Вы находитесь на странице: 1из 2

Noción

Interpretar un Acto Jurídico es establecer su verdadero sentido y alcance. La teoría de la


interpretación repara el defecto o duda de manifestación de la voluntad efectiva del agente
(en el acto unilateral), o voluntad común de las partes (actos bilaterales).

Todo acto jurídico debe ser interpretado según el principio de la "BUENA FE", es decir que
la buena fe es la cláusula general de todos los contratos y que estos se interpretan
objetivamente. Según lo dicho por "Demolombe"[1]: "la buena fe es el alma de las
relaciones sociales", lo cual explica que la regla mas importante indique que los contratos
deben entenderse de buena fe, lo que significa lealtad en la concertación del acto, confianza
en la palabra empeñada.

Si en un acto los términos son susceptibles de dos significados, debe considerarse el más
adecuado a la naturaleza del acto. (Art. 170 C.C.)

Discusión acerca si la interpretación es cuestión de hecho


o de derecho
Esta distinción es importante para considerar la procedencia de un recurso de
inaplicabilidad de la ley, o de un recurso de casación que puede instaurarse en el futuro, en
el orden nacional.

Se trata de saber, si una sentencia que se interpreta, como inadecuada con relación a ciertos
actos jurídicos, es o no susceptible de recurso de casación.

A primera vista, siendo el contrato, la ley de las partes, la interpretación de ésta, da lugar a
una cuestión de derecho y el recurso de casación se admite. Pero en realidad, el contrato es
sustancialmente distinto a la ley y considerarlo fuente de derecho, es confundirlo todo,
decía Savigny.

Con relación a los actos jurídicos y su interpretación se plantean diversos problemas que
pueden dividirse en dos categorías:

1º) La primera relacionada a la intensión, que origina el acto jurídico; ahí se presentan
múltiples cuestiones de hecho, que no dan materia de casación, ya que depende libremente
de la apreciación de los tribunales de instancia.

2º) Si establecida y admitida la intensión efectiva de las partes, la sentencia se aparta de ella
en razón de equidad u otra razón jurídica, el recurso de casación se admite, para establecer
si en función de ciertos hechos admitidos, ha prevalecido la adecuada comprensión del
ordenamiento jurídico. Es una cuestión de derecho, porque se refiere a la apreciación de
hechos realizados por el magistrado de acuerdo al ordenamiento jurídico.
Elementos de los Actos jurídicos
Son elementos esenciales de los, es decir, aquellos factores de cuya concurrencia resulta la
misma existencia del acto:

El objeto, el sujeto, y la forma.

El objeto es la materia sobre la cual recae la voluntad del acto.

El sujeto es el autor o de quien emana el acto

La forma es la manera como se relaciona el sujeto con el objeto.

La ausencia de alguno de estos elementos implica la inexistencia del acto.

Sujeto del acto jurídico: capacidad. Para que el objeto jurídico deseado se obtenga, la
voluntad del sujeto debe estar calificada por la capacidad jurídica de este. La ley impide
que el sujeto pueda realizar actos jurídicos por si mismo antes de la edad de 21 años para
protegerlo de las repercusiones desfavorables que estos actos pueden acarrearle, que por
razón de no poseer un discernimiento afinado no pueda prever.

Objeto del acto jurídico: Disposición legal. La ley señala en el art. 953, requisitos negativos
con respecto a las cosas y hechos que no pueden ser objeto de actos jurídicos