You are on page 1of 7

Conciencia corporal, su lenguaje y elementos

fundamentales Control en las posturas y expresión del


rostro
•Gestos que denotan impaciencia o aburrimiento. La actitud
física demuestra lo que el alma está sintiendo. Si alguien
finge interés en una conversación, la otra persona se dará
cuenta muy fácilmente por sus gestos y ademanes. Moverse
nerviosamente o levantarse, cruzar y descruzar las piernas,
moverse en el asiento o mirar constantemente el reloj
demuestra aburrimiento y es una gran falta de respeto. Si
tienes que mirar la hora, hazlo en el reloj de otro.

•Aprender a sentarse. Aprende a sentarte tranquilo y


comportarte cuando se escucha. Reparte equitativamente el
peso de tu cuerpo para no cansarte mientas estás sentado
conversando. Si te sientas en el borde de la silla, es
indicativo que deseas irte tan pronto como sea posible. Si
cambias constantemente de posición, estás expresando a
gritos que estás aburrido. Si mueves incesantemente los
pies durante la conversación, tu interlocutor pensará que
estás molesto, inseguro, irritado, nervioso, cansado o
aburrido. Sitúate en una posición cómoda y descansada que
te permita respirar mejor y manejar mejor tu voz.

•Control de la mirada. Cuando estés hablando con alguien,


no estés mirando a todos lados: a la ventana, al techo, al
suelo o limpiando sus uñas. Tampoco mires morbosa y
curiosamente los zapatos, pantalones, camisa o peinado del
que habla. Mantén el contacto ocular, pero sin fijar en
exceso la mirada: eso lo hacen los locos. De todas formas,
si quieres fijar la mirada durante mucho tiempo en alguien
sin cansarte psicológicamente, mira su entrecejo. Para el
otro/a no hay diferencia.

•Control de las expresiones del rostro. Sonríe! Intercalar


sonrisas cálidas y francas en la conversación transmite
confianza, alegría y buena disposición. Sin embargo, no
exageres. Sonreír demasiado frecuentemente puede
convertir el gesto en una especie de mueca y dar la
impresión de que es algo hueco, vacío y fingido. Apretar
exageradamente los labios puede delatar que tienes dudas o
desconfianza acerca de lo que el otro está diciendo o
sugerir que no estás expresando realmente lo que piensas o
sientes. Más de las manos.

Más de las manos:

1.Ausencia y exceso son perjudiciales. Que haya


movimiento, más no ruido.

2.Área crítica: inconsistencia entre discurso/expresión


corporal suele identificarse por las manos.

3.Frotar las manos: expectativa.

4.Manos apretadas una con la otra: frustración, tensión.

5.Mientras más “altas” estén las manos, mayor frustración.

6.Manos tocando yemas de los dedos: Confianza,


seguridad, pensamiento profundo.
7.Manos sujeta la muñeca detrás de la espalda: confianza,
superioridad.

8.Pulgares: superioridad, arrogancia. Cuidado con lo que


tocas. Hay muchas personas que siempre están dando
palmadas en la espalda o tocando a los otros en los brazos,
como para llamar su atención. Es bueno demostrar cariño,
pero también hay que guardar el debido respeto a los
demás. Muéstralo no tocando a la otra persona
innecesariamente. Hay quien se siente muy molesto si le
tocan, ten cuidado. Pero tampoco hables o escuches con las
manos metidas dentro de los bolsillos porque eso denota
indiferencia y mala educación. Generalidades
Normalmente, el cuerpo envía señales sin que nos demos
cuenta. La gracia está en que es posible lograr algún grado
de entrenamiento:
·No para mentir (de hecho, se puede intentar disimular la
mentira mas no mentir con el cuerpo), sino para que el
cuerpo sea coherente con lo que se está diciendo, o para dar
las señales adecuadas que a veces es difícil o inoficioso
verbalizar.
·Para advertir en otras señales no verbales (para las
mujeres, es más fácil).·Para dar más información o menos
información, según sea necesario.
·En definitiva, para ser consciente de lo que se hace. La
evidencia sugiere que existen gestos y significados
expresivos corporales universales (ej., encogimiento de
hombros).·Sin embargo, una enorme cantidad de
comunicación depende de la cultura y del contexto.
·Por lo tanto más vale conocer el contexto y la cultura. Los
grandes oradores, de manera consciente o inconsciente,
habiéndose entrenado o de manera intuitiva, son grandes
expertos del lenguaje corporal. Suele afirmarse que más
que recetas para causar una “buena impresión”, se trata de
principios para “no dar la impresión incorrecta”, es decir,
no cometer errores. Trucos en los gestos corporales Como
sabes los gestos corporales dicen mucho; por lo tanto,
debes conocer qué de lo que tú hagas te puede boicotear
con los demás; a continuación una serie de
recomendaciones:
·Usa tus ojos para hablar. Los ojos son las ventanas del
alma. La persona que mira limpiamente a los ojos de otros
es una persona segura, amistosa, madura y sincera. Sus ojos
y su mirada pueden decir tanto porque expresan
prácticamente todas las emociones: alegría, tristeza,
inquietud, tensión, preocupación, estimación o respeto. Por
sus ojos muchas veces se puede saber lo que está pensando.

·El uso adecuado de las manos. Tus manos se pueden


aprovechar muy bien para complementar tus palabras y dar
mayor fuerza a tu conversación. No las utilices inútilmente
y mucho menos para hacer cualquier cosa que distraiga a la
otra persona. Tampoco las uses violentamente,
palmoteando o pasándoselas casi en el rostro a la otra
persona.

·Palmas abiertas, mostrándose (normalmente hacia


arriba):·Apertura, transparencia, honestidad, alianza, “no
estoy armado; no soy una amenaza”.
·Esconder las manos: se esconde algo (normalmente,
cuando se dan excusas).
·Más efectivo: mantener manos ocupadas.

·Recordar: contexto, clusters.

·Si se miente intencionalmente con palmas abiertas hacia


arriba, puede ser peor: otros gestos (mínimos,
inconscientes) nos delatarán, y si el auditorio nota la
inconsistencia, se pierde toda credibilidad.

·Palmas cerradas o hacia abajo:·Autoridad, ataque,


invasión, severidad, “escondo un arma, soy una amenaza”.

·De ahí se deriva: el dedo que apunta (con puño cerrado,


palma apuntando al suelo): sumisión absoluta.

·Interacción recíproca:·Es más difícil mentir con las palmas


abiertas. Las manos son una herramienta básica de énfasis.
Permite al auditorio conservar mejor las imágenes, seguir el
razonamiento, etc.
Reglas básicas de la conciencia corporal
1.Leer gestos en “grupos” (clusters).

•No hay tal cosa como adivinar un pensamiento o una


intención en un discurso por un solo gesto.

•Sería como evaluar un discurso por una sola oración;


aunque a veces, el gesto o la oración pueden ser tan
elocuentes, que basta.
2.Poner atención en la congruencia.

•Más que fijarse en “qué gesto es”, hay que fijarse en si el


grupo de gestos es congruente o no con lo que se está
diciendo.

•No se trata sólo de saber si “se cree de verdad en lo que se


está diciendo”, o de “saber si se está mintiendo, o se
esconde algo”; también se trata de que nos pongan
atención.

•Está demostrado que las personas ponen menos atención


cuando ven incoherencias entre el lenguaje corporal y el
verbal.3.Leer los gestos en el contexto (físico, social,
cultural)

•Atender a si hay factores externo (ej., frío) que pudieren


causar el gesto.

•Hace falta:•Observar el contexto.

•Entender el contexto.

•Mientras más información se tenga sobre el auditorio o


contraparte, más fácil será interpretar sus gestos.

4.La influencia mente-cuerpo es recíproca.

•Ejemplo:
•Si se respira más lento, uno tiende a relajarse; si uno está
relajado, tiende a respirar más lento.
•Si uno se entrena en mostrar señales de apertura y
honestidad, se será más abierto y honesto; si uno es abierto
y honesto, dará más señales de apertura y honestidad.