Вы находитесь на странице: 1из 38

IMMANUEL KANT

Facultad de Humanidades y Ciencias de ta Educación


flLOSOFiA MODERNA

Caimi, Mario. "Introducción" en Kant, Immanuel. Crítica de la 1


if$'CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA
'----�=F·/-Jq-��;, . =-_., �.
razón pura. Traducción, introducción y notas de Mario Caimi.
Buenos Aires, Colíhue, 2009.

� ''H"""''""�'"' ;), < "H•>oootc,o�"'C,f

FOTOCOPIA[)ÓRA
CEHCE Traducción, notas

UJJ...
e introducción:
fi.(cfff:�... J]<. ?.rff.!.!!:l.(J..... Mario Caimi
Folio
21-

COLIHUE ({ CLr'\SICA
1
VJJ

Kant, Immanuel
Crítica de la razón pura I Immanuel Kant; con prólogo de
Mario Caimi - 1 ª ed. - Buenos Aires: Colihue, 2007.
1040 p.; 18x12 cm.- (ColihueClásica)
Traducción de: Mario Caimi INTRODUCCIÓN
ISBN 978-950-563-049-3
l. Filosofía Kant. l. Mario Caimi, prólog. II. Mario Caimi,
trad. lll. Título
EL CONTEXTO: EL ILUMINISMO
CDD 190.43
desde las orillas orientales del Mar Báltico, el mundo
V
ISTO
Título original: Kritik der reinen Vernunft
. ofrecía, en el s. XVIII, un aspecto que hoy nos resulta
difícil de imaginar. La exploración de los mares del Sur
Coordinador de colección: Lic. Mariano Sverdloff
reservaba incógnitas; quizá hubiese allí todavía algún 6,ran
Equipo de producción editorial: Cristina Amado, Cecilia Espósito, continente que descubrir: «La región de Nueva Holanda hace
Juan Pablo Lavagnino y Leandro Avalos Blacha. sospechar fuertemente [ ... ] que allí se encuentra una extensa
tierra austral».' «Al sur de Buenos Aires» la costa de América
Diseño de tapa: Estudio Lima+Roca estaba «enteramente despoblada»." Más allá, la Isla de los
Estados, por el aspecto «desierto y terrible» de sus montañas, -
y por la lluvia y la nieve casi perpetuas, presentaba «el paisaje
más triste del mundo». Las maravillas que relataron Plinio y
Marco Polo se habían perdido en su mayoría; de e.llas queda ..
ban solo unas pocas rarezas: la descripción de un árbol que
estaba en la isla Hispaniola (Haití), tan venenoso que dormir
a su sombra producía la muerte;' una extraña noticia sobre las
mujeres africanas (probablemente vestigio de algún relato sobre
I.S.B.N.-10: 950-563-049··2 la horrible práctica de la circuncisión femenina); un informe
I.S.B.N.-13: 978-950-563-049-3 sobre hombres caudados en el interior de Borneo.' Pero el
verdadero prodigio, que deslumbraba a las personas cultas y
© Ediciones Colihue S.R.L. que inquietaba, a la vez, a los soberanos absolutistas, ocurría
Av. Díaz Vélez 5125
(Cl405DCG) Buenos Aires - Argentina
www.colihue.com.ar 7. Kant: Neue Anmerkungen sur Erldulerung der Theorie der. Wi'nde, Ed.
Acad. I, 501.
ecolihue@colihue.com.ar
2. Kant: Physische Geographie, Ed. Acad. IX, 431.
Hecho el depósito que marca la ley 11. 723 3. Kant: Physische Geographie, Ed. Acad. IX, 361.
IMPRESO EN LA ARGENTINA - PRINTED IN ARGENTINA 4. Kant: Physische Geographie, Ed. Acad. IX, 315.
Vlll MARIO CA!MI INTRODUCCIÓN IX

en el continente europeo. Era una corriente de pensamiento justicia penal en la que el castigo fuese proporcional al crimen,
basada en la razón y en ideas humanitarias y republicanas, la sin consideración del rango social del reo ni del ele la víctima."
Ilustración o el Iluminismo." El pensamiento -de raíces lute- A la teoría del origen divino del poder políLico se opusieron
ranas- de servirse cada cual de la propia razón como criterio teorías·contractualistas que enseñaban que el origen del poder
último de la verdad, había sido desarrollado largamente por estaba en los individuos comunes;" y se propuso la di visión
Descartes y por Spinoza. En el s. XVIII, ese pensamiento llegó de los poderes del Estado, como medio para contrarrestar el
a ser un modelo y un programa de cultura, que incluía la crítica absolutismo.!' En consonancia con estas ideas, la Asamblea
racional de toda doctrina que pretendiera ejercer autoridad constituyente francesa declaró los «derechos del hombre y del
absoluta en materia de conocimiento teórico, de metafísica, ciudadano» el 26 de agosto de 1789; antes, en 1776, el Estado
de moral, de jurisprudencia, de interpretación de los textos de Virginia había hecho una declaración similar, que sirvió de
sagrados, de política o de arte." El conocimiento racional (no modelo a la francesa.
escolástico) de las ciencias, las técnicas y las artes tenía, para También en otros campos: en la ciencia, en la técnica, en la
el Iluminismo, una función social; prometía a la humanidad medicina, en la educación, en la teología hubo innovaciones de
la liberación de las ataduras de servidumbre y un progreso enormes consecuencias. La confianza fundamental en la razón
incesante en la. dominación de la naturaleza. Con ello se al- condujo a una creencia optimista en el progreso indefinido de
canzaría u11 cumplimiento pleno del destino humano. Este. fue la humanidad.
el espíritu con el que Diderot y D'Alernbert publicaron, entre El racionalismo de los ilustrados no es solamente aquel
1751 y 1772, la Encyclopédie ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, racionalismo escolástico que procede por deducciones a partir
des A rts, et des Métiers. de principios abstractos; sino que toma su comienzo en los
Particularmente innovador fue el Iluminismo en los terrenos conocimientos concretos que ofrece la experiencia, y procura
jurídico y social. La convicción de que el Derecho y la organi- establecer las leyes racionales que rigen los hechos Y Junto
zación social se fundan en la razón se opuso a la concepción con filosofías estrictamente racionalistas y sistemáticas, como
de que las leyes y la estructura de la sociedad se basan en un la de Wolff, abarcó también otras empiristas, o escépticas, o
decreto divino. Las leyes racionales de la sociedad y de la moral materialistas, como las de Locke, Hume, Bayl e, Condillac,
se extraen del estudio empírico del hombre natural." Rousseau D'Alembert, Holbach, Lamettrie, y muchos más. Kant se in-
explicó la desigualdad social como una mera consecuencia de la
institución de la propiedad privada y de la división del trabajo. 8
El libro de Beccaria sobre los delitos y las penas promovió una
9. Beccaria: Dei delitii e del/e pene, 1764.
70. Hobbes: Leuiathan or the Matter, Form and Power of a Commonioealth,
5. Sobre el Iluminismo ver Ernsl Cassirer: Die Philosophie der Auf­ Ecclesiastical and Ciuil; Londres, 1651, traducido al latín en 1668 y al
klarung; Tübingen, 1932. Citaremos por la edición ele Hamburgo: alemán en 1794. Locke: Two Treatises on Civil Govermnent, 1690 (tradu-
Meiner, 1998. cido al alemán en 1718). Rousseau: Du contrat social 011 principes du droit
6. Voltaire: Dictionnaire philosophique portatif, Ginebra, 1764. politique, Amsterdam, 1762.
7. Cassirer, op. cit., p. 330. 77. Montesquieu: De l'esprit des lois, 17,18. También Locke en los ya
8. Rousseau: Discours sur l'origine et les fondements de l'inégalité parmi les citados tratados sobre el gobierno.
hommes, Amsterclam, 1755. 72. Cassirer, op. cit., p. 9.
X MARIO CAlMI INTRODUCCIÓN XI
teresó por casi todos los aspectos del Iluminismo;" en política Federico JI, el «rey filósofo», reinó entre 1740 y 1786, que
simpatizó con la revolución francesa y con la independencia son los años en que se gesta y se realiza buena parte de la
americana, y sostuvo el sistema republicano de gobierno; 11 en filosofía transcendental; pero la parte oriental de Prusia fue
filosofía, su evolución personal muestra que pasó por etapas territorio ruso entre 1758 y 1762, solo recuperado por el mo-
en que predominaba el influjo del racionalismo leibniziano- narca prusiano tras el final de la ruinosa Guerra de los Siete
wolffiano, y por otras en las que prevalecía el empirismo de Años. Los rígidos estameritos sociales y el espíritu militar se
origen inglés. Él mismo, en sus años maduros, concibió su notaban fuertemente en Konigsberg, la ciudad natal de Kant.
filosofía transcendental como una síntesis de empirismo y de Un viajero ruso que la visita en 1789 la describe así:
racionalismo, y a la vez como una superación de la oposición
de ellos." Ki:inigsberg, la capital de Prusia, está entre las ciudades más
grandes de Europa, pues su perímetro suma más de quinientas
Ka\NT EN KóNIGSBERG
verstas. En otro tiempo fue una de las famosas ciudades de
la Liga, y aún ahora su comercio sigue siendo significativo.
La historia de Europa, en el siglo XVIII, está marcada por El río Pregel, junto al cual yace, no tiene más de 150 ó 160
las tensiones que provocaba el Iluminismo en.las instituciones pies de ancho, pero su profundidad es tan considerable, que
políticas. Inglaterra, crecientemente industrializada, tolerante lo navegan los grandes barcos mercantes. Se cuentan más de
en las ideas, avanzada en las ciencias, se presentaba como un 4000 casas, y aproximadamente 40.000 habitantes. [ ... ] La
modelo de civilización." Holanda seguía siendo, por su tole- guarnición de aquí es tan numerosa, que se ven uniformes
rancia, el lugar donde se editaban muchos libros que estaban por todas partes. [ ... ) Había oído que entre los prusianos no
prohibidos en otros países. En Francia la monarquía absolu- había oficiales jóvenes [ ... ] pero aquí he visto por lo menos
tista se encaminaba hacia su terrible final, con la Revolución diez, que no tenían más de quince años [ ... J. Los uniformes son
y el Terror. Tres emperadores se sucedieron en este siglo en el azul oscuro, azul celeste y verdes, con solapas y bocamangas
Imperio Romano Germánico, una institución política hoy casi de color rojo, blanco y anáranjado. rs
olvidada, pero que entonces daba su configuración política y
jurídica a la Europa central. Dentro del Imperio las guerras En una sociedad tan estratificada y tan militarizada como
eran incesantes. En el pequeño Estado de Prusia Federico aquella, no debió de haber sido fácil que el hijo de un artesano
Guillermo I Hohenzollern, el «rey sargento», destinaba dos llegara a tener estudios universitarios. Kant fue el cuarto hijo
tercios del presupuesto nacional a gastos militares.17 Su hijo, del maest:o talab�rtero Johann Georg Kant y de su mujer,
Arma Regina. El bisabuelo paterno, Richard Kant, era oriundo
del distrito lituano de Prokuls, al norte de Memel, cerca de la
73. Kant: Beantuiortung der Frage: Was ist Aufklarungí'; Berlín, 1784. Der península de Curlandia, y tuvo una taberna. El abuelo, Hans
Streit der Fakultdten; Konigsberg, 1798.
14. Kant: Zum eungen Frieden. Ein Philosophischer Entwurf Konigsberg,
Kant, se hizo talabartero en Memel; murió en 1715, como
1795. .
75. Kant: Fortschritte der Metaphysik, Ed. Acad. XX, 281 y 293. 18 ". Nicolaí Karamsin: carta del 19 de junio de 1789. En: Cartas de un
76. Voltaire: Lettres philosophiques, Amsterdam o Rouen, .1734. vw!ero ruso; c1b1mos por la traducción alemana de Johann .Richter:
77. Johannes Hartmann: Das Geschichtsbuch, Von den Anfangen bis zur Briefe emes russischen Reisenden., selección y edición de Gudrun Ziegler
Gegenuiart; Frankfurt, Fischer, 1955, p. 147. Stuttgart, Reclam, 1986, p. 25. '
X/1 MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN X111
ciudadano respetado y pudiente. Su hijo menor (el padre del condesa Charlotte Amalie Keyserling es la autora del primer
filósofo) emigró a Konígsbcrg, y se casó allí, a los 33 años, con retrato de Kant que poseemos (aprox. 1755). Pero en 1755 Kant
Anna Regina Reuter, originaria de Nürenberg, cuyo padre era abandonó esa actividad docente. Presentó en la universidad
también talabartero de oficio." A su cuarto hijo le pusieron una tesis doctoral acerca del fuego, y el 27 de septiembre de
de nombre Emanuel, como correspondía según el calendario. ese mismo año publicó otro trabajo en latín sobre los principios
El pastor Franz Albert Schulz, de cuya grey formaba parte la del conocimiento metafísico." Con eso obtuvo la habilitación
familia Kant, Jo hizo ingresar, a los ocho años, en el Colegio para enseñar filosofía, en forma privada, en la universidad de
Fridericiano, una institución de enseñanza secundaria de Konigsberg. El cargo no incluía un sueldo. Dio lecciones de
marcada orientación pietista. No se estudiaban allí las ciencias matemática, de ciencias naturales, de antropología, de lógica,
de la naturaleza, ni la historia; pero sí matemática, griego, he- de geografía, de metafísica, de filosofía moral, de teología
breo , francés v
; polaco; veinte horas semanales se dedicaban natural y de otros temas; en el tiempo de la ocupación de la
al estudio del latín. El joven Kant se sintió inclinado al estudio ciudad por tropas rusas dio también lecciones de pirotecnia y
de los clásicos de la Antigüedad. A los dieciséis años, el 27 de de construcción de fortificaciones. En 1765 obtuvo su primer
septiembre· de 17,W, ingresó en la universidad. Había cuatro empleo fijo, como subbibliotecario de la biblioteca del pala-
. facultades en la universidad de Konigsberg: la de Teología, la cio real. Más tarde, en 1770, fue nombrado profesor titular
de.Jurisprudencia, la de Medicina y la de Filosofía. Kant siguió de lógica y metafísica, y se dedicó por entero a la enseñanza
cursos de ciencias naturales, de matemática, de filosofía y de uní versitaria.
teología. Martín Knutzen, pietista y seguidor de Wolff, fue uno Podemos establecer con alguna precisión el momento histó-
de los profesores que tuvo mayor influjo en la formación del rico del nacimiento de algunos de los elementos de la filosofía
joven estudiante y quien le hizo conocer las obras de Newton. transcendental. En especial, la valoración de la intuición como
En 1746 Kant terminó sus estudios universitarios. Un tío, que un complemento indispensable del conocimiento racional, e irre-
era zapatero, ayudó probablemente al financiamiento de los ductible a este, parece haber ocurrido hacia el año 1769: «El año
estudios y pagó la edición de la tesis, que apareció publicada 69 me trajo una gran luz»?' A eso le sigue casi inmediatamente
en 1749.20 la tesis de que el espacio y el tiempo son los principios formales
En 1746 murió el padre de Kant. Ese mismo año, el recién del mundo sensible; que son represent;aciones que no se obtienen
graduado se empleó como preceptor, primero en la casa del por medio de los sentidos, sino que están presupuestas siempre
pastor Andersch, en la aldea de Judtschen; después, en 1750, por estos." Al mismo tiempo, y en el mismo escrito, enseña
en la casa del Mayor von Hülsen, en la proximidad de Os-
terode; y finalmente, en la casa del conde de Keyserling; la
27. Véanse los títulos de las obras y las fechas de publicación en
nuestra Cronología. '
22. Kant: Reflexión 5037, Ed. Acad. XVIII, 69. Otros entienden
79. Todo según Fritz Gause y Jürgen Lebulm: Kant und Konigsberg qt1e esta «gran luz» consistió en el descubrimiento de la idealidad del
bis hcute. Leer, Rautenberg, 1989, p. 78. También en Arsenij Gulyga: espacio y del tiempo. Seguimos a Giorgio Tonelli: «Die Umwalzunv
Kant, Moscú, 1977, que citamos por la traducción alemana de Sigrun von !7(i9 bei Kant» en: Kant­Studíen, 54, 1963, pp. 369-375. "
Bielfeldt, Frankfurt, Suhrkamp, 1981. 23. Kant: De mundi sensibilis atque inielligibilis forma etprincipiis, (1770),
20. Tocio según Arsenij Gulyga, op. cit., p. 23. También en Fritz Gause
y Jürgen Lebuhn, op. cit., pp. 84. _,
..2
parúgrafo 14: «La idea del tiempo no surge ele los sentidos, sino que
está supuesta por ellos», Ed. Acacl. II, 398 .
XIV MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XV

Kant que el entendimiento, en _su «uso real», produce ori�na- alcanza un conocimiento simbólico a través de la analogía.
riamente ciertos conceptos que sirven para conocer la realidad Los elementos de esta nueva concepción se desarrollaron en
inteligible." Los diez años siguientes, hasta 1780, _están d�d�cados las obras sucesivas de Kant, especialmente en los Prolegómenos,
a entender cómo es posible que estas representaciones ongmadas en la Crítica de la razón práctica y en la Crítica de la facultad de
en el entendimiento puro, y no en los objetos, puedan aplicarse juzgar. La exposición sistemática de la metafísica crítica se en-
legítimamente a objetos." Por los apuntes de Kant en ese tiempo cuentra en el texto inconcluso de los Progresos de la Metafísica.
(entre los que se destaca el llamado «Legado D�isburg» �e I??S) Desde 1796 trabajaba Kant en una magna exposición de todo
se pueden reconstruir las etapas de esta labonosa meditación. su sistema, para la que había pensado el título provisorio de
Esta desemboca en la Crítica de la razón pura, que es a la vez la Tránsito de los principios metafísicos de la ciencia de la naturaleza,
culminación del Iluminismo y el fin del racionalismo dogmático, a la física. Esta obra quedó también inconclusa; se la conoce
es decir, el fin de· aquella corriente de pensamiento que suponía como el Opus postumum.
que mediante el empleo exclusivo �e la r".2ón, de sus :onceptos Kant murió el 12 de febrero de 1804 a las 11 de la mañana.
y principios, y de sus reglas de func10nam_1ent� �e podía obten:r En sus últimos días lo acompañaron y asistieron su hermana
conocimiento de los objetos puramente inteligibles, y s_e pod�a Barbara Theuerin y su discípulo y amigo Ehregott A. Christo-
alcanzar, en general, conocimiento de objetos cualesquiera, sm ph Wasianski, quien dejó un emotivo relato de la muerte del
que fuera para ello necesario recurrir a los sentidos. filósofo. Su discípulo, colega y biógrafo Ludwig Ernst Borowski
Guiado por la investigación de estos problemas del co- en su Relato de la vida y el carácter de Jmmanuel Kant ( 1804) narra
nocimiento, Kant desarrolló la filosofía transcendental, con los detalles de las honras fúnebres, en las que tomaron parte
la que llegó a una profundidad nunca antes a(canzada en la miles de ciudadanos de Konígsberg.
exploración de los fundamentos del pe1:-sam1ento y _de las
fuentes de ]a conciencia, y de las leyes pnmeras que ngen el
INTRODUCCIÓN A LA LECTURA
universo sensible y le dan su peculiar modo de ser. Al explicar
DE LA CRirJCA DE LA RAZÓN PURA
cómo es que productos de la mente, tales como, por ejemplo,
la matemática, se aplican necesaria y universalmente a los En esta introducción no intentaremos exponer en detalle temas
objetos, que son productos de la naturaleza, dio una funda- de la filosofía transcendental, ni tampoco trataremos de resolver
mentación filosófica a la física de Newton y, en general, a las problemas de interpretación de pasajes del texto, sino que nos
ciencias naturales. propondremos la tarea, menos frecuentada, de poner a la vista la
La Crítica de la razón pura tuvo por consecuencia el final estructura de la obra en su conjunto, la articulación de sus partes
de la metafísica racionalista; pero no significó el fin de la y la función de estas en la argumentación general. Trataremos
metafísica en general. En la misma obra se encuentran los también de explicar algunos conceptos fundamentales, para que
fundamentos de una metafísica nueva, teórico-práctica, que el lector no versado en el tema pueda emprender por sí mismo la
lectura. Naturalmente, ese lector deberá buscar el auxilio de los
comentarios, tanto de los que presentan exposiciones de conjunto,
24. Kant: op. cit., parágrafo 6, Ed. Acad, Il, 394. como de los que resuelven problemas singulares; ya que es casi
25. Ver sobre esto la famosa carta de Kant a Marcus Herz del 21 de imposible adentrarse en la Crítica sin una guía.
febrero de 1772. "
XVI MARIO CA!Ml INTRODUCCIÓN XVII

DEL TÍTULO DE LA OBRA científico. La intuición intelectual y la deducción a partir de


axiomas, definiciones y principios parecían ser todo lo que se
La Crítica de la razón pura (Kritik der reinen Vernunft) se publi- necesitaba para alcanzar un conocimiento exhaustivo y cierto
có en 1781 en Riga. Su autor tenía cincuenta y siete años. Una del universo. Si acaso había algunas verdades que solo podían
segunda edición, con considerables modificaciones, apareció conocerse por experiencia y no por razonamiento puro, ello
en 1787, en la misma ciudad, y con el mismo editor: J ohann se debía más bien a la estrechez y finitud del espíritu humano,
Friedrich Hartknoch. Llamamos respectivamente A y B a estas que a limitaciones de la razón misma.
dos primeras ediciones .. Esto era la razón pura.
El libro lleva cifrado en el título su contenido. Se trata de Estas convicciones optimistas permitían al investigador
un examen crítico de la razón, para establecer si acaso esta, sin aventurarse en terrenos donde la experimentación y la obser-
apoyarse en otra cosa que no sea ella misma, puede alcanzar vación no podían auxiliarlo de ninguna manera: en el terreno
un conocimiento que sea digno de ese nombre. de las cuestiones puramente metafísicas. El mundo de los fenó-
Esta empresa se revela en toda su novedad y audacia cuan- menos obedecía a las leyes de la razón matemática tanto como
do se la considera en relación con la metafísica racionalista obedecía a esas mismas leyes el mundo que estaba detrás de
dominante en su tiempo. Para los cultivadores de esa metafísica las apariencias fenoménicas, que era el mundo donde residía
-es decir, especialmente para quienes seguían las enseñanzas el fundamento de estas. Más todavía: el conocimiento obtenido
de Leibniz y de Wolff- la razón era un instrumento de cono- por medio de la observación y de los sentidos resultaba ser
cimiento tan perfecto y autárquico, que bastaba con aplicar un conocimiento confuso; si se lo reducía a la debida claridad
cuidadosamente las reglas de su uso, para alcanzar todos los y distinción, se volvía un conocimiento pu,·c11n,•nte racional,
conocimientos posibles. Descartes había mostrado que las ideas pero entonces sus objetos resultaban ser entidades metafísicas
claras y distintas eran verdaderas; ahora bien, las ideas simples solo accesibles a la razón pura.
no pueden contener ni oscuridad ni confusión de sus elemen- Esta manera de pensar se llamó, por entonces, dogmatismo.
tos (pues no los tienen), de manera que son necesariamente Hoy esta palabra evoca en nosotros un sentido casi peyorativo:
claras y distintas, y por tanto, verdaderas. Quien tuviera un parece que con ella nos refiriéramos a una manera de pensar
repertorio suficiente de estas ideas y supiera combinarlas según obcecada, poco receptiva a las objeciones. Pero en aquel tiempo
reglas válidas (que no eran otras que las reglas de la matemá- se entendía que era dogmático un pensamiento que procediese
tica) podía estar seguro de llegar a proposiciones verdaderas. a partir de principios, definiciones y axiomas, progresando
Por eso, si se lograse hacer un catálogo completo de las ideas mediante meros conceptos, de manera deductiva. Este dog-
simples, todos los problemas filosóficos podrían resolverse matismo alcanzó logros muy notables en la exploración de los
mediante un cálculo similar al del álgebra;" El cálculo lógico, fundamentos últimos de la realidad. Leibniz consiguió explicar
que se identificaba con el matemático, era suficiente para con él todo el mundo real corno una estructura de mónadas o
resolver cualquier problema que pudiera interesar al espíritu substancias simples, perfectamente armonizadas entre sí por el
Creador. Con ello, cuestiones metafísicas como la de la relación
26. Leibniz (Guilielmi Pacidii Lubentiani): Aurora, en: Car! Imrnanuel del alma y el cuerpo parecían resolverse de la manera más sa-
Gerhart: Die philosophischen Schrifien uon Gottfried Wilhelm Loibnir; Berlín, tisfactoria. El mundo natural y el mundo moral, la Naturaleza y
1875-1890, t. VII, p. 64 SS.
INTRODUCCIÓN XIX
XVIII MARIO CAIMI

la Gracia, revelaban obedecer a los mismos principios últimos, los racionalistas desde Descartes hasta Wolff).2" Volveremos
sobre este asunto del método de la filosofía, porque es impor-
y estos principios eran accesibles a la razón.
tante para la correcta comprensión del texto de la Crítica de
La Crítica de la razón pura nace de la conciencia de la ne-
cesidad de fundamentar la legitimidad de estas pretensiones
la razón pura. Pero Kant no adhiere sin reservas al empirismo.
del dogmatismo y, sobre todo, de la necesidad de explicar las En particular, no comparte el escepticismo de los filósofos
disonancias y contradicciones que, en el interior de él, dejaban empiristas; y precisamente en aquellos temas centrales para
la filosofía racionalista: en la cuestión de la causalidad y de la
perplejos a los pensadores. Esa Crítica no es, sin embargo, la
substancia, disiente del empirismo y encuentra que no solo es
primera expresión de desconfianza en el optimismo dogmático.
Ya desde el Renacimiento, filósofos empiristas prefieren atenerse posible, sino también necesario, fundar estos dos conceptos de
manera firme y definitiva, aunque tenga que ser una fundación
a los datos observables como si estos fueran la única fuente válida
nueva que tome en consideración la crítica empirista a esos
del conocimiento. Con ello. se ponen a salvo de los abusos en
los que parece haber incurrido el dogmatismo, quizá demasiado conceptos, para superarla. Por eso, Kant concibe su propia
estrechamente asociado, en ocasiones, al poder político. El empi- filosofía, el criticismo, como una superación tanto del dogma-
rismo puso pronto de manifiesto su escepticismo en cuestiones tismo como del escepticismo. La concibe como un .momento
de metafísica; lo que es comprensible, ya que estas cuestiones completamente nuevo en la historia de la razón." Después
del criticismo, aquella oposición enconada de dogmáticos y
escapan, por definición, a la observación empírica, que es la
única fuente segura de conocimiento para estos filósofos. · escépticos debería perder toda su fuerza.
La oposición de dogmatismo racionalista y escepticismo Kant concibe, entonces, su propia filosofía como algo ente-
ramente nuevo, nunca intentado hasta entonces. Sí la metafísica
empirista llegó a ser enconada, y pareció insuperable. Los
filósofos empiristas pronto descubrieron que algunos de los estudiaba las primeras causas y los primeros principios que
son el fundamento de todo lo demás, el criticismo estudia los
conceptos fundamentales del racionalismo, como los con-
fundamentos de la metafísica misma. La razón pura era, con
ceptos de substancia y de causa, carecían .de fundamento en
la experiencia, y los declararon obra de la imaginación. Y lo sus conceptos y sus leyes lógicas, el instrumento para construir
la metafísica. Ahora se trata de examinar los fundamentos de la
que es peor, encontraron en los sistemas racionalistas con-
tradicciones insalvables. Kant, que era lector de los grandes razón pura misma. Kant tiene clara conciencia de que llega así
a una profundidad nunca antes alcanzada; a un terreno entera-
empiristas ingleses, reconoce que les debe a ellos su abandono
del dogmatismo. En 1783 escribe: «Lo confieso de buen gra- mente nuevo; y lo expresa repetidamente en sus textos."
do: la advertencia de David Hume fue lo que hace muchos Es necesario formular este proyecto de examen crítico de
años interrumpió mi sueño dogmáüco»." Ya hacia 1764 había la razón pura de la manera más precisa. La tarea de examinar
descubierto Kant que uno de los postulados fundamentales
del racionalismo dogmático debía ser abandonado: ese año 28. Kant: Untersuchung über die Deutlichkeit der Grundsdtre der natürlichen
publica su descubrimiento de que el método de la filosofía no Theologie und der Moral, (Investigación sobre la distinción de los principios de
debe confundirse con el método matemático (como lo sostenían la teología natural y de la moral), Ed. Acad. Il, 276 ss.
29. Kant: Los Progresos de la Metafísica, Ed. Acad. XX, 263 y 264. Tam-
bién Prolegómenos§ 4, Ed. Acad.; 273 ss.
30. Kant: Prolegómenos, Ed. Acad. IV, 262, 277, 279 ss.
27. Kant: Prolegómenos, E<l. Acad. IV, 260.
I,NTRODUCCIÓN X.X)
XX MARIO CA!Ml

la razón puede ser irrealizable, de tan amplia. Y aunque la Jógi.cas construidas con independencia de la experiencia (es
continuáramos indefinidamente, en un progreso sin término, decir, construidas a priori) se refieran, sin embargo, a objetos
la razón que nos proponemos examinar podría tener aspectos de la experiencia. . ·
que se sustrajeran a nuestro más cuidadoso examen, y que quizá Hemos presentado así el sentido general del título de la
fuesen decisivos para resolver el problema de la validez de los ·abra.· El desarrollo de la argumentación llevará, entre otros
.conocimlentos racionales. Por eso, Kant da a su problema una resultados sorprendentes, a advertir que el nexo que man-
formulación lógica tal, que todos los elementos del problema tiene unidos los conceptos en el juicio sintético a priori es el
están contenidos en esa fórmula de manera explícita. Como mismo nexo que forma la trabazón del universo. Pero además,
se trata de establecer si son válidas las pretensiones de conoci- la respuesta a la pregunta de cómo son posibles los juicios
miento que postula la razón pura, reduce su examen de esta so- sintéticos a priori nos permitirá establecer hasta dónde llega
lamente a aquello en lo que esas pretensiones de conocimiento el uso legítimo de la razón pura como facultad cognoscitiva
se expresan: a los juicios. Como son juicios enunciados por la (uso que solo puede expresarse en tales juicios). Por tanto, nos
razón pura, son independientes de la experiencia; a estos juicios permitirá juzgar con fundamento .acerca de las �retens1<:'nes
independientes de toda experiencia los llama Kant juicios a de la filosofía dogmática en cuestiones de metafísica. Dicho
priori; y como son juicios en los que no solamente se explican de otro modo: la respuesta a aquella pregunta nos mostrará
conceptos, sino que se enuncia algo acerca de los objetos, y en cuáles son los caminos que el espíritu humano puede seguir,
ellos se pretende alcanzar conocimientos nuevos, estos juicios para intentar resolver los enigmas de sí mismo, del universo
no son meramente analíticos, sino sintéticos. El problema y del Creador.
general de examinar aquella escurridiza facultad de la razón,
para ver si acaso es válida como instrumento de conocimiento, EL MODO DE EXPOSICIÓN. UNA GUÍA DE LECTURA
se formula así de manera más rigurosa, con la pregunta: ¿ cómo
son posibles los juicios sintéticos a priori? De esta manera, lo que La Crítica de la razón pura; donde se plantean y se resuelven
constituye nuestro asunto no es ya una facultad misteriosa (la estas cuestiones, es un libro bastante difícil. Una de sus mayo-
razón), sino una estructura lógica (el juicio sintético a priori), res dificultades se allana, sin embargo, si se tiene presente e I
cuyos elementos todos están explícitamente expuestos en la modo de exposición que Kant mismo dice haber aplicado en
fórmula del problema. Este tema lo encontrará desarrollado la redacción de la obra." Este no es otro que el método que
el lector en la introducción de la obra (especialmente en la en una obra anter icr'" expone Kant como el método propio
segunda edición, B 1 a B 30), y en los Prolegómenos.
Preguntarse cómo son posibles esos juicios significa dos 31. Kant: Prolesomenos; Ed. Acad. IV, 264: «la obra misma. debió s er
cosas: en primer lugar, cómo es que se puede unir, en ellos, el compuesta ent!ramente según el modo sintético de exposicion; para que
sujeto y el predicado; cuál es el fundamento que hace válida la ciencia pusiese a la vista todas sus articulaciones en sus conexiones
la síntesis de unos y otros conceptos en 'estos juicios. Ya he- naturales».
mos visto que los empiristas sostenían que ese nexo sintético 32. La va citada Untcrsuchung uber die Deutlichkeit der Prinzy,ien de=
natürliclen Theologie und der lvl;ra4 obra redactada en l762 y p�blic�da
se basaba solamente en la imaginación. En segundo lugar, en 1764. Ecl, Acacl. 11, 271 ss. El tema fue retornado en la Critica a, la
la pregunta se refiere a cómo puede ser que esos jucios sean razón pura, capitulo: «.LZt disciplina ele la razón pura en el uso dogma-
juicios cognoscitivos; es decir, cómo es que esas estructuras tico», A 712 ss., B 740 ss.
XXII MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XXJI/

de la filosofía en general. Este método de exposición, al que razón pura."! En concreto, ese conocimiento, como todo cono- 1
se llama aquí «sintético», puede describirse como un método cimiento, consiste en una representación. Por eso, es necesario
de aislamiento e integración. A diferencia de la matemática, empezar por la representación. No se la debe entender aquí a
que pone al comienzo las definiciones, los axiomas y los prin- esta como un hecho psicológico, sino como un hecho lógico."
cipios, y deduce de ellos los demás conocimientos, la filosofía Como lo primero que se puede aislar dentro de este concepto
comienza por proponerse, como asunto de su investigación, vago e impreciso es su presencia en la receptividad de la con-
algún concepto que se presenta oscuro y confuso. Su primera ciencia, el estudio de la representación conduce, en primer
operación no es definirlo (lo que sería imposible en esa primera lugar, a aislar la sensibilidad (la receptividad pasiva), que es lo
fase de la investigación), sino aislar dentro de ese concepto que se hace en la Estética transcendental.:" La sensibilidad no
oscuro y confuso algún elemento que pueda ser llevado a cla- puede explicar, por sí sola, la unidad de las múltiples repre-
ridad y distinción. Por tratarse de un elemento, es decir, de una sentaciones contenidas en ella. Remite, pues, necesariamente
parte de algo mayor, ese elemento remitirá a otros que están a alguna facultad activa (y no meramente pasiva, como es la
en necesaria conexión con él. Estos elementos nuevos no se sensibilidad).'37 Así se introduce después un elemento nuevo:
introducen nunca de manera caprichosa, sino que tienen una el entendimiento. La introducción de este elemento nuevo se
relación necesaria con el elemento estudiado primeramente, efectua en la «Segunda parte de la doctrina transcendental de
ya sea por ser condiciones de este, o porque de alguna otra los elementos», que es la Lógica transcendental, es decir, la
,., manera resulten necesarios para el análisis completo de él. doctrina del entendimiento. Luego, en el capítulo correspon-
Será oportuno, entonces, llevar claridad y distinción también diente a la facultad de juzgar, se efectuará la síntesis de estos
,, a estos elementos nuevos, e integrarlos con el primero, y entre elementos (síntesis de sensibilidad y entendimiento). Tal es el J
sí. Se obtienen de esa manera síntesis cada vez más complejas,
hasta que finalmente, cuando todos los elementos del concepto
estudiado se han tornado claros y distintos, y cuando es clara y 34. O bien de «filosofía de la razón pura» {A 847, B 875).
distinta también la vinculación que los une, se puede, al final 35. Benoist,Jocelyn («1:impensé de la représentation: De Leibniz a
del trabajo de investigación (y no al ·comienzo, como en la Kant», en: Kani­Studien, 89, 1998, pp. 300-317, aquí p. 300) sostiene
matemática) formular la definición del concepto estudiado. «que la aportación propia de la Critica de la razón pura[ ... ] es la diluci-
dación del concepto de "representación"». Ver también p:301: «En el
Este e� el orden que sigue la exposición en la Crítica de la ra­
principio era la representación». Ver también p. 311.
zón pura. Ese es el motivo de la introducción de capítulos cuyos 36. A 22, B 36: « ... en la Estética transcendental aislaremos primera-
temas son motivo de perplejidad para el lector desprevenido, mente la sensibilidad ... ».
y cuya conexión mutua no se advierte siempre fácilmente. Esa 37. Así también Bonnet, Christian: «Kant et les limites de la science»,
es la razón por la que la parte mayor de la obra lleva el título en: Les philosophes et la science. Sous la direction de Pierre Wagner. París,
«Doctrina [ ... ] de los elementos».33 · PUF, 2002, pp. 349-402, aquí p. 365: « ... este "objeto" o esta "materia",
El concepto primitivo al que se le aplica este método de así dados en las formas de la sensibilidad, no podrían, por sí mismos,
suministrar ningún conocimiento ni ciencia alguna». Sobre la relación
aislamiento es, en esta obra, el concepto de conocimiento por de pasividad y actividad, central para este problema de la introducción
de una facultad espontánea, ver: Dufour, Eric: «Remarques sur la note
du paragraphe 26 de l'Analytique transcendantale. Les interprétations
33. A 17, B 31. de Cohen et de Heidegger», en: Kant­Studien; 94, 201)3, pp. 69-79.
XXIV MARIO CAIMI !NTRODUCCIÓN XXV
orden general de la exposición en la Critica de la razón pura. cirle a abrazar el partido de esos filósofos, o a rechazarlo, por
Ese mismo orden se observa en el interior de cada uno de los una mera elección personal. Era necesaria una fundamentación
capítulos de la obrar" por ello, estos ofrecen también la misma racional que mostrara que las pretensiones de la sensibilidad
estructura, desconcertante a primera vista, de aislamiento de son necesarias e ineludibles; una fundamentación que mostrara
elementos y de síntesis progresiva de sus ternas."? que la sensibilidad tiene una función necesaria en el cono-
Tener en cuenta esta peculiaridad del texto puede allanar cimiento, independientemente de la opción personal por el
algunas de las dificultades que presenta la lectura. empirismo o por el racionalismo .
.Ese reconocimiento de la función necesaria de la sensibi-
Ei, DESCUBRIMIENTO DE LA SENSJBJLJDAD lidad en el conocimiento se fue formando desde temprano en
el pensamiento de Kant. Algunas de las estaciones de ese reco-
El método de aislar elementos para después sintetizarlos nocimiento son el descubrimiento de que el método filosófico
nos conduce a aislar, en primer lugar, la forma sensible de la no puede ser el mismo que el de la matemática, porque esta
representación, y con ella, la capacidad receptiva que llamarnos constru ye sus conceptos en la sensibilidad ( en la ya citada Unter­
sensibilidad. Kant entiende por sensibilidad la capacidad de suchune iiber die Deutlichkeit der Prinzipien der natürlichen Theologie
b .
tener representacíones (y no solamente, por ejemplo, magu- und der Moral, Investigación sobre la distinción de los principios de
llones, o movrmrentos reactivos), cuando uno es afectado por la teología natural y de la moral, 1764); el descubrimiento de que
, objetos.:" La detección de la sensibilidad como uno de los una descripción puramente conceptual no es suficiente para
/ elementos que resultan aislados al aplicar este método se basa dar cuenta de todas las determinaciones de ciertos fenómenos,
en la suposición fundamental de que hay sensibilidad (lo que como por ejemplo de las diferencias entre la mano izquierda y
queda d�m�strado al ?aber representación), y en la tesis de que la derecha, o entre algunas figuras y sus imágenes especulares,
el conoc1m1ent� s:ns1ble no constituye, corno quería Leibniz, de modo que hay que recurrir a la intuición sensible (en el
un mero coriocirruento confuso que se volverá no-sensible tan artículo Von dem ersten Grunde des Untersdiiedes der Gegenden im
t pronto co1:;o se t��ne claro y distinto. La sensibilidad plantea Raume, Sobre elfandamento primero de la diferencia de las regiones en
la pretensión legitima de ser tenida en cuenta junto con el el espacio, 1768);'l la misteriosa «gran luz» de 1769, mencionada
entendimiento, y en igualdad con este, como condición del en la reflexión 5037, Ed. Acad. XVIII, 69;4" y sobre todo, el
L conocimiento.
reconocimiento de que el mundo sensible tiene por principios
�s cla:o que Kant conocía las pretensiones, y si se puede formales al espacio y al tiempo, que son principios indepen-
decirlo asi, los derechos de la sensibilidad, por su lectura de los dientes de la experiencia (en la Dissertatio de mundi sensibilis
filósofos empiristas. Pero ese conocimiento solo podía condu-
atque intelligibilis forma et principiis, Disertación sobre los principios
formales del mundo sensible y del inteligible, 1770),
3�. A 62, B 87: «En una Lógica transcendental aislamos el entendi-
miento (tal como antes, en la Estética transcendental habíamos aislado
la sensibilidad)»·. '
39. Este es el origen de buena parte de las dificultades de la Deducción
transcendental. 47. Ver la Bibliografía sobre este tema en el apartado sobre «Contra-
40. A 19, B 33. partidas incongruentes».
42. Ver sobre esto el apartado correspondiente en la Bibliografía.
INTRODUCCIÓN XXVII
XXVI MARIO CAIMI

LA ESTÉTICA TRANSCENDENTAL
el contenido es recibido lo determina a él también, de modo�,
!'!ªY,
que el contenido debe adoptar necesariamente esa forma.
• ( El primer elemento del conocimiento puro a priori que se por tanto, buenos motivos para suponer que ten�mos aqm uno
\ logra aislar, según lo exige el método, es la sensibilidad. Sensibili- de los fundamentos de la posibilidad de conocimientos (o de
dad es la capacidad de tener representaciones al ser afectados por juicios) sintéticos a priori; ya que si conocemos la f?rm� de la
objetos. No sabemos qué objetos serán esos; ni sabemos tampoco sensibilidad, podremos conocer, antes de toda e xperrericia, algo
cuál será el mecanismo de la afección.:':' Pero sí sabemos que del objeto: su forma sensible. Conviene, entonces, establecer j
, de ese encuentro primero con el objeto -encuentro en el que la cuál es la forma de la sensibilidad.
• 1 mente se comporta pasivamente- resulta una representación. La forma de la sensibilidad no puede establecerse por vía
Como la mente es finita, no puede crear objetos con solo empírica. Ella no es un dato más entre otros, sino que es _la
representárselos. El pensamiento conceptual se refiere a los receptividad que permite que haya, en general, datos. Ademas,"¡
objetos solo indirectamente, por medio de otros conceptos y la forma de la sensibilidad no puede ser un concepto; pues\
de otras representaciones. Un contacto intuitivo, inmediato, en ese caso la sensibilidad no sería lo que es: la capacidad de I·,
con los objetos reales, solo se produce cuando el objeto afecta recibir inmediatamente los objetos (el concepto se refiere a los
dealgún modo a lamente, Para tener objetos reales, la mente · objetos solo mediatamente, a través de otras representaciones;
tiene que esperar que estos les sean dados; y ante esa donación nunca se refiere directamente al individuo singular). Ahora '1
2 se comporta pasivamente. La bien, hay dos representaciones que satisfacen, ��da una, est�s
cí;Í receptividad pasiva es la sensi-
i!· bilidad. En ella no5. son dados los objetos, que son recibidos, dos condiciones negativas.'·' Son la representac10n del espac10
:¡L entonces, como representaciones empíricas. y la representación del tiempo. En los breves. teorem_as que
. Por supuesto que esto no resuelve el problema de justificar constituyen la «Exposición metafísica» del espacio y de tiempo,
nuestras relaciones con objetos metafísicos, suprasensibles, que Kant demuestra que espacio y tiempo no son conceptos, smo
no nos son dados en la sensibilidad, ni pueden serlo: almas intuiciones, y que no son representaciones de origen empírico,
simples e incorpóreas, Dios, los componentes monádicos del sino que su origen es independiente de toda experienc�a: son_re-
universo. La relación con estos objetos es el principal problema presentaciones a priori. No tienen su origen en los sentidos, smo J
de una crítica de la razón pura. Pero solo se podrá intentar su que son supuestas por estos. Para poder recibir los objetos como
solución mucho después, cuando hayamos adelantado más en el objetos externos, exteriores unos a otros, hay que presuponer)'.'ª
conocimiento de los elementos del concepto de conocimiento. el espacio; de modo que no se puede aprender lo que es espacio
r Una representación de origen indeterminado es, pues, Jo a partir de la percepción de objetos exterior�s_unos a otros. Y lo
primero que nos es dado. A ella aplicamos nuestro método de mismo ocurre con el tiempo: para poder recibir los objetos, o los
aislamiento, y eso nos permite distinguir una materia de ella, y estímulos sensoriales, como elementos de una serie sucesiva, es
una forma. La materia depende del objeto. Es el contenido de necesario presuponer ya el tiempo; por tanto, tampoco se puede
la representación empírica: la sensación. Con respecto a ese
L contenido la mente es enteramente pasiva. La forma en la que 44. Conviene advertir que no todos los comentaristas de la Estética
transcendental "la entienden como la hemos presentado aquí. Sobre la
Estética transcendental véanse, además de las exposiciones generales,
las obras citadas en el apartado correspondiente de la Bibliografía.
,;Y

-43: Sobre afección ver el apartado correspondiente en la Bíblíografía.


INTRODUCCIÓN XXIX
XXVIll MARIO CAIMI

aprender lo que es el tiempo, a partir de la percepción empírica la intuición sensible, configurado por la forma de la sensibilidad.
de series de objetos sucesivos; sino que para tener tales series, y como tenemos acceso a objetos solo gracias a la sensibilidad,
se debe contar de antemano (a priori) con la representación del resulta que no tenemos acceso a las cosas en sí.
Podemos, entonces, decir que espacio y tiempo, como
/ tiempo. Espacio y tiempo son representaciones a priori; con
• í, eso, -cumplen el primero de los requisitos para ser formas de la formas de la sensibilidad, son reales en la experiencia: todo
\ sensibilidad. Por otra parte, las representacines de espacio y de objeto empírico lleva necesariamente esa forma; aunque no la
tiempo no contienen bajo sí infinidad de ejemplares de espacios tena-a por sí mismo, sino que la adopte necesariamente al ser _I
aco�do en la sensibilidad. Pero podemos decir también que
y de .tiempos, �al como el concepto de caballo contiene bajo sí
infinidad de ejemplares de caballo. Más bien, lo que parecen espacio y tiempo son ideales y no a�solutamen�e reales: son
ser tiempos singulares o espacios singulares no son sino porciones solo en el sujeto y por el, sujeto, y no tienen mngun s1gmficado
del espacio o del tiempo únicos. No podemos decir Jo mismo ni entidad para las cosas consideradas en sí n:iismas (es decir, J
de los caballos singulares: ninguno de ellos es una porción del consideradas con independencia del sujeto).":'
concepto de caballo. Espacio y tiempo son, pues, únicos, y no Espacio y tiempo, así entendidos, permiten la enunciación
se los conoce a través de conceptos, sino por contacto inme- de juicios sintéticos a priori en las ciencias que se basan en ellos:
diato cori ellos (por intuición). Tales son las características de en la Geometría y en la Aritmética. Son condiciones de esos
la intuición. De modo que espacio y tiempo son intuiciones, y conocimientos a priori. Porque como son formas de la sensi-
no conceptos. Con esto, cumplen el segundo de los requisitos bilidad que necesariamente todos los objetos sensibles han de
para ser formas de la sensibilidad. adoptar, se pueden hacer enunciados acerca d_e esas formas,
sens_1bles,
r No hay, por otra parte, ninguna otra representación que que serán enunciados válidos para todos los objetos
cumpla esos requisitos de manera universal. Espacio y tiempo enunciados que no se originarán en comprobaciones emp1ncas.
son, por tanto, las formas de la sensibilidad; y dan forma a los Así, por ejemplo, de todo objeto espacial se podrán afirmar
contenidos de la sensibilidad. La forma que les dan es la de la todas ]as verdades que la Geometría enuncia para el espacio en
dispersión: dispersión en la exterioridad recíproca, o dispersión general: será infinitamente divisible; si es un objeto triangular,
en la sucesión. Como formas a priori de la sensibilidad, espacio y se cumplirán en él las leyes que rigen para los triángulos, etc.
tiempo pertenecen, no a los objetos, sino al sujeto sensible. Los Espacio y tiempo resultan, así, ser origen de conocimientos a
contenidos de la sensibilidad se acomodan necesariamente a priori. A la exposición de espacio y tiempo que muestra que
esas formas. Conocerlas a ellas permite, pues, un conocimiento a ellos dan origen a conocimientos a priori la llama Kant «expo-
1- priori de todo posible contenido de la sensibilidad. Pero el precio sición transcendental» del espacio y del tíerripo.:"
de ese conocimiento a priori es altísimo: todo lo conocido en la
sensibilidad se habrá adaptado siempre ya a unas formas que
45. Se ha discutido también una tercera posibilidad: que espacio y
¡ pertenecen al sujeto; y por tanto, Jo conocido en la sensibilidad no
tiempo se originen en el sujeto, y que también pertenezcan a los objeto_s
\ se presentará tal como es en sí mismo, sino solamente tal como se mismos, como caracteristicas de estos entendidos como cosas en si.
aparece al sujeto. Ningún objeto de Ja sensibilidad se presenta al Sobre esto ver Francois Xavier Chenet: «Qu sont done l'espnce et le
0,

conocimiento tal como es ensímismo(como una cosa en sí misma), temps? Les hypothéses considérées par Kant et la lancinante objection de
� !l sino que todo objeto de la sensibilidad es solo fenómeno: dato de la "troísierne possibilité"», en: Kant­Studien, 84, 1993, pp. 129-153.
1"' 46. B 40/41 (para el espacio); B 48/49 (para el tiempo).
INTRODCCCIÓN XXXJ
XXX MARIO CAIMI

Si bien con esta teoría del espacio y del tiempo Kant se independientemente de la relación que tienen con nosotros; es
ha presentado como innovador y como superador de las dos decir, no podemos conocer las cosas en sí mismas.
Las formas de la sensibilidad dan origen a conocimientos.
teorías que entonces se oponían: la newtoniana y la leibnizia-
Pero no podrían obtenerse conocimientos con la sensibili-
na;" no profundiza en el tema. El asunto de la Estética no es
ni el espacio ni el tiempo, sino la sensibilidad. Al tiempo y al dad sola. Esta es solo receptividad pasiva, e imprime en sus
contenidos la forma de universal ·dispersión. No hay, entre
espacio se los trata allí solo en la medida en que contribuyen
al conocimiento de la sensibilidad, que es el elemento del co- los múltiples contenidos de la sensibilidad, ningún nexo; por
tanto, ningún nexo puede ser conocido de manera sensible
nocimiento que hasta ahora hemos conseguido aislar.
De la Estética transcendental nos quedan, como resultados: (esto lo había advertido ya Hume). Por eso, ni siquiera podría-
1) la posibilidad de juicios sintéticos a priori basados en las mos llamar «múltiple» al contenido de la sensibilidad, si no
formas de la sensibilidad, el espacio y el tiempo, acerca de hubiera alguna facultad que no fuera pasiva, sino activa, y que
nos permitiera reunir y conectar entre sí los datos dispersos e
objetos sensibles; con esto, queda fundamentada la posibilidad
inconexos, para percibirlos así como un múltiple. La sensíbí- -1
de ciencias enteras, como la Geometría y la Aritmética, y sus
lidad -el primer elemento de nuestro estudio- nos conduce
aplicaciones. 2) La autarquía de la sensibilidad como fuente
de conocimiento; la sensibilidad no puede ser reducida a un así, por sí misma y necesariamente, a un elemento nuevo: a
mero momento de confusión dentro del conocimiento inte- la espontaneidad o factor activo de la mente. Este factor lleva
lectual. 3) La necesidad de que todo objeto nos sea dado en el nombre de entendimiento. La ciencia que estudia al enten-
la sensibilidad; esta es la única manera como podemos tener dimiento como facultad de pensamiento es la lógica; y la que
contacto inmediato con un objeto efectivamente existente (y estudia al entendimiento en la medida en que este es, mediante
no solo pensado). 4) El carácter subjetivo (idealidad transcen- el pensamiento, una facultad de conocimiento de objetos, es J
dental) de las formas de la sensibilidad, el espacio y el tiempo. la lógica transcendental.
5) (Consecuencia de los puntos 3 y 4) el universal carácter
fenoménico de todos los objetos de la sensibilidad, es decir, de LA LóGICA TRANSCENDEN'l�<\L
todos los objetos que puedan sernos dados en la experiencia.
La sensibilidad solo nos presenta fenómenos; es imposible para Nuestro estudio de la sensibilidad nos ha conducido a un
nosotros conocer lo interior de las cosas, lo que las cosas son, nuevo elemento del conocimiento: el entendimiento. Siguiendo
las prescripciones del método, lo aislaremos ahora a este, para
estudiarlo por separado. El estudio de la contribución del en-
4Z Leibniz defe':'día el carácter puramente relacional de los conceptos tendimiento puro en el conocimiento de objetos (la lógica del
de espac10_ y de tiemp'?. Considerados en la: claridad de la razón pura, pensar puro de objetos) se llama lógica transcendental.
no son mas que relaciones entre las substancias. Newton sostiene la Por supuesto que así como la sensibilidad era insuficiente
realidad absoluta de espacio y de tiempo, recipientes infinitos que
para producir, por sí sola, conocimiento, así también el enten-
contienen todas las cosas. Leibniz y Samuel Clarke (un amizo de
dimiento es insuficiente para ello. Conceptos sin intuiciones
�ewton) intercambiaron correspondencia sobre este punto en 1715 y
1116. Las cartas fueron publicadas por Clarke después de la muerte son vacíos, intuiciones sin conceptos son ciegas." Si estudiamos
de Leibniz, en Londres, 1717. Pueden consultarse en la edición de Car!
Immanuel Gerhart: Die philosophischen Schriften von Gottfried Wilhelm
Leibniz; Berlin, 1875-1890, t. VII, p. 347 ss. 48. A 51, B 75.
XXXII MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XXX111

ahora al entendimiento aislado y en su pureza, es solo para En efecto, las acciones del entendimiento en losjuicios se pue-
cumplir las exigencias del método, y para establ_e_cer qué part_e den establecer de tal manera, que todas ellas queden registradas
le corresponde al entendimiento en la producción de conoc1- . en una tabla, sin que se pueda añadir ni quitar ninguna. Esto
mientes sintéticos a priori. . . es lo que hacen los lógicos cuando confeccionan una tabla de
r La fundamental contribución del entendimiento es la acti­ las posibles formasde los juicios. Y esto es lo que puede hacer
vidad que se añade a la pasividad de la sensibilidad, y la com- el estudioso del entendímiento, a partir del concepto de enten-
plementa. Esa actividad -que Ka�t llama «es_pontane1da�»:- se dimiento como facultad de los juicios." Con algunas pequeñas
expresa en síntesis con las que se impone umdad a lo múltiple modificaciones (que se reducen a la enunciación explícita de
; de la sensibilidad. formas de juicio que para la lógica formal son desdeñables por
La investio·ación del entendimiento se dirige, en consecuen- estar implicadas en otras, como en el caso de los juicios infinitos
cia a estudia; estas acciones de síntesis de las que el entendí- y los juicios singulares) la tabla lógica de los juicios sirve de
miento es responsable. En primer lugar, conviene estudiar la «hilo conductor» para el descubrimiento de todas las funciones
síntesis misma. Esta presupone: 1) una multiplicidad que debe sintéticas del entendimiento.P Estas "funciones pueden enun-
ser sintetizada (multiplicidad que la sensibilidad suministra); 2) ciarse mediante conceptos que son entonces conceptos puros:
una acción de sintetizar, es decir, de añadir un elemento a otro conceptos que se originan en la naturaleza misma del entendi-
(acción efect�ada por la imaginación);"' 3) una unidad q�e sirve miento y no tienen origen empírico. Toda síntesis efectuada por
de regla, o de meta, a esa acción de sintetizar (esta unidad es el entendimiento podrá clasificarse como un caso de alguna de
suministrada por el entendimiento en sentido estricto). estas síntesis fundamentales; por eso, estos conceptos puros del
Dado que el entendimiento es, en general, la facultad de entendimiento reciben el nombre de «categorías».
la síntesis, esta síntesis tiene la misma estructura cuando se La tabla de las categorías contiene necesariamente, en con-
la efectúa en el pensamiento puro, produciendo, a partir de secuencia, tantas categorías como formas del juicio contiene
una pluralidad de conceptos, la estructura única que· llamamos la tabla de las formas del juicio. En ambos casos se trata de
«juicio», y cuando se la efectúa en la sensibili�ad, unific�ndo tablas de las funciones sintéticas del entendimiento, a las que
una multiplicidad de representaciones m_tmt1vas sens:bles se considera ya como funciones de síntesis lógico-formales
en la estructura única que llamamos «Objeto». «La misma que operan en el pensamiento en general; ya como funciones de
función que da unidad a las diversas representaciones en un síntesis lógico-transcendentales que operan en el pensamiento
juicio, le da también unidad a la mera síntesis de diversas de objetos. Estas síntesis están consideradas aquí, por ahora, en
representaciones en una intuicián»?" Esta identidad de las aislamiento metódico (es decir, separadamente de los objetos a
acciones sintéticas del entendimiento nos presta una ayuda los que pudieran referirse).
inesperada cuando nos planteamos un segundo problema: el El entendimiento, entonces, ya solo por ser el que es (por su
de establecer cuáles son las funciones sintéticas de las que la misma naturaleza) produce estos conceptos fundamentales, puros
espontaneidad es capaz. y a priori; que le sirven para pensar los objetos. Corno estamos

49. El concepto de imaginación se desarrollará más adelante. 57. A 69, B 94.


50. A 79, B 104/105. 52. A 70, B 95.
XXXIV MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XXXV

esu:idiando aquí al pensamiento en su aislamiento, como pensa- tecario en Konigsberg, las bibliotecas de los príncipes solían
miento puro, podemos referimos a estos conceptos originarios del contener colecciones de deducciones, que eran alegatos jurídi-
entendimiento como conceptos del pensar puro de objetos." cos presentados ante las cortes del Emperador para sostener y
El origen a priori, y no empírico, de estos conceptos puros justificar pretensiones en el Derecho internacional. Algunas de
del entendimiento plantea un problema difícil. Ellos intervie- las reglas de elaboración de tales alegatos se observan en las
nen en el conocimiento de objetos, pues son la contribución del dos Deducciones contenidas en las versiones A y B de la Crítica
pensamiento a ese conocimiento. Pero qué garantías tenemos
é de la razón pura: la argumentación se repite desde varios puntos
de que esos conceptos, originados en el entendimiento sin la de vista, en nuevos comienzos; se desarrollan argumentacio-
menor participación de los objetos, correspondan verdadera- nes parciales, concurrentes al mismo fin; se ofrece un breve
mente a los objetos? Córno es que estos conceptos a priori
é resumen a manera de cierre.5"
pueden fundamentar su pretensión de referirse a objetos? No é La pretensión que se trata de justificar aquí ha sido ya
serán, acaso, vanos engendros del entendimiento destinados a presentada: es la pretensión de tener una referencia a objetos,
permanecer vacíos, sin objeto que les corresponda? referencia que está presente en los conceptos puros a priori del
entendimiento. Si se considera esta pretensión en su máxima
LA DEDUCCIÓN TRANSCENDENTAL generalidad, aparece como el antiquísimo problema de explicar
las relaciones del pensamiento con sus objetos; problema que
Nuestra exploración del entendimiento nos condujo al Parménides había planteado como el de la relación entre el
descubrimiento de los conceptos puros que constituyen su pensar y el ser. El pensamiento puro se enfrenta a algo que no
estructura fundamental. Como hemos considerado al entendi- es pensamiento: a los objetos reales. Y como los conceptos del
miento aislado (según lo disponía el método), nos encontramos pensamiento puro han sido generados con total independencia
con que esos conceptos remiten, de por sí, a algo que les sirve de esos objetos, no se ve bien cómo justificar la validez de la
de complemento necesario: se refieren a priori a objetos. Pero conexión de esos conceptos con los objetos. «A la explicación
esa referencia podría ser solamente una pretensión unilateral e de la manera como conceptos se refieren a priori a objetos, la
infundada. Para que se reconozca su legitimidad, esa referencia llamo la Deducción transcendental de ellos» (A 85, B 117).
requiere una «deduccíón»." Este problema de la conexión de conceptos a priori con
Buscaría en vano quien pretendiese encontrar en la De- sus objetos venía ocupando a Kant por lo menos desde 1772.
ducción transcendental de las categorías una estructura lógica Lo formula ya en su conocida carta a Markus Herz del 21 de
deductiva que organizase todo el argumento. El término febrero de ese año, e intenta resolverlo desde entonces. Posee-
«deducción» debe entenderse aquí más bien en el sentido de mos textos que documentan los progresos de Kant en esa tarea.
«alegato», que aún conserva en español. Así lo entendían los Entre ellos se destaca el llamado «Duisburgischer Nachlass»
lectores del s. XVIII. Por el tiempo en que Kant era biblio-

53. Ver sobre Lógica transcendental el apartado correspondiente en 55. Die ter Henrich: «Kant's Notion of a Deduction and the Methodo-
la Bi bliografia. logical Background of the First Critique», en: Eckart Forster (compi-
54. Sobre la Deducción transcendental en su conjunto, y sobre aspectos lador): Kant's Transcendental Deductions. The Three Critiques and the Opus
parcialesde ella, ver el apartado correspondiente en la Bibliografía. postumum; Stanford, California: University Press, 1989, pp. 29-46.
MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XXXVIJ
XXXV!
alcanza es independiente del sujeto particular. Por tanto, es
(«Legado Duísburg») de 1775.' Aquí ya se encuentra.la nueva
3,;

l_as objetiva. La síntesis categorial es Jo que constituye al objeto (lo


concepción del objeto: la objetividad es coherencia de
representaciones según una regla que no depende de la �
su J_e- que le presta objetividad a ese cúmulo de representaciones que
tívidad. Pero solo más tarde el filósofo descubre la cond1c1on llamamos «objeto»). En consecuencia, como los objetos no son
para la resolución completa del proble_1:1ª' cuando _re�onoce objetos si no es gracias a esa síntesis a la que obligatoriamente
la necesidad de abandonar la concepción substanciahsta del deben someterse las múltiples representaciones, las categorías
se aplican necesariamente a los objetos. Que era lo que había
yo. La nueva concepción del objeto y la n�eva concepcióri del
yo permiten la Deducción de 1781, es decir, la de la versron A que demostrar.
de la Crítica de la rarán. pura. Kant no quedó muy conforme con la primera versión de
El pénsamiento fundamental de la Deducción transcenden- ]a Deducción de las categorías, publicada en 1781 en la Crítica
. tal de las categorías es que el elemento intelectual �ctiv_o delco- de la razón pura. Procuró hacer más clara y distinta la argumen-
nocimiento (el yo) tiene que apropiarse de la multiplicidad que tación, en una nueva versión publicada dos años después, en
le ofrece el elemento sensible; esa apropiación ocurre mediante ]os Prolegómenos, basada en la distinción de juicios que poseen
una compleja síntesis que la espontaneidad del �ntendimien:o carácter meramente subjetivo (meros registros del contenido
(re_colecc10n de la sensibilidad) que él llama allí «juícios de percepción», y
aplica sobre la multiplicidad sensible. Es_a síntesis
de los elementos de la multiplicidad sensible; retención de esos juicios que poseen objetividad, a los que él llama alli «juicios
elementos en una adición progresiva; instauración de la unidad de experiencia»; la objetividad ele estos últimos se debe a que
en la acumulación así producida) solo puede producirse por en ellos intervienen las categorías; por tanto, las categorías
medio de las funciones de síntesis que ya hemos estudiado. intervienen como condiciones necesarias en la experiencia,
Hemos visto que el catálogo o repertori� de esas f:1ric�ones y se aplican a priori a objetos. Una tercera versión de la De-
se elaboraba sobre la base de la tabla lógica de los 3mcios, y ducción aparece en 1786 en los Metaphysische Anfangsgründe der
consistía en la tabla de las categorías. En consecuencia, para Naturtuissenschaft (Primeros principios metafísicos de la ciencia de
la naturaleza); se basa en la estructura de los juicios en gene-
que el yo pueda apropiarse de la multiplicid�d sensible, esta
debe ser sintetizada de acuerdo con las categonas. Por tanto, las ral. Luego, en 1787, en la segunda edición de la Crítica de la
categorías se aplican necesariamente a la multiplicidad sensible. razón pura, presenta una nueva versión ele la Deducción, cuya
Esto era lo primero que había que demostrar. , argumentación, rigurosa y ordenada, se basa en el principio
Ahora bien, la síntesis categorial (en la que las categonas de que la conciencia ele sí mismo (el «yo píenso») debe poder
operan como reglas necesarias que _guían el trabajo sin'.ético acompañar siempre a todas las representaciones; de modo que
de la ima!rinación) produce una umdad de representaciones las condiciones para que se produzca ese acompañamiento
co':npletamente independiente de la subjetividad: es (las síntesis categoriales) se aplican necesariamente a todas las
que es
algo opuesto a la asociación subjetiva de representac10nes, representaciones. Estas quedan así unidas en una experiencia
única (objetiva). Los objetos que puedan ser dados en la sensi-
que depende de ]as características peculiares de cada SUJ eto
particular. Aquí, en la síntesis categorial, la unidad que se biliclacl se integran en esta experiencia única, y por tanto a ellos
también se les aplican necesariamente las categorías.

· 56. Refl. 4 676, Ed. Acad, XVII, 656 ss.


XXXVIII MARIO CAIMI l:'iTROOUCCIÓN XXXIX

EL ESQUEMATISMO pensar puro. La lógica sabe de afirmaciones y de negaciones,


de inclusiones y de exclusiones, pero no de simultaneidad ni
Esta solución del problema de las relaciones entre el pensar de sucesión, ni de la divisibilidad que permite partir lo extenso
y el ser, o del problema de la posibilidad de que conceptos en infinitas partes, ni de las construcciones auxiliares que se
puros se refieran a priori a objetos, dista todavía de ser una pueden añadir, en la intuición, a un concepto, para averiguar
solución completa. Es manifiesta la heterogeneidad entre los propiedades del objeto al que ese concepto se refiere. El pensa-
conceptos, originados en el pensar puro, y los objetos que se nos miento deberá proceder, pues, de manera peculiar, no ex clusí-
presentan en la sensibilidad. Los objetos tienen características vamente lógica, cuando se refiera a lo sensible. A esta función
como la temporalidad y la extensión espacial, que son entera- del pensamiento, por la cual este procede de acuerdo con otras
mente ajenas al pensamiento. Por muy sólidos fundamentos leyes, además de las leyes de la lógica, la llamaron Descartes y
que tenga la pretensión de los conceptos, de referirse a objetos, Spinoza «imaginación»." La imaginación es la manera como el �-.. �
habrá que ver si esa pretensión es realizable; habrá que ver si entendimiento se dirige a lo sensible, quele es ajeno. Por ella, _/
la señalada heterogeneidad puede superarse de algún modo. se logra superar la heterogeneidad de entendimiento y" sensibi-

>•
Las categorías tienen su origen en el entendimiento puro. lidad, y en consecuencia, la-heterogeneidad de entendimiento y
Nada, en ellas, pertenece a la sensibilidad. Los objetos, por su objeto.';" La ·imaginación produce un elemento mediador entre
;.(t,
parte, son dados en la sensibilidad; y en este darse (o en este el pensamiento puro y la mera sensibilidad: el esquema." Este
ser-dados) no interviene en nada el entendimiento (como tam-
poco interviene el entendimiento en la sensibilidad pura, que es
completamente independiente de él, y que debe, sin embargo,
ser acogida en la universal síntesis del entendimiento). Para que 57. Descartes: Meditationes de prima philosophia, V y VI, Spinoza:
haya conocimiento de los objetos, sin embargo, es necesario Tractatus de intellectus emendatione, § 84.
58. No es así como define la imaginación Kant mismo, quien se atiene
que el entendimiento y los objetos se pongan en contacto; lo
a la definición de Wolff, según la cual la imaginación es la facultad de
que supone un contacto del entendimiento y la sensibilidad. representar lo ausente, agregando solamente que esa representación
Siendo pasiva la sensibilidad, no se puede esperar de ella 9-u: se produce en la intuición (Christian Wolff: Vernünftige Gedancken von
emprenda las acciones necesarias para ese contacto. Esta mi- GOtt, der Welt und der Seele des Menschen, auch allen. Dingen überhaupt;
ciativa pertenece al entendimiento, que es precisamente, como 1720, § 235. En la ed. de 1751, p. 130). Pero ya en la versión de 1787
hemos visto, la facultad activa o espontaneidad. A esta facultad de la Crítica de la razón pura reconoce Kant que esa facultad es una
función del entendimiento. Algunos comentaristas han advertido desde
le toca, entonces, superar la heterogeneidad que la separa de temprano -Mellin ya en 1799: Encyclopiidisches Wo·rterbuch der kritischen
los objetos reales, y que la separa de la sensibilidad. Philosophie, lI. Band, L Abtheil, 1799, p. 218- la conveniencia de en-
Este problema de superar una heterogeneidad radical puede tender la imaginación como la presentamos aquí; ver Düsíng, Klaus:
plantearse de la siguiente manera: en la medida en que el pensa- «Scherna und Einbildungskraft in Kants Kritik der reinen Vernunft», en:
miento se mantiene dentro de la esfera de las proposiciones y los Kreírnendahl, Lothar (compilador): Aujkliirung und Skepsis. Studien zur
Philosophie und Geistesgeschichte des 77. und 7 8.jahrhunderts. Giinter Gawlick
conceptos, procede de acuerdo con las leyes de la lógica formal. zum 65. Geburtstag. Koln, Frommann-holzboog, 1995, pp. 47-71, aquí
Pero cuando se enfrenta a lo sensible, el pensamiento no puede pp. 66 y 70. Sobre el concepto de imaginación ver en la Bibliografía,
operar solo con las reglas y leyes de la lógica, porque lo sensible el apartado «Esquematismo e imaginación».
tiene sus reglas propias, muchas de ellas ajenas a las leyes del 59. A 138, B 177.
XL MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XLI

elemento mediador garantiza cierta hornogeneídad'" entre los decir de algún objeto sensible que es posible, porque puede
dos extremos de entendimiento y sensibilidad, y hace posible alguna vez presentarse como acontecimiento en el tiempo;
así la aplicación de los conceptos puros a objetos." y así con las demás categorías. De este modo, las categorías
No debe pensarse que incurrimos con esto en la falsa muestran que � pesar de su heterogeneidad con los objetos,
explicación que consiste solo en suponer una facultad nueva pueden traducirse (adaptarse) a las condiciones sensibles de
para resolver el problema. La introducción de la imaginación estos, y pueden, por tanto, aplicárseles a ellos.
aquí es solo una manera abreviada de decir que aquella he- Lads síntesi1s categod:i�les, mdodi1 ficada su ac1ci1 ón sintética de -,
•.;,
terogeneidad se supera porque el entendimiento traduce en acuer o con as con iciones e tiempo, se aman esquemas. 1
términos de sensibilidad sus propias acciones sintéticas. Es El esquema no es más que «la síntesis pura de acuerdo con
decir, amolda su actividad sintética a las condiciones propias una regla ?e1;;e,ral de la unidad según conceptos, que expresa ,' _,.
de la sensibilidad. Así, por ejemplo, la síntesis expresada en el la categoría». - Los esquemas pueden entenderse, por tanto, )
concepto puro de cantidad, (concepto que en lógica indica la como procedimientos para conectar esos conceptos puros con
universalidad, particularidad o singularidad) tiene un esquema los objetos: « Esta representación de un procedimiento general
que consiste en la representación de la síntesis como adición de la imaginación para procurarle a un concepto su imagen,
sucesiva (en el tiempo) de unidades; este esquema es el número. la llamo el esquema de ese concepto». 6" Estos procedimientos
Así también aquella síntesis que se expresaba en el juicio con- sirven, aun cuando los objetos se dan en la sensibilidad de
dicional como si (fundamento) entonces (consecuencia), cuando se una manera inexplicable ( que llamamos «afección»), ajena por
la traduce a las condiciones del tiempo, produce la estructura completo al entendimiento. Porque comoquiera que se den los
sintética sensible: si (causa) entonces (efecto), en la cual la causa objetos, se dan en la sensibilidad, y deben amoldarse a las leyes
precede a su efecto en el tiempo, y podemos aplicarnos a buscar de esta, que son las mismas leyes a las que el entendimiento
causas y efectos entre los objetos sensibles; así también aquella atiende al convertir sus categorías en esquemas.
estructura sintética que dio lugar a la categoría de substancia, y Si un concepto está contenido en otro, la relación que 1
que se expresaba en el juicio Ses P, cuando se la traduce a las guarda con él se llama relación de subordinación; si, en cambio,
condiciones del tiempo, produce la estructura sintética sensible un objeto resulta contenido bajo un concepto (por aplicársele
por la cual las representaciones que forman el fenómeno de un el concepto al objeto) se dice que el objeto está subsumido bajo
objeto se entienden como propiedades mudables de un subs- el concepto. La diferencia de subordinación y subsunción
trato permanente e inmutable, y podemos decir «la manzana describe claramente el problema del esquematismo, al hacer
es roja»; así también el concepto puro de posibilidad (que en notar la fundamental heterogeneidad de objeto real y concepto.
la lógica formal significa ausencia de contradicción) se traduce El problema del esquematismo es el de explicar la posibilidad J
como concordancia con las condiciones del tiempo, y podemos de la subsunción.

60. Acerca de este peculiar concepto de homogeneidad nos permitimos


remitir a nuestro trabajo: «Der Teller, die Rundung, das Schema. Kant
über den Begriff der Gleichartigkeit» (ver Bibliografía).
61. Sobre el esquematismo ver el apartado correspondiente en la 62. A 142, B 181.
Bibliografía. 1O 63. A 140, B 179/180.
XLII MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XLJ/1

Los PRINCIPIOS DEL ENTENDIMIENTO juicios, a priori o empíricos, acerca de los fenómenos; expresan
la subsunción de todos los fenómenos bajo las categorías." Así,
Una vez explicada la posibilidad de la subsunción de los podemos decir que las categorías de cantidad se aplican a todos
objetos bajo conceptos puros, nada se opone a que admitamos los fenómenos: todos los fenómenos tienen una cantidad, son
que las funciones sintéticas del entendimiento (las categorías) extensos, en el espacio y en el tiempo. Al ser dados en la intui-
tienen validez sobre todos los objetos sensibles. Podemos es- ción, forman una multiplicidad empírica que debe ser unificada
tablecer el principio general que sirve de fundamento a todos por las categorías, y entre ellas, por las de cantidad. ( «Axiomas
los juicios sintéticos: «todo objeto está sujeto a las co1'.dic�º:1:s de la intuición. El principio de ellos es: Todas las intuiciones
necesarias de la unidad sintética de lo múltiple de la intuición son magnitudes extensívas-L'" También las categorías de la
en una experiencia posible»;" esas «condiciones necesarias de cualidad se aplican necesariamente a los fenómenos, como Jo
la unidad sintética» son las categorías, que se aplican así a todo ha demostrado la Deducción transcendental. Si recordamos
objeto, porque de ellas depende la unidad de lo múltif:le_ �e la que las categorías son funciones de síntesis, entonces podemos
intuición, unidad de la que depende, a su vez, la posibilidad considerar las cualidades sensibles de los fenómenos como si
de la experiencia; y todo objeto es dado en la sensibilidad, es fueran resultado de una acción sintética, y podemos enunciar
� decir, es dado como una intuición sensible, cuya forma es la el juicio sintético a priori o principio del entendimiento que
multiplicidad, que necesariamente ha de ser unificada por aq::e- Kant llama «anticipaciones de la percepción», y que dice
llas funciones de síntesis. Hemos demostrado, en la Deducción que aunque las cualidades sensibles de los fenómenos solo
transcendental, que el yo debe apropiarse de esa multiplicidad, puedan conocerse a posteriori (por experiencia), se puede sin
y que esa apropiación tiene la forma de la unificación sintética embargo anticipar, a priori; que esas cualidades tendrán una
de lo múltiple de la intuición. Hemos demostrado también que cierta intensidad, medible en grados ( «Anticipaciones de la
precisamente aquello que hace objeto al objeto, la objetividad, percepción. El principio de ellas es: En todos los fenómenos, lo
no es otra cosa que esa unidad sintética necesaria. De modo real, que es un objeto de la sensación, tiene magnitud intensiva,
que podemos decir que «las condiciones de la posibilidad de es decir, un grado»).68 Todo, en el mundo fenoménico, debe
la experiencia en general [es decir, las funciones sintéticas de obedecer a leyes ·de la síntesis de las percepciones, porque de
unidad, sin las cuales no habría experiencia, porque el yo no Jo contrario la experiencia no sería posible («Analogías de la
podría apropiarse del múltiple sensible] son a la ve� condicio- experiencia. El principio de ellas es: La experiencia es posible
nes de posibilidad de los objetos de la experíencta»." Tomando solo mediante la representación de una conexión necesaria
como fundamento estas condiciones universales, se pueden de las percepciones»)."" Obtenemos así otros principios del
enunciar juicios sintéticos a priori válidos para todos los fenóm:- entendimiento, que son también juicios sintéticos a priori: l"
nos. Estos juicios son principios en los que se basan los <lemas

66. Prolegómenos, Ed. Acad. IV, 306. Sobre los principios del entendi-
64. A 158, B 197. miento ver el apartado correspondiente en la Bibliografía.
65. A 158, B 197. Probablemente haya que entender aquí «e;<p�- 67. B 202.
riencia» como se la define en Prolegómenos§ 22, Ed. Acad. IV, 30:i:
como «conexión sintética de los fenómenos (percepciones) en una 68. B 207.
conciencia». 69. B 218.
XLIV MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XLV

analogía: las percepciones se unifican de acuerdo con la ca- concuerda con las condiciones formales de la experiencia;
tegoría de substancia, es decir, como accidentes mudables de efectivamente real es aquello cuya existencia está atestiguada
un substrato permanente;7" («Principio de la permanencia de por la sensación; necesaria es la existencia de aquello que está
la substancia. En todo cambio de los fenómenos permanece la conectado por las condiciones universales de la experiencia con
substancia, y el quantum de ella no se acrecienta ni disminuye algo efectivamente existente. Entre las muchas consecuencias
en la naturaleza»). 71 2dª analogía: Los cambios de los fenómenos que pueden extraerse de estos principios se destaca la «refuta-
obedecen a leyes de causalidad, que conecta causa y efecto y ción del idealismo»," una demostración de que la conciencia
hace que la experiencia transcurra en un tiempo único irre- de la propia existencia demuestra ya la existencia de objetos
versible;" («Principio de la sucesión temporal según la ley de en el espacio.
la causalidad. Todas las alteraciones suceden según la ley de Estos principios explican y demuestran de manera detallada
la conexión de la causa y el efecto»}." 3r, analogía: Todas las lo que antes se expresó en general: que «las condiciones de po-
substancias que puedan percibirse en el espacio están interco- sibilidad de una experiencia en general son a la vez condiciones
nectadas por acción y reacción simultáneas, y forman así una de posibilidad de los objetos de la experiencia»." Lo que en el
comunidad («Principio de la simultaneidad, según la ley de prólogo de la obra estaba expresado como un postulado queda
la acción recíproca, o comunidad. Todas las substancias, en aquí definitivamente demostrado y establecido: la revolución
la medida en que pueden ser percibidas en el espacio como copernicana del modo de pensar." Según lo ha demostrado la
simultáneas, están en universal acción recíproca»)." Por fin, en Deducción transcendental, ser objeto significa estar sintetizada una
los «Postulados del pensamiento empírico»," incluso conceptos multiplicidad sensible, de acuerdo con las leyes necesarias de la
como posibilidad, realidad efectiva y necesidad se definen conciencia (y no de acuerdo con reglas subjetivas y caprichosas).
con respecto a la posibilidad de la experiencia; posible no es Las leyes necesarias de la conciencia son aquellas por las cuales el
solamente lo que está libre de contradicción, sino aquello que yo puede apropiarse de la multiplicidad sensible. Son, por tanto,
las condiciones que se deben cumplir necesariamente para que
sea posible la experiencia. Así, las condiciones de posibilidad de
70. Lo permanente está siempre ausente de la percepción; pero la experiencia son a la vez condiciones de los objetos de la expe-
gracias a ello, lo demás (los accidentes) se concibe como lo mudable
objetivo. La razón para admitir aquello permanente ausente es: que riencia. La trabazón sintética que une los objetos y configura el
es necesario para la posibilidad de la experiencia; en este caso, para universo, está formada por los mismos nexos sintéticos que hacen
la posibilidad de la experiencia objetiva de la mutación, por oposición a posible la conciencia, la unidad del yo, y la experiencia. 7"
la mera percepción de mutación.
77. B 224.
72. La sucesión objetiva de las percepciones no puede fundamen-
tarse en la serie subjetiva de ellas; la serie de la aprehensión es, en 76. B 274 ss. Ver sobre ese tema el apartado correspondiente en la
sí misma, indiferente al orden objetivo. La categoría de causalidad Bibliografta.
suministra un nexo irreversible independiente del orden subjetivo de 77. A 158, B 197.
la aprehensión. 78. B XVI SS.
73. B 232. 79. Según los Prolegómenos, los principios vienen a ser el texto de la
74. B 256. «ciencia universal y pura de la naturaleza» y son leyes u niversalss de­
75. A 218, B 265 ss. \\ la naturaleza (Ed. Acad. IV, 306).
XLVI MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN XLVIJ
LA DISTINCIÓN DE FENÓMENOS Y NOÚMENOS LA ANFIBOLOGÍA DE LOS CONCEPTOS DE LA REFLEXIÓN

Estos resultados de la Analítica transcendental (la primera Entre los resultados de la Analítica transcendental se cuenta
parte de la Lógica transcendental) permiten ya una primera críti- también un apéndice, «La anfibología de los conceptos de la
ca de la metafísica dogmática. La validez de los conceptos puros reflexión», que contiene una discusión de temas de metafísica
y de los principios del entendimiento solo pudo demostrarse leíbnízíana." La reflexión transcendental consiste en clasificar las
en relación con la posibilidad de la experiencia;_ tal validez se representacíories según las facultades en las que tienen su origen.
limita, por tanto, a los fenómenos, es decir, a los objetos que son La introducdón de la sensibilidad, como fuente de conocimiento
dados en la sensibilidad. Nada se puede establecer con respecto de igual rango que el entendimiento, vuelve ambiguos los con-
a objetos de una intuición que no sea sensible («noúmenos en ceptos de la reflexión: les da un doble sentido; pues ahora hay
sentido positivo», objetos de una intuición intelectual). Si bien dos «lugares transcendentales» adonde referir cada representación,
el carácter fenoménico de los objetos dados en la sensibilidad según su origen, en una reflexión transcendental.'" las represen-
remite por sí mismo a algo que no es fenómeno, de este algo no taciones pueden originarse en la sensibilidad, así como en el
podemos saber nada; no podemos atribuirle existencia propia, entendimiento. Por no haber advertido ese doble sentido de los
ni propiedades perceptibles por algún intelecto íntuitivo.t" Solo conceptos de la reflexión, Leibniz «intelectualizó los fenómenos-'"
podemos pensar en ello como un «noúmeno en sentido nega- al suponer que había un único origen del conocimiento legítimo:
tivo», es decir, como algo que no es objeto de nuestra intuición el intelecto; pretendió así «determinar objetos sin el auxilio de los
sensible; es un «algo= x»81 que aparece. sentidos»;" Locke, a su vez, creyendo también que había un único
Por eso, no es. exacta la ontología que distingue entre fenóme- origen de los conceptos: la sensibilidad, «sensificó» los conceptos
nos y noúmenos; ya que el concepto de estos últimos no pertenece del entendimiento."" En cambio, si se advierte y se reconoce este
propiamente a la ontología, sino a la gnoseología: es el concepto do�le s:ntido, se puede resolver el conflicto de empirismo y
de un límite de nuestro conocimiento. Como concepto de objetos, racionalismo, mediante una filosofía crítica."?
es un concepto vacío;82 no tiene significado ontológico propio."
Por eso, «el orgulloso nombre de una ontología que pretende
suministrar, en una doctrina sistemática, conocimientos sintéticos
a priori de cosas en general [ ... ] debe dejar su lugar al más modesto
de una mera analítica del entendimiento puro».84
85. Ver so_bre e_ste tema el a�artad? correspondiente de la Bibliografía
80. Wíllaschek, Marcus: «Phaenomena/Noumena und die Amphibolie Ver también la 1mport�nt� discusión del tema en la sección correspon-
der Reflexionsbegríffe», en: Mohr, Georg y Wíllascheck, Markus (com- d1e,:1te del hbro <;Ie Beatnce Longuenesse: Kant et le pouvoir de juger,
piladores): Klassiker Auslegen. lmmanuel Kant: Kritik der reinen Vernunfi; Paris, Presses Umv. de France, 1993. -
Berlín, Akadernie, 1998, pp. 325-351, aquí p. 327. 86. A 268, B 324.
87. A 250. 87. A 271, B 327.
82. A 259, B 315. 88. A 280, B 336.
83. Willaschek, op. cit., p. 327. 89. A 271, B 327.
84. A 247, B 303. · 90. Willaschek, Marcus: op. cit., p. 346.
MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN
XLVIII

LA DIALÉCTICA la proposición «Sócrates es mortal» se convierte en conow, .. ·


es porque esa proposición ha salido del dominio de la razón pura
Mediante el concepto de noúmeno, la Analítica indica y se ha pasado al dominio del entendimiento. Este, en coopera·
su propio límite.91 Pero al hacer esto, remite a lo que queda ción con la sensibilidad, puede hacer que esa forma lógica llegue
del otro lado del Iímite.P" es decir, a lo incondicionado, y a la a ser conocimiento de una persona (o de un objeto). La razón,
facultad de lo incondicionado, es decir, a la razón. Esta es el en cambio, no opera con personas, ni con objetos, sino solo con
nuevo elemento que tenemos que aislar y estudiar, y que tene- proposiciones del entendimiento. Inscribe esas proposiciones en
mos que poner en conexión sintética con todo lo precedente. estructuras lógicas a priori reguladas por principios. Esto quiere
En primer lugar, habrá que aislar la razón, para ver si ella es decir que las inscribe o las integra en estructuras sistemáticas.
fuente y origen de conceptos y juicios a priori'" El primer ejemplo de esas estructuras es el silogismo. En este,
«La razón, en sentido estricto, es la facultad de deducir de la proposición «Sócrates es mortal» se integró bajo un principio
lo general lo particular, y de representarlo a esto último, por relativamente primero: «Todos los hombres son mortales».
consiguiente, según principios, y como necesario»." A diferen- La verdad de la proposición «Sócrates es mortal», considera-
cia del entendimiento, capaz de hacer inferencias inmediatas, da desde el punto de vista de la razón, depende de la verdad de
la razón es la facultad de hacer inferencias mediatas, gracias a sus premisas. Estas, a su vez, han de ser deducidas de otras, en un
la intervención de un término medio. Los silogismos consisten regreso que tiene por meta reducir la variedad de conocimientos
precisamente en la deducción de un conocimiento a partir de y de reglas del entendimiento a la menor cantidad posible de
un principio." Las premisas mayores de los silogismos funcio- principios. Este propósito se alcanzaría plenamente si se lograra
nan como principios (comparativamente primeros). llegar a una premisa primera verdaderamente universal, que
Por este funcionamiento lógico parece que la razón pudiera fuera principio en sentido absoluto, y no comparativo, de la
llegar, solo por conceptos, al conocimiento expresado en un cual se pudieran deducir todos los conocimientos singulares. Si
juicio como «Sócrates es mortal», mediante el procedimiento de la razón estuviera en posesión de ese principio, podría ejercer
deducirlo lógicamente de sus premisas. Pero en verdad la razón satisfactoriamente su naturaleza, tal como la hemos definido.
no llega nunca a ese conocimiento singular de Sócrates. Cuando Por eso, en la naturaleza misma de la razón está inscripta esta
búsqueda de principios absolutos para deducir de ellos todo lo
condicionado. En este sentido, la razón es facultad de lo incon-
91. Prolegómenos,§ 59, Ed. Acad. IV, 360: «La experiencia, que contiene dicionado. Busca, para todo condicionado, una condición, y
todo lo que pertenece al mundo sensible, no se pone límites a sí misma
[•.. ]. Aquello que debe ponerle límites debe estar fuera de ella, y este luego la condición de esa condición, acercándose infinitamente
es el c:3-mpo de los seres inteligibles puros». a una primera condición absoluta. Pero esta máxima que guía la
92. Prolegómenos, Ed. Acad. IV, 360: «un límite es, él mismo, algo po- acción de la razón «solo expresa una ley interna de la razón, sin
sitivo que pertenece tanto a lo que está dentro de él como al espacio pretender decir nada sobre la estructura de la objetividadv.?"
qué 'está fuera». Ver también Ed, Acad. IV, 356, 357.
93. A 305, B 362. Sobre la Dialéctica transcendental y sus problemas
particulares ver el apartado correspondiente en la Bibliografía. 96. Renaut, Alain: «Ttanszendentale Dialektik, Einleitung und Duch l»
94. Mellin, G. S. A.: Encyclopadisdies Worterbudi der kritischen Philosophie, en: Mohr, G. y Willascheck, M. (compiladores): Klassiker Auslcgen. Immanutl
. t. V,Jena y Leípzíg, 18\)3, p. 762. Kant: Kritik der reinen Vernunft Berlín, Akademie, 1998, pp. 353-370, aquí
· 95. Mellin, op. cit., p. 764. · 12.. p. :-J59.
INTRODUCCIÓN L1
L · MARIO CAIMI

En resumen: la razón es una facultad que se aplica a dar La premisa mayor de un silogismo categórico: «Todo Ses
unidad a los conocimientos del entendimiento. No se aplica P», obtiene su validez universal gracias a un silogismo que la
a los objetos mismos, sino a los conceptos y juicios del enten- precede, y del cual ella es la conclusión. Ese silogismo podría
dimiento, para procurarles unidad sistemática. Esta unidad expresarse como «Todo A es P; todo S es A; luego todo S es P».
sistemática se obtiene cuando se considera lo singular como Decimos entcinces que este silogismo previo es la «condición»
subsumido en lo universal, es decir, cuando se considera un de aquella premisa mayor del silogismo categórico: .'.<Todo S
juicio como derivable de un principio. Por eso define Kant es P». Esa condición tiene a su vez una premisa mayor, que
la razón como la facultad de los principios." «La razón es a su vez es condicionada por un silogismo precedente; y así
la facultad de la unidad de las reglas del entendimiento bajo sucesivamente. La razón, en su búsqueda de las condiciones,
principios»." La unidad racional de los conocimientos del en- retrocede así hacia una primera premisa que no sea, a su vez;
tendimiento se alcanza cuando se puede considerar todos los condicionada: hacia una premisa cuyo sujeto no sea, a su vez,
conocimientos singulares y contingentes como reunidos bajo predicado, y de la cual se puedan deducir tod?s los dem�s
un principio absoluto que permita ver que esos conocimientos silogismos categóricos. No alcanza nunca esta pnmera premi-
"pueden deducirse con necesidad lógica a partir de ese princi- sa, pero se dirige siempre hacia ella. Ella es la expresión de la
pio primero. De aquí resulta que el.uso lógico de la razón está consumada unidad de la razón, lograda por vía del silogismo·
dirigido por la máxima de «encontrar lo incondicionado para categórico. Si esa premisa lógica hacia la cual se dirige la razón
el conocimiento condicionado propio del encendimiento, con en su retroceso prosilogístico10" se entiende -erróneamen-
lo cual se consuma la unidad de este conocimientov.?" te- como si fuera una cosa, entonces esa cosa vendríaa ser un
sujeto efectivamente existente que no es, a su vez, predicado;
eso es el concepto racional de alma. Así, la idea de alma surge
LAS IDEAS DE LA RAZÓN PURA
del funcionamiento lógico normal y legitimo de la razón (surge
La unidad de los múltiples conocimientos del entendimiento, del retroceso hacia condiciones cada vez más altas) cuando ese
producida por la razón, es una unidad colectiva: todos esos co- funcionamiento lógico. se combina con una equívoca afirma-
nocimientos quedan abarcados por esa unidad, sin que ninguno ción de la existencia efectiva de una cosa. Esto ocurre cuando
pierda su especificidad. También en este caso, la unidad de lo el principio de la razón: que todo lo condicionado remite a
múltiple se logra integrando todo lo múltiple en .un concepto una condición, se cosifica, y se convierte en el principio: si lo
que lo abarque: los conceptos de la unidad racional colectiva se condicionado es dado, entonces tiene que estar dado también
llaman ideas de la razón. Como la razón tiene solo tres maneras lo incondicionado que es su condición última.
de producir su unidad (según las tres especies de silogismos Algo análogo ocurre con el silogismo hipotético. Su premisa
registradas por la lógica), habrá tres conceptos racionales puros mayor: Sí p entonces q, solo resulta válida, como principio, si
que suministren (o impongan) esa unidad colectiva. Veamos la cumple con la condición de ser la conclusión de un silogismo
génesis de esos conceptos en la naturaleza de la razón. · precedente. Utilizando los paréntesis como se usan en las
expresiones simb ólicas, podemos expresar este silogismo así:

!J7. A 299, B 356.


98. A 302, B 359. 700. Se llama «prosilogismo» al raciocinio que retrocede hacia las -,
99. A 307, B 364. condiciones previas a sus premisas.
.,
LIJ MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LIIJ

Si x, entonces (si p entonces q); y he aquí que x; por tanto: si de la totalidad de los predicados como si fuera una substancia
p entonces q. Esto a su vez remite a ulteriores condiciones, efectivamente existente, tenemos el concepto racional de Dios,
en un regreso hacia una premisa que contuviera en sí la serie el «Ente raalísimo», suma de toda realidad
completa de las condiciones de todos los silogismos hipotéticos Vemos así cómo en la naturaleza misma de la razón, y en su
posibles, y que fuera la consumación de la unidad de la razón. exigencia de totalidad incondicionada de las condiciones pasa
Si ahora «hipostasiamos» esa premisa, es decir, si entendemos todo lo que es.éondicionado, se encuentra el origen de aquellas
la totalidad de la serie de las condiciones como una substancia ideas que formaban los temas de la metafísica dogmática.
efectivamente existente, tenemos el concepto racional de mundo. Esa exigencia de la razón no es una necesidad objetiva
Este contiene la serie completa-y por eso incondicionada- de las propia de las cosas. De este requisito subjetivo no se puede
causas y los efectos; es el «todo que no es parte» de otra cosa.'?' inferir válidamente una necesidad objetivamente válida. Las
También la idea metafísica de mundo tiene, pues, su origen en llamadas «metafísicas especiales» (la Psicología racional, la
un funcionamiento lógico legitimo de la razón, que se ha vuelto Cosmología racional y la Teología racional) se constituyen a
engañoso por la atribución ilusoria de existencia. priori a partir de la manera de funcionar de la razón.!"! Pero
El silogismo disyuntivo, por fin, da origen también a un de esos conceptos de alma, de Dios, de mundo, no se puede
concepto racional puro capaz de producir, en la variedad de los extraer conocimiento valedero; porque son solo expresiones
conocimientos, una unidad colectiva, es decir, una unidad que de la estructura de la razón, y de sus exigencias. La confusión
reúna los conocimientos en una totalidad de ellos. Este silogis- de los requisitos subjetivos del pensamiento con la necesidad
mo tiene la forma: o bien p, o bien q (premisa mayor); he aquí objetiva es la «apariencia ilusoria transcendental», origen de
que no-p (premisa menor); por consiguiente, es q (conclusión). las demás confusiones y engaños de la razón. La «apariencia
La disyunción que constituye la premisa mayor tiene su legiti- ilusoria transcendental» consiste en «que la necesidad subjetiva
midad, como principio racional necesario, si se la considera a de cierta conexión de nuestros conceptos conveniem.e r,ara el
su vez como conclusión de un silogismo anterior. Utilizando entendimiento es tenida por una necesidad objetiva de la de-
los paréntesis como se usan en las expresiones simbólicas, terminación de las cosas en sí mismas-.I'" Aquí tienen su origen
podernos expresar este silogismo así: O bien x, o bien (o bien las metafísicas especiales. Por esa equivocación fundamental,
p, o bien q); he aquí que no es x; por consiguiente, es: o bien p, o una doctrina racional. del alma que la presenta como una
surze
o bien q. A su vez, la premisa mayor de este silogismo previo substancia simple, unitaria y personal, capaz de relacionarse
podría formar parte de disyunciones inclusivas aun mayores. La con otras cosas, pero diferente de estas (doctrina expuesta
unidad colectiva buscada por la razón se. alcanzaría, en este caso y examinada en los «Paralogisrnos»); surge una cosmología
del prosilogismo disyuntivo, si se tuviera una premisa mayor tal, racional en la que irrumpen las contradicciones ex presarlas
que contuviera en sí la totalidad de los predicados posibles, en en la «Antinomia de la razón pura»; y surge finalmente una
una disyunción completa, fuera de la cual no quedara ningún
predicado posible que pudiera ser agregado. Ahora bien, si
«hipostasiarnos» esa premisa, es decir; si entendemos la suma 702. Renaut, A!ain: op. cit., p. 367.
703. A 297, B 355. Ver también la definición de A 396: "Toda apa·
riencia ilusoria se puede hacer consistir en que la condición subjetiva
707. Dissertatio, Ed. Acad, n, 387. ) _j del pensar es tenida por conocimiento del objeto».
L/V MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LV

teología racional basada en un concepto de Dios que no es más en estructuras de complejidad y de extensión crecientes, y
que la expresión de los requisitos subjetivos de la razón en su siempre coherentes entre sí: en sistemas. · . .
silogismo disyuntivo, sin que podamos saber si ese concepto co- Esto significa, por ejemplo, que todos los crmocirnientos de
rresponde o no a algún ente divino efectivamente existente. las ciencias han de entenderse como conocimientos parciales
Tras la apariencia de cuestiones técnicas solo interesantes e incompletos de un único mundo, aunque este sea inaccesible
para los estudiosos, estos resultados de la Dialéctica transcen- como tal para el conocimiento. Esos conocimientos parciales
dental esconden unas consecuencias enormes para el espíritu (las ciencias particulares) serán, pues, compatibles entre sí
humano en general. Demuestran que todos los seculares esfuer- (pues se refieren a un mundo único) y P_':'drán int�grarse, al
zos por resolver mediante la razón pura los grandes enigmas menos idealmente, en sistemas de complejidad creciente. Esto
de la metafísica -aquellas doctrinas del alma inmortal, de la es lo que la razón exige mediante su idea de mundo. De igual
constitución última monádica de la naturaleza y del universo, modo, aquella idea de Dios como suma de toda realidad nos
del Primer Motor inmóvil- desembocaban solo en ilusiones de obliga a considerar siempre como defectuosa e incompleta
conocimiento, y no en conocimiento verdadero. Esto no quie- cualquier suma parcial de realidades que encontrem�s? que
re decir que haya que renunciar a plantearse esas cuestiones \ogTemos efectuar entre los objetos de nuestro crmo cirrrierrto.
metafísicas: qué es el alma, si acaso está destinada a perecer Al considerar incompletas las realidades efectivamente cono-
con el cuerpo; cuál es la naturaleza última y fundamental del cidas, evitamos ponerlas en el lugar de lo absoluto, y a la vez
universo; si hay un Dios creador y rector del universo. Es recibimos el estímulo, o el mandato, de progresar infinitamente
imposible dejar de hacerse esas preguntas; pero es imposible en la determinación de lo real (ya que cada determinación
responderlas con la razón teórica sola (pura). En el «Canon de parcial se revelará como incompleta, al compararla con el
la razón pura», que se verá más adelante,'?' se encuentra un Ente realísimo). ·
desarrollo de esta cuestión. De este modo se alcanza un segundo aspecto de la función
Los resultados negativos de la Dialéctica transcendental reoulativa de la razón; según este, la función de la razón consiste
no deberían llevarnos tampoco a desdeñar por completo enponer límites al entendimiento y a la experiencia. Pues«[!]� ex-
aquellas ideas que la razón genera por sí misma. Ellas tienen periencia, que contiene todo lo que pertenece al mundo sensible,
una función propia, que Kant llama «función regulativa». Con- no se pone límites a sí misma» .105 Librada a sí misma, la actividad
siste en mantener despierta la conciencia de que cualesquiera del entendimiento tiende a desarrollar pretensiones absolutistas
sean los resultados que alcancemos en los conocimientos de (tiende a actuar como si pudiera afirmar que no hay nada mál-que
objetos parciales, ninguno de ellos puede sustituir al conoci- el mundo de la experiencia y sus leyes). Si bien la razón no puede
miento del objeto total, pensado en la idea. Este queda como afirmar nada positivo acerca de lo que está fuera de ese mundo de
algo inalcanzable que relativiza, por decirlo así, cualquier la experiencia, ya el mero fracaso de la razón en la metafísica da
logro parcial. Al mismo tiempo, las ideas, precisamente por testimonio acerca de esa otra dimensión no. empírica en la que el
proponer estas metas inalcanzables al esfuerzo cognoscitivo ingreso nos está vedado; de manera que el entendimiento tiene
del espíritu humano, hacen que este esfuerzo se organice que reconocer aquí su límite. Por eso dice Kant, en otro texto, que

704. A 795 SS., B 823 ss. 705. Prolegómenos, Ed. Acad. IV, 360.
LVI MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LV/l

la función de la razón es también «rechazar las[ ... ] pretensiones «Disciplina de la razón pura».'?" Hay, a_continuación,_un exa-
del entendimiento, cuando este (por haber podido establecer a . roen de las posibilidades de un �so positivo de la_ r:azon p_ura:
priori las condiciones de la posibilidad de todas las cosas que él el «Canon de la razón pura-.!"? La reconstruccion smtética
puede conocer) [pretende] haber encerrado dentro de estos límites del conocimiento racional se hace en la «Arquitectónica de la
la posibilidad de todas las cosas en general».'?" La razón viene a razón pura».t'".Allí se traza el plano de un sist_ema_de la filoso�ía
ser así una especie de guardiana de lo absoluto, que impide que transcendental. Finalmente, en la breve «Historia de la razon
ese lugar de lo absoluto sea usurpado por conocimientos o por ura»!!' se refiere el nacimiento de la metafísica a partir de una
ideologías que pretenden erigirse en doctrinas metafísicas, sin feologia
primitiva, y se presenta la crít!ca como la superación
tener los fundamentos para ello. de las oposiciones de sensualismo _e mtele�tuahsmo_ (por lo_
que respecta a los objetos del conocu�1ento¡; de emp1nsrno Y_
LA DOCTRINA TRANSCENDENTAL DEL MÉTODO noologismo (por lo que se refiere al ong:n del co1:ocim1ento),
y de naturalistas (que se valen de la razon como 1�strurnento
Una. vez recorridos así todos los elementos del concepto metódico único) y cientificistas (que poseen un metodo siste-
de conocimiento posible por razón pura, se puede proceder a mático). «Solo el camino de la crítica queda abierto».
reconstruir sintéticamente este concepto que al comienzo se Veremos ahora estos temas con mayor aproximación.
presentó vago y confuso, y que ahora se ha tornado distinto. En el apartado titulado «disciplina de la razón pura» la
Esta reconstrucción se realiza en la «Doctrina del método». 107 argumentación se desarrolla en cu�tro seccion_es. En ell_as se
No se deberíatratar esta parte de la Crítica como si sus temas exponen las consecuencias restrictivas de las investigaciones
hubiesen sido propuestos de manera caprichosa por el autor. críticas precedentes; pero la exposición apunta. a e_xtraer, de es�s
Se trata más bien de temas reclamados imperiosamente por el restricciones, resultados positivos para el uso efectivo de la razon
sistema y por el método. Habíamos est-.blecido que el método pura. En primer Jugar, la razón, en cue_st_iones de metafísica, no
de exposición de la Crítica era sintético, y este método exige debe adoptar el método de la matemática. Expresiones corno
que al final del aislamiento de los elementos se reconstruya el «definición», «axioma», «demostración», tienen sentidos diferen-
concepto. Tenemos, pues, buenas razones para esperar aquí tes en la matemática y en la filosofía. Esto equivale a reconocer
esa reconstrucción del concepto de razón pura. que la razón pura (y con e�la la filosofía) tie1:e un campo pro�_io,
En la Doctrina del método se estudian las efectivas posibi- que exige un método propio para operar en el. En segundo lugar,
lidades de operación de la razón en su uso legitimo, aprobado ante los embates del escepticismo, el filósofo no debe procurar
por la crítica. Este uso tiene una parte negativa: la razón debe oponerles una refutación; sino que -arnparado, precisamente,
ante todo limitarse a sí misma, sujetándose a los límites que
la crítica le impone como necesarios. Esto se desarrolla en la
708. A 708 ss., B 736 ss.
109. A 795 ss., B 823 ss. Seguimos a Mohr, Geori:;, y Willaschek,
Marcus: «Einleitunf Kants Kritik der reinen Vernunft», en: Mohr, G.
706. Kritik der Urteilskraft { Crítica de la facultad de juzgar), prólogo, Ed. y Wíllascheck, M. ,compih,d_ores): Klassike_r. A.uslege'.'· Immanucl Kant:
Acad. V, 167-168. Kritik der reinen Vernunft, Berlín, 1998, pp. a·3b, aqm p. 26.
107. A 705 ss., B 733 ss: Sobre la Doctrina del método y sus problemas 770. A 832 ss., B 860 SS.
particulares ver el apartado correspondiente en la Bibliografía. 4Y .177. A 852 ss., B 880 ss.
LVIII MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LJX

en los resultados restrictivos de la investigación crític.a- puede Los resultados positivos de la investigación crítica se exponen
limitarse a observar que el hecho de que ciertos conocimientos en el «Canon de la razón pura>>. Para explicarlos, se hace necesario
metafísicos sean inalcanzables tiene por consecuencia no sola- introducir en la argumentación algo que hasta ahora no había sido
mente la imposibilidad de una afirmación dogmática acerca de desarrollado: el concepto de la razón entendida como una facultad
los objetos de esos presuntos conocimientos, sino también, a la cuya tarea o destinación es la acción. Esta es la razón práctica: la
vez, la imposibilidad de cualquier negación escéptica acerca de facultad de hacer que ciertos conceptos se tomen efectivamente
esos objetos. En tercer lugar, el filósofo crítico no debe estable- existentes mediante una causalidad por líbertad.!" La razón pura
cer, a capricho, hipótesis metafísicas para la explicación de los no puede sostener sus pretensiones de efectivo conocimiento en
fenómenos (hipótesis que son siempre in verificables); sino que el campo de la metafísica teórica. Pero eso no quiere decir que la
solo puede arriesgar «ficciones heurísticas» con el fin de oponer- facultad de la razón carezca de una tarea o destinación que le sea
las a las pretensiones dogmáticas transcendentes. Las hipótesis, propia, a la que pueda aplicarse satisfactoriamente. Esa destinación
empleadas así como «armas de guerra», permiten mostrarle al de la razón es la de regir la acción.
adversario que él también carece de un saber definitivo; pues La razón tiene su destinación natural en el mundo moral
no puede demostrar la inviabilidad de esas ficciones, así como (en el mundo que obedece a leyes morales).'!' Este mundo es
tampoco se puede demostrar su acierto. Finalmente, el filósofo una idea, pero tiene realidad objetiva práctica: tiene «influjo
crítico no debe aventurarse a ofrecer demostraciones por razón sobre el mundo sensible-.!" El interés especulativo de larazón
pura, sin haber procedido previamente a justificar, mediante no puede satisfacerse mediante la mera especulación teórica
una «deducción», cada uno de los conceptos empleados en esas (como lo hemos visto); pero los objetos de ese interés (la liber-
pruebas. Esa justificación o deducción debe mostrar siempre la tad de la voluntad; la inmortalidad del alma, y la existencia
vinculación de los conceptos empleados, con las condiciones de Díos)!" pueden alcanzarse por la vía práctica. La conside-
de la posibilidad de la experiencia. De esta manera se evitan ración conjunta del uso especulativo de la razón, y de su uso
pruebas caprichosas acerca de las ideas. Del principio general práctico, permite abarcar todas las cuestiones de la razón en
que dice que una demostración legítima debe basarse en que lo tres preguntas: 1) ¿Qyé puedo saber? 2) ¿Q_,ué debo hacer? 3) ¿Qyé
demostrado es necesario para la posibilidad de la experiencia se
siguen tres reglas: 1) debe haber una deducción de los principios
de toda prueba; 2) si se trata de pruebas de cuestiones concer-
nientes a la razón pura (que procede solo por conceptos), solo como si fuera una prueba racional pura en general (Gerhardt, Volker:
será posible una única prueba para cada proposición transcen- «Die Disziplin der reinen Vernunft, 2. bis 4. Abschnitt», en: Mohr, G.
dental, a saber: aquella prueba que conecte esa proposición con y Willascheck, M. (compiladores): Klassiker Auslegen. _lrn­«;a�uel Ka�t:
Kritik der reinen Vernunft, Berlín, 1998, pp. 571-595, aqm p. :>93). Ver sm
la posibilidad de la experiencia; y finalmente, 3) la razón pura embargo la definición de esa prueba en Logik; Ed. Acad. IX, 71.
no debe ofrecer demostraciones por el absurdo («apagógicas»), 773. Mellin, G. S. A.: Encyclapiidisches Worterbud: der kritischen Philoso­
sino solo demostraciones que muestren las fuentes de las que phie, t. V, p. 778.
pueden deducirse los conocimientos demostrados (pruebas 714. El mundo moral se define en A 808, B 836.
«ostensívas»)."? 775. A 808, B 836. Sobre la realidad objetiva práctica ver el ejemplo
del comerciante de granos, en Las progresos de la metafísica, Ed. Acad. ·
XX, 298.
172. Se ha interpretado de otro modo la prueba «apagógica», a saber, 776. A 798, B 826.
r
LX MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LXI
3) ¿Qué puedo esperar?117 La primera pregunta atiende al interés ciencia «a la vez práctica y teórica», en la que lo práctico «solo
de la razón pura especulativa; la segunda, al interés de la razón sirve como hilo conductor para responder a la cuestión teórica
pura práctica; y la tercera es a la vez práctica y especulativa o [ ... ] esp ecu lativav.l'" Esta metafísica práctico-especulativa ha
teórica, y permite fundar una metafísica crítica. sido poco explorada por los comentaristas, a pesar de constituir
En el mundo moral, la felicidad de los seres racionales es pro- una novedad importante introducida por la filosofía crítica.
porcional a sus merecimientos morales. Esto permite concebir Habrá que recurrir, para responder las cuestiones metafísicas,
un caso singular ideal de «una inteligencia en la cual estén com- a planteas más diferenciados y más sutiles, que tengan en
binados en exacta proporción la más perfecta voluntad moral, cuenta la inevitable deformación que la perspectiva humana
con la suma felicidad».'!" Este es el ideal del sumo bien. El mundo impone a sus objetos; es decir, a planteas que tengan en cuenta
moral en el que la felicidad es proporcional a los merecimientos que el punto ele vista divino, absoluto, no es el nuestro, y que
solo es concebible para la razón pura si se lo considera como no podemos alcanzarlo. Habrá que resignarse a que solo está
obra de esta inteligencia que reúne en sí la suma felicidad y la a nuestro alcance una metafísica diferente de aquella ciencia
voluntad moralmente perfecta. Solo en un mundo moral creado racional pura teórica que hasta ahora se cultivaba. La analogía,
y regido por un Creador sabio y bueno puede encontrarse un la relatividad, y el único absoluto asequible para nosotros: el
sistema racional que unifique moralidad y felicidad. de la ley moral, forman los elementos de la nueva metafísica.
No tenemos conocimiento áeeste Dios; pero tampoco tenemos Kant la desarrolla en obras posteriores: en los parágrafos 57 y
una mera opinión acerca de su existencia (pues esa existencia es siguientes ele los Prolegomenos=? y especialmente en el escrito
exigida por la razón moral); sino que tenemos una creencia (o llamado «Fortschritte der Metaphysík», («Los progresos de la
fe).1rn La fe moral tiene un fundamento firme en la necesidad metafísica», aproximadamente 1793, publicado póstumo en
incondicionada del mandato moral. 120 A su vez, la fe en la exis- 1804).1""
tencia de Dios y en la vida futura del alma es condición para que En la «Arquitectónica de la razón pura» se reconstruye
sea comprensible la unidad de los fines regida por el mandato finalmente el concepto que nos sirvió de punto de partida.
moral, y aquí encuentra su justificación metódica. Aquel concepto vago y de dudosa legitimidad, que era el ele
En lugar de la metafísica dogmática teórica se presenta aquí una «filosofía de la razón pura», 12·1 se ha convertido ahora en
una metafísica enteramente nueva, obra ele la razón pura, pero un concepto claro y distinto, gracias al estudio de sus elemen -
con fundamento moral. Esta metafísica no depende únicamente tos mediante el método del aislamiento. Al sintetizar ahora
ele la razón práctica -esta no se interesa por la especulación, esos elementos se puede reconstruir el concepto en su unidad
sino por la ley- pero sí se basa, en parte, en ella; pues obtiene sistemática; ahora se puede comprender que cada uno ele esos
ele la moralidad toda la solidez de sus fundamentos. Es una elementos era necesario para el concepto; que cada uno de ellos
remitía a los otros, en una articulación legitima y no caprichosa.

777. A 805, B 833.


778. A 810, B 838. 727. A 805, B 833 (con referencia a la pregunta «é Qué puedo esperar?»).
719. Canon, capítulo III: «Del opinar, el saber y el creer», A 820 ss., 722. Ecl. Acacl. IV, 351 ss.
B 848 SS. 723. Ecl. Acad. XX, 255 ss.
720. A 828, B 856. 724. A 847, B 875.
LXI/ MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LXIII

El conocimiento por razón pura recobra aquí su valor, después como se explicará más tarde, en los Progresos de la metafísica:
de ser depurado por la crítica. En particular, se expone aquí «no es la historia de las opiniones que surgen casualmente aquí
el concepto de «filosofía en sentido cósmico», en el que se va O allá, sino la historia de la razón que se desarrolla a partir
aun más allá de la metafísica como ciencia teórica: se alcanza de conceptos-.P" El desarrollo de la historia de la filosofía se
el concepto de sabiduría.P" Según el «concepto cósmico», la puede ordenar así en oposiciones que son otras tantas fases de
filosofía es «la ciencia de referir todo conocimiento a los fines un despliegue necesario de la razón. Si bien se exponen en el
esenciales de la razón humanax!" Pero eso precisamente es texto tres pares de oposiciones, se pueden distinguir tres fases
la sabiduría: «La idea de la unidad necesaria de todos los fines fundamentales: el dogmatismo, el escepticismo, y el criticismo.
posibles».127 La depuración racional y crítica de la metafísica Este último recoge en sí y sintetiza las dos fases anteriores.
da por resultado una sabiduría que tiene estructura sistemática
y rigor científico. Tanto la filosofía práctica como la teórica CONSIDERACIÓN DE CONJUNTO
contribuyen a ella. La filosofía de la razón pura culmina así
en la sabiduría.12" A esta la llamaríamos hoy, probablemente, En su inmensa riqueza, la Crítica de la razón pura abarca
conocimiento del sentido de la vida humana. Las metafísicas todos los temas filosóficos. Por eso ha sido interpretada de
tradicionales ofrecían diversas determinaciones de ese sentido. muy diversas maneras, según dónde haya puesto el acento el
La crítica advierte que para· determinarlo positivamente se lector. Se la ha entendido como una fundamentación de las
requiere un conocimiento que no está a nuestro alcance. Por ciencias físico-matemáticas (Cohen, Cassirer); como una obra
eso, lo determina solo negativamente, al establecer las condi- de metafísica (Paulsen, Paton, Wundt), o como una lógica (To-
ciones que no deben dejar de ser cumplidas, en la búsqueda nelli). Aun un breve examen como el que hemos ofrecido hace
de la felicidad: el cumplimiento del deber y la conservación resaltar, inevitablemente, algunos aspectos del texto y presta
de la dignidad. menos atención a otros. Solo una lectura directa y reflexiva
La «Historia de la razón pura», con la que concluye la permitirá formarse un juicio sobre la obra. Ojalá que nuestra
obra, no debe confundirse con una historia de la filosofía. Tal traducción contribuya a hacer posible esa lectura.

MARIO CA!Ml
725. A 839, B 867. Ver Reflexión 1652, Ed. Acad. XVI, 66: «Se podría Buenos Aires, julio de 2006
distinguirxfilosofía científica y sabiduría; la primera es erudición; la
segunda es conocimiento de la destinación del hombre por lo que
concierne al entendimiento y a la voluntad. [ ... ] Nadie pregunta por
la sabiduría, porque ella pone en aprietos a la ciencia, que es un ins-
trumento de la vanidad».
· 726. A 839, B 867. Ver también Logik; Ed. Acad. IX, 24.
727. A 328, B 385.
728. Reflexión 4445, Ed. Acad. XVII, 552: «Todas las demás ciencias
son órganos de la habilidad, o cuando más, de la sagacidad. La meta-
física [es órgano] de la sabiduría». Ver también Lógica, Ed. Acad. IX,
24: «Filosofía es la idea de una sabiduría perfecta, que nos muestra el
fin último de la razón humana». · 729. Fortschritte (Progresos de la Metafísica), Ed. Acad. XX, 343.
LXIV INTRODUCCIÓN LXV
NOTA A LA TRADUCCIÓN la filosofía contemporánea, un sentido ajeno a la filosofía de
Kant. Pero ese no es el único sentido de una palabra de vieja
El texto traducido es el de la edición de Raymund Schmidt: tradición latina; nos ha parecido prudente y posible, para un
Immanuel Kant: Kritik der reinen Vernunft. Nach der ersten und texto del s. XVIII, atenernos al uso latino, moderno y kantiano
zweiten Original-Ausgabe neu herausgegeben von Raymund del término.
Schmidt. Hamburg, Felix Meiner, 1976. Cuando fue necesario, La expresión « Wirklichkeít» se traduce por «realidad efec-
se comparó este texto con el de las ediciones de la Academia tiva», para distinguirla de «Realitat», que a su vez se traduce
Prusiana de las Ciencias (Ed. Acad.), de W. Weischedel y de I. por «realidad». Esta regla admite, sin embargo, algunas pocas
Heidemann (ver en la Bibliografía la sección «Obras de Kant excepciones, sancionadas por el mismo Kant, quien hace uso
y ediciones consultadas»). libre de estas equivalencias (p. ej. en Fortschritte der Metap!iysik
En casos de duda, hemos consultado las traducciones Ed. Acacl. XX, 322).
mencionadas en la Bibliografía en el apartado «Traducciones En el texto suministramos la paginación ele las ediciones
de la Crítica de la razón pura consultadas». Adoptamos a veces ele 1781 (conocida como edición A) y de 1787 (conocida como
las soluciones propuestas por ellas. · edición B). En razón de las diferencias de la sintaxis alemana
Para evitar un excesivo número de notas, intercalamos en y la española, el señalamiento ele la división de las páginas es
el texto mismo, entre corchetes [ ], las palabras o frases que solo aproximado.
creímos necesario agregar para completar el sentido de algunas Las notas de Kant se distinguen con la indicación «[Nota
proposiciones en español. de Kant]». Las notas que no llevan indicación de autor son
Traducimos «Gemüt» por «mente». Seguimos con ello una nuestras.
indicación de Kant: «Gemüth imens, animus)» en Opuspostumum, Siguiendo a las ediciones originales, no hemos puesto
Ed. Acad. XXII, p. 112. En favor de esa traducción se han acentos en las expresiones en griego.
pronunciado Valério Rohden, Michael Wolffy Francois Xavier
Chenet.P" Es verdad que el término «mente» ha cobrado, en

730. Valério Rohden: «O sentido do termo "Gemüt" em Kant», en:


Analytica, vol. 1, 1, Rio de J aneiro, 1993, pp. 61-75. Rohden dice que
son igualmente aceptables, y autorizados por Kant, «mente» y «ánimo»
(p. 62); aunque le parece menos equívoco «ánimo» (p. 64). En favor
de la traducción de «Gemüt» por «mente» se pronuncian también
Michael Wolff: Die Vollstandigkeit der kanischen Urteilstafcl; y Francois
Xavier Chenet: L'assise de l'ontologie critique: l'Esthétique transcendantale.
Lille, 1Y94, p. 298: «On lit communément que le terme de Gemüt n 'est
que l'équivalent du tenne latin mens auquel a recours la Dissertation».
Vaihinger hace notar que Kant usa el término como equivalente de lente del inglés «mind» empleado por Hume. Por el contrario, tanto
«facultad de representación», y que Jo emplea preferentemente por Mellin_como Born, como más recientemente Norbert Hinske, prefieren
su neutralidad metafísica (H. Vaihinger: Kommentar, t. 2, p. 9); señala traducir «Gernüt» por el término latino «animus»; que Lambién está
además que los primeros kantianos usaron el término como equiva- certificado en los textos kantianos.
)?,
LXVI LXVJJ

AGRADECIMIENTOS CRONOLOGÍA

Este trabajo no habría sido posible sin la colabor�ci�n de 1724 22 DE ABRIL, a las cinco de la mañana: nacimiento
muchísimas personas. A todas ellas va nuestro agradec1m1e:r_ito. de Emanuel {luego Immanuel) Kant, cuarto hijo
Quisiéramos agradecer en particular a los profesores �anel� dejohann Georg Kant; de profesión talabartero,
Paolucci, Lic. Marcos Thisted y Esteban Amador, de la U_ruvers1- de origen lituano, y de Arma Regina Reuter, ori-
dad de Buenos Aires, por la confección del Indice analítico; a la ginaria de Nürenberg. El lugar de nacimiento, la
profesora Dra. María Julia Bertomeu, de la Universidad Nacio- ciudad de Konígsberg, pertenecía en ese tiempo
nal de La Plata; a la profesora Ileana Beade, de la Universidad al reino de Prusia, regido por Friedrich Wilhelm I,
Nacional de Rosario; y a Eduardo García Belsunce, del Centro el «Rey Sargento». Se integraba en el imperio de
de Investigaciones Filosóficas, quienes ha:1 leído partes ?el ma- Carlos VI.
nuscrito y han hecho oportunas sugerencias! observac1o�es; a 1727 Muerte de Newton.
la profesora Adela Carabelli por su asesoramiento en c�estione_s
estilísticas de lengua española; al profesor Dr. Antomo 'Iursi, 1728 Christian Wolff publica la Philosophia rationalis sive
de la Universidad de Buenos Aires, por su respuesta a nuestras logica. Su obra metafísica es anterior: Vernünflige
consultas sobre textos latinos; a Cecilia Caimi, Liliana Canelo Gedancken von GOtt, der Welt und der Seele des
Menschen, auch allen Dingen überhaupt había sido
y Raquel Saldivia por la revisión integral de� _manuscrito,. y a publicada en 1720.
Adriana Luengo por su constante colaboración, su consejo y
su apoyo. 1730 Kant comienza a asistir a la escuela primaria.
1731-1754 Zedler publica el Grosses »ollstandiges Unioersalle­
xikon aller Wissenschaften und Künste, antecedente
de la Enciclopedia francesa.
1732 Kant ingresa en el Collegium Fridericianum,
escuela secundaria de orientación pietista. Se
interesa especialmente por autores antiguos y por
el latín. Permanece en esta escuela hasta 1740.
Wolff: Psychologia empírica.
1734 Wolff: Psychologia rationalis.
1735 Carl von Linné: Systema naturae.
1736 Maupertuis comprueba el achatamiento de la
Tierra en los polos. Wolff: Theologia naturalis
{1736-1737).
1737 Muerte de Anna Regina Reuter.
1739 Alexander Gottlieb Baumgarten: Metaphysica. David
Hume: A Treatise ofHuman Nature (1739-1740).
LXVlll MARIO CAIMI
INTRODUCCIÓN
LXIX
1740 SEPTIEMBRE: Kant se inscribe en la universidad de
Konígsberg. Estudia principalmente ciencias natu- puede verificarla]. Die Frage, ob die Erde veralte,
rales, matemática, filosofía y teología. Fedenco II, physikalisch erwagen [La cuestión de si la Tierra
llamado «El Grande», sube al trono de Prusia. envejece, considerada desde un punto de vista
Prusia comienza la primera guerra de Silesia. físico]. Vuelve a Ki::inigsberg. Rousseau: Discours
sur l'origine et les fondements de l'inégalité parmi les
1744 Segunda guerra de Silesia. hommes. Muerte de Christian Wolff.
1746 Muerte dejohann Georg Kant. Kant da a la im- 1755 Publica las obras: Allgemeine Naturgeschichte und
prenta su tesis: Gedanken von der wahren Schateung Theorie des Himmels oder Versudi uon der Verfassung
der lebendigen Krafle [Pensamientos _sobre la_ ver- und dem mechanisdien Ursprunge des ganren Weltge­
dadera estimación de las fuerzas vivas], editada bdudes, nadi Newtonischen Grundsatren. abge!zanelelt
luego en 1749. [Historia general de la naturaleza y teoría del
1747-1754 Kant trabaja como preceptor en las casas de tres cielo, o ensayo acerca de la constitución y del
familias, en los alrededores de Ki::inigsberg. origen mecánico de todo el universo, expuesto
1748 Hume: Philosophical Essays Concerning Human según principios newtonianos J; Jvieditationum
Understanding. quarundam de igne succinta elelineatio [Breve expo-
1749 Buffon comienza la publicación de Histai'.e n�t_u­ sición de algunas meditaciones acerca del fuego)
relle, générale et particuliére (44 tomos: rubh�acwn. (tesis doctoral). Principiorum primorum cognitionis
terminada en 1804); y publica también Théorie de metaphysicae nova dilucidatio [Nueva elucidación
la Terre. de los primeros principios del conocimiento
metafísico]. Con este último escrito obtiene la
1750 Rousseau: Discours sur les sciences et les arts. habilitación para la docencia universitaria.
1751-1772 Diderot y D'Alembert editan la Encyclopédie a� 1756 Publica las obras: Van den Ursachen der Erder­
dictionnaire raisanné des sciences, des arts et des me­ schütterungen bei Gelegenheit des Unglücks, ioelches
tiers.
die westliclze Ldnder van Europa gegen das Ende des
1752 Franklin inventa el pararrayos. oorigen fahres betraffin hat [Acerca de las causas
1754 Kant publica las obras: Untersuch_ung der Frage, ob de los terremotos, en ocasión de la desgracia que
die Erde in ihrer Umdrehung um die Achse, wadurch sufrieron los países occidentales de Europa a fines
sie die Abwechselung des Ta.ges und der Nadit hervor­ del año pasado J; Geschichte und Naturbesc/1reibung
bringt, einige Verdnderung seit den ersten Zeiten ihres der merkwiireligsten Vorfálte eles Erdbebens, welches
Ursprungs erlitten habe und waraus man sich. =: an dem Ende eles 7755stenJalzres einen grossen Theil
versichern kiinne [Investigación de la cuestión der Erde erschiittert hat [Historia y descripción de
de si la Tierra, en su giro alrededor de su eje, los acontecimientos más notables del terremoto
por el que produce la alternanci�- del día y la que a fines del año 1755 sacudió una gran par-
noche ha sufrido alguna alteración desde los te de la Tierra]; Fortgesetrte Betrac!ztung der seit
tiempos
primeros de su origen, y de cómo se ;]- einiger Zeit wahrgenammenen Erdersc!1ütterungen
[Continuación de las ob8P.rVArlnT1P(;: �rorr---. .r.,
!NTROD'uCC!ÓN LXXI
MARIO CAIMI
LXX
1762 D_ie falsche ­:Pitefindigkeit der vier syllogistischen
los temblores de tierra observados desde hace
Figuren erunesen [La falsa sutileza de las cuatro
algún tiempo]; Metaphysicae cumgeometria iunctae figuras silogísticas, demostrada]. Herder asiste
usus in philosophia naturali, cuius specimen 1 continet
monadologiam physicam [Acerca del empleo de la
ª- las lecciones de Kant (hasta 1764). Rousseau:
metafísica unida a la geometría en la filosofía de Emile ou de l'éducation; Contrat social Nacimiento
de Fichte.
la naturaleza, cuyo primer espécimen contiene
1763
=:
la monadología física]; Neue Anmerkungen zur Der einzig moglidie Beweisgrund zu einer Demonstration
Erliiuterung der Theorie der Winde [Nuevas obser- des Daseins [El único _argumento posible para
vaciones para una explicación de la teoría de los una dem�strac1on de la existencia de Dios]. Jiérsuch
vientos]. Guerra de los Siete Años (hasta 1763). den Begrif.f der negativen Grossen in die Weltweisheit
einruführen [Intento de introducir en Filosofía el
1757 Entwurf und Ankündigung eines Collegii der phy­
sischen Geographie nebst dem Anhange einer kurzen concepto de las magnitudes negativas]. Paz de
Hubertusburg entre Austria, Prusia y Sajonia
Betrachtung über die Frage: Ob die Westwinde in
unsern Gegenden darum feucht seien, weil sie über ein (fin de la Guerra de los Siete Años). Federico II
organiza Prusia en rígidos estratos sociales.
grosses Meer streichen [Bosquejo y anuncio de un
curso de Geografía Física junto con un apéndice 1764 Beobachtungen über das Gefühl des Schonen und Erha­
en el que se considera brevemente la cuestión de benen [Observaciones sobre el sentimiento de lo
si los vientos del Oeste, en nuestras comarcas, bello y de lo sublime]; Versuch iiber die Krankheiten
son húmedos porque atraviesan un gran mar]. des Kopfes [Ensayo sobre las enfermedades de la
Neuer Lehrbegriffder Bewegung und Ruhe und der da­ cabeza]; reseña del escrito de Silberschlag: Theorie
1758 der am 23.Juli 7762 erschienenen Feuerkugel [Teoría
mit verknüpften Folgerungen in den ersten Gründen der
de la bola de fuego que apareció el 23 de julio
Naturwissenschaft [Nueva teoría del movimiento
de 1762]; Untersuchung über die Deutlichkeit der
y del reposo y de las consecuencias que de ahí Grundsdtre der natürlichen Theologie und der Moral
derivan en los fundamentos de la ciencia de la
[Investigación sobre la precisión de los principios
naturaleza]. Rusia ocupa Prusia oriental. Kant es
súbdito del Zar (hasta 1762). del� teología natural y de la moral]; este último
escnto recibe un premio de la Academia Prusia-
1759 Versuch einiger Betrachtungen iiber den Optimismus na de las Ciencias. Kant declina la cátedra de
[Ensayo de algunas consideraciones sobre el Poes�a q�e la universidad le ofrece. Hargreaves:
optimismo]. Adam Smith: The Theory of Moral la maquma de hilar. ·
Sentiments. Inglaterra conquista Canadá. Naci-
1765 Nachricht von der Einrichtung seiner Vorlesungen in
miento de Schiller.
dem Winterhalbenjahre von 7765­7766 [Noticia del
1760 Gedanken bei dem frühzeitigen Ableben des Herrn programa de sus lecciones en el semestre de
]ohann Friedrich von Funk [Pensamientos con invierno de 1765-1766]. Se publican los Nouveaux
ocasión de la prematura muerte del señorJohann essais sur l 'entendement huma in de Leibniz.José II
Friedrich von Funk]. emperador.
F
r, MARlO CAlMl lNTRODUCCIÓN LXXl/1
L.XXJJ
Trdume eines Geistersehers, erldutert durch Trdume der 1776 Aufsatze, das Philaruhropin betreffend [Escritos acer-
1766 ca de la Phílanthropin]; son dos ensayos acerca
Metaphysik [Sueños de un visionario, explicados
mediante sueños de la metafísica]. En FEBRERO de de un instituto filantrópico de Dessau. Muerte
este año Kant es nombrado subbibliotecario del de David Hume. Independencia de los Estados
Unidos de América. Adam Srnith: An Inquiry
palacio real de Konigsberg; es su primer empleo
fijo. into the Nature and Causes of the Wealth. o/ Nations.
Von dem ersten Grunde des Unterschiedes der Gegenden Se funda el Virreinato del Río de la Plata, con
1768 capital en Buenos Aires, regiones mencionadas
im Raume [Sobre el primer fundamento de la
diferenciación de las regiones en el espacio]. por Kant en Physisdie Geographie (Río de la Plata,
Ed. Acad. IX, 278, 280; Buenos Aires, Ed. Acad.
1769 Es el año de la «gran luz». La universidad de IX, 431).
Erlangen le ofrece a Kant un cargo de profesor
1778 Kant es nombrado miembro del senado de la
que él no acepta. universidad de Kónigsberg. El ministro Zedlitz
1770 El 31 DE MARZO Kant es nombrado profesor de trata de llevarlo a la universidad de Halle.
Metafísica y Lógica en la universidad de Konigs-
1780 Lavoisier comienza a sentar las bases de la quí-
berg. Antes había recibido un ofrecimiento de la mica.
universidad de Jena, que no aceptó. Su lección
inaugural, sostenida con disputación pública el 21 1781 En mayo, se publica la Kritik der reinen Vernu7!fi
DE AGOSTO, se publica con el título De mundi sensibilis [Crítica de la razón pura), (edición llamada
atque intelligibilisforma et principiis [Sobre los princi- «A>>).
pios formales del mundo sensible y del inteligible]. 1782 Kant publica un anuncio de la edición de la
Comienza la llamada «década silenciosa». correspondencia de Lambert.
1771 Reseña de un libro de Mosca.ti a.cerca de las 1783 Prolegomena zu einer jeden künftigen Metaphysik, die
principales diferencias físicas en la estructura. de als Wissenschaft ioird auftreten konnen [Prolegóme-
los animales y del hombre. nos a toda metafísica futura que haya de poder
1772 21 DE FEBRERO: carta a Markus Herz en la que ex- presentarse como ciencia]. Reseña de la obra de
pone los pensamientos fundamentales de lo que Schulz Introducción a una teoría moral para todos
será la Crítica de la razón pura. En mayo de este los seres humanos sin distinción de religion, junto con
año deja el empleo en la biblioteca del palacio. un apéndice sobre la pena de muerte. Kant adquiere
Van den verschiedenen Racen der Menscheti [Acerca · una casa propia, en la Prinzessin Strasse [ Calle
1775
de las diversas razas humanas]. En este año, de la Princesa.] de Koriigsberg. Paz de Versailles,
con reconocimiento de la independencia de
probablemente, escribe el manuscrito conocido
como Duisburgscher Nachlass [legado Duisburg], los Estados Unidos de América. Los hermanos
en el que explora diversas soluciones para el pro- Montgolfier construyen el globo aerostático.
blema de la Deducción transcendental. Jenner: 1784 Idee zu einer allgemeinen Geschichte in weltbürgerli­
la vacuna antívariólica. -18 cher Absicht [Idea oara. 11nr1 hi.::::triri::­i 't t t•.)1,,0..-c--. 1 ,._ ......
INTRODUCCIÓN LXXV
MARIO CAIMI
LXXIV
publicar la revista Philosophisches Magazin; en la
sentido cosmopolita]. Beantwortung der Frage: Was
que critica la filosofía transcendental.
ist Aufkldrung? (Respuesta a la pregunta: ¿Qué es
1789 El viajero ruso Nikolai Karamsín visita a Kant
la Ilustración?].
en la casa de este. Revolución Francesa. Se pro-
1785 Grundlegung zur Metaphysik der Sitten [Fundamenta- mulga la constitución de los Estados Unidos de
ción de la metafísica de las costumbres]; Ueber die
América.
Vulkane im Monde [Sobre los volcanes en la Luna];
Von der Unrechtmassigkeit des Büchernachdrucks [So- 1790 Kritik der Urtheilskraft [Crítica de la facultad de
bre la ilegalidad de la copia de libros]; Bestimmung juzgar]. Ueber eine Entdeckung, nach der alle neue
des Begrifft einer Menschenrace [Determinación del Kritik der reinen Vernunft durch eine altere .entbehrlich
gemacht werden soll [Sobre un descubrimiento se-
concepto de raza humana]. Reseña de la obra
de Herder: Ideas para la filosofía de la historia de gún el cual a toda nueva crítica de la razón pura la
la humanidad. Prusia aliada con Hannover y con torna superflua una anterior]; tercera edición de
otros estados, contra Austria. la Crítica de la razón pura. Salomon Maimon: Ver­
such iiber die Transzendentalphilosophie. Leopoldo II
1786 Metaphysische Anfangsgründe der Naturwissenschaft emperador.
[Primeros principios metafísicos de la ciencia de
la naturaleza]; Muthmasslicher Anfang der Menschen­ 1791 Ueber das Misslingen aller philosophischen Versuche
in der Theodicee [Sobre el fracaso de todos los
geschichte [Comienzo conjetural de la historia hu-
mana]; Was heisst: Sich im Denketi orientiren? [¿Qué ensayos filosóficos en la teodicea]. Fichte viaja
significa orientarse en el pensamiento?]. Otras a Konigsberg para conocer a Kant. Mozart: La
flauta mágica.
publicaciones: reseña de una obra de Hufeland,
y comentarios a un trabajo dejakob sobre la obra 1792 Vom radikalen Basen [Del mal radical] (obra reco-
de Mendelssohn Morgenstunden. Kant es nombrado gida después en el libro sobre la religión). Fichte:
rector de la universidad, y miembro externo de Ve��uch einer Kritik aller Ojfenbarung [Ensayo de
la Academia de Ciencias de Berlín. Asciende al crítica a toda revelación]. Prusia, aliada con
trono de Prusia Federico Guillermo II. Austria, entra en guerra con Francia. Francisco II
Kritik der reinen Vernunft [ Crítica de la razón pura], emperador.
1787
segunda edición (llamada «B»). 1793 Die Religion innerhalb der Grenzen der hlossen
Ueber den Gebraudi teleologischer Principien in der Vernunft [La religión dentro de los límites de la
1788
Philosophie (Sobre el uso de principios teleológí- mera razón]; Ueber den Gemeinspruch: Das mag in
cos en la filosofía]; Kritik der praktischen Vernunft der Theorie richtig sein, taugt aber nichtfür die Praxis
[Crítica de la razón práctica]. Reseña del libro de [Sobre el dicho corriente: Eso puede estar bien
Ulrich Eleutheriologie. Kant es designado rector e�!ª teoría, pero no sirve para la práctica].Jakob
por segunda vez. El profesor de la universidad S1psmund Beck escribe, a pedido de Kant, un re-
de Halle Johann August Eberhard comienza a sumen de la Filosoffa transcendental: Erlduternder
MARIO CAIMI INTRODUCCIÓN LXXVII
LXXVI
Ausrug aus den kritischen Schriften des Herrn Pro/ 1797 Die lvletaphysik der Sitten [La metafísica de las cos-
Kant, auf Anraten desselben [Resumen explicativo tumbres]; Ueber ein uermeintes Recht aus Menschenliebe
de los escritos críticos del profesor Kant, por zu lügen [Sobre un presunto derecho a mentir por
indicación de él mismo] (tres tomos). Schiller: amor al prójimo]. Muerte de Federico Guillermo
über Anmut und Würde [Sobre gracia y dignidad] ' :­­ Asciende
II. , '.' :i ­ al trono Federico Guillermo III.
(comentado por Kant en Die Religion. .. , Ed. Acad. 1798 Der Streit der Fakultdteri [El conflicto de las facul-
VI, 23). El Terror en Francia; ejecución de Luis tades universitarias]; Anthropologie in pragmatischer
XVI. Reparto de Polonia entre Rusia y Prusia. Hinsichi [ Antropología en sentido pragmático);
Etwas iiber den Einfluss des Mondes auf die Wit­ Ueber die Buchmacherei [Sobre la confección de
1794
terung [Algo sobre el influjo de la Luna sobre las libros]. Prólogo a Uebergang oon. den Metaphysischen
condiciones climáticas]; Das Ende alter Dinge [El Anfangsgründen der Naturwissenschaft rur Physik
final de todas las cosas]. El rey ordena a Kant [Tránsito de los primeros principios metafisicos de
no escribir más sobre religión. La Academia de la ciencia de la naturaleza a la física), obra en la que
Ciencias de San Petersburgo elige a Kant como Kant trabajó en los últimos años de su vida, y que
miembro extranjero. Fichte: Ueber den Begriff der dejó inconclusa (conocida como Opuspostumum).
Wissenschaftslehre oder der sogenannten Philosophie Kant es nombrado miembro de la Academia de
[Sobre el concepto de la doctrina de la ciencia, Ciencias de Siena. Napoleón en Egipto. Ocupa·
o de lo que se llama filosofía]. ción de Roma por tropas francesas.
1795 Zum ewigen Frieden [Por la paz perpe:ua]. Prusia 1799 Declaración contra Fichte. Napoleón depone
sale de la coalición y firma con Francia la Paz de al Directorio. Charles Fraricois Dominique de
Basilea, en una negociación que fue criticada. El Villers publica el artículo Critique de la raison pure
escrito de Kant se ha tomado como una respuesta (exposición de la obra).
a este hecho político. 1800 Prólogo de Kant a la obra dejachmann Prüfung
1796 Von einem neuerdings erhobenen vornehmen Ton in der Kantischen Religionsphilosophie [Examen de la
der Philosophie [Sobre un tono altanero que se ha filosofía kantiana de la religión]; epílogo a la obra
alzado últimamente en la filosofía]; Ausgleichung de Christian G. Mielcke Liuauisch­deutsches und
eines auf Missverstand beruhenden mat��matischen deutsch­littauisdies Wéirterbuch [Diccionario lituano·
Streits [Arreglo de una disputa matemática que se alemán y alemán-lituano]; Logik. Ein Handbuch
basa en un ;alentendido]; Verkündigung des nahen ::.u Vorlesungen [Lógica. Manual de lecciones]
Abschlusses eines Tractats rum. eungen Frieden in der (edición preparada por Gottlob BenjaminJaesche
Philosophie [Anuncio de la próxima conclusión de a pedido de Kant).
un tratado de paz perpetua en la filosofía]. Carta 1802 Physische Geographie [ Geografía física] ( edición de
a Sornrneríng sobre el órgano del alma. El 23 las lecciones de Kant, preparada, a pedido de
DE JUNIO de este año dio Kant su última lección este, por Friedrich Theodor Rink).
universitaria (sobre lógica). Traducción al latín
de la Crítica de la razón pura, por Born.
LXXVIII MARIO CA!MI LXXIX

1803 Ueber Pddagogik [Sobre pedagogía] (edición de BIBLIOGRAFÍA


lecciones de Kant, preparada, a pedido de este,
por Friedrich Theodor Rink). La bibliografía sobre la Crítica de la razón pura es muy gran-
1804 El 12 DE FEBRERO a las 11 de la mañana Kant de. La selección que ofrecemos a continuación se ha regido solo
murió. En sus últimos días lo acompañaron_ Y por nuestra experiencia personal con los textos, y no constituye
asistieron su hermana Barbara Theuerin Y �u d1�- una evaluación objetiva de la totalidad de estos.
cípulo y amigo Ehregott A. Christoph _Was1ans1<:i,
quien dejó un emotivo relatode la veJeZ del filo-
.sofo: Jmmanuel Kant in seinen leteien. Lebens;�hren ÜBRAS DE KANT Y EDICIONES CONSULTADAS
[Immanuel Kant en los últimos años �e su vida]. Kants gesammelte Schriften. Herausgegeben von der Koniglich
Se le tributaron importantes honras fúnebres. El Preussischen Akademie der Wissenschaften. Berlín, 1903/11,
prof. Friedrich Theodor Rink publica un tr�ba- (ahora en: Kants Werke. Akademie Textausgabe. Berlín, vValter
jo inconcluso de Kant: Ueber die von der Konigl. de Gruyter, 1968). (Se cita como «Ed. Acad.»}.
Akademie der Wissenschaften zu Berlin far das Jahr Immanuel Kant: Werke in zehn Bünden: Herausgegeben von Wil-
1791 ausgeseteie Preisfrage: Welches s!nd d!e �irklichen helm Weischedel. Darmstadt, Wissenschaftliche Buchgesell-
Fartschritte, die die Metaphysik seit Leibnizens und schaft, (1960) 1975. (Se cita como «Weíschedel»).
Wo!ffi Zeiten in Deutschland gemacht hat? [Acerca Immanuel Kant: Kritik der reinen Vemunft. Herausgegeben von
de la pregunta propuesta por l':. Real Ac_ade�ia Ingeborg Heidemann: Stuttgart, Philipp Reclamjun., (1966)
de Ciencias de Berlín para el ano 1791: Cuálesé
1995. (Se cita como «Heídernann»}.
son los efectivos progresos que la metafísi�a �a Immanuel Kant: Kritik der reinen Vemunfl. Nach der ersten und
hecho en Alemania desde los tiempos de Leibniz zweiten Original-Ausgabe neu herausgegeben von Raymund
y de Wolff?] obra escrita alrededor de 1_793, y Schmidt. Hamburg, Felix Meiner, (1926) 1976. (Secita como
conocida como Fortschritte der Metaphyszk [Los «Schmidt»).
progresos de la Metafísica].
Traducciones de la Crítica de la razón pura consultadas
_ Immanvelis Kantii Critica rationis pvrae (en: Immanvelis Kantii
Opera ad Philosophiam Criticam Volumen Primum) Latine
vertit Fredericvs Gottlob Born. (Lipsiae, MD CCLXXXXVI)
Frankfurt 1969. (Se cita como «Born»).
Kant:. Crítica de la razón pura. Traducción de José del Perojo,
(Madrid, 1883) revisada por Ansgar Klein; Buenos Aires,
Losada, 1967.
Kant: Crítica de la razón pura. Versión española de Manuel García
Morente y Manuel Fernández Núñez. (Madrid, 1928), Méxi-
co, Porrúa, 1976. (Se cita como «García Morente»).