Вы находитесь на странице: 1из 10

CULTURA EN AMÉRICA LATINA.

DESliNDES DE FIN DE SIGLO

Ignacio Díaz Ruiz


COORDINADOR

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO


MÉXICO 2000

Copynghtad material
Diseño dela por14da: Gustavo Amézaga H eiras

Primera edición 20CfJ

DR e Universidad Nacional Aut ónomade México


Ciudad Universitaria. 04510,Méxi ~ D.E

C1:"""RO CooRDl'WXlR y DIfUSOfl DE EsruoIOS LA1D'KJr\MERlCANOS


Proyecto de laDGAPA. núm,IN-401095

ISBN 968·36-7495-X

lmprcso y hecho en México

Copyrighted material
PRFSENfACIÓN

IG~ACIO DiAZ Rnz

La idea de convocar a una reflexión general sobre la cultura de América


Latina responde ycorresponde a una preocupación por examinar r hacer
un balance, deberes y haberes, propios del fin de siglo. Cada época. cada
sociedad, cada generación hace sus propias consideraciones, construye
sus imaginarios específicos y establece sus propios horizontes críticos. Por
ello en este texto, que reúne a un selecto y significativo grupo de críticos. se
exponen arduas y sugerentes reflexiones desde varias perspectivas y con
diversas orientaciones, con miras a delinear un estado de la cuesnón sobre
la cultura en esta región del mundo.
El término cultura, cabe aclarar, es un auténtico surtidor de ideas. de
reflexiones y de propuestas; ha tenido y tiene múltiples sentidos y variada...
connotaciones; esta expresión, en lodo caso, ha sido utilizada como una
palabra comodín, lomada del juego de cartas, que sirve para varios fines de
acuerdo al que lo usa; por otro lado, cabe destacar, Que el concepto ha sido
objeto de reflexiones teóricas, de análisis profundos y de nuC\~JS considera-
ciones para las ciencias sociales y humanísticas; por ejemplo, en los textos
aquí reunidos se comprueba la generosidad y amplitud de su uso: la ciu-
dad, la crónica, la hibridación. la multículturalldad, el proceso de Integra-
ción, la modernidad, la globalización, la periferia. el centro. la crítica. la
historiografía literaria, la tradición, la novela, la revolución, la civilizaci ón.
la barbarie, la historia intelectual, son algunas de las partes y variantes que
conforman ese todo denominado cultura.
7

Copyrighted malerial
H • Ignacio thar Ruíz

Edward W. Said, por otro lado, propone con singular agudeza y clari-
dad. la siguiente explicación para este concepto:

Según mi uso dclténnino, cultura quiere decir específicamente dos cosas. F.n
primer lugar,se refiere a todas aquellas prácticas como las artes de la descrip-
ción, la comunicación y la representación, que poseen relativa autonomía
dentro delas esferas de lo económico.lo sociaJ ylopolítico,que muchas veces
existe en forma estética, ycuyo principaJ objetivo es el placer. Incluyo en ella,
desde luego, tamo la carga de saber popular acerca de lejanas partes del
mundo, como el saber especializado del que disponemos en disciplinas tan
eruditas como la etnografía. la historiografía, la filología, la sociología y la
historia literaria.'

Esta primera acepción sintetiza una perspectiva bastante abierta y proli-


ja de cultura, así mismo rec onoce esencialmente dos campos fuertemente
definidos: la cultura popular y la especializada --en su explicación, nom-
hradas no sin tino: saberes-, al mismo tiempo que se establece su peculiar
relación con la sociedad y su singular autonomía, así como su carácter
hedonista y estético. El propio teórico añade ycompleta: "En segundo lugar,
la cultura es, casi imperceptiblemente, un concepto que incluye un elemen-
lo de refinada elevación, consistente en el archivo de lo mejor que cada
sociedad ha conocido y pensado".'
Sin duda la reflexión estricta y profunda de Said se orienta a mostrar la
profunda relación existente entre la cultura y los imperios, justamente el
tílulo de su libro: Cultura e imperialismo es una dilatada exposición dedi-
cada a mostrar esa fuerte interacción e indisoluble vínculo; sin embargo,
para los fin es de esta presentación, subrayo y selecciono una idea qu e
contribuye a precisar y compulsar las orientaciones y objetivos generales de
estos textos: "Leemos a Dante o Shakespeare para poder seguir en contacto
con lo mejor que se ha conocido y pensado, y también para vemos, noso-
Iros mismos, a nuestro pueblo, a nuestra tradición, bajo las mejores luces.":
Posteriormente esa idea de cultura, identificada con lo mejor. con el res-
guardo decantado de la civilización, se relaciona con acierto a enfatizada

I Edward W,Snd, Cullura e imperuúismo, u'ad. xora Calelli, Barcelona,Anagnma, 1996, p. IZ.
' /bid, p, I H ~ .
' /bid ,p.1 4

Copyrightad material
Presentaci ón - 9

como fuente y documeoto de identidad; la idea de identidad es, en efecto,


un elemento central y rector que define el carácter y los objetivos de la
mayor parte de las reOexiones culturales yde manera puntual las de Améri-
ca Latina.
jean Franco en "Estéticas urbanas: literatura y megalópolis", bace una
propositiva y original exposición donde la ciudad es el centro --el verdade-
ro corazón- del mundo contemporáneo. lIalo Calvino, Ángel Rama, José
Joaquín Brunner, Néstor García Canclini y Susana Rotker, entre otros, mar-
can las pautas iniciales, formulan el guión antecedente para esta meditación
sobre la simbología de la ciudad como espacio de la memoria y del deseo e
imagen del mundo. Franco habla de un nuevo perfil urbano ycon él destaca
su correspondiente género: la crónica. recurso idóneo, exacto para captar •
el espectro desordenado y caótico de la enorme ciudad. La crónica como
escritura fragmentaria constituye en consecuencia el género correspon-
diente a esta nueva configuración de la urbe. En todo caso, la crónica
urbana es reconocida como el medio que aprehende a la ciudad, formula
y define sus múltiples fases para perfilar una nueva cartografía urbana.
Néstor García Canclini en "El debate sobre la hibridación en los estu-
dios culturales", inicia con una interrogante que al mismo tiempo resume el
sentido de su aportación: "¿Qué utilidad puede tener la noción de hibrida-
ción al aproximarnos al fin de siglo y en medio de la radical recomposición
de los mercados y las fronteras culturales?", pregunta que le sirve para
plantear y retomar algunas ideas de su libro Culturas híbridas, para analí-
zar nuevos enfoques sobre la multiculturalidad, el proceso de integración,
las formas de hibridación supranacionaJ; todo lo anterior considerado des-
de las perspectivas de la modernidad y la posmodernidad. Retoma una
cuestión medular derivada del libro mencionado: la legitimidad epistemo-
lógica y la fecundidad metodológica que auspicia la idea de cultura bíbrida
y, en forma complementaria, las estrategias de comunicación en el desarro-
llo y el estancamiento de América Latina en la actualidad.
El propósito principal de esta colaboración ha sido la conceptualiza-
ción de lo híbrido o la hibridación como un término social, amplio, versá-
til y flexible capaz de dar cuenta de las relaciones e interrelaciones entre lo
tradicional ylo moderno, lo culto ylo popular, lo individual y lo masivo; es
decir formular un concepto incluyente para explicar las fusiones y las como

Copynghtad material
10 - Ignacio lJúu Ruiz

binaciones multicuhurales. La hibridación, concepto clave y propositivo


para García Canclini, no adquiere sentido aislada o separadamente sino en
un campo de conceptos que tienen una enorme actualidad y vigencia, tales
como modernidad, modernización, diferencia, desigualdad, heterogenei-
dad, reconversión entre airas. La cultura de América Latina encuentra jus-
tamente en los procesos de hibridación una fórmula de comprensión, un
medio de interpretación, un término que explica. no sin agudeza, gran
parte de las formaciones y expresiones socioculturales de nuestras socieda-
des en este siglo.
Walter Mignolo, por su ladn, en la ponencia: "Colonialismo y g1obali-
zación: las Américas yla latinidad en la época de las regionalizaciones eco-
nómicas" reDexiona sobre la idea yla concepción actual de América Latina
y los estudios que propicia; estos planteamientos se establecen desde la
perspectiva de los procesos g1obalizadores en donde destacan el merca-
do como regulador, la presencia del Estado-nación, el desarrollo de una
sociedad transnacional y la creciente presencia de los medios de comuni-
cación, todo ello frente a una memoria nacional y étnica. En consecuencia,
afirma el autor, América Latina se encuentra en un proceso de construc-
ción; cuyas relaciones tradicionales se han agotado y donde los princi-
pios de importación y exportación han evolucionado. Surge así una
geopolítica del conocimiento acorde a Jos cambios derivados de la
globalizacién que replantea el lugar de América en la historia.
En su contribución: "Tribulaciones de un crítico de la periferia" Anto-
nio Arnoni Prado expone, con enorme tino, un aspecto medular en la
cultura latinoamericana: la relación de la periferia con el centro. El debate
teórico, dice, se orienta a reciclar las propuestas de los países hegemónicos,
centrales, que generalmente obedecen a sus propios proyectos expansivos.
Entonces, los paises periféricos como Brasil y América Latina en general,
están sometidos a criterios ajenos, aactualizaciones teóricas que no corres-
ponden necesariamente a las circunstancias contextuales. Este crítico cues-
tiona las condiciones de la recepción literaria en América Latina, donde el
panorama social incluye desde un alto analfabetismn hasta un desarrollo
tecnológico bastante pobre. El critico periférico, de países cnn desarrollo muy
diferenciado a los hegemónicos, puede tener el conocimiento del estado
del arte teórico y crítico de la cultura, pero ello no corresponde al

Copyrighted material
Presentaci6n - 11

desarrollo especffico de nuestras literaturas. La configuración teórica debe


ser revisada para adecuarla, asimilarla y relacionarla con los fenómenos
estudiados. Debe existir, en todo caso, una relación equilibrada, armónica
y genuina entre el aparato crítico y su vinculación histórica. La crítica
periférica debe recurrir a su creatividad e imaginación para integrar exprc-
siones literarias al sistema total de una literatura local y nacional; debe
buscar la comprensión de la producci ón literaria en el marco de relaciones
entre la identidad, la cultura y la comunicación. Este tipo de crítico debe
tener como objetivo buscar la forma para oponerse y contrarrestar la fuerza
hegemónica de teorías que no iluminan ni resuelven la propia. El desafío de
ese dominio y jerarquía cultural es justamente su tarea.
Prancoíse Peros en "Crítica, historiografía y tradición líterarías" propo·
ne una aguda reflexión, bastante resumida, de esos tres aspectos centrales
de los estudios literarios. A cada uno de éstos le otorga un espacio de
análisis y reflexión, sin dejar de lado que se trata de un sistema de correla-
ciones. En todo caso se hace una rigurosa actualización de estos tópicos a
la luz de nuevos horizontes críticos y de una bien tramada información
teórica. se discute entre otros temas la participación de lector, el papel de la
forma, la función de la crítica. En estas consideraciones la historiografía
ocupa también un lugar central;aquí se retoma la historiografía tradicional,
se comenta la modernidad latinoamericana, la modernización, la moderni-
zaci6n periférica, asuntos que contribuyen a replantear diversos aspectos
de la historiografía literaria, hasta llegar a planteamientos de las poéticas
narrativas y auspiciar la revisión de críticos como Rama, Cornejo Polar,
entre los latinoamericanos, ya otros como Bajtín por sus posibles y necesa-
rias contribuciones para sentar las bases de una historiografía literaria más
afín a las peculiaridades de la cultura y la historia latinoamericanas.
El trabajo incluye también una reflexi6n sobre la tradici6n, término que
ha tenido un reconocido valor normativo y jerarquizante, y un enorme
significado en la historiografía y en la noción de lector. se plantea en todo
caso rescatar el papel de la literatura en la formaci én de subjetividades
reOexivas, abiertas al diálogo con el pasado y con las enormes complejida-
des del presente. se trata de demoler la tradición inerte, estéril y acabada
para formular un concepto de tradición viva e interactuante, constantemen-
te abierta y en incesante movimiento.

Copyrighted material
12 - Ignacio DfazRuiz

Otra aportación es "Novela, revolución y modernidad" de Rogetio


Rodríguez Coronel donde busca, mediante esos tres tópicos enunciados,
contribuir al esclarecimiento de aspectos centrales de la historia y cultura
contemporánea de América Latina. Desde su perspecuva la modernidad y la
revolución son ejes fundamentales que estructuran parte de las reflexiones
sociales, históricas e ideológicas de América Latina. En efecto, un aspecto
cardinal en nuestra historia ha sido su aspiración por ingresar a la moder-
nidad; búsqueda que, junto con la revolución, ha constituido el cimiento de
la novela latinoamericana. El género novelístico, además, ha formulado una
aguda y recurrente indagación alrededor de la identidad, de la construc-
ción de un mundo mejor y de un cuestionamiento del ser latinoamericano.
Estas ideas surgen de manera privilegiada en los ciclos novelísticos de
las revoluciones mexicana y cubana; mientras el ciclo cubano se finca en el
enfrentamiento del pasado y presente; el primero expresa sus preocupacio-
nes por el proyecto de nación. En ambos modelos, y por extensión en la
narrativa latinoamericana, se busca tenazmente la construcción de un mun-
do con mejores expectativas. Sin duda, este conjunto narrativo constituye
una notable recapitulación de nuestra trayectoria cultural donde la moder-
nidad yla revolución son dos ideales, dos objetivos constantes del imagina-
rio de América Latina. La comparación entre dos tradiciones novelísticas
----como la cubana yla mexicana- dan cuenta no sólo de una trayectoria
y evolución, sino también de formulaciones donde la modernidad, la idea
de revolución, la construcción de mundos mejores, y en algún sentido
ideales, aparecen con muy diversas entonaciones e intenciones.
ÓScar Terán en "Fines de siglo. Entre la virtud y el mercado" hace una
reflexión sobre la historia intelectual argentina del tránsito finisecular del
siglo XIX a! inicio del XX, momento que da cuenta de un panorama desola-
dor que propicia la fragmentaciónsocia! y la disgregación. Este crítico mues-
Ira con diversos autores las enormes heterogeneidades de una ciudad como
Buenos Aires que generan una pérdida del sentido de pertenencia de gru-
po; mediante esta formulación explica los conflictos de los intereses agra-
rios frente a los urbanos; circunstancias de oposiciones entre el mundo
rural, tranquilo y pacífico, y el de la ciudad, caracterizado por un creci-
miento explosivo e incontrolable.

Copyrighted material
Presentación - 13

Analiza cómo, desde la perspectiva de Ramos Mejía. las multitudes aro


gentinas de la época son estáücas; momento histórico que se manifiesta
con un desajuste de la modernidad originado por el exceso de ctvílízacíén.
sofisticación del consumo ydel confort que generan el debilitamiento físico
del hombre y su decadencia espiritual expresada en su agudo escepticismo;
conflicto entre una civilización debilitante y una barbarie energizante. Final-
mente desarrolla la antinomia entre la vírtud y el mercado, planteamiento
ideológico realizado por la clase dirigente.
En fin se trata de un sólido conjunto de reüexíones, de diversas orienta-
ciones, con puntos de vista específicos, que apuntan, perfilan y desarroUan
diferentes versiones y aproximaciones al tema de la cultura de América
Latina; interpretaciones heterogéneas, críticas y propositivas que lejos de
establecer juicios o definir conclusiones, conforman una guía para redefinir,
analizar y compulsar algunas manifestaciones y concepciones culturales
que contribuyan al conocimiento social y humanístico de esta región del
mundo.

Copyrighted material