Вы находитесь на странице: 1из 2

Salud

La Organización Mundial de la Salud, define el término salud como un estado


completo de bienestar físico, mental y social. También se dice que la salud tiene
que ver con el medio que rodea a la persona y que este estado de bienestar se ve
influenciado por las fuerzas naturales del medio y las habilidades adaptativas del
individuo. Del mismo modo, se dice que la salud no es solamente la ausencia de
enfermedad, sino un todo positivo que ubica al individuo en una postura gozosa ante
la vida y con actitud alegre ante las responsabilidades que su rol implique.

Por lo anterior se pueden descifrar dos principales mensajes. El primero de


ellos; contrariamente a lo que muchas veces contiene el imaginario colectivo, la
salud no es solo una cuestión física, sino también algo mental y social. Si se ubica
el pensamiento en el ámbito social, muchos de los problemas sociales, directa o
indirectamente, terminan afectando la salud de todos los individuos que son parte
de esa sociedad: desempleo, prostitución, la economía en banca rota, la
delincuencia, etcétera. Todas estas cuestiones son síntomas que repercuten en la
vida del ser humano y aparentemente no es así.

Por otro lado la cuestión mental, que es la que en realidad compete al


aspirante a psicólogo, es, quizá, la más afectada puesto que de los problemas
físicos y sociales siempre resultaran consecuencias emocionales o psíquicas. Una
enfermedad física, como el cáncer, la diabetes, la hipertensión, hasta una gripe
común, trae consigo un estado mental alterado; depresión, tristeza, ira,
incertidumbre, miedo. Lo mismo sucede con los problemas sociales, un desempleo
causa preocupación, la delincuencia miedo o incertidumbre.

Otro de los mensajes que podemos obtener al respecto es el medio natural,


el comportamiento de los fenómenos naturales, influye directamente en la salud de
una persona. Un ejemplo claro se puede encontrar en el desastre del mes de
septiembre del año pasado. Un terremoto originó una serie de consecuencias
sociales, económicas, físicas y mentales. Las casas de las personas fueron
destruidas, hubo una gran pérdida económica y de empleos, las personas vivían
con una constante psicosis de imaginar replicas o de pensar que las réplicas
existentes tendrían la misma intensidad que el primer movimiento. Se desataron
una serie de casos de estrés postraumático que desencadenaron en dolores de
cabeza, tensión muscular, nauseas, etcétera.

Quienes mayor capacidad de adaptación tuvieron a las condiciones de ese


momento, menos problemas de salud (en cualquiera de las esferas ya
mencionadas) desarrollaron. Es por eso que la salud debe ser vista como una
cuestión integral (que abarque todas las áreas de vida de una persona). En este
caso, que el objetivo es el diseño de un protocolo que propicie la calidad de vida en
personas con enfermedades, deben tomarse en cuenta todos los factores que
podrían influir; antes, durante y después de la enfermedad.

Alejandra de los Ángeles Sánchez Toledo


Psicología 7° semestre.