Вы находитесь на странице: 1из 10

LAS SIETE LÁMPARAS DE FUEGO 

George H. Warnock 

“Y  del  trono  salían  relámpagos  y  truenos  y  voces;  y  delante  del  trono  ardían 
siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios. ” (Apocalipsis 
4:5) 

“Y  reposará  sobre  él  el  Espíritu  de  Jehová;  espíritu  de  sabiduría  y  de 
inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor 
de Jehová.” (Isaías 11:2) 

“Y miré, y vi  que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio 
de  los  ancianos,  estaba  en  pie  un  Cordero  como  inmolado,  que  tenía  siete 
cuernos,  y  siete  ojos, los  cuales  son  los  siete  espíritus  de  Dios  enviados  por 
toda la tierra.” (Apocalipsis 5:6). 

Contenidos 

Introducción 
Capítulo 1 –El juez está a la puerta 
Capítulo 2 – Él camina entre los candeleros 
Capítulo 3 – Del Lugar Santo al Lugar Santísimo 
Capítulo 4 – Sube más arriba 
Capítulo 5 – Un vistazo más allá del velo 
Capítulo 6 – Los siete Espíritus de Dios 
Capítulo 7 – Un Reino de Justicia 

Primera impresión, Junio 2001 en Colombia, Sudamérica 

Este libro puede ser solicitado en inglés contactando con su autor, George H. 
Warnock
Las siete lámparas de fuego – George H. Warnock 

INTRODUCCIÓN 

En su momento, yo no planifiqué ninguna introducción para este libro. Sin embargo, al 
acercarme a su final, sentí que una breve introducción podría servir como el canto del 
gallo para algunos de entre el pueblo de Dios. 

Al leer y releer las siete cartas a las siete iglesias, no puedo evitar saber que aquí, al 
menos  en  el  mundo  libre,  nuestro  Señor  está  llamando  a  Su  Iglesia  al 
arrepentimiento—y por las mismas razones por las que Él llamó a cinco de las siete 
iglesias de Asia al arrepentimiento.  Incluso amenazó con quitar el Candelero de una 
iglesia que tenía tantas cosas en marcha para sí misma... por una razón que a duras 
penas hoy consideraríamos válida.  Después de todo, estaban haciendo buenas obras, 
trabajando en la obra del Señor, eran pacientes en la prueba, no podían tolerar a los 
malos, tenían un entendimiento penetrante para probar a los que afirmaban tener un 
ministerio  apostólico  y  probaban  la  falsedad  de  los  mismos,  llevaban  fielmente  las 
cargas  que  el  Señor  había  puesto  sobre  ellos,  sin  desmayar,  y  sin  abandonar  la 
carrera... Una iglesia de esta clase ciertamente recibiría la mayor calificación por parte 
del Señor. Pero esta es la iglesia a quién el Señor le dijo que quitaría su candelero, si 
no  se arrepentían. ¿Cuál era su problema? Habían abandonado el PRIMER AMOR. 
¿Qué  conseguirá  hacernos  saber  lo bajo que hemos caído, y volver a la simpleza y 
pureza de nuestro amor por Dios y por Su pueblo? No tengo la respuesta, pero sé que 
el  Señor  de  la  Iglesia  es  la  Respuesta,  y  que  Él  camina  entre  los  candeleros, 
completamente aprobado y preparado para tratar con cada problema en la Iglesia. 

Hace unos días estaba pensando en Pedro. Amaba a Su Maestro, pero cuando todo 
se  vino  abajo,  repentinamente  se  encontró  a  sí  mismo  frustrado,  desilusionado, 
enfadado, ofendido­­­listo para tirarlo todo por la borda. Fue muy lejos, hasta llegar a 
negar  abiertamente  a  su  Maestro  tres  veces  seguidas.  Después  sucedió  algo  que 
Jesús había predicho. De repente cantó el gallo, Jesús se volvió y miró a Pedro a los 
ojos. Esa mirada única a Pedro le llevó a un repentino y devastador arrepentimiento... 
y  salió  fuera  y  lloró  amargamente.  Fue  el  comienzo  de  la  restauración  de  su  fe  y 
esperanza en Aquel que dijo: “Pedro, he orado por ti, que tu fe no te falte”. 

Sé que esta es nuestra respuesta total. Y mi esperanza es que este libro pueda ser un 
canto del gallo a tiempo para muchos de los que se hallan en inquietud y perplejidad, 
quizás incluso desilusionados y ofendidos con el pueblo de Dios, o con su Señor. O 
simple  y  llanamente,  Laodiceos—ni  fríos  ni  calientes­­­y  no  apreciando  que  nuestro 
Señor  demanda  una  cosa  o  la  otra, y que no puede tolerar las mezclas. Cualquiera 
que  sea  nuestro  problema,  confío  en  que  podamos  ser  atrapados  por  los  ojos  de 
Jesús  cuando  Él  regrese  y  nos  mire.  Porque  sé  que  los  ojos  ensangrentados  del 
Cordero  nos  llevarán  a  un  arrepentimiento  irreversible,  en  el  que  no  hay  vuelta,  ni 
mirada atrás. 

“Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de 
los que tienen corazón perfecto para con Él.” (2ª Crónicas 16:9) 

­­George H. Warnock— 17 Abril 2001
Las siete Lámparas de Fuego – George H. Warnock 

CAPÍTULO 1 
EL JUEZ ESTÁ A LA PUERTA 

Las nubes de la tormenta se están juntando 

Jesús  advirtió  a  Sus  discípulos antes de marcharse que antes de Su venida, habría 


tiempos  muy  turbulentos  en  la  tierra,  y  les  exhortó  a  estar  siempre  orando,  siempre 
caminando con Dios en vigilancia y sobriedad... porque sólo esto les fortalecería con la 
fortaleza y la gracia que necesitarían para esa hora (lee Lucas 21:36). Rehusó darles 
ningún horario referente al tiempo de Su manifestación, pero enfatizó la necesidad  de 
estar preparados todo el tiempo. Usó la ilustración de las vigilias de la noche e indicó 
que podía venir en cualquiera de esas vigilias, y por tanto, que debían estar siempre 
alerta.  Pero  también  indicó  que  podría  retrasarse  más  allá  de  lo  que  pensaran  Sus 
siervos,  y  que  el  sentido  de  expectación  que  había  al  principio,  gradualmente  se 
extinguiría en sus mentes y en sus corazones. Y así, al avanzar la noche, no quedaría 
ningún sentido o conciencia de que la venida del Señor se acercaba... y que vivirían en 
tranquilidad  y  contentamiento  bajo  la  falsa  presunción  de  que  “el  Señor  retrasa  Su 
venida...”  (Lucas  12:45).  Recuerdo  el  sentido  de  inminencia  que  prevalecía  en  la 
iglesia  en  los  primeros  días  de  mi  infancia.  Como  niños,  teníamos  el  sentir  de  que 
quizás  pasaría  un  período  de  unos  diez  años...  y  después,  todo  se  acabaría.  No 
sabíamos lo que eso significaba... sólo que se suponía que un rapto se llevaría a la 
iglesia y que el resto del mundo pasaría por una gran tribulación. No estaba seguro de 
estar preparado para el rapto, pero personalmente decidí en mi mente que si alguien 
venía a mí para poner el número 666 en mi mano o en mi frente­­­me convertiría en un 
mártir y moriría. Al menos esa era la impresión que obteníamos de lo que decían los 
predicadores:  “Ya  sabéis...  vamos  a  ser  raptados  de  aquí  antes  de  que  se  desaten 
unos problemas terribles. Pero podéis ser salvos en la gran tribulación si no tomáis la 
marca de la bestia.” No estoy haciendo burla de la doctrina de ninguna manera. Es un 
asunto demasiado serio para eso. Pero en aquellos días yo no entendía que un mártir 
es  alguien  que  es  fiel  en  la  vida  así  como  en  la  muerte—y  puede  que  no  muera 
necesariamente, y aún así seguirá siendo un mártir.  Por ejemplo, el amado Juan, era 
un  mártir  (del  griego  “martus”,  testigo  fiel  y  verdadero,  aunque  no  hay  ninguna 
evidencia de que fuera matado). Ni tampoco entendía que la gran tribulación ha sido el 
bagaje de los seguidores del Cordero a lo largo de su historia. Por otro lado, también 
llegué a comprender más tarde que Dios tiene una marca reservada para Su pueblo, 
que  les  inmunizará  contra  los  ataques  de  Satanás,  que  pretende  corromper  sus 
mentes  y  apartarles  de  la  “sencillez  del  Dios  viviente”,  que  Dios  imprime  sobre  las 
frentes de Su pueblo. Este sello es la señal de Dios a todos los poderes espirituales, 
buenos o malos—que éstos son escogidos en Cristo, y una señal de seguridad a los 
que  son  sellados,  que  no  necesitan  temer  los  vientos  de  la  ira  de  Dios  cuando 
comiencen a soplar sobre la tierra (lee Apoc. 7:2­3). ¿Cómo supones que la bestia y 
sus reyes vayan a ”hacer guerra contra el Cordero, y que el Cordero les venza”? Ahora 
mismo nos preguntamos cuánta gente está de hecho concienciada de que el Cordero 
es el Rey de reyes y el Señor de señores y que Él reina como un Cordero en el trono. 
Pero en ese día habrá un fiel testigo del Cordero en la tierra... un testigo tan fuerte que 
las naciones y los líderes lo odiarán y querrán destruirlo a él y a su Rey. Porque este 
pueblo son los fieles representantes del Cordero, y la Bestia hará guerra contra ellos. 
Son “llamados, escogidos y hallados fieles”. Están con el Cordero, mientras caminan 
por  toda  la  tierra.  Siguen  al  Cordero  dondequiera  que  Él  les  guíe.  Él  pasó  por  gran 
tribulación  en  los  días  de  Su  carne,  y  no  duda  en  llevar  a  Sus  discípulos  a  gran 
tribulación. Pero juntos, salen victoriosos. Él les guía a fuentes de aguas vivas. Están 
con  el  Cordero  en  el  Monte  Sión  como  vencedores.  Festejan  con  Él  en  la  cena  de 
bodas del Cordero. Y finalmente vencen al dragón por la sangre del Cordero y por la
palabra de Su testimonio, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”. (Apocalipsis 
7:17, 12:11, 14:1­4, 19:7). 

Sabemos que las tormentas de la tribulación ya están cociéndose, porque podemos 
ver los relámpagos y oír los truenos acercándose. Al leer la lista de pecados y maldad 
que  inevitablemente  llevan  a  la  ira  de  Dios,  y  al  compararla  con  lo  que  lo  que  está 
pasando en el mundo hoy día, no podemos evitar sino saber que los justos juicios de 
Dios    están  cerca  y  a  la  mano  (lee  Romanos  1:17­32).  Porque  Su  paciencia  y 
longanimidad...  aunque  duran  por  siglos,  deben  eventualmente  desembocar  en  Sus 
justos juicios en la tierra. Sólo podemos preguntarnos cuánto tiempo más Dios puede 
esperar antes de que Su ira “se revele desde el Cielo contra toda impiedad e injusticia 
de  los  hombres,  que  “detienen  con  injusticia  la  verdad"  (Rom.  1:18).  Acabamos  de 
alcanzar el límite de la apostasía moral, en el que hay tal depravación que los hombres 
y las mujeres tienen lo que el apóstol Pablo llama una mente reprobada—una mente 
tan  vacía  de  ningún  sentido  de  discernimiento  moral  que  discuten  y  hacen 
manifestaciones en pro del derecho de vivir el estilo de vida que han escogido—y no 
conocen  la  diferencia  entre  el  bien  y  el  mal.  Ni  quieren  tener  a  Dios  en  sus 
pensamientos.  Cuando  se  llega  a  este  estado  de  depravación,  Dios  no  tiene  otra 
opción que derramar Su ira desde el Cielo. 

Pero  habrá  una  fiel  ministración  del  Cordero  de  Dios  en  ese  día,  por  medio  de  un 
pueblo que Le sigue. Y éstos serán fieramente perseguidos y odiados, porque tarde o 
temprano  descubrirán  que  es  el  Cordero  en  el  Trono  el  que  envía  estos  juicios,  e 
identificarán a Sus seguidores. Y al final, escuchamos incluso a los gobernadores de la 
tierra clamando a los montes y a las peñas, “Caed sobre nosotros, y escondednos del 
rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero” (Apoc. 6:16). 

Los juicios de Dios comienzan por Su casa 

La primera preocupación de Dios es por Su pueblo, porque la Luz que Dios encendió 
en la iglesia cuando se marchó, está casi extinta. ¿Cómo y por qué? Porque cuando 
rehusamos  y  negamos  la  Luz,  Jesús  nos  ha  advertido,  “Si  la  luz  que  en  ti  hay  es 
tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?” (Mat. 6:23). No hay duda de que ya 
hemos  visto  mucho  de los juicios de Dios en la iglesia... pero me temo que muchas 
veces  ni  siquiera  los  consideramos  Sus juicios... porque la ciencia puede explicar lo 
que  está  pasando.  El  mundo,  incluida  la  iglesia,  está  lleno  de  mucha  devastación, 
enfermedad,  sufrimiento,  hogares  rotos,  hombres,  mujeres  y  niños  heridos.  Hay 
problemas físicos y psicológicos en proporciones abrumadoras, casi tanto en la iglesia 
como en el mundo...porque la Luz que Dios quiso que fuéramos, casi se ha extinguido. 
Sin embargo, a pesar de todo ello, el pensamiento global entre los evangélicos es: el 
Señor  vendrá  y  nos  sacará  de  aquí  uno  de  esos  días...  ¡Y  después  nos  traerá  de 
nuevo después de la cena de bodas del Cordero, para poner las cosas en su sitio en la 
tierra! 

Pero ha sucedido conforme al lamento de Dios a través del profeta Jeremías: “Porque 
dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para 
sí  cisternas,  cisternas  rotas  que  no  retienen  agua.”  (Jeremías  2:13).  Hemos 
corrompido la herencia de Dios en la tierra. Hemos dejado que tantas cosas carnales y 
mundanas  entren  en  la  iglesia,  con  la  loca  suposición  de  que  si  nos  hacíamos más 
como  el  mundo,  no  seríamos  considerados  tan  radicales  después  de  todo,  y 
podríamos  ganar  a  algunos  de  ellos  para  el  Señor.  En  este  día,  especialmente  en 
nuestra tierra libre, podemos llevarnos bastante bien con el mundo. Podemos enfatizar 
lo lleno de gracia y de amor que está Dios, para que no tengan que tener temor de 
venir  a  nuestra  iglesia.  ¡Venid  y disfrutad de nuestra maravillosa orquesta y coro—y
dejad que Dios sea vuestro amoroso papaíto! Podéis venir a nuestra iglesia y pasarlo 
fenomenal. Recuerdo lo que decía A.W. Tozer, y me gustaría citar un párrafo o dos de 
un tratado que me encontré, con el título: 

“ La vieja Cruz y la nueva”  

“La  vieja  cruz  no  tendría  relaciones  con  el  mundo.  Para  la  orgullosa  carne  de Adán 
significó el final del viaje. Hizo efectiva la sentencia impuesta por la ley del Sinaí. La 
nueva cruz no se opone a la raza humana; más bien es una amistosa compañera y, si 
se  entiende  correctamente,  es  la  fuente  de  océanos  de  buena  y  limpia  diversión  e 
inocente disfrute. Deja que Adán viva sin interferencias. La motivación de su vida no 
es alterada; sigue viviendo para su propio placer, sólo que ahora se deleita en cantar 
coros  y  en  ver  películas  religiosas  en  lugar  de  cantar  canciones  malas  y  de  beber 
bebidas  alcohólicas.  El  énfasis  sigue  estando  en  el  disfrute,  aunque  la  diversión  se 
encuentra ahora en un plano más alto moralmente, si no intelectualmente.” 

“La  nueva  cruz  promueve  una  aproximación  evangelística  enteramente  nueva  y 


diferente.  El  evangelista  no demanda abnegación de la vida vieja antes de que una 
vida nueva pueda recibirse. Él no predica contrastes sino similitudes. Busca centrarse 
en  el  interés  público  mostrando  que  el  Cristianismo  no  hace  ninguna  demanda 
desagradable;  más  bien, ofrece la misma cosa que el mundo, sólo que en un plano 
más  alto.  Sea  lo  que  sea  aquello  que  en  el  momento  esté  buscando  un  mundo 
enloquecido  por  el  pecado,  es  revelado  inteligentemente  como  aquello  que 
precisamente ofrece el evangelio, sólo que el producto religioso sea mejor.” 

“La  nueva  cruz  no  mata  al  pecador,  lo  re­dirige.  Lo  lleva  a  una  forma  de  vida  más 
gozosa y más limpia y le mantiene su dignidad. A la persona auto­afirmada, le dice, 
“Ven y afírmate para Cristo”. Al  egotista le dice: “Ven y disfruta de la emoción de la 
comunión cristiana”: El mensaje cristiano se inclina en la dirección de la moda actual 
para hacerlo aceptable al público.” 

“La filosofía que hay detrás de esta cosa puede ser sincera, pero la sinceridad no le 
evita ser falsa. Es falsa porque es ciega. Pierde completamente el significado completo 
de la cruz.” 

“La  vieja  cruz  es  un  símbolo  de  muerte.  Significa  el fin abrupto y violento de un ser 
humano. El hombre que en los tiempos romanos tomó su cruz y comenzó su camino, 
ya había dicho adiós a sus amigos. No iba a regresar. No iba a re­dirigir su vida; se 
dirigía a su propio fin. La cruz no hacía compromisos, no modificaba nada, no salvaba 
nada;  mataba  a  todo  lo  del  hombre,  completamente  y  para  bien.  No  pretendía 
mantener  un  buen  trato  con  su  víctima.  Golpeaba  de  forma  cruel  y  dura,  y  cuando 
acababa su obra, el hombre dejaba de ser. “ por A.W. Tozer. 

La  cruz  de  Jesús  significó  el  indulto  y  el  perdón  y  la  limpieza  de  todo  pecado...  y 
ciertamente  no  hemos  de  perder  eso  de  vista.  Pero  para  el  apóstol  Pablo,  la  cruz 
significó mucho más que eso. Significó que el viejo hombre, la vieja vida... dejaba de 
ser.  Esta es una revelación de Cristo que hemos de tener si es que vamos a caminar 
por el sendero del verdadero discipulado. Debemos saber que fuimos crucificados con 
Él cuando colgaba de la cruz. 

“Con Cristo estoy juntamente crucificado: y ya no vivo yo, más vive Cristo en mi. Y lo 
que  ahora  vivo  en  la  carne,  lo  vivo  en  la  fe  del  Hijo  de  Dios,  el  cual  me  amó  y  Se 
entregó a Sí mismo por mí.” (Gál. 2:20). Él murió por nosotros en la cruz. Y nosotros 
fuimos crucificados con Él.
Es  demasiado  evidente  que  incluso  los  Cristianos  consagrados  son  conscientes  de 
que nos quedamos muy cortos de esa identificación con Cristo y Su cruz. Y es cierto 
que  no  podemos  hacer  que  suceda.  No  hay  suficiente  cantidad  de  castigo  auto­ 
infligido que pueda hacer que suceda. Pero estoy seguro de que el Señor que camina 
entre los candeleros, va a restaurar este verdadero Testimonio de Jesús en la tierra.. Y 
el mundo se levantará  contra ese Testimonio, y querrá destruirlo de sobre la faz de la 
tierra. Y es aquí donde la verdadera cruz es revelada... Cuando su pueblo comience a 
brillar con el testimonio de Jesús. Sé que esto está sucediendo en ciertas partes del 
mundo hoy... pero aquí, en lo que llamamos el mundo libre­­­ estamos muy lejos de 
ello.  Nuestra  libertad  no  es por causa de principios democráticos de libre discurso y 
expresión. Es más bien porque caminamos mano a mano con un mundo que odia a 
Dios  y  a  Su  Cristo.  Cuando  Dios  se  levante  en  medio  de  nosotros  y  produzca  el 
verdadero Testimonio de Jesús en la tierra—muy fácilmente podríamos enfrentarnos a 
la misma clase de persecución que otras naciones están sufriendo hoy. Pero mientras 
la Luz continúe degenerando en un estado de oscuridad—hay pocas razones para que 
los que moran en tinieblas se quejen demasiado de nosotros. 

Dios es celoso de Su propio nombre 

Dios  siempre  es  celoso  por  Su  pueblo,  por  causa  de  Su  nombre.  Así,  el  salmista 
clamó,  “Tiempo  es  de  actuar,  oh  Jehová,  Porque  han  invalidado  tu  ley.”  (Salmos 
119:126).  Cuando  el  pueblo  de  Dios  ha  invalidado  los  santos  y  justos  preceptos  de 
Dios  para  ir  por  su  propio  camino,  sólo  Dios  puede  solucionar  el  problema.  Sólo 
mediante la intervención divina vamos a ver la transformación de Su pueblo desde una 
posición de aceptación tolerante del status quo, hasta una posición de cambio radical . 
E  intervenir,  intervendrá,  porque  es  Su  Santo  Nombre  lo  que  está  en  juego.  Ha 
declarado Su intención, y no va a retractarse. Ha de tener un pueblo santo y justo en la 
tierra, porque está tan preocupado con la integridad de Su nombre hoy como lo estaba 
en los días de antaño.  Dios recordó a un Israel desviado como habían abandonado a 
Dios  incluso  en  los  días  de  su  esclavitud    en  Egipto  y  cómo  habían  servido  a  otros 
dioses. Después, cuando los sacó mediante una liberación soberana y poderosa, y los 
llevó al desierto—se rebelaron contra Él en el desierto. Después los plantó en el monte 
de su heredad en Canaán... y después de no mucho tiempo cambiaron a su Dios por 
los  dioses  de  los  paganos  en  medio  de  ellos, a quienes se suponía que tenían que 
someter (lee Ezequiel 20:1­31). De esta forma Él declaró Su intención— 

“Así ha dicho Jehová el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por 
causa  de  mi  santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde 
habéis llegado. Y santificaré mi grande nombre, profanado entre las naciones, el cual 
profanasteis  vosotros  en  medio  de  ellas;  y  sabrán  las  naciones  que  yo  soy Jehová, 
dice Jehová el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos. Y yo os 
tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. 
Esparciré  sobre  vosotros  agua  limpia,  y  seréis  limpiados  de  todas  vuestras 
inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré corazón nuevo, y pondré 
espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y 
os  daré  un  corazón  de  carne.  Y  pondré  dentro  de  vosotros  mi  Espíritu,  y  haré  que 
andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” (Ezequiel 
36:22­27). Dios se estaba refiriendo a la nación de Israel, porque eran los primeros en 
línea. Eran ese “buen olivo”. Pero cuando su Mesías vino, sus corazones estaban aún 
más endurecidos, y fallaron en verle.
La sabiduría de Dios revelada en la caída de Israel 

La  nación  de  Israel  no  recibió  a  su  Mesías  por  causa  del  endurecimiento  de  sus 
corazones. Pero ningún hombre ni ninguna nación son tan importantes para Dios que 
Dios  tenga  que  cancelar  Sus  planes  y  esperar  que  ese  hombre  o  esa  nación  se 
arrepientan.  Lo  que  es  importante  para  Dios  es  la  integridad  de  Su  propio  Nombre. 
Así, Dios no detuvo el reloj de sus propósitos respecto de Israel. En lugar de eso, para 
su  desmayo  y  confusión  y  por  causa  de  su    incredulidad—se  cortaron  del  árbol  del 
Pacto  de  Israel.  “Todo  Israel”  no  fue cortado... fueron sólo las ramas incrédulas las 
que  fueron  cortadas.  La  mayoría  de  los  primeros  creyentes  en  Cristo  fueron  judíos 
(soy  consciente  de  que  una  seria  división  ha  surgido    entre  la  corriente  principal de 
Israel  y  los  judíos  de  Judá—especialmente  en  los  días  siguientes  al  reinado  de 
Salomón. Pero uso los términos Israel y Judíos como sinónimos, como lo hizo Pablo 
con mucha frecuencia en sus epístolas). En el curso del tiempo, cuando el Evangelio 
había avanzado a todo lo ancho y largo entre los gentiles... hubo un desplazamiento 
gradual  en  la  iglesia,  desde  una  presencia  judía  hacia  una  presencia  gentil, 
especialmente  por  causa  del  ministerio  del  apóstol  Pablo.  Pero  Dios  no  detuvo  sus 
propósitos respecto de Israel. Más bien, fue el rechazo de Israel la ocasión que motivó 
que Dios abriera la puerta a los gentiles y les hiciera parte de la nación de Israel. (Efe. 
2:12,13). Había una cierta dificultad en todo esto, cuando los gentiles convertidos se 
multiplicaban y muchos de los líderes judíos a duras penas sabían como manejar todo 
el  asunto.  Pero  Pablo  deja  muy  claro  en  muchos  de  sus  escritos  que  no  habría  un 
aplazamiento  del  plan  de  Dios  para  Israel,  por  causa de su fracaso. En su lugar, Él 
escoge llevar a los Gentiles al Pacto, injertando a estas ramas de olivo silvestres en el 
árbol de Israel. Como Jeremías profetizó, el verde olivo de Israel tenía muchas ramas 
muertas  y  Dios  encendió  un  fuego  sobre  todo  ello  (Jer.  11:6).  Dios  aprovechó  la 
ocasión del fracaso de Israel para entretejer Sus propósitos redentores para Israel con 
el resto de la humanidad—y por medio de Su cruz, destruyó la enemistad entre Judío y 
gentil, para crear  en Sí mismo y a partir de estos dos segmentos antagónicos de la 
humanidad, un nuevo hombre, haciendo la paz entre ambos. (Efe. 2:15). De este 
modo,  mientras  los  celosos  escribas  y  fariseos  religiosos  estaban  preparando  la 
Pascua  con  el  propósito  de  conmemorar  la  redención  de  su  pueblo  de  Egipto, 
¡Estaban paralelamente maquinando un complot para la crucifixión de su Mesías! En 
la sabiduría de Dios, el Mesías mismo se convertiría en la Última Pascua, que pondría 
un  final  al  sacrificio  judío  y  a  la  ofrenda  para  siempre,  y  produciría  una  redención 
perfecta  para  el  hombre  caído  de  cada  tribu,  raza,  lengua  y  nación... 
Consecuentemente, la sangre que Él derramó en la cruz se convirtió en la sangre del 
Nuevo  Pacto  que  Dios  había  preparado  para  Israel.  Pero  el  Nuevo  Pacto  era  para 
todas  las  naciones—así,  el  Evangelio  de  Cristo  fue  enviado  “primero  al  Judío,  y 
también a los gentiles”: Pero por causa de Su desobediencia, Dios los envió al final de 
la fila, y se convirtieron los últimos. Dios no retraso nada cuando Israel como nación se 
cortó  a  sí  misma  del  Pacto.  Ni  todo  Israel   fue  cortado—fueron  sólo  las  ramas 
incrédulas las que fueron desgajadas (lee Rom. 9:6,7; 11:17). 

Ahora  bien,  si  no  estamos  preparados  para  recibir  las  Escrituras  del  Nuevo 
Testamento  tan  igualmente  inspiradas  como  las  Escrituras  del  Antiguo  Testamento, 
estamos deshonrando al Autor de ambos Pactos. Y si esto es así, debemos aceptar la 
interpretación  apostólica  del  Antiguo  Testamento.  Porque  fue  el  mismo  Espíritu  que 
inspiró la escritura de ambos Testamentos. Si creemos esto, entonces tenemos que 
aceptar lo que el apóstol Pablo dijo sobre la “la semilla de Abraham”. Dios no estaba 
hablando “de simientes, como de muchas, sino de Una, y a Su simiente, la cual es 
Cristo ” (Gál. 3:16). Entonces, ¿Qué pasa con todo Israel  siendo salvo? Él nos dice 
claramente: “Porque no todos los que descienden de Israel son israelitas , sino: En 
Isaac te será llamada descendencia.” (Rom. 9:6,7)  ¿Y qué significa todo esto?  Pablo 
también lo explica muy claramente: “Esto es: No los que son hijos según la carne son
los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como 
descendientes .” (Rom. 9:8).  Así, si aceptamos el Nuevo Testamento como la Palabra 
de Dios, está muy claro lo que Pablo quiere decir cuando se refiere a todo Israel : “Si 
vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la 
promesa. ” (Gál. 3:29). 

Dios no aplazó el Nuevo Pacto que había prometido a Israel. En lugar de eso, extendió 
mayor  gracia  a  las  naciones  que  no  lo  merecían,  capacitándolas  para  responder  a 
Dios y convertirse también en Su pueblo escogido. Él está presto a hacer esto cuando 
Su pueblo falla en caminar delante de Él en obediencia y en el temor de Dios. Él no 
retrasa la cena de bodas cuando llegue el día y los invitados no aparezcan. Él envía a 
Sus siervos para traer a otros... cualquiera, en cualquier lugar, en cualquier parte, de 
las calles, de los caminos... hombres y mujeres de honra, o de deshonra... buenos o 
malos. Eso es lo que Él dijo, y eso es lo que Él está haciendo (Mat. 22:8­10). No estoy 
enseñando  que  Dios  reemplazara  a  Israel  con  la  Iglesia  gentil.  Sólo  sustituyó  las 
ramas muertas de Israel injertando ramas de olivo silvestre de los gentiles—y el árbol 
de Israel siguió floreciendo. Se nos dice que por la cruz, Cristo hizo en Sí mismo de 
dos (de estos dos segmentos de la raza humana) “ un nuevo hombre, haciendo la 
paz” . (lee 2ª Cor. 3:1­11; Rom. 11:13­28, Efe. 2.11­20). Él hizo esto no condenando a 
Israel a la extinción, sino destruyendo la enemistad y quitando la pared intermedia de 
partición—uniéndolos juntos como a “un nuevo hombre” en Cristo. Este es el nuevo 
Israel... el remanente del viejo Israel que permaneció en el árbol, combinado con las 
ramas del olivo silvestre gentil que fueron injertadas en el mismo árbol. 

Israel será injertado de nuevo 

“Los primeros serán los últimos, y los últimos serán los primeros” (Mate. 19:3). Es así 
como sucedió cuando Jesús vino a confirmar las promesas hechas a los padres. Pero 
la vez siguiente, serán las ramas arrogantes de la iglesia las que serán cortadas, las 
que tienen desprecio ( y a veces mucho odio) hacia el pueblo judío. (Cuando hablo de 
la iglesia, me refiero de modo general al pueblo colectivo de Dios, los que se llaman a 
sí  mismos  cristianos—pero  reconociendo  que  sólo  el  Señor  conoce  a  los  que  son 
verdaderos  Cristianos,  y  tienen  el  Espíritu  de  Cristo).  El  nombre  de  Jesús  ha  sido 
blasfemado entre la judería tanto como ha sido blasfemado el nombre del Jehová de 
Israel  entre  los  gentiles  en  los  tiempos  del  Antiguo  Testamento.  Pero  a  pesar  de  la 
persecución que el pueblo de Israel ha sufrido en manos de las naciones llamadas a sí 
mismas  cristianas...  Dios  abrirá  sus  ojos  cuando  el  Cordero  de  Dios  sea  revelado 
como  su  Mesías  en  el  tiempo  escogido.  Qué  día  tan  glorioso  espera  a  este  Israel 
arrepentido, cuando vean del testigo ungido que viene a ellos con poder, naturaleza y 
carácter de nuestro Señor Jesús: “Bendito el que viene en el Nombre del Señor” (Mat. 
23:39). Este “él” podrá ser un árabe o un palestino o una persona de Alemania o de 
Japón, o de China o de Inglaterra,... no importa de dónde. Porque este ungido viene a 
ellos en el nombre del Señor Jesús, llevando Su imagen y semejanza, y brillando con 
la  Luz  del  Cordero  de  Dios.  Entonces  serán  sus  ojos  abiertos  y  verán  a  su  Mesías 
viviente, todavía con las cicatrices de las heridas que recibió de sus padres. Pero por 
causa del espíritu de gracia y de oración que Dios pondrá en la casa de David, habrá 
un profundo arrepentimiento. “y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se 
llora  por  hijo  unigénito,  afligiéndose  por  él  como  quien  se  aflige por el primogénito.” 
(Zac.12:10).  Qué  día  cuando  un  pueblo  que  ha  sido  abandonado  y  desolado  por 
mucho  tiempo,  sea  de  nuevo  injertado  en  el  Olivo  de  Israel.  Pero  recordemos  esto: 
cuando  Dios  trajo  a  los  gentiles  al  árbol  del  olivo,  muchos  maestros  cristianos 
judaizantes  enseñaban  a  los  gentiles  que  tenían  que  hacerse  Judíos observando la 
circuncisión  y  la  ley.  El  apóstol  Pablo  se  opuso  fuertemente  a  esta  enseñanza  y  la 
conclusión  a  la que se llegó en el concilio de Jerusalén quedó absolutamente clara: 
Hemos de recibir a los gentiles sin tratar de hacer Judíos de ellos, ni por medio de la
circuncisión  ni  por  medio  de cualquier otro ritual judío, sea el que sea.  (lee Hechos 
15:1­21). Pero esta enseñanza judaizante continuó por muchas iglesias y quizás fuera 
esta  la  razón  por  la  que  Dios  levantó  una  fuerte  iglesia  en  Antioquía,  en  la  que  el 
pueblo de Dios era libre para moverse en el Espíritu, sin el estorbo de la presión de 
este elemento judaizante. 

Sin  embargo,  algo  extraño  está  sucediendo  hoy  día,  cuando mucho pueblo de Dios 


está alcanzando al pueblo judío. Están promoviendo costumbres y tradiciones judías, 
guardando  las  fiestas  judías  y  compartiendo  su  visión  de  un  restaurado  templo  de 
madera y de piedra, de sacrificios de animales, etc. El amado Estaban fue apedreado 
hasta la muerte al declarar que Dios no se deleitaba en su templo construido por los 
hombres—¡Pero ahora muchos cristianos están encantados de escuchar que algunos 
judíos ortodoxos tienen serios planes de edificar un nuevo templo como el de antaño! 
El  profeta  Ezequiel  dijo  que  Dios  nos  haría  “mayor  bien  que  en  vuestros  principios” 
(Eze.  36:11)  y  el  libro  de  Hebreos  nos  muestra  claramente  qué  son  esas  cosas 
mejores:  un  mejor  Pacto,  un  mejor  sacerdocio,  un  mejor  altar.  Porque  en  la 
Restauración Dios no sólo restaura a un pueblo hacia Su favor—Él lo levanta mucho 
más alto que en sus principios (Este es el énfasis en nuestro escrito, Tarde y Mañana). 

Justo  en  el  punto  en  el  que  su  sueño  del  Mesías  largamente  esperado  había  sido 
cumplido—los Gentiles fueron injertados en el Árbol de Israel y se hicieron junto “con 
ellos,  participantes  de  la  raíz  y  de  la  rica  sabia  del  Olivo”—y  del  Nuevo  Pacto,  con 
todas sus cosas mejores. (Rom. 11:17). 

Dios no los llevó de vuelta a templos, sacrificios y rituales que Él había dispuesto para 
Israel en sus principios. 

Ni tampoco llevará de vuelta a Israel a instituciones antiguas que tuvieron en tiempos 
del Antiguo Testamento, ni a instituciones presentes o pasadas que hayamos tenido 
en la iglesia. Pablo describe esta restauración como­­­ 

Vida de entre los muertos 

En el tiempo escogido, Dios quitará el velo de sus ojos y los injertará de nuevo en el 
Olivo  en  el  que  nosotros  fuimos  injertados—y  más  allá  de  donde  estamos  ahora. 
Juntos  participaremos  en  el  poder  de  Su  resurrección—en  una  medida  muchísimo 
mayor que el Israel de antaño, o la iglesia de hoy, hayan conocido jamás. Porque este 
nuevo  Israel—será  conocido  como  la  Nueva  Jerusalén,  la  única  Jerusalén  que 
menciona  la  carta  de  los  Hebreos  o  el  libro  del  Apocalipsis.  Es  la  ciudad  santa,  la 
Esposa del Cordero—en cuyas puertas están escritos los nombres de las doce tribus 
de los hijos de Israel, y en cuyos fundamentos están escritos los nombres de los doce 
apóstoles  del  Cordero  (lee  Apocalipsis  21:12­14).  ¿No  nos  enseña  esto  que  el 
verdadero Israel y la verdadera Iglesia son unidos en una morada del Dios viviente? 

El apóstol Pablo recuerda a los Efesios como durante un tiempo no tenían lugar en la 
ciudadanía de Israel. Pero ahora por la gracia, ya no sois “extranjeros ni advenedizos, 
sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre 
el  fundamento  de  los  apóstoles  y  profetas,  siendo  la  principal  piedra  del  ángulo 
Jesucristo  mismo”  (Lee  Efesios  2:14­20).  Este  es  el  fundamento  de  la  Nueva 
Jerusalén, compuesto tanto por judío o gentil, que ha sido re­creado para convertirse 
en  un  nuevo  hombre  en  Cristo.  Es  nuestra  herencia  ahora  mismo,  como  nos  lo 
recuerda el apóstol: “sino que os habéis acercado al monte de Sión, a la ciudad del 
Dios  vivo,  Jerusalén  la  celestial”  (Heb.  12:22,  también  Gál.  4:26),  aunque 
reconocemos que esta Ciudad Santa ha de ser revelada todavía en la tierra, en toda 
su gloria.
Una lección objetiva de la casa del alfarero (lee Jeremías 18:1­6) 

Es común en la iglesia, cantar sobre la intención de Dios y sus caminos soberanos— 
sin realmente creer lo que estamos cantando. Pienso que el Señor va a proyectar con 
mucha  frecuencia  Su  verdad  en  muchas  de  nuestras canciones, y por causa de las 
letras  y  del  ritmo,  disfrutamos  de  la  canción  sin  llevarla  verdaderamente al corazón. 
Tenemos  canciones  tan  bonitas  sobre  el  Alfarero  y  el  barro—y  reconocemos  con 
humildad que somos solamente el barro. Y si nuestros corazones son rectos—puede 
que Dios tome en serio nuestra palabra. Puede que conteste esa oración y transforme 
la  vasija  en  Sus  manos  muy  drásticamente.  Pero  puede  que  no  lo  haga  a  nuestra 
manera.  Podemos  ver  un  pequeño  problema  y  pedir  a  Dios  que  lo  solucione.  Pero, 
¿Qué si Él decide devastar todos nuestros planes e ideas y dejarnos en nada—para 
que  Él  pueda  formar  esa  vasija  de  misericordia  que  Él  quiere?  Porque  Dios  está 
buscando  vasijas  de  misericordia  en  este  mundo  lleno  de  odio,  de  crueldad  y  de 
violencia. A lo largo de muchas décadas he visto a una iglesia muy celosa, enviando a 
hombres  y  mujeres  jóvenes  a  evangelizar  las  naciones—y  hoy hay una cantidad de 
pecadores dos o tres veces mayor en el globo que entonces. Yo tenía tanto celo como 
ellos  de  trabajar  para  Dios  en  este  mundo  sufriente,  y  llevar  la  luz  del  Evangelio  a 
aquellos que no Le conocían de otras naciones. Pero de alguna manera, la vasija que 
yo esperaba ser, se deshizo en sus manos, y durante mucho tiempo me pregunté por 
qué. 

Dios tenía una palabra para Jeremías que es muy adecuada para tiempos como los de 
hoy día, en los que se enseña que está en tus manos el cumplir tu propio destino. Dios 
le envió a la casa del Alfarero para aprender una lección. Jeremías obedientemente 
fue, y entró en el taller donde trabajaba el alfarero con una vasija. Mientras la rueda 
del alfarero daba vueltas una y otra vez, el alfarero usaba sus ágiles dedos en el barro, 
a  la  par  que  giraba  la  rueda—para  formar  una  vasija.  Pero  algo  sucedió 
repentinamente. La vasija se estropeó en las manos del alfarero. Me pregunto si Dios 
hizo que sucediera de esta manera para enseñar a Jeremías la lección que Él sabía 
que necesitaba el profeta. Fue una hermosa lección objetiva: al mirar Jeremías, vio al 
alfarero  hacer  algo  muy  cruel.  Tomó  el  barro  en  sus  manos,  lo  deshizo  hasta 
convertirlo en una masa deforme—y comenzó de nuevo. No intentó arreglar la vasija. 
Tampoco desechó el barro como algo inútil... simplemente trabajó en ello de nuevo. 
No  hubo  ninguna  palabra  de  la  vasija.  “¡No  puedes  hacer  eso!  ¿Qué  me  estás 
haciendo?  ¡Pensaba  que  estaba  preparado para el servicio... pero ahora mira como 
estoy!” Pero cuando te juntas con otros, es fácil unirte al resto del pueblo que canta: 

“Salte con la tuya, Señor, 
salte con la tuya... 
Tú eres el Alfarero, yo soy el barro... 
Moldeame y házme, según Tu voluntad... 
Mientras espero, entregado y en paz...” 

­­Para  después  marcharte  de  la  reunión  y  seguir  culpando  a  Dios  por  cambiarte  de 
nuevo  en  otra  vasija  como  a  Él  le  ha  parecido  apropiado  hacerte.  Y  quizás  sin  ni 
siquiera darte cuenta de que tú habías orado que Él hiciera eso, al cantar esa canción 
en la reunión. 

Pero cuando mantienes tu corazón fijo en Él, y sigues amándole a pesar de la forma 
en  que  Él  sigue  demoliendo  tus  planes—tarde  o  temprano  te  inclinarás  a  creer  que 
Dios hizo que la vasija se estropeara, porque Él sabía que eso era precisamente  lo 
que costaría romper tu voluntad, para que el Alfarero se saliera con la suya en tu vida.

Похожие интересы