Вы находитесь на странице: 1из 3

DESAPROBADO

¿Nunca te ha pasado que hay momentos en la vida donde te gustaría que te reconocieran
lo que haces, que te felicitaran por lo poco o mucho que has avanzado?

Recuerdo cuando comencé a recibir clases de música, creía que porque sabía colocar mis
dedos sobre un par de acordes y podía sonarlos merecía que me felicitaran, bueno seamos
honestos en algún momento de la vida hemos tenido el deseo de sentir que lo que estamos
haciendo es más importante de lo que realmente somos.

Veo a muchos hombres y mujeres haciendo grandes cosas, tomando decisiones, y otros más
siendo personas que impactan en el mundo, en el área profesional, en la política o incluso
en redes sociales, para bien o para mal, pero lo están haciendo.

Otros dando cursos para que las personas se desarrollen como emprendedores o en el
liderazgo, Pero hay algo interesante en todo esto, si pudiéramos elegir entre compartir,
nuestras habilidades o quiénes somos, seguramente elegiríamos nuestras habilidades,
porque el decir quiénes somos se nos dificulta un montón o más bien se nos hace casi
imposible poder definirlo.

Lastimosamente puedo revisar varios perfiles de Facebook o Instagram y lo único que veo
es, moda, poses de pasarela y ¿Qué están haciendo? No estoy diciendo que está mal, pero
¿será que en eso hay grandeza?

Porque constantemente buscamos la aprobación de los demás, ¿Cuál es la necesidad de


sentirme aprobado?, pero veo que de igual forma al final nos seguimos sintiendo
desaprobados porque repetidamente buscamos que los demás nos den su aprobación.
Bueno, me pregunto ¿Qué dice la biblia al respecto? o más profundo, ¿Qué dice Jesús al
respecto?

“12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también;
y aún mayores hará, porque yo voy al Padre.” Juan 14:12

¿Podríamos tener mayor influencia que Jesús en nuestros días? ¿Existirá alguien más grande
después de Jesús? Bueno no creo que exista alguien que supere los milagros de Jesús, ¿Por
qué Jesús hizo esta afirmación? ¿A qué se refería?

Cuando leemos unos versículos adelante, podemos ver claramente que Jesús derramó un
poder más grande que el que nos podemos imaginar, que seguramente la iglesia del primer
siglo pudo experimentar y en definitiva son cosas que Él quiere hacer hoy a través de
nosotros.

Pero ojo Jesús nos está haciendo un preámbulo en este verso antes de derramar su espíritu,
porque sin su espíritu no podemos ser grandes, y no para que nos conozcan en todo el
mundo sino para que su luz y poder se manifieste en las personas.

Probablemente te sientas frustrado porque no logras hacer lo que quieres, pero


seguramente es debido a que estas confundido con quien realmente tu eres.

“10 ¿Qué busco con esto: ganarme la aprobación humana o la de Dios? ¿Piensan que procuro
agradar a los demás? Si yo buscara agradar a otros, no sería siervo de Cristo.” Gálatas 1:10

Si nuestra búsqueda a Dios fuera en relación a tener un encuentro meramente personal con
Él, eso no debería de asustarnos al darnos cuenta de que los ojos de Dios están puestos
sobre nosotros.
Su Espíritu no es un signo de condena, inconscientemente creemos que Dios nos ve a través
de los ojos de la desaprobación o desilusión y en realidad Él nos está haciendo una invitación
para que nos acerquemos más a Él.

El deseo desenfrenado por tener la aprobación de los demás y no vivir conforme a la gracia
de Dios nos ha llevado a vivir en un mundo donde el deseo y el placer nos tiene dominados.

¿Qué fue lo que nos sedujo y nos hizo apartarnos de Él?, algo nos hizo desviar la mirada,
pero Él a través de su espíritu santo quiere sacarnos de esta monotonía que estamos
viviendo y frustraciones que estamos pasando y llevarnos a experimentar la mayor aventura
que podemos imaginar.

Te invito a que puedas decidir dejar de vivir en ese mundo de desaprobación y puedas
comenzar a vivir en el gran regalo que Dios nos ha dado que es la gracia, ya que Dios nos
llama santos porque nos aparta de la culpa y la condena de nuestros actos pasados, para ya
no tener la etiqueta de pecadores y poder vivir en libertad.