar que el servicio se puede establecer y no va a plantear problemas.

1.14.6. Numeración

Este aspecto afecta solamente al servicio telefónico disponible al público.

Atribución yasignación de numeración

El espectro radioeléctrico y los números que se asignan a los abonados son recursos
limitados que las administraciones públicas deben gestionar y repartir de forma objetiva
y transparente. En cuanto a la numeración, se están desarrollando

Página 62

sistemas que garanticen una capacidad suficiente, como es el puesto en marcha por la
Comisión Europea que asegura la disponibilidad de números apropiados para todos los
servicios durante los próximos 20 años. En España el Plan Nacional de Numeración
(PNN) tiene en cuenta estos aspectos.

Con respecto a la numeración es necesario su regulación, ya que con la entrada de


nuevos operadores se ha convertido en un recurso escaso, al igual que sucede con las
frecuencias del espectro radioeléctrico. La política de la Comisión Europea al respecto
aborda cuestiones como:
● Implementación de un espacio de numeración telefónico europeo.
● Selección llamada a llamada y preselección de operador.
● Portabilidad y conservación del número.

Corresponde al Gobierno la aprobación del PNN para los servicios de


telecomunicaciones y a la CMT la asignación de números en el marco de lo establecido
en dicho Plan. La LGT recoge estos aspectos y establece los principios generales que
deben regir la gestión de los recursos de numeración, estableciendo que todos los
operadores de servicios de telefonía accesibles al público tienen derecho a disponer de
números e intervalos de numeración. También, los operadores están obligados a
realizar, en los sistemas que exploten, las modificaciones necesarias para tratar y
encaminar de forma eficiente las comunicaciones cuando el Ministerio de Industria,
Turismo y Comercio adopte decisiones con relación al PNN, sufragando los costes que
de ello se deriven.

Así, el nuevo operador debe fijar un plan de numeración acorde con el PNN, para el
tratamiento de los números nacionales, plan de marcación, rango de numeración
geográfica, servicios de numeración personal, servicios de inteligencia de red y
números cortos. La solicitud de reserva de recursos públicos de numeración se puede
presentar de forma simultánea, pero separada, de la solicitud de licencia individual e irá
dirigida a la Dirección de Redes y Servicios de la CMT.

Selección de operador

Este aspecto es estratégico para el negocio y el Plan Nacional de Numeración atribuye


determinados códigos para selección de Operador. Se tratará con detalle más
adelante. Aunque el operador va a establecer red propia, no va a disponer del bucle de
abonado, así que se ve obligado a recurrir a quién sí lo tiene y a interconectar su red
con la suya.
Portabilidad yconservación de números

La portabilidad se define como la capacidad que tienen los usuarios finales para
conservar su número de teléfono cuando cambian de operador de red, proveedor de
servicios, su ubicación o su servicio. El aspecto relativo a la portabilidad del número es
crítico para el éxito de los nuevos operadores, ya que casi ningún ciudadano o

Página 63

empresa asumiría cambiar de operador si se le cambia el número asignado a su


teléfono manteniendo su ubicación física, dados los costes y perjuicios que ello
conlleva.

La LGT establece que todos los operadores de redes fijas que proporcionen acceso
local o aquellos que ofrezcan SVA independientes de la ubicación geográfica,
proporcionarán portabilidad de operador en dichos servicios.

1.14.7. Obligaciones de servicio público

El Real Decreto 1736/1998 aprobó el Reglamento sobre el servicio universal de


telecomunicaciones, otras obligaciones de servicio público y las obligaciones de
carácter público en la prestación de servicios y en la explotación de redes de
telecomunicaciones.

Las obligaciones de servicio público afectan al nuevo entrante ya que así lo establece
la LGT, estableciendo el Reglamento como obligaciones de carácter general las
siguientes:
● Garantizar el acceso a los servicios de todos los usuarios que lo soliciten del
grupo o territorios al que afecte su título habilitante (servicio universal).
● Ofrecer el servicio a un precio razonable.
● Otorgar igual trato y permitir idénticas condiciones de acceso.
● Dar continuidad y permanencia a la oferta.
● Respetar las condiciones de calidad establecidas en este Reglamento.

Un aspecto a tener en cuenta es la posibilidad de que el nuevo entrante pueda prestar


el servicio en condiciones mejores que el operador dominante.

Obligación de prestar el servicio universal ysu financiación

Los titulares de licencias individuales (B1) están obligados a cumplir las obligaciones de
servicio público que le sean de aplicación, de acuerdo a lo establecido en la LGT y en
este Reglamento.

La LGT impone al operador dominante en su zona (inicialmente, y hasta final del 2005,
Telefónica) la obligación de prestar el servicio universal, cuya financiación será
compartida ineludiblemente por todas las compañías que exploten redes accesibles al
público y por los suministradores de servicios, para lo que se constituye un fondo,
gestionado por la CMT, al que los operadores contribuyen en función de sus ingresos.
El nuevo operador ha de contribuir a esta financiación en función de los ingresos que
obtenga en razón del servicio telefónico fijo y al alquiler de circuitos.

Página 64

(Otros) Servicios obligatorios de telecomunicaciones

Vendrán fijados por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, si ha lugar.

Secreto de las comunicaciones yprotección de los datos de carácter personal

Los operadores con licencia individual, o en su caso, autorización general para la


prestación de servicios de telecomunicaciones disponibles al público, deberán
garantizar el secreto de las comunicaciones y la protección de los datos personales.

1.14.8. Derechos de paso

El nuevo operador, con la licencia B1 (y C1 si la hubiese solicitado), tiene derecho a


ocupar la propiedad pública y/o privada para la construcción de su red, aunque para
ejercerlo tiene que seguir los correspondientes trámites administrativos, que pueden
demorar el proceso. Este derecho lo adquiere, como tenedor de una licencia individual,
aquel a quien le es de aplicación las obligaciones de servicio público. Para ejercer
estos derechos tiene que disponer de un informe favorable y la aprobación del proyecto
técnico por parte del Ministerio de Fomento. Ha de tener en cuenta que, al objeto de
racionalizar las inversiones, se contempla el uso compartido de bienes públicos o
privados. El Ayuntamiento interviene en el procedimiento.

Una posibilidad es la de coubicación y compartición, ya que una alternativa a la


realización de actuaciones sobre el dominio público o privado es el uso compartido de
los bienes públicos o privados sujetos a derechos de paso, al objeto de minimizar el
impacto del tendido de las redes y, por ende, introducir racionalidad económica
evitando duplicidades innecesarias.
1.15. Obtención del Código de Operador

Este aspecto afecta al operador dominante con título habilitante para la prestación del
servicio telefónico básico, que tiene que implementar esta facilidad en su red. El nuevo
operador tiene derecho a ser seleccionado mediante el procedimiento de selección
llamada a llamada o mediante preselección y, por tanto, tiene derecho a obtener
códigos de selección de operador, preferentemente de cuatro cifras, al tener una
licencia nacional B1.

Otro derecho que le asiste es el de interconectar la red que soporte la prestación del
servicio telefónico público con las de los titulares de redes públicas y, cuando éstos
estén obligados a disponer de una oferta de interconexión de referencia (Tele-fónica lo
está), el titular de la Licencia B1 tendrá derecho de interconexión en las centrales de
conmutación locales y de nivel superior de conmutación, de acuerdo a como se
establece en el Reglamento de interconexión y numeración.

Página 65

1.15.1. Obtención de código/asignación y reserva de numeración

El Real Decreto 225/1998 aprobó el Reglamento de procedimiento de asignación y


reserva de recursos públicos de numeración por la CMT. El nuevo operador ha de
solicitar ante la CMT un código de operador—dentro del rango asignado por el
Ministerio de Industria, Turismo y Comercio—y un espacio de numeración (cada bloque
consta de 10.000 números), pudiendo hacer una reserva del mismo antes de obtener la
autorización. La solicitud de reserva de recursos públicos de numeración se puede
presentar de forma simultánea, pero separada, de la solicitud de licencia individual e irá
dirigida a la Dirección de Redes y Servicios de la CMT, debiéndose comprometer a
cumplir las condiciones generales y específicas que se han establecido para la
utilización de recursos públicos de numeración.

1.15.2. Selección llamada a llamada

Para facilitar la elección por el usuario del operador que le preste servicio, la central a
la que está conectado ha de disponer de los procedimientos y condiciones que
permitan el reconocimiento de los códigos de selección y preasignación de operador.
La selección puede hacerse llamada a llamada, marcando el prefijo correspondiente al
operador a través del cual se quiere encaminar la comunicación (selección de código
de operador).

1.15.3. Preselección de operador

La Resolución de 18 de junio de 1998 de la SGC aprobó la especificación técnica para


la preasignación de operador en las llamadas de larga distancia, que afecta a los
abonados conectados directamente a una central de Telefónica (como operador
dominante). Con esta facilidad no es necesario marcar el código de selección de
operador.

1.16. Portabilidad Numérica y Selección de Operador

La necesidad de habilitar mecanismos que permitan la conexión entre los potenciales


clientes y los servicios prestados por los nuevos operadores ha sido la razón que ha
impulsado la aparición de la conservación o transportabilidad del número de usuario
por un lado y la selección del operador por otro, cuestiones que tienen su punto de
inicio en los trabajos comunitarios relativos al Libro Verde de 20 de noviembre de 1996
sobre una política de numeración de los servicios de telecomunicación en Europa.

1.16.1. Portabilidad del número de abonado

No es posible dar un concepto unívoco de conservación de número, y ello es debido a


las múltiples posibilidades a las que responde la conservación, que se pueden
circunscribir a tres: la geográfica, es decir, la posibilidad de que un abonado conserve
su número con motivo del desplazamiento geográfico dentro de un territorio; la
conservación entre servicios, circunscribiéndose principalmente esta

Página 66

opción a la RDSI; y la conservación del número por cambio del operador, que, como
puede deducirse, es el caso de aquellos abonados que deciden cambiar de operador
dentro del bucle local, y por lo tanto sólo permite la conservación del número siempre y
cuando no se produzca una movilidad geográfica.

En la actualidad, de estas tres posibilidades la más implantada es la portabilidad de


operador en el bucle local para la telefonía fija, opción recogida en el Real Decreto
225/1997 sobre Asignación y Reserva de Números, en cuyo artículo 1 se define el
procedimiento para la conservación, sintetizado en la necesidad del abonado de
comunicar al nuevo operador prestador del servicio, dentro del documento de solicitud,
de manera expresa su voluntad de conservar el número a fin de que el operador
receptor del abonado lo ponga en conocimiento del antiguo operador, y así en el plazo
de cuatro días, y con las menores molestias para el usuario, adopte las medidas
oportunas para su consecución.

A lo anterior, no obstante, cabe hacer una apreciación: el número que pasa de un


operador a otro lo hace mediante una solución técnica destinada a permitir que ese
número “asignado” al operador originario, y localizado en su bucle, pueda ser
“encaminado” hasta el otro operador para su gestión. Dicha solución técnica exigirá del
uso de recursos de inteligencia de red en todas las redes origen de llamadas.
1.16.2. La selección del operador

La selección de operador, otra de las vías empleadas para la introducción de la


competencia en el mercado telefónico, está destinada a permitir a los usuarios la
elección del operador encargado de prestar un determinado servicio, como es el de
llamadas de larga distancia (internacionales e interprovinciales). Estos servicios
constituyen un segmento de negocio muy atractivo (es el primero que aborda cualquier
nuevo operador), sobre todo atendiendo a los destinatarios del mismo, como son las
empresas y las Administraciones principalmente (sin olvidar a los particulares). El
interés del nicho de negocio se centra en la existencia de un gasto en infraestructuras
muy inferior a los beneficios obtenidos por la actividad, sobre todo si se compara con
las fuertes inversiones que se han de acometer en los bucles locales para la prestación
del servicio de telefonía local.

Del mismo modo que ocurre en la conservación del número telefónico, la implantación
de este mecanismo regulado por la Orden ministerial de 18-7-1997, siguió un proceso
gradual. En su inicio se encontraba el procedimiento de selección llamada a llamada
(también denominado en los documentos comunitarios, de facilidad de acceso).

La segunda de las opciones es la denominada preselección o preasignación. Esta


medida requiere de unas mayores exigencias técnicas (las centrales del bucle local han
de ser digitales), y su definitiva implantación sucedió a lo largo del año 1999. Se
caracteriza por permitir al usuario ser él mismo quien determine qué operador ha de ser
quien le preste el servicio de larga distancia por defecto, facultad que se complementa
con la posibilidad de hacer uso de los códigos de selección de

Página 67

operador antes descritos en caso de que el usuario prefiera que determinados servicios
puntuales sean prestados por otros operadores.

1.16.3. Portabilidad geográfica y de servicios

Además de la portabilidad del número de abonado, la portabilidad de servicios (artículo


33 de la LGT) es otro de los objetivos fijados en el Libro Verde de la UE, y el siguiente
a ser implementado tras la telefonía fija, al permitir la conservación del número con
motivo del cambio de servicios de los englobados dentro de la RDSI.

La última de las posibilidades es la relativa a la portabilidad geográfica, entre cuyos


atributos no sólo se encuentra facilitar la introducción de la competencia, sino que
aporta como un beneficio añadido la comodidad que se ofrece a los abonados de
efectuar desplazamientos por el territorio sin por ello tener que renunciar a su número.
En este género de portabilidad ya existen claros ejemplos como son los números de
red inteligente: personales (704) y los denominados números no geográficos (los
números 900 y los 800).

1.17. Disposiciones Legales

Las disposiciones legales más importantes se encuentran disponibles en su conjunto


en las Webs de la CMT (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) y de la
SETSI (Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la
Información), localizadas en www.cmt.es y www2.setsi.mityc.es respectivamente.

1.17.1. Situación en Iberoamérica

La apertura, prácticamente total de las telecomunicaciones, más reciente en los países


de la Europa del Este y menos en los Estados Unidos, contrasta con la situación de
introducción progresiva en Iberoamérica, donde ya se ha hecho evidente para muchos
países que la falta de competencia tiene como resultado unos servicios inferiores para
los usuarios, que tienen menos donde poder elegir y los precios que pagan por ellos
son más elevados.

Tradicionalmente, al igual que ha sucedido en la mayoría de los países desarrollados,


en Iberoamérica el marco institucional del sector ha girado en torno a operadores
públicos en régimen de monopolio que agrupaban las funciones de operación de redes
y de prestación de servicios con aquéllas relativas a la regulación de las
telecomunicaciones, con una fuerte influencia en el sector, pero ante la necesidad de
llevar a cabo procesos de privatización de los operadores públicos y de facilitar la
entrada de inversores extranjeros, se ha producido una importante transformación con
la separación de las funciones propias de un operador de aquéllas relativas a la
regulación de las telecomunicaciones.

Página 68

Incluso a pesar de haber sido privatizados en gran medida, los operadores


tradicionales, defendiendo sus intereses, continúan presionando en contra de la
reforma del mercado. Sin embargo, el proceso de apertura de los mercado sigue su
curso imparable y compañías como AT&T, BellSouth (sus activos fueron adquiridos por
Telefónica a lo largo de los años 2004 y 2005), France Telecom, GTE, MCI WorldCom,
Telecom Italia y Telefónica Internacional ya están presentes en la región, e igual ocurre
con otras compañías más pequeñas y menos conocidas, compitiendo por introducirse
rápidamente y ofreciendo más y mejores servicios al objeto de captar nuevos clientes.

Página 69
Figura 1-23: Direcciones en Internet de los principales organismos de regulación en
Iberoamérica.

Los organismos y autoridades reguladoras son o bien departamentos pertenecientes a


un Ministerio o bien organismos administrativos especializados, creados a tal efecto
con mayor o menor grado de independencia, siendo la situación diferente en cada uno
de los países, dependiendo de muchas circunstancias. En las direcciones respectivas
de los Organismos y Autoridades Reguladoras en Internet se puede encontrar amplia
información de la legislación y regulación en cada uno de los mercados.

Cita de fuente (MLA 8.a edición)


Huidobro Moya, José Manuel. "El Servicio Telefónico Básico." Redes y servicios de
telecomunicaciones, Paraninfo, 2006, pp. 1-69. Gale Virtual Reference Library,
http://link.galegroup.com/apps/doc/CX3647500004/GVRL?u=unad&sid=GVRL&xid
=d1290e32. Accessed 21 Feb. 2018.

Número de documento de Gale: GALE|CX3647500004