Вы находитесь на странице: 1из 3

SOCIEDADES DE ECONOMIA MIXTA

APLICACIÓN DEL DERECHO PRIVADO: se aplica el derecho privado en las actividades normales de la
sociedad de economía mixta.

Pero existen también algunas excepciones, aunque en menor medida que las que se presentan en el
caso de las empresas. Cuando se presentan excepciones el régimen será de derecho público, los actos
expedidos serán actos administrativos y los conflictos serán competencia de la jurisdicción
contencioso-administrativa. Las más importantes son las siguientes:
1. se aplica el derecho público en las actividades de las sociedades de economía mixta que tienen
que ver con sus relaciones con la administración, como sucede, en general, con los particulares.
2. cuando la ley confiera excepcionalmente a la sociedad el ejercicio de funciones administrativas.
3. en materia de contratación, cuando la sociedad de economía mixta de que se trate tenga
participación estatal superior al 50 por ciento, por así preverlo el literal a) del artículo 2)de la ley
80 de 1993.A este respecto nótese que si bien la Corte Constitucional, al declarar la
inexequibilidad del inciso 2) del artículo 97 de la ley 489 de 1998, expresó que las sociedades de
economía mixta no solo son aquellas cuyo capital público sea superior al 50 por ciento del capital
social, sino que basta que exista un capital estatal para que se predique su carácter de mixta, en
esta misma sentencia manifestó que, "en atención al porcentaje de la participación del Estado o
de sus entes territoriales en las empresas de economía mixta, puede el legislador en ejercicio de
sus atribuciones constitucionales, establecer, si así lo considera pertinente, regímenes jurídicos
comunes o diferenciados total o parcialmente, pues es claro que para el efecto existe libertad de
configuración legislativa". Por consiguiente, debe entenderse que dicha libertad de configuración
legislativa sustenta el régimen jurídico especial de contratación previsto en el literal a) del artículo
2º de la ley 80 para las sociedades de economía mixta con participación estatal superior al 50 por
ciento.
4. en materia laboral, se han presentado algunas polémicas sobre la calidad de los empleados de
las sociedades de economía mixta. Al respecto, puede decirse que la jurisprudencia y la doctrina
administrativas, ante la ausencia de norma expresa para las sociedades de economía mixta del
orden nacional, han sostenido un criterio que puede extraerse de la sentencia del Consejo de
Estado del 18 de noviembre de 1970, según la cual pueden presentarse tres posibilidades:
4.1.1 En aquellas sociedades en que la participación económica estatal sea menor del 50
por ciento de su capital social, los empleados se consideran particulares, sujetos, por
tanto, íntegramente al Código Sustantivo del Trabajo y a la jurisdicción laboral
común.
4.1.2 En las sociedades en que la participación estatal sea igual o superior al 50 por ciento
y menor del 90 por ciento del capital social, los empleados tienen la calidad de
trabajadores oficiales, sometidos, en consecuencia, a una mezcla de derecho laboral
administrativo y de derecho laboral común, lo mismo que a la jurisdicción laboral
común.
4.1.3 En aquellas sociedades en que la participación estatal sea igual o superior al 90 por
ciento del capital social, la mayoría de los empleados serán trabajadores oficiales,
pero los de dirección o confianza que se señalen en los estatutos serán empleados
públicos, sometidos, por lo mismo, í al derecho público y a la jurisdicción
contencioso-administrativa.
No obstante lo anterior, debe tenerse en cuenta que la Corte Suprema de Justicia ha venido
reiterando el criterio según el cual, como las sociedades de economía mixta se rigen por las reglas
del derecho privado, ello incluye lo referente al estatuto laboral de sus servidores, los cuales, en
consecuencia, son trabajadores particulares, pues solo por excepción, cuando el aporte oficiales o
excede del 90 por ciento del capital social, sus actividades se regulan por los preceptos aplicables a
las empresas industriales y comerciales del Estado y, en consecuencia, sus empleados serán, por regla
general, trabajadores oficiales.
En relación con esta polémica, en la práctica ha predominado la interpretación de la Corte Suprema
de Justicia, pues, como lo hemos visto, la jurisdicción laboral común es la competente para resolver
los conflictos relacionados tanto con los trabajadores particulares como con los trabajadores
oficiales, lo cual debe entenderse ratificado por el numeral 4) del artículo 105 del CPACA que dispone
que la jurisdicción administrativa no es competente para conocer de los conflictos de carácter laboral
entre las 'entidades públicas y sus trabajadores oficiales.
RÉGIMEN JURÍDICO APLICABLE: debe tenerse muy en cuenta que el parágrafo del artículo 97 de la ley
489 de 1998, establece que las sociedades de economía mixta en las que la nación o las entidades
descentralizadas o territoriales tengan aportes iguales o superiores al 90 por ciento del capital social,
se sujetan al régimen previsto para las empresas industriales y comerciales del Estado. Debe notarse
que no se trata de aplicarles por regla general el derecho público, ya que a las empresas también se
les aplica por regla general el derecho privado. Lo que sucede es que, las empresas presentan mayor
número de excepciones en las que se aplica el derecho público.
En todo caso es muy importante recordar siempre este principio: las sociedades de economía mixta
en las cuales su capital social sea en un 90 por ciento o más de carácter estatal o público, se asimilan
a empresas industriales y comerciales del Estado.
En relación con la competencia para resolver los conflictos originados en la actividad de las sociedades
de economía mixta, debe señalarse que, de acuerdo con la teoría general, cuando las actividades de
una entidad pública se rigen por normas de derecho privado, la competencia en materia de conflictos
debe corresponderle a la jurisdicción común u ordinaria, por lo cual la competencia para resolver los
conflictos de las citadas sociedades debería ser de la jurisdicción ordinaria. No obstante, la ley 1107
de 2006 preveía que, salvo en relación con ciertas materias, como en asuntos laborales y en algunos
aspectos referentes a las empresas de servicios públicos domiciliarios, la jurisdicción administrativa
era competente para juzgar, en general, las controversias originadas en la actividad de estas
sociedades cuando el capital público fuera igual o superior al 50 por ciento.
Actualmente, el artículo 104 del CPACA, de una parte, dispone que la jurisdicción administrativa es
competente para conocer de las controversias sujetas al derecho administrativo en las cuales se
encuentren involucradas entidades públicas y, de otra, precisa que, para efectos del CPACA,
solamente las sociedades de economía mixta que tengan capital público igual o superior al 50 por
ciento pueden calificarse como entidades públicas. Dentro de ese contexto, por regla general, la
jurisdicción ordinaria será la competente para conocer de los litigios en que sea parte una sociedad
de economía mixta, y la jurisdicción administrativa excepcionalmente será competente para conocer
de las controversias de las sociedades de economía mixta con capital público igual o superior al 50
por ciento cuando las mismas se encuentren relacionadas con aspectos regidos en cuanto al fondo
por el derecho administrativo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la misma norma señala
algunas excepciones de controversias atribuidas a la jurisdicción administrativa con base en la
naturaleza pública de las entidades y no en el régimen jurídico aplicable, como son los casos de los
procesos relativos a la responsabilidad extracontractual de cualquier entidad pública y a los contratos
en los que sea parte una entidad pública, de los procesos relativos a la relación legal y reglamentaria
entre los servidores públicos y el Estado, de los procesos ejecutivos derivados de conciliaciones
aprobadas y condenas impuestas por la jurisdicción administrativa o por un laudo arbitral en el cual
hubiera sido parte una entidad pública, y de los recursos extraordinarios contra laudos arbitrales que
definan conflictos relativos a contratos celebrados por entidades públicas. En consecuencia, en esos
casos y en todos aquellos en los cuales el régimen jurídico aplicable es el derecho administrativo, la
jurisdicción administrativa será la competente para conocer de los procesos en los cuales sean parte
las sociedades de economía mixta con capital público igual o superior al 50 por ciento. En los demás
casos, así corno respecto de las sociedades de economía mixta con capital inferior al 50 por ciento,
debe entenderse que la competencia corresponde a la jurisdicción ordinaria.