Вы находитесь на странице: 1из 10

Artículo 469.- Maquinarias y vehículos.

-
Para recoger elementos materiales y evidencia física que se encuentren en objetos
de gran tamaño, como naves, aeronaves, automotores, maquinarias,
contenedores, grúas y otros similares, los peritos deben practicar el peritaje en el
plazo señalado por la o el fiscal; luego de lo cual la o el fiscal ordenará la entrega
a los dueños o legítimos poseedores, salvo aquellos susceptibles de comiso o
destrucción. Los elementos de convicción o evidencia física obtenidos serán
embalados y quedarán bajo custodia del organismo respectivo.
Análisis
El Art. 469 del Código Orgánico Integral Penal expresa que para recoger
elementos materiales y evidencia física que se encuentren en objetos de gran
tamaño, como naves, aeronaves, automotores, maquinarias, contenedores, grúas
y otros similares, los peritos deben practicar el peritaje en el plazo señalado por
la o el fiscal; luego de lo cual la o el fiscal ordenará la entrega a los dueños o
legítimos poseedores, salvo aquellos susceptibles de comiso o destrucción.
En el proceso, las acciones, actuaciones deben ser autorizadas por el juez penal,
pero en la entrega de maquinarias y vehículos, se ha establecido la potestad de
ordenarla por parte del fiscal, acción que va en contra del debido proceso, y por
ende del sistema oral de contradicción de pruebas.
El fiscal no tiene potestad de ordenar en un proceso, su función es de acusar, y
todos las actuaciones que lleve a cabo serán autorizados por el juez de garantías
penales y con ello se garanticen los principios del sistema procesal de
simplificación, uniformidad, eficacia, haciendo efectivas las garantías del debido
proceso, y no se sacrificará la justicia por la sola omisión de formalidades.
Luiggi Ferrajoli, manifiesta que “La misma admisión en principio de la prisión
ante iudicium, sea cual fue el fin que se le asocie, choca de raíz con el principio de
jurisdiccionalidad, que no consiste en no poder ser detenidos únicamente por
orden de un juez, sino en poder serlo sobre la base de un juicio.
No existe, en efecto, ninguna resolución judicial y tal vez ningún acto de poder
público que suscite tanto miedo e inseguridad y socave tanto la confianza en el
derecho como el encarcelamiento de un ciudadano sin proceso”
Nuestro sistema procesal penal es acusatorio, y por tal hecho y siendo una
atribución del fiscal, es la función que en representación del Estado acusada a una
persona, con evidencias y elementos de convicción, del cometimiento de un
delito, teniendo como papel importante la de investigación y acusación, hechos
que deben de realizarse en función a la autorización del juez de cualquier
diligencia judicial, con el fin de que constituyan en hecho legales para ser
fundamentado en el proceso, cualquier diligencia no debe de dejarse de lado de
la decisión del juez, caso contrario carecería de nulidad procesal, conllevando a
efectos jurídicos, que irían en contra de la celeridad y economía procesal hasta
que se resuelvan los errores que dieron lugar la actividad judicial.
Si el fiscal fundamenta su instrucción fiscal, que debe ser detenido y declararse la
prisión preventiva, en casos excepcionales no es todos los casos, como sucede en
nuestro medio, no así de última ratio, o de última aplicación, esto va en contra de
la culpabilidad de las personas, por ello Urs Kimdhäuser señala: “También un
sistema jurídico justo requiere de sanciones para salvaguardar su propia
estabilidad. Puesto que lo específico de la pena criminal se halla en un reproche
ético-jurídico, esta forma de sanción ha de ser ético-jurídicamente legítima, esto
es, justa tanto como institución cuanto como consecuencia jurídica concreta. Más
la pena sólo puede ser justa si ella sirve a la retribución de culpabilidad por un
comportamiento que expresa una falta grave de humanidad
La legitimidad de la actuación del fiscal en la investigación debe sujetarse a las
normas del debido proceso, como son que las diligencias sean solicitadas y
aprobadas por el juez penal de la causa, legitimidad que busca es la protección de
las garantías del debido proceso, que llegue a un fin que el fiscal tenga elementos
de convicción para determinar y fundamentar la responsabilidad del procesado,
y por ende tenga validez jurídica de las actuación de la actividad fiscal.
Si un fiscal tiene la facultad de tomar las decisiones en el proceso, como es el caso
de las actuaciones y técnicas especiales de investigación que el fiscal luego de
realizar el peritaje de vehículos y maquinaria, puede ordenar la devolución de
dichos elementos, en este momento se está facultando una potestad que no le
corresponde como autoridad, que en este caso debe tener la autorización del juez,
porque en la investigación se necesita que las diligencias sean sujetas a la
vigilancia del debido proceso, y que las actuaciones del fiscal sean de
investigación y acusación y no de toma de decisiones que son de orden judicial.
Hernando Devis Echandía, manifiesta como principio del derecho procesal “El
principio de que las sentencias no crean, sino declaran derechos. Los derechos
subjetivos se originan en el derecho positivo y principalmente en la ley, su fuente
formal más común, en el mundo moderno. Los procedimientos sirven para
obtener su tutela, su ejecución, su garantía para permitir, en ocasiones, su
ejercicio, pero no para crearlos. De ahí que Ugo Rocco considere que una de las
características del derecho procesal es la de ser un derecho medio.”
El derecho procesal penal es un medio para llevar a cabo el proceso por un delito
de acción penal pública, que el fiscal y el juez deben garantizar el debido proceso
del sistema acusatorio. Si el fiscal lleva a cabo las investigaciones, los
procedimientos deben sujetarse a lo determinado en la Constitución y la ley, caso
contrario el proceso conlleva a la nulidad de todo lo actuado, pues como se indica
anteriormente, los procedimientos sirven para obtener su tutela, su ejecución, su
garantía para permitir que el ejercicio se lleve a cabo en respeto a los derechos
constitucionales y legales de los procesados, como de las partes afectadas, ya sean
víctima u ofendidos en los delitos que se investigan
Artículo 470.- Comunicaciones personales.-
No podrán grabar o registrar por cualquier medio las comunicaciones personales
de terceros sin que ellos hayan conocido y autorizado dicha grabación o registro,
salvo los casos expresamente señalados en la ley.
La información obtenida ilegalmente carece de todo valor jurídico. Los riesgos,
daños y perjuicios que genere para las personas involucradas, serán imputables a
quien forzó la revelación de la información, quedando obligada a efectuar la
reparación integral de los daños.
Artículo 471.- Registros relacionados a un hecho constitutivo de infracción.-
No requieren autorización judicial las grabaciones de audio, imágenes de video o
fotografía relacionadas a un hecho constitutivo de infracción, registradas de
modo espontáneo al momento mismo de su ejecución, por los medios de
comunicación social, por cámaras de vigilancia o seguridad, por cualquier medio
tecnológico, por particulares en lugares públicos y de libre circulación o en los
casos en que se divulguen grabaciones de audio o video obtenidas por uno de los
intervinientes, en cuyo caso se requerirá la preservación de la integralidad del
registro de datos para que la grabación tenga valor probatorio.
En estos casos, las grabaciones se pondrán inmediatamente a órdenes de la o el
fiscal en soporte original y servirán para incorporar a la investigación e
introducirlas al proceso y de ser necesario, la o el fiscal dispondrá la transcripción
de la parte pertinente o su reproducción en la audiencia de juicio.
Artículo 472.- Información de circulación restringida.-
No podrá circular libremente la siguiente información:
1. Aquella que esté protegida expresamente con una cláusula de reserva
previamente establecida en la ley.
2. La información acerca de datos de carácter personal y la que provenga de las
comunicaciones personales cuya difusión no haya sido autorizada expresamente
por su titular, por la ley o por la o el juzgador.
3. La información producida por la o el fiscal en el marco de una investigación
previa y aquella originada en la orden judicial relacionada con las técnicas
especiales de investigación.
4. La información acerca de niñas, niños y adolescentes que viole sus derechos
según lo establecido en el Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia y la
Constitución.
5. La información calificada por los organismos que conforman el Sistema
nacional de inteligencia.
Artículo 473.- Alteración, disposición o destrucción de bienes o sustancias.- Si
para practicar la pericia es necesario alterar o destruir el bien o sustancia que ha
de reconocerse, la o el fiscal dispondrá que, de ser posible, se reserve una parte
para que se conserve bajo su custodia.
Tratándose de hidrocarburos y sus derivados, la o el fiscal luego del
reconocimiento respectivo, solicitará al juzgador, ordene la entrega de dichas
sustancias a la entidad estatal encargada de la explotación de hidrocarburos,
guardándose muestras que permanecerán en cadena de custodia.
Tratándose de explosivos u otras sustancias peligrosas, luego del reconocimiento
se procederá a su destrucción o entrega a entidades que puedan reutilizarlos.
Artículo 474.- Análisis y destrucción de sustancias catalogadas sujetas a
fiscalización.-
Las sustancias catalogadas sujetas a fiscalización aprehendidas se someterán al
análisis químico, para cuyo efecto se tomarán muestras, que la Policía Nacional
entregará a los peritos designados por la o el fiscal, quienes presentarán su
informe en el plazo determinado. En el informe se deberán determinar el peso
bruto y neto de las sustancias. Las muestras testigo se quedarán bajo cadena de
custodia hasta que sean presentadas en juicio.
En las actuaciones periciales y de destrucción, se seguirán las siguientes reglas:
1. Cuando las sustancias catalogadas sujetas a fiscalización se encuentren
impregnadas, diluidas o contenidas en bienes u objetos, los peritos determinarán
la cantidad de estas sustancias de ser posible, mediante el análisis cualitativo y
cuantitativo.
2. Realizado el análisis químico y la determinación del peso, se entregarán las
sustancias en depósito al organismo competente en materia de sustancias
catalogadas sujetas a fiscalización, con su respectivo informe, guardando la
cadena de custodia.
3. Dentro de los quince días siguientes al inicio de la instrucción, la o el juzgador
dispondrá que se proceda a la destrucción de las sustancias catalogadas sujetas a
fiscalización aprehendidas y que se encuentran en depósito, salvo que, se trate de
insumos, precursores químicos u otros productos químicos específicos, en cuyo
caso el organismo competente en materia de sustancias catalogadas sujetas a
fiscalización, podrá disponer, dentro de los sesenta días siguientes a la recepción,
su utilización o donación a una entidad del sector público, su enajenación para
fines lícitos o su destrucción. La donación o enajenación se realizará en la forma
que determine este organismo y a favor de las personas naturales o jurídicas,
previamente calificadas.
4. Para la destrucción se verificará la integridad de la envoltura o el bien que la
contenga y la identidad de las sustancias, se comprobará el peso bruto y el peso
neto, verificando si corresponde al que consta en el informe de investigación. En
esta diligencia intervendrán la o el juzgador, el funcionario judicial respectivo y
el depositario.
5. Cuando en la investigación se hayan aprehendido sustancias catalogadas
sujetas a fiscalización y no se pueda establecer la responsabilidad de persona
alguna en la comisión de los delitos por producción o tráfico ilícitos de estas
sustancias, realizado el análisis químico, determinado el peso bruto y neto, previa
orden judicial, el personal del Sistema especializado integral de investigación, de
medicina legal y ciencias forenses, deberá remitir dichas sustancias para depósito
al organismo competente en materia de sustancias catalogadas sujetas a
fiscalización
6. El juzgador deberá ordenar la destrucción de aquellas sustancias, dentro de los
quince días de haber iniciado la investigación, cumpliendo las formalidades
establecidas en este Código y, en cuanto a los demás bienes, estos se entregarán
en depósito al organismo competente en materia de sustancias catalogadas
sujetas a fiscalización en el caso de ser incautados.
SECCIÓN PRIMERA
Actuaciones especiales de investigación
Artículo 475.- Retención de correspondencia.-
La retención, apertura y examen de la correspondencia y otros documentos se
regirá por las siguientes disposiciones:
1. La correspondencia física, electrónica o cualquier otro tipo o forma de
comunicación, es inviolable, salvo los casos expresamente autorizados en la
Constitución y en este Código.
2. La o el juzgador podrá autorizar a la o al fiscal, previa solicitud motivada, el
retener, abrir y examinar la correspondencia, cuando haya suficiente evidencia
para presumir que la misma tiene alguna información útil para la investigación.
3. Para proceder a la apertura y examen de la correspondencia y otros
documentos que puedan tener relación con los hechos y circunstancias de la
infracción y sus participantes, se notificará previamente al interesado y con su
concurrencia o no, se leerá la correspondencia o el documento en forma
reservada, informando del particular a la víctima y al procesado o su defensor
público o privado.
A falta de los sujetos procesales la diligencia se hará ante dos testigos. Todos los
intervinientes jurarán guardar reserva.
4. Si la correspondencia u otros documentos están relacionados con la infracción
que se investiga, se los agregará al expediente fiscal después de rubricados; caso
contrario, se los devolverá al lugar de donde son tomados o al interesado.
5. Si se trata de escritura en clave o en otro idioma, inmediatamente se ordenará
el desciframiento por peritos en criptografía o su traducción.
Artículo 476.- Interceptación de las comunicaciones o datos informáticos.-
La o el juzgador ordenará la interceptación de las comunicaciones o datos
informáticos previa solicitud fundamentada de la o el fiscal cuando existan
indicios que resulten relevantes a los fines de la investigación, de conformidad
con las siguientes reglas:
1. La o el juzgador determinará la comunicación interceptada y el tiempo de
intercepción, que no podrá ser mayor a un plazo de noventa días. Transcurrido el
tiempo autorizado se podrá solicitar motivadamente por una sola vez una
prórroga hasta por un plazo de noventa días. Cuando sean investigaciones de
delincuencia organizada y sus delitos relacionados, la interceptación podrá
realizarse hasta por un plazo de seis meses. Transcurrido el tiempo autorizado se
podrá solicitar motivadamente por una sola vez una prórroga hasta por un plazo
de seis meses.
2. La información relacionada con la infracción que se obtenga de las
comunicaciones que se intercepten durante la investigación serán utilizadas en el
proceso para el cual se las autoriza y con la obligación de guardar secreto de los
asuntos ajenos al hecho que motive su examen.
3. Cuando, en el transcurso de una interceptación se conozca del cometimiento
de otra infracción, se comunicará inmediatamente a la o al fiscal para el inicio de
la investigación correspondiente. En el caso de delitos flagrantes, se procederá
conforme con lo establecido en este Código.
4. Previa autorización de la o el juzgador, la o el fiscal, realizará la interceptación
y registro de los datos informáticos en transmisión a través de los servicios de
telecomunicaciones como: telefonía fija, satelital, móvil e inalámbrica, con sus
servicios de llamadas de voz, mensajes SMS, mensajes MMS, transmisión de
datos y voz sobre IP, correo electrónico, redes sociales, videoconferencias,
multimedia, entre otros, cuando la o el fiscal lo considere indispensable para
comprobar la existencia de una infracción o la responsabilidad de los partícipes.
5. Está prohibida la interceptación de cualquier comunicación protegida por el
derecho a preservar el secreto profesional y religioso. Las actuaciones procesales
que violenten esta garantía carecen de eficacia probatoria, sin perjuicio de las
respectivas sanciones.
6. Al proceso solo se introducirá de manera textual la transcripción de aquellas
conversaciones o parte de ellas que se estimen útiles o relevantes para los fines
de la investigación. No obstante, la persona procesada podrá solicitar la audición
de todas sus grabaciones, cuando lo considere apropiado para su defensa.
7. El personal de las prestadoras de servicios de telecomunicaciones, así como las
personas encargadas de interceptar, grabar y transcribir las comunicaciones o
datos informáticos tendrán la obligación de guardar reserva sobre su contenido,
salvo cuando se las llame a declarar en juicio.
8. El medio de almacenamiento de la información obtenida durante la
interceptación deberá ser conservado por la o el fiscal en un centro de acopio
especializado para el efecto, hasta que sea presentado en juicio.
9. Quedan prohibidas la interceptación, grabación y transcripción de
comunicaciones que vulneren los derechos de los niños, niñas y adolescentes,
especialmente en aquellos casos que generen la revictimización en infracciones
de violencia contra la mujer o miembros del núcleo familiar, sexual, física,
sicológica y otros.

LAS TECNICAS ESPECIALES DE INVESTIGACION:


El debate académico reconoce que la actividad delictiva, cada vez más compleja,
en particular la de naturaleza transfronteriza, sólo puede combatirse eficazmente
mediante el uso de técnicas investigativas modernas igualmente complejas, que
deben estar sujetas a controles adecuados y deberían gozar de amplia
disponibilidad tanto a nivel nacional como internacional; pues, si el delito no
respeta las fronteras de los países, se requiere una legislación que amplíe sus
alcances y modernice sus herramientas jurídicas para combatir estas
infracciones.

Definición de las Técnicas Especiales de Investigación Son actividades de las


autoridades desarrolladas desde la clandestinidad para someter en diversas
formas el crimen y que comportan un riesgo de la seguridad no solo del individuo
que participa en tal actividad, sino de la sociedad en cuento a la libertad de
ambulatoria y la privacidad. (Montoya, 1998, pág. 352).

Estas técnicas han tomado el nombre de operaciones encubiertas, las cuales a


través de un agente policial, ayudan con las investigaciones en los núcleos de
varios organismos delictivos para poder desarticularlas

2.2.2.1 Tipos de Técnicas Especiales de Investigación

2.2.2.1.1 Fuente o informante Esta persona no forma parte de la policía, sus datos
son reservados; el informante o infiltrado es miembro de la organización delictiva
que suministra información ya sea por, descontento con las personas que
integran el grupo delictivo, por venganza de sus enemigos, por cierta cantidad de
dinero, por baja de penas etc. Son personas que están introducidas a las
actividades delictivas, y pueden aportar información de manera casual o
constante.

Los informantes pueden ser autorizados para tomar parte en operativos


encubiertos de la policía tendientes a infiltrarlo en una organización delictiva
como en simulacro de compra o venta de drogas, armas etc. Requiriendo
protección y ayuda para luego reubicarse en otro lugar y obtener la información,
llevar a cabo delitos colaterales, dobles tratos y dificultad de control de sus
actividades. (Ramirez, 2009, pág. 17).
2.2.2.1.2 Entrega Vigilada La entrega vigilada tiene su origen en la Convención de
Naciones Unidas sobre el tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias
Sicotrópicas, la que permite la circulación de droga pero con vigilancia estas sean
remesas que contenga este alcaloide, pero como se mencionó anteriormente esta
circulación es de conocimiento de la Policía a fin de lograr identificar y capturar
a personas involucradas con esta red delictiva. Las entregas vigiladas pueden
darse dentro de las operaciones encubiertas como una modalidad o fuera de ellas.

Es una técnica de investigación que permite que una mercancía o remesa ilícita
pueda llegar a su lugar de destino sin ser interceptada, con la finalidad de
determinar sus principales partícipes, constituyendo una excepción al principio
según el cual, ante situaciones de flagrancia, los funcionarios de policía deben
intervenir inmediatamente de forma represiva. (Arcinegas, 2007, pág. 325) Con
esto se puede descubrir mercancías, sustancias pero dejándolas que circular de
un lugar a otro sin interferencia pero siempre se mantendrá vigilada por agentes
policiales.

2.2.2.1.3 Operaciones Encubiertas Es aquella acción de investigación que lleva la


autoridad ministerial con la finalidad de hacer creer a los delincuentes que se está
actuando a la par con ellos, puede estar vinculadas con diferentes estados,
escenarios tendencias horizontes y perspectivas tanto sociales como políticas de
tal manera una investigación de este tipo. (Bruccet, 2009, pág. 392).

Estas técnicas son especiales de investigación para delitos catalogados como


organizados, los cuales causan gran conmoción social, cultural, y con estas
técnicas que busca conocer más sobre la estructura y el modus operandi de ciertos
grupos delictivos.

En el Código Orgánico Integral Penal se establecen las TECNICAS ESPECIALES


DE INVESTIGACION, que se usan como una herramienta necesaria para
indagar delitos graves; por lo tanto, cabría afirmar doctrinariamente que la nueva
legislación penal integral ecuatoriana divide a las técnicas de investigación en
generales y especiales, las primeras son las TECNICAS GENERALES DE
INVESTIGACION que ya estamos acostumbrados a realizar al investigar
delincuencia ordinaria, como son: las versiones, reconocimientos de lugar,
experticias de evidencias, psicológicas, médicas, sociológicas, reconstrucción,
interceptaciones, etc., a las que se suma con el C.O.I.P., el reconocimiento en
territorio digital a propósito de la delincuencia informática o que utiliza tales
medios para delinquir y otras. Las segundas, es decir, las TECNICAS
ESPECIALES DE INVESTIGACION (T.E.I.), se utilizan en los casos de
delincuencia organizada que son delitos más complejos de descubrir, probar y
sancionar.

Huelga aclarar, que el Ecuador no tiene una ley específica que se refiera a la
delincuencia organizada y al procedimiento que se debe observar en estos casos,
a diferencia de otros países, como se puede citar el caso de Alemania, que cuenta
con Ley contra el Crimen Organizado (1991), Guatemala, Ley Contra la
Delincuencia Organizada (2006), Venezuela, Ley Contra la Delincuencia
Organizada (2005).

Para citar los avances del C.O.I.P. en torno a este asunto, consta la descripción
del DELITO DE DELINCUENCIA ORGANIZADA (Art.369), DELITO DE
TERRORISMO (Art.366), DELITO DE ASOCIACION ILICITA (Art.370) y LAS
TECNICAS ESPECIALES DE INVESTIGACION (Art. 459 al 497).

Las principales TECNICAS ESPECIALES DE INVESTIGACION (T.E.I.), son:

 Operaciones Encubiertas
 Entregas Vigiladas o Controladas
 Informantes
Pese a su importancia procesal, se debe tener muy en cuenta que las T.E.I.
son especiales, no extraordinarias; ya que se restringen a la investigación de
delitos graves, cuando los medios tradicionales son insuficientes, que difieren de
la labor policial tradicional, como excepción al deber general policial de intervenir
a la brevedad para impedir o frustrar actividades delictivas; y, que permiten
obtener pruebas directas e indiciarias más certeras para comprobar delitos de
“realización compleja” o de “alta profesionalidad delictiva”.
Sin embargo, se debe precisar que las técnicas de investigación especial, no son
una “licencia” desprovista de legalidad y control; ni tampoco, constituyen
autorización a los agentes para cometer o amparar delitos.

La jurisprudencia especialmente española y la doctrina procesal penal, orienta


que la preservación de los principios, derechos y garantías constitucionales se
exige siempre que exista un conflicto con las TEI, estableciendo que el mismo se
resuelva en favor de los primeros, porque ellos constituyen el verdadero
fundamento de nuestro sistema democrático. Es decir, si en un caso para utilizar
estas técnicas especiales de investigación, se deben vulnerar derechos
constitucionales, deben respetarse éstos por encima del interés de la
investigación que no puede sobrepasar el horizonte que la Constitución delimita
con sus principios.

En tal virtud, al surgir el conflicto de intereses en el proceso penal, por un lado,


el público, el interés del Estado y de la sociedad que exige el descubrimiento de la
verdad y la sanción del responsable; y, por otro, el interés privado, la defensa y la
libertad de todo sujeto, se debe respetar al ser humano y sus derechos, a eso se
refiere el reconocimiento del Ecuador como un Estado Constitucional de
Derechos y Justicia (Art.1 Constitución de la República del Ecuador).

Consecuentemente, las TEI constituyen un componente esencial de la práctica


moderna de aplicación de la ley y revisten suma importancia para una labor
policial y de investigación fructífera, siempre que respeten la Constitución y la
Ley.