Вы находитесь на странице: 1из 4

POLÍTICA Y GESTIÓN AMBIENTAL

(ENSAYO)

Profesora: Integrante:
Ana M. Delgado Sthefany Reyes
C.I. N. 28173373

Apure, Junio de 2018


La pretensión que se tiene de desarrollar este ensayo es, tomar
conciencia sobre el medio ambiente, cuya expresión escrita se sustenta
en la argumentación de autores, bases legales y relatos históricos para
poder abordar como temática: la política y gestión ambiental. Partiendo de
esta premisa, es de interés para nosotros entender que la política
ambiental, tal cual como la conocemos actualmente comenzó a gestarse
en los años 60 y 70, principalmente en Europa y USA. Aunque, gracias a
la conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano y
la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y
Desarrollo (CNUMAD), realizadas en 1972 y 1992, es cuando se toma
verdadera conciencia sobre el manejo ambiental. Entonces cabria
preguntarse ¿Cómo es considerado la política ambiental?

Ahora bien, siguiendo este mismo contexto, y para dar repuesta a


la pregunta formulada, pues según Gutiérrez (2005), es considerado
como “un nuevo campo o una nueva sección de la política. Este nuevo
campo de la política se origina en los países industrializados,
principalmente, como una reacción de agravamiento ecológico de los
efectos del industrialismo”. (p. 2). Bajo la idea planteada por el autor, la
política ambiental es una novedad en los países industrializados que
provee con una nueva palabra al idioma político (Política Ambiental). Sin
embargo, hay autores que definen a la política ambiental como el conjunto
de los esfuerzos políticos para conservar las bases naturales de la vida
humana y conseguir un desarrollo sostenible.

En cuanto a los objetivos, se pueden mencionar cuatros, los


cuales se resumen de la siguiente forma: Identificar la situación de los
problemas ecológicos, formular soluciones en el mediano y largo plazo,
concreción instrumental a través de programas, con personas, materiales
y recursos de información, por último, imponer esta política en la
ejecución administrativa. Por otro lado, están los principios para la gestión
del ambiente que sustenta la política ambiental. De acuerdo a la Ley
Orgánica del Ambiente (2006), estarán sujetas al cumplimiento de los
siguientes principios: Corresponsabilidad, Prevención, Precaución,
Participación ciudadana, Tutela efectiva, Educación ambiental, Limitación
a los derechos individuales, Responsabilidad en los daños ambientales,
Evaluación de impacto ambiental y Daños ambientales.

Es importante acotar que, la política ambiental Venezolana se


encuentra sustentada en nuestra Constitución, en los acuerdos
internacionales suscritos y bajo una extensa y completa legislación
ambiental (Jurídico). Aunado a ello, se encuentran lo social, Económicos
y Fiscales, Administrativos y Técnicos. Todos estos instrumentos son
importantes para el estudio de los diversos problemas ambientales que se
presentan en la política ambiental. En virtud de lo antes delineado, se
hace necesario realizar un esbozo sobre el otro tópico: “la Gestión
Ambiental”.

En este sentido, iniciare por definir la Gestión Ambiental, de


acuerdo a DefiniciónABC (2007-2018), es “aquella serie de actividades
políticas dirigidas a manejar de manera integral el medio ambiente de un
territorio dado y así contribuir con el desarrollo sostenible del mismo”. (P.
1). La gestión ambiental debe entenderse entonces, como la conducción
del sistema ambiental a través de políticas y del comportamiento de los
elementos básicos involucrados en ella. Desde estas consideraciones,
resulta interesante mencionar los principios de la gestión ambiental,
según Gómez (1999) son: Lo económico, responsabilidad compartida,
subsidiariedad, sostenibilidad de las actividades, internalizar los costos
ambientales, integración de la sensibilidad ambiental, pensar globalmente
y actuar individual y localmente.

En este contexto, se hace necesario señalar las distintas instancias


reguladoras en materia jurídica que guardan estrechos vínculos con la
materia en cuestión. Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela (1999), art. 127, 128 y 129. Ley Orgánica del Ambiente (2006),
Ley Penal del Ambiente, Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos
Peligrosos Gaceta Oficial N° 5554. Extraordinaria de fecha 13 de
noviembre de 2001. Decreto 1257 “Normas para la Evaluación Ambiental
de Actividades Susceptibles de Degradar el Ambiente”. Ahora bien, otro
aspecto importante en la Gestión Ambiental son los principios para la
implementación del sistema de Gestión Ambiental (SGA): Autoevaluación
Inicial de Gestión Ambiental, Compromiso y Política, Planificación,
Implementación, Medición y Evaluación, Revisión y Mejoramiento.

Desde esta perspectiva podemos hacer un último miramiento para


concluir en torno a lo que ha sido el contenido del presente ensayo,
refiriendo lo sucesivo al concepto, siendo la Política y Gestión Ambiental
un suceso de esfuerzo fundamentado por un conjunto de normas para
preservar el medio ambiente. Otros puntos que se abordaron fueron los
objetivos, principios y leyes que los sustentan. Es importante acotar que,
durante las últimas décadas la preocupación por el medio ambiente ha
despertado interés en los diferentes sectores debido a que el deterioro y
degradación del ambiente demuestra serios impactos sobre la naturaleza
y el desarrollo sostenible en general. Por lo que, una de las bases que
sustentan el desarrollo son los recursos naturales, la cual proporcionan
beneficios en calidad y bienestar del hombre.

Por último, es importante tener en cuenta que el desconocimiento


del valor económico de los recursos naturales ha contribuido a su
deterioro, por lo que, una valoración adecuada de los beneficios ofrecidos
por los recursos naturales como bienes no ambientales con precio y
mercado, así como de los bienes ambientales sin precio, sin mercado,
facilita la implementación de políticas acordes a las necesidades de la
población urbana y rural, salvaguardando la naturaleza. De allí que, todo
esto nos lleva a mirar con una visión crítica la manera como el Estado
debe trabajar con una política ambiental donde se desarrolle un buen
principio, salvaguardando la naturaleza y los sistemas productivos que
posibilitan el desarrollo.