You are on page 1of 35

MODELO DE REGLAMENTO INTERNO PARA

NÚCLEOS AGRARIOS CON TIERRAS DE


VOCACIÓN FORESTAL

Septiembre 4 de de 2008
REGLAMENTO INTERNO DEL EJIDO___________, MUNICIPIO
DE____________ESTADO DE ______________.

CONTENIDO Página

INTRODUCCIÓN 4
ANTECEDENTES 5
TÍTULO PRIMERO DISPOSICIONES GENERALES 6
TITULO SEGUNDO DE LOS EJIDATARIOS, POSESIONARIOS Y AVECINDADOS 7
Capítulo Primero De los Ejidatarios 7
Capítulo Segundo De las Obligaciones y Derechos de los Ejidatarios 8
Capítulo Tercero De la Aceptación de Ejidatarios 11
Capítulo Cuarto De la Suspensión de los Derechos de los Ejidatarios 13
Capítulo Quinto De la Pérdida de Derechos Ejidales 13
Capítulo Sexto De los Avecindados 13
Capítulo Séptimo De los Posesionarios 14
TITULO TERCERO DE LOS ÓRGANOS DEL EJIDO 15

LIBRO PRIMERO Capítulo Primero De la Asamblea 15


Capítulo Segundo De las Formalidades de las Asambleas 17
Capítulo Tercero Del Comisariado Ejidal 19
Capítulo Cuarto Del Consejo de Vigilancia 20
De la Elección de los Órganos de Representación y Vigilancia
Capítulo Quinto 20
del Ejido
De la Remoción de los Integrantes de los Órganos de
Capítulo Sexto 21
Representación y Vigilancia del Ejido
TITULO CUARTO DE LAS TIERRAS EJIDALES 22
Capítulo Primero De las Tierras para el Asentamiento Humano 22
Capítulo Segundo De las Tierras Parceladas 23
Capítulo Tercero De las Tierras con Destino Específico 25
Capítulo Cuarto De las Tierras de Uso Común 26
TÍTULO QUINTO DEL DESARROLLO FORESTAL SUSTENTABLE 26
De la Organización para la Administración de los Recursos
Capítulo Primero 26
Forestales
LIBRO SEGUNDO Capítulo Segundo Del Ordenamiento y Desarrollo Forestal 28
Capítulo Tercero De la Asistencia Técnica 29
Capítulo Cuarto De las Plantaciones Forestales Comerciales 29

2
Capítulo Quinto De la Comercialización de Productos y/o Servicios Forestales 30
Capítulo Sexto De los Servicios Ambientales 30
Capítulo Sétimo De la Conservación y Restauración Forestal 30
Del Aprovechamiento, Protección y Fomento de la Fauna
Capítulo Octavo
Silvestre
31
Capítulo Noveno Del Aprovechamiento de los Recursos No Renovables 32
Capítulo Décimo Del Uso o Aprovechamiento de las Aguas Ejidales 32
Capítulo Décimo Del Reparto de Utilidades derivadas del Aprovechamiento
Primero Forestal
33
TÍTULO SEXTO FONDOS COMUNES 33
TÍTULO SEPTIMO DE LA RENDICIÓN DE CUENTAS 33
TÍTULO OCTAVO DE LOS DELITOS, FALTAS Y SANCIONES 34
ARTÍCULOS
34
TRANSITORIOS
FIRMAS 35

3
INTRODUCCIÓN
El Reglamento Interno es un instrumento jurídico formal, que tiene por objeto regular la
organización socio-económica y el funcionamiento del Ejido, establecer los derechos y las
obligaciones de sus integrantes, normar sus actividades productivas conforme al régimen de
explotación adoptado para garantizar el aprovechamiento integral de sus tierras y demás
recursos naturales, siendo de observancia obligatoria para todos los ejidatarios y la violación de
sus preceptos sancionada conforme a lo que establece el propio Reglamento en concordancia
con la Ley Agraria y demás disposiciones que resulten aplicables.

El artículo 10 de la Ley Agraria establece que "Los ejidos operan de acuerdo con su reglamento
interno, sin más limitaciones en sus actividades que las que dispone la Ley. Su reglamento se
inscribirá en el Registro Agrario Nacional, y deberá contener las bases generales para la
organización económica y social del ejido que se adopten libremente, los requisitos para admitir
nuevos ejidatarios, las reglas para el aprovechamiento de las tierras de uso común, así como
las demás disposiciones que conforme a esta Ley deban ser incluidas en el reglamento y las
demás que cada ejido considere pertinentes”.

El presente Reglamento Interno se integra por dos apartados: el Libro Primero, que contiene las
disposiciones generales del ejido, los ejidatarios, posesionarios y avecindados, los órganos del
ejido, y las tierras ejidales, y el Libro Segundo, que trata los asuntos relativos al desarrollo
forestal sustentable de las tierras con recursos forestales maderables para propiciar el
aprovechamiento de los recursos naturales bajo un enfoque de rentabilidad económica bajo
esquema de manejo sustentable que redunde en mejores condiciones de vida de los titulares
de derechos agrarios sustentado en el marco de la Ley Agraria y la Ley General de Desarrollo
Forestal Sustentable.

Este Reglamento fue elaborado y aprobado por la Asamblea General de Ejidatarios, respetando
las costumbres y tradiciones del Ejido y con fundamento en los artículos 27 fracción VII,
párrafos primero, segundo, tercero y cuarto de la Constitución General de la República y 10 y
23 fracción I de la Ley Agraria

4
ANTECEDENTES

El ejido ________________, del Municipio de ____________, Estado de ____________, fue


creado por Acción de Dotación, según Resolución Presidencial de fecha ___ de
_____________ de 19______, en la cual se reconoció al ejido al poblado una superficie de
____________hectáreas, Resolución Publicada en el Diario Oficial de la Federación el ___ de
______________ 19__ ejecutada totalmente el día ____ de ________ de 19___.

Con fecha ___ de _____________ de ____ se celebró al interior del ejido, Asamblea de
Delimitación, Destino y Asignación de Tierras y Titulación de Solares, acto por el que de
conformidad con lo dispuesto por el artículo 56 de la Ley Agraria y su Reglamento en materia de
Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares, se aprobaron los planos general e
interno del ejido en los que se señala una superficie total de ___________ Has., de las cuales
_____________ Has., pertenecen al área parcelada, _____________ Has., a tierras de uso
común y _____________ Has al asentamiento humano; habiéndose reconocido, regularizado y
asignado derechos parcelarios, solares urbanos y sobre tierras de uso común conforme a lo
asentado en el acta de la asamblea arriba señalada.

Por otra parte, este mismo ejido, en asamblea celebrada en términos de los artículos 23
fracción I, 24 al 27, 30 y 31 de la Ley Agraria, con fecha ____ del mes de __________ del año
___________, tuvo a bien aprobar y expedir el presente:

REGLAMENTO INTERNO

5
El Ejido _________, Municipio de ______________, Estado de ________ a _______ del mes
de_______del año_____, expide el presente:

Reglamento Interno
LIBRO PRIMERO
TITULO PRIMERO
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1. Este reglamento regula la vida al interior del ejido_____________, Municipio


de__________________, Estado de ___________, siendo obligatorio su cumplimiento por
todos los ejidatarios, posesionarios y avecindados en lo que les corresponda.

Artículo 2. Este reglamento puede revisarse y modificarse por acuerdo de asamblea.


Cuando alteren o modifiquen sus disposiciones, se procederá nuevamente a su inscripción en
el Registro Agrario Nacional.

Artículo 3. El ejido debe tener un libro de registro, a cargo del comisariado ejidal, en el que se
asentarán los nombres y datos básicos de identificación de todos los ejidatarios, posesionarios
y avecindados, así como los siguientes datos:

a) Ubicación y colindancia de los solares.


b) Los derechos que les corresponden sobre las tierras de uso común
c) Lo relativo a las enajenaciones y actos jurídicos que se realicen sobre sus derechos
ejidales.

El libro de registro debe estar a disposición de los interesados para su consulta. También debe
contar con un libro de actas donde se asienten los acuerdos de asambleas y un libro de
contabilidad de los estados financieros.

Artículo 4. El ejido, para su desarrollo agropecuario y socioeconómico, cuenta con los


siguientes tipos de tierra y recursos:

Tipo de tierra Superficie Recursos


(has.)
Uso común
Parcelada
Zonas de urbanización
Tierras con destino específico

Articulo 5. Para la aplicación y cumplimiento de este reglamento, la asamblea faculta al


comisariado ejidal para que acuda a realizar las gestiones necesarias en representación del
ejido ante las diversas dependencias de los gobiernos federal, estatal y municipal, con el
propósito de recibir la asesoría y orientación sobre programas de apoyo al sector rural sobre
financiamiento, créditos, autorizaciones, permisos y demás servicios que se requieran.

Artículo 6. El Ejido o los ejidatarios podrán celebrar cualquier acto jurídico no prohibido por la
ley para el mejor aprovechamiento de las tierras ejidales, así como para la comercialización y

6
transformación de productos, la prestación de servicios y cualesquiera otros objetos que
permitan a los ejidatarios el mejor desarrollo de sus actividades, como son:

I.-Constituir o ser integrante de figuras asociativas


II.-Formular contratos de asociación o aprovechamiento sobre sus tierras
III.-Otorgar en garantía el usufructo de sus tierras
IV.-Aportar tierras de uso común a sociedades civiles o mercantiles, y
V.- Integrar sectores de trabajo

Artículo 7. Así también el ejido o sus integrantes, podrán constituir fondos de garantía para
hacer frente a las obligaciones crediticias que contraigan, los cuales se crearán y organizarán
de conformidad con los lineamientos que dicten las autoridades federales.

Artículo 8. De conformidad con las disposiciones contenidas en este reglamento interno y de


conformidad con lo establecido en el artículo 10 y 23 fracción I de la Ley Agraria, el ejido tendrá
los siguientes objetivos:

I.- Regular el aprovechamiento, conservación y fomento de los recursos naturales


II.- Fomentar y orientar entre los ejidatarios la óptima y racional explotación de sus recursos a
partir de utilizar mejores técnicas e instrumentos de trabajo.
III.- Promover la comercialización conjunta y la transformación industrial de sus productos y
recursos, con el propósito de obtener beneficios adicionales.
IV.- Establecer y operar unidades económicas de explotación especializada.
V.- Incrementar las fuentes de trabajo para elevar el nivel socioeconómico y cultural de los
integrantes del Ejido.
VI.- Defender, preservar y fomentar los diversos tipos de recursos silvícolas, fauna silvestre, y la
existencia de cuerpos de agua que ayuden a mantener el equilibrio del ecosistema propio del
Ejido.
VII.- Evitar y combatir la depredación ecológica y de manera especial los incendios forestales y
la erosión de los suelos.
VIII.- La ejecución de obras sociales y de desarrollo comunitario para el beneficio de los
ejidatarios, avecindados y posesionarios.
IX.- Otros (conforme lo determine la asamblea)

TITULO SEGUNDO
DE LOS EJIDATARIOS, POSESIONARIOS Y AVECINDADOS
Capítulo Primero
De los Ejidatarios

Articulo 9. Para poder ser ejidatario de este núcleo se requiere:

I.-Ser mexicano mayor de edad o de cualquier edad si tiene familia a su cargo o se trate de
heredero de ejidatario;
II.-Ser avecindado del ejido, excepto cuando se trate de un heredero, y
III.-Ser titulares de derechos parcelarios o sobre tierras de uso común, adquiridos por alguno de
los medios que establece la Ley Agraria.

Si la calidad de ejidatario se adquiere por reconocimiento que efectúe la asamblea, deberán


cumplirse además los requisitos establecidos por el artículo 29 de este reglamento.

7
10. Para los efectos de la Ley Agraria y este reglamento, tienen carácter de ejidatarios los
titulares de derechos agrarios, quienes acreditarán su calidad a través de los siguientes
documentos:

I. Con el certificado de derechos agrarios o título expedido por autoridad competente;


II. Con el certificado parcelario o de derechos comunes;
III. Con la sentencia o resolución relativa del Tribunal Agrario, o
IV. Constancia de vigencia de derechos expedida por el Registro Agrario Nacional, que
acredite dicha calidad.

Capítulo Segundo
De las obligaciones y derechos de los ejidatarios

Artículo 11. Además de las obligaciones establecidas en la Ley Agraria, tienen las siguientes:

I. Asistir puntualmente y participar en las asambleas legalmente convocadas sin portar


armas, ni estar bajo el efecto de drogas, o bebidas alcohólicas.
II. Participar en las labores comunitarias que acuerde la asamblea, a excepción de que
justifiquen su incapacidad, la cual deberá ser calificada por la asamblea considerando,
entre otras, las siguientes causas:
¾ Los menores de edad, salvo que tengan familia a su cargo.
¾ Los mayores de edad disminuidos en sus capacidades físicas y/o mentales
¾ Los que presenten enfermedades crónicas.
III. Denunciar ante el consejo de vigilancia o asamblea cualquier anomalía observada en la
administración del ejido.
IV. Permanecer durante el tiempo que dure la asamblea y no retirarse antes de finalizar la
misma, salvo en aquellos casos de extrema importancia para el ejidatario, para lo cual
debe solicitar el permiso correspondiente a la asamblea.
V. Cooperar con las cuotas en aportaciones de dinero o con trabajos que la asamblea
acuerde, así como las que en este reglamento se detallen.
VI. Pagar las sanciones que en términos de este reglamento le sean impuestas,
obligandose a hacer la entrega de tales multas al tesorero del comisariado ejidal.
VII. Aceptar y desempeñar legal y eficazmente los cargos para los que sean electos por la
asamblea.
VIII. Participar en la explotación y/o conservación de las tierras de uso común y demás
recursos naturales del ejido, en la forma y términos que se establezcan y hayan sido
aprobados por la asamblea.
IX. Los ejidatarios que sean propietarios de unidades de transporte, estarán obligados,
cuando las circunstancias así lo ameriten, a colaborar con la autoridad correspondiente
en la movilización de contingentes a las zonas donde se localice algún incendio forestal
o cualquier otro hecho que ponga en grave peligro los recursos del ejido o los cultivos de
los ejidatarios.
X. Abstenerse de tirar basura en los sitios prohibidos por la ley y por las autoridades
municipales o del propio ejido.
XI. Denunciar a quienes en la actividad de pesca en cuerpos de agua ubicados dentro del
Ejido, utilicen venenos o cualesquiera otra sustancia o instrumentos prohibidos que
pongan en peligro de extinción a las especies y de contaminación al agua;
XII. Denunciar ante la autoridad competente y ante los órganos de representación y de
vigilancia del ejido, a quienes realicen la venta ilegal de tierras ejidales o exploten
inmoderada o clandestinamente recursos renovables y no renovables del ejido.

8
XIII. Denunciar ante la asamblea todo tipo de actos que se celebren en contravención a las
disposiciones establecidas en la Ley Agraria y otros ordenamientos aplicables y que
perjudiquen al ejido, tales como ventas ilegales, abusos de los órganos de
representación y de vigilancia, etc.
XIV. Informar a la asamblea sobre sus posibles ausencias para los efectos que prevé este
Reglamento.
XV. En los casos de que el ejido sirva de aval solidario para obtener créditos ante
instituciones bancarias, el ejidatario estará obligado a firmar un contrato de garantía de
usufructo de sus parcelas, mediante el cual se comprometa a cubrir el total de sus
adeudos en caso de incumplimiento hasta por el tiempo necesario para cubrir su deuda.
XVI. Otras conforme lo determine la asamblea.

Artículo 12. Los ejidatarios, posesionarios y avecindados tienen la obligación de realizar las
aportaciones económicas que les sean requeridas, siempre y cuando se justifique el fin y sean
aprobadas por la asamblea, debiendo rendirle un informe a ésta los órganos de representación
o ejidatarios que se hubieren responsabilizado de su manejo.

Artículo 13. Los ejidatarios tienen los siguientes derechos:

I. Ejercer el uso, usufructo y disposición de las tierras parceladas, de uso común y de


asentamiento humano, respecto de las que tengan reconocidos derechos, observando al
efecto las disposiciones contenidas en la Ley Agraria, sus reglamentos, este reglamento
y los acuerdos de la asamblea;
II. Percibir las participaciones que les correspondan por concepto de utilidades generadas
por la explotación de sus recursos renovables y no renovables.
III. Seguridad Social para él y su familia
IV. Obtención de créditos para la adquisición de semillas, fertilizantes e instrumentos de
labranza,
V. Gestión de becas escolares para sus hijos.
VI. Gestión de la asesoría oficial y capacitación para las actividades silvícolas,
agropecuaria, hortícola y frutícola que realice.
VII. Disfrutar de permisos para ausentarse del ejido.
VIII. Recibir la indemnización que le corresponda por virtud de la expropiación de sus tierras
y demás bienes conforme a la ley.
IX. Aportar su trabajo personal en cualquiera de las unidades de explotación,
comercialización, administración y servicio que constituya el ejido obteniendo la
retribución que, en su caso, autoriza la asamblea en razón de la labor que se realice.
X. Denunciar ante el consejo de vigilancia o asamblea cualquier anomalía observada en la
administración del ejido por el comisariado ejidal.

Artículo 14. Los ejidatarios participarán con voz y voto en las asambleas, siempre y cuando no
hayan sido suspendidos de sus derechos en términos del artículo 34 de este reglamento.

Artículo 15. El ejidatario tendrá el derecho de asistir a las asambleas de manera personal o a
través de un mandatario, con carta poder debidamente suscrita ante dos testigos que sean
ejidatarios o avecindados. Si no puede firmar, bastará con su huella digital en dicho documento,
solicitando a un tercero que firme la misma a su ruego y en su nombre, asentando el nombre de
ambos. Cuando la asamblea trate los asuntos de las fracciones VII a XIV del artículo 23 de la
Ley Agraria no se aceptará mandatario.

9
Artículo 16. El ejidatario participará en la explotación de las tierras ejidales de uso común, en la
forma y términos que establezca la asamblea, debiendo quedar constancia en el acta
respectiva.

Artículo 17. Los ejidatarios podrán votar y ser votados para ocupar los cargos de los órganos
de representación del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia del ejido, siempre y cuando
no concurran en su contra causas de inhabilitación, como sentencia judicial ejecutoriada que
implique pena privativa de la libertad o por haber cometido actos lesivos en contra del núcleo
agrario o de sus integrantes o de no encontrarse sancionado por este reglamento.

Para ser miembro del comisariado ejidal o consejo de vigilancia se requiere ser ejidatario del
núcleo de población de que se trate, haber trabajado en el ejido durante los últimos seis meses,
estar en pleno goce de sus derechos y no haber sido sentenciado por delito intencional que
amerite pena privativa de la libertad, debiendo trabajar en el ejido mientras dure su encargo.

Artículo 18. Los ejidatarios podrán designar a quien, los sucederá en los derechos ejidales,
cuya lista de sucesión habrá de depositarse en el Registro Agrario Nacional o formalizarse ante
fedatario público a cuyo efecto deberán observase las siguientes disposiciones:

I. El ejidatario en todo tiempo puede revocar la lista de herederos o lista de sucesión,


suscribiendo otra, de conformidad con los requisitos establecidos por la Ley Agraria en
su artículo 17.

Articulo 19. Los ejidatarios designarán herederos, según el artículo 17 de la Ley Agraria; en
caso de que el ejidatario no haya hecho designación de herederos o cuando ninguno de los
señalados pueda heredar por imposibilidad material o legal, sus derechos agrarios se
transmitirán de acuerdo con el siguiente orden de preferencia:

I. Al cónyuge;
II. A la concubina o al concubinario;
III. A uno de los hijos del ejidatario
IV. A uno de los ascendientes, y
V. A cualquier otra persona de las que dependan económicamente de él.

Artículo 20. El ejidatario en todo tiempo puede revocar la lista de derechos o lista de sucesión,
haciendo otra, cumpliendo con los requisitos establecidos por la Ley Agraria en su artículo 17.
La lista de sucesión deberá de ser inscrita en el Registro Agrario Nacional o hacer el testamento
ante notario público.

Artículo 21. En los casos a los que se refieren las fracciones III, IV y V, del artículo 18 de la Ley
Agraria, si al fallecimiento del ejidatario resultan dos o más personas con derecho a heredar, los
herederos tendrán tres meses, a partir de la muerte de éste, para que decidan quién de entre
ellos conservará los derechos ejidales, de no ponerse de acuerdo, el tribunal proveerá su venta
y repartirá el producto en partes iguales, entre las personas con derecho a heredar.

Artículo 22. Cuando no existan sucesores, el Tribunal Agrario proveerá lo necesario para su
venta al mejor postor, de entre los ejidatarios y avecindados del núcleo de población; el importe
de la venta corresponderá al núcleo ejidal.

Artículo 23. No podrán participar en las asambleas de ejidatarios:

10
I. Quienes con apego al presente reglamento, sean sancionadas por la asamblea,
II. Los representantes de ejidatarios que no se hayan acreditado conforme a la Ley y este
reglamento;
III. Quienes porten armas o se encuentren bajo el efecto de bebidas alcohólicas, drogas o
enervantes;
IV. Personas extrañas al ejido, cuya asistencia no esté debidamente justificada de acuerdo
con los asuntos a tratar;
V. Los que lleguen después de instalada la asamblea, y

Artículo 24. Todos los ejidatarios que por razones de trabajo tengan que ausentarse
temporalmente del ejido, podrán solicitar a la Asamblea que se les exonere del cobro de
sanciones impuestas por faltas a las asambleas en las cuales no se admite representante. El
permiso en cuestión no excederá de 6 meses, pudiendo ser prorrogado por un período igual o
por tiempo indefinido, según lo determine la asamblea.

Artículo 25. Los ejidatarios que gocen de permisos para ausentarse temporalmente del ejido,
perderán ese derecho y la exención del pago de cuotas por faltas a asambleas, si no se
presentan a la asamblea de ejidatarios al vencimiento del mismo.

Artículo 26. Para prorrogar un permiso, la asamblea señalará como único requisito, el que el
representante del ejidatario de que se trate, haya cumplido con todas las obligaciones que el
ejidatario titular haya tenido con el ejido durante el período en que se autorizó el permiso.

Artículo 27. Se podrá exonerar de sanciones a los ejidatarios que por enfermedad o causas de
fuerza mayor, les resulte imposible asistir a la asamblea de que se trate, debiendo para tal
efecto demostrar a satisfacción de la asamblea, la causa de la falta; en caso de enfermedad,
deberá de recabarse el dictamen médico correspondiente.

Capítulo Tercero
De la Aceptación de Ejidatarios

Artículo 28. La asamblea además de reconocer la calidad de ejidatario a favor de quienes


cumplan los requisitos de los artículos 9 y 10 del presente reglamento, también está facultada
para aceptar como ejidatarios, a los individuos a los que la misma asamblea les asigne y
reconozca derechos cuando:

I. Se trate de derechos ejidales, parcelarios o sobre tierras de uso común que hayan
quedado vacantes, o que se reconozcan sobre tierras de dominio pleno que se
conviertan al régimen ejidal;

II. Se trate de derechos sobre tierras de uso común el ejidatario enajenante quien debe
tener cubierto los posibles adeudos que tenga con el núcleo;

III. Se hubiesen adquirido por enajenación o cesión de derechos parcelarios o sobre tierras
de uso común;

IV. Cuando se trate de heredero de ejidatario.

En los casos anteriores, los beneficios también tendrán que cumplir con los requisitos que se
establecen en el artículo 15 de la Ley Agraria y previa comprobación de los documentos del

11
solicitante por el comisariado ejidal, éste convocará a asamblea en los términos que la Ley
Agraria prevé para estos casos.

Artículo 29. La asamblea está facultada para aceptar nuevos ejidatarios siempre que cumplan
con los siguientes requisitos:
I. Ser mexicano, mayor de edad o de cualquier edad si tiene familia a su cargo o se trate
de heredero de ejidatario.
II. Ser avecindado del ejido.
III. El particular que solicite ser ejidatario y que aporte tierras de dominio pleno al régimen
ejidal y se obligue a cumplir con las disposiciones del reglamento interno, en cuyo caso,
previamente deberá ser reconocido como avecindado del ejido, aplicando
analógicamente el artículo 90 fracción II de la Ley Agraria, y
IV. Los posesionarios que sean aceptados como ejidatarios y se obliguen a cumplir con las
disposiciones establecidas en el reglamento interno del ejido.

Artículo 30. Previa comprobación de los documentos del solicitante por el comisariado ejidal,
éste convocará a asamblea en los términos que la Ley Agraria prevé para estos casos.

Articulo 31. Para los efectos de preservar el patrimonio y la integridad social del ejido, queda
establecido que:
I. La titularidad de los derechos ejidales sin asignar quedarán automáticamente cedidos a
favor del ejido, siempre y cuando no se cause perjuicio a terceros y,
II. Dentro del ejido ningún ejidatario podrá ser titular de derechos parcelarios sobre una
extensión mayor que la equivalente del 5% del total de las tierras ejidales, como lo
determina el artículo 27 constitucional en su fracción VII y 47 de la Ley Agraria; para
efectos de cómputo, serán acumulables las tierras de dominio pleno que tenga en
propiedad el ejidatario.

En relación con lo establecido en la fracción I, el ejido se reserva la facultad de adjudicar los


derechos que le hubieren correspondido al titular a favor de quienes cumplan los requisitos que
se establecen en este reglamento y de acuerdo también con la costumbre que rige en el núcleo.

Derivado de una resolución jurisdiccional o administrativa, los ejidatarios podrán estar


legitimados para poseer una parcela con superficie mayor a la equivalente al 5% del total de las
tierras ejidales, siempre y cuando no se rebasen los límites establecidos a la pequeña
propiedad o no se encuentren en el supuesto establecido en la fracción IX del artículo 27
Constitucional.

Artículo 32. El acta de asamblea que se elabore con motivo de la aceptación de ejidatarios,
deberá inscribirse en el Registro Agrario Nacional, para que los efectos legales
correspondientes.

Capítulo Cuarto
De la Suspensión de los Derechos de los Ejidatarios

Artículo 33. La asamblea está facultada para suspender uno o varios derechos inherentes a la
calidad de ejidatario tales como asistir a las asambleas que se convoque, participar en las
actividades del ejido, así como de los recursos que se generen, por las siguientes causas:

a) Por la infracción a las disposiciones establecidas en este reglamento, específicamente


cuando sin causa justificada, sin aviso alguno o sin representante legal, dejen de asistir

12
a cinco asambleas ordinarias consecutivas en las que se trate lo relativo a las fracciones
I a VI y XV del artículo 23 de la Ley Agraria.
b) Por ceder sus derechos sobre las tierras de uso común, en contravención a la Ley
Agraria o las disposiciones de este reglamento.

En cualquier caso se deberá señalar el tiempo que estará suspendido. La suspensión no


implica la pérdida de la calidad ejidatario, salvo que opere alguno de los supuestos previstos en
el artículo 20 de la Ley Agraria.

Artículo 34. El acuerdo de asamblea de suspensión temporal de derecho(s) a ejidatarios


deberá registrarse en el libro correspondiente del ejido y el acta de asamblea que se elabore
con motivo de la suspensión de un derecho (s) del ejidatario deberá registrarse en el Registro
Agrario Nacional.

Capítulo Quinto
De la Pérdida de Derechos Ejidales

Artículo 35. Son causas de pérdida de la calidad de ejidatario:


I. La renuncia de los derechos ejidales que expresamente haga el titular;
II. La transmisión de la totalidad de los derechos parcelarios y de uso común;
III. Por la expropiación de las tierras que impliquen la totalidad de sus derechos ejidales;
IV. Por resolución firme de los Tribunales Agrarios, o
V. Por prescripción negativa o por adopción del dominio pleno, siempre y cuando no se
conserven derechos sobre otras tierras del ejido.

Capítulo Sexto
De los Avecindados

Artículo 36. Los avecindados del ejido son aquellos mexicanos mayores de edad que han
residido por más de un año en las tierras del núcleo de población ejidal y que han sido
reconocidos como tales por la asamblea o el Tribunal Agrario competente.

La asamblea podrá reconocer a los avecindados y otorgarles la calidad de ejidatarios cuando


cumplan con los requisitos que se señalan en este reglamento y gozarán de los derechos que la
Ley Agraria y este Reglamento les confieren.

Artículo 38. Los avecindados tendrán los siguientes derechos:

I. Adquirir derechos parcelarios o sobre tierras de uso común por enajenación o cesión de
los mismos;
II. Participar como integrante de la Junta de Pobladores del Ejido; y
III. Gozar del derecho del tanto cuando se trate de primera enajenación de parcelas sobre
las que se hubiera adoptado el dominio pleno.

Artículo 39. Los avecindados tendrán las siguientes obligaciones:

I. Participar en las juntas de vecinos que para el efecto se promueva por el comisariado
ejidal o la Junta de Pobladores para tratar lo relativo a los asuntos inherentes a la zona
urbana;
II. Cumplir con las disposiciones de la asamblea ejidal con relación a la limpieza de la zona
de urbanización;

13
III. Cooperar con las cuotas que se establezcan en común acuerdo con la asamblea y la
junta de vecinos para hacer las mejoras al poblado;
IV. Participar en las acciones de combate y control de incendios forestales, así como de
sanidad vegetal y animal cuando así lo determinen los comités responsables y/o la
asamblea y la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales.

Artículo 40. Los avecindados podrán integrar la Comisión Vecinal que establece el artículo 55
del Reglamento de la Ley Agraria en Materia de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación
de Solares.
Capítulo Séptimo
De los Posesionarios

Artículo 41. El posesionario es aquél campesino mexicano mayor de edad o de cualquier edad
si tiene familia a su cargo, que adquiere ese carácter por virtud de:

I. Resolución del Tribunal que declare procedente la acción de prescripción positiva;


II. Resolución de la asamblea, y
III. La adquisición de derechos parcelarios sin contar con el reconocimiento de la Asamblea
como ejidatario.

Los posesionarios tendrán derechos de uso y disfrute sobre las tierras del ejido, sean
parceladas o de uso común y serán titulares de los mismos derechos que cualquier ejidatario
sobre su parcela.

Artículo 42. Los posesionarios que sean reconocidos por la asamblea como ejidatarios y
cumplan lo establecido en este reglamento, tendrán los derechos de aprovechamiento, uso y
usufructo de las tierras parceladas o de uso común, así como los de voz y voto en las
asambleas que traten los asuntos relacionados con estas tierras.

Artículo 43. Los posesionarios tendrán los siguientes derechos:

I. Ser reconocidos por la asamblea como titulares de derechos parcelarios o sobre tierras
de uso común, los que acreditarán con los certificados correspondientes;
II. Adquirir derechos mediante prescripción positiva como lo establece el artículo 48 de la
Ley Agraria;
III. Usar y disfrutar su parcela, pudiendo dar en garantía su usufructo;
IV. Enajenar los excedentes de su parcela y de recibir la indemnización en caso de
expropiación; y
V. Suceder sus derechos parcelarios y/o uso común.

Articulo 44. Los posesionarios tendrán las siguientes obligaciones:

I. Cumplir con las disposiciones de la asamblea ejidal con relación a la utilización de los
recursos naturales;
II. Cooperar con las cuotas que se establezcan en común acuerdo con la asamblea y la
junta de vecinos para hacer las mejoras al poblado;
III. Participar en las acciones de combate y control de incendios forestales, así como de
sanidad vegetal y animal cuando así lo determinen los comités responsables y/o la
asamblea y la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales.

14
TITULO TERCERO
DE LOS ORGANOS EL EJIDO

Artículo 45. Son órganos del ejido:


I. La asamblea;
II. El comisariado ejidal, y
III. El consejo de vigilancia.

Capítulo Primero
De la Asamblea

Artículo 46. El órgano máximo de decisión del ejido es la asamblea, la cual se constituye con la
presencia de todos los ejidatarios con sus derechos legalmente reconocidos y en su caso, por
los representantes de los ejidatarios para los asuntos en que está permitida su participación
pudiendo asistir a la misma como invitados representantes de las diferentes dependencias del
gobierno federal, estatal o municipal, organizaciones o empresas interesadas en los asuntos
señalados en el orden del día, a solicitud expresa del ejido.

Artículo 47. De conformidad con lo establecido en el artículo 23 de la Ley Agraria, el ejido


podrá celebrar asambleas de formalidades simples para su validez, las que conocerán de los
asuntos a que se refieren las fracciones I a la VI y XV de la Ley Agraria; y de formalidades
especiales, aquéllas que deben satisfacer determinados requisitos formales para su validez y
eficacia plena, pues en ella se tratarán los asuntos a que se refieren las fracciones VII a la XIV
del artículo 23 de la Ley Agraria.

Artículo 48. La asamblea se reunirá por lo menos una vez cada seis meses de acuerdo a las
necesidades que tenga el ejido, dichas asambleas serán para conocer y resolver los siguientes
asuntos:

I. Informe contable presentado por el comisariado ejidal


II. Programa de trabajo
III. Informe del comisariado ejidal o consejo de vigilancia del cumplimiento a resoluciones
de asambleas anteriores
IV. Conocimiento y resolución de los problemas socioeconómicos del ejido.

Articulo 49. La cédula de convocatoria que se emita para tal efecto, deberá contener al menos:
el siguiente orden del día:

1. Lista de asistencia.
2. Verificación del quórum legal e instalación de la asamblea.
3. Nombramiento de un presidente de debates, secretario de actas y escrutadores.
4. Descripción de los asuntos a tratar.
5. Informe de la tesorería del estado que guarda la administración del ejido, por conducto
del comisariado ejidal.
6. Informe del consejo de vigilancia
7. Asuntos generales, y
8. Los demás que requieran ser tratados por su importancia.

15
Artículo 50. De conformidad con lo dispuesto por el artículo 23 de la Ley Agraria, sus
reglamentos y por decisión de la propia asamblea, son de la competencia exclusiva de esta los
siguientes asuntos:

I. Formular y modificar el reglamento interno del ejido;


II. Aceptar y separar ejidatarios;
III. Establecer las cuotas de cooperación económicas y en trabajo a los ejidatarios;
IV. Recibir los informes del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia, así como la
elección y remoción de sus miembros;
V. Efectuar las cuentas o balances, la aplicación de los recursos económicos del ejido
y otorgamiento de poderes y mandatos.
VI. Aprobar los contratos y convenios, que tengan por objeto el uso o disfrute por
terceros de las tierras de uso común;
VII. Distribuir las ganancias que arrojen las actividades del ejido;
VIII. Señalar y delimitar las áreas necesarias para el asentamiento humano, fundo legal
y parcelas con destino específico, así como la localización y relocalización del área
de urbanización;
IX. Reconocer el parcelamiento económico o de hecho y regularización de tenencia de
posesionarios;
X. Autorizar a los ejidatarios para que adopten el dominio pleno sobre sus parcelas y
la aportación de las tierras de uso común a una sociedad en los términos del
artículo 75 de la Ley Agraria;
XI. Delimitar, asignar y destinar las tierras de uso común, así como su régimen de
explotación;
XII. Dividir el ejido o su fusionarse con otros ejidos;
XIII. Terminar el régimen ejidal cuando, previo dictamen de la Procuraduría Agraria
solicitado por el núcleo de población, se determine que ya no existen las
condiciones para su permanencia y una vez que se hayan liquidado las
obligaciones de este;
XIV. Convertir el régimen ejidal al régimen comunal;
XV. Instaurar, modificar y cancelar el régimen de explotación colectiva;
XVI. Además de las siguientes:
a) Aprobar el programa de trabajo a cumplirse en el ejido y conocer su avance y
resultados finales;
b) Conocer y resolver los diferentes problemas económicos y sociales que afecten
al ejido
c) Autorizar la contratación de servicios técnicos y profesionales que permitan
obtener mayores beneficios a los ejidatarios;
d) Aprobar la compra de equipo y maquinaria industrial para la mejor explotación
y /o conservación de las tierras y demás recursos naturales propiedad del ejido;
e) Nombrar las comisiones y secretarios que estime necesarios;
f) Conocer y revisar en todo tiempo, los registros que el comisariado ejidal, realice
en los libros a su cargo,
g) Autorizar los cambios de destino de las tierras de uso común existentes al interior
del ejido, y
h) Aprobar la apertura del libro de registro;
i) Otras a juicio de la asamblea.

Capítulo Segundo
De las formalidades de las asambleas

16
Artículo 51. La asamblea deberá celebrarse dentro del ejido en el lugar habitual, salvo causa
justificada.

Artículo 52. La convocatoria deberá expedirse con no menos de ocho días de anticipación ni
más de quince, por medio de cédulas fijadas en los lugares más visibles del ejido. En la cédula
se expresarán los asuntos a tratar y el lugar y fecha de la reunión. Si el día señalado para la
asamblea no hubiera el quórum necesario para su validez, se elaborará constancia de no
verificativo que servirá de base para expedir la segunda convocatoria. En este caso, la
asamblea se celebrará en un plazo no menor a ocho ni mayor a treinta días contados a partir de
la expedición de la segunda convocatoria.

La convocatoria que se expida para tratar cualquiera de los asuntos señalados en las fracciones
VII a XIV del artículo 23 de la Ley Agraria, deberá ser expedida por lo menos con un mes de
anticipación a la fecha programada para la celebración de la asamblea.

Artículo 53. La asamblea podrá ser convocada por el comisariado ejidal o por el consejo de
vigilancia, ya sea iniciativa propia o si así lo solicitan al menos 20 ejidatarios o el 20 por ciento
de los ejidatarios que integren el núcleo de población ejidal, de acuerdo a lo previsto en el
artículo 24 de la Ley Agraria.

Artículo 54. Si el comisariado ejidal o el consejo de vigilancia no convocaren a asamblea en un


plazo de cinco días hábiles, a partir de la solicitud de 20 ejidatarios o el 20 por ciento de los
ejidatarios, podrán éstos solicitar a la Procuraduría Agraria que convoque a la asamblea. Esta
misma podrá también convocar a solicitud de cuando menos el 25% (veinticinco por ciento) del
total de ejidatarios del núcleo, para tratar lo relativo a la remoción de los integrantes del
comisariado ejidal y del consejo de vigilancia.

Artículo 55. La cédula de la convocatoria deberá contener:

I. El lugar, fecha y hora de celebración de la asamblea;


II. El orden del día, especificando claramente los asuntos a tratar;
III. La firma o huella digital del convocante; sello si cuenta con él, y
IV. El lugar y la fecha de su expedición.

Artículo 56. Será responsabilidad del convocante fijar las cédulas de la convocatoria en los
lugares más visibles del ejido, y cuidar de su permanencia, sin perjuicio de la responsabilidad
que al respecto señala el artículo 25 de la Ley Agraria al comisariado ejidal, para estos efectos
se considera como lugares apropiados el salón ejidal, tiendas, caseta telefónica y otros que
quedan a consideración del convocante.

Artículo 57. Las asambleas serán presididas por los miembros del comisariado ejidal y del
consejo de vigilancia, en las que podrán participar con voz pero sin voto, las organizaciones
sociales e instituciones de carácter público o privado que sean invitadas tomando en cuenta los
asuntos que figuren en el orden del día de la convocatoria respectiva.

Artículo 58. La asamblea podrá constituirse en sesión permanente, cuando así los acuerde la
mayoría de los miembros presentes. El presidente propondrá a la asamblea los periodos
necesarios de receso, a fin de que se acuerde expresamente la fecha y hora de reanudación.

Artículo 59. Para la instalación valida de la asamblea, cuando ésta se reúna por virtud de
primera convocatoria, deberán estar presentes cuando menos la mitad mas uno de los

17
ejidatarios, salvo que en ella se traten los asuntos señalados en las fracciones VII a XIV del
artículo 23 de la Ley Agraria, en cuyo caso deberán estar presentes cuando menos tres cuartas
partes de los ejidatarios.

Cuando se reúna por virtud de segunda o ulterior convocatoria, la asamblea se celebrará


válidamente con cualquiera que sea el número de ejidatarios que concurran, salvo el caso de la
asamblea que conozca de los asuntos señalados en las fracciones VII a XIV del artículo 23 de
la Ley Agraria, la que quedará instalada únicamente cuando se reúna la mitad más uno de los
ejidatarios.

Artículo 60. Si el día señalado para la asamblea no se cumplieran las mayorías de asistencia
requeridas para su validez, el convocante elaborará una constancia misma que servirá de base
para que de inmediato se expida la segunda convocatoria, la que se celebrará en un plazo no
menor de ocho ni mayor de 30 días, contados a partir de la expedición de la segunda
convocatoria.

Artículo 61. Las resoluciones de la asamblea se tomarán válidamente por mayoría de votos de
los ejidatarios presente y serán obligatorias para los ausentes y disidentes. En caso de empate
el presidente del comisariado ejidal tendrá voto de calidad.

Artículo 62. Cuando se trate alguno de los asuntos señalados en las fracciones VII a XIV del
artículo 23 de la Ley Agraria, se requerirá el voto aprobatorio de las dos terceras partes de los
asistentes a la asamblea, así como la presencia de un fedatario público y un representante de
la Procuraduría Agraria.

Artículo 63. De toda asamblea se levantará el acta correspondiente, que será firmada por los
miembros del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia que asistan, así como por los
ejidatarios presentes que deseen hacerlo. En caso de que quien deba firmar no pueda hacerlo,
imprimirá su huella digital debajo de donde esta escrito su nombre.

Cuando exista inconformidad sobre cualquiera de los acuerdos asentados en el acta, cualquier
ejidatario podrá firmar bajo protesta, haciendo constar tal hecho.

Cuando se trate de la asamblea que discuta los asuntos establecidos en las fracciones VII a
XIV del artículo 23 de la Ley Agraria, el acta deberá ser pasada ante la fe del Fedatario Público
y firmada por el representante de la Procuraduría Agraria, que asistan a la misma, e inscrita en
el Registro Agrario Nacional.

Artículo 64. La asamblea podrá revisar en todo tiempo los registros que el comisariado ejidal
realice en los libros a su cargo.

Capítulo Tercero
Del comisariado ejidal

Artículo 65. El comisariado ejidal es el órgano encargado de la ejecución de los acuerdos de la


asamblea, y en quien recae la representación y gestión administrativa del ejido.

Artículo 66. El comisariado ejidal estará constituido por un presidente, un secretario y un


tesorero, propietarios y sus respectivos suplentes. Así mismo, contará en su caso, con las
comisiones y los secretarios auxiliares que estimen convenientes.

18
Artículo 67. Son facultades y obligaciones del comisariado ejidal:

I. Representar al núcleo de población ejidal; y administrar los bienes comunes del ejido en
los términos que fije la asamblea con las facultades de un apoderado general para actos
de administración, pleitos y cobranzas.
II. Procurar que se respeten estrictamente los derechos de los ejidatarios;
III. Convocar a la asamblea en los términos de la Ley, así como cumplir con los acuerdos
que dicten las mismas;
IV. Dar cuenta a la asamblea de las labores efectuadas y del movimiento de fondos, así
como informar a ésta sobre los trabajos de aprovechamiento de las tierras de uso común
y el estado en que éstas se encuentren;
V. Llevar el libro de registro, para lo cual se requerirá de la información y situación jurídica
que guarda cada uno de los ejidatarios, avecindados y posesionarios, y representar y
administrar al ejido y estar facultado para:
a. Revisar las cuentas de los secretarios auxiliares que manejen fondos.

Artículo 68. El presidente del comisariado ejidal se encargará de:

I. Presidir las asambleas cuando así sea la costumbre del ejido o de acuerdo con el
procedimiento establecido en este reglamento.
II. Presidir las juntas del comisariado y contar con voz y voto de calidad en caso de
empate;
III. Llevar la custodia de los libros, documentos y cartografía oficiales del ejido y su
actualización, e
IV. Instalar las asambleas ordinarias y extraordinarias.

Artículo 69. El secretario del comisariado ejidal desempeñará las siguientes actividades:

I. Atender la correspondencia y el archivo del ejido


II. Levantar las actas de asamblea y de las junta del comisariado.
III. Actualizar el libro de registro de ejidatarios, posesionarios y avecindados.
IV. Asistir a las juntas del comisariado ejidal, y
V. Revisar los asientos contables del ejido cuando menos una vez al mes.

Artículo 70. El tesorero del comisariado ejidal tendrá las siguientes atribuciones y obligaciones:

I. Custodiar los fondos del ejido;


II. Cobrar las cuotas que se hayan acordado y aprobado en asamblea y expedir los recibos
correspondientes, y
III. Pagar los gastos que se originen por parte de las comisiones y demás actividades que
se realicen en favor del ejido, debiendo en todo momento guardar los comprobantes
correspondientes previa autorización del comisariado ejidal.

Artículo 71. El comisariado ejidal celebrará una junta cuando lo estime conveniente de acuerdo
a los asuntos a tratar, con los propósitos específicos que se determinen con motivo del
cumplimiento de sus funciones, previa invitación de su presidente. A dichas juntas asistirán con
voz y voto, además de los tres miembros del comisariado ejidal, el consejo de vigilancia y todos
los secretarios auxiliares. En las mismas, podrán participar los representantes de instituciones
oficiales, así como los asesores privados del propio ejido que se consideren necesarios, con
voz pero sin voto.

19
Artículo 72. La Asamblea podrá nombrar los secretarios auxiliares que sean necesarios para el
desarrollo integral del ejido, siendo de preferencia técnicos o profesionistas hijos de ejidatarios.

Capítulo Cuarto
Del Consejo de Vigilancia

Artículo 73. El consejo de vigilancia estará constituido por un presidente y dos secretarios
propietarios y sus respectivos suplentes.

Artículo 74. El consejo de vigilancia tendrá las siguientes facultades y obligaciones:

I. Vigilar que los actos del comisariado ejidal se ajusten a la Ley y a este reglamento y
a los acuerdos de asamblea;
II. Revisar las cuentas y operaciones del comisariado ejidal, a fin de darlas a conocer a
la asamblea y denunciar ante ésta las irregularidades en que haya incurrido el
comisariado ejidal;

III. Convocar a asamblea cuando no lo haga el comisariado ejidal;

IV. Revisar los linderos del ejido, así como los potreros y demás bienes del ejido, para
vigilar que se encuentren en buen estado.

V. Asistir y participar cuando se realicen trabajos, relacionado con el establecimiento de


cercos de parcelas y de delimitación en tierras de uso común.

VI. Las demás que señalen la Ley y el presente reglamento.

Artículo 75. El comisariado ejidal, el consejo de vigilancia y los secretarios auxiliares


acreditaran su personalidad, con la copia del acta de asamblea en que fueron electos o en su
caso, con las credenciales expedidas por el Registro Agrario Nacional.

Capítulo Quinto
De la Elección de los Órganos de Representación y Vigilancia del Ejido

Artículo 76. Los miembros del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia, así como sus
suplentes, serán electos en asamblea, el voto será secreto y directo de cada ejidatario
asistente, el escrutinio será público e inmediato, y la duración en su cargo será de tres años.

Artículo 77. En caso de que la votación se empate, se repetirá ésta, y si volviere a empatarse,
se asignarán los puestos por sorteo entre los individuos que hubiesen obtenido el mismo
número de votos.

Artículo 78. Para ser integrante del comisariado ejidal o del consejo de vigilancia se requiere:

a) Ser ejidatario del núcleo agrario;


b) Haber trabajado en el ejido durante los seis meses anteriores al día en que se realice la
elección.
c) Estar en pleno goce de sus derechos y no haber sido sentenciado por delito intencional
que amerite pena privativa de la libertad.

20
Artículo 79. Los integrantes del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia no podrán ser
electos para ningún cargo dentro del ejido, sino hasta que haya transcurrido un lapso igual a
aquél en que estuvieron ejercicio.

Artículo 80. Si al término del periodo para el que haya sido electo el comisariado ejidal no se
han celebrado elecciones, sus miembros propietarios serán automáticamente sustituidos por los
suplentes.

El consejo de vigilancia deberá convocar a elecciones en un plazo no mayor de 60 días,


contados a partir de la fecha en que concluyan las funciones de los miembros propietarios.

Capítulo Sexto
De la Remoción de los integrantes de los órganos de representación y vigilancia del
ejido

Artículo 81. La remoción de los miembros del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia,
podrá ser acordada por voto secreto en cualquier momento por la asamblea que al efecto se
reúna o que sea convocada por la Procuraduría Agraria, a partir de la solicitud de por lo menos
el 25 por ciento de los ejidatarios del núcleo.

Artículo 82. Los integrantes del comisariado ejidal y del consejo de vigilancia serán removidos
por la asamblea, en cualquier tiempo, por algunas de las siguientes causas:

a) No realizar sus funciones de acuerdo con lo establecido en la Ley o en el presente


reglamento;
b) Infringir las disposiciones de la Ley y las de este reglamento;
c) Malversación de fondos;
d) Realizar ventas o contratos de usufructo o explotación de tierras y demás recursos
naturales del ejido en contradicción a la ley o sin Autorización de la asamblea;
e) Ser sentenciado con pena privativa de la libertad.

El acta de asamblea que determine el cambio total o parcial de los integrantes del comisariado
ejidal o del consejo de vigilancia, será inscrita en el Registro Agrario Nacional para los efectos
procedentes.

TÎTULO CUARTO
DE LAS TIERRAS EJIDALES

Artículo 83. Son tierras ejidales y por tanto, están sujetas a las disposiciones relativas de la Ley
Agraria, las que han sido dotadas al ejido o las incorporadas al régimen ejidal.

Artículo 84. A partir de la asignación de parcelas en los términos de la Ley Agraria,


corresponderá a los ejidatarios beneficiados los derechos sobre el aprovechamiento, uso y
usufructo de las mismas. En caso de que existieran parcelas vacantes, la asignación de las
mismas se hará en los términos previstos por el artículo 58 de la Ley Agraria.

Artículo 85. Cuando la asignación se hubiese hecho a un grupo de ejidatarios, se presumirá,


salvo prueba en contrario, que gozan de derechos en partes iguales y serán ejercidos conforme
a lo convenido entre ellos, o en su defecto, a la resolución de la asamblea y, supletoriamente,
conforme a las reglas de copropiedad que dispone el Código Civil Federal.

21
Artículo 86. La asamblea, con las formalidades establecidas por los artículos 56, 24 a 28 y 31
de la Ley Agraria, y conforme con lo establecido en el reglamento de la Ley en Materia de
Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares, determinará el destino y superficie de
las tierras para el asentamiento humano, de uso común, parceladas y para usos específicos,
dichas modificaciones podrán ser aprobadas cuando no se lesionen los derechos individuales
de los ejidatarios.

Artículo 87. La cesión de los derechos sobre tierras de uso común por un ejidatario, a menos
que también haya cedido sus derechos parcelarios, no implica que éste pierda su calidad como
tal, sino sólo sus derechos al aprovechamiento o beneficio proporcional sobre las tierras
correspondientes.

Artículo 88. Los perjudicados en sus derechos por virtud de la asignación de tierras, podrán
acudir ante el Tribunal Agrario para deducir individualmente su reclamación, sin que ello pueda
implicar la invalidación de la asignación de demás tierras.

Artículo 89. La asignación de tierras que no haya sido impugnada en un término de 90 días
naturales, posteriores a la resolución correspondiente de la asamblea, será firme y definitiva.

Capítulo Primero
De las Tierras para el Asentamiento Humano

Artículo 90. Las tierras destinadas al asentamiento humano comprenden una superficie de
____________________ hectáreas, que se localizan en el plano general del ejido incluyendo
los terrenos en que se ubican en la zona de urbanización, y su fundo legal. Esta superficie es
inalienable, imprescriptible, inembargable e irreductible salvo que el ejido decida aportar tierras
del asentamiento humano al municipio o entidad federativa para dedicarlos a los servicios
públicos, con la intervención de la Procuraduría Agraria.

Se dará la misma protección, cuando existan, la parcela escolar, la unidad agrícola industrial de
la mujer, la unidad productiva para el desarrollo integral de juventud y a las demás áreas
reservadas para el asentamiento.

Artículo 91. La asamblea puede acordar fijar una superficie para reserva del crecimiento de la
zona urbana, debiendo separar las superficies necesarias para los servicios públicos de la
comunidad.

Artículo 92. Para la localización, deslinde y fraccionamiento de la zona de urbanización y su


reserva de crecimiento, se requerirá la intervención de las Autoridades Municipales.

Artículo 93. Cuando esté constituida la zona de urbanización y los solares hubieran sido
asignados, los títulos se expedirán en favor de sus legítimos poseedores.

Artículo 94. Los solares de la zona de urbanización son propiedad plena de sus titulares.

Artículo 95. Después de haberse satisfecho las necesidades de los ejidatarios, los solares
excedentes podrán ser arrendados o enajenados por el ejido a personas que deseen
avecindarse.

Capítulo Segundo

22
De las Tierras Parceladas

Articulo 96. Corresponde a los ejidatarios el derecho de aprovechamiento, uso y usufructo de


sus parcelas, una vez que se haya delimitado y asignado individualmente, conforme a la Ley
Agraria y este reglamento.

Articulo 97. Los derechos de los ejidatarios sobre sus parcelas se acreditan con sus
correspondientes certificados parcelarios de derechos agrarios, los cuales ostentaran los datos
básicos de identificación de la parcelas.

Articulo 98. Los certificados parcelarios serán expedidos de conformidad por lo dispuesto en el
artículo 56 de la ley Agraria.

Artículo 99. El ejidatario puede aprovechar su parcela directamente o conceder a otros


ejidatarios o terceros su uso o usufructo, mediante aparcería, mediaría, asociación,
arrendamiento o cualquier otro acto jurídico no prohibido por la ley, sin necesidad de
autorización de la asamblea o de cualquier autoridad. Asimismo podrá aportar sus derechos de
usufructo a la formación de sociedades, tanto mercantiles como civiles.

Artículo 100. Los ejidatarios que posean tierras no formalmente parceladas, podrán realizar las
acciones a que se refiere el artículo anterior, previa autorización de la asamblea.

Articulo 101. En ningún caso, la asamblea ni el comisariado ejidal podrán usar, disponer o
determinar la explotación colectiva de las tierras parceladas del ejido, sin el previo
consentimiento por escrito de sus titulares.

Artículo 102. Los ejidatarios podrán enajenar sus derechos parcelarios a otros ejidatarios o
avecindados del mismo núcleo de población.

Para la validez de la enajenación a que se refiere este artículo, bastará la conformidad por
escrito de las partes ante dos testigos y la notificación que se realice al Registro Agrario
Nacional, el que deberá expedir sin demora los nuevos certificados parcelarios. Por su parte, el
comisariado ejidal deberá realizar la inscripción correspondiente en el libro de registro.

El cónyuge y los hijos del enajenante, en ese orden, gozarán del derecho del tanto para adquirir
preferentemente los derechos parcelarios, el cual deberán ejercer dentro de un término de 30
días naturales, contados a partir de la notificación, a cuyo vencimiento caducará tal derecho. Si
no se hiciere la notificación, la venta podrá ser anulada.

Articulo 103. Cuando la mayor parte de las parcelas de un ejido hayan sido delimitadas y
asignadas a los ejidatarios, en los términos del artículo 56 de la Ley Agraria, la asamblea, con
las formalidades previstas para tal efecto por los artículos 24 a 28 y 31 de la Ley Agraria, podrá
resolver que los ejidatarios puedan, a su vez adoptar el dominio pleno sobre sus parcelas.

Artículo 104. Una vez que la asamblea hubiere adoptado la resolución prevista en el artículo
anterior, los ejidatarios interesados podrán, en el momento que lo estimen pertinente, asumir el
dominio pleno sobre sus parcelas, en cuyo caso solicitarán al Registro Agrario Nacional que las
tierras de que se trate sean dadas de baja de dicho Registro, el cual expedirá el título de
propiedad respectivo, que será inscrito en el Registro Público de la Propiedad correspondiente
a la localidad.

23
A partir de la cancelación de la inscripción correspondiente en el Registro Agrario Nacional, las
tierras dejarán de ser ejidales y quedarán sujetas a las disposiciones del derecho común.

Artículo 105. La adopción del dominio pleno sobre las parcelas ejidales no implica cambio
alguno en la naturaleza jurídica de las demás tierras ejidales, ni significa que se altere el
régimen ejidal o de organización del ejido.

La enajenación a terceros no ejidatarios tampoco implica que el enajenante pierda su calidad de


ejidatario, a menos que no conserve derechos sobre otra parcela o sobre tierras de uso común,
en cuyo caso el comisariado ejidal deberá notificar la separación del ejidatario al Registro
Agrario Nacional, el cual efectuará las cancelaciones correspondientes.

Artículo 106. En caso de la primera enajenación de parcelas sobre las que se hubiere
adoptado el dominio pleno, los familiares del enajenante, las personas que hayan trabajado
dichas parcelas por más de un año, los ejidatarios, los avecindados y el núcleo de población
ejidal, en ese orden, gozarán del derecho del tanto, el cual deberá ejercer dentro de un término
de 30 días naturales, contados a partir de la notificación, a cuyo vencimiento caducará tal
derecho. Si no se hiciera la notificación, la venta podrá ser anulada.

Artículo 107. La notificación hecha al comisariado ejidal, con la participación de dos testigos o
ante fedatario público, surtirá los efectos de notificación personal a quienes gocen del derecho
del tanto. Al efecto, el comisariado ejidal bajo su responsabilidad publicará de inmediato en los
lugares más visibles del ejido una relación de los bienes o derechos que se enajenan.

Artículo 108. En caso de que se presente ejercicio simultáneo del derecho del tanto con
posturas iguales, el comisariado ejidal, ante la presencia del fedatario público, realizará un
sorteo para determinar a quien corresponde la preferencia.

Artículo 109. La primera enajenación, a personas ajenas al núcleo de población, de parcelas


sobre las que se hubiere adoptado el dominio pleno, será libre de impuestos o derechos
federales para el enajenante y deberá hacerse, cuando menos, al precio de referencia que
establezca la Comisión de Avalúos de Bienes Nacionales o cualquier institución de crédito.

Capítulo Tercero
De las Tierras con Destino Específico

Artículo 110. La asamblea podrá determinar el deslinde de la superficie que se considere


necesaria para el establecimiento de parcelas con destino específico, siempre que beneficie a
un grupo o al núcleo de población ejidal.

Artículo 111. La asamblea podrá delimitar la superficie que considere necesaria para el
establecimiento de la parcela escolar, la que se destinará a la investigación, enseñanza y
divulgación de prácticas agrícolas que permitan un uso más eficiente de los recursos humanos
y materiales, con que cuente el ejido.

Artículo 112. La parcela escolar estará bajo el control y vigilancia del responsable que nombre
la asamblea, quien en coordinación con los miembros del comisariado ejidal llevará un control
escrito sobre su aprovechamiento y adecuada utilización, el cual se presentará a la asamblea
cuando así se solicite informando de las acciones, participantes y beneficios obtenidos de las
acciones llevadas a cabo en esta parcela.

24
Articulo 113. La superficie que se destine al establecimiento de la parcela escolar se localizará
de preferencia en las mejores tierras colindantes al poblado.

Articulo 114. La asamblea podrá reservar la superficie necesaria que se localice de preferencia
en las mejores tierras colindantes con el poblado, y que se destinara al establecimiento de
unidades productivas o industriales rurales, aprovechadas por las mujeres campesinas,
mayores de 16 años, del ejido. En esta unidad se podrá integrar instalaciones destinadas
específicamente al servicio y protección de la mujer campesinas.

Articulo 115. La Unidad Agrícola Industrial de la Mujer estará bajo el control y vigilancia de
una presidenta, una secretaria y una tesorera y sus respectivas suplentes, quienes serán
electas en una asamblea, en la que participen las integrantes de dicha unidad, levantándose el
acta respectiva, siendo el órgano de representación del ejido el que sancione la misma.

Esta unidad se regula por el reglamento publicado en el Diario Oficial de la Federación, el día 7
de Junio de 1984, mientras no sea emitido un nuevo reglamento.

Articulo 116. El ejido por conducto de la asamblea, podrá reservar la superficie necesaria que
se localice de preferencia en las mejores tierras colindantes al poblado, en la que se constituirá
la Unidad Productiva para el Desarrollo Integral de la Juventud, en donde se realizará
actividades productivas, culturales, recreativas y de capacitación para el trabajo, para lo hijos de
ejidatarios, comuneros y avecindados mayores de 16 y menores de 24 años.

Articulo 117. La Unidad Productiva para el Desarrollo Integral de la Juventud podrá bajo la
administración de un responsable o comisión integrada en todo caso de un presidente, un
secretario y un tesorero y sus respectivos suplentes, quienes serán electos en una asamblea,
en la que participarán solo sus miembros, debiendo levantarse el acta respectiva, siendo el
órgano de representación del ejido en que sancione la misma.

Articulo 118. El responsable o, en su caso, la comisión de esta unidad se coordinará sobre el


aprovechamiento de la misma.

Capítulo Cuarto
De las tierras de uso común.

Artículo 119. Las tierras ejidales de uso común comprenden una superficie de
_________hectáreas y constituyen el sustento económico de la vida en comunidad del ejido, y
están conformadas por aquellas tierras que no hubieren sido especialmente reservadas por la
asamblea para el asentamiento del núcleo de población, ni sean tierras parceladas. Queda
prohibida la urbanización de las tierras ejidales que se ubiquen en áreas naturales protegidas,
incluyendo las zonas de preservación ecológica de los centros de población, cuando se
contraponga en la declaratoria respectiva.

Artículo 121. En las tierras de uso común, independientemente del aprovechamiento y


explotación forestal, los ejidatarios tienen derecho a pastar el número de cabezas de ganado
que en asamblea sea autorizado de acuerdo con la capacidad de carga animal que soporten los
terrenos por especie y que no afecten al bosque. Sólo podrán usufructuar este tipo de tierras las
personas que acrediten ser ejidatarios con derechos reconocidos sobre las tierras de uso
común o bien, hayan sido autorizados por la asamblea.

25
Artículo 122. Los derechos sobre las tierras de uso común se acreditan con el certificado a que
se refiere el artículo 56 de la Ley Agraria, sujetas al aprovechamiento por
__________ejidatarios que integran el ejido.

Artículo 123. La propiedad de uso común es inalienable, imprescriptible e inembargable, salvo


en el caso que sean aportadas a una sociedad civil o mercantil de acuerdo con lo previsto por el
artículo 75 de la Ley Agraria.

LIBRO SEGUNDO

TÍTULO QUINTO
DEL DESARROLLO FORESTAL SUSTENTABLE

Capítulo Primero
De la Organización para la Administración de los Recursos Forestales

Artículo 124. Los ejidatarios con derechos vigentes, los posesionarios y los avecindados
reconocidos por la asamblea deberán participar en labores que se deriven del manejo forestal,
la planeación comunitaria, brigadas de cultivo, limpia del bosque, aclareos, brechas, cercado
así como de la capacitación y adiestramiento en temas específicos relacionados con el
desarrollo forestal, combate de incendios forestales y plagas en los términos que se determine
por la asamblea y la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable

Artículo 125. La asamblea podrá nombrar una Comisión Auxiliar para el aprovechamiento
de las tierras de uso común forestales, que apoyará al comisariado ejidal, para el óptimo
manejo de bosque y que estará encargada de implementar y dar seguimiento a las actividades
relacionadas con el aprovechamiento, conservación y restauración forestal. Estará constituida
por un presidente, y dos vocales nombrados por la asamblea por un periodo de tres años.

Artículo 126. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales, respecto de los asuntos relacionados con el aprovechamiento, conservación,
restauración y protección de los recursos forestales y fungirá como enlace ante las instancias
de gobierno a fin de atraer programas, recursos, capacitación y asistencia técnica para
aprovechar de manera sustentable el bosque.

Artículo 127. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales, así como las personas designadas para apoyar el aprovechamiento forestal, serán
nombradas y removidas por la asamblea, en cualquier momento.

Artículo 128. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales, estará facultada por la asamblea para:

a) Dar seguimiento a la elaboración, aprobación y aplicación del Programa de Manejo


Forestal.

26
b) Divulgar ante la asamblea las reglas de operación y términos de las convocatorias de los
programas de apoyo a la actividad forestal que impulsan las Instituciones de los tres
órdenes de gobierno.
c) Dar seguimiento a la presentación oportuna de los proyectos en beneficio del núcleo
agrario y/o de sus integrantes.
d) Vigilar la correcta aplicación de los recursos recibidos para el núcleo agrario.
e) Rendir informes al menos cada seis meses sobre el manejo del bosque, el cual deberá
ser aprobado por la asamblea.
f) Garantizar el reparto equitativo de las utilidades que obtenga el ejido por la actividad
forestal, por acuerdo expreso de la asamblea y con el apoyo del comisariado ejidal.
g) Promover la capacitación y desarrollo de actividades que fortalezcan la cultura forestal,
realizando las gestiones correspondientes ante las instancias de los tres órdenes de
gobierno.
h) Impulsar acciones entre los ejidatarios que promuevan la conservación de suelo y agua
así como aquellas dirigidas a la prevención de plagas e incendios forestales.

Artículo 129. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales, para el desarrollo de sus funciones podrá nombrar ejidatarios responsables de al
menos 4 grupos de trabajo, autorizados por la asamblea para:

a) La elaboración, aplicación y seguimiento del Programa de Manejo Forestal.


b) El seguimiento a la ejecución de las plantaciones forestales comerciales, cuando las
haya.
c) Las acciones de conservación y restauración forestal.
d) La comercialización local, regional, nacional y al exterior.

Artículo 130. Los ejidatarios y posesionarios con derechos sobre las tierras de uso común
forestales y preferentemente forestales tendrán los siguientes:

I. Derechos

a) Recibir la parte proporcional de utilidades, conforme su certificado de derechos sobre las


tierras de uso común.
b) Participar en cursos y talleres de capacitación.
c) Participar en los trabajos de la industria extractiva o industrial.
d) Gestión de asesoría oficial para la actividad agropecuaria hortícola y frutícola que realice
en su parcela
e) Disfrutar de permisos y licencias para ausentarse temporalmente del ejido.
f) Nombrar a la persona que los representará en los trabajos de faenas, incendios
forestales, aclareos, brechas cortafuego, podas, presas filtrantes para conservación de
suelo, acomodo de materiales; cuando el titular del derecho no pueda participar por
imposibilidad física, material o legal.
g) Recibir ayuda económica para cubrir gastos de funerales en caso de fallecimiento del
ejidatario, su esposa, concubina o concubinario o alguno de sus hijos.

II. Obligaciones

a) Asistir puntualmente o por medio de su apoderado debidamente acreditado a todas las


asambleas, en los términos descritos en el artículo 12 de este reglamento.
b) Denunciar ante la asamblea y en su caso ante la autoridad competente, actos que se
celebren en contravención a las disposiciones establecidas en la Ley Agraria y la Ley

27
General de Desarrollo Forestal Sustentable y su Reglamento que afecten los recursos
naturales con que cuenta el ejido, tales como el parcelamiento en tierras de uso común
en contravención del artículo 59 de la Ley Agraria, la explotación inmoderada de
recursos renovables y no renovables, la tala clandestina, el robo de madera o de la
existencia de cultivos o actividades ilícitas que se realicen dentro las tierras ejidales.
c) Participar en las labores de conservación, fomento, protección y restauración forestal,
así como en las plantaciones comerciales o de otra índole que se lleven a cabo en el
ejido de conformidad con el programa de manejo forestal autorizado.
d) Colaborar con la autoridad correspondiente en la movilización de contingentes a las
zonas donde se localice algún incendio forestal particularmente aquellos ejidatarios que
sean propietarios de unidades de transporte cuando las circunstancias así lo ameriten.
e) Abstenerse de tirar basura en los sitios prohibidos por la ley, así como denunciar ante
quien corresponda a quien viole esta disposición.
f) Desempeñar los cargos o comisiones que les confiera la asamblea.
g) Todas las que se deriven de sus derechos agrarios y que las que se establezcan por la
por la asamblea.

Capítulo Segundo
Del Ordenamiento y Desarrollo Forestal

Artículo 131. El aprovechamiento forestal del ejido estará normado por el Programa de Manejo
Forestal aprobado por la asamblea y autorizado por la SEMARNAT, mismo que puede ser
elaborado con el apoyo de un prestador de servicios técnicos profesionales forestales. Los
ejidatarios estarán obligados a respetar las superficies y volúmenes de corta por géneros, que
en el mismo se especifique.

Artículo 132. El presidente de la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de


uso común forestales y el comisariado ejidal previo acuerdo de la asamblea, dentro de sus
atribuciones, serán los responsables de gestionar ante la autoridad correspondiente las
autorizaciones anuales de explotación forestal de acuerdo al programa de manejo autorizado
para el ejercicio del año correspondiente, así mismo deberán convocar a asamblea con toda
oportunidad, cuando se trate lo relativo a la contratación de productos forestales.

Artículo 133. El Programa de Manejo Forestal deberá contener al menos lo siguiente:

a) El ciclo de corta y el turno


b) La forma de cómo se haría el inventario forestal del ejido
c) Cuanto se va a cortar por unidad mínima de manejo, el tratamiento del arbolado y cómo
se distribuirá el producto.
d) La forma en que se llevará a cabo la reforestación.
e) Las medidas a tomar para prevenir, controlar y combatir incendios plagas y
enfermedades forestales.
f) La forma en que se marcará el arbolado que se va aprovechar.
g) La inclusión de mapas en donde se especifique las áreas a cortar, la clasificación de las
superficies, la maquinaria que se va a utilizar.

Artículo 134. La explotación del bosque se realizará preferentemente en forma colectiva, o


como lo determine la asamblea, considerando el porcentaje acordado por asamblea para recibir
los derechos sobre las tierras de uso común.

28
Artículo 135. La explotación colectiva de los productos forestales del ejido comprenderá una
fase primaria que es la industria extractiva para llevar a cabo la comercialización industrial y
comercialización de los productos forestales. La industria extractiva comprende toda la actividad
forestal que se relaciona con el derribo, troceo, limpia y apertura de caminos, así como el
transporte de los productos elaborados y semi elaborados hasta los centros de transformación
industrial y una fase secundaria (asierre) para la cual, la asamblea ejidal por conducto de la
comisión auxiliar de las tierras de uso común, podrá contratar un administrador para que lo
auxilie en las labores referentes al asierre de los productos forestales, quien deberá rendir
informes periódicos a la asamblea.

Artículo 136. El material que provenga de arbolado muerto o desenraizado por la acción del
viento o por los efectos de cualquier otro tipo de fenómeno de la naturaleza, invariablemente
deberá ser marcado, previo acuerdo con el presidente de la comisión auxiliar para el
aprovechamiento de las tierras de uso común forestales y el consejo de vigilancia y puesto a
disposición del tesorero del comisariado ejidal; siempre y cuando se cuente con la autorización
contemplada en el programa de manejo forestal que se le autorice al ejido.

Capítulo Tercero
De la asistencia técnica

Artículo 137. El ejido estará asistido por un responsable técnico forestal, con capacidad y
experiencia en la materia, mismo cuya contratación será aprobada por la asamblea, y estará
obligado a cumplir con las disposiciones contenidas en los ordenamientos legales y lo que
señale el programa de manejo forestal autorizado y a las Reglas de Operación de los
programas institucionales de las cuales se apoyará el ejido.

Capítulo Cuarto
De las plantaciones forestales comerciales

Artículo 138. La asamblea y la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso
común forestales, determinarán con base a estudios técnicos la posibilidad de establecer,
cultivar y manejar vegetación forestal maderable y no maderable, en terrenos preferentemente
forestales o temporalmente forestales, con el fin de producir materias primas forestales,
destinadas a su industrialización y/o comercialización.

Artículo 139. Las plantaciones forestales comerciales no podrán establecerse en sustitución de


la vegetación primaria nativa actual de los terrenos del ejido en apego a la Ley General de
Desarrollo Forestal Sustentable.

Capítulo Quinto
De la Comercialización de Productos y/o Servicios Forestales

Artículo 140. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales, en coordinación con el comisariado ejidal, promoverá ante las instituciones
responsables del desarrollo forestal, la comercialización de los productos y/o servicios
forestales que se generen en el ejido, así como de buscar su promoción en el ámbito municipal,
estatal, nacional e internacional.

Artículo 141. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales en asamblea debidamente convocada, informará sobre los tratos y negocios y sobre
las utilidades que se obtengan por concepto de comercialización de productos, materias primas

29
o servicios y establecerá a la asamblea las formas para su equitativa distribución entre los
ejidatarios, lo cual una vez acordado deberá ser ejecutado por el comisariado ejidal.

Capítulo Sexto
De los Servicios Ambientales

Artículo 142. La asamblea por conducto de la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las
tierras de uso común forestales, establecerá las acciones dirigidas a impulsar el desarrollo de
las potencialidades de los servicios ambientales que pueda generar el bosque, la tierra y aguas
del ejido que represente un ingreso económico en beneficio de sus integrantes, mediante la
promoción y gestión de los programas que impulsan la protección de la biodiversidad, la
recarga de acuíferos, la conservación de manantiales, lagos, lagunas y la captura de carbono,
buscando en todo momento que los ingresos recibidos por este concepto queden declarados
claramente en asamblea quien sancionará la distribución equitativa entre todos los ejidatarios
con derechos sobre las tierras de uso común.

Capítulo Séptimo
De la Conservación y Restauración Forestal

Artículo 143. Todo ejidatario, posesionario y avecindado deberá participar activamente en los
procesos y campañas de reforestación en las cuales participe el ejido, además de aquellas
relacionadas con la conservación de suelos, el combate de los incendios forestales y el
combate de plagas y enfermedades que afecten el bosque.

Artículo 144. Es obligación de los ejidatarios participar del cuidado de las áreas destinadas a
las plantaciones forestales comerciales que se establezcan dentro del ejido y áreas restringidas
o protegidas para su conservación.

Artículo 145. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales en coordinación con el comisariado ejidal, el consejo de vigilancia y el responsable
técnico forestal, elaborarán el plan de acción para la prevención, detección, control y combate
de los incendios forestales mismo que será sancionado por la asamblea, actividad que deberá
realizarse previo a la temporada de mayor incidencia de los incendios forestales y será revisado
anualmente.

Artículo 146. El plan contendrá las acciones y los criterios para la integración de las brigadas
preventivas y de combate contra incendios forestales, tomando en cuenta las condiciones
climáticas prevalecientes en la temporada y las actividades que se detecten como riesgo
originadas por la actividad humana.

Artículo 147. El responsable técnico forestal en coordinación con la comisión auxiliar para el
aprovechamiento de las tierras de uso común forestales, realizará la evaluación de daños
causados por los incendios y los presentará a la asamblea ejidal con el fin de acordar las
acciones convenientes para su restauración.

Artículo 148. Los incendios que ocurran en el ejido serán reportados por los integrantes del
ejido ante la autoridad ambiental que corresponda, para que esta a su vez proceda conforme al
procedimiento para combatir los incendios forestales en coordinación con las autoridades civiles
y militares y de otras instituciones públicas encargadas del cuidado de los ecosistemas.

30
Artículo 149. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales en coordinación con el responsable técnico y el grupo de trabajo correspondiente,
realizarán recorridos continuos en las tierras del ejido con el propósito de detectar de la
presencia de plagas y enfermedades y si fuera el caso, establecer un programa de atención
emergente.

Artículo 150. Todos los integrantes del núcleo agrario están obligados a reportar ante el
comisariado ejidal, el consejo de vigilancia, la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las
tierras de uso común forestal, el comité de desarrollo forestal, el responsable técnico forestal y
a la asamblea la presencia de focos de infección de plagas que afecte la masa arbolada.

Artículo 151. El grupo de trabajo de conservación y restauración forestal en coordinación la


comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común forestales, deberán
cuidar que en la actividad de pesca, en cuerpos de agua ubicados dentro del ejido, no se
utilicen venenos o cualesquiera otra sustancia o instrumentos prohibidos que pongan en peligro
de extinción a las especies y de contaminación al agua.

Artículo 152. Ante la presencia de plagas o enfermedades, el grupo de trabajo de conservación


y restauración forestal deberá impulsar acciones necesarias para su combate y la propuesta de
restauración de las áreas siniestradas; la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las
tierras de uso común forestales deberá notificar al respecto a las instituciones encargadas de
ello de los tres órdenes de gobierno.

Capítulo Octavo
Del Aprovechamiento, Protección y Fomento de la fauna silvestre

Artículo 153. La comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de uso común
forestales y el grupo de trabajo de conservación y restauración forestal en coordinación con el
responsable técnico, están obligados a formular un plan de acción para el aprovechamiento,
protección y fomento de la fauna silvestre, mismo que su aprobación estará sujeto a la decisión
de la asamblea.

Artículo 154. Todos los integrantes del núcleo agrario, están obligados a proteger y fomentar la
presencia de la fauna silvestre nativa, así como dar aviso a la autoridad correspondiente del mal
uso y/o aprovechamiento que se haga de ella.

Artículo 155. El comisariado ejidal, la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras
de uso común forestales y el responsable técnico serán los responsables de facilitar y/o
gestionar la capacitación y adiestramiento para todos los integrantes del ejido en materia del
aprovechamiento sustentable del bosque, protección y fomento de la fauna silvestre.

Capítulo Noveno
Del Aprovechamiento de los Recursos No Renovables

Artículo 156. El aprovechamiento de los recursos no renovables del ejido quedará


condicionado a las normas siguientes:

a) Se deberá acordar su explotación por la asamblea de ejidatarios.

31
b) El transporte de los mismos deberá de hacerse previa orden suscrita por el comisariado
ejidal y del presidente de la comisión auxiliar para el aprovechamiento de las tierras de
uso común forestales.

c) Se exceptúan de esta disposición a todos los ejidatarios, posesionarios y avecindados


que transporten estos materiales fuera del ejido.

d) Cuando los ejidatarios, posesionarios y avecindados vayan a utilizar los mismos en la


construcción de sus viviendas y para fines domésticos, la comisión auxiliar para el
aprovechamiento de las tierras de uso común forestales, deberá manifestarse sobre la
utilización que se pretenda dar a dichos materiales.

Artículo 157. Para el fiel cumplimiento a lo dispuesto en el artículo anterior y tratándose de


personas extrañas al ejido, que al efectuar el transporte de estos productos se rehúsen a
efectuar el pago correspondiente de acuerdo a las tarifas autorizadas por la asamblea, el
comisariado ejidal deberá solicitar el apoyo de las autoridades correspondientes para que se
apliquen las sanciones que procedan.

Articulo 158. Queda terminantemente prohibida la explotación y transporte de productos


herbáceos tales como: _______________________etc. quedando limitado su aprovechamiento
con fines únicamente domésticos y medicinales a ejidatarios, posesionarios y avecindados de
este núcleo agrario.

Capítulo Décimo
Del Uso o Aprovechamiento de las Aguas Ejidales

Artículo 159. Corresponde al propio ejido o a los ejidatarios, posesionarios y avecindados el


uso o aprovechamiento de las aguas ejidales en las tierras de uso común, cuando así lo
determine el asamblea.

Artículo 160. La distribución, servidumbre de uso y de paso, mantenimiento, contribuciones,


tarifas, transmisiones de derechos y demás aspectos relativos al uso de volúmenes de agua del
ejido, estarán regidas por lo dispuesto en las Leyes, Reglamentos y disposiciones en la materia,
así como por los acuerdos de asamblea.

Artículo 161. Cada ejidatario esta obligado a cubrir las tarifas respectivas, cuando el uso del
agua sea de un distrito de riego u otros sistemas de abastecimiento, de acuerdo con las tarifas
aplicables para cada caso.

Artículo 162. Los aguajes comprendidos dentro de la tierras ejidales que no hayan sido
asignadas individualmente, serán de uso común y su aprovechamiento se hará de acuerdo con
lo que determine la asamblea o, en su defecto, de acuerdo con la costumbre del ejido, siempre
y cuando no se contravenga a los dispuesto en la Ley Agraria o en la normatividad de la
materia.
Capítulo Décimo Primero
Del Reparto de Utilidades Derivadas del Aprovechamiento Forestal

Artículo 163. La asamblea determinará la distribución de las utilidades, las cuales se obtendrán
de la operación: costos de venta, menos costos de producción, igual a utilidad neta, la cual se

32
distribuirá de manera proporcional a la asignación de derechos sobre las tierras de uso común y
la entrega de los recursos a cada ejidatario se hará en asamblea convocada para tal fin.

TITULO SEXTO
FONDOS COMUNES

Artículo 164. Se entiende como fondo común los recursos económicos obtenidos por el ejido,
destinados a crear un fondo de capitalización para el núcleo ejidal, que sirva para realizar, entre
otras actividades, nuevas inversiones, creación de empresas, obras o servicio de beneficio
colectivo, que deberán disponerse por acuerdo de asamblea.

Artículo 165. Los fondos comunes, para efectos de su administración, podrán depositarse en el
Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento o en cualquier institución bancaria.

Las aportaciones mensuales ordinarias o las extraordinarias que determine la asamblea podrán
constituir recursos especiales del ejido, los cuales podrán ser administrados por el órgano de
representación del mismo.

Artículo 166. Para la adecuada administración de los recursos del ejido, la asamblea podrá
acordar se practiquen auditorias integrales. La propia asamblea aprobará la contratación de los
servicios profesionales para realizar los trabajos correspondientes.

TITULO SÉPTIMO
DE LA RENDICIÓN DE CUENTAS

Artículo 167. El comisariado ejidal y los integrantes de la comisión auxiliar para el


aprovechamiento de las tierras de uso común forestales, presentarán informes periódicos sobre
el avance en la implementación del Programa de Manejo Forestal, la venta de los productos
forestales, los montos recibidos y aplicados provenientes de los programas de gobierno y sus
beneficiarios, el reparto de las utilidades del ejido por concepto de venta de los productos
forestales, se privilegiará que esto se realice ante la asamblea debidamente convocada.

TITULO OCTAVO
DE DELITOS, FALTAS Y SANCIONES

Artículo 168. La asamblea aplicará los correctivos y medidas disciplinarias, conforme a este
reglamento a todos aquellos infractores que violen las disposiciones contenidas en la Ley
Agraria, Ley General para el Desarrollo Forestal Sustentable, la Ley Estatal Forestal y este
reglamento.

Artículo 169. La aplicación de las sanciones pecuniarias está encomendada al tesorero del
ejido, quien utilizará los medios de apremio necesarios a fin de hacer efectivo el cobro de las
multas en forma particular a los presuntos infractores.

Artículo 170. Se informará a la autoridad competente, a efecto de que sea sancionado


conforme corresponda a ejidatarios que incurran en las siguientes infracciones:

a) Provoquen actos violentos y desordenes en las asambleas.

b) Se presenten a las asambleas en estado de embriaguez o bajo los efectos de cualquier


otra sustancia toxica.

33
c) Porten armas de fuego o cualquier tipo dentro del salón destinado a las asambleas,
cuando se incurra en cualquiera de estas violaciones el consejo de vigilancia hará la
consignación de los infractores ante las autoridades competentes.

Artículo 171. Todas las infracciones y sanciones no previstas en este reglamento, serán
acordadas y resueltas por la asamblea de ejidatarios.

TRANSITORIO

Artículo Primero. El presente reglamento entra en vigor al interior del ejido partir de su
aprobación por la asamblea y surte efectos al exterior a partir de su inscripción en el Registro
Agrario Nacional.

Ejido ____________Municipio de ___________Estado de _____________,

A _____de _______de 200__.

EL COMISARIADO EJIDAL

____________________________ __________________________ ____________________________


Presidente Secretario Tesorero

EL CONSEJO DE VIGILANCIA

____________________________ __________________________ ___________________________


_
Presidente Secretario Secretario

FIRMAS DE EJIDATARIOS

34
1.- ____________________________________________

2.- ____________________________________________

3.- ____________________________________________

4.- ____________________________________________

5.- ____________________________________________

6.- ____________________________________________

7.- ____________________________________________

8.- ____________________________________________

9.- ____________________________________________

10.- ____________________________________________

11.- ____________________________________________

12.- ____________________________________________

13.- ____________________________________________

14.- ____________________________________________

15.- ____________________________________________

35