Вы находитесь на странице: 1из 17

FACIES ESTRATIGRAFICAS

se denomina con el termino facies al conjunto de características litológicas y


paleontológicas, que definen una unidad estratigráfica, o conjunto de estratos y que
permiten diferenciarla de las demás, Gracias al conocimiento de las facies se pueden
sacar conclusiones sobre las condiciones estructurales y geomorfológicas existentes en
el lugar durante la deposición de los sedimentos, así como el origen de los materiales.
Unidad estratigráfica se refiere a un volumen determinado de rocas de la corteza
terrestre que se puede medir, el concepto de facies no implica una distribución espacial,
ni se refiere a un volumen sino que alude al conjunto de características que se puede
observar en un grupo de estratos (composición, textura, color, estructuras
sedimentarias y fósiles). Para delimitar una unidad estratigráfica ya sea litoestratigráfica,
bioestratigráfica o conoestratigráfica, es necesario conocer previamente las facies,
puesto que los limites laterales o verticales de dichas unidades establecen en relación
con los cambios de facies.
El conjunto de facies en estratigrafía y sedimentología lo introdujo formalmente Gressly
(1838) para denominar a la suma total de los aspectos litológicos y paleontológicos de
una unidad estratigráfica, para definir el aspecto de cada grupo de rocas. Desde la
definición de Gressly (1838).
a) Facies en su acepción abstracta.

Es conjunto de rocas sedimentarias o metamórficas con características determinadas, ya


sean paleontológicas o litológicas (composición mineral, estructuras sedimentarias,
geometría, etc.) que ayudan a reconocer los ambientes sedimentarios o metamórficos,
respectivamente, en los que se formó la roca. de modo que en la estratigrafía no solo trata
de la sucesión y relaciones cronológicas originales de los estratos, sino también de su
forma, distribución, composición litológica, contenido fósil, propiedades geoquímicas y
geofísicas, es decir de todas las características, propiedades y atributos de las rocas “como
estratos”, de la interpretación de su ambiente de formación o modo de origen y de su
historia geológica.
Cuando se estudia una serie de capas sedimentarias, se pueden ver los cambios
sucesivos de las condiciones ambientales que hubo en un lugar concreto con el paso
del tiempo. También pueden verse los cambios de los ambientes pasados si se sigue
la pista de una unidad individual de roca sedimentaria lateralmente. Esto es así porque,
en cualquier momento, pueden existir muchos ambientes sedimentarios diferentes a
lo largo de un área amplia. Por ejemplo, cuando la arena se acumula en un ambiente
de playa, los limos más finos suelen depositarse en aguas costeras más tranquilas.
Aún más lejos, quizá en la zona donde la actividad biológica es grande y los
sedimentos derivados del continente, escasos, los depósitos consisten
fundamentalmente en restos calcáreos de pequeños organismos.
En este ejemplo, se acumulan al mismo tiempo diferentes sedimentos adyacentes
unos a otros. Cada unidad posee un conjunto distintivo de características que reflejan
las condiciones de un ambiente particular. Para describir ese conjunto de sedimentos,
se utiliza el término facies. Cuando se examina una unidad sedimentaria en una
sección transversal desde un extremo a otro, cada facies pasa gradualmente en sentido
lateral a otra que se formó al mismo tiempo, pero que exhibe características
diferentes. Normalmente, la fusión de las facies adyacentes tiende a ser una transición
gradual, antes que un limite claro, pero a veces ocurren cambios bruscos.
Cuando se sigue la pista a una capa sedimentaria, podemos encontrar que está
compuesta por varios tipos diferentes de roca. Quizás esto puede que ocurra porque
pueden existir muchos ambientes sedimentarios al mismo tiempo a lo largo de una
amplia área. El término facies se utiliza para describir dicho conjunto de rocas
sedimentarias. Cada facies se transforma gradualmente en sentido lateral en otra que
se formó al mismo tiempo, pero en un ambiente diferente.
TIPOS DE FACIES

Litofacies: Se usa para los términos exclusivamente litológicos (no los paleontológicos)
de un conjunto de estratos y correlativamente para las condiciones fisicoquímicas (no
biológicas) que se encontraron durante el depósito. Se puede hablar por ejemplo de una
litofacie de “calizas oolíticas” o de areniscas “glauconíticas”.

Biofacies: Se refiere a los aspectos paleontológicos (no los litológicos) y a las condiciones
biológicas reinantes durante el deposito, ejemplo “facies de gasterópodos ” “facies de
carófitas”, “facies de radiolarios”.

Microfacies: es el termino incluido en la nomenclatura estratigráfica desde en mundo


de la geología del petróleo para denominar al conjunto de características litológicas y
paleontológicas observables al microscopio y correlativamente a las condiciones
genéticas que controlaron su depósito.

CLASIFICACIÓN DE LAS FACIES

La delimitación de las facies y el estudio de sus asociaciones constituyen dos aspectos


fundamentales del análisis sedimentológico y estratigráfico, ya que son una herramienta
fundamental para la interpretación genética de materiales antiguos por comparación con
los actuales, aplicando el principio del uniformismo y el método actualista.
Las facies se pueden clasificar estableciendo lotes con características (litológicas y
estratigráficas) diferentes, que tendrán un significado genético distinto. No es una
clasificación de rocas ya que en ella se tiene en cuenta, además de la litología
(composición textura y color) rasgos como: las estructuras sedimentarias, geometría y
espesor de los estratos, el contenido fosilífero e incluso las tendencias de evolución
vertical de ciertos caracteres (por ejemplo aumento de tamaño de grano hacia el techo).
Cada tipo de facies vendrá caracterizado por un conjunto de propiedades de los materiales
de las cuales se puede deducir su genética.
Las clasificaciones más utilizadas son las de las facies mas abundantes: las detríticas
(tanto en materiales fluviales como en turbidíticos) y las carbonatadas.

FACIES DETRÍTICAS FLUVIALES

Para este estudio actuales y antiguos, Miall (1978) propuso una clasificación de facies,
se basa en el tamaño de grano con letras, en función del tipo de estratificación,
estructuras sedimentarias y texturas que corresponden a medios fluviales.
FACIE TURBIDÍTICA.

Son secuencias de sedimento más o menos consolidado resultado de la depositación de


los sedimentos transportados por las corrientes de turbidez. Tienden a depositarse en
el borde inferior del talud continental cerca de la desembocadura de los ríos y cañones
submarinos. Zona en la cual debido a derrumbes, logran desplazarse grandes cantidades
de sedimentos dislocados.
LEY DE WALTHER

La ley o regla de Walther, llamada así por el geólogo Johannes Walter, desde los
primeros estudios de las rocas estratificadas llamó la atención la interrelación entre los
cambios laterales y verticales de facies, por otra parte se fue constatando que dentro
de un medio sedimentario para un momento determinado las facies se distribuyen
superficialmente con un orden, regulada por las condiciones genéticas.
Gracias al conocimiento de las facies se pueden sacar conclusiones sobre las
condiciones estructurales y geomorfológicas existentes en el lugar durante la
deposición de los sedimentos, así como el origen de los materiales.

REGION DEL AMBIENTE MARINO

REGIÓN BENTÓNICA
Plataforma Continental : Litoral
Sub li toral (hasta los 200 m)
Talud continental : Batial (de 200 a 2000 m)
Abisal (de 2000 a 6000 m) Hadal (> a 6000 m)
REGIÓN PELÁGICA
Zona Nerí t ica (200 m)
Zona Oceánica: Epipelágica (0 – 200 m)
Mesopelágica (200 – 1000 m)
Batipelágica (1000 – 4000 m)
Abisopelágica (4000 – 6000 m)
Hadopelágica (> a los 6000 m)

AMBIENTES MARINOS

Corresponden a ambientes en que la energía de transporte es función de la dinámica


marina, y donde los sedimentos llegan generalmente a través de los ambientes de
transición, ya sea por removilizacion y erosión, o porque los sedimentos los atraviesan
sometidos a la influencia de su mecanismo de transporte. Los ambientes marinos se
dividen según su profundidad:

Ambiente de plataforma: Una de sus características es la fuerte dispersión a que están


sometidos los sedimentos por la acción del oleaje, mareas, corrientes marinas y
tormentas. La litología es muy variable, predominando las arenas en las zonas mas
agitadas y próximas a las zonas de aporte (costas), y limos y arcillas finas en las zonas
más alejadas y en calma. En las zonas más alejadas de la costa, o de los lugares de
aportación de los sedimentos, son frecuentes largos episodios de interrupción de la
sedimentación, generalmente acompañados por procesos de diagénesis, pudiendo
estar representados, en pequeños espesores, grandes periodos de tiempo. Las
secuencias están, al igual que en la sedimentación litoral, con la que enlazan
lateralmente, muy influenciadas por procesos de transgresión y regresión. En su
conjunto la sucesión de una serie transgresiva y regresiva definen un ciclo sedimentario.
Ambiente de talud: Se encuentran estos ambientes de talud y marino profundo, que por
la distribución de facies depositadas y mecanismos de aportación de sedimentos son mas
conocidos como ambientes de abanicos submarinos o de turbiditas. Son sedimentos que
por la acción de corrientes, oleaje, tormentas, etc., llegan al borde de la plataforma donde
son empujados, a veces sencillamente por inestabilidad mecánica, hacia el exterior de la
plataforma, abriéndose camino por los cañones submarinos, y llegan a la base del talud
desde donde se extiende en forma de abanicos por el fondo marino hasta que se atenúa la
corriente densa, corriente de turbidez, que los ha introducido con diversos mecanismos
de transporte en masa.
Ambiente abisal: La sedimentación es poco intensa y hacia el interior de los océanos
van desapareciendo paulatinamente los depósitos más antiguos, debido a que puede
aparecer corteza oceánica de edad posterior a los sedimentos considerados. La mayor
parte de los sedimentos en los fondos oceánicos son pelágicos y de composición
orgánica silícea o arcillosa terrígena. Sobre los dorsales, la sedimentación es compuesta
casi exclusivamente de restos de productos volcánicos y material muy fino arcilloso y
silíceo (éste de procedencia orgánica) que llega hasta en interior del océano en
suspensión (material pelágico).

DISTRIBUCION DE LOS ORGANISMOS EN EL MAR


BENTÓNICOS MÓVILES: Viven sobre el fondo marino (reptan, arrastran, excavan, etc.).
BENTÓNICOS SÉSILES: Viven fijos a un sustrato.

NECTÓNICOS: Animales muy nadadores como peces y ammonites.

PLANCTÓNICOS: Seres flotadores o muy débilmente nadadores, son transportados por


las corrientes.

FACIES CONTINENTALES

En los continentes la distribución de los organismos está determinada principalmente


por factores climáticos y orográficos, pudiéndose diferenciar los ambientes: Terrestre,
fluvial y lacustre.
La fuerza de corrientes de agua en planicies abre meandros y dentro de estos forman
lagunas con forma serpenteante.

En términos de tiempo geológico, los lagos son características temporales.


Forman una cuenca o embalse y se convierten en trampas de sedimentos que con el
tiempo se llenan.

El ambiente netamente terrestre presenta, generalmente, condiciones poco favorables


para la fosilización, pues en él la sedimentación es muy lenta y los organismos quedan
expuestos peligrosamente a la destrucción por agentes atmosféricos y orgánicos.
PROCESO DE FOSILIZACIÓN MAS FRECUENTE
ASOCIACIÓN DE FACIES
Es la distribución ordenada de varias facies elementales genéticamente relacionadas; la
asociación de facies debe cumplir dos funciones
1. Que se traten de facies que se encuentren juntas.

2. Que estén genéticamente (ambientalmente) relacionadas entre sí. Al estudiar secciones


estratigráficas detalladas, las asociaciones de facies se reconocen a partir de su expresión
vertical, lo cual consiste en una superposición vertical de dos o mas facies genéticamente
relacionadas que se repiten periódicamente. El análisis de las asociaciones de facies y
secuencias permite la reconstrucción de la historia sedimentaria de los materiales.

DISTRIBUCIÓN AREAL Y TEMPORAL DE LAS FACIES


Toda facie determinada tiene unos limites definidos, en el espacio y el tiempo
(cronoestratigraficamente) cuyas dimensiones pueden ser diferentes de unos casos a
otros. Arealmente los limites de una litofacie son los limites del litotopo y de la biofacies
son los del biotopo, las cuales presentan extensiones muy variables. En cuanto a la
relación con el tiempo resulta fundamental conocer la posición de las diferentes facies
con respecto a las líneas de igualdad de tiempo (isócronas), las cuales están representadas
en estratos por las propias superficies deposicionales.

De acuerdo con la posición de los cambios de facies con respecto a las superficies de
estratificación se pueden diferenciar tres tipos.
1. Cambios laterales de facies: ocurren entre dos facies comprendidas entre dos
líneas isócronas y por tanto marcan el paso de una facie. La superficie de cambio
es perpendicular.
2. Cambios verticales de facies: son los que separan dos facies depositadas en
intervalos de tiempo sucesivos y en las que su limite es una superficie deposicional.
3. Cambios oblicuos de facies: son los que tienen lugar , simultáneamente cambios
de facies verticales y horizontales.