Вы находитесь на странице: 1из 4

Barroco

Barroco es el término que da nombre a la corriente artística que se desarrolla tras el Renacimiento,
durante el siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII. El barroco nace en Italia y se extiende por
muchos países europeos como Francia, España y Alemania.

Es un arte creado al servicio de los grandes poderes del momento: la iglesia católica y las monarquías
absolutas, que pretenden servirse de el para exaltar su autoridad, y asegurarse la obediencia de sus
súbditos y fieles respectivamente.

Como arte propagandístico, empleara a menudo recursos de gran teatralidad con el objetivo de atraer y
deslumbrar al que lo contempla. Frente a la serenidad clásica racional del Renacimiento, el barroco opta
por el mundo en movimiento y agitado de los sentidos. Por tanto, la tendencia del barroco es la
exageración y la ostentación.

Arquitectura barroca italiana

Características:

Aparecen numerosas curvas que sustituyen a la obra equilibrada y racional del Renacimiento. Las
columnas salomónicas se retuercen, los frontones son curvos y mixtilíneos. Los muros se curvan a la
búsqueda de efectos luminosos.

 Siguen utilizándose la planta basilical y central pero con predominio de la línea curva: plantas
elípticas, circulares y mixtas.
 Se sigue utilizando el arco de medio punto y las bóvedas de cañón, pero se experimenta
también con bóvedas estrelladas y se multiplican las cúpulas exteriores.
 La cúpula seguirá usándose en su apariencia externa y en su interior se encontraran decoradas
con cielos pintados plagados de figuras.
 Las fachadas de las iglesias se van haciendo más movidas y ricas en claroscuro, fachadas
cóncavas y convexas, que se relacionan con el espacio urbano. Se llenan de esculturas, las
columnas se desprenden del muro y el efecto en general es de mayor riqueza y movimiento.
 En los interiores la escultura y la pintura se aliarán con la arquitectura creando un todo.

Principales arquitectos y obras significativas:

Cronológicamente el primer gran arquitecto del barroco es Carlo Maderna. Su obra principal será la
conclusión de la Basílica de San Pedro transformando la estructura de Bramante y de Miguel Ángel de
planta central en un esquema longitudinal.

Pero la historia de la arquitectura barroca italiana está marcada por la obra de los dos grandes
arquitectos: Bernini y Borromini.
Lorenzo Bernini (1598-1680)

Bernini es el genio del siglo XVII, practicó todas las disciplinas artísticas aunque él siempre se considere
escultor.

Su estilo arquitectónico y urbanista buscaba la grandeza, la clara distribución de masas, y la rica


ornamentación interior. Su arquitectura puede definirse como clasicista y de raíz renacentista lo que le
valdrá para recibir los grandes encargos de los papas a la hora de construir una Roma triunfal que
recupera su supremacía espiritual y política.

Entre sus obras más importantes se encuentra el Baldaquino de San Pedro, situado en el crucero de la
iglesia bajo la gran cúpula de Miguel Ángel, es un gran dosel de bronce sostenido por cuatro columnas
salomónicas.

Prefiere la planta central, de cruz griega, central u oval como en la iglesia de San Andrés del Quirinal.
Esta iglesia, inspirada en el Panteón romano, posee una planta ovalada, marcada por un pórtico
semicircular en la fachada.

Su obra maestra es la Columnata de la Plaza de San Pedro. Se trata de una plaza de forma elíptica
rodeada de una gran columnata de cuatro filas de columnas en cuya primera fila se levantan estatuas
también realizadas por él.

Bernini viaja a la corte francesa, donde lleva a cabo el proyecto para el remate de la fachada occidental
del castillo del Louvre. Esta obra coincide con los primeros años del reinado de Luis XIV, que pretendía
que fuera el emblema de la nueva monarquía tras un periodo de inestabilidad política. Sus proyectos
fueron tres, el primero más barroco y más clásicos los dos siguientes, pero su viaje fue un fracaso ya que
Luis XIV se desinteresó de sus proyectos. El fracaso de Bernini se fundamenta en las exigencias
prefiguradas del monarca francés, que buscaba algo más sobrio y alejado de la monumentalidad
barroca.

Francesco Borromini (1599-1667)

Es un arquitecto de gran ingenio e imaginación, en un principio colaborador de Bernini para después


pasar a ser su rival y adversario con una obra totalmente contrapuesta. Durante el pontificado de
Inocencico X, gana la confianza del Papa, lo que le permite desplazar a Bernini en el puesto de
arquitecto principal de Roma.
Es en este momento cuando realiza la fachada de la Iglesia de Santa Inés en la Plaza Navona.

La obra de Borromini resulta muy original, sin influentes claros salvo la influencia parcial de Miguel
Ángel al cual admiraba. Entre los principales elementos y criterios arquitectónicos utilizados en su obra
cabe destacar:

 Orden gigante
 Planta central, tendencia distintiva de las iglesias barrocas
 Dinamismo espacial
 Uso de la luz
 Incorporación de la escultura
 Materiales simples y económicos
 Esquema geométrico modular

Su estilo arquitectónico se basa en la fantasía, en lo dramático y en la expresión arquitectónica del


movimiento. Inventa elementos nuevos y formas novedosas. Entre sus obras destaca San Carlos de las
cuatro fuentes. Esta pequeña iglesia forma parte de un convento de la orden de los trinitarios. La planta
es ovalada, al igual que la cúpula y la pared ondulante de su fachada, característica de toda su obra,
juega con las formas cóncavas y convexas, consiguiendo un tremendo dinamismo y un intenso
claroscuro.

Con el siguiente Papa, Alejandro VII, nuevamente renace la estrella de Bernini, a partir de este momento
Borromini se dedica a completar los interiores de la iglesia de Sant´Ivo alla Sapienza, con una planta
original en forma de estrella mixtilínea que alterna líneas rectas con formas cóncavas y convexas.
Formas que también combina en la cúpula.

Fuera de Roma el arquitecto más importante de Venecia será Baldassere Longhena. Su obra maestra es
la iglesia de Santa María della Salute de estilo palladiano, visible en la utilización de elementos
grecorromanos. Es de forma octogonal cubierta por una gran cúpula cuyos arranques se disimulan con
grandes volutas.

En la zona del Piamonte trabajan arquitectos como Guarnini, continuador del estilo de Borromini.
Diseño numerosos edificios públicos y privados en Turín, incluyendo Palacios para el Duque de Saboya.
Su obra más relevante es la Iglesia Real de San Lorenzo, de planta central octogonal con los lados de
forma convexa con un presbiterio elíptico dispuesto transversalmente, y una cúpula con nervios que se
entrelazan para formar el octágono sobre el que descansa la linterna. Destaca también el Palazzo
Carignano, basado en una planta en forma de U, con una monumental fachada que alterna partes
cóncavas y convexas.

Escultura barroca

La escultura barroca es una escultura muy realista que apela al sentimiento. Las figuras representan
sentimientos y pasiones, y poseen expresiones muy exageradas y patéticas. Los temas más utilizados
son los retratos (bustos, figuras ecuestres), los temas religiosos (escenas de milagros, escenas de
martirio), la escultura funeraria y los temas mitológicos.

El escultor más destacado es Bernini, su producción es muy variada y abarca grupos escultóricos
de temática religiosa y mitológica, bustos, tumbas y fuentes, casi siempre realizadas en mármol. Sus
primeras obras son El David y Apolo y Dafne. Su obra más importante es El Éxtasis de Santa
Teresa, considerada una de las obras maestras de la escultura del Barroco. También realizó
numerosos bustos de retratos llenos de vida y naturalismo y donde logra captar la personalidad del
modelo. Desde Constanza Buonarelli hasta Luis XIV. Por último hay que destacar La Fuente de los
Cuatro Ríos de la Plaza Navona.