Вы находитесь на странице: 1из 2

HADAS TERRORISTAS | Nicko Miljovichevich

Vicky me despierta con un mate y la noticia de un atentado en el World Trade


Center.

Yo estaba inmersa en un sueño muy agradable y realmente no entendía nada. El


televisor está lejos y ella vuelve al comedor para ver qué sucede.

Lo primero que veo al despertar es el cuadro de las hadas que hizo María y yo
colgué al lado de mi cama. Me vuelvo a dormir y sueño con hadas terroristas que
vuelan en cualquier dirección muertas de risa, y terminan estrelladas contra un
edificio cualquiera por accidente.

Aparece Vicky con otro mate y me dice que me levante para ver la tele, que
acaba de desplomarse una de las Torres gemelas. Yo ni me acordaba cómo eran
esas torres, además me sentía un poco mareada y con náuseas. Qué pesada es esta
mina. Tenía que ser periodista. No había menstruado aún y me preocupaba más
la posibilidad de estar embarazada.

Finalmente, me levanto y llego al comedor cuando estaban anunciando el


segundo impacto de otro avión en la otra torre. Todos están tan conmocionados
que nadie sabe bien lo que pasa.

Tomo mis flores de Bach y me siento a intentar leer los apuntes. Veo el libro de
metafísica sobre la mesa de luz y me da ganas de leerlo, todo me distrae cuando
tengo que ponerme a estudiar. Creo que la psicología no es lo mío. Soy malísima
haciendo elecciones, de eso estoy convencida. Más hago terapia, más me
desencanto de esta carrera que me abruma bastante. De nuevo las náuseas.
Perderme días tan lindos, encerrada, leyendo estos textos que me asfixian,
definitivamente es una mala elección.

Bajo a comprar yerba y en la despensa todos hablan del atentado en Nueva York.
Las hadas terroristas, pensé yo y me reí por dentro. Pago y me voy sin decir nada.
Me deprimen las noticias, aunque las noticias pasan. Una vecina de la planta baja
me dice que hay un caño roto, que esta administración no va más y que son unos
estafadores. Se caen las torres gemelas y este edificio de mierda no.

Llegando a la puerta escucho sonar el teléfono, debe ser Mariela que llama para
venir a estudiar. Hablamos del tema del día y le cuento que estoy pensando en
dejar la carrera.
Anduve dos días yendo a la facultad con un Evatest en la mochila. Pienso en la
posibilidad de abortar, porque no encuentro trabajo y estoy sola. Me siento
perdida, devastada. No cuento con demasiado dinero ni para sobrevivir, mucho
menos para pagar un aborto. Le pedí a Mariela que traiga el libro de las hadas,
necesito poder pensar en otra cosa. Estaba más ansiosa por hablar con alguien
que por hacerme la prueba. Sin embargo, las ganas de orinar anunciaban que mi
vida podía cambiar tan rápido como ocurre un atentado.

Entré al baño y me senté en el inodoro nerviosa con la cajita del test de embarazo
en la mano. Sentí que toda mi vida se desplomaba al ver el inesperado resultado.
Me corté y me corté las muñecas con desesperación y el dolor me hizo caer de
boca al piso. Toda mi vida hubiera deseado ser un hada y pertenecer a otro
mundo…

Похожие интересы