Вы находитесь на странице: 1из 4

UNIVERSIDAD PRIVADA DOMINGO SAVIO

ESTUDIANTE: FRANCY ELIANA AÑAZGO DIAZ


MATERIA: DISEÑO DE PERFORACION
DOCENTE: ING. ALFREDO VEGA
FECHA: 07/09/18
PODEMOS CONVERTIR EL METANO A LIQUIDO

Especialistas norteamericanos han logrado un importante avance en el desarrollo de un


proceso químico que permite transformar el gas metano en un líquido. Obtenido este
cambio, el metano podría emplearse como combustible y ser una alternativa más
ecológica y eficiente con relación a los derivados del petróleo que se empleaban.

PROCESO:

La transformación de gas en líquidos utilizando el método de Fischer-Tropsch es un


proceso de pasos múltiples con gran consumo de energía; El proceso consiste en hacer
interactuar el gas natural en una reacción química de la que se obtiene un gas derivado
de CO y H2. A partir de ahí, empleando el proceso Fischer-Tropsch se añade agua a la
reacción anterior de tal forma que se forma cadenas de moléculas de parafina y olefina
mediante un proceso de crecimiento en cadena. Esto es importante por el hecho de que la
Gasolina se forma con moléculas de parfinica con una decena de átomos de carbono y el
Diesel con moléculas de parfinica con una veintena de átomos de carbono. Para convertir
el gas natural en líquido, se enfría el gas tratado hasta aproximadamente -161 °C, que es
la temperatura a la cual el metano —su componente principal— se convierte a forma
líquida. El proceso de licuefacción es similar al de refrigeración común: se reduce la
presión de los gases refrigerantes produciendo líquidos fríos, tales como propano, etano /
etileno, metano, nitrógeno o mezclas de ellos, que luego se evaporan a medida que
intercambian calor con la corriente de gas natural.

De este modo, el gas natural se enfría hasta el punto en que se convierte en líquido. Una
vez que el gas ha sido licuado se somete a un proceso de Joule Thompson o expansión
con extracción de trabajo para poderlo almacenar a presión atmosférica. El GNL
producido se almacena en tanques especiales para ser luego transferido a buques
tanques especiales de transporte.

Económicamente se manifiesta debido a que el gas natural se transporta generalmente


utilizando gasoductos pero, para grandes distancias es más rentable usar buques. Para
transportarlo así es necesario licuarlo, dado que a la temperatura ambiente y a la presión
atmosférica ocupa un volumen considerable.

El proceso de licuefacción reduce el volumen del gas natural 600 veces con respecto a su
volumen original. Aproximadamente la mitad de las reservas de hidrocarburos conocidas
hoy son yacimientos de gas natural. Con frecuencia se encuentran ubicadas en regiones
con poca demanda de gas. Sin embargo, al licuarlo puede transportarse con total
seguridad hasta su mercado de destino de manera similar al petróleo crudo.

Porque los componentes más pesados se condensan:

Condensación, proceso que consiste en calentar un gas hasta que sus componentes más
volátiles pasan a la fase de vapor y, a continuación, enfriar el vapor para recuperar dichos
componentes en forma líquida por medio de la condensación. El objetivo principal de
realizar este proceso es separar una mezcla de varios componentes aprovechando sus
distintas volatilidades, o bien separar los materiales volátiles de los no
volátiles(componentes pesados)

Algunas mezclas de hidrocarburos existen naturalmente a una temperatura entre la crítica


y la cricondertérmica como se observa en la fig. 1 (isoterma ABD). A la presión del punto
A, la mezcla se encuentra en fase gaseosa y al disminuir la presión isotérmicamente se
alcanza el punto de rocío. Dentro del área rayada la disminución de presión produce
condensación en parte de la mezcla. A este fenómeno se le llama CONDENSACIÓN
RETROGRADA ISOTÉRMICA, para diferenciarlo del fenómeno normal donde la
condensación ocurre por compresión del gas. La zona de condensación retrógrada está
delimitada por los puntos de máxima temperatura de las líneas de isocalidad. Por debajo
de la zona retrógrada, la disminución de presión produce vaporización del condensado
retrógrado hasta que se alcanza nuevamente la curva de rocío. A temperaturas entre la
crítica y la cricondertérmica se observan (fig. 1) dos presiones de rocío: Retrógrada y
Normal. Siguiendo la línea de agotamiento de la presión ABD, a la PRESIÓN DE ROCÍO
RETRÓGRADO (B) la cantidad infinitesimal de líquido se forma por un cambio de fases
de gas a líquido y a la PRESIÓN DE ROCÍO NORMAL (D), por un cambio de fases de
líquido a gas. Para un gas condensado, la presión de rocío normal es menor que 0 lpcm
(vacío).

La diferencia más notable entre un gas y un líquido es la densidad, y la densidad está


ligada a la distancia que separa las moléculas. La energía cinética y la repulsión
molecular son algunos de los factores físicos que controlan el comportamiento de fases y
tienden a dispersar las moléculas. A elevada temperatura mayor es la tendencia a
separarse las moléculas produciendo disminución de la densidad. Mientras que la presión
y la atracción molecular tienden a mantener juntas a las moléculas; entre mayor sean
estas fuerzas mayor es la tendencia de los hidrocarburos a aumentar su densidad. De
este modo tanto en los líquidos como en los gases a alta presión, las densidades son
altas. Y esto hace que los gases a alta presión tengan un comportamiento similar al de los
líquidos y sean capaces de disolverlos. La disolución implica la mezcla íntima de las
moléculas. Es difícil imaginar la “disolución” de un líquido en un gas a presión atmosférica
pues en el mismo volumen en que el gas tiene apenas 1 molécula, una fase líquida puede
contener cientos de moléculas.
Sin embargo en los gases a muy alta presión (200 ó más Kg/cm2) las distancias
moleculares son tan pequeñas que el gas y el liquido pasan a tener cantidades similares
de moléculas por unidad de volumen y es perfectamente razonable aceptar que una fase
gaseosa en esas condiciones puede disolver moléculas más pesadas.

Por esto cuando la presión disminuye por debajo de la presión de rocío, las fuerzas de
atracción entre las moléculas livianas y pesadas disminuye debido a que las moléculas
livianas se apartan mucho de las pesadas. Ya que la atracción entre las moléculas de los
componentes pesados se hace más efectiva produciendo su condensación. Una mayor
reducción de presión permite a las moléculas de componentes pesados su normal
vaporización hasta alcanzar nuevamente el punto de rocío.