Вы находитесь на странице: 1из 5

amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con

toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus


fuerzas. Este es el principal mandamiento.
Marcos 12:30

7
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os
abrirá.
8
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla;
y al que llama, se le abrirá.
Mateo 7:7-8

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.


Mateo 22:39

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se


12

alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.


13
No matarás.

14
No cometerás adulterio.

15
No hurtarás.
16
No hablarás contra tu
prójimo falso testimonio

Éxodo 20

7 No juzguéis, para que no seáis juzgados


Mateo 7

9
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente;
no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará
contigo en dondequiera que vayas.
Josué 1:9

3
Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas
grandes y ocultas que tú no conoces.
Jeremías 33:3

17 Orad sin cesar.


18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad
de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
1 Tesalonicenses 5:17-18

10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento


en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de
los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los
cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que
sobreabunde.
Malaquías 3:10

15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el


evangelio a toda criatura.
Marcos 16:15

que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la


manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y
pureza.
1 Timoteo 4:12
13 Guarda tu lengua del mal
y tus labios de hablar engaño.
14 Apártate del mal y haz el bien;
busca la paz y síguela
Salmos 34:13

23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como


para el Señor y no para los hombres
Colosenses 3:23

12 corramos con paciencia la carrera que tenemos por


delante,
2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la
fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,
menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del
trono de Dios.
Hebreos 12:1-2