Вы находитесь на странице: 1из 2

Con el surgimiento de más interés en el desarrollo humano y la espiritualidad, la meditación

está comenzando a ser muy popular. Como en todo, hay numerosas técnicas y caminos que
puedes tomar para aprender a meditar. Hay meditaciones de enfoque en un solo tema,
llamadas “contemplaciones” y también técnicas como la meditación con sonidos o música, con
cantos o mantras, enfocando la vista en una vela u otro objeto específico, etc. Sin embargo,
mucha gente tiene la idea errónea de que la meditación es sentarse en silencio sin hacer nada.

¡Pero eso no es verdad! La meditación es un entrenamiento activo de quitar tu atención de tu


mente y aumentar la consciencia sobre ti mismo. De hecho, la meditación tiene diferentes
niveles y para hacerla correctamente y profundizar en ella es necesario estudiar dentro de
algún sistema o escuela. Nuestro propósito en este documento es enseñarte los pasos básicos,
y más adelante invitarte a conocer nuestra escuela.

Lo más importante, más allá de comprender cómo hacerlo, ​es practicarla​. Como dice una frase
antigua del Zen “debes sentarte en meditación por 20 minutos al día, a menos que estés muy
ocupado; entonces debes de meditar durante 1 hora.” Básicamente, es muy fácil encontrar todo
tipo de excusas y justificaciones para no enfrentarnos a lo que sentimos y confrontar la
naturaleza salvaje de nuestra mente. Entrar en nosotros mismos, en lo desconocido, en lo
profundo, nos aburre o nos aterra. Como dijo Blaise Pascal “No hay nada más difícil para un
hombre que quedarse quieto sin hacer nada, y esto es el origen de la mayoría de sus
problemas.”

Por lo tanto, el paso número 1 para meditar es: tomar la decisión de hacerlo. Decidir qué hora
va a ser la hora sagrada de tu meditación. Usualmente quieres una hora en el día donde no vas
a tener interrupciones y que lo hagas todos los días a la misma hora sin falla.

El segundo paso es muy importante, ya que necesitas una posición cómoda que puedas
mantener sin moverte la mayor cantidad de tiempo posible. En realidad se puede meditar
parado, caminando, sentado o acostado, ya que lo que medita es la mente, sin embargo, para
empezar se recomienda una posición sentada con la espalda recta sin recargarla, las piernas
cruzadas de manera relajada (​posición de medio loto​), la cabeza balanceada en la espina
dorsal, los ojos cerrados. Tener la espalda derecha nos mantiene despiertos y hace que fluya
mejor la energía que es llevada por la respiración. Si encuentras que tus piernas se duermen,
puedes poner cojines o almohadas debajo de tus glúteos para elevarlas y aumentar el flujo de
sangre en las piernas. Toma el tiempo necesario para encontrar tu posición, es cuestión de
prueba y error.

Después de acomodar tu cuerpo, cierra los ojos y conscientemente decide relajar tu cuerpo.
Toma una decisión de quitar tu atención de tu cuerpo, y de ahora en adelante vas a ignorar
piquetes, dolores, comezón, etc. (estas son las formas que tu mente se rebela).
Ahora dirige tu atención a un blanco, una meta. Una de las técnicas básicas es poner tu
atención en tu respiración, buscando no ponerle etiquetas o nombrar lo que estás haciendo. En
el audio gratuito incluido es una meditación corta para llevarte paso a paso a practicar esto.
Lo más importante es que en cuanto te des cuenta de que tu atención está divagando (estás
pensando en otras cosas, una canción, la persona que te gusta, lo que vas a hacer mañana,
etc.) regresas tu atención a tu blanco de elección.

Este es la técnica básica, y hay que practicarla una y otra vez. Es normal sentir frustración y
desesperación al empezar con la disciplina y por eso es importante la constancia. De acuerdo
a este ​estudio de Harvard​, se pueden obtener beneficios notorios en tan sólo 8 semanas o
menos. ¡No te desanimes!

Dentro de la Escuela de la Esencialidad (EdE) todos los maestros y alumnos meditamos desde
20 min por día hasta mas de una hora al día, sabemos acerca de los beneficios que la
meditación aporta a tu camino de paz espiritual, tómate un momento para visitar nuestro ​Curso
Tu Despertar Espiritual, este curso es online y es gratuito y es una forma en que la EdE
comparte parte de sus conocimientos con la comunidad online.