Вы находитесь на странице: 1из 15

DAVID LLOYD GEORGE

NUMERO 1 0 1 4 0 CÉNTIMOS
LA GUERRA
= = ILUSTRADA = ^
DIRECTOR

AUGUSTO RIERA

LA SITUACIÓN la guerra, alienta con dificultad, se siente debilitada; In-


glaterra, a causa de su falta de preparación, aun no ha
Algunos periódicos de Alemania hacen notar con rego- puesto en movimiento todos sus recursos; Italia, a causa
cijo que los aliados no prosiguen la ofensiva emprendida de. la inmovilidad de los ejércitos rusos, tiene que hacer
en Abril; que los ilalianos, después de una semana de fi'ente a todas las fuerzas del imperio austro-húngaro. Y las
combates, se detienen sin resuello. Creen que esto es se- operaciones militares se resienten de ese principio de de-
ñal cierta de impotencia. «Si tuvieran las fuerzas de que bilidad.
alardean, dicen, no se detendrían en mitad del camino. Es, pues, exacta la observación de los periódicos ale-
Aseguraban, antes de acometer a nuestras tropas, que el manes. Pero los colegas de allende el Rhin, al hacer re-
ataque sería decisivo. Y no lo ha sido, como puede com- saltar la relativa impotencia de los aliados, se olvidan de
probar el más obcecado. Continuamos en posesión de ri- subrayar el. propio cansancio, el principio de agotamiento
cas comarcas y ciudades de Francia; nuestras son sus que pres-ntan sus fuerz is militares. Nunca, desdé el prin-
mejores cuencas hulleras, sus minas de hierro. ¿Qué ha- cipio de la guerra se había encontrado Alemania en tan
cen los franceses? ¿Qué espera el «numeroso, potente y buenas condiciones para tomar una ofensiva poderosa en
))bien armado» ejército inglés para arrojarnos de Francia Francia. Los rusos no anrenazan su frontera oriental. Pue-
y de Bélgica?» de disponer de la casi totalidad de las fuerzas que tenia
Tienen razón los alemanes. Después de tres años o poco escalonadas desde el Báltico a orillas del Pripet. Y, sin em-
menos de guerra, sus enemigos no pueden dar una em- bargo, no ha respondido al ataque de sus enemigos
bestida decisiva. Francia, sangrada desde el principio de con ninguna contraofensiva vigorosa. Cuando no la inicia

Llegada a París de la banda de música, del regimiento de Guardias británicos (Fot. Central News)
1502 LA GUERRA ILUSTRADA

la situación es mucho mejor para


Alemania que al principiar la gue-
rra. En apariencia únicamenLe. En
realidad es mucho peor. Verdad es
que no ha de temer las tremendas
embestidas de los rusos; pero ha
perdido sus mejores soldados, tiene
menos material de guei-ra que sus
adversarios. Jas privaciones y el
hambre a que el bloqueo ha conde-
nado a sus habitantes deprimen su
moral, y la esperanza que, al lan-
zarse a la lucha,, animaba a lodos
los alemanes se ha transforiTiado
en duda cuando menos. Desde los
uiinistros al último cami)esino, to-
dos desean que termine la guerra.
Pero ¿cómo lograrlo? Ellos quieren
la paz; pero sus enemigos se empe-
ñan en proseguir la lucha hasta lo-
grar una victoria completa.
Los dos bandos contraiios están
cansados de la ruda pelea. Empie-
za el agotamiento; pero persiste el
odio. Flaquean las fuerzas; pero no
decae la voluntad. Duele el esfuei'-
zo; pero se realiza. La razón acon-
seja lo que la pasión condena. Y la
pasión prevalece. Continúa, pues,
la lucha.
Para el espectador imi»ai'ciai se
advierte que el tiempo trabaja con-
tra los Imperios centrales. Vúlne-
rant ómnes, ultima nécat. En tanto
que las reservas alemanas se ago-
tan y que las pn'ivaciones aumentan,
la Unión prepara armas y gente.
Tardarán en llegar a Europa; pero
llegarán si prosigue la lucha. Y será
para tomar parte en las batallas de-
cisivas.

De esa voluntad de cunlinuar la


guerra habla el discurso de Ribol en
el Senado contestando a una inter-
pelación acerca de la actitud de Ru-
sia y de la conferencia de Estocol-
mo. Dice así el primer ministro :
«Como es natural en nosotros los
franceses, no hemos buscado fór-
El señor Newton D. Baker y el general Hugh L. Soott, ministro de la Guerra y jefe del Eetado Mayor mulas capciosas o equívocas y he-
del ejército de los Estados Unidos, respectivamente (fot. Central News) mos rechazado lo que no era sino
peligro en fórmulas muy seducto-
es porque no puede. Menguan rápidamente sus fuerzas y ras, cierlameide, pero que no habían nacido en Petrogi'a-
empeora por momentos la calidad de sus tropas. Al co- do, pues era evidentísimo su verdadero origen. La frase
menzar la guerra bastaban éstas para apabullar a los fran- «ni anexiones» no puede en manera alguna significar que
ceses y contener a los rusos. Después de treinta y cuatro no tengamos nosotros el derecho de reclamar lo que es
meses de luctia, y descartada Rusia, se mantiene a la de- nuestro; Alsacia y Lorena no han dejado en manera al-
fensiva...-y retroceden sus soldados. guna de ser francesas, a pesar del acto abominable de
Austria está más quebrantada que Alemania. Quizá no 1871; no hay un solo francés suficientemente cobarde para
ha perdido más soldados que ella; pero recibió tan rudos aceptar que pongamos fm a la guerra antes de haber lo-
golpes que su ejército carece de aguante. En la actualidad grado que vuelvan aquellas provincias al seno de la madre
Italia tiene tantos soldados como Austria, y si se desarro- patria.
llara la lucha entre las dos naciones en un terreno menos »Si las palabras «contribuciones de guerra» lian de
quebrado, es probable que el avance de los italianos fue- significar la humillación del vencido, nosotros las repu-
ra n^ucho más rápido'que ahora. Turquía y Bulgaria tie- diamos; pero hay una reparación de daños y |)ei'juicios
nen bastante que hacer con el ejército de Salónica y con- a la que ningún gobierno francés i)uede renunciar, des-
tra las tropas anglo-indias que pelean en Mesopotamia- pués de las inauditas devastaciones de que ha sido objeto
Alemania, pues, tendrá que luchar contra los france- nuestro territorio. No es una arbitrariedad, sino un acto
ses e ingleses, es decir, contra ochenta y cinco millones de juslicia lo que pretendemos.»
de habitantes con sus setenta millones, suponiendo que No se puede pedir mayor claridad. En tanto que el
Rusia no se decida a entrar de nuevo en liza. Parece que canciller de Alemania no quiere precisar los fines que su
LA GUERRA ILUSTRAÜA lé03

nación persigue, el señor Ribot, a quien no duelen pren- su procesión; luego desaparecieron. Más tarde se supo
das, dice que ha de continuar la guerra. que habían tomado todas las trincheras austríacas que
Y el Senado corrobora sus prop(3sitos voLando la si- llegaban hasta el río y que lucharon durante dos horas
gu lente orden del día: y media hasta quedar victoriosos.
«La Cámara afirma su convicción de que una paz du-
radera sólo puede salir de la victoria de los ejércitos alia- Por el flanco
dos, y afirma la voluntad de Francia, sus alianzas y, fiel
a su ideal de libertad para todos los pueblos, de prose- Dentro del valle de Zagora hay la aldea de Zagomila,
guir la guerra hasta la restitución de Alsacia y Lorena ; o, por decirlo mejor, estaba, porque la artUlería la derri-
sanción de los crímenes; reparación de daños; obtención bó por completo. En unos riscos que se levantan algo más
de garantías contra una nueva ofensiva del militarismo allá (te la aldea se juntan varias líneas atrincheradas aus-
prusiano, dando un voto de confianza para obtener estos triacas. El asalto de los soldados que atravesaron el río
resultados al gobierno y contando con su energía para se desencadenó de pronto contra aquel nudo de trinche-
tomar todas las medidas interiores y exteriores necesa- ras. Los austríacos, preocupados de rechazar el ataque
rias a la salvación de la patria.» frontal que se desarrohaba con tanto ímpetu, recibieron
con terror y sorpresa ese golpe de flanco y se defendie-
EL FIN DE UNA PESADILLA ron con escasa energía. Al aparecer de improviso nues-
tros soldados, dispararon sus fusi'.es los defensores y hu-
(Conclusión) yeron.
El fortín de Zagomila dominaba por la espalda la parte
Subía sin cesar, sin que los obstáculos detuvieran su de las posiciones austríacas de Zagora y su posesión nos
marcha. Tres horas después estaba casi en la cumbre. permitía amenazar el centro enemigo. Los austriacos,
Desde ésta empezó el ci-epitar de las ametralladoras. L;i comprendiendo que un ataque por la espalda acabaría
columna se detuvo, pero no dio un paso atrás. Se veía con su resistencia, lanzáronse con grandes fuerzas con-
a los soldados construií'se un abrigo con i)iedras y tie- tra los que se habían apoderado de! fortín, y aun cuando
rra. Y, entretanto, en el fondo de la cañada, se realizaba éstos combatieron con brío, se vieron obligados a ceder.
otra acción. Pero ya habían decidido la victoria.
En la orilla derecha del Isónzo, a lo largo del ferro- El enemigo, para recuperar la aldea y el fuerte de Za-
rril, habíamos abierto otros pasos subteía'áneos que de- gomila, se vio obligado a debilitar su centro y su derecha,
bían permitir ganar numerosos vados del río, por los cua- enviamos tropas frescas y con ellas dominamos la cima
les nuestras tropas atacarían la.s posiciones del adversa- del Kuk.
rio. Pero el Iscnzo venía lleno por el deshielo y solamente Cinco veces las columnas del centro se lanzaron al ata-
los más arriscados se ati'evieron a atravesai'lo por enti'e que y fueron rechazadas. Se peleaba con granadas de
los numerosos geysers que levantaban los proyectiles ca- mano entre las ruinas de Zagora. La batalla era encar-
yendo en el agua. Los demás lo salvaron por los puentes nizada. Una férrea, feroz, magnífica voluntad de vencer
de Plava y llegaron, por la margen, hasta el lugar de con- animaba a los nuestros. El sexto asalto llegó hasta las trin-
centración. cheras destruidas por el bombardeo y penetró en ellas. La
Era una inlerminable fila de soldados que avanzaban columiur que había llegado a la primera cima inició un
uno tras otro, pegados al monte. La batalla se desarrolla- niovimiento envolvente.
ba sobre sus cabezas. Durante horas y horas prosiguió Los austriacos, diezmados por los disparos de la altu-

El miniatro de la Guerra de loa Estadoa Unidos Mr. Baker, los generales Hugh Scott y W. TJ. Blak que, acompañados de los jefes superiores
de la Academia de West-Point, revistan a los cadetes que en eUa hacen BUS estudios militares (Fot. Central News)
1504 LA GUERRA ILUSTRADA

Pieza de grueso calibre empleada por los ingleses en la batalla de Vimy (Fot. Central News)

Prisioneros alemanes trasladando sus heridos a WlllerTal, ocupada por los ingleaea (Fot. Central News)
LA GUERRA ILUSTRADA 1505

Soldados canadienses inflando un globo cometa detrás de la línea de fuego (Fot. Central A'ctcs)

Un jefe superior francés mostrando a Sir J. Byng las.últimas piezas de artillería de trincheras cogidas a los alemanea
(Fot. Central Neios)
LA GUERRA ILUSTRADA
*Voiaers
SIGNOS iisiming ^ ^—r-—^- i n —
M.GILFERS
M.SALZAcrff'
M.THOHHELM V
r Iii| " ' J ^ ' ^ .
NeukcImJííf'^ilittePsill.
' ,1 • '
V^'-^"'^^- Kappun"
Schied ?34aoM.5EEKAAR S^Oswald
Zell ..Maiphfn.
Campo atrincherado tOtz „ „ . Sf-'í^ •
"x^'^'S J ( J ^ Igls A L P E S D E rLaimach
' Genlo^ U r ^ ^ - RAD5TADER TAUERN
TAUI £607 «609 \* 237¿' ZeiPing
M.STUM Raupis , lY
Fuerte Patscn Fusch •
L i m i t e de Nación Ben " n.wipiLiccK. scnontffl.'lv M.RASTKOGEL "y \ M.GRAU V MkírSTEINHORN Vorstand^íorr jKiapbach H o | F . R MANO, ^ - ^6
e r „ AUNO L s s á . h ^ t. ^s.Feter. ^ol? .Aur
" Pnaxman Miedersi^ ^ M.ROSEN Finkentq
Ferrocarriles
,i„hfn M.WII.DESERLOS \ \ " -V M.FELBER (/|-epei«n
wopth* JLr^—— X
Canales umhause^ A L P E'S D E Ful/ries V ° " % GEIER"^""^"'''~ ' , FHofqastein>,
iipnrn. -^ x ^ii J( : I M.WIESBACHH. f Bucheben »'
Paso ó P u e r t o Winklen\ „M.VILLER
^„ iM.stiPt /MatPei 4 ' T U x ^ '12739^ Y C o e r n a u S v N- ->^'-^K -^ M!GSTDDER
RSTDDER ^ ^ /y'' • f r ^ JudenjjurqS
o/ V MPÍENITZ :"SONNBLICK
^SteinachVjTienzens Dornaubé '^•*"°'''' >5 ".REichíÉNV MVENEDIGER ' -^ A L P E S
ESCALA EN KILÓMETROS M. KAISER M PFANDELSCHARTF j. Boksteir
g 10 20 30 Sipnn r°''' M.BRUNNEN /* Trini \\ c r h m i n -n^ M.RIFFLER^^MTRISTNER,*^ >• M.BIÍNLUCKE M.WILDEN torenz^^^^StLamy^ch^Neumarkt
Scnminn Rossatñ •• ^ M.KAUCHKOFL ^ - ^ M.GEIGER M.HAFNEREK^aoei
M.MUÍVTANITZ M . G L O C K N E V ^ H O - ^ H T H O R
MHOHE^GtfSV M.SCHRANK0GEL/G5Chn¡L2 OrieSy» „ ALPEÍNER^ M.INGENT <(!*;,„„,„ K a s e p n V M.DREIHERRN „ -Ivi.üUUÜKNERX'-'^"^"'"^" ^1 . 'i ^ M G'BEBENZEN'' . S E E T H A L
• HeHjqenblut HOHER
M.BURK "VM.LOFFLER . ^ . i , _ J^ M.EICHHAR • HcHjgenblut HOHERSONNBUtíl^ M.SOW<í?fBIJCK bPTBfSJ M.KATSCH r i M.PRAUKER ^ ^ d (8 70
Winl 'Mathon, TEL JÍÍPFITSCHEr ^N^.JakoÍ!^®'^* -i- íPokhopn
^genWindMatpei M.áfRGER ND.TAÜERN X POLLA „ V „ . f - / - , (o 1 S169 M.KUHALPt ,
' *Galtur M* :^ ' P
!3c^nd5f ^ n d S ^ ,_,
'Toldan•( .. ^ aunen
„ z r E T H T ^ ^ S a d ? n 3 , , , , , J / 5 , J a k c b M.HOCHFEILER ^S.Joha,,,, '^ ^teinhaus„s(-H\^R2F.s^ V u t s c h a l l H e i n i t z „ , _ c ; < .^,„,.„„ ( f E l n o d '
. Soiden I, M.ZUCKERHUTL -^^^s^^^y^Ilsche^eur , Mitteial^ * ~ '^^^ M.BOSES Walinitz-
Dn 4 í i ¡ ¡ I ¡ í i r a A '^'•ef^sbru^ke,.-;-^,,^ Turrac "'^^OradeS ---^—JL Huttenberq -
C XM -TRO^ER
.M.TROJER M.LAS'JguNu \staniska ' Dnllach\ :- .
'•Najders . _^ Ky.C. ^ Ahornach O \ <•., . I ^ • •: Q - 'nnSpFpaqant • FreisactíV ^ " ^ "
, t- Lapcaen sai '^"'' i • M HOCHe^L \ s j a k o 5 ^ _ ¿ 3 _ i _ _ _ _ ^ v > . H Ü C H S C H 0 8 E R ^ g\.M.SADNlG % ; - « REÍS
. J S c h l e i n T / ' "-WE.FssE"E°^"^^'*7r/r ^IGUTOI. T " - ^ r ' ^ g W ' ' ^ ^ " ^ ^ \ r ^ ' " ^auFe '^^^^^ •qMoptscJíach Hwunú ^ — ^ ^ ^ 2• ^8" ¿3e s6 s " " " ^ ««BERETT
B S R É T T " - -^X . ^
,^ ^S^ trr aa s
ssbi^_^^r^!«^GÚttar|ng ^
^ ^ - Í ^ H * * - ' * ' . - / í ^ ^ ^^ " " ' T ^ ^ ? ^ ^ • S n \ I ^ " r z f ^ b a u X ^ - - P r u ^ d e P 3\ \v0/ t . G RAPPrctí
KGRAPPACH V.J-i. . .obenth.
Reschen w.HOHEKREUZ Stilfe? ^ . ^3,3 Weitenthal ÍUttenheirr, . M Í - S Í ^ - ^!.WE1SSE S c h l a i t e n V ^ ^ t Wmklenn. M.ROSSENiÍK^G U R K T H A L G l oo ddnni it tzX^ ^Z w e i inn^ i u , ^ ¡ j ^ ^ y J \ « A l t h Í t e n uj
t • »,.,.ii.o.j --i,^^,,.__ M.HERFN V • Iselbg^
.P.VEREINA SChuIS ^ +Gpaun "M.WEISSKUGEL AU. ,. -T^^tin^'^M.JAUFEN V a ^ P b a d / V,-iu[ -'^^.^S?," Gk'isi'^""l6Bad "-ÍMandalena M.REDEN . J - „ ^^ íeiílnsfeld
Ifberst
• D o l s a c h „ „ „ ^ M.FREU2ECK„ 1
.Valentín -'*"M.FJNAIL ' «á n' a °h o' r ' " 'Pens SpTTTqfs: *vi,,'>!,?í;ICI<''""^Puni M i l l s t a t l Flfedenltieifti ^ ^ a^ d' j^i t^z /Aülbbpex kc 'kl ^^^ M Vsr,Hiíf5^.Schaurtiibod&í°JÍ'"9 ; / ~i
MN^CiJKSÁu.SchauAibo
sus^x-'gu^í^dr^ * KuPZhoí' M.SIMILAUN
. , - . n . n . . . .
It^oHEwiLDEOf^a-^tlIÍ""'. . - , . ^ " - ^ F n a n z e n s á S M L . i u l p ^ ^ n J ^ c h a ;R^sen S.Ma'Ptin.nnenvJlqparen
" ' " • V a n z e n s F l ' t e ^ J f ^ " ' ^ Í ' f £ t ^ ' T S C : 3 ^ 3 C Í ' i ^ n ^ " S-Ma'ptin innenViílgparen"' ^ T ? , ? " '
Th'.?™^.J#a*^ ' ^
.,„...,--.-.--^_^-^!^-M.scHARNii<Gnopenits
? W l i k o ! s d f S a c h c n b u r g '
i'spittaJ
_ Scarl ''jtBuPgeisJ • "^'M.SALURN „ ^^ M.TEXEL •^ (-juivvemsLey :hald
. oi-iraiucra. \w«iWpishn._ . .
J k - R ^ i ? ' ^ •"iro;oph\?5°''^"Mttl 0lá?fT""Bi™?"9-Tr •;iii¡=,r,Te5senba._,-^*?^fp,!^;,iri 'J;i'««D ^Db.Dpaubupar,ppifV.nhn
-.^MMlRNdCírv Himmelberg» Glamcqg'^'i^^slf'^^S'^Donae-
CL ^chlL/.Mal3 Matsrh ^ ^''"''"^- o V e ^ n u e n V Abeps^^^^ VahPnmfg.tali - ' " " ' T E r n e b f ^ ^ ^ ^ P S ^ a n t i t s c h . _^||¡ach [yyfPl^jj^
"f'^ted. ^^ _ HSCHAZEUMET
M.SCHAZBU^ t*-^i=—^^Techendo?^''''^
* 0 M.TAVFiu / Sn^.Tants^h t P E n , ^ .- Plap^¿^. /{Schonna Reinswaid Bnessanonelr- ^ Welschefifen ^ ^ ^ ., \nn^.p%^nWl'
>' ' ' - " ^ .síwMripnns 'tóStl!Ci:^*^^e'^ano S A R N VH A l<B™en)Z, . M.GABLER Í - .S.Viqi ''^"^^ S t , l•HFRFM * • §ff"^g" K A R T I T 5 c i i - - - : % _ i £ 9 S g i ^ . ^ f o "-.^^S M-SATTELNOCk
TBrail Lopenzenr -. FgiSGÍ^e'SMnW^L^ ( j ( ^ ^ = ^ . 5 l 3 ^ ¿-í^iThoifeVoIkermankf
^ LH5PiTz,L'esi"9 lesing'-^—^jggS-^jj^^vOf "• «VVteissbriach
• r r ) f Jfei?>^ns5Ta[-h Moosbupq X / «f
*«^\ r r e f í g R ^ ^ ^ •'^ál'chlLnoKrJmgendo'^' ^rtendorF,
:°19^" WaidbPucky5.PeteP ^°^É^,r. l ^ L e o n h a n d S * l " i ^ r b a = / ! * * * x * „^ ^ «)f
iÍ Padola
p^^„,. A L P F T ^ - ^ ' . ^ r ^ * ^ ^ ^ ^ ^ ^ - Í ! i : ™ # - ^ a l t e r ; n Bleiberg^eUa5R?íx^W^ber^ íanzian,
feííi'Ebenthal

Fanopesapjis Rigolaío Tneipo , . . „ ^^^„. ,„, GallizieiT]


Saifnitz „ . , .. M.voiscA Suétschach ^^berrerlachjsii-tgrjjgr
*p.FiENO •>- P ^ V ^ - ^ e á ' A ^ ' ' ' - " ' ' ' «.GLEEK «• ^RENTALg^jp«g¡^casterFon§b^3"'f l ^ S e n ^ ñ e g g p , , Ca[npite;io-,A p . ^ H o S T ^ ^ ' í ^ " ^ / í ^ r > ' ' ' . 1^20-/^^^°'^' >^^^mH>T^T /^"^^ S *St?»'>,^Jb^:^^^ M.RÜZICA „,„,,„

P.BÉRNJÍÍA^"; MDE^PIAZZI . ..V102 Valle Aupezzl


Mog^io Vellaoh
^ M.REDASCO M.S0BRETTA3692 "V ^ M.RAz.oiV Scheraunia VMREGUNCICX
V^"^--'Veranólo Preone
iblmezzo L Politsch
A5d^ed,P,. • C o ^ o l o ^ l ^ . ^ A . ^ ^ ^ ^ ^ ^ / ^ K a t h a r i n ^ RSTORZIC
t p.TEO Sóndalo y M.GAYIA asá • Jomm^so 'Fusine S.Glo^glo , M.CANi|i^,* (ETr^nta AM.TRIGLAV
i - íX'Mortdadizza " » , le M.R0CCHETTA/ M.pRAMASGlORE M.VÉRZEGNIS^ Cavazzo „ •Neumarktl
11,, S t o l v I Z Z a S5&-I- Flifc;
Gposio/^Bolladore„\viso" '^^ang^-^ec^sjS"" Teppss* •\N?¿°no«„rh.^=VH» T P u t J e n § ' - " 9 ? n . o , , P p | d ^ Paneveqqia A f c . ^^^°'^^''^"^hr^OPn'oú,Zoldo^^'íf^., , SM GREBEN
Pe2 M.PREGAJANE o .
npnnn I ^^''í''^''^' f ^^ ^^^^^^'Í^^^S^^ - ' ' ' ^ • ' A T a i b o¡Valle
n W o l a ' dCea s t e l l o . / 2321 ¡ Avasinis
fc. 2874 v.Kanker

'ono
-^RMORTIROLO_^yif T p E l - T O N A L E
\ y ^ezza P o ^ t a A i J 3534
^ M.SASSO ALTO
diCa^pígtío^'^^.vALscuRA
"^^K©r^vf|?r4,,^fc^ t, ^' I ' * MJIGNER
S.MaPtjib »«xRivamonte><r -ungarone
4,Cinnolais
A p a m o n f c i •VM CORNO
z
Madoni fopona y'M.AIbiano A i- :RODAGRANDE " ?^, —,,ÍV.V. ^^M.HICITTUME USOppa
M.STELLE DELLE'SUTE JKRODA^GRA^NDE * > > i M.5CHJARA r a i n burg
pr E d o l o * / M.AV10 , IfPRESANELLA Mezzoiombapdo' /Faedo Monte TGasaldo °A ''^^ 1?Po"tagna
ViiieCejí Brusago Ca°P'a. Fiei^Sipop.**! ^ re') M.SERVA •Meduno
^ ^ ' ^ ^ • ¡ Í H i ^ . ..ADA«ELLoM^-e2£5la,r M.rosA Andalb^ai. M.CIMAD'ASTA PpjjIrerO * "^P.DCCERED, Socchpp •^fcSParc's
A p ^ c a ^ ^ ' ' " ° / ^ 5 ^
CadPP7npp\
3 5 5 4 | CadePzone)
Laoepzonej
M^i ^^^"^"^irX^uis^
"Molvenqjo„„„<,^fíS^_,r'rTffi"a
o'venf ^^^^.^yV-yePla
.•BedolloM.KREUZSPn-S2848
TPiazze
iazze , . C
Gánale
a n a l eS.
^ SB. B
í^tJ^
o ov vo /^i * rJ°2SSi"¥>^3Z8
••Tonadn
...Mezzanqr
.M ezzancj"
°íPerun
M„I, .- ^» , c •Mania^ i X í-^Mansburg,
D=l=, * ' . 'IrriRP > MIS »i T,Mas ^ Monbepea'3^'' 'S.DánÍL
(Malonno ^ ^ • - I.CARÉALTO
' ,|'XTT!S''7 L.Molveno^,7^^ Vra'o= Baíelga - P f M.CIMCN RAVA ROJO 'Gotea »* ^ • •Faedis . . Stobí
M.TORENA Berzo Demo ^ . „ 'Teplago. c ? ^ ™ > g l ' p L ^ - Bellunoj^^Tam'bre Copfcina, o '-V K. XJ/1» 4 M o r u z z o
1 " Í ™ >/
Pelugo a , „ . . . „ v p „ í „ ^ i 3 g ° . cMzan¿''°9!í;e„^,,,„,M-SCHRUM 2438 ' ^ ^ " B'.BROCON
R O C O N "»^•*+* - " SospiPolo, S.Pietro VichmarigH
CedegolsC^viore. Dopsmo Vezzano " • M * n f i * .Montagiiaqi arp^
Loveno 5teTñ¿f§do.'^depg.none'Wg3¡"2 <^ - '^^^ f c t l P T O L V ^ ' ' ^ C e s i o M a g B ^ P l i n i n a j—^M.PASIVORÁÑ'
/COP DI BREGU2ZO\ ::iíííiii«i;#civioaie y<N-^*^Konzina "•'r-'g) N r-^Schwaczeníerg• S.Vei'tV
5Veit>
M.GLENO
Capo di Ponte Tinnp X r a a o i e ^ ^ - ^ a p c I T e « C a l a v i n o ' ^ K ^ .i^nl ^t gafVJ 'Pe regri gn e
í íRi ro n . a B h o ^ - t f r i n n n • •Tesm^é'^'' ' . g e r v o ^ ^ n m . y ^ y j ^ T r i c h i a i i f i Aviano* •^Vivarg Dignano
Udine _ f . Prpmariaco / 7 ^ J r C a n a l e Tribusa Sebrelia-v ,^ ,_ ¿ Schwaczenberg ^
BPegu'z°zS'X ' ^ í ^ d X s I n r ^ S ™ ? ^ ^ ^ • VICENTIN < \ V S. FoSsa y«S.Odcirico
Vilminore lyttrifPrepottJ^Qpl nRritov* Cepovan i ¿ V a q h ^"^SÍJotst > <
Ronáne./ Fiave* , / . " ! , » ' ' « " 4 v ¡ o o l ^ 4 K > / Í ° " ^ l ™ o l * + ^ ^ fpi„qicAMPo''.ArTe'ri^Y(r''COLMOI c Pasiar
Serravalle:^ ' ^ ' ' ° ^ 'Pblcenigo S^naTiinj
M.CAMINO
F.URIN Baiiino í ^ v e d j ^ e ' A l d e n o . / ^ 3 ^ ^ ° ^ ^ ^ - A r t e n V ^ / ^ COLMOI Serravalle;' .„.ia- ^.anzanc , , V^'^^^C^Lokve ' ^ J d p J ) ^
'B'neno ' > .Daone_ yé .... — . J - 4 P O 'ía?/,. •ff^sttapoCaTdonaJK**»,» ¡ M a p t i p J e l W Z p ^ „ «f^«"^Xcisond.Valrnarino % Sam Sappnede ^ 9 ° . " ° ^ . '
g^^RFRERONE • - ^ ^ •enigo N o f t f ' J q j P e s e n e l l o L a v a P Q í f «'^r''^'^»'"'"^PpTmn1ín>^ MlORATlCofl- FQ,,, . . wttSnOp^ • l o n a n o . R¡sano"\ GiDvanrlNX'^í'"'^Ofis' xj - / j . .-oo ]s0 .
-\ BrunndorP
Mazzuno Esine •M.VEREN» Popdenong Podec •
.Cismon Quero»\SegLjsino^
a^^í.Cismon QueroHSegosirlo^''' -FePpín* T, • S M a ^ ^ / M W o ^ ^ ^ r ^ ^ y L t p e"!etre ^ ^ ^ ^ -M.KUZÉL " o ^''"^""'''"^'^lotedersiciíTSSrdN
I Galüo irr^ •Iggdorf
< Í W M • Alano .'• f^S' lalmassons ) , • J / e r s ? rrañ,^rSt^^"'if^^flndSSV ^n ^.Cerriizza.
..Cernizza Schwarzenberg
ocnwarzenoerq . uLfeterloitclí
VapV P^''^«"Aa*3v,;nR* • L l a ^ S a # 5 ^ - ! Í S í ? ^ Haidenschart " I A V O R N I K• •¿^erdo: . 'Franzdorf
4 Oberd
A z z i n o Décimo
rvaziola" T,HnV»CQ5tanievica^ SchilzB.. B t u l i j e n
??• DEL ^.SDan
Faltone"'^'- Comen - Nadlisek
/ C a m p i o ^ a i t ^ i ; " / ^ l ' ^ ^ ^ ^ ^ ^ j / , , VailapSa F g a , ano 'leris ' r ^ e s f oestovica
u i c a ' G'GoriansKo
o r i a f í s k o / ' v s'veit\BiRÑBAu'M
AnFc
lavenone •.»''^~do|, LRoseq#;:<:v>Ql¡ino
BAVÍ^Ji™ C CA
AR RS SOO .. K O v % N A N O S ^^'"e.novitz •Zirknitz .'Q^^^
í«d Mase'^ac
.JlrflERBr^delsberg
idpo *^PiovepeX^ IMason '.yRosA Long^ R¡ese
•^V /ronte-ui- ugnaTi.
W„o;,^°.^=^^CaPt¡5\ano
/ p e g aanze
n . : i 9 í' C
TC afg
' t li ;gaknnoo Fanzolo, N i ^ P t g ive ..Ce^E
Feppapá (/*/r»^'" ./-tf. L f ^ ^ "'^'-"'"•V ; : , ; . : . \ ¿ n i e n e x a™
Rossano
\ F anzolo^ P o s t i o m ^ TOnza^" ye Cea^Co _ rJ^"9
5^V ¿v^! Otok
Istpana'' Laas
j a i g a n e d a y r t í t j r é d i Mosto I.Primera MiramaK ^ Z S / DivacSu>-v i
% l á í ' ¿ S * ^ < « S ^ d e p p a / ., /Pai''''^"=''t^
• -• yPepilr^zo yValdagno-^
\SandPÍgEÍ>^zze
¿peina J . i p i 2 2 í * ' S \ t o n z ¡ 3 n ^ V ^ ^ ' ' ^ t e r K o s a r c h e » , 'Verfchnik
^S.Vigilio>4l
^ \ , í
Caino,
Soppaponte xro . -,
Capp,?ÍS fSr'eorS^n^'^^y,,^
, Toppi^^'JpKlce \ y H°
CpespadopV
Vselva
ls°la • - ^
Wopnedo \ \
'?vi¡le
V^DJeville
SS.Pietr
[^nfSr^"'"^ Casié
• r p v i - í ^ ^ s n s o n V(Fíisáalta
-'
p r e g a n ^ O l Mej
overt/Cággií'
S o n c a d . ' % ^ ^ ,5.Dpna
4 ' t a di
. . Piave
. . 5.Gá
TRIESTE\
•\rieste ServoH
tesovizza ¿ p i W l e V — ^ o r e f n j Sagurie
" "Niíf^'V'Rodik ^ ^ f .GraFenbrunn
Podqora
^ Preziti'.'i
Ospitaletto Jl Gavapdoaf^'^^'"^^*'- Musile" óe ^T«r»c~XX''°sina j , , . A X . •Koncenzc. ' -'
^ " « P # * ™ ' " ' t '^°^-T-t:'*'"Caste^T«^pS°m^^^^ ' 'Casa!¿s-bil '«s P<f6p luqqiá) ^ Clanz^nerpelíe *^KOze ¿ A 'Schambie
• V3reái¡aNuvoier3 te^l^ , Gazzo* % - ' r „ V SmeneUX r. M ^CHNEE
^ Moniga
: f B a P d o l ? ^ y r ' - ? § í ^ l n e V^^''^^^"^ 'Ss^'^'^taipi/ '^°"''"'-'^> igha "Co, -9/)e
Pdnton>{«5-Arnoí<ogic \Gpez2ana S.Giov^nni ^ ' ^ ' " 5 # . > PiazzoJa t;tel]azzo „.éi1ol¡ '® %. Isola 1083
„ Pabenohe'/' Pirafo 5LAVNIK
Pont:eS>gpco'-, iSeplíio'nV i\^|ü'ÍPp'?° ) 4na¿rc '*''-gnan'HJ^£^^^/-V^-S£amrsano
"•°d¡ Contal l a z z ü Sp59fetria . \ y •ci'í""!" . ) " ^ ^ ^ y \ Trstie
'esenzano ftiporfa llllasi Ronca Salvore, .CortedISbla. Cove-dí^ ( f ^ ' ^ g ^ ^ f a c t - ^ t e l n u o ^ ^ A Grabc^nska
/Pastpínga ^ . " ^ ^ d i Piave vecchia
Lona" Igschiepa vallino Bassania .Siz'z,ale:^^.5ocher ^ - V o d i ^ e Sapian,' ' ^ -- M IELENAC
Montichiani lo«A V Montebelloyf ' ° " 9 ^ M ^ S X - < ^ ^ ^ " ' ^ \ í f l £ S á S - ^ 3 ^
Gfiedi
Leño
Solfferino o JSommacampagn
-^Valeggio ^ S.Bonif^cio /"íonigo
.^duaj MAR M d 6 l C a ^ ^ ^ . ^ S v e n e r e jGradigfra V ^ r e s t
Umagar^^—\V
" £ ^
.Serna P M ) " ^ ^ « n R n ^ í ^ " ^ ^
^
\
Kla^a^: C R O A C I A
,"•
*CaP[^nedolo Albano
'evio / .Onqiano
VenolaRpova y^^ „g^.|^ . Uillafhanfadivípona |AJbanedo\ .Vo S, L o r e n z a LDaila
^,,.,,. j ; ; 5 g : í ; > ^ ^ _ r ' ^up'o^g^ ^ - ^ - ) c . 3 t ¿
ledóle
Isorella*
Casalpidb
Volía / . . .
/vigasio
Oppeano ^ o l o g n a Véneta
/BattaSlia
^P'-^diMalamocco AD R I Á T I C O Cittanuova
Pto Q u i e t o
>Montona Pvrana ^°'°S'
.Rovanbella • „ Anqua Ctiroiba Cerovia^ Lovrana * F i ü r f i l BUscáT
_Bobolone
Ostia no Goito X . / Isoia •"iSMcntagnanáVíf.2!Si"^ Vermo (FITEMAGGIORE
^Jpellestnna
• Monseli GolTo de
Pgrenzdf Pisinoj^xf^ 'GoilogÓHM"73^e
Casteldano Nogana L.Cenea M^p^no -^-D^pthioggia ^^ Antiqnana* / T i r•'" ^^° r p n i r h l 7Moscenice A) V
^Conselve I.S.Nicolo"
3 ° /Galliqnana t ^ e p i c h ) 333 / _ / , , \
Fo^tane^ 5 . ñ si tt rr oo i ni n5Sef íl lvvep .. //AG~¡:m
_ _í -n a• ,-^irsM.Slsn/ F" ii i ui rrn
F n o6 'V 'l * _ V
'lanona
m\
MAPA DE LA rEONTBKA AUSTRO-ITALIANA
Estado comparativo de l a situación de los ejércitos desde el día 10 de Septiembre de 1 . 1 , . . v . ,-. .
10 de Septiembre de 1915 ^ _ _ ^ _ _ septiembre de 1915 h a s t a l a actualidad
^ ^ ^ ^ " " 5 de Agosto de 19" ^ • • • • • • ,„ j T • J .„.„
10 de Jumo de 1917 • « « e a •
LA GUERRA ILUSTRADA

PRISIONEROS ALEMANES COGIDOS POR LOS INGLESES EN LA BATALLA DE AELEUX


(Fot. Central News)
LA GUERRA ILUSTRADA 1509
ra, no sabían cómo arreglárselas. Mientras juntaban gente disponga a declarar la guerra. ¿Van a enviar millones de
para repeler a los que les atacaban por el centro, nuestras combatientes China y Brasil? ¿Pueden prestar dinero a los
fuerzas se apoderaban nuevamente de Zagomila, y reba- aliados? No. Su situación económica no les permite pres-
sando la aldea y empujando al enemigo, escilaban el tar ayuda útil a los países que luchan por el ideal que les
monte en demanda de la cúspide del Kuk. es simpático. Es poco probable que China envíe un sol-
Nuestras alas se prolongaban con movimienlo conver- dado a Europa. Lo mismo puede decirse del Brasil y de
gente, abrazaban poco a poco la montaña, encerrando a los las pequeñas Repúblicas americanas que se pronunciaron
defensores desorientados. En las primeras horas de la tar- contra los austro-alemanes. ¿A qué, pues, fijarse en seme-
de la victoria era nuestra, y largas filas de prisioneros pa- jantes hechos?
saban por el puente de Plava. ¡El Ivuk es italiano! Ter- Los alemanes, en cambio, los tienen muy en cuenta.
minó la pesadilla. Se ve a los soldados italianos que van y Y los Estados Unidos y la Gran Bretaña, que procuraron
vienen por la carena del monte, y aquella soberbia indi- suscitar esos nuevos enemigos a sus adversarios, saben
ferencia (pues los austríacos aun bombardean la cima) in- también la trascendencia que ha de tener andando el tiem-
dica la alegría del triunfo. po la enemistad de esas naciones.
Entre las batallas más encarnizadas de nuestra guerra. La guerra acabará un día u otro. Y cuando termine, to-

Tienda que sirve de estación central telefónica de uno de los cuerpos de ejército del frente inglés en Francia
(•pot. Central IVfius<!)

se recordara durante muchos años la toma del Kuk. Ante das las naciones procurarán reponer las pérdidas experi-
la torva montana conquistada, que los austríacos decla- mentadas. Su industria y su comercio les servirán enton-
raran inexpugnable, ante esa mole ingente ganada por los ces como ahora sus ejércitos. La que no encuentre merca-
Italianos, se experimenta una sensación como de prodi- dos para sus manufacturas, aun cuando haya obtenido
gio y lo que nuestros ojos vieron, asume en la mente ca- algunas ventajas militares, padecerá un desastre económi-
racteres lea-endarios. co. ¿Cómo vender si nadie quiere comprar? ¿Cómo man-
LUIS BARZINI. tener abiertas las fábricas y en actividad los talleres si los
géneros producidos deben amontonarse en los almacenes?
LA OTRA GUERRA Las naciones aliadas procuran aislar a Alemania. La
guerra que se sostiene no es un duelo cortés después del
¿No se fijan cuantos siguen con algún interés las peri- cual los adversarios se estrechan la mano. Durante mu-
pecias de la guerra en algunos hechos que apenas subra- chos años procurarán los adversarios de ahora causarse
yan los periódicos y acerca de los cuales sólo se puede leer cuanto daño puedan. Y previendo el caso de que no pue-
por casualidad un corto comentario? La mayoría de los es- dan dictar su volunlad a los Imperios centrales; de que
pectadores no han dado apenas importancia a la adhesión no les puedan obligar a firmar tratados comerciales que
de Cuba, Solivia, Panamá, Liberia, Haití y Guatemala a la arruinen su industria, los aliados se preparan con tiempo,
conducta de los Estados Unidos con Alemania. Tampoco se conciertan con todas las naciones que les hacen caso, y
consideran importante que China haya roto las relaciones en cuanto se firme la paz los alemanes verán cerrados to-
diplomáticas con los Imperios centrales y que el Brasil se dos los mercados de esas naciones. Y China tiene once
1510 LA GUERRA ILUSTRADA

V '-•''^ .':'».> •''^^&!ÍffiBN• i f f < j P t p w y | W f Y y i a w ^


Y los alemanes no querían mezclar-
• •^is'!jl^\ 5 B^T^^^sa^^sEl^^^^^^^ ftlt^uja ÜT^^EjKsiJfíOF) 'VvÁlíép^m^Í¥W xSlfcíí-í«^S^ffi«T!^
se con los brasileños, no entronca-
l'%^-¿. ^ 1oH^üwli^
ban con ellos, permanecían aislados,
SS£^^K*^J fi9'*^S«ÍlÍ^'^'i*'»¿*'m> ^Vi**!»»*• "'í-* L
^ Wf M Ü W ^ ^ l ^ S i allaneres, superiores a los que les
Í ^ W V X ^ K ^ M H ^ ^ C I H | 'SkSBPí^iS^ v^
^&Mf/lSKBSl^ >S'¿
*^«*-VJ • > ' • ' « St
^*>« ^ .i^'Sft? JSlíBn v-í-e 'Í-SP* # • '^^?^&z*^ ^ ^S habían prestado tierra y libertad.
L^-í?^''^; "^ <fim^Sl&^> '¿'^IL '»"
tft\
B
Cuando termine esta guerra y em-
BHÉEV*• v'^' f 2 í - ^fc-"^ aS^cir^
Ml^^^^'í
'ii''^»^^SStfS''iSk!^k W£>'i.
Mf^^^i'^"'
Wá^^^^M
^^^^r^
W^A 7—-. • • • • ^ ^ V ^
piece la otra, todos esos pi'ivilegios
no resucitarán.
i^í^,^!^IZOl^'iP W L. '' ^iBl^i^^^^^EsSí^í^^Eliy 1R- > |
Los ¡unkers empiezan a com-
li l A prender que todos los hombres son
iguales.
XL'^aBJ'JMrHy*' ^ ^ ' ^ ^ ' C P m f e a K . ' / i V jWi
|j|-''^Ír¿^lHS^^^^"''§^^--=^
m¿ws •^^H^áj^ ••>8ink?Vy'' • Í R - ^ S í % V m « M B Í ^ "*>?
Sj_Jf5^^s>3Bt^vXfc'f'k ' \m-'-V-i ^^smmíM^KOk¿íJÍ^S~yír^\l.^ N, . \\ DOCUiMENTOS HISTÓRICOS
iKJ<2e!-i' 1 Jfi3^' fi»fc
11 ^JBk".
». w J i k . .
• i ^ ^ i ^ ^ iMi^ i
'-'-••IB.'lKi "*•-« * ^^É ^ lO^^-^^Ktí^^
^Br .^^B ^m JMBJP^ ' ' J R O B ^ ^ S B S I S H ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ H V ^
*^¿^^..*^Mt¡^ '^rj^BSÍ ^^ JS^^ ^ SaSiSlí^^^^SBoKK^^St^^M
IÉESK í i n m fe.
HBW
- i'-'-^í^^P^
0^<BflM£ fM f^^^S^^^MSSlí
^%}í v ^ sSm iv ~,,>mm •^^UutaSggiiBBKgBSlifl Discurso de Carlos I
• '! W#'/¿íHJ Í { ' ! ' ' i / K j í ^ a í l í ^ l ^ t í a *^ I B I K ^ B ^ P ^ ^ ^ I ' -''^^^^^^=^=^=^IKim
IHI^^'' C V Ü S f l ^ 4 f*v«»«!»'^^- «^Sfi^^ -i Vm^^ ' Áü^^SKanv # S ^ ^ ^ ^ l ^ ^ n H ^ H S a i K l K ^ « ^ ^ ^ «J
RP ¿ &^W?'^*
w^'í « ' Wv ' A^ ^1^^B »P saaK3ÍSHH^?9^^^HtÍKi»K3K%^
dfli^B^KI^&^MS He aquí el amplio extracto que
•I •g• g ^ ^'^.• •d
KL V
• 1 A> ^!f- v'^.t yPj^ ^ysfy-;. ^''%.. ^SffS^fk ' < Ü ^ V^E^¿i^«^*ÍÍ»^T^^^^3!íi-"'mBÍ^52^ Jwsy/M
^^KiS^'-'' ^ H u l / ik * % • T Í L . ^ ^W.-'xlií^^^'^'*^^ ••.•í^^^^^SS^íP^*T^>'fc^«M^}-' J del discurso del Trono, pronunciado
i p w » • ^.^n^^ai'i ^Bi:- BBii^jglJSÍ J Jti»-. -^ «^w;! • ^ ^
lm>' ^'^ ^.iflBaJ^J* ^£9» ^ ^ H r a ^ ^¿wiBVt- ^^tt.
M 2 jl !W ^ ^ ^ ^ ^ L L ^ ^ H '^^==^*^^«iei%^^^!;^4^9lHM¿:^^ft;^^¿^
^B^ ^ • ^ ^ ^ • 1 ^ . <M ^So.,^ •^H«*^eri£~^m'&S9nKr^ '.ttir.-fKlBi en Viena, publicaron los periódicos
f^^^S^á^S^. l n ^ Í K 9 n k
*1 fS lí^
' <w
VÍ^^i^SÍ^^ españoles :
M Í / ^ I iTr ' ^ é ^ •^•r ^ ^ ^ PCSJ-^/^""'is^^^^^S
En l a solemne apertura del Reichsrat, que
Hr?»^*~\i<^AM '"'f 'i<
?< a l f » V k > W
¡^^^^SS^SHK fíj r.^'l
m.' ^
B&^-'V"^^-''^Í1IÍ^^^=*N1Í^ se efectuó en el Hofburg, el emperador Carlos
pronunció el discurso del Trono, en el que re-
f -W^ •'.'• "^SSmK^'^^^SSi ^ lí. > ^ B » " ' :;.^fc>^^gS^BBW5g^^^»>S- p ^ l cordó primero a su augusto antecesor el em-
^Si^,_ ^"^•P^g^JKSMpL.
/ii lí '^^^'•*^Biy'*^^rr7^^^^ ^ ^ perador Fran'"isco José, cuya memoria conti-
'^^flH^^^HH»^^^v^ ^fj nuará viviendo en los corazones del pueblo por
sus obras imperecederas.
r^ii
¿lw;« H•fililí
H/fHi^.:^í!
^
^w ," ,
^•r '
"^¡¡(^(¡¿¿^^rwr':^^^\C. .-<^' IQ¿?-^K¿:^«M
/"^V"". >.3<5r^^
Las emocionantes señales de lealtad hacia
el emperador fallecido y de fiel adhesión hacia
el emperador Carlos y su causa, que sus que-
4 / / ^ \ ^fcifí ' ' ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ M ^ / ' ••"^•^^^^^S ridos pueblos apresuráronse a demostrarle,
^mS^Kif H'M V
Sg0ÍRW^»a\is'. J\/ \\ i 1 /f B •*
•H f ^

ij9 Ki^^^^^°^í^^S fueron para el emperador un verdadero con-


suelo en aquellos días tan graves, por lo que

íií 1
m^B^^
; b^^^M^I

H t ^ v'v^
m'
^ ;^<''I^^^^^^^^^^^^^HSP^ " ^ ^
él está cordialmente agradecido.
Llamado en tiempos difíciles p a r a el go-
bierno de su Estado, conoció el emperador
desde el comienzo la gravedad de l a tarea
que el destino lo impuso sobre sus hombros.
•lYo siento en mi interior, sin e m b a r g o -
1 . continuó diciendo el emperador—, la voluntad
y la fuerza para el desempeño de mis deberes
como soberano, según el ejemplo de mi au-
i?usto antecesor.
«Los he llamado señores, para poner en eje-
cución su actividad constitucional y doy a us-
tedes mi cordial bienvenida antes del comien-
, • •

! ^ ,-:/4^—-^ zo de su trabajo. -
«Es mi irreducible voluntad el ejercer mis
.,
derechos de soberano siempre en un verdade-
ro espíritu constitucional y respetar inviola-
* blemente las concesiones constitucionales.
«Estoy convencido de que la floreciente re-
novación de la vida constitucional después de
la esterilidad de los años anteriores y des-
pués de las circunstancias excepcionales
creadas por la guerra, aparte de la solución
Observatorio establecido por los franceses en un árbol de un bosque del Argona de l a cuestión de Galitzia, para l a que mi
(Fot. Central Xcu-s) augusto antecesor y a mostró el camino, no
es posible sin una reforma y ampliación de
las bases constitucionales y administrativas
millones do kilómetros cuadrados y trescientos cuarenla de la vida pública entera, tanto en el Estado como también en cada reino
en particular, especialmente el de Bohemia, y confío en que el reconoci-
millones de habitantes; Brasil ocho millones y medio de miento sobre l a grave y seria responsabilidad para l a reforma de l a
kilómeti'os y veinlidós millones de almas. Constitución política, la fe en el fausto futuro del imperio t a n admira-
Los alemanes contaban, al principio de la guerra, re- blemente robvistecido en esta guerra, os dará a vosotros, señores, la fuer-
sarcirse de los quebrantos que les ocasionara por medio za p a r a ' c r e a r pronto las condiciones en los límites de la unión del Es-
de una exportación intensa, enorme, reparadora. Para ello tado y en la seguridad de sus funciones, para poder d a r paso también
al libre desarrollo nacional y de la cultura de las naciones con igualdad
continuaban trabaj;ndo muchas empresas industriales y de derechos.
no se amortiguaba, antes al contrario, la actividad de sus «Por estas consideraciones, he decidido reservarme el juramento de la
astilleros, a fin de tener mercancías y medios de trans- Constitución para una época que espero no esté muy lejana, en la cual se
porte. hallará de nuevo firmemente cimentado el fundamento de la nueva, fuer-
P,ero ¿adonde, ii'iiu los buques alemanes cargados de te y feliz Austria, establecida sólidamente en el interior y en el exterior.
«Pero hoy yo declaro que siempre seré para mis queridos pueblos un
manufacturas alemanas? ¿En qué puertos terminarán sus soberano justo, cariñoso y concienzudo, guardián de la idea constitucio-
inúliles viajes? ¿En qué muelles descargarán los produc- nal que hemos recibido de nuestros padres y en el sentido de aquella ver-
tos,dé sus talleres admirablemenle organizados? dadera democracia que precisamente durante la tempestad de la guerra
En el Brasil habían llegado a constituir un Estado den- mundial h a soportado tan admirablemente la prueba de fuego en el frente
tro del Estado. Habla pueblos y ciudades donde sólo se y en el país.
«Todavía estamos en la más formidable guerra de todos los tiempos.
hablaba, alemán, donde los periódicos estaban escritos en Dejadme que envíe en medio de vosotros a todos estos héroes que desd*
alerrián, donde en las escuelas se enseñaba en alemán, hace „_„ ^casi tres años cumplen con gran abnegación su pesado deber y
d o n d e las calles y las tiendas tenían e n a l e m á n s u s rótulos. contra cuya férrea persiatenola ee estrellan en estos mismos momentos
LA GUERRA ILUSTRADA 1511
las nuevas y furiosas acometidas del enemigo entre los Alpes y el Adriá- tendrá que hacer cuánto sea posible para aumentar la producción indus-
tico, con corazón agradecido mi imperial saludo. trial, profesional y agrícola, abaratando la producción por el mejor
«Nuestro grupo de alianza no ha buscado la sangrienta prueba de esta aprovechamiento de los tesoros de la naturaleza, encaminado todo para
guerra mundial; más aún, desde el momento en que gracias a los im- conseguir por medio de nn favorable método de trabajo la regeneración
perecederos esfuerzos de nuestros ejércitos y flotas, ya no estaban seria- del bienestar de los individuos y de la comunidad.
mente amenazadas nuestra seguridad y nuestra exisíencia nacional, he La previsión social no interesa menos al emperador y cita las res-
manifestado abiertamente en términos que no dejan lugar a dudas su pectivas medidas, particularmente en el dominio de la instrucción de la
disposición a la paz, guiada por la firme convicción de que la verdadera juventud y del bienestar de la clase obrera, elevando su nivel moral y
fórmula de paz sólo puede ser encontrada en el recíproco reconocimiento cultural, y, por último, la clase media, que particularmente ha sido afec-
de la posición de poder de los diferentes Estados, gloriosamente defendido. tada por la guerra y la que no podrá prescindir de la ayuda del Estado.
»En nuestro deseo había de quedar despejada de animosidad y sed de La confianza que en la clase media se había pueato ha quedado más que
venganza la vida de los pueblos de hoy y de las generaciones venideras realizada.
y para cuyo mantenimiento no se necesita lo que se llama «el ultimo me- Incita a los diputados de ambas Cámaras a cumplir siempre su deber,
dio de loa Estados.» l'Uesta su mirada en el bien de la patria y escuchando la voz de la con-
..Pero a este supremo objetivo humanitario sólo puede conducir una ciencia, en lo que estriba la mejor garaníia para el bien de la nación.
conclusión de la guerra mundial, que corresponda a aquella fórmula Los acontecimientos de estos tiempos han impuesto su sello al senti-
miento nacional haciendo más perspicaz la vista para los asuntos políticos.
de paz.
Luego dice el emperador:
»E1 gran pueblo vecino con quien nos unió en otros tiempos una anti-
«Estiive mucho tiempo en el fi-ente y he presenciado la actitud de
gua amistad, en paulatina meditación sobre sus verdaderos objetivos y
nuestros héroes que defienden nuestras fronteras; conozco el espíritu que
cometidos, parece que se va aproximando otra vez a este modo de ver, los anima y es con satisfacción y admiración que he notado la vivifica-
intentando encontrar, a través de la tenebrosidad, una orientación que dora fuerza de este espíritu victorioso y por esta razón no dudo que el
salve los bienes del porvenir antes de que los haya destruido una insen- rejuvenecimiento moral que ha experimentado la patria en la guerra
sata política de guerra. se manifestará en la vida nacional, reflejándose también en la labor de ' a
«Esperemos en interés de la humanidad, que este proceso de reorgani- representación de! r«eblo.
zación interior logre transformarse en una vigorosa formación de volun-
tad y que una semejante paciñoación del es-
píritu público 'Se extienda asimismo a los de-
más países enemigos.
.'A la par que nuestro grupo de alianza
con irresistible vigor combate por su honor
y su existencia, eee mismo grupo está y es-
tará siempre dispuesto a enterrar la disputa
con todo aquel que desista sinceramente de
la intención de destruirla, y quien además de
esto qtiiera reanudar las relaciones sociales,
encontrará en nosotros con seguridad análo-
ga disposición inapirada por el espíritu de la
conciliación.
«Entretanto, no flaqueará nuestra energía
de luchar, nuestra espada continuará sien-
do afilada, y en fiel unión con nuestro anti-
guo aliado el Imperio alemán y los demás
aliados que durante la guerra se han unido
a nuestra justa causa, quedamos dispuestos
para conseguir en caso necesario por medio
de las armas un buen desenlace de la guerra
que gustosamente agradeceríamos a la razón.
«Lamento los crecientes sacrificios que im-
pone al pueblo la larga duración de la gue-
rra, deploro la sangre perdida por mis va-
lientes soldados, las privaciones de los abne-
gados ciudadanos, todas las penas y sufri-
mientos soportados tan heroicamente por la
causa de la patria.
«Los esfuerzos de mi gobierno, secundados
por un consciente ctierpo de administración,
van continuamente dirigidos a hacer más so-
portable la vida de la población cuyas altas
cualidades agradezco, y para asegurar la su-
ficiencia de las provisiones mediante adecua-
da organización, preciisamente ahora que
nuestra ñel tierra nos ofrecerá los frutos de
este año como recompensa por la activa labor
de los que han quedado en el país.
«En estos días más difíciles no dejéis, se-
ñores míos, de prestar el concurso de vuestro
trabajo Uevado por la inteligencia y la expe-
riencia, para que venzamos las dificultades
que aun se nos presentan hasta la próxima
cosecha.
»E1 deber del momento es concentrar todas
las energías del Estado, pero por eso no he-
mos de dejar de prepararnos para los grandes
cometidos que nos reserva el porvenir y de
cuya feliz solución depende la futura prospe-
ridad del Estado.»
Señala el discurso del Trono la necesidad
de la reconstrucción del país destruido, espe-
cialmente en las comarcas que más hubieron
de sufrir por la guerra.
Califica de deber perentorio el pensar en
los deudos de los que perecieron en la guerra
y en los que en ella perdieron la posibilidad
de ganarse la vida.
La capacidad industrial que se ha mani-
festado durante la guerra tendrá que ser
transformada y ampliada para los tiempos de
paz y adquirirá forma positiva y normal ba-
sándose en el convenio económico concertado
con Hungría.
La política económica de la monarquía Euinas de WiEerval (Fot. Central News)
1512 LA GUERRA ILUSTRADA

Soldados alemanes capturados por las tropas canadienses en la batalla de Vimy, a su paso por un villorrio francés
(Fot. Central News)

«Tened presente también que la fuerza de la Monarquía tiene sus raíces, 1." de Junio. — Los ingleses inician u/t fuerte cañoneo
y no en último término, en sus particularidades llegadas a ser bistóricas, en el frente belga, desde el mar a Annentiéres.
y que sólo la cariñosa consideración de ellas permitirá su perduración y
desarrollo. Contraataques de los austríacos en el Carso y cerca de
«Procurad siempre estar en fiel comunidad con los países de mi santa Gorizia.
corona húngara, que una vez más ba sido puesta a prueba como funda- 3 de Junio. — Los alemanes atacan, en formación, ce-
mento de la posición de gran potencia de la Monarquía. rrada, en las mesetas de California y Vauxclerc. Se entabla
"Fomentad la armoniosa colaboración de las dive"sas razas del Estado,
que todas tienen su parte en la gloria de esta guerra. una empeñada lucha y los agresores tienen que retira.rse
«Señores míos, ofrezco otra vez a ambas Cámaras mi sabido en el gran sin haber tomado ninguna posición imporlanle.
momento que reúne por primera vez al nuevo soberano con los repre- 4 de Junio. — Dimite su cargo, o es relevado de él, se-
sentantes del pueblo. gún otros, el general en ¡efe de los ejércitos rusos. En su
«El ferviente amor común a la patria y el común deseo inquebrantable
en servirla hasta el extremo, sea la consagración de este momento. lugar se nombra generalísimo a Brusílov, quien, hace un
«¡Que el nuevo siglo inicie una era de próspera evolución para la vene- año, derrotó repetidas veces a los austríacos.
rable Austria, una era de dicha y bienestar p a r a mis queridos pueblos! Nuevamente atacan los austríacos a los italianos con.
«¡Que Dios así lo disponga!» tropas frescas; pero no logran sino tomar unas trincheras
en el monte de San Marcos.
HECHOS CULMINANTES Dicen de fíiisia que los alemanes lian atacado en algu-
nos sectores.
29 de Mayo. — Los austríacos emprenden varios contra- 6 de Junio. — Los ingleses obtienen ventajas a orillas
uta<iues en diversos puntos del ¡rente italiano; pero no ob- (Irl Scarpe y reanudan un cañoneo violentísimo en el fren-
tienen), el menor éxito. te belga.
Continúa el desbarajuste político en Rusia. El ministro 7 de Junio. — A las tres y cuarto de la madrugada los
de la Guerra afirma que mejora la situación del ejército. neozelandeses, australianos e irlandeses, al mando del ge-
30 de Mayo. — Los franceses aseguran que han recupe- n.eral Pl.umer, emprenden una rápida ofensiva en un freu.-
rado unas trincheras que en Champaña les quitaron los le de i5 kilómetros. To)nan las alturas de Messines, las'
(demanes. Estos nieqan la versión francesa y dicen que^ poblaciones de Messines y Wyschaette; hacen 6,700 prisio-
conservan las trincheras tomadas. neros y se apoderan de numeroso ma'íerial de guerra.
Los italianos avanzan en y\lbania y se apodera.)!, de J)as- 8 de Junio. — Los austríacos renuevan sus ataques con-
tantes pueblos y aldeas. tra el ¡rente italiano en el Carso y cerca de Gorizia.

E n el p r ó x i m o número p u b l i c a r e m o s el retrato del doctor Bettamann Holliveg; el mapa del s e c t o r Iprés-LUa (doble Pá-
gina), e n colores, y retratos y grabados de actualidad e n negro
HISTORIA DE LAS NACIONES
El constante interés con que hemos seguido siempre el movimiento literario contemporáneo nos ha puesto en
presencia de una producción única en el mundo, que con verdadero placer presentamos al público español e his-
panoamericano: LA HISTORIA DE LAS NACIONES, publicada en Londres por la casa Hnlchinson y Go.
El asunto tratado en esta obra realmente extraordinaria, basla ya por sí solo para atraer y cautivar hasta el más
alto grado la atención de todos los lectores. La historia de la Civilización desde su origen en el valle del Nilo; la
del Arte desde sus cunas de Grecia e Italia; la de las Ciencias a partir de los primeros pasos dados por los pueblos
orientales; la de las Conquistas realizadas por los reyes egipcios, por los emperadores romanos, por los capitanes
de la Edad media, por los más famosos guerreros de nuestros tiempos, las proezas de Alc(aiidro el Grande, de Julio
César, de Carlomacjno, de Gonzalo de Córdoba, de Hernán Cortés, de Napoleón I, de Federico de Prusia; el relato de los
Descubrimientos Geográficos, las atrevidas expediciones de Ilannón, Marco Polo, Vasco de Gama, Cristóbal Colón, Cook,
Peary, Scotl; la Historia Iteligiosa de los pueblos asiáticos, las Cruzadas, los conflictos entre el Ponl.i¡icado y el Imperio,
las luchas de la Re¡orma; la crónica de las grandes Conmociones Políticas, la celda del Imperio Romano, las invasiones
de los bárbaros, árabes y mongoles, la Guerra de Treinta Años, la lucha de los Pueblos Americanos por su Independen-
cia, la Revolución Francesa, la Guerra Europea comenzada en 1914..., he aquí algunos de los interesantísimos episo-
dios que el lector verá desarrollarse ante sus ojos como cuadros vivos puestos en movimiento por la magia de una
pluma elocuente y una ilustración espléndida.
El texto original de la HISTORIA DE LAS NACIONES fué confiado a especialistas eminentes, a verdaderas celebridades
que por sü preparación y aptitudes p.^rticulares se encontraban en eslado de unir la más rigurosa exaclitud docu-
mental a un estilo conciso, claro y pintoresco. Logrado esle objeto por aquellos editores, sólo nos restaba el cuidado de
elegir un colaborador que por su ilustración, criterio y perfecto conocimiento de las lenguas inglesa y castellana,
pudiese trasladar fielmente a esta última tan valioso tesoro científico y literario. Creemos haberlo conseguido plena-
mente al confiar la traducción de la HISTORIA DE LAS NACIONES al distinguido abogado y publicista don Guillermo de
Boladeres Ibern.
Nos creemos igualmente con derecho para llamar la atención del público sobre la notaI)ilísima y abnndanlisi!:i;i
ilustración que la acompaña. Nuestros grabados son en gran parte reproducciones de las obras maestras de la pintura.
La belleza de nuestra ilustración está a la misma altura qu.e su inestimable valor documental.
Otro motivo de orden menos elevado, pero de positiva importancia práctica, nos permite recomendar al público
esta obra: su extremada baratura. Lo mismo que en su día lo dijo la casa Hutchinson y Co., podemos decir ahora
nosotros, que sólo la enorme tirada ejecutada nos permite ofrecer la serie completa de 130 cuadernos al precio
reducidísimo de 65 pesetas. Nunca se ha presentado en el mercado editorial una obra de tan considerable extensión y
precioso valor por un precio tan limitado.

CONDICIONES DE SUSCRIPCIÓN
La obra completa comprenderá 130 cuadernos, siendo de regalo los que excedan de dicho número, cada uno de los
cuales constará de 16 páginas de texto, e ilustraciones en papel «couché» y una magnífica tricromía, reproducción
de un cuadro célebre o mapa histórico. Aparecerá un cuaderno cada semana, al precio único de

DOS REALES CUADERNO


A fin de que el público pueda formarse una idea aproximada del consideraljle desarrollo de nuestra HISTORIA DE
LAS NACIONES, incluímos a continuación la lista completa de los [)aíses que son objeto de un estudio especial, por el
orden en que están tratados :

EGIPTO.-CHINA.-ESTAnOS DE LA TVT>TA.-BABILONÍA.-PnERLOHITITA.-ASIRÍA.-FRNICIA.-CARTAOO.-PRIGIA.-LIOIA Y OTROS


PAÍSES DEL ASIA JIKNOB.-GRECIA.-PUEBLO JUDIO.-ROMA.-FRANCIA. - PERSIA.-JAPÓN.-KÉLftlCA.-HOLANDA.-PUEBLOS ÁRAüES
Y MOROS.-AÜSTRIA.-HÜNGRÍA.-ESPAÜÍA.-SUIZA.-PORTüGAL.-NORUEGA.-SaECIA.-DlNAMARCA.-irALIA.-TlIKQUIA.-RUSlA.-SER-
VIA.-RUMANU,-BUL(^ A RÍA.-.MONTKNEGIiO.-A LE.WANIA.-rni,ONIA.-INDOCHINA.-PUEBLOS MALAYOS. - IflItlIANl A.-SIAM.-ANNAM.
-COCHINCHINA.-TONQUÍN.-JAVA.-.sü.nArRA.-TIBEr.-AMÉRIUA.-PÜEini(»S MAYAS.-COliOHIilA.-ARGENTINA. - PIEBLOS DE QUI-
T0.-PUEBI,0SÍNCAS.-BRAS1L.-GUATEMALA.-HONDURAS.-SAN SAL VADOR.-NICARAGOA.-PANAMÁ.-PERÚ MODERNO.-BOLI VIA.-
CHILE. - PARAGHI^-URUGUA Y. - A lilSINIA. - ESCOCIA. - IRLANDA. - PUEBLO INGLES. - PUEBLOS BRITÁNICOS. - PUEBLOS AZTECAS.
-MÉJICO MODEUifl??:HISTORIA DE LÁ GUERRA EUROPEA.

Según queda indicado, el final de la obra está consagrado a la narración, llevada hasta el día, de los episodios
que constituyen esta lucha única en la Historia.
Pídase en todas las librerías, centros de suscripciones y kioscos para la venta de periódicos.

Centro Editorial Artístico de MIGUEL SEGUÍ.—Buenavista, 30.—BARCELONA