Вы находитесь на странице: 1из 8

SALUD MENTAL INFANTIL Y DEL ADOLESCENTE

RESUMEN CLÍNICO CASO PAOLA


SESIÓN 09 DE JUNIO DEL 2015

Paola es una adolescente de 16 años de edad, estudiante de secundaria. Acude por


iniciativa de los padres, al servicio de salud mental infantil y del adolescente desde
diciembre del 2013, por presentar distorsión de la imagen corporal, insatisfacción con su
cuerpo, atracones, conductas compensatorias como vomito y ejercicio, periodos de
restricción de algunos alimentos, ayunos prolongados, llanto con facilidad, tristeza, abulia
sentimientos de minusvalía y anhedonia: "Mi mamá me quiso traer por que dice que no
como" (Sic. Pac.).

Se recibe por el servicio de psiquiatría infantil donde es diagnosticada con Bulimia y


Trastorno Depresivo Mayor es tratada farmacológicamente con sertralina 50 mg, siendo
canalizada a terapia individual, terapia familiar y nutrición.

En la entrevista la madre de Paola destacó que el desencadenante del trastorno de


alimentación ocurrió cuando Paola tenía 14 años de edad, comenzó a quejarse de su
físico, “Decía que se sentía muy gorda y que sus amigas ya no se juntarían con ella por
que todas son muy delgadas menos ella”, inició con dietas, restricción de ciertos
alimentos, al notar la perdida de peso realizaba ayunos prolongados y a pesar de que la
ingesta de alimentos era baja presentaba vomitos de hasta dos veces por día. Paola
comenzó a aislarse, ya no salía con sus amigas, se pasaba largas horas encerrada en su
recamara, se mostraba muy irritable. La madre se percataba de la perdida de peso, pero
no le mostraba importancia, lo que la asusto y la convenció de que Paola requería ayuda
fue que encontró escrito en la pared del cuarto frases como “Que se sentirá la muerte”,
“Ya no quiero vivir”, “Soy gorda y fea”. Así como comida y envolturas de alimentos debajo
de la cama y entre su ropa.

Paola proviene de una familia integrada, disfuncional, de un nivel socioeconómico medio


bajo. Tiene cinco hermanas Norma, Brenda, Mayra, Monica y Fanny.

Martín es el padre, de 48 años de edad, de escolaridad primaria, dedicado al comercio,


actualmente tiene una tienda de abarrotes. Proviene de una familia de cinco miembros,
siendo él de los mayores. Vivían en un rancho a las afueras de San Luis. Su padre
dedicado al comercio y con dependencia a OH, obligaba a los hijos a trabajar para que
llevaran dinero a la casa, por lo que Martín deja los estudios para dedicarse a la a
recolectar basura. Toda la responsabilidad de los gastos y del cuidado de sus hermanos
recae en él, “Eramos muy pobres, a veces ni para comer había, por eso me tuve que ir a
trabajar, yo les quiero dar a mis hijas lo que no tuve”. La madre de Martin era una mujer
dedicada al hogar, dependiente del marido, ausente, negligente, poco empatica, agresiva
con sus hijos, “Ella descargaba en nosotros todo el enojo y el coraje que le tenia a mi
papá”. Ambos padres actualmente ya fallecieron, pero eso no deslindo a Martín de las
responsabilidades con los hermanos, hasta hace tres años aun aportaba dinero para que
los hermanos cubrieran sus gastos, lo que ocasionaba peleas constantes con su esposa,
esto ha provocado que se distancie de ellos.

La madre María de 47 años de edad, de escolaridad secundaria, dedicada a la tienda de


abarrotes, es quien la administra, proviene de una familia de nivel socioeconómico bajo,
en condiciones incluso de pobreza. El padre de María se dedicaba a trabajos ocasionales,
se mostraba agresivo la mayor parte del tiempo y en especial con la madre, inclusive
María llega a comentar que existía infidelidad por parte de él, pero la madre siempre lo
negó. Tiene 8 hermanos de los cuales seis son mujeres y dos son hombres, ella es de las
mayores. Al Igual que Martin, María creció en el mismo rancho, “Siempre me quise ir de
ahí, no se podía tener una buena vida, allá en el rancho las cosas son difíciles”. La madre
de María, dedicada al hogar, era exigente, dura, agresiva, poco afectiva, sus
acercamientos eran solo de tipo instrumental, autoritaria y controladora. Ambos padres ya
fallecieron, la relación de María con sus hermanos es nula, se ha alejado de ellos, ya que
dice que solo se acercan para pedirle dinero o hacer chismes. Hace algunos meses
retomo contacto con una de sus hermanas pero terminaron en conflicto por lo que
nuevamente se encuentra distanciada de ellos.

Las hermanas de Paola son Norma de 29 años de edad, casada, con dos hijas de 7 y 3
años, actualmente dedicada al hogar, Brenda de 25 años de edad, casada y con dos hijas
de 5 y 2 años tambien dedicada al hogar. Tanto Norma como Brenda viven por separado
de los padres, solo acuden algunos fines de semana, ya que refieren que la convivencia
con su madre es dificil, por que se niega a dejar la tienda sola o a cargo del padre, la
relacion con Paola es buena pero distante. Con Paola viven tres hermanas, Mayra de 21
años de edad, en unión libre con una hija de 6 meses, dedicada al hogar, Monica de 19
años de edad, estudiante de preparatoria abierta y actualmente trabaja como obrera en la
zona industrial y Fanny de 8 años de edad estudiante de tercero de primaria, la relación
con ellas es mas cercana, ya que la convivencia es mayor, con quien mayor conflicto
presenta es con Mayra ya que este se niega a participar en las actividades de casa y le
delega la responsabilidad a Paola.

Los padres de Paola se conocieron en su rancho ya que vivían muy cerca y fue una
amiga de María quien los presento. Su noviazgo fue corto, ya que la intención de Maria
era que Martin la pudiera sacar del rancho y la trajera a vivir a San Luis, por lo que a los
pocos meses deciden salir del rancho. Al llegar a San Luis ambos comienzan a trabajar,
Martin como albañil y María de obrera en la zona industrial, ella era quien aportaba mas
para los gastos de la casa, lo que ocasionaba conflictos en la pareja “Yo tenia que rolar
turnos, me daba mucho coraje que él solo trabajara pocas horas y encima siempre les
diera dinero a sus hermanos, cuando a veces no alcanzábamos a pagar todo”. La relación
de pareja no ha sido buena, constantemente están en conflicto. Los problemas se fueron
agravando cuando María comienza a sospechar que Martin tiene una relación, “Yo
trabajaba por las noches, me sentía muy cansada por que yo me hacia cargo de todo lo
de las niñas, las llevaba a la escuela, les llevaba lunch, iba por ellas y les ayudaba hacer
las tareas, realmente no dormía, Martin se iba a trabajar temprano y llegaba por la tarde,
así yo me iba sin pendientes, pero de un día para otro ya no llegaba, yo no me había
dado cuenta hasta que una de mis hermanas me dijo que habían visto a Martin con otra
mujer, me decían que era muy tonta que descuidaba a mi marido y mi casa por estar
trabajando, pero para mi no era fácil dejar un trabajo de mas de 15 años, comencé a
cuestionar a las niñas y ellas me decían que su papá no llegaba a dormir, que llegaba en
las mañanas a levantarlas para ir a la escuela, cuando lo enfrente, él negó todo y
comenzó a decirme que yo era la que tenia algo que ver con uno de sus hermanos, por
eso no puedo ver a su familia por que nunca me apoyaron, solo me criticaban y me
culpaban de la situación”. La situación actual de la pareja es conflictiva, ella es
controladora, agresiva y celosa, por lo que no permite que Martin se quede atendiendo
solo la tienda ya que a decir de Maria el coquetea con todas las clientas, por lo que lo
tiene que vigilar, “Mi mamá no deja a mi papá solo nunca, cuando el tiene que ir a Abastos
por las cosas siempre tiene que ir acompañada de una de nosotras” (Sic. Paola). Martin
se muestra pasivo, ausente, periférico, distante, poco afectivo, se queja constantemente
de las conductas de Maria, pero no es capaz de decirle las quejas a ella o confrontarla,
tiende a ser condescendiente con ella, “Yo trato de hablar con Maria de decirle las cosas,
pero ya ni chance da, todo le molesta, a veces no deja ni a las niñas, siempre esta
peleando con ellas, por eso ya no me meto, por que si digo algo salimos de pleito”.

Paola describe a la madre agresiva, poco empatica, incapaz de confiar en ella, exigente,
controladora, poco afectiva, enojada la mayor parte del tiempo, ausente, “No puedo
confiar en ella, no le puedo decir las cosas por que en cuanto le digo comienza a gritarme
y a regañarme y a decirme todo lo malo que tengo, es muy difícil estar con ella, nada le
parece, todo quiere que sea como ella dice o piensa”. Al padre lo describe periférico,
ausente, empatico, callado, reservado, tranquilo, poco expresivo, “Mi papá es mas
tranquilo, nunca se mete en nada, pero dicen mis hermanas que yo conocí a otro papá
porque con ellas era muy agresivo, les pegaba y regañaba por todo”.

Escolarmente Paola se ha caracterizado por ser extrovertida, sociable, con adecuadas


relaciones con pares y buen desempeño escolar. Curso el preescolar y la primaria en la
sin conflictos aparentes, y buen rendimiento escolar. Al ingresar a la secundaria, se le
prohibía salir con amigos pues la madre consideraba que no eran buenas compañías. En
tercero de secundaria, tenía un grupo de amigas con las que compartía intereses, pero
con quienes se comparaba la mayor parte del tiempo “Ellas eran delgadas, todo lo que se
ponen se les ve bien, siempre a la salida íbamos a una farmacia a pesarnos y a mi me
daba pena los kilos que salían en la báscula, pesaba mucho mas que ellas, cuando
empece con las dietas y perdí peso me gustaba que pesaba como ellas, pero yo quería
perder mas peso”. El tercero de secundaria lo termino con dificultad, ya que no cumplía
con tareas, pasaba la tarde encerrada, con animo triste, desganada, con poca motivación
para lo escolar. Al ingresar a la preparatoria, su animo era bueno, tenia un grupo de
amigos con los que compartía actividades e intereses, comenzó con dificultades para
prestar atención y mantenerse callada a la hora de clases, con quejas constantes por
parte de los maestros, dificultades para cumplir con tareas y actividades, por lo que se le
diagnostico con Trastorno por Deficit de Atención e Hiperactividad de tipo Inatento e inicio
tratamiento farmacológico. Durante este periodo Paola comienza una relación de pareja,
la cual la incitaba a no entrar a clases, quedarse mas tiempo del que tenia permitido a la
hora de la salida, provocando que llegara tarde a casa y la madre la regañara e insultara
todos los días, “Empece a llegar muy tarde y me castigaban y regañaban, pero me valía,
no hacia caso y al otro día llegaba tarde, mi mamá no me bajaba de una zorra y
cualquiera, me insultaba y me pegaba al llegar a la casa”.

Paola acudía con frecuencia a psicoterapia, psiquiatria y nutrición. A terapia familiar


dejaron de acudir abruptamente por decisión de la madre, ya que desde un inicio acudía a
disgusto, poco cooperadora, “Mi mamá no quiere venir, dice que los demás no tienen por
que enterarse de sus cosas, nos prohibe decir lo que pasa, nos regaña al salir si decimos
algo que no quería”. Se trabajo con Paola y con la madre en terapia individual, pero en
una de las sesiones la madre abrió el tema de la infidelidad del padre y de la conflictiva de
pareja, después de esa sesión la madre no volvió a venir a pesar de que se le ha citado.
Los síntomas del trastorno de la alimentación habían disminuido, dejo de vomitar y
atracar, adecuado apego al plan de alimentación, su estado de animo con mejoría, la
dinámica familiar continuaba caótica, la madre se mostraba controladora, enojada e
irritable la mayor parte del tiempo, le delegaba las responsabilidades de casa a Paola,
como el limpiar, hacer de comer y cuidar de su hermana menor, lo que provocaba que
Paola quisiera pasar mas tiempo fuera de casa. La última sesión a la que acudió fue a la
de psiquiatría en diciembre del 2014 en donde toda la sesión lloro, pero se negó a hablar
de o que sucedía. Se le citó nuevamente pero dejaron de acudir. Se pidió el rescate pero
no localizaron a la familia.
En marzo del presente año acude nuevamente en compañía del padre en donde este
relata el por que dejaron de acudir "Dejamos de venir por que nos fuimos a vivir tres
meses a rancho, por que Paola le dijo a una de mis hijas que la habían secuestrado, que
la dejaron libre, pero la amenazaron con volver si ella decía algo, mi esposa y mis hijas se
pusieron muy nerviosas y no supe que hacer para que se calmaran por lo que decidimos
irnos al rancho, nos fuimos todas mis hijas y nietos, suspendimos nuestra actividades,
cerramos la tienda y llegamos a casa de una de mis cuñadas, que nos presto un cuarto
en lo que construía una casa, en todo ese tiempo Paola estaba callada, cooperaba en
casa pero se le notaba distraída, distante, todas continuaban con miedo, angustiadas, un
día tenía que venir a San Luis con un proveedor, mi esposa le pidió a Paola que me
acompañara, pero la note rara, se reía sola, hablaba cosas sin sentido, salió vestida muy
llamativa y ella no es así, no podía amarrarse las cintas de los zapatos, ella pensaba que
nos estaba hablando bien las cosas pero en realidad no se le entendía nada, cuando
comenzó a balbucear me asuste y la lleve al Hospital Central, estando ahí Paola comenzó
a abrazar y saludar a las personas como si las conociera, ahí le dieron un tranquilizante y
mejoró, el doctor nos comento que todo era por estrés, pero me dio miedo volver al
rancho por si se ponía mal, así que nos regresamos a la casa, al otro día Paola nos dijo a
mi y a mi esposa que todo lo que nos había dicho del secuestró era una mentira, pero aun
tengo dudas, mi esposa esta muy molesta pero le pedí que no le dijera nada hasta que
ustedes nos digan que hacer". Paola comenta "Todo lo invente, tenía miedo de que me
regañara mi mamá como los días pasados por que estaba llegando tarde de la escuela, lo
que provocaba peleas y discusiones, ese día llegue tarde y mi mamá me regaño y me
golpeo, estaban mis hermanas ahí y le empezaron a reclamar a mi mamá por pegarme,
yo estaba llorando en mi cuarto y Mayra pregunto que me pasaba y se me hizo fácil
decirle esa mentira, para que me dejaran de regañar, Mayra le dijo a todas mis hermanas
y se asustaron, yo no pensé que nos fuéramos a ir, me siento culpable, me siento mal,
mis hermanas aun no saben que es mentira, tengo miedo".

Paola se muestraba ansiosa, con culpa, triste, con insomnio, inquieta ante no poder
hablar de lo sucedido, lloraba con facilidad sin contención y al mismo tiempo enojada, a
partir de que regresaron del rancho ha estado aislada, ya no acude a la escuela, no tiene
contacto con sus amigas y no tiene permiso de salir por decisión de la madre, "No tengo
permiso a nada, siento que lo hace para castigarme por la mentira, tengo que cumplir con
todo lo de la casa si no me regañan, todo mi día se va en limpiar, si mi mamá me ve sin
hacer nada como viendo tele o en la computadora, me baja a la tienda a limpiar o me
pone a doblar ropa, me siento desesperada, mis amigas mas han ido a buscar y mi mamá
me niega, aun no me devuelve mi celular y no ha dicho nada de si regresare a la
escuela". La relación con las hermanas cambio, estas se muestran distantes, cortantes y
en ocasiones agresivas con Paola, aparentan ante ella no saber que todo fue una
mentira, ya que la madre les pidió que no lo hablaran, pero Paola sabe que están
enteradas ya que escucho cuando la madre hablo con ellas, por lo que ha intentado con
alguna de ellas hablar sobre lo sucedido ya que esto aminora su culpa, pero la actitud de
ellas continua igual.

Este suceso ha provocado mayor distanciamiento entre Paola y la madre, sus


acercamientos son de tipo instrumental cuando Paola ha llegado a expresar el como se
siente, la madre la ignora, "Siento que mi mamá me está castigando, que quiere que
pague por lo que hice, todas mis hermanas regresaron a sus actividades menos yo, no
quiere que haga nada, solo me quiere en la casa limpiando, cuando le pregunto sobre la
escuela o mi celular ella me ignora, no me contesta, ni a casa de mis hermanas me deja
ir, dice que para que, que aquí tengo mucho que hacer, me arrepiento todos los días de lo
que dije, si pudiera cambiar el tiempo no lo habría dicho, nunca pensé que esto iba a
pasar, me siento mal todo el tiempo, he tenido atracones y vomitos de nuevo, no me gusta
como me veo, me siento fea, Monica ya no habla conmigo, es raro pero la única que me
habla bien es Mayra, mi mamá insiste en que algo me paso".

Paola acude a psicoterapia una vez por semana, continúa bajo tratamiento farmacológico
a base de quetiapina de 25 mg y Citalopram de 20 mg. Retoman terapia familiar, pero la
madre continúa quejándose al acudir, sus expectativas del tratamiento es que le digamos
si es verdad o mentira lo que paso, se muestra poco cooperadora, aun sigue sin acudir
cuando se le cita en terapia individual. Paola pide que no se le envié de nuevo a nutrición
ya que teme la reacción de la madre.

A continuación anexó algunas de las sesiones con Paola.

D paciente femenino de edad aparente a la cronológica, delgada, de ojos grandes y


jalados, vistiendo ropa de su propiedad, está siempre holgada, maquillada. Acude siempre
puntual acompañada de ambos padres. Lenguaje coherente, con tono de voz bajo, habla
rápido lo que a veces no se comprende muy bien lo que dice, comprensión adecuada,
capacidad intelectual promedio, juicios disminuidos, espontánea, sensible, ansiosa, habla
en exceso, llanto contenido, ánimo bajo.

Sesión del 29 de Enero del 2013

T: Hola D ¿Cómo estás? ¿Cómo te ha ido?


D: Muy bien, me entregaron calificaciones y saque muy buenas, de hecho nunca he
sacado malas calificaciones, estoy acostumbrada a sacar 10 en las materias, desde
chiquita me decían que era muy muy inteligente y por eso tenía que sacar esas
calificaciones.
T: Me da mucho gusto.
D: Si le estoy echando muchas ganas, porque a eso voy a la escuela, por que hacer
amigos lo dudo, mis compañeros se creen mucho y están muy naquitos, no comparto
nada con ellos, son tontos y siempre están hablando mal de alguien y eso no me gusta,
las chavas son igual.
T: ¿Cómo son las chavas?, la percibo ansiosa y el llanto contenido.
D: Son muy presumidas, hablan de lo que tienen, de quien tiene más, pero si las vieras
no parece que tengan nada, en un principio me juntaba yo con ellas y eran muy hipócritas
siempre hablaban mal de una, un día llegue y me les acerque y ya no me hablaban,
nunca entendí porque, me hicieron como la ley del hielo y la verdad me hicieron un favor,
porque no me gustaba su forma de ser, porque a mí ni me gusta criticar.
T: Entiendo que ha de ser complicado tener que escuchar las críticas, pero ¿Qué crees tu
que sucedió, porque dejaron de hablarte?
D: No se fue así de repente, siempre me pasa lo mismo, me acuerdo mucho en
secundaria cuando mi mejor amiga me dejo de hablar y nunca entendí porque, pero como
soy muy orgullosa, no me le acerque y esta vez actúe igual, si ya no me quieren hablar ni
modo no me afecta, como te dije yo solo voy a la escuela a estudiar no hacer amigos.
T: (La percibo enojada, ansiosa, defensiva y tratando de contener el llanto) Intentó
comentarle algo pero se anticipa y no me permite hablar, provocando en mi angustia.
D: Si te lo dije no es porque me importe, siempre me dijeron mis papás que yo valgo
mucho, que si no me hablan es porque me tienen en envidia y no soportan que yo sea
mejor que ellos, que el que quiera estar conmigo se acercará, que yo no tengo que
pedirles amistad o acercarme a ellos. Por cierto mi mamá me dijo que quiere pasar (se
pone de pie y se acerca a la puerta), ¿Le Hablo?.
T: Si está bien, llámale. Me quedo ansiosa, sorprendida y con frustración al no poder
ahondar en su conflictiva con pares.
Entran ambas en silencio y separadas, toman asiento.
T: Buenas tardes Señora ¿Cómo está?
M: Hola Gaby, muy bien gracias, aquí con la queja de que D no está cumpliendo la dieta,
no hace el diario que le pide la nutrióloga, no veo interés, ya hasta dejo de ir a clases de
zumba. Yo le digo que es muy guapa, es hermosa, que tiene una gran fuerza de voluntad,
que si ya había hecho dietas antes, que está es menos difícil.
T: D se mantiene callada, con la mirada al piso. Entiendo que es complicado para D
apegarse al plan de alimentación, ya que anteriormente comía muy poco, por lo que poco
a poco se irá acostumbrando al plan, ¿D que se te está complicando del plan de
alimentación?
D: Mi debilidad es lo dulce y mi hermano, está en curso de repostería, y todos los días
lleva un postre diferente a la casa y no puedo evitar probarlo. Sonríe.
M: Si D, pero tú tienes que tener la fuerza de voluntad para no comértelos, si no como
quieres perder peso y entrar en uno de los pantalones talla 5 que tanto quieres.
T: Me siento enojada con la madre ante sus comentarios, Que te parece si, le
preguntamos a Pau si es posible que puedas agregar en un día de la semana esos
postres, y que te diga cuál es la porción adecuada. Me despido de ellas. Nos vemos la
próxima semana que estén muy bien.
Se despiden y abandonan el consultorio, me quedo enojada, angustiada y ansiosa al
observar la poca conciencia de enfermedad de la madre y sus comentarios tan agresivos.

Sesión del 07 de Marzo del 2013

T: Hola D ¿Cómo estás? ¿Cómo te ha ido?


D: Muy bien gracias, ya operaron a mi tortuga y ya está como si nada, si nos asustamos
mucho, pero lo que te había contado que investigue en internet es exactamente lo mismo
que me dijo el veterinario, de hecho lo huebra podido hacer yo el procedimiento, sólo que
no contaba con todo el instrumental.
T: Que bueno que ya está muy bien tu tortuga, si recuerdo lo que me comentaste del
procedimiento, me da gusto que coincidiera con lo que pensabas.
D: Si era algo rápido, pero peligroso. Vine a terapia familiar, sólo nos citó a mi hermano y
a mí.
T: Y que tal como te fue con Roxana
D: Pues no muy bien que digamos, como que hace las preguntas algo raritas y no le
entiendo lo que quiere, pero me dio mucha pena por mi hermano, es se portó algo
grosero con Roxy, lo que pasa es que a él no le gusta venir y no cree en los psicólogos,
entonces fue muy directo con ella, hasta creo que se enojó Roxy, por que no pudimos
contestarle la pregunta de que como nos sentíamos como hijos algo así. (Sonríe).
T: No te preocupes, es válido que tu hermano no confié en los psicólogos, así como el
que sea directo y firme en su postura. Cuando te suceda que no entiendas la pregunta,
pídele que te explique qué es lo que te está pidiendo que respondas.
D: Si mi hermano es muy directo y firme, no se queda callado, siempre dice lo que piensa
y siempre tiene la razón, es muy listo.¿Te conté que fui a una fiesta el viernes pasado?
T: ¡Qué bien!, no me contaste, ¿Qué tal estuvo la fiesta?
D: Pues no estuvo muy buena que digamos, fueron la mayoría de mi salón, pero cada día
compruebo más que están muy tontos. Fue en casa de uno de ellos y sólo se juntaron a
tomar y platicar. Jugamos botella yo no quise tomar, pero si me dejaron jugar, era de
verdad o reto y el reto era darle un beso a alguien, al principio yo no quería jugar, sólo en
tres ocasiones me toco dar beso, estuvo bien, la verdad nunca le había dado un beso
nadie, fuera de eso la fiesta no fue divertida, de hecho me quería ir pero no podía, porque
le mentí a mis papás para poder ir.
T: Me da gusto que ya comenzaste a integrarte con tus compañeros, me interrumpe y
comenta.
D: Ya vas a empezar, cuantas veces te he dicho que jamás serán mis amigos, de hecho si
mis papás se enteraran que fui me regañarían porque a ellos no les gusta que yo me
junte con ellos, dicen que no están a mi altura, nunca van a hacer mis amigos, están muy
inmaduros, no son como yo. Te pido un favor no le vayas a decir a mis papás lo de la
fiesta, porque el psicólogo anterior me decía que nada de lo que le dijera se los contaría,
pero al final todo lo sabían ellos.
T: No te preocupes recuerda que todo lo que tu me digas, no puedo comentarlo con tus
papás, salvo por una cosa, si tu vida esta en peligro tendré que comentarles, así que ten
la seguridad que esto no lo sabrán. Me sentía enojada, ansiosa y muy angustiada ante
sus agresiones y defensas.
D: Ok, esta bien, ya son las dos, saco cita para la próxima semana.
T: Si D, aquí te espero la próxima semana que te vaya muy bien, cuídate.
Nuevamente me quedo angustiada y enojada, sin entender las agresiones y la
devaluación.

Sesión del 14 de Marzo del 2013

T: Hola D ¿Cómo estas?, ¿Cómo te ha ido?


D: Muy bien gracias, sólo que paso algo muy raro, después de la fiesta a la que fui me
dejaron de hablar, no se qué fue lo que pasó, mis compañeras ahora me dicen que soy
una cualquiera que me beso con todos, pero ellas hicieron lo mismo y yo no dije nada ni
las critique, era un juego y todos participamos, yo pienso que como le di un beso al que
ellas querían y él no quiso escogerlas a ellas por eso se enojaron, por envidia, porque yo
no les hice nada.
T: Creo que nuevamente sucedo lo mismo que me has comentado en sesiones pasadas,
en las que no sabes porque se enojaron contigo, ¿Cómo te sientes con esto?
D: No sé porque me tratan así, yo no los entiendo (comienza a llorar), yo he tratado me
les acerco, les hablo, me porto buena onda, a pesar de que me cuesta trabajo porque soy
muy tímida y ni así me hablan, yo solo quiero ser una adolescente normal, salir, tener
amigos, novio, poder ir a fiesta o al cine con amigos, pero no hago nada de eso, no
entiendo, siempre me pasa lo mismo, nadie me entiende, mis papás piensan que estoy
bien, pero no es así, quiero que me den permisos para salir, pero ellos no me dejan
confiar en nadie.
T: Al verla llorar, comienzo a sentir tristeza y ganas de protegerla. Entiendo lo difícil que
debe ser que tus compañeros no se den cuenta de lo que les ofreces, ¿Por qué crees que
tus papás no te dejan confiar en nadie?
D: Porque siempre me dicen que yo no debo contarle a nadie lo que me pasa, que las
personas no son realmente como las conocemos, que en lo que menos esperas, te
traicionan, ante los demás me dicen que yo siempre tengo que decir lo buena que soy o lo
bien que estoy, para que no tengan herramientas para criticarme o burlarse de mí
T: ¿Hay alguna persona en la que tu confíes, a la que le cuentas realmente cómo te
sientes?
D: No nadie me conoce realmente, ni mis papás saben cómo soy, ante ellos tengo que
dar una cara, en el único espacio en dónde me siento bien es cuando estoy sola en mi
cuarto dibujando, o en mi computadora, de hecho tengo dos Facebook uno en donde
están mis papás agregados y otro en donde realmente puedo poner lo que yo quiera
(hace una pausa y se limpia las lágrimas).
T: Puedo entender cómo te sientes es... Me interrumpe y no me permite concluir.
D: Si pero es tarea de los papás proteger a sus hijos, por eso entiendo que son así
conmigo, no quieren que alguien me haga daño, no lo hacen por molestarme. ¿Te dije
que compraron una mesa de billar? (Sonríe) y que lo más gracioso es todo lo que tuvimos
que hacer para que entrara.
T: No eso no me lo habías contado, ¿Qué fue lo que tuvieron que hacer?
D: Esta tan grande, que no cabe en la casa, tuvimos que quitar toda la sala, para que
pudiera entrar, todavía no entiendo porque la compraron, luego se estarán quejando del
dinero y del espacio.
Al irse me quedo confundida.

Psic. Gabriela Nava Noriega.