Вы находитесь на странице: 1из 42

DRAMATIS PERSONAE

El profesor Moncho
Catedrático en Patafísica, viajero extraviado allende las rutas circulares.

Fénix
Su discípulo; un saltimbanqui de los caminos. Sufre de agruras en la personalidad, grumos
cerebrales y nostalgia por una estrella lejana.

Serpentina
Ninfa intangible del pensamiento; sufre del eterno apetito por lo distante.

Melusina
Media hermana de Serpentina; sufre de bulimia sentimental y una olímpica vanidad.

Juanita Espirulina
Media hermana de Serpentina y Melusina. Posadera encargada de la hostería y el cabaret de
la aldea; sufre de anorexia en los afectos y la pena de comulgar con la idea de que ella es
ella misma.

Fester el de las fanfarrias


El fantoche espiritiflaútico y funambulesco del barrio; Centinela del cabaret y el hotel de
paso; Sufre de una presunción de potencia contradicha por su impotencia sexual y su
incapacidad de amar.

El viejo Raffles
Vagabundo y pordiosero del barrio. En fechas recientes se autoproclamó Embajador de la
Luna y Cónsul de un Satélite perdido. No sufre ni se atormenta por nada; pues aunque lleva
consigo la muy pesada carga de un pasado vergonzoso, lo único que recuerda es que se
halla temporalmente exiliado en la tierra y que por lo tanto se ve obligado a disfrutar de la
vida y el oficio de no hacer nada.
PRIMERA PARTE: UNA ALDEA PERDIDA EN EL DESIERTO
ESCENA 1

La acción transcurre en la plaza central de una aldea perdida. A los alrededores se levantan
construcciones delirantes de un tiempo del que no hay memoria, dentro del marco de las
festividades de la vida.
Amanecer ante el patio de una vecindad. A los alrededores se levantan construcciones
delirantes de un tiempo del que no hay memoria. Se escucha el sonido de un ferrocarril que
detiene su marcha y el vapor que escapa de las chimeneas… Entran a escena el Profesor
Moncho seguido por su discípulo Fénix; Ambos visten trajes de viajeros, con sus respectivos
sombreros y maletines. Voltean desorientados hacia todos lados, dejan sus maletas en el
suelo, al tiempo que se escucha la campana del tren que se dispone a partir y de nuevo el
sonido de su marcha que se aleja…

FÉNIX- (SECANDO EL SUDOR DE SU FRENTE) ¿En dónde estamos, profesor?

MONCHO- (EN UN GESTO DE FASTIDIO LE PEGA UN BASTONASZO) Eres más despistado


que yo, muchacho. No me preguntes en donde estamos… lo importante es que hemos
llegado.

FENIX- (CONTEMPLANDO EL PATIO DE LA VECINDAD) Tengo la impresión de haber estado


ya antes en este sitio.

MONCHO- Es tu imaginación. En mi bitácora no está registrada esta aldea. Además… los


itinerarios de los trenes nunca se equivocan. Allá en las rutas circulares los viajeros transitan
sin el temor de extraviarse, pues saben que en cualquier estación donde se detengan, sin
importar como se llame, habrán llegado a su destino.

FENIX- (ANGUSTIADO) Así es, pero en ciertas ocasiones tengo la impresión de que tan sólo
estamos caminando en círculos.

MONCHO- (EN UN GESTO ELOCUENTE) ¡Naturalmente, muchacho! ¿Acaso no has oído


hablar de que el planeta Tierra es completamente circular, redondo y esférico? ¡Y como
penitencia a tu ignorancia, te corresponde investigar sobre el asunto!

FENIX- Como usted diga maestro. (ANOTA ALGO EN SU LIBRETA)

MONCHO- Ahora continuemos el trayecto, que no debe estar muy lejos de la hostería. (DE
LA BASURA CAE UNA LATA AL SUELO) Habrá que tomar ciertas precauciones: En este tipo
de arrabales abundan los perros rabiosos. (SE COLOCA UN MONÓCULO Y EMPRENDE SU
MARCHA ARISTOCRÁTICA CON SU SOMBRILLA, REPITIENDO PARA SI) “Completamente
circular, redonda y esférica… Completamente esférica, circular y redonda…”

FÉNIX- (HECHA UNA CARRERITA PARA ALCANZAR AL PROFESOR) ¡Disculpe profesor


Moncho…! ¿Por cuánto tiempo tiene planeado permanecer en esta aldea?

MONCHO_ Mmmmmmhh… no lo sé. El tiempo suficiente para estudiar detalladamente la


arquitectura del viento por estas regiones.

FÉNIX- Pero… ¿Cómo es eso posible?

MONCHO- A un viajero nunca se le pregunta su destino. Porque la finalidad de los viajes


es… ¡Simplemente viajar! Anda, deja de preguntar tonterías y carga el equipaje.

(SE HACE UNA INTERMITENCIA DE OSCUROS QUE SE ILUMINAN DE PRONTO PARA


DISTINGUIR AL PROFESOR MONCHO Y SU DISCIPULO FENIX CAMINAR EN CAMARA
LENTA, MIENTRAS SE ESCUCHA UNA VEZ MAS EL SONIDO DEL TREN POR LAS VIAS…)

ESCENA II

CUANDO SE ILUMINA LA ESCENA APARECEN ANTE UN MONTICULO DE BASURA DEL CUAL


SURGE INTENPESTIVAMENTE EL VIEJO RAFFLES, COMO UN MONIGOTE DE UNA CAJA DE
SORPRESAS. BAJO LA APARIENCIA DE UN VAGABUNDO BARBON, RAFFLES GESTICULA
GESTOS GROTESCOS QUE ATEMORIZAN AL PROFESOR MONCHO Y A SU DISCIPULO FÉNIX.
EL VIEJO RAFFLES EMPIEZA A LADRAR COMO UN PERRO RABIOSO Y CALLEJERO.

MONCHO- ¡Que rayos significa este esperpento que parece amenazante!

FÉNIX- Parece un perro, o un vagabundo ambulante…

MONCHO- Un monstruo por delante, con la apariencia de una rata gigante… (SE ACERCA Y
LO OBSERVA CON CUIDADO) Sin embargo pertenece a la depauperada especie del hommo
lumpen vulgaris. (EL VIEJO RAFFLES PARECE ENOJARSE POR LOS COMENTARIOS Y EMPIEZA
A GRUÑIR COMO UN PERRO RABIOSO) Pero con el tiempo he llegado a otras
conclusiones…

FÉNIX- Pobre tipo. No hay motivo por qué temerle, maestro Moncho… tan sólo parece ser
un viejo demente, un pobre teporocho alucinado después de una crisis de delirium tremens.

MONCHO- Seguramente perdió el habla. Es una lástima; hubiéramos podido preguntarle a


este sucio clochard por el camino hacia la posada.
RAFFLES- (SE LEVANTA INDIGNADO) ¡Ningún sucio clochard, forastero! Usted se encuentra
ante un caballero… aunque no tenga caballo, pero tengo sombrero. (SALUDA QUITANDOSE
EL SOMBRERO) ¿Quiénes son aqueste forastero y su gallardo escudero?

MONCHO- ¡De qué manera habla! ¡Y en un lenguaje arcaico del Siglo de Oro! Que notable…
(APUNTA EN SU LIBRETITA)

RAFFLES- Yo les hablo en verso, porque soy el rey del universo. Y aunque parezca un
vagabundo, soy el representante del mundo; embajador de todas partes, heredero de
un rey perverso, que me nombró artífice de las artes y vacacionista del esfuerzo. Por eso
nunca hago nada, pues mi trabajo es la rima; las invento en mi almohada y las recito en la
tina. Y para que nadie haga el intento de copiar lo imposible, las escribo en el viento y las
guardo en lo invisible… ¿Quieren conocer mis otros títulos de nobleza?

FÉNIX- La verdad la verdad, nos da pereza.

MONCHO- ¡No le sigas la corriente a este mentecato! Aunque estemos de viaje, no te dejes
impresionar por las flores de su lenguaje. No hay vagabundo que no sea habilidoso.

RAFFLES- Ni extranjero que no sea desconfiado.

MONCHO-¡Vámonos de aquí; cuan extraña será esta comarca que parece estar habitada por
gente excéntrica y disparatada!

RAFFLES- ¿Por qué tanta amargura? Jamás vi un forastero tan apresurado ¿Por qué la
intolerancia a la locura? El que huye, tiene su corazón apesadumbrado…

EL PROFESOR MONCHO TOMA DE LA MANO A FÉNIX Y LO ARRASTRA TRAS DE SI,


DEJANDO ATRÁS AL VIEJO LOCO RAFFLES, RECITANDO SUS INTERMINABLES TITULOS DE
NOBLEZA.

RAFFLES- ¡Esperen; yo soy duque de no sé dónde y marqués de todo a la vez! Arzobispo del
primado independiente del condado autónomo del municipio de sepa cuando, párroco de
allá a lo lejos y monaguillo de aquí cerquitas, catedrático de no sé qué cosa y conde de
nada y de todo…

ESCENA III

ANTE EL APARADOR DE UNA HOSTERIA. APARECE FÉNIX CARGANDO SU EQUIPAJE. DEJA


LAS MALETAS EN EL SUELO Y HACE SONAR EL TIMBRE DE LA RECEPCION. APARECE
SERPENTINA Y PERMANECE DE ESPALDAS.
EMPIEZA A CAMINAR SOBRE SU LUGAR, EN UNA MARCHA SIN PROGRESO.

FÉNIX- Buenos días, doncella de la mañana… quisiera alquilar una buhardilla con dos camas
para dos viajeros agotados de tanto caminar.

SERPENTINA- Enseguida buen hombre. (CAMINA SOBRE SU PROPIO EJE Y SALUDA HACIA
LOS CUATRO PUNTOS CARDINALES) ¡Buenas tardes! ¡Buenas noches! ¡Buenos días! ¡Buenas
tardes! (FINALMENTE LE DA LA ESPALDA A FÉNIX Y LE SALUDA AGITANDO LA MANO,
COMO SI SE HALLARA A KILOMETROS Y KILOMETROS DE DISTANCIA) ¡Bueeeenaaaas
Taaaaardeeeees!

FÉNIX- (DESCONCERTADO)… ¿Por qué hace eso?

SERPENTINA- (SALUDANDO A TODAS PARTES EN SU MARCHA SIN PROGRESO) Me gusta


saludar a todo el planeta y todos los mundos… ¿Usted sabía que en estos instantes
amanece y anochece al mismo tiempo en otras partes del mundo?

FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) Algo he escuchado al respecto, pero ¿Usted cree que la
escuchen a tantos kilómetros de distancia?

SERPENTINA- Eso es lo que menos importa. Cuando una tiene ganas de querer a alguien,
lo hace no porque quiera que la quieran, sino porque quiere. Simple y sencillamente porque
así se quiere. ¿Qué a poco no sabes lo que significa el amor?

FÉNIX- (SE RASCA ATRÁS DE LA OREJA) Esa es una cuestión demasiado complicada… Quizá
no le entiendo del todo porque… usted me está dando la espalda amiga…

SERPENTINA- (DESPIERTA DE SÍ MISMA) ¡Ah, usted disculpe! (SE DA LA MEDIA VUELTA Y AL


DESCUBRIR A FENIX LO MIRA INTENSAMENTE). Es que soy un poco tonta, como dice mi
hermana. Además me prohíbe que hable con los huéspedes.

FÉNIX- ¿Y eso por qué?

SERPENTINA- Porque está amargada. Desde que mi hermana Melusina perdió la honra
platicando con un extraño, dice que somos un par de perdidas, un par de mujeres de la
calle… (SE PONE A BUSCAR POR EL SUELO) ¿Usted no ha visto por aquí a la honra de mi
hermana Melusina?

FÉNIX- (NERVIOSO) La verdad la verdad yo no conozco de esas cosas… ¿Cómo era la honra
de tu hermana Melusina?

SERPENTINA- (SE RASCA LA CABEZA) Yo pensaba que era algo parecido a no sé qué cosa
(SE RECONTONEA MUY CERCA DE FÉNIX). Pero dice mi hermana que si una la
pierde ¡Automáticamente todo el mundo te pierde el respeto!

FÉNIX- Por lo que dices la honra ha de ser algo muy caro.

SERPENTINA- (SUSPIRA TRISTEMENTE) La verdad yo creo que nací defectuosa, porque en


toda mi vida nunca he sabido dónde me pusieron la honra. Cuando me pregunta mi
hermana si todavía la tengo yo le digo que sí, pues como dice mi hermana…

FÉNIX- (LA REMEDA) “¡Como dice mi hermana, como dice mi hermana…!” ¿Siempre dices y
repites todo lo que dice tu hermana? (PAUSA. FLOTA UN SILENCIO INQUIETANTE.
SERPENTINA BAJA LA CABEZA Y FÉNIX LA ABRAZA, TRATANDO DE CONSOLARLA) No te
preocupes amiga… algún día vas a encontrarla.

SERPENTINA- (ESTRCHÁNDOLO CON CARIÑO) ¡Que cosas tan bonitas me dices! Eres tan
bueno conmigo…

FÉNIX- Suenan bien rico tus palabras y resuenan como cascabeles… lástima que tan sólo sea
un viajero que se encuentra de paso por unos días. (PERMANECE EMBELESADO FRENTE A
ELLA) Tengo que irme, pero me gustaría verte más tarde.

SERPENTINA- Puedes buscarme al atardecer, en la hostería de la posada.

FÉNIX- Tendrá que ser en la noche; al profesor Moncho no le gusta que hable con los
aldeanos. (SE RETIRA)

SERPENTINA- (EXTENDIENDO SU MANO) ¡Oye… mi nombre es Serpentina!

FÉNIX- ¡Yo soy Fénix, un saltimbanqui de los caminos! ¡Hasta la vista…!

SERPENTINA- (PARA SÍ MISMA) ¡Un forastero, saltimbanqui de los caminos! Y con la sed
que yo tengo por lo distante y conocer de los viajes y los caminos. (CAMINA DE NUEVO
CONTRA UN MURO QUE NO LA DEJA AVANZAR) Fénix, saltimbanqui de los caminos;
siempre estás llegando y nunca acabas de llegar (VOLTEA DE PRONTO Y EXTIENDE SU
MANO) ¡No te entretengas en el camino, que siempre hay alguien que te espera! Viajes,
caminos, distancia… yo por mi parte no los puedo hacer esperar más, aunque los muros de
esta aldea no me dejan avanzar.

SERPENTINA CONTINÚA CAMINANDO SIN PODER AVANZAR.


ENTRA MUSICA DE UN CILINDRO EBRIO DE UN BARRIO ANTIGUO.
DISOLVENCIA DE LUCES.
ESCENA IV
ANTE LA BUHARDILLA DEL PROFESOR MONCHO Y SU DISCIPULO FÉNIX.

MONCHO- Apunta muchacho.

FÉNIX- Lo escucho, Maestro. (SE DISPONE A TOMAR NOTA).

MONCHO- (CON UNA VOZ ENGOLADA Y ADEMANES FLORENTINOS) “Según la sintaxis de


la oración conjugada, en el momento de aplicarse la construcción en abismo, la
metadiégesis se multiplica en su quincuagésima potencia, lo que da por resultado que la
anécdota del oxymoron en el diptongo radical quede estrecha y misteriosamente vinculada
con la sinalefa inconclusa de la fábula…”

FÉNIX- (EN UN GESTO TORPE) ¡Eh! ¿Eh? E-eeeh…un momento, Profesor… ¿Podría ampliarme
una explicación al respecto?

MONCHO- (ALARMADO) ¡Pero como te atreves!

FÉNIX- Es que no entendí del todo el significado de sus palabras…

MONCHO- Ese es tu problema. Tus grumos cerebrales te impiden ver la claridad de mis
conceptos.

FÉNIX- Por el contrario Profesor; a veces me parece que lo que usted me enseña... son puras
locuras.

MONCHO- Es que tú no puedes entenderlo: No estás capacitado. Hay cierta claridad en


todo lo confuso. Pero tú no puedes distinguirla.

FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) De momentos, Profesor. Y sólo de vez en cuando. Pero a
veces… (SE RESTRIEGA LOS OJOS) Me parece que estoy a punto de entender algo… pero se
me escapa… y termino por entender otra cosa… o nada.

MONCHO- Naturalmente. (LIMPIA SUS ANTEOJOS) Todo lo claro y nítido puede resultar
confuso.

FÉNIX- (SE TAPA LOS OIDOS) ¡Por favor, Maestro! ¡Deje usted de hablar, que me estoy
mareando!

MONCHO- (SE DA UN PASEÍTO) ¡Ah, muchacho, muchacho…! Tienes la cabeza llena de


hojarasca y pájaros que te hacen ruido. Tal vez necesites afeitarte ese cabello tan
alborotado que tienes.
FÉNIX- (SE REVUELVE EL CABELLO) ¿Recortarme el cabello, Profesor? (SE ARRANCA LOS
CABELLOS, DESESPERADO) ¡Y eso que tiene que ver con lo que estamos discutiendo!

MONCHO- (SUMAMENTE SERENO) El cabello despeinado es síntoma de pensamientos


oscuros. Córtate ese cabello muchacho. Sería conveniente operarte la piedra de la locura.

FÉNIX- (SE LLEVA UNA MANO A LA CABEZA) ¿La piedra de la locura?

MONCHO- Con una sencilla operación bastaría para disolverte esos grumos cerebrales que
no te dejan reflexionar en paz.

FÉNIX- (SE PONE DE PIE) Puede que usted tenga razón, Maestro…

MONCHO- ¿Cómo dices? ¿”Puede” que yo tenga razón? (INDIGNADO) ¡El Maestro siempre
tiene la razón! Por hoy ha sido suficiente: La lección ha terminado. ¿Tienes alguna duda?

FÉNIX- (TRONANDOSE LOS DEDOS) Bueno, Profesor… hoy por la mañana, en la hostería
escuché una palabra. Y me preguntaba… me preguntaba si usted conocería su significado.

MONCHO- (LO PENETRA CON LA MIRADA) Hay que cuidarse de lo que se escucha en la
calle. Casi siempre se tratan de groserías y vulgaridades. (PAUSA) ¿Y bien? ¿Cuál es la
palabra que te atormenta?

FÉNIX- No sé… cuando llegamos a la posada, donde se encontraba aquella niña ingenua,
escuché que mencionaba una palabra de la cual usted nunca me ha hablado al respecto. Y
me parecía que había una dulzura en sus palabras, una cosa que, que… no sabría explicarle
a ciencia cierta.

MONCHO- (ENFADADO) ¡Basta! ¡Basta! (MANOTEA DESESPERADO) Me sorprende tu


idiotez, muchacho. Ni con la educación que te he dado he podido apartar de tu cabeza esos
negros pájaros que te revolotean, como sucias polillas.

FÉNIX- ¡Pero Maestro Moncho…! Usted nunca me ha dicho qué cosa es el amor. Y cuando la
pequeña Serpentina lo decía, yo sentía una ganas, unas ganas… ¡De no sé qué!

MONCHO- (SE PONE DE PIE Y LE AMENAZA CON SU BASTÓN) ¡Largo! ¡Fuera de mi


buhardilla! ¡No quiero seguir escuchando esas tonterías! (LO EMPUJA FUERA DE LA
ESTANCIA Y LE GOLPEA EN LA CABEZA CON SU BASTÓN)

FÉNIX- ¡Pero, Maestro Moncho! ¡Por lo menos explíqueme el significado de esa palabra!
MONCHO- (CONTINUA GOLPEANDOLE) ¡No sé a lo que te refieres ni qué significa! ¡Fuera
de aquí! Te consideraba un personaje más o menos tonto, con posibilidades de ascender al
grado de cretino. ¡Pero estás loco, loco de remate!

FÉNIX- (APENAS) ¡Recórcholis, profesor Moncho; no sabía que me tuviera en tan alto y
honorable concepto! Pero antes de irme, dígame… qué es eso que le dicen amor. (LARGA
PAUSA. EL PROFESOR MONCHO PARECE CAMBIAR DE HUMOR)

MONCHO- ¡Caracoles! Mira que me haces pensar, muchacho.

FÉNIX-¡Cáspita! No creí que fuera capaz de hacerlo pensar, Maestro Moncho.

MONCHO- ¡Chispas! Jamás pensé que tú pudieras pensar. Sin embargo… (DESPUES DE
REFLEXIONAR ARDUAMENTE, CON UNA MANO EN LA BARBILLA) Parece que esa palabra es
una grosería. Una palabra muy fea o algo parecido. Amor es un arcaísmo, una expresión en
desuso. (DA LA MEDIA VUELTA Y DE NUEVO SE PONE FURIBUNDO, GOLPEANDO A TODOS
LADOS CON SI BASTÓN) ¡Pero qué manera de hacerme perder el tiempo con fantasías y
quimeras! ¡Qué insolencia! ¡Qué atrevimiento! (LO AMENAZA CON SU BASTÓN) ¡Lárgate;
no quiero verte! ¡Eres un mentecato! (SALE)

FÉNIX- (PARA SUS ADENTROS) Con que el amor es palabra prohibida. (SE LLEVA UNA
MANO A LA CABEZA) ¡Oh, no; creo que estoy en problemas! Sólo espero que el Profesor
Moncho no le dé aviso a la justicia, porque me parece que el amor puede ser un delito.
(SALE ANGUSTIADO, CON UNA MANO EN LA CABEZA)

SE HACE UN OSCURO.SUBE EL ESTRUENDO DE UNA MÚSICA DE CARNAVAL.

ESCENA V

ANTE EL PATIO DE LA VECINDAD, ANTE EL RINCÓN DONDE YACE AMONTONADA LA


BASURA.
DESDE LA ESQUINA LLEGA LA MELODIA DE UN CILINDRO EBRIO.
DE LA BASURA EMERGE EL VIEJO RAFFLES. Y SE INSTALA EN SU ESTRADO DE
BASURA.INICIA UNA SERIE DE CARAVANAS Y REVERENCIAS.

RAFFLES- ¡Señoooras y señooreeees! ¡Abuelitas y abuelitos! ¡Niñas y niños! Tomen sus


asientos porque la comedia está a punto de comenzar… (SALUDA QUITANSOSE EL
SOMBRERO) La compañía de Don Juanete Raffles tiene el agrado de comenzar los festivales
de la comarca, con esta loa a la nostalgia del carnaval… (SE ACLARA LA GARGANTA Y
ADOPTA ACTITUD DE SALTIMBANQUI DE FERIA)… Con ustedes, la inigualable Melusina…
ENTRA EN ESCENA FÉNIX, DEAMBULANDO DISTRAIDO POR LA BANQUETA.
SE DETIENE DE GOLPE Y DESCUBRE A MELUSINA.
PERMANECE OBSERVANDOLA.

MELUSINA- Lejanas regiones de olvido y canciones tristes,


extrañas comarcas de las tardes chamuscadas,
donde los pensamientos revientan como alpistes,
y ante el paisaje ocurren ideas descabelladas…

Al repicar seis siniestras campanadas


Que todos los niños avienten alpistes
A las niñas despistadas y las que están tristes
Para invitarlas a esta siniestra mascarada.

Que todos los políticos nos digan burradas


Y que los intelectuales nos cuenten chistes,
Al cabo todo está de la tiznada
Y en un albur de la farsa creíste.

En el carnaval del mundo todo está de cabeza,


Lo que antes era alegre ahora es triste;
La gente se ríe cuando reza
Y llora desde el día que naciste.

Ésta es la amargura del merengue


Que cuenta la historia de un pobre amargado
Al que lo amargo le parecía dulce
Y lo dulce le sabía salado:

De un enamorado con el corazón descompuesto,


Y de una doncella con el corazón sellado.
¡Qué amargura tan dulce
Y que dulzura tan amarga!

El amor es amargura;
Una dulzura tan dulce
Que se vuelve amarga:
El amor es la amargura del merengue.

Bienvenidos a la estrambótica mascarada


que a continuación se da por comenzada.

HACE MUTIS.

FÉNIX- (APARTE) ¡Vaya! Ésta mujer habla en cierta retórica semejante a la que utiliza mi
Maestro Moncho… (SE RASCA LA CABEZA) Seguramente se trata de una discípula de algún
sabio académico distinguido docto maestro… (ANOTA ALGO EN SU LIBRETITA) “La doncella
entonó una melodía popular sin embargo no entendí la letra del a canción. Seguramente se
trataba de una alucinación. Por lo demás, nada importante he observado el día de hoy…”

RAFFLES- Nunca. Nada. Nadie. Las tres palabras más tristes. Hace tanto que amanece y
nunca acaba de amanecer. La nada es el escenario de lo que no existe. Hubo una vez una
cosa que se le llamaba nada. Y como no había nada, no se pudo hacer nada y la historia
terminó antes de que hubiera nada ni nadie… y colorín colorado, nunca nada, nadie…

FÉNIX- (CON SUMO INTERES) ¿Quééé diijoooo?

RAFFLES- Nada. (PAUSA. PERMANECE OBSERVANDO FIJAMENTE A UN PUNTO PERDIDO EN


EL CIELO)

FÉNIX- (CON SUMA CURIOSIDAD) ¿Qué hace?

RAFFLES- (MUY ELOCUENTE) Estudio la arquitectura del viento. (PAUSA)

FÉNIX- (ACERCÁNDOSE A ÉL) Oiga… usted como que tiene cierto aire de aristocracia venida
a menos.

RAFFLES- Naturalmente. (SE SACUDE SU ATUENDO ANDRAJOSO, EN UN GESTO DE


VANIDAD DIGNO DE UN LORD INGLÉS) ¡Yo soy un hombre de mundo! ¿No lo advierte su
buen gusto?

FÉNIX- Desde luego que sí, pero… con esos andrajos que usted viste, disimula muy bien su
jerarquía. Dígame ¿Usted ha viajado mucho por el mundo?

RAFFLES- (AVERGONZADO) Bueno, en realidad nunca he ido más allá de este barrio… ¡Pero
eso sí; soy viajero en mi propio vecindario! El secreto radica en la visión del viajero. Un buen
viajero es aquel que se sorprende ante todos los caminos, así sean las calles de su propio
barrio. No es por falta de dinero… digamos que es… un ejercicio de imaginación.

FÉNIX- Vaya… usted habla con más coherencia que mi maestro.

RAFFLES- ¡Pamplinas! ¡Yo nunca he buscado hablar bajo el dominio de la razón! Aquel que
se atiene única y exclusivamente a los pensamientos, merece que le otorguen el título de
mentecato.

FÉNIX- (APUNTANDO EN SU LIBRETA) “El mentecato y el maestro… escribiré una farsa loca y
profunda, tonta pero divertida que así se titulará: “El mentecato y el maestro, el vagabundo
y el viajero…”

RAFFLES- Detrás de este vagabundo se esconde un viajero… alguien que jamás pudo
consumar los viajes que tenía planeados. En el itinerario pendiente todos siguen esperando
a Don Rafael, y no a este perro barbón tirado a la basura.

FÉNIX- ¿Qué le ocurrió? ¿Tuvo algún accidente? ¿Perdió a su familia, su trabajo, reputación
o dignidad? ¿Tuvo problemas con la ley o deudas por ser aficionado al juego, el vino o las
mujeres?

RAFFLES- Nada de eso y todo a la vez. Simple y sencillamente decidí seguir la vocación de
vagabundo por el puro gusto de arrojarme a la basura. Es un noble oficio… ¿Sabe? Pero un
hombre es un hombre, a pesar de lo que sea. Porque ¿sabe una cosa? (LE MURMURA UN
SECRETO) Aquí entre nos, yo soy el príncipe heredero de este barrio y las comarcas
vecinas…

FÉNIX- (SE APARTA DE ÉL) Oh, sí, seguramente…

RAFFLES- ¿Acaso no lo crees, muchacho? Acompáñame… te llevaré al sitio donde esta


noche ocurrirá mi coronación, ante la posada donde todos los viajeros se detienen, tarde o
temprano, a descansar su corazón defectuoso.

EL VIEJO RAFFLES TOMA DE LA MANO A FENIX Y SE PONE A CAMINAR EN CIRCULOS.


SUBE MÚSICA DE ORGANILLO EBRIO.

SEGUNDA PARTE: “EL CABARET DEL AMOR DESCONTINUADO”.

ESCENA VI

SE ILUMINA DE PRONTO EL FONDO DEL ESCENARIO, EN DONDE YACE EL PÓRTICO DE


UNA BUHARDILLA EN LA VECINDAD. SOBRE EL ESTABLECIMIENTO LUCE UN ANUNCIO
LUMINOSO QUE SE PRENDE Y SE APAGA, CON LAS LUCES ROJAS DE NEON. EN EL LETRERO
SE ANUNCIA EL NOMBRE DEL ESTABLECIMIENTO:
“TODOS CONTENTOS… Y YO TAMBIEN”
EN EL CENTRO APARECE FESTER, VOLTEANDO CON CAUTELA HACIA TODOS LADOS. SACA
UN CIGARRILO Y FUMA MIENTRAS OBSERVA HACIA LA CALLE.
A LO LEJOS SUENA MUSICA EBRIA DE JAZZ.

FESTER- “Todos contentos… y yo, también”. (ROMPE DE GOLPE SU POSICIÓN RÍGIDA, PARA
FESTEJAR BREVEMENTE CON UN BAILECITO DE ARLEQUÍN) ¡Tutti contenti! (VUELVE A LA
NORMALIDAD) Por el bulevar deambula la gente, entre sombras que se confunden,
murmuran algo y se pierden bajo el fulgor de un hotel de paso. Nunca se preguntan sus
nombres. Hace algún tiempo escuché que el amor es más laberinto, amor
es amargura del merengue, una golosina de tan cara y tan dulce que se vuelve amarga; es el
jardín central donde convergen todos los caminos. Y sin embargo el amor no existe; es un
camino que se inventa en cada espejismo y les ofrece a los viajeros la fugaz ilusión de una
ciudad que se sueña a sí misma con múltiples posadas y hosterías, donde los viajeros se
detienen a descansar su corazón tan defectuoso. Pero todos están contentos. Y yo también.

LAS CHICAS INTERRUMPEN SU COREOGRAFIA Y SE DESPLAZAN COMO SI NADA HUBIESE


OCURRIDO… POR LA ORILLA DEL BULEVAR LLEGAN EL VIEJO RAFFLES Y FENIX,
DISERTANDO EBRIAMENTE CHAPLINESCOS EN CIRCULOS RIDICULOS .POR FIN VULVEN A
LA NORMALIDAD Y CAMINAN DESORIENTADOS. SE DETIENEN POR UN MOMENTO PARA
CONTEMPLAR LA VISION FUGAZ DEL ESTABLECIMEINTO DONDE LUCEN LAS CHICAS,
QUIENES SE INSINUAN SENSUALEMNTE ANTE ELLOS. SERPENTINA DESCUBRE A FÉNIX Y SE
ESCABULLE FURTIVAMENTE AL INTERIOR DEL LOCAL. MELUSINA APRECE SENSUALMENTE
FRENTE A FÉNIX Y SE LE INSINUA. EL VIEJO RAFFLES TOMA LA MANO DE JUANITA Y LE
BESA CUAL SI FUERA UNA DONCELLA.

RAFFLES- (ARRODILLANDOSE ANTE JUANITA) Porque eres generosa, meretriz del


pensamiento, como flor furtiva a la orilla del camino, y yo un vagabundo que necesita tu
perfume, a ti te confío este corazón tan oxidado.

JUANITA- (SONRIENDO INGENUAMENTE) ¿Me invita una copa, señor?

RAFFLES- Desde luego, mi dama del pensamiento.

AMBOS SE DISPONEN A PASAR, FÉNIX SIGUE LOS PASOS DE RAFFLES, OBSERVANDO


BOQUIABIERTO Y DISTRAIDO A TODOS LADOS.
MELUSINA LO SEDUCE EN LA DISTANCIA, CON SU MIRADA.
SE ADELANTA FESTER Y LOS DETIENE EN SECO.

FESTER- Disculpe, pero aquí no aceptamos cirqueros ambulantes.

RAFFLES- Nosotros no somos comediantes, Estimado señor, somos tan sólo un par de
viajeros, y la única comedia que representamos, es la de la vida.

FESTER- (PERMANCECE OBSERVÁNDOLOS FIJAMENTE POR UN INSTANTE) ¿Cuentan con


dinero en efectivo?

RAFFLES- Desde luego. (MUESTRA SUS BOLSILLOS VACÍOS) Tengo lo suficiente para
procurarnos un buen rato. Usted sabe… algunos tostones obtenidos al prestar mis servicios
como aligerador de conciencias en ciertos burgueses.

FESTER- Esta bien. Pueden pasar. Aquí son bienvenidos todos aquellos que quieren
divertirse. “Todos contentos, y yo también” es nuestro lema.

RAFFLES- Oh, muy amable. Le aseguro que nos divertiremos… aunque tengamos que sufrir
hasta el cansancio para conseguirlo.

FESTER- Me agrada escuchar eso de su parte ¿Y se puede saber quién es usted?

RAFFLES- (CON CIERTO AIRE DE ARISTOCRACIA) Yo, señoras y señores, soy Embajador de la
Luna, y Cónsul de un Satélite perdido.

ESPIRULINA- (EN SECRETO, A FESTER) Es el borrachito del barrio.

FESTER- ¿Ah sí? ¿De manera que en la luna también existe la fuga de cerebros?

RAFFLES- En cierta forma, puesto que ya son varios los que se suman a la cuenta de
muertos por un repentino derrame cerebral.

FESTER- Y usted, señor mío ¿viene de paseo? ¿O en misión diplomática?

RAFFLES- Bueno, digamos que… vengo de paso.

FESTER- En esta vida, Señor Embajador, todos estamos de paso. (OBSERVA A FÉNIX, QUE SE
HALLA ABSORTO EN SU CONTEMPLACIÓN DE MELUSINA) ¿Y este muchacho? ¿Es su
escudero?

RAFFLES- Es mi aprendiz. Le instruyo en la ciencia de viajar por los caminos.


FESTER- (AGRESIVO) Ah, un vagabundo. (SE ACERCA A FÉNIX Y SEPARA A MELUSINA DE SU
LADO) ¿Qué es lo que buscas aquí muchacho?

FÉNIX- Bueno, pues yo… (SE RASCA LA CABEZA) No sé. Creo que me perdí. Estaba
buscando un lugar donde sacudirme la tristeza.

FESTER- Aquí no es un cabaret cualquiera.

FÉNIX- ¿Ah, no? ¿De manera que me hallo ante una institución educativa?

FESTER- En este lugar se vienen a consumar los deseos insatisfechos.

RAFFLES- ¡Perfecto! Sabrá usted que somos un par de viajeros que se hacen pasar por
vagabundos, no porque tengamos que viajar a algún sitio, sino porque llevamos una carga
muy pesada de deseos insatisfechos.

FESTER- Pues han llegado ustedes al lugar ideal, Señores Viajeros: Ya los estábamos
esperando.

SUBE CIERTA MÚSICA ALEGRE DE CABARET DE LOS AÑOS DE POSTGUERRA Y SE HACE UN


SUBITO OSCURO.

ESCENA VII

BAJO LAS LUCES MULTICOLORES DEL CABARET EL VIEJO RAFFLES RÍE Y FESTEJA MIENTRAS
BEBE CON DESPARPAJO.
JUANITA ESPIRULINA RÍE Y CACHONDEA CON ÉL, SENTADA EN SUS PIERNAS.
JUNTO A ELLOS FENIX PERMANECE DISTRAIDO, VOLTEANDO HACIA TODOS LADOS.
MELUSINA FUMA ABURRIDA.

RAFFLES- ¡Te lo juro, muchacha; yo soy el Embajador de la luna y Cónsul de todos los
Lunáticos y Selenitas!

JUANITA- (A MELUSINA) ¿Ya oíste lo que dijo? Dice que es algo así como que el Rey de un
asteroide extraviado.

MELUSINA- (VOLTEA EN UN GESTO DE FASTIDIO) No me digas, que profunda emoción.


Qué alegría tan inmensa. (PAUSA)
JUANITA- ¿Te aburres?

131.-MELUSINA- Me divierto como loca. (FUMA REPETITIVAMENTE)

RAFFLES- (OBSERVA ANGUSTIADO A FÉNIX: SE LE ACERCA Y MURMURA EN SECRETO) ¡Qué


te paso muchacho! ¿Por qué no platicas con la chamaca? ¡Mira nada más qué piernotas
tiene! Aprovecha, no seas bruto.

133.-FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) Es que no sé qué decirle.

134.-RAFFLES- Háblale de cualquier cosa.

135.-FÉNIX- Déjeme pensar… Podría hablarle e incluso podríamos discutir acerca del tema
de la constante dicotomía entre la teoría y la praxis.

136.-RAFFLES- (LE SUELTA UN ZOPAPO) ¡No seas bruto! Eso es exagerar en tonterías. No,
no; háblale de algo tonto, pero divertido. Dile cosas bonitas…

137.-FÉNIX- De acuerdo, déjeme pensar qué decirle…

FÉNIX CONTINUA INMERSO EN SU CAVILACIÓN, EL VIEJO RAFFLES RETORNA CON


JUANITA Y AMBOS CONTINUAN FAJANDO EN EL CHACOTEO Y EL DESMADRE.
LA LUZ SE CONCENTRA EN FENIX Y MELUSINA.

138.-FÉNIX- Juguemos a que existía el Amor.

139.-MELUSINA- (DESCONCERTADA) ¿El quéééé?

140.-FÉNIX- El amooorrr…

141.-MELUSINA- ¿Qué es eso? (PAUSA)

142.-FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) No sé cómo sea ni sé qué es qué. Pero Juguemos a que
existía “El Amor”. Y hubo una vez una cosa que se llamaba “Amor”… le decían así porque esa
era una palabra bonita.

143.-MELUSINA- ¿Y eso era un juego?

144.-FÉNIX- Pues era más bien una profesión. Había personas que se graduaban como
licenciados de amor y doctas con amor. Les decían “Amorcitos” y eran gente bien educada y
amable.
145.-MELUSINA- ¡Ay, eso no es cierto!

146.-FÉNIX- Tal vez no era cierto, pero era un juego. Y un juego bien divertido. Y si no era
cierto, y si no existía, tú y yo lo inventamos.

147.-MELUSINA- ¿Y cómo se jugaba? (SE LE INSINÍA SENSUALMENTE)

148.-FÉNIX- (ACERCÁNDOSE A ELLA) Como todos los juegos tenía sus reglas… se podía
jugar con dos jugadores… ¡O más, si al que ponía las reglas así le gustaba!

149.-MELUSINA- (SE RECARGA SENSUALMENTE EN FÉNIX) ¿Y quién era el ganador? ¿El que
amaba más?

150.-FÉNIX- No. El que amaba menos. (PAUSA)

151.-MELUSINA- (SE APARTA BRUSCAMENTE) ¡Ese es un juego idiota!

152.-FÉNIX- Pero era un juego bien difícil. He sabido de gente que le reventaba el corazón
al practicar tal deporte…

153.-MELUSINA- (SE PONE DE PIE) ¡Tú eres tan idiota! ¡Que se me hace que ese juego lo
inventaste tú! (SE ALEJA CONTONEÀNDOSE)

SUBE MÚSICA DE CILINDRO EBRIO. SE HACE UN BREVE OSCURO.

ESCENA VIII

EN EL INTERIOR DEL CABARET. ANTE UN ESCAPARATE DE FANTASÍA MELUSINA SE


CONTONEA SENSUALMENTE, AL COMPÁS DE UNA MELODÍA SUAVE Y MELANCÓLICA. EN
VARIAS MESAS LOS CLIENTES ATIENDEN AL NUMERO MUSICAL.

154.-RAFFLES- (CON UNA MANO EN LA BARBILLA, CON CIERTO AIRE DE ELOCUENCIA


INTELECTUAL) ¡Vaya…! Me parece que el baile es una sabia manifestación del espíritu para
sacudirse toda la tristeza.

155.-FESTER- ¡Oh, qué apreciación tan interesante! ¿Es usted crítico de arte?

155.-RAFFLES- No; soy crítico de la vida. Me la paso criticando todo y nada, por el simple
gusto y nomás porque sí.
FESTER HACE UN GESTO DE ASOMBRO, EL VIEJO RAFFLES CONTINÚA OBSERVANDO EL
NÚMERO DE BAILE, LA LUZ DISMINUYE SOBRE ELLOS Y SE PROYECTA EN OTRA AREA,
DONDE SERPENTINA HACE SU MALETA.
A SU LADO JUANITA ESPIRULINA TRATA DE DETENERLA.

SERPENTINA- No tiene caso que sigas parloteando; yo ya tomé una decisión.

ESPIRULINA- Por favor… reflexiona un poco; piensa en lo que van a decir en el vecindario…

SERPENTINA- No me importa; yo ya no quiero seguir trabajando en este ambiente.

ESPIRULINA- Piensa un poco en lo que dices, Serpentina; una jovencita a tu edad, con ese
cuerpo y esa linda carita, daría todo por trabajar en un sitio como este; decente y con todas
las comodidades. ¿A poco no te das cuenta de que en el cabaret todo es felicidad y alegría?

161.-SERPENTINA- Estoy tan cansada de divertirme todo el tiempo, en la fiesta constante


del cabaret, que me pesa dar una sonrisa y sufro como loca con tanta alegría. (TOMA SU
MALETA Y HACE MUTIS, ESPIRULINA LA DETIENE)

162.-ESPIRULINA- ¡Espera no te vayas! Piensa en los valores morales.

163.-SERPENTINA- ¿Y cuáles son esos? Yo nomás conozco los valores Bacardí.

164.-ESPIRULINA- ¿Por qué no haces examen de conciencia, Serpentina?

165.-SERPENTINA- No, porque capaz y lo repruebo. (SE APARTA DE ELLA)

166.-ESPIRULINA- ¿A dónde irás ahora?

167.-SERPENTINA- (SE DETIENE Y AÑADE FIRMEMENTE) Me voy con la compañía


ambulante del circo que llegó a la aldea. (SALE DECIDIDA)

168.-ESPIRULINA- (SOLLOZANDO) ¡Ay, Serpentina, pobre de ti! Van a decir que te


convertiste en una cualquiera, en una… mujer de la calle.

SUBE MÚSICA DE CIRCO.


LUZ EN OTRA ÁREA DEL ESCENARIO.

169.-FESTER- Y dígame Señor Embajador… ¿No va a querer que alguna chica le haga
compañía?
SE ACERCA JUANITA ALIAS JUANITA Y SE CONTONEA ANTE EL VIEJO RAFFLES. FESTER
HACE UN GESTO DE PRESENTACION Y EL VIEJO RAFFLES SE ACLARA LA GARGANTA.

170.-RAFFLES- Este… ejem, déjeme decirle… que por el momento ha venido únicamente a
presenciar el show. Tal vez me decida en unos minutos.

171.-FESTER- De acuerdo, Señor Embajador… supongo que ha de ser una persona muy
ocupada.

172.-RAFFLES- ¿Ocupada? ¡Ocupadísima, diría yo! Figúrese que tengo la misión de


proclamar el acta constitutiva de la Independencia de la Luna.

173.-JUANITA- ¡Vaya, qué poético, que heroico, qué emocionante!

174.-FESTER- Digno de celebrarse; ¿Por qué no pide una botella de un buen whisky
inteligente y lo festeja con la hermosa Juanita? (CON UNA VOZ ENGOLADA A LA MANERA
DE LOS COMERCIASLES TELEVISIVOS) “La gente inteligente bebe… ¡Whiiisky Inteligeeente!”

175.-RAFFLES- (NERVIOSO, BUSCA EN SUS BOLSILLOS DISIMULADAMENTE) Eh… le aseguro


que el deseo de hacerlo no me falta, pero es que… es que… mañana mismo tengo que
redactar la constitución de la Luna como planeta independiente… y tiene que ser a primera
hora. (SE LEVANTA CON DISIMULO Y VOLTEA HACIA TODAS PARTES) ¿Dónde está mi
secretario?

176.-FESTER- (MUY SERIO) Bueno, entonces puedo ir trayendo la cuenta.

177.-RAFFLES- ¡No, no, no; no se moleste! Cárguelo todo a la cuenta de la Embajada de la


Luna en la Tierra.

178.-FESTER- (DESCONCERTADO) ¿Pero… a que dirección?

179.-RAFFLES- (MUY DIGNO) Domicilio conocido (SE DA LA MEDIA VUELTA) ¡Vaya


ignorancia! (HACE MUTIS)

FESTER SE QUEDA CON LA BOCA ABIERTA, JUANITA LO MIRA CON DESPRECIO Y SE ALEJA
CONTONEANDOSE, DETRÁS DEL VIEJO RAFFLES.

180.-JUANITA- ¡Ay, que Señor tan simpático, tan metafísico, tan catedrático, tan
aristocrático y esdrújulo! (CORRE DETRÁS DE ÉL)

DISOLVENCIA DE LUCES. SUBE EL PUENTE MUSICAL CON NÚMERO DE BAILE.


ESCENA IX

EN UN RINCON DEL CABARET YACE FENIX FRENTE A SU COPA DE LICOR LUMINOSO,


FANTASEANDO CON LA VISION DE MELUSINA ANTE EL ESCAPARATE.
SE ACERCA SERPENTINA Y SALUDA A FENIX EN UN GESTO SEDUCTOR.
INICIA UNA MÚSICA DE FESTIVAL Y AMBOS BAILAN LOS PASOS DE UNA CONTRADANZA
PSICODÉLICA.

181.-SERPENTINA- Dice mi hermana que soy una mujer de la vida alegre… pero ésta alegría
es demasiado amarga, de tan amarga que se vuelve dulce…

182.-FÉNIX- Me gustan tus palabras y la manera en que las dices; yo soy el discípulo de un
viajero tan sabio que de pronto me parece un loco. Llevo una vida tan ligera y dulce que de
pronto me parece amarga y difícil de soportar… Siéntate conmigo: quiero que hablemos del
amor…

183.-SERPENTINA- Sería mejor que no lo hiciéramos. Vete de este lugar antes de que te
quiten todo tu dinero.

184.-FÉNIX- (ANGUSTIADO) ¿Cuál dinero? (BUSCA EN SUS BOLSILLOS) ¡Si yo no tengo ni un


centavo!

185.-SERPENTINA- ¿Entonces con qué piensas pagar la cuenta?

186.-FÉNIX- No sé… yo sólo vine aquí porque estaba buscando un lugar donde descansar
mi corazón oxidado. Es lo único que se me ocurre ofrecerles.

187.-SERPENTINA- (LO MIRA ANGUSTIADA) Vete antes de que te lo quiten todo. (LO
ABRAZA)
IRRUMPE ANTE ELLOS MELUSINA, CONTONEANDOSE ANTE FÉNIX.

188.-MELUSINA- ¡Hola, querido Príncipe de la Luna! Ya me dijo tu papá que los dos vienen
desde muy lejos, y allá en su planeta tienen muchas propiedades.

189.-FÉNIX- Ese viejo loco no es mi papá.

190.-MELUSINA- ¿Ah, no? De cualquier manera me dijo que eran millonarios y que pronto
iban a heredar mucho dinero. Yo siempre tuve ganas de tener tratos íntimos y profundos
con un extranjero.
191.-SERPENTINA- (INGENUAMENTE) ¡Yo también! En toda mi triste vida jamás he salido de
esta aldea.

192.-MELUSINA- (CAMBIA DE HUMOR ANTE SERPENTINA) ¿Tu qué haces aquí, escuincla?
Me dijo Juanita Espirulina que otra vez hiciste tu maleta con intenciones de escaparte.

193.-SERPENTINA- Decidí esperarme un poco más. De pronto dejé de sentir esa ansiedad
por lo lejano.

194.-MELUSINA- No sabes lo que dices. Vete a jugar al jardín; vas y cuentas todas las
estrellas y luego vienes y me dices cuántas hay en total. (PAUSA. SERPENTINA NO SE
MUEVE DE SU LUGAR) ¡Anda, muévete, niña! Ve a conseguir un par de copas.

195.-SERPENTINA- (BAJA LA MIRADA TRSITE Y SILENCIOSA, MIRA POR UN MOMENTO A


FÉNIX) Trata de escaparte antes de que te quiten todo lo que tienes. (LE PONE UNA MANO
EN EL CORAZÓN Y HACE UN DISCRETO MUTIS)

196.-MELUSINA- (SE SIENTA EN LAS PIERNAS DE FÉNIX Y LO ABRRAZA) Estuve pensando


en todo eso que me decías… y creo que podríamos discutirlo más ampliamente.

197.-FÉNIX- ¡Desde luego! (EMOCIONADO LA TOMA POR LA CINTURA Y LE ACARICIA LAS


PIERNAS) Podríamos hablar e incluso debatir acerca de ese tema… nos serviría como
intercambio cultural.

198.-MELUSINA- Claro… la cuestión del asunto ese… que se llama… ¿Cómo dijiste que le
dicen al coso ése?

199.-FÉNIX- El amor… y la gente que está muy enamorada se dicen con cierta frecuencia
“hablemos del Amooorrr” y lo hacen casi todo el tiempo.

200.-MELUSINA- ¿Y nunca se cansan? No te creo. Para mí que eso que tú estás diciendo, no
existe. Y si de veras crees que exista, demuéstramelo. (SE PONE DE PIE FRENTE A FÉNIX)
¿Cuánto apuestas? (PAUSA)

201.-FÉNIX- (EMBELESADO) Te apuesto mi corazón…

202.-MELUSINA- ¿Y yo para que quiero esa cosa? ¿No tienes propiedades, posesiones
materiales, dinero?

203.-FÉNIX- Por el momento no dispongo de efectivo. Digamos que he sido desterrado de


mi cómoda posición de discípulo de un aristócrata. Pero con el tiempo puedo
recuperarme…
204.-MELUSINA- Pues no te tardes mucho. Te espero en la posada de arriba... (SALE
CONTONEÁNDOSE)

FENIX LA MIRA SALIR, FASCINADO POR SU CONTONEO.


PERMANECE PENSATIVO POR UN MOMENTO Y DE GOLPE SE PONE A BUSCAR EN SUS
BOLSILLOS: LOS VOLTEA POR EL EXTERIOR, PERO ESTAN VACÍOS.
ENTRA SERPENTINA CON UNA BOTELLA DE WHISKY Y DOS COPAS.
RESPIRA AGITADAMENTE, VOLTEANDO HACIA TODOS LADOS.

205.-SERPENTINA- ¡Estuve contando todas las estrellas que pude, pero eran tantas que me
sentí desdichada! Me di cuenta que estaba perdida si trataba de entender lo que murmuran
las estrellas. Me di cuenta que estaba perdida en un planeta perdido, de un sistema solar
perdido, de una galaxia perdida, de un universo perdido, de un, de un… de un infinito que
hace mucho perdimos… (MIRA A FÉNIX) ¿Dónde está Melusina? ¡Tengo que decirle que
fracasé en el intento de contar las estrellas!

206.-FÉNIX- (TRATA DE TRANQUILIZARLA) ¡Cálmate, respira un poco! Tengo que pedirte un


favor, Serpentina…

207.-SERPENTINA- (SE BEBE UN WHISKY DE GOLPE) Yo tengo que decirte antes algo muy
importante… nos queda poco tiempo, antes de que se acabe el carnaval…

208.-FÉNIX- Todo a su debido tiempo (LA TOMA POR LOS HOMBROS) ¡Serpentina,
escúchame! Eres muy distraída; siempre estás pensando en otra cosa. Escúchame; me queda
poco tiempo y tienes que hacerme un favor.

209.-SERPENTINA- (ALARMADA) ¿Te vas a ir de la aldea? ¡Dime! ¡Mañana te vas a ir de la


aldea! ¿Verdad? ¡Dímelo, que yo quiero ir contigo, Fénix!

210.-FÉNIX- (LA DETIENE) ¡Escúchame! Tiene que ser esta noche…

211.-SERPENTINA- (ESPANTADA) ¿Te está buscando la policía? ¿A quién mataste?

212.-FÉNIX- ¡No digas tonterías!

213.-SERPENTINA- ¡Yo iré contigo a donde sea! ¡Yo quiero protegerte y que tú me protejas!
Seré tu compañera del camino, tu almohada en las noches, tu cerveza en el desierto…

214.-FÉNIX- (RÍE) ¡Pero qué tonterías dices, chiquilla! Escúchame bien; es urgente que
consiga algo de dinero (SE LLEVA UNA MANO AL CORAZÓN) De lo contrario esta
enfermedad del corazón podría complicarse: Melusina me ofrece un lugar en su taller del
corazón y no quiero desperdiciar la oportunidad para ajustarme este corazón tan
defectuoso. Pero necesito algo de dinero. (EMPIEZA A AGITARSE EL CABELLO) ¡Los grumos,
los grumos, muchacha, son algo terrible los grumos en el corazón!

215.-SERPENTINA- (LO ABRAZA) Yo soy tu amiga, Fénix. Todos te hacen daño y tú no te das
cuenta. Tú y yo somos compañeros del mismo camino; un vagabundo y una distraída, un
despistado y una perdida… (FÉNIX SE LLEVA UNA MANO A LA BOCA Y GRITA ALGO
CONFUSO) Pero tú no me quieres, porque quieres lo lejano.

216.-FÉNIX- (SE LLEVA UNA MANO A LA CABEZA, OTRA AL CORAZÓN E INTERCALA SUS
MOVIMIENTOS EN SECUENCIAS FRAGMENTADAS) ¡Pronto, muchacha, antes de que se
acabe el carnaval!

217.-SERPENTINA- (SACA DE SU ESCOTE UN FAJO DE BILLETES) Tómalo todo… lo tenía


ahorrado desde hace mucho. Me costó un mes de trabajo en este lugar.

218.-FÉNIX- (LO TOMA Y LO CUENTA CON EMOCIÓN) Yo te lo pagaré. (SE DA LA MEDIA


VUELTA Y SE PREPARA PARA EL MUTIS)

219.-SERPENTINA- (CABIZBAJA) No te vayas todavía… hay algo que tengo que decirte.
Melusina no es lo que tú piensas. Hace mucho que ella cumple con un castigo que le
impuso nuestro padre, por lo que se ve obligada a transformarse todos los sábados por la
noche.

220.-FÉNIX- Eso no tiene nada de malo.

221.-SERPENTINA- ¡Pero es que ella se apodera del corazón de los hombres que la visitan!

222.-FÉNIX- Más vale tener un corazón descompuesto a un corazón oxidado. (SE DE LA


MEDIA VUELTA)

223.-SERPENTINA- ¿Volveremos a vernos?

224.-FÉNIX- Espérame mañana. Espérame en la feria de los arrabales…tal vez sería bueno
salir de paseo, ir de viaje en tren, para distraernos un poquito más de la cuenta. (SE VA)

225.-SERPENTINA- (SIN DARSE CUENTA DE QUE SE HA RETIRADO) Yo te estaré esperando,


compañero del camino, lejos o cerca, tarde o temprano, pero yo seguiré esperando…

SE HACE UNA LENTA DISOLVENCIA DE LUCES…


SUBE MÚSICA DE UN CILINDRO AMBULANTE DE FERIA…
TERCERA PARTE: “EN EL DESIERTO DE UN CORAZON DEFECTUOSO”.

ESCENA X

AMANECER ANTE EL PATIO DE LA VECINDAD.


DEL MONTICULO DE BASURA EMERGE FENIX, QUIEN DESPIERTA DE UN SUEÑO
REPENTINO.
SE INCORPORA CON LA RESPIRACION AGITADA, MIRA A SU ALREDEDOR, SE SACUDE EL
SUEÑO Y LA BASURA.

226.-FÉNIX- Nunca. Nada. Nadie. Despertar de nuevo y nunca terminar de amanecer. Hubo
una vez en que hubo nada; nadie era el encargado de hacer nada. Ese era su oficio. Se
levantaba todas las mañanas y nunca hacía nada. Era una persona productiva, en el reino de
la nada. Y como no había nada que hacer, la historia terminó antes de que pasara cualquier
cosa…o nada. (SE LIMPIA LAS LAGAÑAS) Nunca, nada, nadie; siempre estoy llegando y
nunca acabo de llegar.

APENAS SE RECUESTA DE NUEVO CUANDO SE ESCUCHA EL GRUÑIDO DE UN PERRO.


FÉNIX SE LEVANTA DE GOLPE Y SACUDE LOS DESPERDICIOS SOBRE LOS QUE SE RECOSTÓ;
APARECE DE GOLPE EL VIEJO RAFFLES.

227.-RAFFLES- ¿Por qué tan temprano, muchacho? Apenas son las doce del día.

228.-FÉNIX- ¿Dónde estoy? Yo recuerdo que me acosté en la cama del Gran Hotel, después
de contemplar por el balcón las luces artificiales del carnaval… (SE GOLPEA LA CABEZA
VARIAS VECES, TRATANDO DE RECORDAR)

229.-RAFFLES- (AJENO) Llegaste en el tren de las cinco y cuarenta y cinco, muchacho. Pero
en el informe del guardavía no figuraba tu nombre en la lista de los viajeros…

230.-FÉNIX- (SE SACUDE ANSIOSO LA ROPA) ¡No! Ahora recuerdo bien: Yo me acosté en
una buhardilla de la posada, después de la merienda y una ducha caliente en la tina.

231.-RAFFLES- Tú y tu maestro pensaban llegar a la próxima aldea, pero tuvieron que hacer
una escala en su itinerario porque les sorprendió la noche y en la estación de los
ferrocarriles no figuraba ningún tren que pasara por estas comarcas…

232.-FÉNIX- (SALTA DEL MONTÍCULO DE BASURA Y MIRA A SU ALREDEDOR, TRATANDO


DE RECONOCER EL PAISAJE) ¡No! Ahora recuerdo bien: Yo me acosté en el camarote del
tren, después de una abundante cena en el carro comedor… (SE RASCA LA CABEZA) Sin
embargo…
233.-RAFFLES- Sin embargo el guardagujas pudo haberse equivocado; el maquinista se
equivocó en una encrucijada; el inspector no te despertó a tiempo y en consecuencia… tú
nunca te bajaste del tren.

234.-FÉNIX- (TRATA DE ESCAPAR) Esto no puede ser. Tengo que salir de esta aldea ahora
mismo.

235.-RAFFLES- ¿Por qué tanta prisa? ¿No pasó una noche agradable el agregado cultural de
la embajada de la Luna? Fue un placer tenerlo como huésped, pero es una pena informarle
que no puede irse así como así.

236.-FÉNIX- ¿Está usted loco? ¡Yo tengo que irme! Hay alguien que me espera.

IRRUMPE EN ESCENA MELUSINA.

237.-MELUSINA- ¿Te olvidas de mí?

238.-RAFFLES- ¿Irse tan pronto? ¿Y olvidar a la novia? ¡Esa es una falta de cortesía!

239.-MELUSINA- ¿Ya no me amas? Anoche estuviste cariñoso conmigo y prometiste que me


ibas a hipotecar tu corazón.

240.-FÉNIX- (CON UNA MANO EN LA CABEZA) ¡Lo he olvidado! Suelo olvidar lo que nunca
ha ocurrido.

241.-RAFFLES- El Príncipe tiene mala memoria. Un heredero al trono de la Luna debe de


tener esas cualidades; olvidadizo, distraído y poco preocupado en los asuntos del Reino. ¡Lo
ves; cumples con todas las características!

242.-MELUSINA- ¿Ya no te acuerdas, mi vida? Con lo que hicimos anoche un bebé crecerá
en mi barriga. El Príncipe de la Luna tendrá el mismo rostro que su padre.

243.-FÉNIX- ¡No sé de qué me están hablando! ¡Yo no soy el Príncipe de la Luna ni te


conozco a ti, muchacha! Yo sólo recuerdo…que alguien me está esperando…en algún
lugar…o en no sé qué parte.

244.-RAFFLES- Es una idea que suelen tener todos los forasteros. Pero con el tiempo podrás
deshacerte de ella, e incluso podrás olvidar qué absurda misión o propósito tenías al
momento de llegar aquí.

245.-FÉNIX- No podría lograrlo, ni aunque me esforzara por dejar de pensar en ello… sería
como una carga muy pesada que tendría que cargar en todos los caminos… ¡Yo tengo que
irme! (TOMA POR UN CAMINO)

IRRUMPEN EN ESCENA TODOS LOS PERSONAJES QUE SE ASOMAN POR EL BALCON.


FÉNIX SE VE SUBITAMENTE IMPOSIBILITADO A SEGUIR CAMINANDO.
LA LUZ CAMBIA REPENTINAMENTE.
FENIX HACE UN ESFUERZO POR AVANZAR EN CAMARA LENTA, PERO EL AIRE ES MUY
PESADO.

246.-MELUSINA- Olvidas que anoche hicimos una apuesta; tú no tenías cambio y decidiste
empeñar tu corazón. Lo mismo de siempre: “El Amor” es un negocio redondo; todos salen
perdiendo.

247.-FÉNIX- (APENAS, ESFORZÁNDOSE POR LUCHAR CONTRA FUERZAS AJENAS A ÉL) Yo


sólo estoy perdiendo el tiempo contigo, muchacha. Puedes quedarte con todo; con el
dinero de la apuesta y hasta con la razón, si así lo deseas… pero devuélveme mi corazón.

248.-PERSONAJES EN LOS BALCONES- (A CORO) ¿Y yo para qué quiero esa cosa? ¿No
tienes propiedades, posesiones materiales, dinero…?

249.-MELUSINA- Lo siento mucho, pero anoche que me diste tu corazón, no me acuerdo


dónde lo puse… creo que lo tiré a la basura.

FÉNIX SE RETUERCE EN ES PRECISO INSTANTE, EN UN ATAQUE DE TAQUICARDIA, EL VIEJO


RAFFLES HACE UN GESTO DE ASOMBRO Y SE PONE A BUSCAR ENTRE LA BASURA.

250.-RAFFLES- ¡Debe de estar por aquí! Hace mucho que no pasa el camión de la basura.

251.-FÉNIX- (RETORCIÉNDOSE) ¿Y usted para qué quiere encontrarlo?

252.-RAFFLES- No sabes el precio que tienen esas cosas en otros planetas, mi chavo. Aquí
en la Tierra no vale ni un centavo; pero allende la Luna ¡Es toda una fortuna!

253.-MELUSINA- ¿Y qué querías que yo hiciera con esa cosa? (CON ASCO) Todo blando,
aguado y sanguinolento.

254.-FÉNIX- (DEVASTADO) ¡Pero Melusina…! Te lo di con todo mi amor…

255.-MELUSINA- ¿Y qué querías que yo hiciera con todo tu amor? Todo dulce, empalagoso
y tierno. Era una carga muy pesada, era como la amargura del merengue.
256.-RAFFLES- (AFANADO EN SU BÚSQUEDA) ¡Son unos estúpidos! Tú, muchacha, por
tirarlo a la basura. Y tú, muchacho, por entregárselo con locura. Yo les hablo en verso,
porque soy ciudadano del universo… (SE DETIENE DE PRONTO Y ENTRE LOS PAPELES Y
DESPERDICIOS EXTRAE UN JITOMATE ROJO) ¡Eureka! ¡Miren lo que hay aquí! ¿No es este tu
corazón, muchacho? (LO LEVANTA EN ALTO Y TODOS LOS PERSONAJES PERMANENCEN
ATÓNITOS CONTEMPLANDO EL FENÓMENO)

257.-MELUSINA- ¡No lo toque, viejo cochino! ¡Ese corazón es mío! ¡Él me lo regaló!

258.-RAFFLES- Si, pero yo me lo encontré, entre la basura que escombré. Lo pondré a la


venta, aunque lo compre una sirvienta. Y con todo ese dinero, ¡Seré Emperador del Mundo
entero! Yo les hablo en verso, porque soy el Rey del Universo.

259.-MELUSINA- ¡Suéltelo, viejo borracho! Y deje de hablar en rima que toda la acción
desafina.

MELUSINA LE ARREBATA EL JITOMATE AL VIEJO RAFFLES Y CORRE CON EL; INICIAN UN


JUEGO DE PELOTA CON EL SUPUESTO CORAZON DE FÉNIX, MIENTRAS QUE EL PRESUNTO
PROPIETARIO SE RETUERCE EN TAQUICARDIA.
JUANITA ESPIRULINA SE INSTALA EN EL ESTRADO Y NARRA LA ACCION DEL PARTIDO.

260.-ESPIRULINA- (CON VOZ ESTENTÓREA) ¡Aficionados que viven la intensidad del futbol!
¡Señoras y Señores; el partido da inicio, hagan sus apuestas! ¡El Viejo Raffles corre con el
corazón descompuesto y en pleno umbral de la conciencia, pierde el esférico y Melusina se
anota un punto a su favor! ¡La multitud aclama, suda, se acongoja y llora con el melodrama
del partido! El Viejo Raffles va por la revancha e intercepta el corazón mallugado para
obtener el primero y diez mientras le presunto propietario se retuerce en plena taquicardia.
¡Señoooooras y Señoooores; Melusina conecta un hitazo al jitomatazo y zúmbale; el
corazón se va al patio de butacas! ¡Y se va, se va, y se fuéééééé! (PAUSA. FLOTA UN
SILENCIO INQUIETANTE ANTE LA PÉRDIDA DEL JITOMATE)

261.-RAFFLES- ¡Capút…! Simplemente se fue.

262.-MELUSINA- Se me resbaló de entre las manos…

263.-FÉNIX- (EN PLENA TAQUICARDIA) ¡Son unos estúpidos; era mi corazón!!!!!


(DESCONSOLADO) ¿Y ahora qué le voy a dar a Serpentina?

ESCENA XI

ENTRA EN ESCENA SERPENTINA.


LLEVA CONSIGO UNA MALETA Y UN VESTIDO DE CAMPO.
LOS PERSONAJES DEL BALCON SE DETIENEN EN SECO Y VOLTEAN A VERLA ALARMADOS.

264.-SERPENTINA- (DEJA SU MANELETA EN EL SUELO) Siempre estoy llegando y nunca


acabo de llegar. Estoy haciendo esperar a los caminos porque no sé a dónde dirigirme ni de
dónde llegué…si pudiera encontrar a mi compañero del camino.

265.-FÉNIX- (LEVANTANDO SU MANO HACIA ELLA) ¡Serpentina, hermana lejana! ¡Si quieres
salvarme, no cuentes las estrellas, ni te detengas a pensar en la intención de sus destellos!
¡Solamente pronuncia mi nombre en tus oraciones, Estrella Lejanaaaa!!!!

266.-MELUSINA- (SE ADELANTA PARA OCULTAR A FÉNIX. SERPENTINA CONTINÚA


OBSERVANDO HACIA EL HORIZONTE, COMO SI NO HUBIERA ESCUCHADO NADA...) ¿Tú
qué haces aquí, chamaca, vestida de esa manera y con esa maleta?

267.-SERPENTINA- Me voy, hermana. Me voy de la aldea.

268.-MELUSINA- Hace muchos años que dices lo mismo.

269.-FÉNIX- ¡No te distraigas en el camino escuchando los consejos de tu hermana!


¡Extiende tu mano hacia mí, Serpentina, Estrella Lejaaaanaaa!!!

270.-SERPENTINA- (COMO SI NADA HUBIERA PASADO) ¿Escuchaste eso, Melusina? Un


rumor salió de la fuente…

271.-MELUSINA- (OCULTANDO CON UN PUNTAPIÉ A FÉNIX) Yo no escuché nada… fueron


las ratas que merodean la basura.

272.-SERPENTINA- La fuente cantó…la oí claramente. Sin embargo no entendí la letra de la


canción.

273.-MELUSINA- Era el viejo vagabundo ese, que estaba rezando para que nos se lo lleve el
demonio a los infiernos. (SUSPIRA) ¡Siempre tan fantasiosa, Serpentina!
FÉNIX- Hay un suspiro por ti ahogado en la fuente…búscalo, Serpentina, para ti y para el
corazón que perdí por una flor vanidosa.

274.-SERPENTINA- ¿Lo escuchaste de nuevo? (SE ACERCA A LA FUENTE) Debe de haber


algo en la fuente… (SE ASOMA EN ELLA)

MELUSINA- Hace algún tiempo…muchos años, tal vez. Un pobre tipo se ahogó en la fuente.
Un borrachito que murió de congestión alcohólica.

277.-SERPENTINA- ¿En serio? No conocía esa leyenda.


278.-MELUSINA- Tú estabas muy chica en ese entonces. Un forastero que no conocía a
nadie en esta aldea, un Saltimbanqui de los caminos…

279.-SERPENTINA- ¡Por cierto, a propósito, ya que lo mencionas! ¿No has visto por aquí al
hombre del sombrerito?

280.-MELUSINA- (OCULTADO A FÉNIX) Fantasías tuyas…por aquí no ha pasado nadie.

281.-SERPENTINA- (SUSPIRA CANSADA) En ese caso…ya tengo que irme.

282.-MELUSINA- ¿Te vas de viaje?

283.-SERPENTINA- Sólo a trotar el mundo.

284.-MELUSINA- ¿Huyes de alguien?

285.-SERPENTINA- Sigo los pasos de alguien que me espera.

286.-MELUSINA- (IRÓNICA) ¿Ah, sí? ¿Y quién?

287.-SERPENTINA- Los caminos. (HACE MUTIS EN CÁMARA LENTA)

288.-FÉNIX- (EXTIENE SU MANO) ¡Estrella Lejana; si quieres salvarme no bajes la mirada


tímida silenciosa, no te avergüences de mirarme a los ojos! ¡Grita mi nombre hacia el
horizonte!

SERPENTINA SE DETIENE DE PRONTO, DESPERTANDO DE UNA IDEA REPENTINA.


MELUSINA TRATA DE OCULTAR A FÉNIX, PERO SERPENTINA LEVANTA LA MIRADA LLENA
DE JUBILO; EXTIENDE SU MANO Y GRITA AL HORIZONTE.

289.-SERPENTINA- ¡Fééééniiiix, compañero del caminooooo! ¿Dóóóónde estáááás?

EN ESE INSTANTE LOS PERSONAJES DE LOS BALCONES CIERRAN DE GOLPE SUS PUERTAS Y
VENTANAS, EL VIEJO RAFFLES SE ESCONDE EN SU CESTO DE LA BASURA Y FÉNIX SE PONE
DE PIE, EXTENDIENDO SU MANO HACIA SERPENTINA.

290.-FÉNIX- ¡Serpentina, Estrella Lejana!

291.-SERPENTINA- (VOLTEA A SUS ESPALDAS, CON EL ROSTRO LUMINOSO) ¡Fénix,


Saltimbanqui de los Caminos! (SE REUNEN EN UN TIERNO ABRAZO)
292.-MELUSINA- Ya veremos cómo les va por los caminos con un corazón tan defectuoso
(SE RETIRA).

293.-SERPENTINA- Creí que te habías ido sin mí… te estuve esperando en la feria.

294.-FÉNIX- No podría irme sin mi compañera, la niña de mis ojos. Te estuve buscando,
pero me equivoqué de feria; estuve un largo rato fantaseando frente a los escaparates y
vidrieras de un lugar que se llama “Todos contentos y yo también”.

295.-SERPENTINA- No me recuerdes ese sitio… quiero irme bien lejos de esta aldea y ese
lugar. Todavía podemos alcanzar el tren de la tarde. (LO TOMA DE LA MANO) ¡Vámonos;
con el dinero que te di anoche podremos recorrer el mundo!

296.-FÉNIX- Serpentina…creo que tendremos que viajar de polizontes. O seguir a pie


nuestro viaje: Anoche perdí tu dinero en una apuesta loca y sin sentido.

297.-SERPENTINA- (SUSPIRA) Eres un mal jugador, un vagabundo sin equipaje, pero con el
corazón lleno de sol. (LO ABRAZA CÁLIDAMENTE).

298.-FÉNIX- Somos un par de perdidos, niña mía, pero juntos jamás nos perderemos en el
camino. Si tú te atreves a caminar junto a este perdedor, yo sé que juntos habremos
triunfado.

299.-SERPENTINA- ¡Vámonos; lejos o cerca, tarde o temprano podremos recorrer el mundo!


(AMBOS SE TOMAN DE LA MANO Y SALEN CORRIENDO).

SUBE MÚSICA JUBILOSA DE CARNAVAL.


SE HACE UN BREVE OSCURO.

ESCENA XII

EN EL OSCURO SE ESCUCHA EL SILBATO LEJANO DE UNA LOCOMOTORA Y EL ESTRUENDO


QUE SE APROXIMA POCO A POCO.
CUANDO EL TREN HA LLEGADO SE ILUMINA LA ESCENA CON VARIAS INTERMITENCIAS,
PARA DISTINGUIR A FÉNIX Y SERPENTINA CAMINANDO EN CAMARA LENTA, TOMADOS DE
LA MANO, CON UN MALETA.
POR FIN SE DETIENEN: SE ESCUHA UNA CAMPANA, EL SILBATO DEL TREN Y EL SONIDO DE
LA LOCOMOTORA QUE SE ALEJA DE NUEVO… SE ILUMINA LA ECENA CON EL RESPLANDOR
DEL MEDIO DÍA: FENIX Y SERPENTINA CRUZAN EL ESCENARIO EN COMPLETO SILENCIO,
VOLTEANDO DESORIENTADOS HACIA TODOS LADOS.
DEJAN LA MALETA EN EL SUELO Y SE ENJUGAN EL SUDOR DE LA FRENTE.
300.-FÉNIX- ¿En dónde estamos?

301.-SERPENTINA- No lo sé…

302.-FÉNIX- (CONTEMPLANDO CON DETENIMIENTO EL PATIO DE LA VECINDAD) Tengo la


impresión de haber estado ya antes en este sitio…

303.-SERPENTINA- A lo mejor lo viste en un sueño…o en una película. (AMBOS


PERMANECEN CONTEMPLANDO EL PAISAJE) ¡Oye! Creo que estamos en la misma aldea.

304.-FÉNIX- ¿Cuál aldea?

305.-SERPENTINA- La aldea donde yo nací. (DESILUSIONADA) Con razón en el tren me


mareaba tanto…tenía la impresión de estar viajando en círculos.

306.-FÉNIX- ¡Esto no puede ser! El ferrocarrilero que me vendió los boletos me aseguró que
se trataba de un viaje redondo, en tercera clase.

307.-SERPENTINA- Pero nunca te explicó que no teníamos derecho a escalas y que


terminaríamos en la misma estación donde abordamos el tren.

308.-FÉNIX- (SE ENCOGE DE HOMBROS) Es que con el poco dinero que teníamos sólo nos
alcanzaba para esto: Un viaje redondo, lo más breve posible.

309.-SERPENTINA- Como en el trenecito de la feria. (SE SIENTA EN LA MALETA Y SE


ABANICA CON SU SOMBRERO DE VIAJERA DISTINGUIDA). ¿Y para esto me puse mi mejor
vestido?

310.-FÉNIX- No te enojes; de todos modos te ves muy linda…

SERPENTINA NO LE RESPONDE: FLOTA UN SILENCIO INQUIETANTE.


FENIX MIRA A SU ALREDEDOR Y EN UN GESTO DE RESIGNACION SE SIENTA JUNTO A
SERPENTINA.

311.-SERPENTINA- Me había costado un mes de trabajo…

312.-FÉNIX- ¿Qué?

313.-SERPENTINA- El dinero que perdiste. Un mes en el cabaret de esta aldea…


(PERMANECE PENSATIVA Y CABIZBAJA)

314.-FÉNIX- (TRATA DE CONSOLARLA) No te preocupes; un mes nos costará recuperarlo.


315.-SERPENTINA- (DESCONSOLADA) Tan fácil ¿No?

316.-FÉNIX- Mi Maestro solía decirme “Mientras hay corazón, habrá esperanza”, y también
decía “De lo perdido, lo que se encuentre es bueno”, y también decía “Más se perdió en el
diluvio”, y también decía…

317.-SERPENTINA- (LO INTERRUMPE) Tu maestro dirá todo lo que tú quieras, pero sin
dinero no podemos ir a ningún lado. (AMBOS PERMANECEN PENSATIVOS Y CABIZBAJOS)

318.-FÉNIX- Ahora que lo dices, recuerdo que mi Maestro también solía decirme: “Todos los
viajeros, tarde o temprano, cerca o distante, terminan por retornar al punto de partida”…
¿No será que viajamos demasiado rápido?

319.-SERPENTINA- Creo que son los caminos. Ya había escuchado antes que los caminos
que rodean a esta aldea están defectuosos y llenos de trampas que confunden a los
viajeros.

320.-FÉNIX- ¿No será que todos los caminos conducen al amoooorrrr…?

321.-SERPENTINA- Pero no hay peregrino que soporte el sendero.

PAUSA: AMBOS PERMANECEN PENSATIVOS.

322.-SERPENTINA- Me costó un mes entero de trabajo. Lo estuve ahorrando…

323.-FÉNIX- ¿No habías dicho eso ya antes? (SE RASCA LA CABEZA) No sé por qué, pero
presiento que esto ya lo había vivido…o soñado.

324.-SERPENTINA- Será tu memoria de vidas lejanas. Si te concentras tal vez consigas


recordar un poco del porvenir…así podríamos encontrar una solución.

325.-FÉNIX- ¿Tú crees que se pueda, Serpentina?

325.-SERPENTINA- Con un poco de suerte ¿Por qué no lo intentas?

326.-FÉNIX- De acuerdo… (SE LLEVA UNA MANO A LA CABEZA Y HACE UN GRAN


ESFUERZO) No puedo…me cuesta mucho trabajo.

SERPENTINA- Inténtalo, Fénix.

327.-FÉNIX- ¿Tú crees que en realidad se pueda saber del futuro? Mi Maestro solía decirme
“Nadie es profeta en su Tierra”.

SERPENTINA- ¡Deja de estar pensando en tu maestro y concéntrate!

FÉNIX- (SE LLEVA LAS DOS MANOS A LA CABEZA) Arrrggh….veo todo negro (SE DA POR
VENCIDO) Me cuesta mucho trabajo, Serpentina.

332.-SERPENTINA- Si te cuesta tanto trabajo, tendrás que esforzarte por un mes…

333.-FÉNIX- ¿No sería mejor olvidarnos de este asunto fatigoso…y pensar sólo en cosas
bonitas?

334.-SERPENTINA- Cosa bonita es pensar que estuve ahorrando por un mes, porque quería
conocer el mar y salir de esta triste aldea.

335.-FÉNIX- (LA ABRAZA) Cosa bonita es pensar que todavía podemos recorrer el mundo.

336.-SERPENTINA- ¿Sin un centavo, Fénix?

337.-FÉNIX- ¡Y viajando siempre en primera clase!

338.-SERPENTINA- (ANSIOSA) ¿Cómo?

339.-FÉNIX- Fantaseando, Serpentina; fantaseando con la posibilidad de los caminos.

PAUSA: SE CONTEMPLAN A LOS OJOS POR UN MOMENTO.


SE HACE UN BREVE OSCURO CON UN PUENTE MUSICAL.
FÉNIX Y SERPENTINA CAMBIAN DE LUGAR CON SU MALETA.
SE HACE OTRO BREVE OSCURO Y VUELVEN A CAMBIAR DE POSICION, COMO SI SE
TRATARAN DE POSTALES EN SUS RECUERDOS DE VIAJE: LOS FLASHASOS SE REPITEN
VARIAS VECES.

340.-SERPENTINA- (TERMINA DE REÍR ALEGREMENTE) ¿Y tú conoces…el mar?

341.-FÉNIX- Con estos ojos lo he visto…pero no puedo recordarlo.

342.-SERPENTINA- ¿Cómo es el mar?

343.-FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) El mar es algo así como… (MANOTEA TRATANDO DE
EXPLCIARSE) El mar es como el amor, que nunca acaba de llegar…

SE HACE DE NUEVO UN BREVE OSCURO CON UNA CORTINA MUSICAL Y CAMBIAN DE


POSICION A OTRA POSTAL.

344.-SERPENTINA- ¿Y cómo son las grandes ciudades? Los centros cosmopolitas, que les
dicen; New York, París, Londres…

345.-FÉNIX- (MARCHA SOBRE SU LUGAR) Con estos pies he caminado por esas ciudades
que tú dices… (MANOTEA A TODAS PARTES Y A LOS CAUTRO PUNTOS CARDINALES) Pero
no puedo ubicar en qué parte del globo terráqueo se encuentran.

346.-SERPENTINA- ¿Cómo son las grandes ciudades?

347.-FÉNIX- (SE RASCA LA CABEZA) Son como los pequeños pueblos, pero en lugar de
tener grandes personas tienen pequeños individuos que te rehúyen la mirada y cuando se
cruzan unos con otros, no se saludan, no se conocen, no se dicen nada de nada…

BREVE OSCURO CON SU CORTINA MUSICAL.


CAMBIO DE POSTAL DE LOS VIAJES IMAGINARIOS.

348.-SERPENTINA- ¿Y tú conoces los lugares donde hay nieve?

349.-FÉNIX- (SE ACURRUCA CONTRA ELLA) Este pobre Saltimbanqui ha pasado mucho frío
en esos lugares…pero no sabría decirte ni explicarte de lo cálida que puede resultar la nieve.

350.-SERPENTINA- ¿Cómo es la nieve? ¿Cómo los helados de la feria?

351.-FÉNIX- Es como cabalgar en las nubes, y por más que brinques y saltes, tienes la
seguridad de que no vas a caerte de un sueño.

UN BREVE OSCURO CON SU PUENTE MUSICAL Y UNA NUEVA POSTAL.

352.-SERPENTINA- Oye… ¿Y tú de veras vienes de la Luna? ¿Cómo es la Luna?

353.-FÉNIX- (MUY SERIO) Pues… como los paisajes que visitamos hace un rato. Eso es andar
en la Luna. (SE PONE DE PIE Y SE ALEJA)

SÚBITO OSCURO.
CUANDO SE ILUMINA LA ESCENA ENCONTRAMOS A FENIX Y SERPENTINA SENTADOS
SOBRE SU MALETA, PENSATIVOS…

354.-SERPENTINA- Con el dinero que estuve ahorrando durante un mes, pensaba ir a


conocer el mar… (SUSPIRA CANSADA)
355.-FÉNIX- (LA ABRAZA SUAVEMENTE) Para recorrer el mundo sólo se necesita un par de
zapatos y un corazón de viajero.

356.-SERPENTINA- (VIÉNDOLO A LOS OJOS) Una canción para cantar con el compañero del
camino; La canción del vagabundo…

357.-FÉNIX- (ACERCÁNDOSE A ELLA) Y en las noches una meretriz del pensamiento, que
sepa cantar para no atender al cántico de las Sirenas… (LA RECUESTA SUAVEMENTE).

358.-SERPENTINA- (RECIBIENDO A FÉNIX) ¿A dónde me llevas? Siento en mí el vaivén del


mar.

359FÉNIX- Mar adentro, niña mía, donde podamos calmar nuestra sed de mar…

SE HACE UN BREVE OSCURO DURANTE EL CUAL SE ESCUCHA EL VAIVÉN Y EL RUMOR DEL


MAR.

ESCENA XIII

DE PRONTO IRRUMPEN POR LOS BALCONES Y VENTANAS TODOS LOS PERSONAJES QUE
SE ASOMAN PARA OBSERVAR A FENIX Y SERPENTINA HACER EL AMOR A LA MITAD DE LA
PLAZA PUBLICA.
AMBOS SE PERCATAN DE LOS INTRUSOS, SE SEPARAN Y EN ESE INSTANTE TODOS LOS
CURIOSOS DESAPARECEN AZOTANDO LA PUERTA… SOLO QUEDA MELUSINA
MAQUILLADA COMO LA MITOLOGICA MELUSINA; CON EL TORSO DESNUDO DE MUJER,
COLA DE PESCADO Y ALAS DE AVE… SE ADELANTA POR EL PATIO CON UN JITOMATE
ROJO EN LA MANO…

360.-MELUSINA- Aquí está tu corazón. ¿Quieres que te lo devuelva? Todo tiene un precio.

361.-FÉNIX- Devuélvemelo, bruja…tú no lo necesitas.

362.-MELUSINA- Desde que perdí mi virginidad contigo, hace mucho tiempo, estoy
condenada a transformarme en Melusina, todos los sábados por la noche en el cabaret de
la aldea. Melusina; ésta pobre meretriz del pensamiento… (TRANSICIÓN) ¿Tan pronto
regresaron de su viaje? ¿Hasta qué confín del universo llegó su paseo? (A SERPENTINA) Ya
los estábamos esperando, hermanita.

363.-SERPENTINA- ¿Cuánto tiempo estuvimos fuera? Durante el viaje en tren perdí la


cuenta.

364.-MELUSINA- Pudo haber durado una eternidad… o un instante, según sea el gusto por
recapitular los viajes.

365.-FÉNIX- No respondas con evasivas, Melusina; necesitamos saber dónde estuvimos


todo este tiempo.

366.-MELUSINA- ¿Tan vago y profundo fue su viaje, que ya no consiguen evocar los paisajes
que visitaron?
367.-FÉNIX- Tuvimos que regresar a la aldea no porque quisiéramos, sino porque en el
camino sentíamos que algo nos hacía falta.
368.-MELUSINA- (ENSEÑÁNDOLE EL JITOMATE) ¿No sería esto, de casualidad? Es tu
corazón, cariño mío. ¿Ya no lo recuerdas? Tú me lo regalaste…

369.-SERPENTINA- (ANGUSTIADA) ¿Ese es tu corazón, Fénix? ¿No dijiste que tu corazón era
todo mío?

370.-MELUSINA- Este hombre te engaña, hermanita. Antes de huir contigo había estado
conmigo. Toda la noche se la pasó diciéndome “Tuyo es mi corazón, vida mía”; tanto lo dijo
que yo le tomé la palabra. (RÍE CON SARCASMO) Hay que tener cuidado con lo que se dice;
el Poeta Josman dijo un día de juerga que quería tirar su casa por la ventana. Tiempo
después ya no tenía domicilio.

371.-FÉNIX- Cállate, bruja; tú ya tienes lo tuyo, dejé que ganaras la apuesta. Mi corazón ya
no lo necesitas.

372.-MELUSINA- Hace algún tiempo pensaba lo mismo, y hasta lo tiré a la basura porque
no le encontraba oficio ni beneficio…pero hace poco descubrí que un corazón sincero
puede romper el hechizo de la Melusina.

373.-FÉNIX- De acuerdo; tú ganas de nuevo ¿Cuál es el precio?

374.-MELUSINA- (ACARICIANDO EL JITOMATE) Tienes que venir a recuperarlo tú mismo…de


la manera en que lo perdiste…

FÉNIX DUDA POR UN MOMENTO.


VOLTEA A CONSULTAR CON SERPENTINA.

375.-SERPENTINA- ¡No vayas! ¡Vámonos de aquí! Podría soportar los caminos aún con la
sensación de que olvidamos algo en alguna parte, e incluso resistir a la clara impresión de
que algo nos hace falta…pero me sentiría muy mal de verte hacer el amor con mi hermana
Melusina.
376.-FÉNIX- Prometo no tardarme, niña de mis ojos; lo hago rápido y regreso contigo. Es
más; lo voy a hacer con los ojos cerrados para resistirme a la tentación de su belleza. Pero
tengo que recuperar mi corazón, porque mi corazón es tuyo, mujer… (LA BESA CON
TERNURA)

377.-MELUSINA- (INTERRUMPIÉNDOLOS) ¿Estás listo, muchacho? Por favor date prisa, que
tengo mucho trabajo. No eres el único.

378.-FÉNIX- (SE ACERCA A ELLA) Sin trampas, Melusina, te lo advierto.

379.-MELUSINA- ¡No tengas miedo, si sólo vamos a hacer algo que ya hicimos antes!
(COQUETA) Por cierto que yo guardo muy buenos recuerdos de aquella noche ¡Mmmmh…!

380.-FÉNIX- Haré todo lo que tú me pidas. Pero que Serpentina no vea nada de esto.

381.-MELUSINA- Lo siento mucho, pero ella tiene que quedarse y presenciarlo todo; son los
requisitos, las reglas del juego, el precio por tu corazón tan defectuoso.

382.-SERPENTINA- ¡Melusina, hermanita mía, deja que me vaya!

383.-MELUSINA- No cierres los ojos, Serpentina; tómalo como si fuera la variedad del
“Todos contentos y yo también” (CON SUS BRAZOS RODEA SENSUALMENTE EL CUELLO DE
FÉNIX) ¿Estás listo para jugar conmigo?

384.-FÉNIX- Cuando tú quieras. (PAUSA. LA LUZ CAMBIA SÚBITAMENTE)

385.-MELUSINA- (SUAVEMENTE) Apenas si puedo creer que lo nuestro haya terminado.

386.-FÉNIX- ¿Qué dices?

387.-MELUSINA- (VIÉNDOLO A LOS OJOS) ¿Por qué me dejaste? ¿Por qué no me dijiste que
estabas enamorado de mi hermana?

388.-FÉNIX- ¿De qué estás hablando? No te entiendo, Melusina.

389.-MELUSINA- (SIN DARLE TIEMPO) Lo que pasó aquella noche es algo que no podemos
dejar de lado.

390.-FÉNIX- ¿Qué?

391.-MELUSINA- (ACERCÁNDOSE CADA VEZ MÁS) Que yo también te quiero.


SERPENTINA SE PONE DE PIE Y SE QUEDA SIN ALIENTO A LA EXPECTATIVA DE LA
RESPUESTA DE FENIX.

392.-MELUSINA- (HIPNOTIZANDO A FÉNIX CON SUS CARICIAS) Lo que pasó aquella noche
entre tú y yo…acuérdate…sólo entre tú y yo…

393.-FÉNIX- (EMBELESADO ANTE SUS ENCANTOS) ¿Mmmmh…?

394.-MELUSINA- (PEINÁNDOLE EL CABELLO CON TERNURA) Me gustas tanto… (LE


MURMURA AL OÍDO) Déjala a ella y vámonos juntos tú y yo, bien lejos de esta aldea…

395.-FÉNIX- (EN SU DELIRIO) ¿Qué dices, muchacha? ¡Hay una música muy fuerte que me
separa de ti!

396.-MELUSINA- Seré cariñosa contigo y nunca te abandonaré.

397.-FÉNIX- (CON LOS OJOS CERRADOS, NADANDO ENTRE VISIONES) ¿Qué dices? ¡No
puedo escucharte! ¡Habla más fuerte, muchacha!

398.-MELUSINA- (BESUQUEÁNDOLO) Lo único que tienes que hacer es volver a decir que
quieres quedarte conmigo para toda la vida.

399.-FÉNIX- ¿Qué son esas campanas? ¡La música es demasiado fuerte! ¿Estás ahí,
Serpentina?

400.-SERPENTINA- (TRATA DE CORRER HACIA ÉL) ¡No te dejes engañar por su belleza! ¡Yo
estoy del otro lado, compañero! ¡No mires directamente a la luz ni atiendas a su irresistible
cántico!

401.-MELUSINA- (CHASQUEA LOS DEDOS AL TIEMPO QUE SEÑALA A SERPENTINA)


¡Engarróteseme ahí, chamaca! (SERPENTINA SE CONGELA EN SECO A LA MITAD DE SU
CARRERA) Este es el juego de Juan Pirulero, donde cada quien atiende a su juego. Los
sueños son el escenario de los deseos y los amores insatisfechos. Tú no estás invitada a
jugar en esta ocasión, hermanita.

402.-FÉNIX- (DELIRANDO ANTE MELUSINA) ¡El resplandor es taaan fascinante…!

403.-MELUSINA- (TOMÁNDOLO POR LA CARA) Lo único que tienes que decir es que tu
corazón es todo mío.

404.-FÉNIX- (EMBELESADO) ¡Eres tan bonita, Serpentina!


405.-MELUSINA- ¡Tienes que decirlo! ¡Dilo!

406.-FÉNIX- ¡Yo te amo, Estrella leejanaaa! ¡Te adoro porque amo lo lejano!

MELUSINA LO BESA LLENA DE PASION: SE ILUMINA TODA LA ESCENA EN UN GRAN


RESPLANDOR Y EN ESE INSTANTE APARECEN TODOS LOS PERSONAJES DESDE SU BALCON
AL TIEMPO QUE SE ELEVA LA MÚSICA.
SERPENTINA SE LLEVA LAS MANOS A LA CABEZA, EN UN GESTO DE DOLOR Y UN GRITO
MUDO AL VER QUE MELUSINA Y FÉNIX SE BESAN. LOS PERSONAJES DESDE SUS BALCONES
EXTIENDEN SU MANO HACIA ELLOS, EN EL DESEO DE ALCANZAR LO LEJANO.

407.-FÉNIX- (DELIRANDO) Mi corazón es todo tuyo…dolor de mi vida… (CAE


DESFALLECIDO)

408.-MELUSINA- (TOMA TRIUNFALMENTE EL JITOMATE ROJO ENTRE SUS MANOS, LO


ELEVA EN ALTO) Tan increíblemente frágil es la vida como para darse el lujo de vivirla sin
pasión y confianza. Entrega tu corazón; entrega toda tu alma, al cabo todo es prestado y la
vida no es sino un suicido en cámara lenta del que tarde o temprano nos despertamos
antes de la caída. Amor es vértigo al abismo y desamor fascinación por el laberinto.
(EMPIEZA A DESTROZAR EL JITOMATE ROJO ENTRE SUS MANOS)

AL TIEMPO QUE EL JITOMATE ES DESTROZADO, FENIX SE RETUERCE EN AGONIA.


SERPENTINA TRATA DE ALCANZARLO, EXTENDIENDO SU MANO HACIA ÉL, EN CAMARA
LENTA.
POR EL PATIO DE LA VECINDAD LOS PERSONAJES VAN AGRUPANDOSE EN TORNO A
FENIX PARA APUNTARLE CON UN CUCHARON DE SOPA MIENTRAS RECITAN SUS ULTIMOS
PARLAMENTOS.

409.-MONCHO- Te lo dije, muchacho; tarde o temprano terminarían por acuchillarte a la


salida de un antro en la zona roja.

410.-FESTER- (APUNTÁNDOLE CON UN CUCHILLO) Te dije que no te acercaras a Melusina…

411.-ESPIRULINA- ¡Hagan algo; el muchacho se está desangrando! ¡Que alguien llame a una
ambulancia!

412.-EL VIEJO RAFFLES- ¡No tienes tiempo de morirte, muchacho; alguien debe de ocupar el
trono de la Luna!

413.-JUANITA- ¡Les juro que yo no fui: Yo sólo me llamo Juanita; Juanita Alias Juanita! ¡Se
busca: Juanita Alias Juanita! ¡Sospechosa de ser ella misma!
414.-MONCHO- Te lo dije, muchacho; todos los caminos terminan por retornar al punto de
partida, así sea tarde o temprano, cerca o distante.

415.-FESTER- Te dije que todos estábamos contentos. Y yo también. Tú no pusiste nada de


tu parte, pero tampoco opusiste resistencia.

416.-ESPIRULINA- ¡No puedes irte así como así! Tienes que liquidar el importe de la
buhardilla; tu Maestro se fue de la aldea y no dejó pagado.

417.-RAFFLES- Tranquilo, muchacho, tranquilo; apenas empieza el primer raund y el réferi


nos golpea hasta con la cubeta. ¡Pero eres el Príncipe de la Luna!

418.-JUANITA- Hay alguien fuera del ring que está de tu lado; alguien más allá del tinglado
apuesta uno contra noventa y nueve…lástima que sea de este mundo y los jueces estén de
tu lado.

419.-MONCHO- Te lo dije, muchacho; allá en las rutas circulares los guías de turistas les
advierten todo el tiempo a los viajeros acerca del peligro de este instante que siempre
estará llegando y nunca acabará de llegar. Pero tú no quisiste escucharme… (HACE MUTIS).

420.-FESTER- Estás jugando con el filo de la navaja y el vértice del día y la noche…si no te
decides pronto terminarás por partir los caminos y todo el viaje habrá terminado. Te dije
que no jugaras a perder el tiempo… (HACE MUTIS).

421.-ESPIRULINA- No puedes partir de la aldea a estas horas de la tarde, muchacho. ¿Acaso


no lo sabes? Por estas comarcas nunca pasan, ni han pasado los trenes… (HACE MUTIS)

422.-RAFFLES- No tenemos tiempo que perder, muchacho; tenemos que demostrar que el
hombre jamás llegó a la Luna, por la sencilla razón de que no hay nadie en la Luna… (HACE
MUTIS)

423.-JUANITA- El mismo día en que el hombre llegó a la Luna, apareció la noticia de tu


muerte en el periódico local: Yo la leí entre los encabezados de nota roja y amarillismo
tremendista. En la nota se mencionaba que habías muerte de congestión alcohólica y que
sólo una mujer había asistido a reconocer tu cadáver… (HACE MUTIS)

ESCENA XIV

CUANDO TODOS LOS PERSONAJES SE HAN RETIRADO SOLO QUEDA SERPENTINA.


SE ARRODILLA ANTE FENIX: LUZ TRISTE DE ATARDECER ANTE UN PANTEON.
424.-SERPENTINA- Todos quieren tu herencia: Todos te hacían daño y tú no te dabas
cuenta.

425.-FÉNIX- Pero tú siempre estabas ahí, sin pedirme nada…

426.-SERPENTINA- El sólo verte me bastaba.

427.-FÉNIX- Tuyo es mi corazón, Serpentina.

428.-SERPENTINA- Los médicos forenses no lo encontraron. La semana que entra voy a


iniciar los trámites para recuperar tu cadáver; todos los doctores del hospital quieren
quedarse con tus órganos. Ya es una semana sin ti, mi compañero del camino.

429.-FÉNIX- (LA TOMA DE LA MANO) Mi Serpentina…

430.-SERPENTINA- ¿A dónde irás ahora?

431.-FÉNIX- No lo sé. Creo que me quedaré para siempre en esta aldea: mis viajes han
terminado.

432.-SERPENTINA- Yo seguiré tus pasos, compañero del camino; cuando consiga ahorrar
algo de dinero me iré caminando hasta el mar y me embarcaré en una carabela para viajar
a la deriva.

433.-FÉNIX- Que tengas fortuna en tus caminos. Si algún día te acuerdas de mí, envíame tus
sueños en el interior de una botella. (SE PONE DE PIE PARA ESTRECHARLA CON TERNURA)

444.-SERPENTINA- ¡A tu salud! Mi viejo camarada de los caminos…

SERPENTINA CIERRA LOS OJOS Y SE BESAN SUAVEMENTE.


POCO A POCO LA LUZ INCIDENTAL VUELVE A LA NORMALIDAD.
LA IMAGEN DE FENIX SE DISUELVE… EN UN DISCRETO MUTIS.
ANTE EL ESCENARIO DESOLADO SOLO QUEDA SERPENTINA, FRENTE UNA VISION CON LA
QUE DIALOGA…

445.-SERPENTINA- Cuando baje del barco me haré contratar en la compañía de un circo


ambulante, para seguir tus pasos saltimbanquis: Me ofrecen trabajo de actriz en algún lugar
de este globo terráqueo y no quiero desperdiciar la oportunidad de volver a pisar el
tinglado. (SUSPIRA TRISTEMENTE Y MIRA A SU ALREDEDOR. AL FONDO LA LUZ CAMBIA
GRADUALMENTE, MIENTRAS AGONIZA UNA TARDE NARANJA DE OTOÑO) Ya casi se ha
terminado el otoño y yo sigo con tu presencia a mi lado. Ya son varias semanas sin ti, mi
compañero del camino.
POR LOS BALCONES SE ASOMAN TODOS LOS PERSONAJES Y AL COMPÁS DE UNA
MUSICA TRISTE DE CARNAVAL INICIAN UNA LLUVIA OTOÑAL DE HOJAS SECAS.
SERPENTINA LEVANTA SUS MANOS BAJO LA LLUVIA.

446.-SERPENTINA- Tan increíblemente frágil es la vida como para darse el lujo de vivirla sin
pasión y confianza… Te estaré esperando todos los otoños ante la feria del pueblo y les
preguntará a todos por el hombre del sombrerito. Tú estarás en las luces funambulescas del
carrusel y en la música del cilindro ebrio…me acordaré de ti en la amargura del merengue y
me iré cantando por los caminos la canción que tú me enseñaste: La Canción de
la Amargura del Merengue.

EL ESCENARIO SE CUBRE DE HOJAS SECAS: LA TARDE NARANJA AGONIZA.


OSCURO TOTAL: SUBE MÚSICA AGRIDULCE DE CILINDRO EBRIO.

FIN

Похожие интересы