Вы находитесь на странице: 1из 19

UNIDAD 11- LOS DERECHOS SOCIALES Y LOS INTERESES DIFUSOS

El constitucionalismo social concibió a la persona no solo en su condición de ser individual


sino también como integrado a la sociedad. Para éste, el estado debía tener un papel
decisivo en la promoción del bienestar general. Otra característica del constitucionalismo
social fue su apego a las consagración de las cláusulas económico-sociales. Advirtió que
había desigualdades sociales, y que en caso de que fuesen dejadas al simple juego de las
libertades, y con un estado sólo espectador, podían llegar a profundizarse hasta extremos
agraviantes para la propia libertad y dignidad. Así aparecieron y se difundieron cláusulas
constitucionales que protegían a los trabajadores, niños, a las mujeres, ancianos
discapacitados, etc.

La reforma de 1957: fue efectuada durante el gobierno de facto de la “Revolución


Libertadora”. La convención constituyente de 1957 se limitó a sancionar dos modificaciones
con respecto al texto de la Constitución de 1853 y sus reformas posteriores. Estás
estuvieron referidas a los derechos sociales e inspiradas en claros principios del
constitucionalismo social. Se agregó el art. 14 bis (tres aspectos sociales relevantes: los
derechos de los trabajadores, los derechos gremiales y la seguridad social) y se incluyó la
atribución del congreso de la nación para sancionar el código del trabajo y seguridad social.

El derecho que tutela la Constitución Nacional, como lo dispone en su art 14, es el “de
trabajar” lo que significa que la Constitución le garantiza a todo habitante el derecho de
elegir su trabajo, así como el de ejercerlo, y el derecho de percibir una retribución. Los
derechos individuales del trabajador tutelan a todas persona que participe de una relación o
contrato laboral.
● Condiciones dignas y equitativas de labor: dicha protección abarca todas aquellas
condiciones que se vinculan a la prestación efectiva de la relación laboral, como
condiciones de salubridad e higiene adecuadas, el trato respetuoso y digno, la
prestación y el mantenimiento de los instrumentos y herramientas de trabajo, etc.
● Jornada limitada: el Constituyente no decidió sobre la duración efectiva de la jornada
limitada de trabajo. Ello le cabe a la ley, a la cual le corresponde adaptar el
mandamiento constitucional a las exigencias de la realidad. Desde 1929 la jornada
de trabajo es de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas semanales. Se
reconocen numerosas excepciones aplicables con respecto a regímenes especiales
ya sea por la particular condición del trabajador o en la peculiar naturaleza de la
actividad.
● Descanso y vacaciones pagados: las leyes reconocen los días de descanso
obligatorio y estableciendo un periodo anual de vacaciones, que en la mayoría de los
casos guarda relación con el periodo de antigüedad del trabajador.
● Retribución justa y salario mínimo vital y móvil: compensación de qué es merecedor
el trabajador por haber prestado su fuerza de trabajo. La “retribución justa” es
aquella que tiene en consideración tanto la calidad y cantidad del trabajo prestado
como las necesidades que el trabajador debe satisfacer para llevar una vida digna,
además de las condiciones imperantes de la realidad. El salario mínimo es aquel
que satisfaciendo el criterio de justicia, le permite al trabajador recibir una
compensación decorosa, que respete se inmanente dignidad. Su monto corresponde
que sea establecido por la ley, según las diversas condiciones y modalidades en que
se preste la relación laboral. Es “vital” porque debe satisfacer las necesidades
habituales que tiene todo trabajador y las de su familia. El salario tiene que ser móvil
para adaptarse con prontitud a las cambiantes condiciones que habitualmente
muestra la realidad. Permitirle al trabajador mantener su poder adquisitivo constante
y convenientemente inmune a las eventuales condiciones.
● Igual remuneración por igual tarea: evitar que quienes realizan idéntica tarea, en una
misma empresa, se les pague remuneraciones diferentes. Las discriminaciones que
prohíbe la norma son aquellas manifiestamente arbitrarias, como la raza, la religión o
el sexo, pero no las fundadas en motivos de bien común.
● Participación en las ganancias, control de la producción y colaboración en la
dirección: la aplicación práctica que ha tenido esta disposición es mínima y ha sido
habitual su falta de operatividad. Hasta tanto una ley reglamente su modo de
aplicación, no se puede exigir su cumplimiento. Lo mismo cabe decir con respecto a
la colaboración del trabajador en la dirección de la empresa. Esto no implica dirigir,
ni participar en la dirección de la empresa.
● Estabilidad y protección contra el despido arbitrario: la estabilidad es una garantía
mínima, necesaria para afianzar la relación de trabajo y respetar la dignidad del
trabajador. Dos tipos: la propia, que se caracteriza por el hecho de que veda la
posibilidad del despido arbitrario, el empleador únicamente podrá despedir a su
empleado si éste ha incurrido en la comisión de hechos graves, previamente
caracterizados por la ley que según ésta puedan ser invocados para interrumpir
definitivamente la relación laboral, fuera de tal circunstancia extrema el despido no
será posible; y la impropia, permite el despido, ya sea por justa causa o inmotivado y
en este caso el empleador deberá indemnizar convenientemente al trabajador. Con
respecto al empleo público, garantiza la “estabilidad”, con el empleo privado solo
protege “contra el despido arbitrario”.
● Organización sindical libre y democrática: acoge el principio de pluralidad sindical y
que convierte en inconstitucional el sistema que no permite reconocer más de un
sindicato por actividad o gremio.

El segundo párrafo del artículo 14 bis está destinado a regular constitucionalmente los
derechos gremiales. Se denomina gremio al agrupamiento social que reúne a las personas
que realizan la misma actividad. El sindicato es la asociación formada para la defensa de
los intereses de una actividad. Los derechos gremiales son:
● Convenios colectivos de trabajo: son contratos celebrados entre los sindicatos y las
entidades representativas de los empleadores que pertenecen a la misma actividad
y tienen por objeto reglar los derechos y las obligaciones de unos y otros.
Consecuencia necesaria del reconocimiento del derecho a la negociación colectiva
en materia laboral. Son “todo acuerdo escrito relativo a las condiciones de trabajo y
de empleo -y a las remuneraciones- celebrado entre un empleador, un grupo de
empleadores o una asociación profesional de empleadores y una asociación sindical
de trabajadores con personería gremial que debe ser homologado por el Ministerio
de Trabajo para tener efecto respecto de todos los que incluye en su ámbito de
aplicación”. Son estipulaciones privadas, pero producen efectos generales casi
idénticos a los de las leyes.
● Conciliación y arbitraje: la conciliación y el arbitraje son instrumentos administrativos
empleados para dirimir conflictos laborales e impedir que estos generen
consecuencias más gravosas. Con la conciliación, el estado convoca a las partes en
conflicto con el propósito de que ajusten sus diferencias. El arbitraje es un
procedimiento para resolver pacíficamente los conflictos sometiéndolos a la
consideración de un tercero neutral aceptado por las partes, éstas se comprometen
a cumplir la decisión del árbitro.
● Huelga: la huelga implica la paralización total de la actividad laboral con el propósito
de protestar o de imponer determinadas condiciones. La incumbe a la autoridad
administrativa calificar la licitud o no de la huelga. Si pese a la declaración de
ilegalidad de la huelga se la lleva igualmente a cabo, se entiende que el empleador
puede adoptar contra sus empleados todas las medidas que la ley autoriza el caso
de inasistencia injustificada al trabajo.

UNIDAD 14-EL PODER EJECUTIVO

El poder ejecutivo es aquel órgano del Estado que ejerce, como poder constituido, la
dirección política de éste y es el encargado de su administración. El poder ejecutivo ostenta,
primaria y principalmente, el ejercicio de la función administrativa, aún cuando también hay
competencia de esta índole en los órganos legislativo y judicial. Debe solucionar los asuntos
ordinarios y excepcionales que afectan la unidad política del Estado y los intereses
nacionales. Hay diversos sistemas de organización ejecutiva:
● Sistema parlamentario: tuvo origen en Inglaterra y pasó a casi toda Europa. En estos
sistemas el poder ejecutivo es dual. Hay un jefe de Estado, investido de una
prominente autoridad moral y símbolo de la unidad nacional y un jefe de gobierno,
responsable de la dirección política de éste ante el Parlamento. La dualidad del
régimen parlamentario lo hace compatible tanto con sistemas monárquicos como
con gobiernos republicanos. El jefe de gobierno es habitualmente el primer ministro.
Tiene tres ideas básicas: están diferenciadas las funciones confiadas a distintos
órganos, los órganos no están rigurosamente especializados y los poderes políticos
ejercen una acción recíproca, careciendo de una diferenciación rigurosa. La
diferenciación de poderes, la colaboración funcional y la dependencia orgánica son
las notas que distinguen al sistema parlamentario. El gobierno depende del
parlamento para continuar su gestión.
● Presidencialismo: origen en Estados Unidos y se difundió a América latina. En el
sistema presidencialista la elección del titular del poder ejecutivo emana directa o
indirectamente del pueblo, lo cual contribuye a otorgarle un acentuado liderazgo
político. Resume en su titular las máximas jefaturas de Estado y de gobierno.
Siempre está incorporado a una república. Hay separación de poderes, cada órgano
estatal ejerce su competencia sin perjuicio del control y la fiscalización recíprocos
entre ellos. La separación no es absoluta, pues cada órgano lleva a cabo también en
su esfera algunos actos propios de la naturaleza de otros órganos.
● Poder ejecutivo colegiado: aquel cuya titularidad está en manos de más de dos
personas. Es una forma de organización poco frecuente.
● Régimen de asamblea: aquellos regímenes políticos que constitucionalmente
consagran la preeminencia formal del poder legislativo sobre los demás poderes del
Estado. Dicha asamblea está investida de atribuciones constituyentes, legislativas y
de control de constitucionalidad. También elige al consejo de Estado, cuyo
presidente es el jefe de Estado y de gobierno. Sus miembros son elegidos por voto
directo. La preeminencia del órgano legislativo es aparente, debido a que el régimen
está fundado sobre la base de un partido político único, que es el que determina
quienes integrarán dicha asamblea, quién desempeñará la presidencia del consejo,
etc.

El acceso a los cargos de presidente y vicepresidente de la República Argentina exige el


cumplimiento de ciertos requisitos. Así el art. 89 dispone: “para ser elegido presidente o
vicepresidente de la nación, se requiere haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de
ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero; y las demás calidades exigidas para
ser electo senador.” El art. 55 dice las condiciones para ser senador: “ tener la edad de
treinta años, haber sido seis años ciudadano de la nación, disfrutar de una renta anual de
dos mil pesos fuertes o de una entrada equivalente, y ser natural de la provincia que lo elija,
o con dos años de residencia inmediata en ella.”
La elección del presidente y el vicepresidente era realizada mediante la utilización de un
sistema indirecto, mayoritario y por distritos. El proceso constaba de la elección de los
electores, la reunión de las juntas electorales y la asamblea legislativa. A partir de la
reforma del ‘94, que la elección sea directa significa que el pueblo votará por candidatos
previamente propuestos sin que haya intermediarios o compromisarios entre la voluntad
popular y los candidatos, que fueron elegidos con antelación a la votación general, mediante
elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO). La doble vuelta
constituye una modalidad electoral proveniente de los sistemas mayoritarios, si el candidato
más votado no obtiene una mayoría calificada de votos, se deberá efectuar inmediatamente
una nueva elección, circunscrita a los candidatos más votados en la elección anterior (Art.
94). Que la elección sea por fórmulas significa que la propuesta de candidaturas deberá ser
dual e inseparable, incluyendo un candidato para presidente y otro para vicepresidente.
Para que la fórmula pueda ser consagrada en la primera vuelta electoral debe obtener
alguna de estas dos mayorías calificadas: más del cuarenta y cinco por ciento de los votos
afirmativos válidamente emitidos (art. 97), o el cuarenta por ciento, por lo menos, de los
votos afirmativos válidamente emitidos y que haya, además, una diferencia mayor de diez
puntos porcentuales con respecto al total de los votos afirmativos válidamente emitidos de
la fórmula que le sigue en número de votos (art. 98). En caso de que sea necesaria una
segunda vuelta electora, deberá realizarsela entre las dos fórmulas más votadas y dentro de
los treinta días de celebrada la primera elección. El art. 95 dice que la elección se efectuará
dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del presidente en ejercicio.
Esto se impuso ya que hacía que la fecha de la elección presidencial fuese manipulada por
el gobierno de turno procurando hacerla coincidir con el mejor momento político de éste.
El art. 90 dice: “ el presidente y vicepresidente duran en sus funciones el término de cuatro
años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un solo periodo consecutivo.”
Esto permite una sola sola reelección inmediata, dejando subsistente la posibilidad de otras
reelecciones no consecutivas. En nuestro régimen constitucional se puede llegar a ser
presidente dieciséis años en un periodo de veinte años.

El vicepresidente no forma parte del poder ejecutivo porque este es unipersonal y el


vicepresidente no comparte las atribuciones de su titular. Su ubicación efectiva es en el
poder legislativo, donde desempeña la presidencia del senado. Al no ser senador, no puede
ejercer las funciones de éstos y sólo vota el caso de empate. Tiene dos funciones
relevantes: una potencial, que ejercerá ante la falta del presidente, ocupando el lugar de
éste; y otra permanente, la de presidir el Senado de la Nación, pero sin votar, salvo en caso
de empate.
La acefalía del poder ejecutivo se refiere a la vacancia del poder ejecutivo, cuando faltan
tanto el presidente y vicepresidente. Para el caso de falta del presidente, la constitución
tiene previsto al sustituto que ocupa inmediatamente su lugar. En la primera parte del art. 88
se habla del reemplazo o la sustitución del presidente por el vicepresidente, sin que haya
culminado el mandato del presidente pero no puede ejercer sus funciones, las causas son
enfermedad, ausencia del país, la muerte, la renuncia y la destitución. En la segunda parte
se refiere a la acefalía, y las causales que le pueden dar origen son la destitución, la
muerte, la dimisión o la inhabilidad del presidente y vicepresidente. El congreso es el que
determina quien ocupa el cargo de presidente hasta que haya cesado la causa de
inhabilidad o un nuevo presidente sea electo.
La ley 20.972 es la 'Ley de Acefalía’ dice que el orden sucesorio es el presidente provisional
del Senado, presidente de la cámara de diputados y presidente de la Corte Suprema de
Justicia, estos son los funcionarios que en ese orden deberán hacerse cargo del poder
ejecutivo en forma inmediata. Si la acefalía fuere definitiva, dentro de las cuarenta y ocho
horas de producirse el hecho que le dio origen, el Congreso deberá reunirse a los efectos
de elegir al funcionario que se hará cargo del poder ejecutivo. Se reunirá en asamblea
legislativa, que en primera convocatoria solo podrá funcionar con un quórum mínimo de las
dos terceras partes de los miembros de cada cámara. Si no se logra ese quórum, se
reunirán dentro de las cuarenta y ocho horas constituyéndose en tal caso solo con la
mayoría simple de cada cámara. La elección requerirá el voto de la mayoría absoluta de los
presentes y tendrá que recaer en un funcionario que reúna los requisitos del art. 89 y sea en
ese momento senador, diputado o gobernador. No surge el plazo de duración del mandato
del funcionario elegido por el congreso, pero la intención del legislador es mantenerlo
durante el restante del mandato del presidente elegido por el pueblo.

La potestad reglamentaria del poder ejecutivo adquiere una envergadura tal, que se la
identifica con el órgano ejecutivo, y no sería concebible la existencia de este poder sin el
ejercicio de esta facultad.

● Nombramientos con acuerdo del Senado: la Constitución le otorga al presidente la


atribución de nombrar a los jueces de la Corte suprema de justicia, con acuerdo del
Senado. Esto significa que el presidente puede elegir al candidato y elevar la
nominación a la cámara de senadores, necesitando el acuerdo de ésta. El
presidente nombra con el mismo acuerdo, pero sin mayoría calificada, a los demás
jueces federales inferiores, pero con una propuesta vinculante en terna con el
consejo de la magistratura. También confirma, con acuerdo del Senado, el
nombramiento de los jueves de la Corte Suprema y de los tribunales inferiores que
han cumplido los 75 años de edad. Éstas confirmaciones pueden ser por cinco años
y sucesivamente renovadas. Además nombra también a los embajadores, ministros
plenipotenciarios y encargados de negocios; y provee los empleos militares de la
nación, en la concesión de empleos o grados de oficiales superiores de las fuerzas
armadas.
● Nombramientos en comisión: son aquellos que provienen de designaciones
provisorias hechas por el poder ejecutivo, en épocas de receso parlamentario, para
cubrir vacantes de empleos que requieren el acuerdo del Senado y cuya cobertura
no admite demoras. Tales nombramientos están sujetos a la condición de su
posterior convalidación por el Senado.
El art. 99 inc. 5 le otorga al presidente la facultad de indultar y conmutar penas. El indulto
importa el perdón de la pena, cuarta consecuencia jurídica es la cesación de los efectos de
la sentencia condenatoria, pero sin afectar la existencia del delito, de la sentencia, ni de la
pena. La conmutación consiste en El cambio de la pena impuesta en una decisión judicial
condenatoria por otra pena menor. La facultad presidencial de indultar o conmutar no
implica el ejercicio de facultades judiciales, sino que constituyen un acto político. Deriva de
la tradicional prerrogativa que tenían los soberanos para conceder gracia, en nombre de la
piedad y de la civilización.
El poder ejecutivo tiene reconocidas en la Constitución importantes atribuciones legislativas,
que son las siguientes:
● Presenta proyectos de ley ante las cámaras
● Promulga las leyes y las hace publicar
● Ejerce el derecho de veto respecto de los proyectos de leyes que sanciona el
congreso y puede promulgarlas parcialmente, cumpliendo las condiciones
establecidas
● Dicta decretos de necesidad y urgencia
● Realiza la apertura de las sesiones ordinarias del congreso de la nación
● Prorroga las sesiones ordinarias del congreso y lo convoca a sesiones
extraordinarias
● Puede convocar a consulta popular no vinculante y de voto facultativo, aunque ello
no implique necesariamente una función legislativa

Los ministros son los colaboradores más directos del presidente de la República y están a
cargo de un área específica del gobierno, bajo la jefatura de aquel. Se le da a esta
institución la naturaleza de un órgano “extrapoder”, porque no forma parte de ninguno de los
tres poderes, aún cuando se halla acoplado al poder ejecutivo. Las funciones
constitucionalmente asignadas a los ministros son políticas y administrativas. Refrendan los
actos del presidente, cumplen sus directivas políticas, sugieren y proponen medidas que
orientan las decisiones de gobierno en su área específica. Los ministros tienen la jefatura de
sus respectivos departamentos y pueden tomar por sí solos resoluciones concernientes
únicamente al régimen económico y administrativo de aquellos. Hay dos órganos, el jefe de
gabinete de ministros y los demás ministros. Todos comparten el mismo régimen
constitucional de designación, responsabilidades, incompatibilidades y remuneraciones.
Los ministros son designados directamente por el presidente de la República. Para la
designación no la remoción de ministros se requieren refrendo ministerial. La remoción
puede ser consecuencia de una decisión del presidente o de la destitución resuelta por el
congreso mediante el juicio político, pero es de muy difícil operatividad.
Los ministros además de estar a cargo del despacho de los negocios de la nación,
refrendan y legalizan los actos del presidente, lo que significa que por medio de su firma
prestan conformidad a una decisión del documento que la contiene. La legalización implica
certificar que el documento y la firma del presidente son auténticos.
La institución del jefe de Gabinete de Ministros fue incorporada a nuestra ley suprema con
motivo de la reforma de 1994, para hacer más dúctil la relación del órgano ejecutivo con el
poder legislativo y de fortalecer las funciones de control de éste sobre aquél. Al igual que el
resto de los ministros, el jefe de Gabinete de Ministros es designado por el poder ejecutivo,
sin participación legislativa alguna. El procedimiento de remoción de este funcionario puede
ser: destitución por juicio político, remoción por el presidente de la República o remoción por
moción de censura del Congreso.
UNIDAD 15-EL PODER LEGISLATIVO

El poder legislativo es el poder que hace las leyes, facultad que implica la posibilidad de
regular, en nombre del pueblo, los derechos y las obligaciones de sus habitantes, en
consonancia con las disposiciones constitucionales. El poder legislativo es derivado, porque
constituye un desmembramiento de una única y primitiva autoridad, que concentró todas las
funciones en un órgano ejecutivo. Es político, en cuanto tiene a su cargo la dirección política
del Estado. Es colegiado por naturaleza, porque su forma de organización no admite otra
posibilidad que una integración plural y pluripersonal. Se trata de un órgano discontinuo, por
cuanto tiene períodos de funcionamiento pleno y otros de actividad más restringida y hasta
de receso.
La cámara de diputados:
El art. 45 de la constitución dispone: “la cámara de diputados, se compondrá de
representantes elegidos directamente por el pueblo de las provincias, de la ciudad de
Buenos Aires, y de la capital en caso de traslado, que se consideran a este fin como
distritos electorales de un solo estado y a simple pluralidad de sufragios. El número de
representantes será de 1 por cada 33 mil habitantes o fracción que no baje de 16500.
Después de la realización de cada censo, el congreso fijar a la representación con arreglo al
mismo, pudiendo aumentar pero no disminuir la base expresada para cada diputado.” A
partir de 1992, el número de sus integrantes se elevó a 257 diputados, al incorporarse 3
nuevos miembros por la reciente provincia de Tierra del Fuego, que como territorio nacional
y por mandato legal, venía teniendo hasta entonces dos Diputados.
Son Requisitos para ser diputado tener una edad mínima de 25 años, contar con 4 años de
ciudadanía en ejercicio y ser natural de la provincia que lo elija o tener dos años de
residencia inmediata en ella (art. 48). Estas condiciones deben ser verificadas en el
momento de la incorporación del legislador a la cámara. Los diputados nacionales ejercen
su mandato por un período de 4 años y son reelegibles (art. 50), “la sala se renovará por
mitad cada bienio, a cuyo efecto los nombrados para la primera legislatura, luego que se
reúnan, sortearán los que deban salir en el primer período”. La posibilidad de reelección es
indefinida.
La cámara de senadores:
La Constitución originaria de 1853 estableció que el senado estaría integrado por dos
senadores por cada provincia y 2 por la capital, pero la reforma constitucional de 1994
modificó la composición del senado ampliando el número de los miembros que lo integran,
el art. 54 dice: “el senado se compondrá de tres senadores por cada provincia y tres por la
ciudad de Buenos Aires, elegidos en forma directa y conjunta, correspondiendo dos bancas
al partido político que obtenga el mayor número de votos, y la restante al partido político que
le siga el número de votos. Cada senador tiene un voto”. El senado de la nación está
compuesto por 72 miembros en representación de 23 provincias y la ciudad de Buenos
Aires.
Los requisitos para ser elegido senador están enumerados en el art. 55 y son los siguientes:
tener una edad mínima de 30 años, contar con 6 años de ciudadanía en ejercicio, disfrutar
de una renta anual de $2000 fuertes o de una entrada equivalente Y ser natural de la
provincia que lo elija o tener dos años de residencia inmediata en ella. Las condiciones
previstas por la Constitución deben verificarse en el momento de la elección y no al tiempo
de su incorporación.
La constitución argentina prefirió fijar en nueve años la duración del mandato de los
senadores nacionales , con renovación parcial de la cámara por tercios cada tres años. En
la reforma de 1994 se estableció una duración del mandato de seis años y renovación de la
cámara una tercera parte cada dos años; y pueden ser reelegidos indefinidamente.
El senado de la nación es presidido por el vicepresidente de la República, que no puede
votar, excepto en caso de empate. El presidente provisorio es elegido por sus pares cuando
el vicepresidente no puede desempeñar el cargo, y está en línea cuando se produce
acefalía.

El juicio político es un proceso por medio del cual el congreso de la nación, con mayorías
calificadas, puede destituir y eventualmente inhabilitar a determinados funcionarios públicos.
La Constitución nacional lo incorporó siguiendo el modelo de la Constitución norteamericana
de 1787, que a la vez tuvo como antecedente la institución del impeachment del derecho
inglés.
Son pasibles de este procedimiento el presidente y el vicepresidente de la República, el jefe
de gabinete de ministros, los ministros del poder ejecutivo y los miembros de la Corte
Suprema de Justicia de la nación. Son causales que habilitan la promoción del juicio político
el mal desempeño del cargo, la comisión de delitos en el ejercicio de la función o la
comisión de crímenes comunes.
Hay dos etapas sucesivas en el juicio político, la acusación y el juicio propiamente dicho.
Para que prospere la acusación es necesario que así lo disponga la cámara de diputados
de la nación, con el voto de las dos terceras partes de sus miembros presentes. En los
casos en que prospere la denuncia de la cámara de diputados, el juzgamiento lo realizará el
senado de la nación, en juicio público, debiendo sus miembros prestar juramento para este
acto. Si el enjuiciado fuera el presidente de la República, el senado será presidido por el
presidente de la Corte Suprema de Justicia de la nación. Los efectos del juicio político se
limitan a disponer la eventual destitución del acusado, su inhabilitación para ocupar cargos
públicos en la nación y la remisión de los antecedentes a los tribunales ordinarios, si
correspondiera. Se requiere el voto favorable de las dos terceras partes, al menos, de los
miembros presentes del Senado.

El derecho parlamentario es la parte del derecho constitucional del poder, se refiere a la


Constitución, el funcionamiento y los privilegios de los grupos parlamentarios. Comprende
sólo la constitución del congreso en sentido formal desde las sesiones preparatorias hasta
la incorporación de los legisladores, los llamados privilegios y el funcionamiento del
congreso.
Las sesiones preparatorias tienen por objeto recibir a los legisladores electos que han
presentado diploma expedido por la autoridad competente, tomarle juramento, y proceder a
la elección de las autoridades de cada Cámara. En el art. 64 se habla de que las cámaras
se reservan el control de la admisión de los nuevos miembros, pronunciandose acerca de
las “elecciones, derechos y títulos”.
La facultad de reglamentación es una consecuencia necesaria para asegurar la
independencia funcional de las cámaras. El art. 66 dice que cada cámara hará su
reglamento, que es un cuerpo de normas de procedimiento que rigen, en armonía con la
constitución, el funcionamiento de cada cámara. Al reglamento se lo aprueba por resolución
de la propia cámara y es de práctica que no puede ser modificado sobre tablas, sin que el
tema figure previamente en el orden del día de la respectiva sesión y tenga dictamen de
comisión.
Las cámaras tienen poder disciplinario con relación a sus propios miembros. El art. 66 dice
que cada cámara podrá corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta
en El ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a
su incorporación, y hasta excluirle de su seno, con dos tercios de los votos. Las cámaras
también tienen atribuciones de esta índole también respecto de terceros, como cuando se
altera el orden en las sesiones, o se impide el funcionamiento de las cámaras. Este no
puede ir más allá de asegurar el debido funcionamiento del cuerpo , reservando las
cuestiones de mayor gravedad a la actuación posterior del poder judicial.

Dispone el art. 74: “los servicios de los diputados y senadores son remunerados por el
tesoro de la nación, con una dotación que señalará la ley”. Algunos dicen que se deberá
acordar retribución a los que realmente presten sus servicios y asistan a las cámaras y no,
como hasta ahora se ha hecho, fijando una asignación mensual, concurran o no. Otros
consideran que es buena norma fijar en la constitución reglas precisas que limiten el
aumento de dietas durante el mandato, solo lo hace respecto del sueldo del presidente y
aún de manera general.

La Constitución Nacional ha tutelado el desempeño de la función legislativa con


prerrogativas especiales que garantizan la libertad física del legislador, su libertad de
expresión y también la inmunidad relativa frente al proceso judicial. La Constitución
Nacional establece en tres normas sucesivas otras inmunidades parlamentarias:
● Inmunidad de arresto: en el art. 69 se dice que ningún senador ni diputado, desde el
día de su elección hasta el de su cese, podrá ser arrestado, excepto en el caso de
ser sorprendido in fraganti en la ejecución de algún crimen que merezca pena de
muerte infamante, u otra aflictiva; de lo que se dará cuenta a la cámara respectiva
con la información sumaria del hecho.
● Inmunidad de opinión: el art. 68 establece que ninguno de los miembros del
Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente, ni molestado por las
opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador. Esta
inmunidad tiene fundamento en la necesidad de no poner obstáculos a la actividad
del legislador, que en caso de no contar con esa prerrogativa, se podrá hallar ante la
disyuntiva de guardar silencio y no cumplir adecuadamente con su función o hablar y
verse involucrado en procesos judiciales de imprevisibles consecuencias.
● Desafuero: el art. 70 estipula que cuando se forme querella por escrito ante las
justicias ordinarias contra cualquier senador o diputado, examinando el mérito del
sumario en juicio público, podrá cada cámara, con dos tercios de los votos,
suspender en sus funciones al acusado, y ponerlo a disposición del juez competente
para su enjuiciamiento. Para llevar adelante el proceso, el juez deberá solicitar a la
cámara su desafuero, acompañando copia de la causa u las razones que justifiquen
el dictado de esa medida. El pedido de desafuero será giraron inmediatamente a la
Comisión de Asuntos Constitucionales, la que deberá emitir un dictamen. La Cámara
evaluará, en todos los casos, “el mérito del sumario en juicio público” y resolverá en
un plazo no mayor a 180 días de ingresado el pedido de desafuero si hace o no
lugar a la medida solicitada por el juez requirente. Para ordenar el desafuero se
necesita el voto afirmativo de las dos terceras partes de los miembros presentes de
la cámara. El desafuero produce dos consecuencias: suspende en sus funciones de
legislador al acusado (es una suspensión que puede o no tener un plazo
determinado) y lo pone a disposición del juez competente para su juzgamiento.
El funcionamiento de las cámaras:
Las comisiones del congreso tienen por finalidad la división del trabajo y el mejor
tratamiento de los temas. La constitución no ha previsto las comisiones parlamentarias paro
si están previstas en los reglamentos de cada cámara, se clasifican en:
● Comisiones permanentes: son las comisiones tradicionales
● Comisiones transitorias: son las que se forman para tratar un tema en particular
● Comisiones bicamerales: estas comisiones están integradas por legisladores de las
dos cámaras.
Se constituyen durante las sesiones preparatorias, de manera que ningún tema es tratado
por el recinto sin despacho de la comisión respectiva. Escasos temas pueden ser tratados
“sobre tablas”, son aquellos que no son necesarios que se traten en las comisiones. Un
proyecto entra a la cámara y el presidente de la misma lo gira a una o más comisiones. Las
comisiones están compuestas por legisladores diputados en la cámara de diputados y
senadores en la cámara de senadores y se componen en proporción a la cantidad de
partidos políticos. Las comisiones están compuestas por legisladores: diputados en la
cámara de diputados y senadores en la cámara de senadores, y se componen en
proporción a la cantidad de partidos políticos. Puede variar la cantidad de miembros según
su importancia, y son de 20 a 25 miembros por comisión.
El quórum hace referencia a la cantidad mínima de miembros presentes que un cuerpo de
naturaleza colegiado necesita para funcionar como tal. El art. 64 dice que ninguna cámara
entrará en sesión sin la mayoría absoluta de sus miembros, pero un número menor podrá
compeler a los miembros ausentes a que concurran a las sesiones, en los términos y bajo
las penas que cada cámara establecerá. La mayoría absoluta implica la presencia de más
de la mitad de los miembros totales que componen la cámara. Sin embargo los reglamentos
de las cámaras dice que sólo es válido para obtener el quórum la presencia de la mitad más
uno de sus miembros totales. El quórum se verifica el inicio de la sesión legislativa y al
momento de efectuar la votación. Si no se lo logra la propia norma constitucional prevé que
“un número menor podrá compeler a los miembros ausentes a que concurran a las
sesiones” como forma de prevenir la obstrucción de las sesiones parlamentarias.

Se denomina sesión a la reunión plenaria que realizan las cámaras en ejercicio de sus
potestades constitucionales. Hay 4 tipos de sesiones:
● Sesiones preparatorias: tienen lugar unos pocos días antes del comienzo del
período ordinario de sesiones, con la finalidad de organizar el trabajo parlamentario.
No están previstas en el texto constitucional, pero surgen de la necesidad funcional
que tienen los cuerpos legislativos y organizar su tarea. Están reguladas en los
respectivos reglamentos internos de las cámaras.
● Sesiones ordinarias: son aquellas en que las cámaras ejercen la plenitud de sus
competencias. Son desde el 1 de marzo hasta el 30 de noviembre, y le corresponde
al presidente de la república efectuar la apertura de estas sesiones reunidos en
asamblea legislativa.
● Sesiones de prórroga: son un eventual apéndice del período ordinario y se
desarrollan inmediatamente después de terminado éste. La convocatoria a sesiones
de prórroga es atribución exclusiva del poder ejecutivo o congreso de la nación.
Durante las sesiones de prórroga, para las cuales la Constitución no establece
plazo, el congreso sigue ejerciendo la plenitud de sus funciones, al igual que durante
el período ordinario.
● Sesiones extraordinarias: sólo es admisible su convocatoria por el poder ejecutivo, a
cuyos efectos es condición indispensable que “un grave interés de orden o de
Progreso lo requiera”. Durante las sesiones extraordinarias, el Congreso de la
nación ejerce facultades restringidas que se limitan al tratamiento de los temas que
motivaron su convocatoria.
El art 65 establece: “ambas cámaras empiezan y concluyen sus sesiones simultáneamente.
Ninguna de ellas, mientras se hallen reunidas, podrá suspender sus sesiones más de 3
días, sin el consentimiento de la otra.
La Constitución Nacional contempla los siguientes casos de asamblea legislativa: para
tomar juramento al presidente y el vicepresidente, para la apertura de las sesiones
ordinarias del congreso, y para la consideración de la renuncia del presidente y el
vicepresidente de la nación por el congreso.

El inciso 20 del artículo 75 de la Constitución le otorga al congreso las siguientes facultades:


● Creación de tribunales inferiores: la creación de tribunales federales inferiores
representa una atribución relevante que tiene el congreso con relación a la
organización del poder judicial. La Constitución sólo ha creado un tribunal de Justicia
-la Corte Suprema-, subordinando la existencia de los demás o una decisión del
poder legislativo.
● Empleos: la atribución de crear y suprimir empleos ha de ser entendida en armonía
con la facultad que tiene el presidente de la república de nombrar y remover a los
empleados cuyo nombramiento no está arreglado de otra forma por esta
constitución.
● Pensiones: estos beneficios son aquellos derivados de actos graciables y de
reconocimiento por actos prestados a la república.
● Honores: el honor, que es un bien suficiente tutelado por nuestra Constitución y por
las leyes y tratados internacionales, pertenece a cada uno de los habitantes. No
puede ser patrimonio de ciertas personas o instituciones por el hecho de que
integran o no órganos del Estado, tampoco corresponde a este otorgarlo. La función
pública no atribuye ningún otro honor. Ni el funcionario público en las instituciones
tienen un honor diferente del de cada una de las personas.
● Amnistías: se lo aplica en el ámbito jurídico para hacer referencia a la atribución que
tiene el órgano legislativo para extinguir, con efectos genérico, la acción y la pena en
ciertas circunstancias, y con el fin de salvaguardar la paz social.
El inciso 21 del artículo 75 dice que le corresponde al congreso admitir o desechar los
motivos de dimisión del presidente o vicepresidente de la República y declarar el caso de
proceder a nueva elección.

Por excepción las cámaras pueden asumir una función que le está vedada a la otra y se le
llama facultades privativas de cada cámara.
Las facultades privativas del senado: juzga en juicio público a los funcionarios acusados por
la cámara de diputados, autoriza al presidente de la nación para que declara en estado de
sitio uno o varios puntos de la República en caso de ataque exterior, es cámara de origen
de la ley convenio sobre coparticipación, es cámara de origen y las leyes en que el
congreso ejerce la Facultad de “proveer al crecimiento armónico de la nación y el
poblamiento de su territorio, promover políticas diferenciadas que atiendan a equilibrar el
desigual desarrollo relativo de provincias y regiones”, prestar el acuerdo para el
nombramiento de los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la nación en sesión pública
convocada al efecto y por mayoría de dos terceras partes de sus miembros presentes,
presta el acuerdo para la designación de los demás jueces federales en sesión pública en la
cual tendrá en cuenta la idoneidad de los candidatos, presta el acuerdo para un nuevo
nombramiento de los jueces federales que hayan cumplido 75 años requerimiento del poder
ejecutivo, presta del acuerdo para el nombramiento y remoción de Embajadores ministros
plenipotenciarios y encargados de negocios a propuesta del poder ejecutivo, y resta de
acuerdo al poder ejecutivo en la concesión de los empleos o grados de oficiales Superiores
de las fuerzas armadas.
Facultades privativas de la cámara de diputados: es cámara iniciadora en los proyectos de
iniciativa popular, ejerce la iniciativa para someter a consulta popular un proyecto de ley,
tiene la iniciativa exclusiva en las leyes sobre contribuciones y reclutamiento de tropas, y
ejerce el derecho de acusación ante el senado en el juicio político.

UNIDAD 16-EL PODER JUDICIAL

El poder judicial es el custodio de las reglas de juego de un sistema político. Se compone de


jueces y tribunales de múltiples instancias, que integran una estructura vertical cuyo órgano
máximo es la Corte Suprema de Justicia de la nación, que ejerce supremacía sobre los
tribunales inferiores. Tiene los siguientes caracteres:
● Derivado: durante muchos siglos la autoridad judicial apareció confundida con la
autoridad política, integrando el poder ejecutivo. La paulatina separación de este
representó un hito notable en la lucha del hombre por la libertad.
● Multiorgánico y colegiado: el poder judicial es desempeñado por varios órganos que,
a su vez, están a cargo de muchas personas.
● Descentralizado: los órganos del poder judicial Federal, por propio mandato
constitucional, están distribuidos en todo el territorio de la nación.
● Independiente: la independencia del poder judicial es condición vital para su
jerarquización e imparcialidad. Tanto el órgano que la ejerce como las personas a
cargo de este tienen que estar libres de influencias.
● Discontinuo: si bien el poder judicial es un órgano permanente del estado, para
actuar necesita el incentivo de la causa o controversia. La actuación de los jueces no
es procedente fuera de ese ámbito.
Se reserva al poder judicial la misión de resolver las controversias, interpretando la ley y
aplicándola al caso concreto. Actúa como árbitro y moderador respecto de los actos de los
restantes poderes, cuidando que su funcionamiento se desenvuelva con sujeción a los
principios y normas constitucionales. El poder judicial ejerce el control de constitucionalidad,
lo que implica tanto la tutela de la primacía del derecho Federal sobre el derecho local como
el aseguramiento de los derechos y garantías previstos en la ley fundamental.
El sistema utilizado en nuestro país para la designación de los jueces es netamente político,
ya que los jueces son designados por el presidente de la nación con acuerdo del senado
por las dos terceras partes de sus miembros presentes en sesión pública. Los demás jueces
federales son nombrados en base a una propuesta vinculante interna del Consejo de la
magistratura con acuerdo del senado en sesión pública en la que se tendrá en cuenta la
idoneidad de los candidatos.

El consejo de la magistratura es una institución que la doctrina constitucional vincula al


proceso de selección y designación de magistrados judiciales mediante la realización de
concursos públicos. También se le agregan otras funciones como la participación de este
órgano en el control disciplinario del poder judicial, la remoción de los jueces, la concesión
de indultos y hasta el gobierno del poder judicial.
Está compuesto por cuatro estamentos: representantes de los órganos políticos a nivel
nacional, miembros del poder judicial, abogados de la matrícula Federal y representantes
del ámbito científico y académico. El consejo de la magistratura tiene una doble función, la
de selección de magistrados y administración del poder judicial (ejecuta el presupuesto,
administra los recursos, ejerce facultades disciplinarias, dicta su reglamento y decide el
procedimiento de remoción).

El art. 110 de la Constitución Nacional establece el principio de inamovilidad que aparece


vinculado a las garantías que aseguran la independencia del poder judicial. “Los jueces de
la Corte Suprema y de los tribunales inferiores de la nación conservarán sus empleos
mientras dure su buena conducta”. El nuevo nombramiento que necesitarán estos
magistrados, una vez cumplidos los 75 años de edad, no requería la intervención del
Consejo de la magistratura y provendrá de una nueva propuesta del poder ejecutivo y el
posterior acuerdo del senado. La inamovilidad aparece ahora limitada por razones de edad
y también has viene en nuestra Constitución la periodicidad para ciertos nombramientos
judiciales. La inamovilidad comprende, además del grado, la instancia, el tribunal y la sede.
Yo imposibilita que un juez pueda ser trasladado de un tribunal a otro sino media el
consentimiento del propio magistrado.
Dentro de este artículo también se habla de la remuneración de los jueces. Dice que: “
recibirán por sus servicios una compensación que determinará la ley, y que no podrá ser
disminuida en manera alguna, mientras permaneciesen en sus funciones”. Se sostiene que
la remuneración que perciben los jueces no puede ser objeto de retenciones por impuestos
aportes asistenciales y hasta previsionales sin que medie acuerdo previo del magistrado.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación es el vértice de uno de los poderes del Estado.
Tiene el ejercicio del control de constitucionalidad, por medio de él interpreta las normas
constitucionales. También tiene facultades de control con relación a otros poderes del
Estado. Desde la perspectiva estrictamente judicial la Corte, como cabeza del poder judicial,
desempeña un papel rector. En el ejercicio de sus atribuciones constitucionales sus
decisiones son tenidos en cuenta por los tribunales inferiores.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación es el único tribunal judicial cuya creación deriva
directamente de la Constitución nacional. Los demás tribunales son creados por ley del
Congreso Nacional. La ley 26183 sancionada en 2006, volvió a fijar en 5 el número de
miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación estableciendo un período de
transición que permite su reducción en forma paulatina. Las condiciones para
desempeñarse como miembro de la corte están establecidas en el art. 111: “ ninguno podrá
ser miembro de la Corte Suprema de Justicia, sin ser abogado de la nación con 8 años de
ejercicio, y tener las calidades requeridas para ser senador”. Con referencia a los 8 años de
ejercicio, basta la mera antigüedad desde la expedición del título.
La Constitución Nacional ha previsto que la Corte Suprema de Justicia tenga un presidente.
El artículo 59 determina que en caso de juicio político, “cuando el acusado sea el presidente
de la nación, el senado será presidido por el presidente de la Corte Suprema”. El art. 112
establece: “ en la primera instalación de la Corte Suprema, los individuos nombrados
prestarán juramento en manos del presidente de la nación, de desempeñar sus
obligaciones, administrando justicia bien y legalmente, y en conformidad a lo que prescribe
la constitución. En lo sucesivo lo prestarán ante el presidente de la misma corte”. En la
actualidad continúa vigente el régimen de designación de autoridades por parte de la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, el Cuál es el que mejor compatibiliza con el principio de
independencia del poder judicial. La duración del mandato del presidente de la Corte
Suprema ha sido prevista en 3 años.

UNIDAD 18-EL DERECHO ADMINISTRATIVO

Es la rama del derecho político que estudia el ejercicio de la función administrativa y la


protección judicial existente contra ésta. Hay varios conceptos del derecho administrativo:
● Desde un punto de vista objetivo: es una disciplina que tienen como objeto de
estudio la organización y el funcionamiento de la Administración pública. La
organización hace A cómo se estructura la administración pública de un país. Dicha
organización puede ser centrada, descentralizada y desconcentrada. En la
centralizada las decisiones siempre son responsabilidad de un único órgano, aunque
este órgano delegue la decisión otro órgano inferior. En la desconcentrada hay un
solo órgano, pero ese único órgano está dividido en sub órganos que también tienen
la posibilidad de adoptar decisiones administrativas, ya no por delegación, sino por
sí mismos. En la descentralizada las decisiones administrativas son adoptadas por
distintos órganos, cada uno dentro de sus atribuciones y deberes. El derecho
administrativo, también estudia el funcionamiento y los procedimientos o etapas, que
debe atravesar la administración Pública para la emisión del acto o del hecho que la
misma produzca. Ésta, es el órgano que tiene como objetivo gestionar, y en este
caso gestiona los intereses públicos.
● Desde un punto de vista formal: Es la disciplina que estudia las relaciones jurídicas
que se establecen entre la administración pública y los administrados como
consecuencia de la actividad administrativa. Dicha relación, debe tener al bienestar
general. Su función debe ir a satisfacer necesidades individuales o colectivas, según
sea el caso.

Caracteres:
● Derecho público, porque por un lado una de las partes de él es la administración
pública y por otra parte porque se ha generado en defensa de los intereses
colectivos.
● Régimen exorbitante, en el sentido en que quien se vincule con la administración
pública se ve “obligado” a tener que aceptar las condiciones que ésta fija.
● Derecho estatutario, porque la relación jurídica entre el administrador y el
administrador debe tener una normativa. Las pautas están determinadas por la
administración pública. Quién quiere entrar en la administración, o acepta lo que fijan
los estatutos o no entra.

Fuentes del derecho administrativo: prevalecen las leyes formales y las leyes en sentido
material, como los reglamentos que tienen importancia y una extensión que no resulta igual
en ninguna otra rama del derecho. Con respecto a los conceptos de fuentes estan: lugar
donde emana o brota la norma jurídica, manifestación o exteriorización de una regla
jurídica, son hechos o actos de los que surgen principios y normas de derecho
administrativo que modifican la esfera jurídica de la administración y de los particulares.
Reglamentos: son normas jurídicas emanadas de los poderes públicos del Estado. Es una
declaración de voluntad, que se emite en el ejercicio de la voluntad administrativa que
produce efectos jurídicos, generales y directos.
● Autónomos: para algunos autores tales reglamentos son los que dicta el poder
ejecutivo en caso de lagunas en la legislación que dificultan la tarea del estado y
tienen vigencia hasta tanto se dicte la ley; para otros son los que aquel poder dicta
en ejercicio de facultades exclusivas otorgadas por la Constitución y que integran la
zona de reserva de la administración. Implican el ejercicio de facultades propias del
órgano ejecutivo. Son independientes de cualquier normativa que pueda sancionar
al congreso. Hacen a la vida interna de la Administración pública y vinculan
exclusivamente a la administración pública con los agentes de la misma. Los emite
la administración Pública para regular su propia actividad. Se fundamentan en los
arts. 99 inc 1 y 100 inc 7.
● De ejecución: son aquellos que contemplan a la ley y permiten su mejor aplicación.
Están mencionados en el art 99 inc 2 y 100 inc 8. En todos los casos en que se
proceda a dictar el decreto reglamentario será obligación del poder ejecutivo cuidar
de no alterar su espíritu. Los emite el Ejecutivo para aclarar una norma que sancionó
el congreso pero no fue del todo preciso.
● Delegados: el poder legislativo le delega parte de su facultad del ejecutivo para que
esté precisa lo que no puede hacer por sí solo el Congreso. Se fundamentan en los
art 76 y 100 inc 12.
● De necesidad y urgencia: hay una especie de apoderamiento por parte del ejecutivo
de las funciones que le corresponden al legislativo. De acuerdo a nuestra
constitución, estos reglamentos solamente van a poder ser ejercidos por el ejecutivo
cuando exista una imposibilidad por parte del Congreso de poder sesionar. Se
fundamentan en los art 99 inc 3 y 100 inc 13.

UNIDAD 19-LOS HECHOS Y ACTOS ADMINISTRATIVOS

El acto administrativo es una de las principales fuentes del derecho administrativo. Es una
declaración de voluntad, de opinión o de conocimiento, que emite la administración pública
en ejercicio de la actividad administrativa, que produce relaciones jurídicas y efectos
jurídicos directos e individuales.
● Sujeto: es la persona que lo emite, quién genera el acto.
● Objeto: es el contenido del acto. Debe ser posible, preciso, determinado y lícito.
● Causa: motivo por el cual se emite.
● Finalidad: por qué se emite, la razón por la cual se emite.
● Forma: puede ser escrito o verbal. No puede faltar el lugar y fecha, y la firma de
quién lo emite.
● Publicidad: como conoce el administrado que se produjo este acto.
Caracteres:
● Presunción de validez: significa que el acto es válido desde que se emite. Se cree
que se emitió conforme la normativa que lo regula.
● Estabilidad: desde que se lo emite hasta que se extingue empieza a producir
efectos.
● Ejecutoriedad: la administración pública tienen los instrumentos necesarios para que
el acto se cumpla si va contra la voluntad de alguien.
● Revocabilidad: sí a quién va dirigido el acto, entiende que hay un vicio, el individuo le
va a pedir a la administración pública que subsane o reboque pero si la
administración pública no responde al requerimiento del individuo, Pues no va a
quedar otra que concurrir a la vía judicial.

La extinción de los actos administrativos, se refiere a cuando deja de producir sus efectos.
Las causas pueden ser: que se cumpla el objetivo, por imposibilidad de cumplimiento, por
caducidad, que se produce cuando el acto administrativo comprende una carga que le doy a
quién beneficio; y por revocación o anulación del acto en sede judicial.

UNIDAD 20-EL EMPLEO PÚBLICO

El empleo público es una relación jurídica que se establece entre la administración pública y
una persona humana en virtud de la cual la administración pública le encarga al agente una
determinada tarea, percibiendo este, en general, por dicha tarea, una remuneración.
Originariamente, el vínculo que une a la administración pública con el agente de aquella, era
un vínculo contractual. Sin embargo, la administración pública tiene un régimen exorbitante
o estatutario, Entonces se comenzó a criticar la idea de que era un contrato, Ya que en un
contrato cada parte fija lo que quiere. Se crea una figura, llamada contrato de adhesión qué
prestaba su acuerdo a las condiciones fijadas por la administración pública. Entonces la
naturaleza que los une, es un acto bilateral, donde la administración pública fija las
condiciones, pero va a generar derechos y deberes a ambas partes.
Normas constitucionales:
● Estabilidad del empleado público: a los agentes de la Administración pública se les
garantiza la permanencia hasta que se jubilan, salvo, que exista una justa causa.
Aparece el artículo 14 bis para evitar que los agentes sean cesanteados y poder
garantizar su estabilidad. Entonces, para evitar perder el cargo por tener ideas
distintas, se establece dicho artículo. Esta no es absoluta y se puede perder por las
siguientes razones: despido por justa causa, si el cargo desaparece o por
racionalización administrativa. Ahí empleados públicos que al inicio de sus
actividades ya saben que no tienen estabilidad por las características de sus cargos,
como los contratados (estabilidad durante la vigencia de su contrato), los suplentes y
los interinos (están momentáneamente ocupando un cargo).
● Principio de idoneidad: el artículo 16 establece que, para poder ser parte de la
Administración pública, el requisito fundamental es la idoneidad. Esta tiene que ver
con la habilidad, capacidad de realizar una determinada actividad. El futuro agente
debe tener la aptitud psicofísica, que le permita realizar la tarea que va a cumplir, la
edad del funcionario, la nacionalidad y los principios éticos para poder formar parte.

El ingreso a la función pública puede ser legal o ilegal. Cuando es ilegal, el agente que
ingresa lo hace incumpliendo una o varias normativas. También se puede ingresar a la
administración pública con apariencia de legalidad y no es así. Lo contrario es cuando el
funcionario entre legalmente a la función Pública, para lo cual hay distintas formas de
hacerlo: mediante elección popular, a través de una elección por parte de quién está
habitado para hacerlo (de forma directa, dónde hay un órgano superior que tiene la facultad
de elegir funcionarios de menor jerarquía que él; y por elección por concurso público) y a
través de un contrato.
El personal contratado no tiene estabilidad pero tiene derecho a percibir los salarios caídos
si es separado del cargo antes del plazo, sin que medie culpa suya. No existe renovación
automática del contrato a su vencimiento, salvo previsión expresa según corresponde. Los
empleos honorarios importan una dignidad o categoría ética, efectuada por el estado, sin
implicar una vinculación de servicio. Dichas personas no tienen funciones específicas que
cumplir y por lo tanto, no son sujetos de derechos ni de obligación alguna. Los agentes ad
honorem gozan de las facultades y tienen a su cargo las responsabilidades inherentes a la
función pública que cumplen. Tales designaciones deben ser adecuadamente ponderadas,
puesto que la falta de retribución puede acarrear un cumplimiento ineficiente de las tareas.
Los funcionarios públicos tienen derechos y deberes. Tales derechos pueden tener sus
fuentes en la Constitución nacional, ley o reglamento. Según su origen tendrán diferente
estabilidad. Se dividen en deberes generales y especiales. Los generales son los que
obligan al funcionario como tal, sin tomar en cuenta su función específica. Los especiales
son aquellos que están en la razón del cargo que se ha encomendado. El personal tiene
derecho a: estabilidad, retribución por sus servicios, igualdad de oportunidades en la
carrera, licencias, justificaciones y franquicias, compensaciones, indemnizaciones y
subsidios, asistencia social para sí y su familia, interposición de recursos, jubilación o retiro
y renuncia.
Se puede sancionar a los empleados públicos. Principalmente, se realiza un llamado de
atención para informarle al empleado que está haciendo mal las cosas. Si este
incumplimiento de funciones se reitera hay sanciones que se pueden aplicar. Si el mal
comportamiento no es muy grave, se lo puede suspender. Por otro lado, si el empleado
acumula una serie de antecedentes negativos, se le puede impedir ascender o bajarlo de
categoría. Si el empleado ha tenido una conducta leve pero reiterada, o una sola conducta
muy grave, puede ser cesanteado. Y la más grave, puede ser exonerado, es decir que
queda imposibilitado a ingresar en la administración pública, y por lo tanto, va a tener que
dedicarse a la actividad privada.

UNIDAD 21-LOS CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

Habrá contrato cuando dos o más personas se pongan de acuerdo sobre una declaración
de voluntad común destinada a reglar sus derechos, y en su caso, sus deberes. Regula
relaciones previstas por la ley. Para que ese contrato se administrativo, al menos una de las
partes del mismo debe ser la administración pública.
● Es personal: la parte que contrata con la administración pública no puede transferir
el contrato que él firmó a un tercero.
● Es revocable: la administración pública tiene la facultad de dejar sin efecto el
contrato que firmó (por un interés público).
● Efectos en relación a terceros: se da cuando se trata, por ejemplo, de un contrato de
concesión de Obras Públicas. Dicho contrato puede impactar en los usuarios que
hacen uso de la luz, gas, transporte, en el sentido de la tarifa a pagar.
Además características del acto administrativo.

Procedimientos de selección del contratante:


● Contratación directa: la administración pública contrata con una cierta libertad,
puede usarse sólo en algunos casos.
● Remate público: cuando la administración pública está interesada en vender ciertos
objetos para recuperar parte de lo que invirtió en los nuevos objetos, vende por
remate público los viejos. Los objetos que salen a la venta pueden ser con base, en
donde se fija un precio mínimo; o sin base, en donde se fija un precio simbólico. No
es necesario que el oferente esté presente, ya que puede ofrecer a través de un
sobre cerrado.
● Licitación privada: la administración pública demanda algo pero no se le ofrece su
realización de ese algo a toda la sociedad, para la licitación convoca a las personas
que la administración pública quiere contratar.
● Licitación pública: la administración pública hace un llamado general a todo aquel
que se quiera presentar a esta licitación. No se llama un número determinado. Esta
es la forma de selección del contratante más preferida por la ley porque se hace un
llamado general y entonces la administración va a tener varias ofertas.
La ley establece excepciones:
- Valores a pagar: reparaciones cuyo gasto se cubre con la caja chica.
- Urgencia: tiempo por algún tipo de emergencia, situación extraordinaria.
- Marca determinada: marca o producto preferido.
- Ampliación: se contrata directamente a la empresa ya contratada directamente.
- Seguridad.
1) El anuncio de licitación. Publicación: debe ser anunciado, debe tener publicidad previa,
para que se presenten cuantos oferentes quieran.
2) Libre acceso a la licitación y excepciones: el principio de la libre concurrencia sufre
distintas restricciones, por ejemplo que los oferentes reúnan determinadas condiciones
establecidas en el pliego. Entre otras restricciones tenemos: capacidad jurídica,
honorabilidad profesional, garantías de capacidad técnica y a veces condición de
nacionalidad.
3) Presentación de las propuestas: existe un plazo fijado por la administración para
presentar las propuestas. La propuesta es una oferta de contrato, indica el precio que ofrece
para el caso en el que fuera adjudicado el contrato, ya que las demás condiciones están en
el pliego, a veces expresan algunos pormenores.
4) Apertura de sobres: vencido el plazo para la entrega de propuestas, se fija un día
determinado para abrir los sobres. Las propuestas deben ser secretas y se presentan por
escrito en sobre cerrado, esto se hace para evitar confabulaciones y engaños contra la
administración y así favorecer el interés colectivo; pero a la vez protege a los particulares
oferentes ya que no permite que la autoridad competente manipule la información a favor de
uno u otro oferente. Para participar en el procedimiento de selección las disposiciones
vigentes establecen la constitución de una garantía o depósito a disposición de la
Administración. Presentada una propuesta no puede ser retirada, si se quiere puede ser
plausible de una sanción.
5) La adjudicación: la administración tendrá la facultad de apreciación discrecional en
cuanto a la mejor oferta, pero dicha apreciación debe ser conforme con las condiciones
preestablecidas en el pliego. La declaración de la propuesta más como aceptada, implica la
adjudicación o preadjudicación según el régimen aplicable. Una vez adjudicadas hay que
perfeccionar el contrato. Si todas las ofertas se estimaron inconvenientes, la Administración
puede rechazarlas y hacer un nuevo llamado a licitación.

Contratos administrativos en particular:


● Contrato de obra pública: es aquel por medio del cual una persona, en general una
empresa, se encarga con relación al Estado, de construir, demoler o conservar una
obra pública en las condiciones que fuesen establecidas y mediante un precio que
debe abonar el dueño de la obra. El inspector de obra es un funcionario de la
entidad, cuya función es controlar permanentemente la correcta ejecución de la obra
y el cumplimiento del contrato.
● Contrato de concesión de obra pública: la concesión de obra es un modo de
ejecución de la misma, que consiste en que la administración contrata a una
empresa a la cual el estado no le paga, sino que le permite la explotación de la obra
durante un término. La administración, por razones de interés público, puede poner
fin al contrato antes del vencimiento del plazo, a esto se le llama rescate. Se
indemnizará al concesionario.
● Contrato de concesión de servicios públicos: es un contrato mediante el cual el
estado le da a la Facultad a una empresa o persona para la gestación y prestación
de un servicio público transmitiéndole ciertos poderes jurídicos y efectuándose la
explotación Bajo su vigilancia. El concesionario actúa por su propia cuenta y riesgo.
El trabajo se financia con el precio o tarifa pagado por los usuarios o con
subvenciones otorgadas por el estado.
● Contrato de suministro: es un contrato que se realiza entre el estado y un particular,
y tiene por objeto la provisión de cosas muebles por cuenta y riesgo del particular,
mediante una remuneración que paga el estado. Las empresas que participan en
estos contratos deberán estar inscriptas en el registro de proveedores del estado.