Вы находитесь на странице: 1из 1

Vemos así que la mejor política económica es limitar la acción de gobierno a crear las

condiciones seguir sus propios objetivos y vivir en paz con sus vecinos. La obligación del
gobierno es, simplemente, proteger la vida y la propiedad y permitir a la gente disfrutar la
libertad y la oportunidad de cooperar y comerciar unos con otros. De esta forma el
gobierno crea el entorno económico que permite que el capitalismo florezca:

El desarrollo del capitalismo consiste en que cada uno tenga el


derecho de servir a su cliente mejor y / o más barato. Y este
método, este principio, en un comparativamente corto período de
tiempo, ha transformado el mundo entero. Ha hecho posible un
crecimiento – sin precedentes – en la población mundial.

Cuando el gobierno asume la autoridad y el poder para hacer más que esto, y abusa de
esa autoridad y de ese poder, como lo ha hecho muchas veces a través de la historia –
notablemente en Alemania bajo Hitler, en la U.R.S.S. bajo Stalin y en la Argentina bajo
Perón - dificulta el sistema capitalista y se convierte en destructor de la libertad humana

El dictador Juan Perón estaba en el exilio cuando Mises visitó la Argentina en 1959; había
sido forzado a salir del país en 1955. Su esposa la popular Eva, había muerto un tiempo
antes, en 1952. Aún cuando Perón estaba fuera del país, tenía muchos partidarios y era
todavía una fuerza para ser tenida en cuenta. Retornó a la Argentina en 1973, fue otra vez
elegido Presidente y, con su nueva esposa Isabelita como Vicepresidente, manejó el país
hasta que murió diez meses más tarde. Su viuda, Isabelita, tomó entonces el poder hasta
que su administración, cargada de corrupción, fue finalmente derrocada en 1976.
Argentina ha tenido una serie de Presidentes desde entonces y ha hecho algún progreso
hacia el mejoramiento de su situación económica. A la vida y a la propiedad se le ha
otorgado mayor respeto, algunas industrias nacionalizadas han sido vendidas a
compradores privados y la inflación ha disminuido.

El presente trabajo es una oportuna introducción a las ideas de Mises. Las mismas, desde
ya, han sido más completamente elaboradas en Human Action y otros trabajos
académicos. Los recién llegados al estudio de estas ideas harían bien, sin embargo, en
comenzar con algunos de sus libros más simples tales como Bureaucracy, o The Anti-
Capitalistic Mentality. Con estos antecedentes, a los lectores les resultará más fácil captar
los principios de libre mercado y las teorías económicas de la escuela Austriaca que Mises
presenta en sus grandes obras

BETTINA BIEN GREAVES


Febrero 1995