Вы находитесь на странице: 1из 1

AC Ficha técnica 6

El uso del glifosato


Uso del glifosato en la Agricultura de Conservación, ¿por qué utilizarlo?

El control de malezas es una de las actividades más importantes para los pequeños productores. Lograrlo o no, depende del manejo eficaz y oportuno que se haga de
ellas. Un control deficiente al principio del ciclo puede provocar grandes reducciones de rendimiento. Una de las opciones es utilizar herbicidas, ya que el control
químico es rápido, reduce la mano de obra requerida y es muy eficaz si se aplica adecuadamente; sin embargo, también puede tener grandes desventajas, como el
costo y la disponibilidad de los herbicidas o la falta de capacidad técnica para aplicarlos de forma segura, correcta y precisa. En la Agricultura de Conservación (AC), el
glifosato ha sido un herbicida de preferencia desde hace mucho tiempo, por ser muy eficaz y tener un costo accesible.
El glifosato es un desecante que proporciona un control total de todas las plantas (verdes) en crecimiento, es decir, controla los brotes iniciales de las malezas de hoja
ancha y de la mayoría de las gramíneas perennes. Si en los primeros años de su aplicación se logra controlar las malezas de manera eficaz y continua, la dosis de
herbicida puede irse reduciendo gradualmente.
Este herbicida es relativamente inocuo para el medio ambiente y se han registrado pocos casos en que ha llegado hasta el manto freático. Al entrar en contacto con el
suelo, es desactivado con rapidez por la arcilla y, por lo tanto, tiene poco o ningún efecto residual.
Un control de malezas todo el año que incluya el uso del glifosato elimina hierbas problemáticas, como el zacate Bermuda (Cynodon dactylon L.).

¿Cuándo aplicar el glifosato y en qué dosis?

El mejor momento para aplicarlo es Es necesario reponer las puntas de las


antes o poco después de sembrar el boquillas cuando se dañan o se desgastan,
cultivo. ya que pierden la capacidad de regular
adecuadamente las aspersiones.

Las nuevas tierras de cultivo


conviene tratarlas con una aspersión El glifosato sólo controla plantas vivas y en
inicial antes de sembrar. crecimiento, y sólo las mata si es bien
absorbido por tejido vegetal vivo.

En una parcela de maíz se puede


aplicar hasta cuatro días después de Es más eficiente a un pH bajo, por lo cual
la siembra, pero antes de que emerja conviene mezclar en la aspersora de
el cultivo. mochila un puñado (150 g) de urea en el
agua junto con el herbicida, con el fin de
reducir el pH e incrementar su eficacia.

Para lograr una aplicación uniforme,


es esencial utilizar el tipo correcto de En general, una dosis de 2.5 litros de
boquilla. Se recomienda usar boquil- glifosato por hectárea aplicada a una tasa
las de abanico plano. de 100 litros de agua por hectárea propor-
ciona buen control de la mayoría de las Las aspersoras de mochila son las
malezas perennes. No obstante, algunas que comúnmente se utilizan para
Si se ponen múltiples boquillas en el malezas son muy problemáticas y aplicar el glifosato.
aguilón, incrementa la eficiencia y requieren que se aplique el herbicida
cobertura de la aplicación, lo cual es varios años consecutivos para lograr un
muy importante para lograr un control total.
control total.

Esta ficha técnica está basada en el original de Christian Thierfelder y Patrick C. Wall, del CIMMYT-Zimbabue; se
adaptó a las condiciones en que trabajan los agricultores mexicanos.

Este material fue adaptado y reproducido para el componente MasAgro-Productor, en el marco del Programa
Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional. Este programa es público, ajeno a cualquier partido
político. Queda prohibido su uso para fines distintos de los establecidos en el programa.