Вы находитесь на странице: 1из 9

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD

CARRERA PSICOLOGÍA CLÍNICA

ELEMENTOS DE NEUROANATOMÍA Y NEUROFISIOLOGIA

PAR CRANEAL 8 (VESTÍBULOCOCLEAR)

Docente: Dra. Fernanda Flores

Integrantes: Barragán Atiaga Angélica Lisbeth

Villacís Pico Carlos Steve

Mayorga Zurita Genesis Elizabeth


NERVIO VESTIBULOCOCLEAR

Es un nervio sensitivo que conduce impulsos desde el oído interno.

Este nervio consiste en dos partes distintas, el nervio vestibular que conduce información
relacionada con la posición y movimiento de la cabeza, y el nervio coclear que conduce
información auditiva.

Ambas divisiones pasan juntas a través del conducto auditivo interno y se unen al tronco
del encéfalo en la unión de la médula oblongada con el puente, en la región conocida como
ángulo pontocerebeloso.

CARACTERÍSTICAS

Nervio Vestibular

El nervio vestibular conduce los impulsos nerviosos desde el utrículo y el sáculo, que
proporcionan información vinculada con la posición de la cabeza; el nervio también
conduce impulsos desde los conductos semicirculares que proporcionan información
vinculada con los movimientos cefálicos.

Las fibras nerviosas del nervio vestibular son las prolongaciones centrales de las células
nerviosas localizadas en el ganglio vestibular, que está ubicado en el conducto auditivo
interno.

Núcleos vestibulares

Se pueden reconocer cuatro núcleos: (1) El núcleo vestibular lateral, (2) El núcleo
vestibular superior, (3) el núcleo vestibular medial y (4) el núcleo vestibular inferior

Los núcleos vestibulares reciben fibras aferentes desde el utrículo y el sáculo y los
conductos semicirculares a través del nervio vestibular y fibras provenientes del cerebelo a
través del pedúnculo cerebeloso inferior.
Nervio Coclear

El nervio coclear conduce los impulsos nerviosos vinculados con el sonido desde el órgano
de Corti en la cóclea.

Las fibras del nervio coclear son las prolongaciones centrales de las células nerviosas
localizadas en el ganglio espiral de la cóclea. Entran en la superficie anterior del tronco del
encéfalo en el borde inferior de la protuberancia, al ingresar en la protuberancia las fibras
nerviosas se dividen y un ramo entra en el núcleo coclear posterior y el otro ramo en el
núcleo coclear anterior.

Núcleos Cocleares

Los núcleos cocleares anterior y posterior están ubicados sobre la superficie del pedúnculo
cerebeloso inferior.

Reciben fibras aferentes de la cóclea a través del nervio coclear. Los núcleos cocleares
envían axones (fibras de las neuronas de segundo orden) que discurren medialmente a
través de la protuberancia para terminar en el cuerpo trapezoide y el núcleo olivar. Allí
hacen sinapsis en el núcleo posterior del cuerpo trapezoide y el núcleo olivar superior del
mismo lado o del lado opuesto. Luego los axones ascienden a través de la parte posterior de
la protuberancia y el mesencéfalo y forman un tracto conocido como lemnisco lateral. Al
alcanzar el mesencéfalo las fibras del lemnisco lateral terminan en el núcleo del colículo
inferior o establecen sinapsis en el cuerpo geniculado medial y pasan a la corteza auditiva
del hemisferio cerebral a través de la radiación acústica de la cápsula interna.

FUNCIONES GENERALES DEL PAR CRANEAL 8 VESTIBULOCOCLEAR


Percepción de sonidos rotación y gravedad (esencial para el equilibrio y movimiento).
La rama vestibular
 lleva impulsos para coordinar el equilibrio
La coclear
 lleva impulsos auditivos
 Están vinculados con la transmisión de información aferente desde el oído interno
hasta el sistema central.
Nervio Vestibular
 Sensitivo puro (fibras componentes ASE)
 Involucrado en la vía de conducción nerviosa para el equilibrio
 Información vinculada con la sensación del movimiento y la orientación espacial o
posición de la cabeza
 Receptores que dan origen a esta vía se encuentran en los tres canales
semicirculares, el utrículo y el sáculo ubicados en el oído interno
 Formado por las prolongaciones centrales de las neuronas ubicadas en el ganglio
vestibular del conducto auditivo interno
Nervio Coclear
 Sensitivo puro (fibras componentes ASE)
 Involucrado en la vía de conducción nerviosa para la audición
 Impulsos nerviosos provenientes desde el órgano de Corti en la cóclea vinculada
con el sonido
 Formado por las prolongaciones centrales de las neuronas ubicadas en el ganglio en
espiral de la cóclea.

PATOLOGÍAS
Nervio coclear

Las hipoacusias suelen acompañarse de tinnitus y, si la vía vestibular se afecta, se asocia


vértigo. Las hipoacusias o sorderas por afección del oído externo o medio se denominan de
transmisión.

Las hipoacusias o sorderas por afección del oído interno o nervio coclear se denominan
neurosensoriales, de percepción o nerviosas. La lesión de los núcleos cocleares o de sus
proyecciones a la corteza temporal es una causa rara de hipoacusia..

La sordera cortical por compromiso bilateral de la corteza temporal es excepcional.

Las hipoacusias de transmisión y neurosensoriales pueden ser diferenciadas clínicamente


por las pruebas con los diapasones.
Hipoacusia de transmisión: Weber lateralizado al oído enfermo, pues en este caso la
conducción ósea es mejor que la aérea; Rinne negativo y Schwabach alargado.

Se afectan de modo predominante los tonos graves.

El conducto auditivo externo puede estar obstruido por tapones de cera o cuerpos extraños.
El oído medio es asiento de las otosclerosis, trastorno originado por la inmovilización del
estapedio; de las otitis medias, en especial las crónicas; de las fracturas temporales y de las
obstrucciones tubáricas.

Hipoacusia neurosensorial: Weber lateralizado al oído sano; Rinne positivo, pues la


conducción aérea es mejor que la ósea; Schwabach acortado. En caso de anacusia, la prueba
de Rinne será negativa, pues aunque la conducción aérea se conserve, la percepción del
sonido no es posible.

La caída se produce en los tonos agudos.

El oído interno se lesiona debido a traumas acústicos agudos, como el producido por
explosiones, o crónicos, como el vinculado al medio laboral.

Nervio vesicular

Vértigo posicional benigno: es la causa más común de vértigo y se caracteriza por


episodios de vértigo y nistagmo paroxístico de pocos segundos a un minuto de duración,
desencadenados por cambios posicionales cefálicos, como girar en la cama o extender la
cabeza. No se acompaña de acúfenos ni de hipoacusia

y se reitera a lo largo de días o meses hasta su desaparición, si bien suele recidivar. De


carácter generalmente idiopático, se ha presentado también a continuación de traumatismos
de cráneo y laberintitis.

Síndrome de Ménière: es más frecuente en hombres en la cuarta y quinta décadas de la


vida. Se caracteriza por la aparición de vértigo intenso, acompañado de nistagmo, náuseas,
vómitos e imposibilidad de deambular. Se asocian hipoacusia y acúfenos, que suelen
preceder el inicio de los episodios de vértigo. Éstos duran desde minutos a varias horas y
recurren con una frecuencia variable de semanas a meses. En cada episodio la audición
empeora, y se puede llegar a la sordera. El cuadro, no obstante, puede remitir luego de
varios años.

El compromiso laberíntico es unilateral e idiopático, si bien hay casos secundarios a


tumores o infecciones. Estaría provocado por la ruptura de las membranas que separan la
perilinfa de la endolinfa, con el correspondiente aumento brusco de potasio en la perilinfa y
la distensión del sistema endolinfático.

El examen clínico revelará los signos correspondientes a un síndrome vestibular periférico.


Las pruebas de estimulación mostrarán paresia.

Neuropatía o neuronitis vestibular: cuadro agudo de vértigo, náuseas, transpiración y


vómitos, que no se acompaña de acúfenos ni hipoacusia. Cuando estos últimos se presentan
el proceso se denomina laberintitis. Dura pocos días y puede aparecer a la semana de un
cuadro infeccioso de las vías aéreas. Se le atribuye un origen viral que podría comprometer
el nervio vestibular. El resultado de las pruebas y las drogas eficaces son similares a los de
la enfermedad de Ménière.

Exploración de la rama coclear

La exploración debe realizarse en una habitación en que exista el mayor silencio posible. Se
explora primeramente la percepción del sonido por la transmisión aérea y luego por la
transmisión ósea. La primera se examina hablando con el enfermo o por medio de la prueba
del reloj. Se ocluye un oído con la mano y se evita que el enfermo mire al médico, cuando
éste pronuncia algunas palabras y preguntas sencillas. También se explora colocando
enfrente del conducto auditivo externo del enfermo, un reloj de bolsillo o un diapasón
vibrando. Se hace sucesivamente en ambos oídos, anotando si el enfermo oye a la misma
distancia de ambos oídos, si hay diferencias entre uno y otro, o si en un lado escucha y en
otro no. Normalmente se debe percibir hasta una distancia de 6 a 8 metros. La percepción
del sonido por la transmisión ósea se explora por medio de las pruebas de Weber, Rinne y
Schwabach.
Prueba de Weber: Se coloca un diapasón vibrando en el vértice del cráneo y se le
pregunta al enfermo cómo percibe la vibración. Normalmente se percibe igual en ambos
oídos, en caso contrario se habla de Weber lateralizado, a la izquierda si se percibe más en
el oído izquierdo, y lateralizado a la derecha si se percibe más en el oído derecho.

Prueba de Rinne

Se coloca un diapasón vibrando sobre la apófisis mastoides del enfermo hasta que éste deje
de percibir el sonido, a continuación se coloca el diapasón vibrando frente al oído del
mismo lado.

Normalmente debe oírse nuevamente la vibración del diapasón (Rinne positivo), cuando no
ocurre así (Rinne negativo).
Exploración de la rama vestibular

Comprende la anamnesis y el examen objetivo. El interrogatorio deberá investigar dos


aspectos subjetivos: 1º vértigo y 2º los zumbidos (acufenos). El vértigo es una sensación
particular y desagradable de inestabilidad. El sujeto con vértigo, siente erróneamente que su
cuerpo gira y los objetos circundantes permanecen fijos (vértigo subjetivo), o bien que los
objetos a su alrededor son los que giran (vértigo objetivo). En los acufenos el sujeto refiere
sonidos similares al tañido de una campana, a silbidos, o a ruidos de vapor. Cuando se debe
a procesos que afectan la rama vestibular, los sonidos son de alta tonalidad y agudos. La
exploración comprende: verificar si hay Nistagmus espontáneo, comprobar si hay
Nistagmus provocado mediante diversas pruebas de excitación del laberinto, la prueba de la
desviación del índice de Bárány y algunas pruebas que revelan trastornos del equilibrio
estático y dinámico.

Test de Romberg: El paciente es colocado de pie, quieto en bipedestación durante 1-3


minutos, con los pies juntos y los brazos a lo largo del cuerpo. Primero con los ojos abiertos
y luego se le ordena cerrar los ojos. Si antes de este tiempo el paciente cae, mueve los pies,
abre los ojos o extiende los brazos la prueba se considera positiva. Se debe valorar si la
caída es rápida o lenta, hacia un lado o hacia ambos, hacia adelante o hacia atrás. El
Romberg sensiblizado consiste en mantener la bipedestación con un pie delante del otro y
con los brazos cruzados.

 Romberg de origen cerebeloso: la lateropulsión o caída es inmediata, intensa y en


cualquier dirección. No se modifica con los ojos abiertos o cerrados, e incluso a
veces la inestabilidad es tan grande que es imposible realizar la prueba, pues el
paciente es incapaz de juntar sus pies. No existe armonía con la dirección del
nistagmo si éste existe. Coexisten otros síntomas hipertonía homolateral con caída
al lado sano, dismetría o adiadococinesia.

 Romberg por afectación propioceptiva: positivo al cerrar los ojos.


 Romberg origen vestibular: la caída o desviación es ipsilateral al laberinto dañado o
hacia atrás, opuesta a la dirección del nistagmo (sacudida rápida), variando, además,
con la posición de la cabeza. El signo puede ser positivo, tanto con ojos cerrados
como abiertos, siendo con ojos abiertos menos intenso.

Похожие интересы