Вы находитесь на странице: 1из 4

Explosión demográfica: impacto ambiental & social

gonzabiomatina

2 años ago

Anuncios

La explosión demográfica que vive la población humana comenzó a verse en la última mitad del siglo
XVIII y la primera del siglo XIX, como consecuencia de los avances tecnológicos que se vieron a causa de
las revoluciones industriales, agraria, y tecnológica.

La calidad de vida se vio en aumento en muchas sociedades, debido principalmente al avance en materia
de tecnología que permitió el desarrollo de la medicina moderna y la disminución de la mortalidad,
especialmente la mortalidad infantil, la cual era muy alta por las enfermedades que atacaban con fuerza
a los recién nacidos.

Podría decirse que antes de la explosión demográfica, las altas tasas de nacimiento en los países en
desarrollo se veían compensadas con las tasas de mortalidad. Los países en desarrollo fueron los que
más vieron el aumento de sus índices de esperanza de vida con la llegada de la medicina y las
tecnologías modernas, pero esto también fue acompañado con tasas de natalidad cada vez más
elevadas, produciendo el fenómeno de explosión demográfica, el cual se ha hecho enormemente
notable a partir de la década de 1950. Tal explosión demográfica se ve incentivada por la diferencia entre
las tasas de mortalidad y las de natalidad, siendo estas últimas mucho más altas que las primeras.

Para ilustrarlo de una manera simple, para 1830 la población mundial superó los 1000 millones de
habitantes, cifra que se duplicaría para 1930 (en gran parte con el descubrimiento de la penicilina) y se
triplicaría para 1960, llegando a alcanzar los 4000 millones de habitantes en 1975 y los 7000 millones en
2009. La proyección para el año 2033 plantea una población mundial de 9000 millones. En la actualidad,
la tasa de crecimiento es del 1,2%, pero presentando grandes disparidades a escala global. Cabe destacar
también que los mayores índices de crecimiento poblacional se registran en los países en desarrollo.

Casos y proyecciones por continente:


África es el continente donde se registra el mayor crecimiento poblacional. Su población pasó de 220
millones en 1950 a 812,6 millones en 2001. Las proyecciones recientes estiman que para el año 2025
llegará a 1.600 millones Este crecimiento está ligado al aumento de la esperanza de vida en muchos
países africanos gracias a la implementación de campañas de vacunación y la infraestructura sanitaria
creciente en muchos países. El siguiente gráfico representa la proyección del crecimiento poblacional del
continente africano hacia mediados del siglo XXI.

Poblacion Africa

Contrario al caso de África, en Asia se registran bastantes disparidades en las tasas de crecimiento
poblacional. Asia Meridional tiene tasas similares a las africanas, mientras que China se destaca por la
disminución de tu tasa de natalidad, pasando esta de ser igual a 6,5 hijos por mujer en 1968 hasta llegar
a 1,8 hijos por mujer en la actualidad. El caso de China se atribuye a las políticas tomadas por el gobierno
comunista para limitar a uno la cantidad de hijos de una familia. En general, el caso de Asia Oriental se
asemeja al de China en cuanto a la proyección a futuro.

Latinoamérica es otro caso en donde la tasa de natalidad no se mantiene pareja en los países del
continente. Al igual que en África, el índice de crecimiento en el continente latinoamericano también se
vio incrementado por la disminución de las tasas de mortalidad, pero también vio un crecimiento al ser
cada vez mayores los índices de fecundidad. Solamente cinco países de la región presentan índices de
crecimiento menores al 1% y son Uruguay (0,2%), Cuba (0,3%), Brasil (0,86%), El Salvador (0,9%), y
República Dominicana (0,98%). Guatemala es el país cuyo índice de crecimiento poblacional es el más
alto de la región, siendo igual a 2,99%. El siguiente gráfico representa la proyección del crecimiento
poblacional de Latinoamérica hacia mediados del siglo XXI y se evidencia el aumento en la cantidad de
habitantes.

Población Latinoamerica

En Europa, la tasa de crecimiento es de apenas el 0,22%. El caso de Europa es opuesto al de los tres
continentes mencionados anteriormente puesto que las tasas de crecimiento de muchos países de esta
región son inferiores a cero, indican un decrecimiento en la cantidad de habitantes y esto se debe
primariamente a la estructura demográfica envejecida de estos países. El mismo caso se ve en países de
Oceanía como Micronesia y Palaos. Letonia es el país con la tasa de crecimiento más baja del mundo,
siendo esta del -0,88%. El siguiente gráfico representa la proyección del crecimiento poblacional de
Europa hacia mediados del siglo XXI y se evidencia la disminución de la población como consecuencia de
una sociedad envejecida y una pirámide poblacional regresiva.

Poblacion Europa

Consecuencias sociales y ambientales de las tasas de crecimiento en países en desarrollo:

Los países en desarrollo, integrantes del grupo de países de ingresos medios y bajos, enfrentan varias
problemáticas sociales al tener tasas de crecimiento elevadas. Entre ellas podemos mencionar que la
distribución de la riqueza solo se vuelve más dispar, las infraestructuras de sanidad y educación suelen
verse colapsadas y en malas condiciones, y el índice de desempleo aumenta a la par del índice de
crecimiento poblacional ya que los puestos de trabajo no alcanzan para satisfacer a todos.

El crecimiento poblacional exponencial también conlleva a la formación de asentamientos poblacionales


sin planeamiento, que suelen ser los más castigados por las catástrofes climáticas tales como tsunamis,
terremotos, inundaciones, etc. Muchos de ellos se deben a la gran migración que sucede hacia las
grandes ciudades desde las zonas rurales.

En el marco de lo ambiental, el crecimiento poblacional impone demandas crecientes en las necesidades


humanas, y esto implica un consumo mayor de recursos naturales (recursos de los cuales muchos de
estos países no abundan o se encuentran bajo la administración de países de ingresos altos). Aumenta el
uso de transporte, aumenta el consumo de agua, aumenta el consumo eléctrico y la demanda de todos
los servicios. Lamentablemente, estos incrementos de consumo no suelen venir acompañados de
mejoras en la calidad de los servicios, ni en la concreción de obras de infraestructura para minimizar el
impacto ambiental, ni nada por el estilo.

Finalmente, frente a las limitadas oportunidades de crecimiento a las que muchas personas se enfrentan
en su propio país, la perspectiva de ver mejores oportunidades de trabajo y de vida en países
desarrollados entusiasma a muchos que optan por emigrar de su nación en busca de un mejor futuro,
pues el crecimiento demográfico, la pobreza, y la degradación del medio ambiente no son cuestiones
independientes entre sí.

aerialviewphotochemicalsmogmexicocity_2

Smog sobre la Ciudad de México | Fuente: commons.wikimedia.org


Consecuencias sociales y ambientales de las tasas de crecimiento en países desarrollados:

Muchos de los países desarrollados se enfrentan a la problemática de tener mucha población vieja y
cada vez menos población joven. Los problemas sociales que esto trae involucrarían dificultades para
realizar los pagos de jubilación a la población pasiva, falta de mano de obra y trabajadores cualificados
para cubrir los puestos de trabajo, etc., es por esto que muchos de estos países necesitan urgentemente
de inmigrantes para trabajar en ellos.

Es un hecho que la población de muchos de los países más desarrollados consume mucho más que el
habitante promedio de países pobres, no solo en el ámbito material sino también en cantidad de
recursos naturales, muchos de los cuales extrae de países en desarrollo. Los principales problemas de
contaminación en el mundo (deterioro de la capa de ozono y calentamiento global) son en gran parte
provocados por la actividad industrial de los países desarrollados para satisfacer el estilo de vida de su
población.

El consumismo es uno de los principales causantes de las atrocidades que el ser humano comete contra
su planeta. Sin embargo, es justo resaltar que nada de lo que ocurre en nuestro planeta con respecto a la
ecología es íntegramente culpa de un grupo de países sino de décadas y décadas de abuso y consumo
indiscriminado de recursos naturales y carencia de conciencia ecológica. Para alcanzar la sostenibilidad
será necesario disminuir el consumo y aumentar la consideración ambiental.

Las imágenes siguientes enseñan la pirámide poblacional de Sudamérica correspondiente al año 2015,
cuando la población del continente supera los 415 millones de habitantes, y la pirámide poblacional de
Europa Occidental para el mismo año, con casi 193 millones de habitantes. La comparación entre ambas
ilustra lo mencionado en los puntos anteriores sobre las tasas de crecimiento y las problemáticas que las
mismas traerán a estas regiones. Cabe destacar que las pirámides poblacionales de Centroamérica, Asia
Occidental, y África siguen el mismo patrón que la sudamericana, mientras que las pirámides
poblacionales de Asia Oriental, Europa Oriental, Norteamérica y Oceanía se asemejan a la pirámide
ilustrada en Europa Oriental.