Вы находитесь на странице: 1из 4

JORNADA INTERNACIONAL SOBRE SALUD MENTAL, FAMILIA Y 

ADICCIONES 

Jueves 24 de junio de 2010, Salón Azul, Facultad de Derecho, Universidad 
de Buenos Aires 

"Una mirada socio‐ sanitaria desde la Convención sobre los Derechos de 
las  Personas  con  Discapacidad  a  la  luz  de  los  fallos  'R.  M.  J.  s/insania'" 
(C.S.J.N.,  12/2/2009),  "Tufano,  Ricardo  Alberto  s/internación"  (C.S.J.N., 
27/12/2005)  y  "Arriola,  Sebastián  y  otros  s/causa  nº  9080"  (C.S.J.N., 
25/08/2009) 

NOTANDO  
1) Que el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamen‐
tales sin discriminación alguna, constituye una regla básica y esen‐
cial de las normas internacionales  aceptadas por nuestro país, con 
rango constitucional (art. 75 inc. 22 C. N.) y que el incumplimiento 
por parte del Estado implica responsabilidad internacional 
2) Que los organismos encargados de hacer cumplir la ley, en especial 
el Sistema Judicial  y una abogacía independiente, tienen un rol de‐
cisivo para lograr el cabal cumplimiento y respeto de dicha normati‐
va,  debiéndose  garantizar  su  cumplimiento,  sea  dentro  del  ámbito 
nacional, provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; y 
3) Que  las  obligaciones  establecidas  por  las  normas  internacionales 
sobre  derechos  humanos  deben  tener  una  especial  consideración 
en toda ley concerniente a personas con discapacidad mental, ‐sea 
nacional  o  provincial‐  o  en  su  reglamentación,  así  como  en  los  sis‐
temas de servicio social  y de administración de justicia.  
 
CONSIDERANDO 
1) Que toda persona que padezca una enfermedad mental y uso pro‐
blemático del alcohol  y otras sustancias tiene derecho a vivir y tra‐
bajar en la comunidad, en la medida de lo posible. 
2) Que toda internación psiquiátrica involuntaria debe tener un carác‐
ter  excepcional:  es  necesario  realizar  todos  los  esfuerzos  posibles 
para evitar ingresos involuntarios los cuales sólo se justifican como 
una instancia de  tratamiento y por un tiempo limitado; 
3) Que ello impone la necesidad de una reforma en el campo de la sa‐
lud mental con eje en la desinstitucionalización; que debe reorien‐
tar el modelo asistencial en salud mental, tendiendo  a una necesa‐
ria expansión de la red de atención integral comunitaria, con parti‐
cipación efectiva de los usuarios y sus familias; 
4) Que se debe  efectivizar el derecho como ciudadanos de las perso‐
nas  con  discapacidad  mental,  procurando  dar  soporte  y  garantía  a  
procesos de inclusión y protección social.  
5) Que  para  lograrlo  se  advierte  la  necesidad  inexorable  de  articula‐
ción  intersectorial  de  políticas  y  programas  de  las  áreas  de  salud, 
educación, trabajo, cultura, seguridad social y justicia. 

DECLARAN 
1) Que la Reestructuración de los Servicios de Salud Mental implica la 
revisión  crítica  del  papel  hegemónico  y  centralizado  del  hospital 
psiquiátrico así como el modelo de encierro vigente; 
2) Que las intervenciones del sistema de salud mental ‐así como el tra‐
tamiento  de  adicciones‐  y  del  sistema  judicial  deben,  coordinada‐
mente,  proteger  los  derechos  humanos  fundamentales  de  estas 
personas; 
3) Que las personas seleccionadas por el sistema penal con discapaci‐
dad mental o que se hubiera decretado su interdicción deben ser in‐
ternados en establecimientos de salud mental de la comunidad con 
los resguardos asegurados por los convenios y tratados sobre disca‐
pacidad y derechos humanos y la legislación específica y la derivada 
de  aquellos  instrumentos,  con  el  adecuado  control  de  los  organis‐
mos judiciales correspondientes; 
4)  Que los criterios y garantías en resguardo de  derechos fundamen‐
tales de las personas sometidas a internaciones psiquiátricas  invo‐
luntarias expuestos  por la CSJN en los casos “T,R.A.  s/ internación 
”(27 de diciembre de 2005) y “ R., M.J. s/ insania” ( 19 de febrero de 
2008  )  y  "Arriola,  Sebastián  y  otros  s/causa  nº  9080"  (C.S.J.N., 
25/08/2009)  deben ser respetados por los profesionales y técnicos 
de  la  salud  mental  y  aplicados  rigurosamente  en    las  actuaciones  
vinculadas a los procesos de incapacidad y control de internaciones 
que tramitan  en sede judicial en y otros tipos de medidas de pro‐
tección. 
5) Que en el marco de la protección constitucional a la libertad, la vida, 
la integridad corporal ,la salud y la dignidad, se deducen principios o 
derechos de los pacientes, que dan lugar a deberes específicos del 
profesional de la salud  mental en relación con la asistencia que les 
presta y que deben garantizarse;  
6) Que deben respetarse los principios vinculados con las restricciones 
a la libertad de la persona afectada por un trastorno mental, orien‐
tadas a su cura y rehabilitación; 
7) Que  siempre  deben  respetarse  los  principios  vinculados  al  Debido 
Proceso, para  la protección de la persona con problemas mentales 
contra internaciones  arbitrarias, en especial: a) Garantías procesa‐
les y judiciales vinculadas al principio de inmediación‐inmediatez; b) 
Derecho  al  debido  proceso  de  internación  psiquiátrica  y  c)  Control 
jurisdiccional sobre las condiciones de la internación; 
8) Que el consumo de drogas no puede ser considerado como delito. 
Se trata de una problemática de naturaleza  sociosanitaria que exige 
políticas públicas enmarcadas en este contexto, que incluyan según 
los casos estrategias de reducción de riesgos y de daños y   
9) Que, en especial, el sistema de justicia debe concretar la transición  
del  paradigma   de la defensa  social ‐basado en  las  nociones de in‐
imputabilidad, peligrosidad e incapacidad del sujeto‐, hacia el para‐
digma  de la garantía de los derechos humanos, en el cual se busca 
garantizar el derecho a la asistencia, a la salud , al trabajo  y al trato 
humanizado  del  la  persona  con  trastorno  mental  en  general,  y  en 
particular,  frente  al  nuevo  desafío  de  estos  tiempos,  garantizar  el 
acceso a hospitales generales y a  servicios de emergencia ‐ en calle 
y  en  domicilio‐    en    los casos  de  desintoxicación  de quienes  hacen 
consumo problemático de alcohol y otras drogas. 
10) Que todo establecimiento penitenciario deberá contar con un servi‐
cio  de  salud  mental  compuesto  por  profesionales  expertos  entre 
ellos, aquellos que deben intervenir en la inclusión social de las per‐
sonas privadas de su libertad; 
Por lo tanto:                                                                        
INSTAN 
1) A la elaboración e implementación de un Plan de Atención Integral 
de Prevención, Asistencia e Inclusión en el campo de la salud mental 
y  las  adicciones,  que  proponga  la  intervención  coordinada  del  Go‐
bierno Nacional con los Gobiernos Provinciales; 
2) A que la autoridad sanitaria extreme los recaudos en la habilitación 
y el control de la calidad de las prestaciones que se le brindan a per‐
sonas  con  discapacidad  mental  y/o  con  uso  problemático  del  alco‐
hol y otras drogas en los establecimientos asistenciales a fin de ga‐
rantizar no solamente el cumplimiento de la normativa vigente en la 
materia sino también a que la atención que brinden los profesiona‐
les se ajuste a los protocolos aceptados por las autoridades científi‐
cas en la materia; 
3)  A  que el  Estado suministre  los  recursos necesarios  y eficaces para 
evitar y  reparar las infracciones o violaciones a los derechos huma‐
nos  aplicables al sector de  salud mental;  
4) A  que las instituciones que se ocupan de la administración de justi‐
cia  cuenten  con  una  adecuada  financiación.  Para  lo  cual  debe  pre‐
verse un nivel elevado de asistencia técnica. Deben garantizarse que 
las personas  de escasos recursos puedan acceder al reconocimiento 
de sus derechos, sin perjuicio de la creación de redes entre los dis‐
tintos operadores jurídicos, en colaboración con otros sectores para 
proveer determinados servicios  médicos y sociales.   
5)  En  tal  sentido,  se  exhorta  a  dicha  instituciones  a  que  los  jueces 
competentes,  como  órgano  de  revisión  para  evaluar  la  admisión  o 
retención fundadas del paciente mental en el lugar de internación, 
debe tener a su disposición a uno o más profesionales capacitados 
en  materia  de  salud  mental,    que  deben  ser  independientes  de  la 
institución  que  prevé  internar  a  la  persona  y  de  los  parientes  del 
mismo.