Вы находитесь на странице: 1из 5

LAS CIUDADES MÁS CONTAMINADAS DEL MUNDO: CIUDADES

IRRESPIRABLES

PRESENTADO POR.
CAMILO ANDRÉS GUARAMÁ ESCOBAR

PRESENTADO A.
CÉSAR ANDRÉS SALAZAR CANCHALA I.Amb

INSTITUTO TECNOLOGICO DEL PUTUMAYO SEDE SIBUNDOY


FACULTAD DE INGENIERIA
SANEAMIENTO AMBIENTAL
CALIDAD DEL AIRE
SIBUNDOY PUTUMAYO
2018
ENSAYO
El concepto de medio ambiente hace referencia al ecosistema y al ser humano, es
decir, agrupa tanto factores naturales –como la energía solar, el aire, el agua y la
tierra; la flora y la fauna; los minerales y la superficie disponible para la actividad
humana– como otros elementos artificiales construidos o inducidos por el hombre,
y las interacciones entre todos sus elementos y entre éstos y las personas
(Carmona, 2015). Sin embargo, como derecho humano no ha sido definido con
precisión, aunque de los instrumentos internacionales puede deducirse que se
refiere a la existencia de un entorno favorable para el desarrollo de las personas,
que asegure su salud, bienestar y una vida digna.

Todas las personas tienen derecho a vivir y desarrollarse en un medio ambiente


sano. Este derecho abarca un conjunto de elementos del entorno natural y su
relación con el ser humano; uno de ellos es el aire. En particular, las personas
necesitan y tienen derecho a respirar aire que no les cause repercusiones negativas
a su salud, y que además abone a la construcción de condiciones de bienestar en
lo que respecta a su entorno y movilidad (De, México, Gallardo, & García, 2016).

De acuerdo a lo anterior, la calidad de aire cada vez toma más relevancia ya que
cada día vivimos en un ambiente más contaminado, los procesos en la industria son
cada vez más limpios, las leyes y regulaciones de las autoridades más rigurosas,
los servicios de salud más costosos y el medio ambiente nos lo estamos acabado
(Jorge & Andrade, n.d.).

Por consiguiente el documental (las ciudades más contaminadas del mundo:


ciudades irrespirables) nos ilustra la situación actual de la problemática de
contaminación atmosférica que se está presentando, puesto que para la
Organización Mundial de la Salud (OMS), las ciudades más contaminadas del
mundo son: Ciudad de México, Pekín, donde la doble alerta roja ha obligado, a
finales de 2015, a ejecutar medidas tan drásticas como el cierre de colegios y
guarderías. Le siguen El Cairo, Yakarta o Los Ángeles. Pero se trata de un asunto
global. Y las ciudades europeas también se ven ya gravemente afectadas, pues
según se estima 432.000 muertes prematuras al año se deben a ello y la Agencia
Europea del Medio Ambiente (AEMA) señala que la contaminación del aire puede
llegar a reducir la esperanza de vida de los europeos hasta en tres años.

El problema es bastante serio, y las emisiones de las distintas actividades


antrópicas son de gran magnitud. Pues me doy a la tarea de pensar que ello se da
a consecuencia del desarrollo descontrolado y previo a una mala planificación.
Quemando así combustibles fósiles que contaminan el aire, en niveles que se
vuelven impermisibles en todo el sentido de la palabra, superando la capacidad de
la naturaleza de poder transformar esos compuestos tóxicos en oxígeno. No solo
contaminan el aire, sino que también pueden incorporarse en el recuso agua el cual
es el sustento diario de las personas, las cuales lo emplean para el desarrollo de
sus distintos hábitos de vida. Por ende se ven expuestas de una u otra forma a
repercutir de manera negativa su integridad y salud.

Los impactos en la salud de los contaminantes atmosféricos son numerosos y


variados y pueden manifestarse en diferentes partes del cuerpo humano. Las partes
afectadas incluyen el sistema respiratorio, sistema inmunológico, piel y tejidos
mucosos, sistema sensorial, sistema nervioso central y periférico y sistema
cardiovascular (Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo, 2005).

Finalmente puedo decir que día a día la contaminación del aire se ha convertido en
un problema de salud ambiental, el cual afecta a muchos países y en especial a los
desarrollados. Pues se han implementado muchas estrategias para mitigar tal
impacto, pero no ha sido suficiente porque cada vez se emiten mayores cantidades
de gases y partículas potencialmente nocivos, para la salud humana y el medio
ambiente. A lo anterior se suma toda la legislación o normatividad que se ha
impuesto, que al fin de cuentas no sirve de nada, ya que se pasa por encima de las
leyes establecidas y que de verdad no son aplicadas como debería de ser. Desde
mi punto de vista pienso que si se quiere mejorar tal situación, los estados deberían
de hacer respetar la normatividad como tal, y no ser partícipes del modelo de
corrupción que influye en gran medida en la mayoría de problemáticas que se
presentan con respecto al medio ambiente.
BIBLIOGRAFÍA

María del Carmen Carmona Lara, Derechos del medio ambiente, 3ª edición, México,
Instituto de Investigaciones Jurídicas-unam (serie Nuestros derechos), 2015, p. 33.

De, D., México, C. De, Gallardo, P. G., & García, N. P. (2016). Sobre calidad del
aire y derechos humanos.

Jorge, I., & Andrade, L. V. (n.d.). Calidad de aire y su importancia Gerente General
Air Quality de México.

Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo. (2005). Gestión de


calidad del aire, 9–19. Retrieved from
http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/69478/1/WHO_SDE_PHE_OEH_06.02_sp
a.pdf