Вы находитесь на странице: 1из 8

Las administraciones territoriales públicas de Estado se pueden clasificar de la siguiente

forma:

Junto a estas administraciones territoriales, dentro del sector público, se encuentran


<<cualesquiera organismos públicos y entidades de derecho público vinculados o
dependientes de las Administraciones Públicas>>; como son, por ejemplo, las
Universidades públicas.

La Administración General del Estado.

Órganos gubernamentales.
La Constitución Española distingue claramente dentro del poder ejecutivo dos elementos
o instancias diferentes: el Gobierno (art 97 CE) y la Administración (art 103 CE). Esta
separación constitucional tiene su reflejo en el Derecho positivo, de forma que el primero
se regula por la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno (LG); y la Administración
estatal en la LRJSP.
A. El Presidente del Gobierno
Es nombrado por el Rey una vez que el Congreso haya otorgado su confianza al candidato
(art 99 CE). Igualmente, su cese se produciré en los términos previstos en la Constitución.
Corresponde al Presidente proponer al Rey el nombramiento y cese de los demás
miembros del Gobierno. Como señala el art 98.2 CE, el Presidente dirige la acción del
Gobierno y coordina las funciones de sus miembros, sin perjuicio de la competencia y
responsabilidad directa de estos en su gestión. Se trata de un sistema netamente
presidencialista ya que corresponde al Presidente la responsabilidad de formar Gobierno
y dirigir toda su actuación. Del elenco de funciones que le corresponden a tenor de la Ley
de Gobierno (art 2) puede fácilmente comprobarse la gran altura de su posición y de su
papel en el entramado constitucional. Las disposiciones y actos cuya adopción venga
atribuida al Presidente revestirán la forma de <<Reales Decretos del Presidente del
Gobierno>> [art 24.b) de la LG].
B. El Gobierno.
Es un órgano político, aunque representa un carácter bifronte, puesto que el ordenamiento
jurídico también le asigna el ejercicio de funciones administrativas. Es más, el art 97 CE
dice que dirige la Administración civil y militar. Según el art 98.1 CE el Gobierno se
compone de Presidente, de los Vicepresidentes, en su caso, de los Ministros y de los
demás miembros que establezca la Ley. Esos demás miembros podrían ser,
hipotéticamente, los Secretarios de Estado, pero en la actualidad el Gobierno solo está
integrado por Ministros con lo cual Gobierno y Consejo de Ministros son conceptos
coincidentes.
Los miembros del Gobierno se reúnen en Consejo de Ministros que actúa de manera
colegiada bajo la dirección del Presidente. La Ley del Gobierno no ha determinado el
número de Ministerios, ni ha establecido ningún criterio determinante en su
configuración. El número de Ministerios, su denominación y estructura básica son
establecidos en cada caso por el Presidente del Gobierno mediante Real Decreto.
A diferencia del Gobierno, la Administración General del Estado constituye una
organización burocrática neutral, regida por los principios del art 103 CE en el que se
resalta la necesaria juridicidad de su actuación. Esta Administración tiene atribuida
constitucionalmente la tarea de ejecutar la política del Gobierno. Con el objetivo de llevar
a cabo este propósito, la Administración General del Estado está organizada en
ministerios, cada uno de los cuales asume un gran sector de la vida pública más o menos
homogéneo (Educación, Economía, Hacienda, etc.)
La Ley del Gobierno enumera sus importantes competencias (art 5) a modo de una lista
abierta pues además de sus funciones constitucionales políticas y de orden internacional
(aprobar proyectos de Ley, firmar tratados internacionales, etc.) podrá ejercer <<cuantas
otras atribuciones le confieran la Constitución, las Leyes y cualquier otra disposición>>y
hay que decir que, por esta vía, las competencias administrativas que se le suelen asignar
son muy numerosas y de importancia superior.
A las reuniones del Consejo de Ministros podrían asistir los Secretarios de Estado y,
excepcionalmente, otros altos cargos cuando sean convocados para ello.
Sus decisiones son adoptadas mediante la forma de Reales Decretos o de Acuerdos.
C. Comisiones Delegadas del Gobierno.
Sirven para desconcentrar sectorialmente asuntos de la competencia conjunta de algunos
Ministerios concretos. Su creación, modificación y supresión se acuerda mediante Real
Decreto del Consejo de Ministros, que establece el número de Comisiones, su
denominación y funciones; el número de Ministros o secretarios de Estado que componen
cada una de ellas y el miembro del Gobierno que asume la Presidencia de la Comisión.
Además de las que se constituyan por ley, existen los siguientes tipos de comisiones
delegadas (art 1, Real Decreto 1886/2011):
a) Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos. Estará compuesta
por el Presidente del Gobierno (que la presidirá); la Vicepresidenta de Gobierno
y Ministra de la Presidencia; los Ministros de Hacienda y Administraciones
Públicas, de Fomento, de Empleo e Seguridad Social, de Industria, Energía y
Turismo, de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y de Economía y
Competitividad; el Director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno
y los Secretarios de Estado de Hacienda, de Presupuestos y Gastos y de Economía
y Apoyo a la Empresa.
b) Consejo de Seguridad Nacional en su condición de Comisión Delegada del
Gobierno para la Seguridad Nacional. Que estará compuesta por el Presidente del
Gobierno, que la presidirá, salvo cuando asista el Rey, en cuyo caso será presidida
por él; la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia; los Ministros
de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Defensa, de Hacienda y
Administraciones Públicas, del Interior, de Fomento, de Industria, Energía y
Turismo y de Economía y Competitividad; el Director del Gabinete de la
Presidencia del Gobierno, el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, el Jefe
de Estado Mayor de la Defensa, el Secretario de Estado de Seguridad y el
Secretario de Estado-Director del Centro Nacional de Inteligencia.
c) Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia. Compuesta por
la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, que la presidirá; los
Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Defensa, del Interior y de
Economía y Competitividad; el Director del Gabinete de la Presidencia del
Gobierno, el Secretario de Estado de Seguridad y el Secretario de Estado Director
del Centro Nacional de Inteligencia, que actuará como Secretario.
d) Comisión Delegada del Gobierno para Política Científica y Tecnológica.
Compuesta por La Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, que
la presidirá; los Ministros de Defensa, de Hacienda y Administraciones Públicas,
de Fomento, de Educación, Cultura y Deporte, de Industria, Energía y Turismo,
de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, de Economía y Competitividad,
y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; los Secretarios de Estado de
Presupuestos y Gastos, de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la
Información y de Investigación, Desarrollo e Innovación
e) Comisión Delegada del Gobierno para Política de Igualdad. Compuesta por la
Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, que la presidirá; los
Ministros de Justicia, de Hacienda y Administraciones Públicas, del Interior, de
Educación, Cultura y Deporte, de Empleo y Seguridad Social, y de Sanidad,
Servicios Sociales e Igualdad; el Director del Gabinete de la Presidencia del
Gobierno y los Secretarios de Estado de Presupuestos y Gastos, de
Administraciones Públicas, de Seguridad, de Empleo, de Telecomunicaciones y
para la Sociedad de la Información, de Relaciones de las Cortes, de Investigación,
Desarrollo e Innovación y de Servicios Sociales e Igualdad
f) Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Culturales. Compuesta por la
Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, que la presidirá; los
Ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Hacienda y
Administraciones Públicas, del Interior, de Educación, Cultura y Deporte, de
Industria, Energía y Turismo, y de Economía y Competitividad; los Secretarios de
Estado de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Presupuestos y Gastos, de
Seguridad, de Cultura, de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la
Información, y de Comunicación
D. Vicepresidencia del Gobierno.
De la propia constitución se extraen los dos rasgos fundamentales de la figura: no es un
órgano necesario y, de existir, su número no es fijo. El cargo puede recaer sobre un
Ministro, que así ostentaría dos cargos diferenciados, o sobre una persona distinta que,
por tanto, quedaría integrada por esta vía en el consejo de Ministros. Al igual que ocurre
con los Ministros, son nombrados y cesados por el Rey a propuesta del Presidente (art
100).
Las funciones ordenarías de la Vicepresidencia son de coordinación de determinados
asuntos o áreas de gobierno, ello aparte de su función de apoyo al Presidente y de
suplencia en los casos de vacante, ausencia o enfermedad (art 13 LG).

Órganos centrales.
La organización central de la Administración General integrada por los Ministerios y los
servicios comunes extiende sus competencias a todo el territorio nacional y tiene su sede
en Madrid, capital del Estado. El volumen de esta Administración, aun siendo muy
grande, ha ido perdiendo peso desde el surgimiento del sistema autonómico dado el
masivo transvase habido de competencias, servicios y de medios personales y materiales.
Además de los órganos centrales, la Administración General cuenta con una organización
periférica también notablemente más reducida que la anterior al Estado de las autonomías
donde en cada provincia venía a reproducirse prácticamente el esquema organizativo
central de cada Ministerio.
A. Órganos superiores.
1.- Ministros:
Le corresponde establecer los planes de actuación de la organización situada bajo su
responsabilidad.
Sus funciones vienen establecidas en la Ley de Gobierno (LG), art 4 1. <<Los Ministros,
como titulares de sus Departamentos, tienen competencia y responsabilidad en la esfera
específica de su actuación, y les corresponde el ejercicio de las siguientes funciones: a)
Desarrollar la acción del Gobierno en el ámbito de su Departamento, de conformidad
con los acuerdos adoptados en Consejo de Ministros o con las directrices del Presidente
del Gobierno. b) Ejercer la potestad reglamentaria en las materias propias de su
Departamento. c) Ejercer cuantas otras competencias les atribuyan las leyes, las normas
de organización y funcionamiento del Gobierno y cualesquiera otras disposiciones. d)
Refrendar, en su caso, los actos del Rey en materia de su competencia>>. Se trata de un
órgano bisagra, puesto que el Ministro es miembro del Gobierno y, además, es jefe de su
departamento o ministerio, es decir, la máxima autoridad administrativa dentro de este.
De su posición en el esquema organizativo podemos extraer que sus actos agotan la vía
administrativa en los asuntos propios de su ministerio sin que quepa recurrirlos ante el
Consejo de Ministros (o el Presidente del Gobierno) puesto que entre tales órganos no
existe propiamente una relación jerárquica en el plano jurídico o de producción de actos
administrativos. Las disposiciones de los ministros toman la forma de Órdenes
Ministeriales, y si aquellas van afectas a varios Departamentos revestirán la forma de
Orden del Ministro de Presidencia.

Asimismo, de cada Ministerio dependen ciertas entidades públicas de carácter


instrumental (típicamente, Organismos Autónomos y Entidades Públicas Empresariales)
que, eventualmente, también pueden contar con una implantación territorial semejante.
Además de ello, los Ministerios desarrollan funciones y actividades de diverso tipo a
través de personas jurídicas de Derecho privado con forma de Sociedades anónimas
(empresas públicas).

2.- Secretarios de Estado.


Es un órgano jerárquicamente vinculado al Ministro que se encarga de la dirección y
coordinación de un determinado sector de la actividad del Ministerio. No en todos los
Ministerios existen estos órganos. Los Secretarios de Estado son designados por el Real
Decreto del Consejo de Ministros, lógicamente a propuesta del Presidente del Gobierno.
Del Secretario de Estado suelen depender una o varias Direcciones Generales que se
encargan de asumir las responsabilidades que la Secretaría de Estado tiene encomendadas
(Universidades, Economía, Medio Ambiente, etc.). sus competencias, todas ellas de
notable importancia, se relacionan en el artículo 62 LRJSP.
B. Órganos directivos.
Corresponde a estos órganos el desarrollo y ejecución de los planes de actuación de los
órganos superiores. Se ordenan jerárquicamente entre sí del modo siguiente:
- Subsecretarios: la Subsecretaría es un órgano fundamental dentro de cualquier
Monasterio. El cometido principal del Subsecretario es la gestión de la vida
administrativa del Ministerio y la previsión de medios materiales y personales
para realizar sus objetivos. Como jefes administrativos tienen atribuida la potestad
disciplinaria y la jefatura de personal del Ministerio (art 63 LRJSP). Los
Subsecretarios son nombrados y cesados por Real Decreto del Gobierno a
propuesta del Ministerio correspondiente. Han de elegirse entre funcionarios de
carrera de las Administraciones a los que se exija para su ingreso el título de
Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente.
- Secretarios Generales (art 64 LRJSP): ejercen sus competencias sobre un
determinado sector —importante— de la actividad del Ministerio, análogamente
a la figura del Secretario de Estado, pero con rango de Subsecretario. Cuando se
crea esta figura se hace como órgano de dirección de otros inferiores o
dependientes. A tenor de la LRJSP la existencia de los Secretarios Generales, es
facultativa. Su nombramiento y cese es igual que el de los Subsecretarios y han
de tratarse de personas con cualificación en el ejercicio de puestos de
responsabilidad en la gestión pública o privada.
- Directores Generales (art 66 LRJSP): son órganos de gestión de una o varias áreas
funcionalmente homogéneas dentro de cada Ministerio. Están jerárquicamente
vinculadas al Ministro, al Secretario de Estado (si los hubiere), al Subsecretario y
a los Secretarios Generales (si estos existiesen). Los Directores Generales tienen
que ser nombrados entre funcionarios de carrera, que dispongan del título de
doctor, licenciado, ingeniero, o arquitecto, aunque cabe a posibilidad, si el Real
Decreto de estructura orgánica del Departamento lo permite, de que su titular no
tenga la condición de funcionario debiendo quedar justificada esta circunstancia
excepcional. Su nombramiento y cese compete al Consejo de Ministros, a
propuesta del Ministro respectivo.
- Secretaría General Técnica (art 65 LRJSP): depende inmediatamente del
Subsecretario y tiene competencias de asesoramiento y estudio técnico y jurídico,
fundamentalmente en relación con la producción normativa del Ministerio
(proyectos de ley y reglamentos), la asistencia jurídica general y también la
dirección de los servicios de publicaciones de cada uno de los Ministerios. Los
Secretarios Generales Técnicos son nombrados entre funcionarios de carrera por
el Consejo de Ministros y han de reunir las mismas condiciones que los
Subsecretarios. Tienen la categoría de Director General.
- Subdirectores generales: están subordinados a las Direcciones Generales y son los
responsables de la gestión ordinaria de los asuntos de la competencia de esa
Subdirección General. También se nombra entre funcionarios de carrera, pero su
nombramiento y cese corresponde en este caso al Ministro, Secretario de Estado
o subsecretario del que dependan (art 67 LRJSP).
Dentro de estas unidades menores de la organización central, cuyo conjunto puede dar
idea de la forma piramidal que alcanza, hay que seguir ampliando su base de cada
Subdirección dependen a su vez otras unidades menores igualmente jerarquizadas entre
sí. Son órganos de nivel inferior que se crean, modifican y suprimen mediante orden del
Ministro respectivo.
C. Órganos periféricos.
De acuerdo con la LRJSP (art 55.4), la estructura periférica estatal está montada
básicamente sobre dos pilares: la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma
y los Subdelegados del Gobierno en las Provincias y Directores Insulares.
1.- La Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma.
Hay una Delegación de Gobierno en cada una de las CCAA y tendrán su sede en la
localidad donde radique el Consejo de Gobierno autonómico.
El art 72.1 LRJSP dice que los Delegados representan al Gobierno en el territorio, sin
prejuicio de que la representación ordinaria del Estado en las CCAA la ostentan sus
respectivos Presidentes. Ejercen la dirección y la supervisión de todos los servicios de la
Administración General del Estado y de sus Organismos públicos situados en su
territorio.
Dependen orgánicamente del Presidente del Gobierno y su rango es el de Subsecretario.
Las delegaciones se organizan en áreas (industria, pesca, agricultura, etc.) por ello
dependen funcionalmente del Ministerio competente del área de la materia de que se trate.
Ejerce una serie de funciones muy diversas que el art 73, LRJSP, agrupa en cinco grandes
apartados:
a) Dirección y coordinación de la Administración General del Estado y sus
Organismos Públicos
b) Información de la acción del Gobierno e información a los ciudadanos
c) Coordinación y colaboración con otras Administraciones Públicas
d) Control de legalidad
e) Políticas públicas

El Delegado de Gobierno, cargo de confianza política del Gobierno, es nombrado y


cesado por el Consejo de Ministros a propuesta del Presidente del Gobierno (art 72.4
LRJSP).
2.- Subdelegados del Gobierno en las Provincias y Directores insulares.
Existirá en cada provincia y bajo la inmediata dependencia del Delegado del Gobierno en
la respectiva Comunidad Autónoma, con nivel de Subdirector General. La Ley prevé que
se determinaran las islas en las que existirá un Director Insular que hará las veces de los
Subdelegados provinciales. Es nombrado por el Delegado del Gobierno (art 74 LRJSP)
por el procedimiento de libre designación entre funcionarios de carrera del Estado, de las
Comunidades Autónomas uniprovinciales, el Delegado del Gobierno puede asumir las
competencias que la Ley atribuye a los Subdelegados si esta figura no se crea.
El art 75 LRJSP establece que corresponde a los Subdelegados: << a) Desempeñar las
funciones de comunicación, colaboración y cooperación con la respectiva Comunidad
Autónoma y con las Entidades Locales y, en particular, informar sobre la incidencia en
el territorio de los programas de financiación estatal. En concreto les corresponde: 1.º
Mantener las necesarias relaciones de cooperación y coordinación de la Administración
General del Estado y sus Organismos públicos con la de la Comunidad Autónoma y con
las correspondientes Entidades locales en el ámbito de la provincia. 2.º Comunicar y
recibir cuanta información precisen el Gobierno y el órgano de Gobierno de la
Comunidad Autónoma. Realizará también estas funciones con las Entidades locales en
su ámbito territorial, a través de sus respectivos Presidentes. b) Proteger el libre ejercicio
de los derechos y libertades, garantizando la seguridad ciudadana, todo ello dentro de
las competencias estatales en la materia. A estos efectos, dirigirá las Fuerzas y Cuerpos
de Seguridad del Estado en la provincia. c) Dirigir y coordinar la protección civil en el
ámbito de la provincia. d) Dirigir, en su caso, los servicios integrados de la
Administración General del Estado, de acuerdo con las instrucciones del Delegado del
Gobierno y de los Ministerios correspondientes; e impulsar, supervisar e inspeccionar
los servicios no integrados. e) Coordinar la utilización de los medios materiales y, en
particular, de los edificios administrativos en el ámbito territorial de su competencia. f)
Ejercer la potestad sancionadora y cualquier otra que les confiera las normas o que les
sea desconcentrada o delegada.>>.
Siendo su demarcación la provincia, su figura recuerda a la del Gobernador Civil que
regía antes del sistema autonómico cuando la Administración del Estado tenía incluso en
cada Provincia Delegaciones de cada uno de los Ministerios que ejecutaban en la periferia
las competencias de estos. Como ya se ha dicho, la implantación del Estado de las
autonomías ha obligado a reducir notablemente esa Administración estatal
desconcentrada. Ahora, lo que hay que tener en cuenta es que esas subdelegaciones
estatales de cada Provincia coexisten con las delegaciones provinciales que las distintas
Consejerías de la Comunidad Autónoma tengan establecidas en tales demarcaciones
provinciales. Por tanto, no hay que confundir dichos órganos ya que, a pesar de sus
similitudes, pertenecen a dos Administraciones diferentes.