You are on page 1of 1
virtudes? De qué modo nos asemejamos principalmente una vez purificados? La respuesta es que, como el alma es mala cuando esta «amalgamada» ® con el cuerpo y se ha hecho participe de sus pasiones y de sus opiniones en todo, sera buena y poseedora de virtud si no comparte sus opi-15 niones, sino que actiia a solas —esto es precisamente ser inteligente y sabio—, ni comparte sus pasiones —esto es precisamente ser morigerado—, ni teme separarse del cuerpo —esto es, precisamente, ser valeroso— y si la raz6n y la inteligencia son las que mandan y las demas partes no oponen resistencia —y esto sera la justicia. Si, pues, a semejante disposicién del 20 alma por la que esta piensa y es asi inmune a las pasiones la llamamos asemejamiento a Dios, no andaremos desacertados. Porque también lo divino es puro, y su actividad es de tal condicion que quien la imita posee sabidurfa. —Entonces, por qué lo divino no esté en esta misma disposicién? {Si ni siquiera esta en ninguna disposicién! La disposicién es cosa del alma. Ademés, el pensar del 25 alma es de otro modo. Pero de los de all4, el uno piensa de otro modo y el otro ni siquiera piensa en absoluto”. —Entonces, nuevo problema: el pensar ces un término equivoco? —En modo alguno. Hay un pensar primario y otro derivado y distinto” . Porque del mismo modo que la palabra proferida es un trasunto de la interior del alma, asi también la interior del alma es un trasunto de lo interior de otro 7, Del mismo modo, pues, que la palabra proferida esta dividida comparada con la interior del alma, asi también lo esta la interior del alma, como 30 intérprete que es de aquello, comparada con lo anterior a ella. Ahora bien, la ; cf. PLO-TINO, 16, 6). 10. Cita del Fedén 66 b 5. 7 11 Plotino resume aqui la tesis de V 6: el Alma es heteroin-telectiva; la Inteligencia, autointelectiva, y el Uno-Bien, suprain-telectivo. 7112 Cf, Introd. gen., seces. 32 y 41 (sobre la superintelectividad del Uno-Bien, cf. ibid., sece. 21). No hay equivocidad, sino es-calonamiento de grados. 7213 La distincin entre la palabra proferida y la interna o mental es caracteristica de los cstoicos; pero cf. ya PLATON, Tectcto 206 d: la palabra hablada cs imagen de la mental (cf. Sofista 263 e). Plotino habia recurrido ya a esta analogia en un tratado anterior (V 1, 3, 7-8) 7 UBROave... Dttp./Awwwlibrodotcom