Вы находитесь на странице: 1из 7
U N IVERS IDAD DE C H I LE Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos

UN IVERS IDAD DE CH I LE

Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales Renovables Profesor Responsable: Dr. Luis Morales S. Profesores Ayudantes: Francisco Lang T. – Fidel Maureira S. Ayudantes Alumnos: Francisco Chávez G. – Felipe Hernández M.

CAPÍTULO 1

LA ATMÓSFERA, COMPOSICIÓN Y DISTRIBUCIÓN VERTICAL

1.- Principales características de la atmósfera

La atmósfera es la capa gaseosa que envuelve a la tierra y se encuentra ligada a ella por la acción de la fuerza de gravedad. Esta capa está compuesta de una mezcla de gases y partículas sólidas y líquidas. Puede apreciarse en la figura 1 que casi toda su masa se encuentra concentrada en los primeros kilómetros medidos desde su superficie. Las estimaciones concluyen que en los primeros cinco kilómetros de altitud se encuentra la mitad de la masa atmosférica total, por debajo de los diez kilómetros las dos terceras partes y por encima de los sesenta kilómetros sólo queda la milésima parte.

80 70 60 50 40 30 20 10 0 0 20 40 60 80 100
80
70
60
50
40
30
20
10
0
0
20
40
60
80
100
Altitud(km)

% masa total de aire

Figura 1.- Porcentaje de la masa total de la atmósfera por debajo de los 80 km.

Su límite superior, medido desde la superficie terrestre, puede estimarse del orden de 1000 km, de tal forma que sobre este valor se encuentra el medio interplanetario.

La atmósfera tiene una composición bastante homogénea en los primeros niveles y muestra una estructura como compuesta por capas bien caracterizadas. Aproximadamente la mezcla de gases se mantiene constante hasta una altura de 80 km., aunque la densidad disminuya con la altura (Figura 2). Por encima de los 80 km la proporción de gases se pierde y los gases se distribuyen de acuerdo con sus pesos moleculares. Por este comportamiento a la primera capa se le llama homosfera y a la segunda heterosfera. Por sobre esta última esta la exosfera. (Figura 3)

120 100 80 60 40 20 0 0 500 1000 1500 2000 Altitud(km)
120
100
80
60
40
20
0
0
500
1000
1500
2000
Altitud(km)

De nsidad(g/m3)

Figura 2.- Densidad del aire con la altura. Este perfil es el característico para una atmósfera standard de latitudes medias.

Exòsfera 500 Heteròsfera 80 Homósfera Altura (Km)
Exòsfera
500
Heteròsfera
80
Homósfera
Altura (Km)

Figura 3.- División de la atmósfera en función de la composición del aire.

La composición media de la atmósfera seca, por debajo de los 80 km, se muestra en la tabla 1. Se observa en esta, que por debajo de los 80 km los principales gases, que son el nitrógeno, oxígeno, argón y dióxido de carbono, ocupan el 99.99 % del volúmen total de la atmósfera. Los demás gases presentan proporciones variables, sin embargo juegan un rol termodinánico importante, como por ejemplo el ozono. Podemos mencionar además como componentes el vapor de agua y aerosoles

Tabla1.- Composición media de la atmósfera por debajo de los 80 km(ppb=partes por millón en volumen)

Componentes

Fórmula Química

% Volumen

Nitrógeno

N2

78.08

Oxígeno

O2

20.95

Argón

Ar

0.93

Dióxido de carbono

CO 2

0.035

Neón

Ne

0.00182

Helio

He

0.000524

Metano

CH 4

2 ppm

Criptón

Kr

1.1 ppm

Hidrógeno

H2

0.5 ppm

Oxido Nitroso Monóxido de Carbono Ozono

N 2 O CO O 3

0.3 ppm 0.005 - 0.2 ppm 0.02 - 0.03 ppm

2.- Constituyentes de la Atmósfera

De los constituyentes variables de la atmósfera, nos referiremos al dióxido de carbono y al ozono. El primero es inyectado a la atmósfera por la acción de los seres vivos, ya sea terrestres o acuáticos. También existe un aporte por la descomposición de materia orgánica y la quema de combustibles fósiles. La producción de CO 2 es compensada por la fotosíntesis y por la absorción por parte de la biósfera y los océanos. Es una de las razones por las cuales el CO 2 debiera permanecer en equilibrio y en cantidades reducidas en la atmósfera. Pero observaciones muestran que su concentración aumenta cada año (figura 4), debido fundamentalmente por el efecto del hombre. El hecho de que el CO 2 es un gas invernadero, su aumento sostenido en el tiempo puede conducir a la modificación del balance radiativo terrestre y su principal consecuencia es el aumento de las temperaturas del planeta, o cambio global del clima. La figura 5 muestra la producción de CO 2 en Chile en una serie de tiempo de 100 años.

370 360 350 340 330 320 310 1958 1963 1968 1973 1978 1983 1988 1993
370
360
350
340
330
320
310
1958
1963
1968
1973
1978
1983
1988
1993
1998
CO2(ppm)

Años

Figura 4.- Aumento observado de la concentración de CO 2 en Mauna Loa, en Hawai.

14000 12000 10000 8000 6000 4000 2000 0 1895 1915 1935 1955 1975 1995 CO2
14000
12000
10000
8000
6000
4000
2000
0
1895
1915
1935
1955
1975
1995
CO2

Años

Figura 5.- Producción de CO 2 por Chile en Miles de toneladas métricas de carbón.

El Ozono (O 3 ) es un gas casi incoloro cuyo contenido es muy bajo en la atmósfera (610 -2 % en volumen). Si ésta se comprime hasta las condiciones normales de presión y temperatura, el ozono sólo contribuiría con unos 3 mm en promedio al espesor total de 8 km de la atmósfera. Sin embargo, es muy importante por su gran poder absorbente de las longitudes de onda corta de la radiación solar. El ozono absorbe todo el ultravioleta lejano de longitud de onda infiero a 0,28 µm que es muy nocivo para los organismo vivos. Por otra parte, atenúa la intensidad de la radiación ultravioleta entre los 0,28 y 0,39 µm.

Las medidas a nivel del suelo revelan concentraciones muy débiles de O 3 respecto a las que resultarían de una distribución uniforme con la altura (Ozono troposférico). En efecto, el ozono se encuentra concentrado en las capas superiores de las atmósfera, principalmente entre los 15 y los 35 km de altitud, con la densidad máxima hacia los 20 – 25 km.

La radiación ultravioleta del sol origina la rotura de las moléculas de oxígeno (O 2 + u.v O + O) y los átomos separados pueden combinarse con moléculas de O2, dando lugar al ozono (O 2 + O + M O 3 + M, donde M representa la cantidad de movimiento de energía necesaria para el proceso).

La disociación del O 2 por la radiación ultravioleta se realiza mejor hacia los 80 km, pero resulta que a estas altitudes los choques entre tres cuerpos necesarios para la formación de O 3 son raros a causa de la baja densidad, mientras que por debajo de los 35 km una gran parte de la radiación ultravioleta ha sido absorbida por lo niveles superiores. De esto resulta que el O 3 se forma principalmente entre los 30 y 60 km. El propio ozono es inestable y va destruyéndose, bien por choque con átomos de oxígeno, bien por la acción de la radiación sobre él. La figura 6 muestra la distribución de la densidad del ozono con respecto a la altura

120 100 80 60 40 20 0 0.00000 0.00010 0.00020 0.00030 0.00040 Altitud(km)
120
100
80
60
40
20
0
0.00000
0.00010
0.00020
0.00030
0.00040
Altitud(km)

De nsidad Ozono(g/m3)

Figura 6.- Variación vertical de la densidad del ozono (g/m 3 ) para una atmósfera standard de latitudes medias.

El contenido de ozono varía en forma sustancial con la latitud, siendo bajo el ecuador y alto en latitudes por encima de los 50º y presentando una variación estacional con un máximo de primavera y un mínimo en otoño. (figura 7)

Figura 7.- Variación estacional de la cantidad de O 3 presente en la atmósfera a

Figura 7.- Variación estacional de la cantidad de O 3 presente en la atmósfera a una latitud a) de 15º, b) de 45º y c) De 75ª en el hemisferio norte.

Por otra parte, los compuestos clorofluorocarbonados (CFC), el freón, y el óxido nitroso, reducen el ozono por reacciones fotoquímicas en al atmósfera.

El vapor de agua ocupa un lugar aparte dentro de los constituyentes variables de la atmósfera. Su concentración varía entre 0 y 4% en volumen de la atmósfera cerca del suelo, valor que corresponde a un pequeño porcentaje en peso (3% aproximadamente), apenas superior al peso total del ozono atmosférico. Pero está casi totalmente ausente por encima de los 10 ó 12 km de altitud.

Algunos de los fenómenos en los cuales interviene el vapor de agua, se encuentran la condensación, congelación, sublimación, precipitación, liberación de enormes cantidades de calor latente, entre otras, además es uno de los principales responsables de la absorción de energía terrestre.

Los distintos parámetros utilizados para representar la cantidad de vapor de agua en suspensión en la atmósfera, es decir, la humedad del aire está la presión de vapor e (presión parcial de vapor de agua), la densidad de vapor o humedad absoluta ρ V (masa de vapor por unidad de volumen de aire), o la humedad relativa H (razón entre la presión de vapor real en el aire a la presión máxima de podría presentar el mismo aire a la misma temperatura).

La humedad relativa está estrechamente relacionada con la temperatura del aire. En régimen meteorológico estable, presenta una variación muy neta creciendo durante la noche y disminuyente entre el día (Figura 8).

durante la noche y disminuyente entre el día (Figura 8). Figura 8.- Variación diurna típica de

Figura 8.- Variación diurna típica de la humedad relativa y la temperatura.

La densidad del vapor en general disminuye con la altitud, por una parte debido a que las fuentes de vapor de agua más importantes están sobre la superficie terrestre, por otra debido a que el vapor condensa a un cierto nivel en gotitas nubosas que precipitan hacia el suelo evaporándose de nuevo.

De lo anterior se puede establecer que la riqueza del aire en vapor es tanto mayor cuanto mayor es la temperatura, pero que también esta riqueza varía de una forma importante en función de las fuentes locales de vapor de agua: superficie de los océanos y toda extensión de agua líquida general. De ello resulta que el agua no está nunca en equilibrio en la atmósfera; describe un ciclo con evaporación desde los océanos y continentes, transporte hacia altitudes medias, condensación en las nubes, precipitación y vuelta a la superficie.

3.- Estructura vertical de la Atmósfera

Basándose en el gradiente vertical de temperatura, la atmósfera terrestre puede ser dividida en varias capas horizontales bien definidas. Estas son la troposfera, estratosfera, mesosfera y termosfera (figura. 9).

estratosfera, mesosfera y termosfera (figura. 9). . Figura 4.- Estructura térmica vertical media de la

. Figura 4.- Estructura térmica vertical media de la atmósfera. Según este perfil vertical, la atmósfera puede dividirse en diferentes capas bien definidas. Se muestran la troposfera, estratosfera, mesosfera y termosfera

Esta estructura general está confirmada por las medias realizadas desde radiosondas, cohetes y satélites con sistemas de sondeo, de forma que la atmósfera se puede considerar formada por tres capas relativamente calientes separadas por dos capas relativamente frías, una entre 10 y 30 km y otra hacia los 80 km.

La troposfera es la capa comprendida entre la superficie y el nivel en el que la temperatura se mantiene constante con la altura, nivel llamado tropopausa y situado alrededor de los 11 km en las latitudes medias. En esta capa es donde se producen todos

o la mayor parte de los fenómenos meteorológicos de interés, y en ella la temperatura

disminuye con la altura unos 6,5 ºC/km por término medio, hasta alcanzar un valor de -

50º a - 60 ºC en la tropopausa.

Prácticamente todas las nubes, todo el vapor de agua y todos los aerosoles se encuentran en esta capa turbulenta, que contiene más del 80% de la masa gaseosa total de la atmósfera. La tropopausa actúa de modo de tapadera que limita la convección y hace que la troposfera sea en parte un sistema cerrado.

La altura de la tropopausa depende de la estación del año, siendo mayor en verano que en invierno, pero varía también con la latitud. Debido al mayor calentamiento en las bajas latitudes, que produce una convección térmica vertical muy elevada, la tropopausa tiene una elevación de unos 16 km en el ecuador, mientras que es sólo de unos 8 km en los polos.

La disminución de la temperatura con la altura en la troposfera es debido a que el aire de esta capa absorbe más calor por el contacto con la superficie terrestre y por la absorción de las radiaciones de onda larga emitidas por la tierra, que por las radiaciones solares a las que se prácticamente transparente.

La estratosfera se extiende desde la tropopausa hasta unos 50 km de altitud. En ella, la temperatura primero se mantiene constante con la altura y luego aumenta, alcanzando en la estratopausa (su límite superior) un valor algo inferior al del nivel del mar. Este aumento de temperatura es debido a la absorción de radiación ultravioleta por el ozono, cuya densidad máxima se da hacia los 22 km. Sin embargo, las máximas temperaturas asociadas a esta absorción se dan en la estratopausa debido a que allí la densidad del aire es mucho menor, por lo que una absorción limitada produce un gran aumento de la temperatura.

Al igual que en la troposfera, la distribución vertical de temperaturas en la estratosfera varia con la estación y con la latitud. En verano la temperatura aumenta con la altura de forma general, estando el aire más frío (- 60ºC) encima de la tropopausa ecuatorial. En invierno, la estructura es más complicada, con temperaturas de -80ºC en promedio sobre la tropopausa y tropical.

Esta distribución de temperaturas hace que la estratosfera tenga una estructura muy estable, ya que el aire y corrientes de convección de la troposfera no pueden penetrar mucho en ella. El vapor de agua es escaso, al igual que el polvo en suspensión, que suele provenir de las grandes erupciones volcánicas.

La mesosfera es la zona comprendida aproximadamente entre los 50 y los 80 km, en

la cual la temperatura disminuye, rápidamente con la altura, llegando a unos – 95ºC en

la mesopausa (límite superior) que es el nivel más frío de la atmósfera. Este descenso de

temperaturas puede provocar el arrastre por convección de pequeñas cantidades de

vapor de agua desde la estratosfera.

Por encima de la mesopausa está la termosfera o ionosfera, con una densidad muy baja y compuesta en su parte inferior principalmente de nitrógeno y oxígeno tanto en forma molecular como atómica. La temperatura aumenta con la altura a causa de la absorción de la radiación ultravioleta por el oxígeno atómico, y es en esta capa, como ya se ha señalado, se localizan las auroras polares entre los 100 y los 300 km de altura. Por encima de los 500 km se encuentra la exosfera, compuesta de partículas ionizadas y donde el campo magnético terrestre es el que internen ya como factor decisivo.