You are on page 1of 6

"~

DE MET AFISICA :1
COMPENDIO
(Averroes)LIBROPRIMEROEnelnombredeDiosclementeymisericordioso.BendigaDiosaMahoma
t:
¡p;;,.~
\\&
.

---;'f.,:- f ..'

. f:I
t",

y asu familia. ~;rl


p$"
:
.
_1-)! -;:
1..QiceelcadíAbulualidMohámedbenAhmedbenMohámedBenRoxd,
-apiádese Dios de él: proponémonos en esta obra recoger de los libros de la 11:
metafísica de Aristóteles la doctrina general en ésta existente, siguiendo para
ello el procedimiento habitual en nuestros libros anteriores. el': y
¡
2. Empecemos, pues, por dar a conocer primeI"amente el objeto, utilidad, t
divisiones, lugar de orden y relación de esta ciencia (con las demás). Empece-
mos, en una palabra, por explicar todo aquello cuyo conocimiento debe preceder
CfC'.e:tlB.~~
al estudio de esta ciencia.
Comoyasehadichoenotrolugar,las~pg}'l~cienciaf!..sondetres'
clases: o tspeculativa.s, que son las que tienen por único objeto ef conocimiento;
o p!-~~t~':.as0ue son aquellas en que el conocimiento es un medio para la acción;
156
~
:1J

o a11xiliares y directivas, que son las artes lócicas. También se ha visto en el


:8 nbiO de la ut-:Dostración, que las ciencias especulativas se dividen a su vez en
dos clases: univer~~ le!:l v Darticulare.s... Universales son aquellas que consideran
y son tres: la tópica. la sofística
:1 el ser en e:pnpr<> 1 y Ql1!:1mQ.fu!jid::1I1pc: pc:pn(>i~ lf'~

y esh (ciencia que nos ocupa). Las cie!!.~i'as ta;~ular~s son aquellas que

.-
estudianelserenunestadodeterminado.EneCIadolugarsehaciichoquelascienciasparticularessereducenúnicamenteados,queson:laciencia~queesaquellaqueversa~-elsermudable,ylacienciamatemática,que
es la que trata de la cantidad abstral a e la materia. Todas estas observacio-
nes están tomadas de 10 contenido en el libro de la demostración, y son, desde
~
luego, evidentes.
3. Sin embargo, conviene que estudiemos en esta ciencia dicho asunto.
:8
Así, pues, decimos que esta triple división de las ciencias especulativas respon-
de a la necesid~e niuirl;r lo~ HereH

mismosentresclase~.Enefecto;sise
:1 les
materi~
examína
dando
atentamente,
lugar, por
se verá
consiguiente,
que hay
a que
algunos
se instItuya
~ue sólo
una
pxiHten
investigación
en la

:1
paraestaclasedeseresyparalasmodalidadesesencialesdelosmismos,como
es evidente para quien conoce la Física.
I Hay también otros seres en cuya -.S.l~fini('ión

noaD~rp('p1~materia,sibien
1-
i
cual, hay que establecer una investigación
existen en ¡""ta;-como ::;abe perfectamente el que
acerca de las especies de dichos seres
estudia la Matemática; por lo

y acerca de sus modificaciones esenciales.


~
ni pxiHtenpn nn estado concreto Hinl'1
4.Porfin,Q;1ar~ciendoenlaciencia~
en la mat~

rn absoJnta, era nec' . , .


':1 general que considerase el <;!prf'n 1!.,bsolnto y es que hay cosas g-ener¡
munesansiblesal'nsibles,porejemplo,l~muIplicidaJl,lapotenciayel~,.ydemaspropiedadesgenerales;enuna
:1 palabra, todo aqueIiO que afecta a los seres sensibles, en cuanto existentes,
! que es precisamente l~que caracteriza a los seres separados, según demostra-
::a más ciencia J1ue aquella que tiene por objeto el ser en 'absoluto.
remos después. Ahora bien; no era t)o!:lihlp que tr~t~HP rlp esta clase de seres

~
,= p:trHl'111:tres
- 5. Por lo cual, y una vez visto que las ciencias especulativ~!:I !:Ion nI'>
claseH
y.-universa'les,ycomoacercadeaquellasyasehl~tratado
I
áilteriormente, sólo s resta hablar ahora . n' cu o ob 'eto es
=8
comosehadicho,~,encuantgtal;detodaslasespeciesdelmismo,asa
llegar a las materiQs proPias de las artes particulares, y, por fin, de todo
aquello que les es esencialmente anGjo, reduciendo todo ello a sus causas pri-
=t meras, que son los seres separados.
6.Deaquíqueestaciencianodérazóndeotrasclasesdecausasino
de la formal, la final y, en cierto sentido, la eficiente. Quiero decir que [el
~
sentido en que aquí se toMa la causa eficiente] es distintivo de aquel que
tiene la oousaeficiente en las cosas mudables, ya que en este caso no es
:t
157
:ID
:O
'," ". ",' ,.', ',,".
._-~- ',~ " '... "--"--~-",,--,,,,,~'-"~'"
condición [precisa] del .agente el preceder, con anterioridad de tiempo, a su
efecto,comoocurreenlascosasnaturales.Demodoqueasícomo,alasignarcausasaalgunacosaenlaciencia
natural, se parte del punto de vista de la Naturaleza y de los seres naturales,
así todo intento de señalar causas a las cosas existentes ha de provenir del
punto de vista de la Divinidad y de las cosas divinas, que son los seres que
no existen en la materia.
7.Enunapalabra:elobjetoprimarioenestacienciaestribaprecisamen-
te en la exposición de las cosas que aún nos quedan por estudiar, mediante el
conocimiento de las cau~ últimas de los seres sensibles. Pues habiendo sido

ya declaradas en la Físic~ solas d<?S caus~ .

atas.a~materiayelmotor,faltanahoraporexponer1~0l"II!1maelCIeneErrO1r1nism6s--~entreelmotorylacausaeicienteparecehaberunadistinción,ya
que el motor sólo da a lo movido el. movimiento, mientm.s que la causa eficiente
da la' formar cual exis e e movl1niento. Sólo dicho conocimiento puede
carac enzara esta. cienci:l, pues as cosaS mediante las cuales cabe ponerse
al corriente de la existencia de tales causas, son algo general, yeso aun
después de admitido en este lugar lo demostrado en la Física acerca de la
existencia de un motor inmaterial.
8.Encuant~.lacausamateria:!yalmotorúltimo~enelcitadolugar,
es decir, en la Física, existen principios mediante los cuales cabe ponerse al
tanto de aquéllos; es más, no tienen exposición adecuada en otra ciencia [que jI
no sea la Física]; en especial el motor último. Por lo cual, las demostraciones

~tte158e"Ieee,0.0.'."'~.)
empleadas por Avicena para probar en esta ciencia [la existencia] de un
primer principio, son afirmaciones polémicas, de todo punto erróneas, que no
dicennadaadrem,comoverásclaramenteporlasrefutacionesdequehan
sido objeto por parte de Abuhámid [Algazel] en su libro de La. Destrucción
[o Teháfot].
9. Por esta razón e u a esta cie ica] toma!
comohemosdicho,delaFís.erueestualaMetafísicaypresen
el punto de vista desde el cual ese ser es motor, no e otro modo que la
misma cienda toma de la astronómico-matemática todo lo referente al nú-
merodelos_motores.Ynoesqueestédemásenesta~iencia,comoquiereAvicena,10demostradoen.laFísicaacercadem.existenciadeprincipios
separados; antes [tal estudio] eS aquí imprescindible, ya que se vale de tal
doctrinacomodemateriafundamental,puesdichosprincipiosconstituyenuna
parte de las materias de esta [ciencia].
10.Delodichosededucecuálseaelobjetoymateriasdeestaciencia.EncuantoasusartessibienladoctrinametiW!icalahallamosdiseminada~asorasatribUlasaAr1stóte~puedenreducirseatres.!.Japrimera
estudia ros seres sens~, en cuanto existentes, así como todos sus géneros1
~sonlas~~zcategorías,ytodoloaellosinherente,refiriéndolosaSU8
primeros principios en la medIda en que es posible en esta parte [de la Metafísica].
.~
a

11. En la segund~se estudian los Drincipios de la sl1h~tancia, que son


los seres sepamdo~. dando a ~onocer cuál sea el ser de éstos y reIa'ClonándOTIrS
~~~~
con su primer principio, que es Dios -sea bendito y ensalzado-, de quien da
a conocer los atnoutos y actos que le son propios. Explica, además, la rela-
ciónconEldelosdemásseres,[demuestra]queEleslaperfecciónúltimaylaformayagentesprimarios;[Em~napalabra,declara]todoaquelloquees
propio de cada una de las cosas separadas y aquello que es común a muchas
de ellas.
12. L arte tercera es e la's materias pro ia de las ciencias
particulares, deshaciendo errores en que acerca de e as ayan incurn ° os
antiguos, cosa que tiene lugar en el arte lógica y en las otras dos artes
:a particulares, que son: la física v la matemática. Proviene esto de que no
es propio de las artes particulares el r~ioor sus propios principios, ni des-
hacer[cualquier]errorqueenellasocurra,comoyasehavistoenellibrodela
:s demostración. Tal propiedad sólo puede atribuirse a un arte general,
que puede ser ésta (la Metafísica), o bien el arte tópica. Sólo que a ésta le
conviene impugnar las [diversas] opiniones con sentencias por todos admiti-
=- das, sin que se pueda estar seguro de que en ellas no vaya envuelto algún
error; mientras que nuestra ciencia [las impugna] con afirm'aciones ciertas,

=a
aunqueéstasseanporconcomitanciacomunes.Deaquíelqueseanecesaria-
mente esencial a esta ciencira el rectificar los principios de las artes particulares.
13.De[todo]estosededucequelaspartesesencialesdeestaciencia
:8 son sólo las dos primeras; en cuanto a la tercera, [se pone] en razón
-meJona; y, en efecto,sIenao la existencia y el modo de ser de la mayoría
de las materias propias de las ciencias particulares. algo de suyo evidente, y
:8 [proviniendo] únicamente el error que en ellas [pueda haber] de los. antiguos
[filósofos], pertenece al completo conocimiento de las mismas, el deshacer di-
chos errores, en la medida en que la solución de las dificultades que puedan
ocurrir en una materia dada contribuye al perfecto conocimiento de ésta, una
:D
vez adquirido el conocimiento esencial de la mismrR.
::a 14. Por nuestra parte, hemos creído conveniente distribuir este libro
encincotratados.Enelprimeropone!!lPRlospreliminares,enlocualnos
hallamos ocupados [al presente], y explicamos las palabras-mnpleadas en esta
::8
ciencia.Enelsegundohi'nalascosasquesonalgoai
como la espef'.i::t1i'mlciñn [del contenido] de la primera par e e es a cIencia.
"'Efñ el tratado tercero exponemos [las propiedades] generales inherentes
::8 cosa~ [estudiadas en el
a

el estqdio..-de.L...
l~
segundotratado].Elcuarto""--comprende
1Pnten¡d9 de la segunga. PJltie...A.eesta ciencia. abarca-ercontenido
=
Elquinto
de la tercera parte
dee~taciencia.-15.La~~ddeestacIenciaesdelmismogéneroquelautilidad[pro-
pia] de las ciencias especulativas, según lo declarado en el libro del alma,
::::8 donde se ha [dejado] dicho que el objeto de la misma [ciencia metafísica] es
ecció . del alma racional, a fin de que el hombre adquiera
SüPet~~~cfb'hlÍltl1Il3..
procurar la~e~ Mas aun sIendo la lltilidad de esta ciencia del mismo
:::8
..

159
::::8

::1
--.'...' --
/
género de la utilidad de las ciencias especulativas, es, sin embargo, más exce-
lenteendignidad,yaq~eestacienciasetoma,conrelaciónalasdemás
- ciencias especulativas, como fin y complemento, puesto que, mediante el co-
nocimiento de la misma, se adquiere el de los seres en sus últimas causas, que
es el ideal de la ciencia humana. Además, las cienciaS particulares, sólo me-
diante ésta pueden poseerse a la perfección, ya que, según lo dicho, ella ee la '

que dta validez a los principios de las otras, a la vez que deshace errores que
en ellas puedan ocurrir.
16.Ellugardeorden[queaestacienciacorresponde]enlaenseñanza
.j
es después de la Fisioa, pues, según hemos dicho, se vale, como de fundamen-
to material, de 10 demostrado acerca de Ira existencia de formas inmateriales.
Sinembargo,parecequeelllamarlacienciaBeestád'aFísica
le corres onda por razón del lu ar ue ocu a en a enseiítanza, ues es e
ounoVIesanterIoraISlcaeneXlSe:g.cra.oresose
enomma cienc18 nrJl1'1P.1"SL
--rrDelodichosededucecuáleselobjetodeestaciencia,cuálesBUS
partes,su utilidtad, relación y orden, y qué es 10 que significa su nombre.

~
IEncuantoalosmétodosdeenseñanzaqueusa,sonlosmismosempleadosen
las demás ciencias. Las clases de demostración empleadas en ella son, en su
4
mayorparte,p~pu,-tiemredlomásconocido
para no r a lo mas conocido en la Naturaleza Sin embargo, o gener
deestaciencia,segunseaICo,oesalgoevidenteopróximoaloensí
mismo evidente o es algo que se evidenció en Ira ciencia física.

~
18. Queda, pues, explicado aquello que primeramente nos hemos propues-
to. Procedamos ahora a tratar de cada una de las cosas [comprendidas] en la
4
parte primera ,de esta ciencia, una vez que hayamos explicado en cuántos
sentidos se dicen los nombres apUcables a los [diversos] asuntos de [que trata]
estaci~ncia,yalaspartesdelosmismosasuntos.Deestemodoestarán
4
en disposición de ser utili21a.dos para el examen de cada una de las cosas que
se han de investigar.
4
19.Decimos,pues,que[lanalabra1~pc::~tnm~pnV~";I"\""'QRt;q~unodee.1JOR~~~~~~:n~~~~.~D~~~~~:uno~~~.r1ip'7.p"P<1i~a~en~epertenecenalP.n1RnoOUP.sDe'analolcamento
segun a relació ' n ra uramente e Ulvoca o 4
1)TI1Voca.Aplícase en segundo lugar [la palabra] ser ra lo verda: ero, que es
aquello que existiendo en el enten. . , e con lo ' ra
t
d~é]¡comocuandodecimos:¿Esverdadque]existela'aturaleza?¿[sverdadque]noexistevacío?Dícesetambiéndelaq~detodoaquello
que tiene q~ v PQPn...i~ -
fueradel~bienseacognoscible,biennolo
sea tal esenCIa. Las diez categorías convienen en poder recibir esta doble sig-
nüicación de la palrabra ser, [siéndoles aplicable] la una en cuanto tienen una
esencia fuera del alma, y la otra, en cuanto [el ser] significa las quiddidades t
dedichasesencias[delascategorías].DeQquíquelapalabrasersereduzcaaesasdossolassignificacione's,esdecir,_alo'V:~~em~alat!Ut.eBe~
~
160
-

t
o."o'W'~-'-'--'~",-,-, "0"_-'"
"H-"~~,~,.,..'-'o-.
-------
~-
iI
-
I
, existencia_fuera del entendimiento, y dentro de esto a las especies y a las

, form'as, es decir, a las ~encias de las especies.


20.~lserveraccideIgl,consideradoaisladamente,nopuedeserconce-
bido en el ser, pues"'la esencia de una cosa y la quiddidad de la misma no
puedenserperaccidens.[Elserveraccidens]~econcibemedianteuna,relaciónmutuadelosHP"Q8.rYesquecuandocomparamosdosseresque
8 "estánelIL'elaClbn mutua tal que el uno esté en la quiddidad del otro (como

, sucede, por ejemplo, con el centro respecto


dad de los ángulos de un triángulo
uno de ellos exista en la quiddidad
de la circunferencia,
respecto de dos ángulos rectos),
y con igual.
o que cada
del otro (como existen uno en otro, por

I ejemplo
manem
[los conceptos]
esencial.
de padre e hijo), dícese de ellos que existen de una
Mas cuando no son [de tal naturaleza] que cada uno de

, ellos esté en la esencia del otro, dícese que están el uno en el otro de una
manera
trabaja
accidental;
la madera
así es, por ejemplo, nuestra afirmación de que el albañil
y la de que el médico es blanco. Signifíc-ase también con

, la palabra se.!" la relación que une mentalmente el vredicado con el sujeto,


asícomolaspalabrasquedesignanestarelación,bienseataluniónafirma-
.tiva I
o negativa, verdadera o falsa, esenci'al o accidental.
21. Estas son las acepciones más conocidas en que se toma la palabra
'O
ser en filosofía. [Dicha palabra] es un nombre trasladado, pues el sentido
que esta palabra indica para el vulgo es un modo de ser determinado de la
cosa.Asídicen:hasidohalladoperdido.Engeneral,paraIragentesólode-
:8 signa la idea [de algo que está] en un sujeto que no puede ser dado a
conocer por esa [palabra ser]. Por eso algunos creyeron que designaba un
accidente de la cosa, y no la esencia de ésta, ya que vulgarmente era un
:t nombre derivado. Mas no debe fijarse uno en esto; antes por Ira palabra ser
debemos entender aquí, si con el ser queremos significar la esencia, 10 que se

entiende cuando decimos: una cosa, una esencia; y, en general, [debemos
entender por la palabra ser] lo que dan a entender los nombres primitivos.
Por eso vemos que algunos han creído que el ser que significa lo verda-
deroeselmismoqueelserquesignificalaesencia.Aestosedebetambién
el que [algunos] hayan creído que era accidente, pues decían: si Ira palabra
~~11,.hJUL
(ser)designaralaesenciacuandodecimolildel~substanciaquetieneunaexistencia[verdadera],habríaunacontradicciónenlaspalabras.Y
es porque ignoran que la palabra almauchud (ser) se toma aquí [en esta
ciencia] en un sentido diferente del que tiene allá [entre el vulgo J.
\
(DeJ.Marías:LaFilosofíaensustextos,págs.426-430).
=

e
161

o
D
""-
\

-'" - ,"" ,,' '0,0 .. '" ,- ,,--, ~--'-'- -. "'00""""',-


'1-::." ,~'""""~_.~-,-" ,-_o -.. - --o