Вы находитесь на странице: 1из 96

Revista de SUMARIO

Enfermería y EDITORIAL
• Redimensionar la historia: un diálogo provocador con nuestro pasado
Humanidades
FENOMENOLOGÍA
• Ethic and bioethic dilemmas on palliative care for hospitalized elderly:
nurses’ experience

HISTORIA
• El rol enfermero. Cambios más significativos entre Ayudante Técnico
Sanitario y Diplomado Universitario en Enfermería
• Inicios de la Enfermería militar en la aviación militar española
• Epidemia de peste en 1649. Enfermería en el Hospital de las Cinco Llagas
• Florence nightingale y federico rubio: reformadores de la enfermería
moderna española
• Naturalis historia de plinio: concepción y terapéutica. A propósito de los
cuidados de la mujer

ANTROPOLOGÍA
• Los significados de la paternidad para los hombres jóvenes en los
alrededores de São Paulo-Brasil
• La expresión de la sexualidad durante la gestación y el puerperio

TEORÍA Y MÉTODO
• Ser-aluno de enfermagem e a experiência do cuidado: revisão inte-
grativa
• Bienestar del cuidador/a familiar del adulto mayor con dependencia
funcional: una perspectiva de género

MISCELÁNEA
• BIBLIOTECA COMENTADA
• OBITUARIO. Fallecimiento de la doctora Madelaine Leininger

ASOCIACIÓN NACIONAL DE HISTORIA CONSEJO DE ENFERMERÍA DE LA


2º Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.º 33 Y ANTROPOLOGÍA DE LOS CUIDADOS COMUNIDAD VALENCIANA

SEMINARIO DE HISTORIA Y ANTROPOLOGÍA DE LOS CUIDADOS


ENFERMEROS. DEPARTAMENTO DE ENFERMERÍA.
UNIVERSIDAD DE ALICANTE
Cultura de los Cuidados

CONSEJO EDITORIAL Carlos Lousada Lopes Subtil Rick Zoucha


DIRECCIÓN/ EDITOR Profesor titular Escola/Faculdade: Escola Superior Enfermero. Doctor en Enfermería. Profesor Asocia-
José Siles González de Enfermagem. Viana do Castelo (Portugal) do. Universidad Duquenese Pittsburgh PA (EEUU)
COMITÉ EDITORIAL Antonio C. García Martínez Taka Oguiso
Luis Cibanal Juan - Carmen Solano Ruiz Licenciado en Historia. Doctor en Historia Profesor Enfermera y licenciada en derecho. Doctora Uni-
Titular Universidad de Huelva (España) versidad de São Paulo. Profesora Titular Emérita.
CONSEJO DE REDACCIÓN María Elisa Moreno-Fergusson Universidad de São Paulo (Brasil)
COORDINADORA Profesora Asociada de la Facultad de Enfermería Genival Fernandes de Freitas
Ana Lucia Noreña Peña y Rehabilitación de la Universidad de La Sabana, Enfermero y licenciado en Derecho. Doctor por la
Colombia. Editora de la revista Aquichan. Universidad de São Paulo. Profesor Titular. Uni-
MIEMBROS CONSEJO REDACCIÓN versidad de São Paulo (Brasil)
Miguel Ángel Fernández Molina Esperanza de la Peña Tejeiro
Eva Mª Gabaldón Bravo Enfermera. Profesora Titular Escuela de Enferme- Cultura de los Cuidados. Revista Sociofundadora
Elena FerrerHernández ría. Universidad de Extremadura (España) del Consejo de Editores de Revistas de Enfermería
Flores Vizcaya Moreno Cecilio Eseverri Cháverri Iberoamericanas.
José Ramón Martínez Riera Enfermero e Historiador de la enfermería Centro
Juan Mario Domínguez Santamaría Asistencial San Juan de Dios. Palencia (España) INDIZADA E INSCRITA EN:
Mª Mercedes Rizo Baeza Cultura de los Cuidados está incluida en las bases
Francisca Hernández Martín de datos:
Mercedes Nuñez del Castillo Enfermera y Licenciada en Historia. Presidenta
Miguel Castells Molina - CAPES/QUAL. Base de datos de revistas del Mi-
del Seminario de Historia de la Enfermería. Doc- nisterio de Educación de Brasil.
Rosa Pérez-Cañaveras tora por la Universidad Complutense de Madrid.
Manuel Lillo Crespo - LATINDEX. Sistema Regional de Información en
Profesora Titular Escuela de Enfermeria, Univer- Línea para Revistas Científicas de América Lati-
Isabel Casabona Martínez sidad Complutense de Madrid. Madrid (España)
Cristian Ortega Rojo na, el Caribe, España y Portugal.
Rodrigo Santos Gómez Francisco Herrera Rodríguez - “Scientific Commons” Details at a Glance: Publi-
Departamento de Enfermería. Doctor en Medicina. Historiador de la Enfermería. cations: 31,839,799 - Repositories: 1,157
Universidad de Alicante Catedrático de la Escuela Universitaria de Ciencias - BDIE, ENFISPO, EBSCO, PUBLISHING, CUIDATGE,
de la Salud. Universidad de Cádiz (España) CUIDEN CINHAL y hemerotecas digitales como:
COORDINADOR INFORMÁTICO Y PÁGINA WEB Cantárida y RUA (repositorio Institucional Uni-
Pablo Díez Espinosa Amparo Nogales Espert
Enfermera. Licenciada en Historia. Doctora por la versidad de Alicante: http://rua.ua.es/dspace/
Universidad de Valencia. Profesora Titular. Facul- handle/10045/831)
DIRECCIÓN FINANCIERA “Inscrita y miembro del en Servicio CrossRef (DOI
Organización Colegial de Enfermería de la Comu- tad de Ciencias de la Salud. Universidad Rey Juan
Carlos I, Madrid (España) prefix is: 10.7184)”
nidad Valenciana Coordinadora RUA. Ana L. Noreña
- José Antonio Ávila Olivares. Enfermero, Presi- Natividad Sánchez González
dente del Consejo de Enfermería de la Comuni- Enfermera. Profesora Escuela de Enfermería y SUSCRIPCIONES:
dad Valenciana (CECOVA). Fisioterapia. Universidad de Albacete (España) Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana
- Francisco Mulet Falcó. Enfermero. Tesorero del Francisco Ventosa Esquinaldo (CECOVA) C/. Xàbia, 4 - 3º Pta. 10 - 46010 Valencia
Consejo de Enfermería de la Comunidad Valen- Enfermero. Historiador de la Enfermería. Supe- Tarifas 3 números (1 año). España y Portugal:
ciana (CECOVA). rior Gerente del Hospital San Juan de Dios “Juan 12,02 euros
- Belén Paya Pérez. Enfermera, Presidenta del Grande” Jerez/Cádiz (España) Carmen de la Alumnos Enfermería: 7,21 euros
Colegio Oficial de Enfermería de Alicante. Cuesta Benjumea Ph.D en Enfermería. Profesora Extranjero: 18,03 euros
- Juan José Tirado Dauder. Enfermero. Presidente Visitante Universidad de Alicante (España)
del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia. CORRESPONDENCIA:
Marilyn Douglas
- Francisco J. Pareja Lloréns. Enfermero. Presiden- Carmen Solano Ruiz. Departamento de Enfer-
Doctora en Enfermería. Profesora, School of Nur-
te del Colegio Oficial de Enfermería de Castellón. mería. Universidad de Alicante. Campus de Sant
sing University of California, San Francisco (EEUU)
Vicente del Raspeig
COMITÉ CIENTÍFICO O ASESOR Fernando Porto
Ap 99. E-03080 Alacant - Alicante
Manuel Amezcua Martínez Doctor en enfermería por la escuela de Enferma-
Revista «on line»:
Presidente de la Fundación Index. Profesor asociado gem Anna Nery/ UFRJ. Professor Adjundo da Esco-
http://rua.ua.es/dspace/handle/10045/831
Universidad de Granada (España). la de Enfermagem Alfredo Pinto da UNIRIO (Brasil)
ISSN:1138-1728-Dep.Legal: A-1309-1997
Carmen Chamizo Vega Beatriz Morrone Título clave: Cultura de los Cuidados
Enfermera. Doctora por la Universidad de Alicante. Profesora Titular de la Facultad de Ciencias de Título abreviado: Cul. Cuid.
Profesora Universidad de Oviedo. Oviedo (España) la Salud, Universidad Nacional de Mar del Plata. Tirada/ Producción: 3.000 ejemplares
Investigadora Categorizada II. Integrante del
César Hueso Montoro
Banco Nacional de Evaluadores para Proyectos de IMPRESIÓN Y ACABADO:
Doctor por la Universidad de Alicante. Profesor
Investigación del Ministerio de Cultura y Educa- Edita: Consejo de Enfermería Comunidad Valen-
Universidad de Granada (España).
ción (Argentina). ciana (CECOVA)
Manuel García Martínez Diseño editorial, maquetación e impresión:
Ximena Isla Lund
Enfermero y licenciado en Antropología social y AROA Diseño y Comunicación. Alicante (España)
Magister en Enfermería. Doctora por la Universidad
cultural. Doctor por la Universidad de Sevilla. Pro-
de Alicante. Profesora Universidad del Bio-Bio. (Chile)
fesor asociado Universidad de Sevilla (España). LA DIRECCIÓN DE LA REVISTA NO SE HACE RESPON-
Raquel Spector
Guillermo Silva Magaña SABLE DE LOS CONTENIDOS DE LOS ARTÍCULOS.
Doctora en Enfermeria. School of Nursing Boston
Doctor por Universidad de Alicante. Profesor titular. MARCA ESPAÑOLA Nº 2.816.560 DENOMINADO
College. Boston (EEUU)
(Universidad de Colima, Méjico. CULTURA DE LOS CUIDADOS BOE. 16/04/2008.

2 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

SUMARIO
NORMAS DE PUBLICACIÓN............................................................................................................. 4
Criterios de evaluación y selección de artículos....................................................................................... 7

EDITORIAL
Redimensionar la historia: un diálogo provocador con nuestro pasado...................................................... 9
Beatriz Morrone

FENOMENOLOGÍA
Ethic and bioethic dilemmas on palliative care for hospitalized elderly: nurses’ experience................. 14
Juliana Bezerra do Amaral; Maria do Rosário de Menezes;
Maria Antonia Martorell-Poveda; Simone Cardoso Passos

HISTORIA
El rol enfermero. Cambios más significativos entre Ayudante Técnico Sanitario
y Diplomado Universitario en Enfermería.............................................................................................. 22
Nuria Martínez Cadaya; Mª Luz Fernández Fernández
Inicios de la Enfermería militar en la aviación militar española............................................................ 30
Jaime E. Saumell Bonet; Susana Rodríguez González;
Francisco Velo Serrano; Manuel Davó Devesa; Héctor Bernabé Jiménez
Epidemia de peste en 1649. Enfermería en el Hospital de las Cinco Llagas.......................................... 38
José Robles Carrión; Francisco Javier Vega Vázquez;
Estefanía Pachón María
Florence nightingale y federico rubio: reformadores de la enfermería moderna española..................... 43
Elena Santainés Borredá; Francisco Faus Gabandé;
Ramón Camaño Puig; Fernanda Sarturi
Naturalis historia de plinio: concepción y terapéutica. A propósito de los cuidados de la mujer........... 50
Mercedes Fraile Bravo; Francisco Tirado Altamirano;
Jesus Prieto Moreno; Luis Mariano Hernández Neila;
Edurne Magdaleno Bravo; Luis Sánchez Solís

ANTROPOLOGÍA
Los significados de la paternidad para los hombres jóvenes
en los alrededores de São Paulo-Brasil................................................................................................... 55
Edemilson Antunes de Campos; Lucas Pereira de Melo;
Danyelle Ferreira Farias
La expresión de la sexualidad durante la gestación y el puerperio......................................................... 67
Sagrario Gómez Cantarino; M. Moreno Preciado

TEORÍA Y MÉTODO
Ser-aluno de enfermagem e a experiência do cuidado: revisão integrativa............................................ 75
Silvana Silveira Kempfer; Telma Elisa Carraro
Bienestar del cuidador/a familiar del adulto mayor con dependencia funcional:
una perspectiva de género....................................................................................................................... 81
Aurora Félix Alemán; Rosa María Aguilar Hernández;
Mª. Luz Martínez Aguilar; Hermelinda Avila Alpirez;
Laura Vázquez Galindo; Gustavo Gutiérrez Sánchez

MISCELÁNEA
- BIBLIOTECA COMENTADA.............................................................................................................. 89
- OBITUARIO. FALLECIMIENTO DE LA DOCTORA MADELAINE LEININGER........................ 94

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 3


Cultura de los Cuidados

ESTRUCTURA DE LA REVISTA
Y NORMAS DE PUBLICACIÓN
Aunque sujeta a variaciones, en aras de su filo- página: resumen del trabajo no superior a 200
sofía contextualizadora, la revista constará de palabras (en inglés, portugués y español. Se
secciones tales como : incluirán, además de cuatro a cinco palabras
clave en los tres idiomas. Las siguientes pági-
• Editorial.
nas incluirán el contenido del artículo evitando
• Fenomenología: sección destinada a la pu- poner subíndices y notas al pie de página, con
blicación de originales y/o revisiones sobre una extensión no superior a los 17 folios; la
fenomenología clínica. Asimismo tendrán ca- última página estará dedicada a la bibliografía.
bida en este apartado las experiencias clínicas
- El sistema de citas adoptado en la revista está
de los profesionales sea cual sea la forma de
de acuerdo a la normativa Harvard-APA: en el
expresión: narrativa, ensayo, poética o plás-
texto sólo aparecerá el apellido en minúsculas
tica. Por último, también serán susceptibles
y la fecha del autor entre paréntesis, ej: (Ló-
de publicación los originales que, a juicio del
pez,1998). La bibliografía consultada al final
comité de redacción, contribuyan al desarrollo
del artículo no llevará numeración y quedará
humanístico de la enfermería (en cualquiera de
ordenada alfabéticamente por el apellido del
sus vertientes).
autor ej:
• Historia: destinada a la publicación de origi-
Sánchez, J. (1997) Historia de la revista pana-
nales y/o revisiones de historia de enfermería.
cea. Paidós, Barcelona (Libro)
• Antropología: sección reservada para la inclu-
Sánchez, J. (1997) Historia de la revista pana-
sión de originales y/o revisiones de trabajos
cea. Enfermería Científica 8, 22-27 (Artículo
antropológicos en materia de cuidados enfer-
revista)
meros.
Sánchez, J. (1997) Historia de la revista pa-
• Teoría y métodos enfermeros: apartado dedica-
nacea. En: Cibana,l. L.. ed. Las revistas espa-
do a la publicación de originales y/o revisiones
ñolas de enfermería ,Síntesis, Madrid:. 88-102
que contribuyan tanto al desarrollo teórico-fi-
(Capítulo de Libro).
losófico de la enfermería como a sus métodos
y aplicaciones prácticas. Para citar documentos/ artículos “on line”:
Pagani, R.. (2002). Informe técnico. El crédito
• Miscelánea: Sección dedicada a la divulgación
europeo y el sistema educativo español. 425
de actividades, noticias, agenda etc, revisión
Available http: www.eees.ua.es/http:aneca.es/
de novedades editoriales.
modal_eval/docs/doc. downloaded 426 27th
• Cartas al Director July 2008.
- Las ilustraciones, gráficas y fotografías se en-
PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS
viarán en otro archivo, indicando su número
- Estructura del manuscrito: En la primera pági-
de orden y título a pie de página o en su rever-
na figurará el título del artículo en minúscula
so en el caso de las fotografías. Las gráficas,
en tres idiomas en este orden: español, inglés
preferentemente, deberán presentarse en blan-
y portugués, seguido del nombre de los autores
co y negro.
(no más de 6),en minúscula. En primer lugar
las iniciales en mayúsculas separadas por un - Presentación: letra Times New Roman, tama-
punto y seguido por los apellidos en minúscu- ño letra12, a doble espacio.
las por ejemplo: Mª.C. Solano Ruiz. Mediante
- Los autores deberán realizar el” check list”
un asterisco (superíndice) escribir su rango
disponible en este enlace, previo a la remisión
académico más elevado o profesional y la di-
del artículo.
rección de contacto del primer autor junto con
su correo electrónico y teléfono. En la segunda

4 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

STRUCTURE OF JOURNAL AND


NORMS OF PUBLICATION
Although subject to variations in the interest of these languages. The following pages include
contextualizing the journal philosophy, will in- the contents of the article to avoid subscripts
clude sections such as: andfootnotes footer, with an extension not ex-
ceeding 17 pages, the last page is devoted to
• Editorial.
the literature.
• Phenomenology section devoted to the publi-
- The citation system is adopted in the journal
cation of original and / or reviews of clinical
according to the Harvard law-APA: the text
phenomenology. They will also take place in
will only appear in lower case the name of
this section, the clinical experience of pro-
the author and the date in brackets, eg (Lopez,
fessionals in whatever form of expression,
1998). The bibliography at the end of the arti-
narrative, essay, poetry or art. Finally, also be
cle will benumbered and arranged alphabetica-
eligible for the original publication, in the opi-
lly by author’s surname eg
nion of the editorial board, contribute to the
development of humanistic nursing (in any of Sanchez, J. (1997) History of the Journal pa-
its aspects). nacea. Polity Press, Barcelona (Book)
• History: intended for publication of original Sanchez, J. (1997) History of the Journal pana-
and / or revisions of nursing history. cea. Nursing Science 8, 22-27(Journal Article)
• Anthropology: section reserved for the inclu- Sanchez, J. (1997) History of the Journal pana-
sion of original and / or revisions of anthropo- cea. In: Cibana, l. L.. ed. The Spanish journals
logical work on nursing care. nursing, Synthesis, Madrid. 88-102 (Chapter
in Book).
• Theory and methods nurses: section dedica-
ted to the publication of original and / or re- To cite documents / articles “on line”:
views that contribute to both theoretical and Pagani, R.. (2002). Technical Report. The
philosophical development of nursing as their European credit and the Spanish educatio-
methods and practical applications. nal system. Availablehttp:www.eees.ua.es/
http:aneca.es/modal_eval/docs/doc 425.
• Other: Section dedicated to the dissemination
downloaded 42627th July 2008.
activities, news, calendar etc., reviews, new
books. - The illustrations, charts and pictures will be
sent to another file, indicating your order num-
• Letters to the Editor
ber and title in footer or the reverse in the case
of the photographs. Graphs,preferably, should
PRESENTATION OF WORK
be submitted in black and white.
- Structure of the manuscript: On the first page
will contain the article title inlowercase in - Presentation: Times New Roman, size letra12,
three languages in this order: Spanish, English double-spaced.
and Portuguese,followed by the name of the
- The authors should make the “check list” avai-
authors (no more than 6), in lowercase. First
lable here, prior to the submission of the ar-
initial capital letters separated by a period fo-
ticle.
llowed by the surnames in lowercase eg: M
ª.C. Solano Ruiz. By an asterisk (superscript)
write their highest academic level or profes-
sional contact and address of the first author
with his email and phone. On the second page:
abstract of the work not exceeding 200 words
(in English, Portugueseand Spanish. shall in-
clude in addition to four to five keywords in

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 5


Cultura de los Cuidados

ESTRUTURA DA REVISTA E
NORMAS DE PUBLICAÇÃO
Embora sujeita a variações no interesse de con- Português e Espanhol, para além de quatro a
textualizar a sua filosofia, a revistavai incluir re- cinco palavras-chave em todas as três línguas
cursos como: As páginas seguintes incluem o conteúdo do
artigo para evitar subscritos e notas rodapé,
• Editorial.
com uma área não superior a 17páginas, a últi-
• A secção dedicada à Fenomenologia da publi- ma página é dedicada à literatura.
cação do original e / ou opiniões da fenome-
- O sistema de nomeação é adotado na revista
nologia clínica. Eles também serão realizados
de acordo com a Harvard-lei APA: o texto não
nesta seção, a experiênciaclínica dos profissio-
aparece apenas em letras minúsculas o nome
nais, independentemente da forma de expres-
do autor ea data entre parênteses, por exemplo
são, a narrativa, o ensaio de poesia, ou de plás-
(Lopez, 1998). A bibliografia no final do artigo
tico. Finalmente, também será elegível para a
serão numerados e dispostos em ordem alfa-
publicação original, na opinião do conselho
bética pelo sobrenome do autor, por exemplo
editorial, contribuir para o desenvolvimento
da enfermagem humanística (em todos os seus Sanchez, J. (1997) História da panacéia Jour-
aspectos). nal. Polity Press, Barcelona (Book)
• História: destinadas a publicação do original e Sanchez, J. (1997) História da panacéia Jour-
/ ou revisões de história da enfermagem. nal. Enfermagem da Ciência 8, 22-27 (Journal
Article)
• Antropologia: seção reservada para a inclusão
de original e / ou revisões detrabalho antropo- Sanchez, J. (1997) História da panacéia Jour-
lógico sobre cuidados de enfermagem. nal. In: Cibana, l. L.. ed. Os espanhóisperió-
dicos de enfermagem Síntese, Madrid. 88-102
• enfermeiras Teoria e métodos: secção dedicada
(Capítulo de Livro).
à publicação de opiniõesoriginais e / ou que
contribuam para o desenvolvimento teórico e Para citar documentos / artigos “on line”:
filosófico da enfermagem como os seus méto- Pagani, R.. (2002). Relatório Técnico. O cré-
dos e aplicações práticas. dito Europeu e do sistema educativo espanhol.
Disponível http:www.eees.ua.es/http:aneca.
• Outros: Seção dedicada a actividades de di-
es/modal_eval/docs/doc 425.baixado 426 27
vulgação, notícias, calendário etc,resenhas de
de julho de 2008.
livros novos.
- As ilustrações, gráficos e fotografias serão
• Cartas ao editor
enviadas para um outro arquivo,indicando o
seu número de ordem e título em rodapé ou o
DE APRESENTAÇÃO DE TRABALHO
inverso no caso das fotografias. Gráficos, de
- Estrutura do manuscrito: Na primeira página
preferência, devem ser apresentadas em preto
vai conter o título do artigo em letras minús-
e branco.
culas em três idiomas, nesta ordem: Espanhol,
Inglês e Português, seguido do nome dos au- - Apresentação: Times New Roman, tamanho
tores (não mais que 6), em letras minúsculas. letra12, com espaçamento duplo.
Primeira letra inicial maiúscula, separados por
- Os autores devem fazer o “check list”, disponí-
um ponto seguido pelo sobrenome em minús-
vel aqui, antes da apresentação do artigo.
culas, por exemplo:. M ª C. Solano Ruiz. Por
um asterisco (sobrescrito) escrever seu mais
alto grau acadêmico ou contato profissional e
endereço do primeiro autor com o seu e-mail e
telefone. Na segunda página:.. Resumo do tra-
balho não superior a 200 palavras (em Inglês,

6 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

CRITERIOS DE EVALUATION
EVALUACIÓN Y CRITERIA
SELECCIÓN DE AND SELECTION
ARTÍCULOS OF ARTICLES
La revista Cultura de los Cuidados publica artí- “Cultura de los Cuidados” (The Culture of
culos en español, portugués e inglés. La recepción Care) Journal publishes articles in Spanish, Por-
de los mismos pasa por un proceso de selección en tuguese and English. Admission will be subject
una primera revisión por el Consejo editorial veri- to a selection process in a first review by the
ficando el cumplimiento de los requisitos propios Editorial Board to verify compliance with the
de la revista, descritos en las indicaciones a los au- requirements of the Journal, as stated in the in-
tores, en caso de no cumplir estas condiciones se structions for authors. In the case these condi-
le notifica al autor o autores para que realicen los tions are not met, the author or authors will be
cambios oportunos. notified in order to make the necessary changes.
Posteriormente tras la clasificación temática After accomplishment of topic classification
y preservación del anonimato del manuscrito los and preservation of the anonymity of the paper,
documentos son enviados a dos especialistas de documents are submitted to two specialists of
reconocido prestigio en el área de conocimiento, recognized prestige in the corresponding area of
para que procedan a su evaluación. Una vez recibi- knowledge for evaluation. Once peer academic
dos los conceptos de los pares académicos se toma report is produced, decision is reached together
una decisión conjunta con el Consejo Editorial que with the Editorial Board to either accept with ad-
puede ser de aceptación con ajustes, de aceptación justments, final acceptance o rejection that will be
definitiva o de rechazo comunicándolo al autor o notified to the author or authors by email or post.
autores a través de correo electrónico o postal. Should the decision of the Editorial Board
En caso de que la decisión del Consejo Edito- be to reject, the evaluators’ report will be sent
rial sea la de rechazo se remitirá el informe de los together with the decision of the Editorial Board
evaluadores junto con la decisión adoptada por el that substantiates this decision.
Consejo Editorial que fundamente esta decisión. Manuscripts to be considered for publica-
Los manuscritos que sean considerados para tion after amendment shall be notified with a
publicación previa modificación, se notificarán con specific proposal for amendment or with the
una propuesta concreta de modificación o con el in- evaluators’ report. Authors will have a maxi-
forme de los evaluadores. Los autores dispondrán mum of 2 weeks to inform the Assistant Manag-
de un máximo de 2 semanas para comunicar a la ing Editor of their decision of amendment and
secretaria de redacción su decisión en la modifica- the deadline for submitting the revised version
ción del mismo y en el plazo máximo de dos meses is two months maximum.
se comprometerán a entregar la versión revisada. The Journal reserves the right to make re-
La revista se reserva el derecho de realizar revi- visions in style to facilitate clarity and under-
siones de estilo que faciliten la claridad y la com- standing of the text.
prensión del texto. The factors which ground the decision on
Los factores donde se fundamenta la decisión acceptance or rejection of papers by the Journal
sobre la aceptación o rechazo de los trabajos por Editor are:
parte de la redacción de la revista son los siguientes: - Originality, novelty and contemporary issues.
- La originalidad, novedad y actualidad del tema. - Relevance and applicability of the results
- Relevancia y aplicabilidad de los resultados. - Methodological quality, reliability and
- Calidad metodológica. Fiabilidad y validez validity
- Presentación, buena redacción, organización - Presentation, good writing, organization
y coherencia lógica del texto. and logical consistency of the text.
- La inclusión en los manuscritos enviados de, - The inclusion in manuscripts submitted to
al menos, una cita de artículos publicados en at least one citation of articles published
Cultura de los Cuidados. in Culture Care.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 7


Cultura de los Cuidados

CRITÉRIOS DE AVALIAÇÃO E
SELEÇÃO DE ARTIGOS
A Revista Cultura de los Cuidados publica - Qualidade metodológica, confiança e va-
artigos em Espanhol, Português e Inglês. O re- lidade;
cebimento dos mesmos está sujeito a processo - Apresentação, boa redação, organização e
de seleção, em primeira revisão, pelo Conselho coerência lógica do texto.
Editorial, no qual verifica-se o cumprimento dos - A inclusão em manuscritos submetidos a
requisitos próprios da Revista, descritos nas in- pelo menos uma citação de artigos publi-
dicações aos autores. Em caso de cumprimento cados nos Cuidados de Cultura.
dessas condições, será notificado o autor ou au-
tores para que realizem as mudanças oportunas.
Em seguida, depois da classificação temática
e preservação do anonimato do manuscrito, os
documentos serão enviados a dois especialistas
de reconhecido prestígio na área de conhecimen-
to, para que procedam à avaliação. Uma vez re-
cebidos os conceitos dos dois pares acadêmicos,
toma-se decisão conjunta com o Conselho Edi-
torial, que pode ser de aceitação com ajustes, de
aceitação definitiva ou de recusa, comunicando-
-se a decisão ao autor ou autores, por meio de
correio eletrônico ou postal.
Se a decisão do Conselho Editorial for de
recusa do artigo, será informado ao autor ou au-
tores acerca dessa decisão adotada pelo referido
Conselho, apresentando-se os fundamentos que
a justificam.
Os manuscritos que forem aprovados para
publicação, porém com prévia modificação, far-
-se-á notificação ao autor ou autores com uma
proposta concreta de modificação e com infor-
me dos avaliadores. Os autores disporão de no
máximo 2 semanas para se comunicarem com a
Secretaria de redação acerca da modificação pro-
posta e no prazo máximo de dois meses se com-
prometerão a devolver a versão corrigida, caso
tenham concordado com as correções.
A Revista reserva para si o direito de realizar
revisões de estilo que facilitem a clareza e com-
preensão do texto.
Os fatores que fundamentam a decisão sobre
a aceitação ou recusa dos trabalhos, por parte da
redação da Revista são os seguintes:
- A originalidade, novidade e atualidade do
tema;
- Relevância e aplicabilidade dos resultados;

8 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Redimensionar la historia: un diálogo provocador


con nuestro pasado
Resizing the history: a provocative dialogue with our past
Redimensionar a história: um diálogo provocativa com
o nosso passado
Beatriz Morrone
Licenciada en Enfermería. Magíster en Sistemas de Salud y Seguridad Social. Doctoranda en Comunicación UNLP Titular
de las Cátedras Deontología y Problemática Profesional y Enfermería Comunitaria. Investigadora Facultad de Ciencias de la
Salud Universidad Nacional de Mar del Plata Su libro “Soltando amarras. Claves para comprender la historia pendiente de la
enfermería argentina”, presentó la 2º edición.

Cómo citar este artículo en edición digital: Morrone B. (2012) Redimensionar la historia: Un diálogo provocador con nuestro
pasado. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.01>
Correspondencia: Beatriz Morrone bmorrone@infovia.com.ar
Recibido 20/01/2012/ Aceptado: 17/03/2012

En varias oportunidades en los últimos Centrarme en el estudio de la enfermería


diez años compartí junto a Nydia (Melita) en la historia, en lugar de la historia de la en-
Hernández, Gloria Gallego Caminero, Alma fermería. A partir de esto se edito parte de mis
Carrasco y Ana Luisa Velandia Mora conver- investigaciones en septiembre de 2011, a través
saciones en las cuales invariablemente llegába- del libro “Soltando amarras. Claves para com-
mos al punto donde la necesidad de realizar prender la historia pendiente de la enfermería
investigación histórica interpelaba mis líneas argentina”, presentado en el mes noviembre
de trabajo en ese período. Esto se profundi- pasado durante el III Simposio Iberoamerica-
zo en 2006 cuando, durante un encuentro en no de Historia de la Enfermería en la Univer-
Buenos Aires, decidimos, junto a otros cole- sidad de Alicante.
gas, fundar la Red Iberoamericana de Historia Fueron múltiples los obstáculos de para
de la Enfermería. concretar el libro. La principal barrera, quizás,
Una reflexión de Jorge Luis Borges afir- fue atravesar la idea instalada en el colectivo
ma que “todo encuentro casual es una cita”, de “una historia”, la verdad revelada a través
en mi caso esas conversaciones “casuales” en de la única publicación disponible editada en
medio de otras actividades eran una cita con el año 1969 en Argentina.
mi deber personal y profesional. Aceptar ese El revisionismo histórico es inicialmen-
desafío me posibilitó avanzar sobre una línea te perturbador, según O´Donnell (2006) “si
de investigación que intenta comprender el se insiste en que hay una historia imparcial es
camino de la profesionalización de la enfer- porque esa corriente detenta el poder historio-
mería argentina dentro de la historia del país gráfico. No quiere que se cuestione su versión,
y la región. la que es dada como natural, intachable. Y el

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 9


Cultura de los Cuidados

que no lo acepte molesta y hay que denostarlo tación de las tensiones y cambios en el mundo
e ignorarlo…”. del trabajo, las consecuencias de las dictadu-
La ubicación y hallazgo de las fuentes ras y la violación a los Derechos Humanos. En
documentales fueron un desafío mucho más suma, un trayecto donde confrontaron intere-
complejo de lo esperado. Como así también ses corporativos por la hegemonía y el control
las entrevistas, su compleja técnica en sí y los económico y simbólico del país.
tiempos de negociación para poder acceder a Los capítulos analizan: “La colonización
que los protagonistas tuvieran disponibilidad y la atención de la salud: ¿encuentro de cultu-
y deseo de volver al pasado y compartirlo. Tra- ras?”, “La revolución sanitaria. Tensiones y rup-
bajar en parte la historia oral y fundirla, con- tura: la enfermería en la gestión Carrillo”, “La
trastarla con las fuentes documentales “duras”. militancia política de los enfermeros: resistencia
La inexistencia de archivos accesibles relati- y lucha en la segunda mitad del siglo XX”, “La
vos al planteo del problema requirió múltiples actuación de los enfermeros argentinos en la
búsquedas y en lugares insospechados, en guerra del siglo XX”, “Los mecanismos de invisi-
donde se hallaron piezas del rompecabezas. . bilización de la hegemonía en la formación y el
El libro “Soltando amarras. Claves para control del ejercicio”, y un apartado final ana-
comprender la historia pendiente de la enfer- lizando las falacias argumentales y sus conse-
mería argentina”1 plantea las falacias, los mitos cuencias denominado “Para abrir la cuestión:
y los prejuicios de la enfermería argentina ha- ¿débiles? sofismas y subalternidad”.
ciendo un recorte temporal, seleccionado cin- El hilo conductor en los períodos selec-
co momentos claves en la historia del país El cionados es la colonización intelectual, las
trabajo construye puentes para entender cómo tensiones que operaron favoreciendo la subor-
y por qué este colectivo invisibiliza la partici- dinación, la negación de las acciones emanci-
pación política partidaria de sus integrantes, padoras por parte de integrantes de la profe-
la militancia y la resistencia en los gobiernos sión y la invisibilización de todo aquello que
dictatoriales, sus desaparecidos, la participaci- pone en riesgo el relato ingenuo.
ón y secuelas de la guerra de Malvinas y la lu- Constituyeron una importante motivaci-
cha por el poder en la formación y el ejercicio; ón para encarar este proyecto las infructuosas
las excusas con las que disfrazan sus errores búsquedas relacionadas con producciones que
y la debilidad profesional que dicen padecer pudieran dar cuenta y responder alguno de los
por decisiones que toman otros grupos en su interrogantes que surgen frente a momentos
nombre. históricos ricos en participación social y polí-
Pone en debate y tensión, tramos de la tica de los integrantes de la profesión.
historia de la enfermería argentina atravesada A solo tres meses del lanzamiento el libro
por cuestiones de género, colonización, proce- se agotó y comenzó el trabajo para la segunda
sos de medicalización, religión, luchas de cla- edición que se presentó el 18 de mayo de 2012,
se, ocupación e instituciones de formación de (cuatro meses después de la primera), corregi-
mujeres, con una mirada ampliada de las ten- da y ampliada. El acto –convocado por el Mi-
siones, logros y frustraciones, puntos y con- nisterio de Justicia y Derechos Humanos– se
trapuntos de la enfermería argentina en clave realizó en el auditorio de la ex Alcaidía en la
sudamericana.También avanza en la interpre- Plaza Cívica de Rosario, Centro Clandestino

10 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

de Detención en la última dictadura, por lo ¿Qué nos sucede como profesión que la
que se dio énfasis a revalorizar los contenidos mera semblanza de Florence Nightingale pare-
del capítulo 3º, con la presencia de enfermeros cería satisfacer y acotar la explicación de nues-
y enfermeras ex presos políticos y detenidos tro pasado y el camino recorrido desde 1860
clandestinos sobrevivientes, así como Madres hasta nuestros días?
de Plaza de Mayo y familiares de estudiantes No pecaré de soberbia afirmando que este
de enfermería y enfermeros desaparecidos. El libro produjo un efecto tan profundo que re-
director provincial de Investigación y Recons- virtió esta carencia, pero algo se agitó, ya que
trucción de la Memoria Histórica Lic. Juan en diversos espacios, muchos colegas fueron
Nóbile encabezó, en ese contexto, el acto en manifestando que han podido revalorizar
homenaje a los trabajadores de la salud victi- otras visiones, e inclusive algunos avanzar,
mas del terrorismo de Estado. considerando algunos aspectos de la historia
Este hecho que no puede, ni debe leer- de la profesión en sus proyectos de investiga-
se como anecdótico, habla en principio de la ción.
necesidad de re-visitar lugares clausurados. Con colegas de la Región sucedió algo
Asimismo permite reconocer el valor que co- similar. Los libros, que intuyo cobran vida
bran las prácticas socializadoras contribuyen- cuando salen de la imprenta y cumplen con su
do a los procesos de revisión colectiva y en ese destino, posibilitó iniciar en tan breve lapso un
sentido también, promover un efecto dominó, proyecto colaborativo muy auspicioso que nos
como podríamos especular que constituyó hermana y fortalece.
para muchos la lectura del libro. Lo antes mencionado marca un punto de
Fue y es alentador observar que el cometi- inflexión para entender que nuestra historia
do del libro se cumple cuando no solo es leído comenzará a ser mejor interpretada a partir
por enfermeras/os, sino por profesionales de la de una lectura latinoamericana de los sucesos
salud en general y profesionales vinculados a que acontecieron en la Región, sus múltiples
las ciencias sociales. semejanzas en la génesis de los conflictos y en
En numerosos colegas, según los comenta- los avatares políticos que sacudieron la patria
rios que me han hecho llegar, se desencadeno grande, y esa quizás sea la clave para desenre-
la decisión de iniciar y/o retomar proyectos dar la madeja.
de investigación grupales sobre la historia de Desligar el recorrido histórico de una pro-
la enfermería en Argentina, así como también fesión de las inscripciones ideológicas subsu-
en muchos estudiantes que nunca se habían midas en sus decisiones es vaciar de sentido
acercado al tema, interesarse por la historia. cualquier análisis. Haber eliminado, en los pla-
En sus comunicaciones manifiestan presentir nes de estudios de la formación profesional en
un momento de renovación y crítica en este Argentina la asignatura Historia de la Enfer-
aspecto escasamente problematizado, tanto en mería, considero que es proscribir, tanto para
la formación como en el ejercicio profesional. los estudiantes como para los graduados, el de-
Florecen preguntas sobre ideas hasta aho- recho de conocernos y re-interpretarnos. Por
ra selladas a fuego. Este o aquél momento de lo tanto se hace imprescindible democratizar
nuestro recorrido histórico comienza a desan- este espacio para avanzar. Propiciar el debate
darse a partir de interpelarnos por la parálisis historiográfico, la coherencia y fundamentaci-
que nos inmoviliza. ón de los análisis, y la explicitación de la línea

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 11


Cultura de los Cuidados

historiográfica e ideológica en que se sostienen prácticas, borrando la identificación de que


las respuestas. toda acción profesional constituye un acto po-
A partir de lo antedicho y convencida que lítico. Anulando la reflexión sobre la ideología
mediante el análisis histórico del camino de que subsume la práctica y por lo tanto como
la profesionalización, seleccionando períodos influye ésta en las consecuencias, emancipado-
en los cuales la enfermería generó y afianzó ras o no, que se generan.
en sus prácticas políticas explícitas, ponerlas Celebro todos los debates que se origina-
en contexto dentro de la historia del país y del ron a partir de la publicación del libro, incluso
continente en la cual sucedieron, podremos para impugnar lo que esta investigación pone
encontrar la llave que nos permitirá abrir los en cuestión , quizás pensando que sería posible
frágiles supuestos que se desvanecen ante la convencer nuevamente que la historia de la En-
mínima refutación. fermería Argentina ya estaba relatada y es sufi-
Estos supuestos históricos siguen siendo ciente todo lo dicho. Parecería que las intencio-
utilizados como válidos en el discurso nes de avanzar sobre líneas de investigación que
cotidiano en los espacios de formación y rasgan la clausura continúa inquietando.
reproducen andanadas de nuevos colegas con El camino señalado como correcto en una
desconocimiento de su rica herencia y de esa historia de la enfermería argentina sin revisión
manera se los condena al destierro de su co- tiene las huellas de la influencia del positivis-
pioso linaje de luchas. mo, esgrimiendo como válida la neutralidad,
Dado que es constante identificar la anula- la mirada objetiva y el funcionalismo, supues-
ción-ausencia de interrogantes sobre el pasado tos roles inmutables que juegan a favor de no
y esta señal cobra lógica a partir de estudiarlo abrir nuevas sendas. Se sigue reduciendo fi-
en perspectiva histórica-social, económica y nalmente la práctica concreta a una cuestión
cultural de nuestros procesos democráticos y técnica que produce alienación.
sus interrupciones dictatoriales, se hace impe- Por todo esto considero imprescindible
rioso el estudio de estos períodos. repensar los momentos negados, borrados del
Por lo tanto propongo repensar qué facto- relato, espacio en donde la micropolítica –dis-
res operaron en estas transformaciones y como puta, conflictos, capitales en juego– nos permi-
se reproduce en la formación y en el ejercicio ten considerar la subjetividad y desencadenar
profesional la idea que necesitamos “una so- otros procesos. Abrir una huella para desman-
lución”, “una verdad” –cerrar y clausurar– en telar la identidad de esa cultura residual.
lugar de entrenarnos en formularnos pregun- Escribir, investigar y publicar es la materia-
tas –dudar y revisar– y a partir de esto iden- lización de un acto de libertad y también de
tificaremos las amarras que contiene nuestra valentía, ya que quedamos expuestos a lo que
potencia. acontezca con la obra, pero también es un acto
En las etapas que re-visita del libro se pue- de reparación colectiva, y de creatividad salu-
den identificar los mismos nudos que traban, dable.
en la formación y en el ejercicio, la construc- Acompaña a esta sensación la motivación
ción de espacios de libertad, saboteando la y preocupación por hacerme cargo de la res-
autonomía profesional. Estos nudos han inten- ponsabilidad histórica personal y profesional
tando fundir e incorporar en cada enfermero que me cabe, como parte de una generación
la neutralidad, la “des-ideologización” de las atravesada por las dictaduras, terrorismo de

12 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Estado, terrorismo económico, crímenes de atreverse a navegar, que entraña menos riesgo
lesa humanidad, una guerra en el Atlántico que permanecer anclado en aguas estancadas.
Sur de nuestro país y ruptura de los lazos de En ese sentido, la deficitaria producción de
solidaridad social. material relacionado con la historia de la en-
Intentaron suprimir en nosotros el sujeto fermería argentina es un indicador de la su-
colectivo y trasformarnos en individuos mez- bordinación con que se disciplinó a sí misma.
quinos. Desde diversas, improvisadas y hasta En palabras de Rodolfo Walsh, que valen
erráticas maneras resistimos, como pudimos y para el análisis de lo que le sucede también a
como venía, pero resistimos y tenemos la obli- la enfermería argentina, “nuestras clases domi-
gación de estudiar y dejar registro de la etapa nantes han procurado siempre que los trabaja-
que vivimos y de las consecuencias que pade- dores no tengan historia, no tengan doctrina,
cimos por el contexto previo que posibilitó que no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe
acontecieran. empezar de nuevo, separada de las luchas an-
Muchos de nosotros, profesionales de la teriores: la experiencia colectiva se pierde, las
salud, arrinconamos al temor con militancia lecciones se olvidan. La historia parece así como
colectiva, que incluyó un duro trabajo para propiedad privada cuyos dueños son los dueños
erradicar las huellas de la desolación del ter- de todas las cosas”.
rorismo de Estado y del terrorismo económi-
co, porque entendimos que no arriesgarnos Mar del Plata, julio de 2012
a fracasar era el fracaso. Si de esa resistencia
aprendimos algo en principio es, como señala
Galasso (2010), que la historia también es un
arma de combate. La utilizaron con nosotros Agradecimientos: al Dr. José Siles González
mediante mecanismos de colonización para por la invitación a participar de Cultura de los
nuestros deseos y energía, y en tanto no la re- Cuidados a través de esta nota editorial, así
visemos críticamente estaremos favoreciendo como también por prologar la primera edición
que nada cambie al no fisurar la lógica que la del libro y a la Dra. Ana Luisa Velandia Mora
sostuvo. por hacerlo en la segunda edición.
Para transformarnos colectivamente es in-
dispensable dudar, no temer a la incertidum-
bre en dejar estos ropajes que nos encorsetan
pero seguimos usando y en ese amasijo inicial
no amedrentarse ante la desestabilización de
todo lo establecido como verdad histórica,
atravesarla, interpelarla y recrear diferentes
lecturas. Producir en consecuencia una de-
mocratización de los vínculos profesionales en
base a la honestidad intelectual generando un
nuevo diálogo, permanente y provocador, con 1
Datos del libro Morrone, Beatriz “Soltando amarras.
nuestra historia. Claves para comprender la historia pendiente de la enfer-
La naturalización invariablemente tapona mería argentina”. - 2a ed. - Mar del Plata: Suárez, 2012. 235
la transformación. Es hora de soltar amarras, p.; 21x15 cm. ISBN 978-987-1732-72-2

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 13


Cultura de los Cuidados

Fenomenología
Ethic and bioethic dilemmas on palliative care for
hospitalized elderly: nurses’ experience.
Dilemas éticos y bioéticos en los cuidados paliativos de mayores hospita-
lizados: vivencia de enfermeras
Dilemas éticos e bioéticos nos cuidados paliativos de pessoas idoas
hospitalizadas: vivencia de enfermeras
Juliana Bezerra do Amaral1, Maria do Rosário de Menezes2, Maria Antonia Martorell-Poveda3,
Simone Cardoso Passos4.
1
RDoctoranda en Enfermería - Programa de Pós-graduação em Enfermagem da Universidade Federal da Bahia. (Brasil). Bolsista
de la Fundación Carolina en la Universidad Rovira i Virgili, Tarragona (España). Profesora Assistente de la Escola Bahiana de
Medicina e Saúde Pública, Salvador – Bahia (Brasil).
2
Profesora adjunta nível 3 de la Escola de Enfermagem da Universidade Federal da Bahia, Departamento de Enfermagem
Médico Cirúrgica e Administração de Enfermagem, Salvador-Bahia (Brasil).
3
Profesora Titular, Departamento de Enfermería, Universidad Rovira i Virgili, Tarragona (España).
4
Maestra en Enfermería - Programa de Pós-graduação em Enfermagem da Universidade Federal da Bahia. Salvador – Bahia
(Brasil). Profesora Assistente de la Escola Bahiana de Medicina e Saúde Pública. Salvador – Bahia (Brasil).
Cómo citar este artículo en edición digital: Bezerra do Amaral J; Menezes MªR; Martorell-Poveda MªA; Cardoso Passos S.
(2012) Ethic and bioethic dilemmas on palliative care for hospitalized elderly: nurses’ experience. Cultura de los Cuidados.
(Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.02>
Correspondencia: Juliana Bezerra do Amaral. Avenida General Severino Filho, nº 1029, Condomínio Aldeiotta, 16C, Itapuã,
CEP: 41.600-096. Correo eletronico: julianabamaral@yahoo.com.br
Recibido: 21/11/2011/ Aceptado: 13/4/2012

geriatrica de la ciudad de Salvador – Brasil, de


mayo a agosto de 2005.
Metodología: Estudio cualitativo, explora-
torio, descriptivo. Para la recogida de datos se
utilizó la entrevista y la historia oral temática.
Los datos fueron sometidos al análisis de con-
tenido.
Resultados: del discurso surgieron dilemas
como: Prolongando artificialmente la vida; Al-
imentando pacientes en condiciones termina-
les; Negando informaciones; y obteniendo un
RESUMEN efecto indeseado – doble efecto.
Objetivo: analizar los dilemas éticos y Conclusión: Las enfermeras vivencian al-
bioéticos vivenciados por enfermeras que gunos dilemas éticos y bioéticos, conflictos de
ofrecen cuidados paliativos a mayores hospi- valores y contradicciones, pues es imposible
talizados en una unidad de cuidados paliativos dissociar los aspectos históricos y culturales

14 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

del cotidiano de los profesionales de salud. ABSTRACT


Sin embargo, la profundización teórica sobre Objective: analyzing ethic and bioethics
la temática contribuirá para la plena implant- dilemmas experienced by nurses who take pa-
ación de los cuidados paliativos, promoviendo lliative care for hospitalized elderly.
una transformación de la visión cultural sobre Method: quality study, exploring, des-
el proceso de muerte y morir. criptive, using the interview as technical for
Palabras clave: enfermería, cuidados pali- collecting oral history from tem nurses. The
ativos, mayores, bioética. context was a geriatric palliative care unit
from the city of Salvador – Brazil, in the pe-
riod between May and August 2005. Content
RESUMO was used for speech analyzing.
Objetivo: Analisar os dilemas éticos e bio- Results: the speeches arose dilemmas like:
éticos vivenciados por enfermeiros que pres- artificially prolonging of life; feeding terminal
tam cuidados paliativos a idosos internados condition patients; neglecting information;
em uma unidade geriátrica de cuidados palia- and obtaining an undesired effect – Double
tivos da cidade de Salvador - Brasil, no perío- effect.
do de maio a agosto de 2005. Conclusion: the nurses experienced some
Metodologia: estudo qualitativo, explora- ethic and bioethics dilemmas, values con-
tório e descritivo. Para a coleta de dados foi flicts and contradictions, for it is impossible
utilizado entrevista temática da história oral. to dissociate the historical and cultural as-
Os dados foram submetidos à análise de con- pects inserted in the daily life of the Health
teúdo. Professionals. However, the theoretical study
Resultados: dos discursos emergiram di- about this theme Will contribute to complete
lemas, como: prolongando a vida artificial- deployment of the basics of palliative care by
mente; alimentando pacientes em condições enabling cultural point of view transformation
terminais, negando informações, e obtendo concerning to the process of dying and death.
um efeito indesejado - duplo efeito. Keywords: nursing, palliative care, elderly,
Conclusão: As enfermeiras vivenciam di- bioethics.
lemas éticos e bioéticos, conflitos de valores
e contradições, pois é impossível dissociar os
aspectos históricos e culturais do cotidiano INTRODUCTION
dos profissionais de saúde. No entanto, o estu- Medicine and nursing are sciences in con-
do teórico sobre o assunto irá contribuir para stant renovation due to the advances in the
a plena implementação dos cuidados paliati- investigation of diseases, development of new
vos, promovendo uma transformação cultural therapies, improvement in technical measures
da visão cultural sobre o processo de morte e for diagnosis which lead to the discovery and
morrer. treatment of many problems, promoting, this
Palabras chaves: enfermera, cuidados pa- way, a great benefit to humanity by collaborat-
liativos, idosos, bioética. ing with the increase in life expectancy and
improvement in the health situation of the
population.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 15


Cultura de los Cuidados

tion, inequity, sadness, loneliness, among oth-


ers (Vega and Juan, 2011; Gonçales, 1999).
Therefore, with the purpose of changing
healthcare towards patients with incurable and
progressive diseases, the principles and phi-
losophies of palliative care with the purpose of
identifying, evaluating and controlling symp-
toms resurge, considering the physical, social,
physiological and spiritual dimensions of the
person to be cared for, providing quality to the
death process of the patient as well as support
Nevertheless, progress does not always
to the family (Pessini, 2004).
have the same meaning for the elderly who
Nonetheless, despite the strengthening of
present non-transmissible and incurable dis-
debates raised by the philosophy of palliative
eases, since most of them are condemned to
care, which favors comparison with the pa-
live with intense suffering and abandonment
tient, families and health professional, the lat-
(Villamizar, 1992). Without granting them the
ter faces ethical and moral dilemmas for de-
benefits of hard technology, but offering the
light form of treatment centered in the recep- cision making when caring for patients with
tion, attentive listening, and in the promotion non-transmissible and progressive illnesses
of comfort and affection. due to the prevailing culture and biomedical
The western culture, based on the biologi- model.
cal model of health and illness, hospital-cen- In this perspective, this article, product of
tered care, often favors suffering and aban- a masters dissertation by one of the authors,
donment faced by many of the elderly with entitled “The meaning of health care/palliative
incurable diseases, since life is understood as care for hospitalized elderly: oral accounts of
being the greatest benefit and it is the respon- nurses”, has the purpose of discussing ethical
sibility of the medical professional to maintain and bioethical dilemmas faced by nurses in the
life, even when life is prolonged through arti- palliative care of hospitalized elderly patients,
ficial means. confirming the permanent necessity of the dis-
There is no doubt that technologies will cussion within our professional environment.
totally change the ways of living and dying.
However, it must be acknowledged that it is not METHODOLOGY
possible to avoid death. It is possible to delay, This paper is of explanatory-descriptive
but not avoid death (Gracia, 2005). Once this nature with a qualitative approach in the anal-
is the unchangeable destiny of all living crea- ysis of the information. The context was a pal-
tures, death and the process of dying, as well liative health care unit in a Geriatric Center
as the quality of living, should be thought and in the city of Salvador-Bahia, in the period of
discussed openly in all spaces of health area as May to August, 2005.
well as in educational and health care institu- The thematic oral accounts were used on
tions, since there are feelings that accompany the basis that the true story is investigated
the process of death, such as pain, fear, frustra- from those who experienced a certain event

16 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

or who at least have a version that is debatable the interviewed parties, the reality of artificial
(Meihy, 1998). Therefore, though semi-struc- prolongation of life drives us to reflect on the
tured interviews of 10 nurses were collected in necessity of palliative care in our society. For
the age group between 25 and 45 years, who example, one of the nurses commented:
had experienced palliative care of hospitalized (...) every one of them can be reanimated, so
elderly patients. I do not make any distinction (...). Look! During
The stipulations of the National Ethics my shift, the patient does not go into cardiac ar-
Commission in Investigation observing the rest, because before even imagining that he may,
ethical aspects of Resolution 196/96 of the Na- I will take all nursing (….) actions (….). Ent. 9.
tional Health Council were complied (Nation- These words illustrate the behavior of some
al Health Council, 1997). The performance of professionals in the face of the inevitability of
the investigation was approved by the Ethics death of people in the final phases of illness,
Committee of the Santo Antonio Hospital, causing great suffering to these by taking un-
registered under number 021 on March 28, necessary measures which do not grant the
2005. patients their human dignity. To talk about
The interviews were previously established, this behavior we use the term Dysthanasia,
in accordance with the availability of the col- which refers to a painful death and which is
laborators, and recorded in a recorder after the antonym of Euthanasia, which is defined
the clarification of the confidentiality and ano- as a practice in which the life of a patient, with
nymity of the interviews and the possesson of a recognizably incurable disease, is abbrevi-
a written authorization, permitting the record- ated without pain or suffering (Bueno Silveira,
ing and use of the information after transcrip- 1980).
tion and contextualization. Ortotanasia is defined as death on its own
To assist in the analysis of the narratives time, without any disproportional abbrevia-
of the interviewed parties the Bardin content tion or prolongation of the process of death.
analysis was used, being “indicated in the The name ortotanasia comes from the Greek
study of motivations, attitudes, values, beliefs, “orthos” (upstanding, correct) and “thanatos”,
tendencies” (Leopardi, 1999). which denotes death (Pessini, 2001). The prac-
tice of ortotanasia tends to avoid dysthanasia.
RESULTS AND DISCUSSION Nevertheless, despite the possibly uncon-
From the accounts of the nurses four cat- scious conduct of the professional faced with
egories arose relating to ethical and bio-ethi- the process of death of patients, in their ac-
cal dilemmas experienced on caring for the counts it was possible to identify the under-
elderly hospitalized for palliative care. These standing of the meaning of palliative care as a
were coded as: 1) Prolonging life – dysthana- comfort care, as demonstrated below:
sia; 2) Feeding patients in terminal conditions; (...) to me, palliative care would be the com-
3) Denial of information – autonomy and 4) fort of the patient where nurses can perform
Obtaining an undesired effect - double effect. their complete activities (...), she also contra-
dicts herself by informing that “during my turn
1) Prolonging life artificially – dysthanasia (work shift), the patient does not go (cardio-res-
Seemingly, in the testimony of some of piratory arrest), because before imagining that

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 17


Cultura de los Cuidados

the patient will go (….) I will take all the nursing less, despite exercising one of the main roles in
actions and, after that, he may go (die), but in peoples’ lives, which does not change as time
another shift, not in mine, so as no-one can say, passes or in the presence of a serious illness,
ah! (...) confirmed”. Ent. 9. when the latter occurs, food is marked by its
One can infer, from a bioethical point of absence or by the difficulties of ingestion (Es-
view, there was an infringement of the non- slinger, 2003).
malfeasance, one of the principles of the ethics Nurses working in palliative care of-
trinity which implies in not causing unneces- ten present loss of weight or anorexia due to
sary damage or suffering to patients through- multiple causes. Anguish is caused to family
out the treatment given, which is the obliga- members and caretakers due to the absence of
tion of the health professionals. food which will not alter the course of the ill-
One should recollect also that in Chap- ness (Esslinger, 2003). From the words of one
ter V, article 46, of the Nursing Professionals’ of the nurses interviewed, the difficulty of the
Code of Ethics, there is a guidance against eu- professionals emerges in relation to accepting
thanasia and dysthanasia, prohibiting profes- the denial of nutritional support by the elderly,
sionals of “promoting euthanasia or cooperat- despite their technical-scientific knowledge
ing in practices leading to the anticipation of revealed in the accounts.
the client\s death” (Federal Council of Nurs- Time goes by and the patient does not wish
ing, 2004) to eat, but I tell the patient, you will go without
In a study about dying with dignity the eating. According to the literature, if the patient
author reflects that the presence of a routine does not wish to eat, one must not give them
in which there are various duties and a lot of food. I ask myself: “Will they die of hunger?”
responsibility, nursing professionals associate (...) It is necessary to mature this idea of pallia-
that the correct attitude is not to let the patient tive care. Ent. 7.
die (Esslinger, 2003). The traditional opinion in the hospices is
Hence, the assertions of the collaborating that “when a patient no longer wishes to be
nurse reflects her desire to maintain life, not fed, the patient should not be forced” (Pessini,
performing actions that would be character- 2004). And, that in the “last days of life, the
ized as dysthanasia, because the team of this metabolism is altered and the energy used
Geriatric Center has been offering to its pro- for digestion, even when in small quantities,
fessionals study groups about palliative care is very difficult for the patients”, because the
and awareness workshops for caring for the acetonemia (abnormal increase of ketone bod-
terminally ill elderly. ies in the blood) present at the final moments
of life, offering, among other things, relief to
2) Feeding patients in terminal conditions pain. In this manner, the forced diet therapy
Food and beverages consumed in a com- could lead to prolonged suffering to patients
munity are an essential part of the culture, (Pinto, 2009).
apart from being related to a means of sub- While nutritional support through arti-
sistence and to an agreeable experience, also ficial feeding (enteral or parenteral) in the
collaborate towards promoting comfort, com- context of the terminal situation, many com-
munication and social interaction. Neverthe- plications can occur due to the central venous

18 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

catheters and enteric tubes, such as: infec- It is true [pause], patients, I believe, should
tions, pneumothorax, nausea, gastric ecstasia, not be informed about their clinical symptoms,
abdominal extension, diarrhea, among others (…) they do not have the knowledge, although
(Pinto, 2009). maybe they do have an idea, (….)., (…). Since
Therefore, considering that the continued they are wise people, I believe they are aware of
refresher courses performed with profession- when they are close to dying. Ent. 10.
als of services for healthcare of patients in This situation of not informing the pa-
palliative care could lead to a modification in tients about their state of health, apart from
the culture that it is necessary to keep feeding violating the principle of autonomy, recog-
these patients, when the loss of appetite and nized as the principle of right and will of the
cachexia of the ill are due to the progression persons governing themselves, it can also be
of the illness. related to cultural and paternalist attitudes,
characteristic of Latin American countries,
3) Denial of information - autonomy protecting their patients. In Anglo-Saxon
This category was thus denominated be- countries, on the other hand, objectivity of
cause nurses revealed that they do not issue information is valued and performed by the
and do not accept to inform patients on their professionals (Pessini, 2004).
state of health and closeness of death. Nonetheless, in extreme situations, when
According to Chapter IV, articles 26 and there are fair reasons for imagining that the
30, of the Nursing Professionals’ Code of Eth- truth is incompatible with respect to human
ics it is informed that it is the duty of the pro- dignity, the breach of truth can be conceived
fessionals to “render adequate information (Gracia, 2005). Working with the elderly
to the client and family members in relation in terminal conditions, for example, makes
to the nurse-care, possible benefits, risks and possible to identify situations in which the
consequences which could occur, as well as principle of autonomy may be totally or par-
collaborating with the health team in clarify- tially disregarded, since there are patients
ing to the client and family members about the that suffer from neuropsychiatric disorders
state of health and treatment, possible benefits, which make comprehension of the informa-
risks and consequences which could occur” tion difficult, as in the case of dementia, and
(Federal Council of Nursing, 2004). others are abandoned by their families and
Hence, the patient and family members dear ones in institutions, impeding that they,
should receive clear, objective and compre- as legal responsible, have any right to know
hensible information, adapted to their cultural or decide.
condition, on the actions, diagnosis and thera- However, no matter how difficult commu-
pies, whereby the patient has the right to con- nication of the truth is in this situation, the
sent or refuse the procedures to be performed. principle of veracity should always be respect-
The patient does not need to know that he/ ed, because this is the basis of trust in interper-
she has a terminal illness, does not need to know sonal relationships, because it benefits the el-
that he/she has only a few days to live, does not derly and the family (principle of beneficence)
need to know that there is no cure for his/her permitting participation in decision making
illness, does not need to know any of this. Ent. 7. (autonomy) (Pessini, 2004).

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 19


Cultura de los Cuidados

4) Obtaining an undesirable effect - double FINAL CONSIDERATIONS


effect The results obtained and presented per-
The principle of the double effect is char- mit the affirmation that nurses are still in full
acterized as an action of care which when construction of the comprehension of nursing
performed entails in negative effects to the assistance/care in terminal process of hospi-
patient. A common event in palliative care talized elderly patients. Consequently, some
occurs when there is the necessity of analge- ethical and bioethical dilemmas, conflicts of
sia and sedation for patients in intense pain, values and contradictions are identified in the
as difficulty in breathing, anxiety, agitation and comments of the interviewed nurses in the
acute confusion and, after the administration practice of nurse-care to patients with non-
of drugs such as morphine, which can produce transmittable and incurable diseases, because
effects such as a decrease in blood pressure or it is impossible to disassociate the historical
respiratory depression, the patient deceases. and cultural aspects in the daily lives of health
This is an example of an undesired effect. professionals.
This situation is evidenced in the following It is considered that the influence of the cu-
comment, in which the nurse emphasizes that rative formation is still strongly linked to the
the main objective was to alleviate suffering difficulties found for the credible comprehen-
and promote quality of life, where accompani- sion of the principles and philosophies of pal-
ment was offered to the patient. liative care, a reality which is already consoli-
There was one patient who was in a lot of dated in European countries and originated
pain and had morphine prescribed in case nec- from the modern hospice movements.
essary. Therefore morphine was administered, Lastly, palliative care renders attention
and the patient went (…), the blood pressure during the final moments of the patients’ lives,
was inaudible, and slowly the elderly patient because its philosophy proposes an integral
deceased, but we were giving all the due assis- vision of the individual in the presence of an
tance, knowing that these were palliative care, incurable pathology and in all the derived cir-
all of us were accompanying, giving all the as- cumstances, and the professionals put forth
sistance. Ent. 3 debates about terminal sedation, analgesic
So, the double effect principle occurs when therapy, feeding, blood transfusions and reani-
a therapy represents the best possible (good mation.
action), used with the direct purpose of caus- In this context, health professional should
ing a positive effect, and its consequences (col- become aware of the bioethical principles that
lateral effect) can lead to negative situations fundament and accompany the professional
(Pessini, 2004). practice, in a process of continuous reflection
Finally, it is understood that adequately and ample discussion about health and the
structured palliative care, with guidelines es- specificity of each service (Germano, 1993).
tablished for difficult decision making, is of
fundamental importance to elderly patients in
terminal conditions, because it “does not avoid
euthanasia, but decreases appreciably the re-
quest for euthanasia” (Gracia, 2005).

20 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

BIBLIOGRAPHY - Gracia, D. (2005) Uma reflexão sobre a autonomia con-


- Bueno Silveira, F. (1980) Dicionário escolar da língua por- temporânea em relação à morte. Revista IHU On-Line.

tuguesa. 11. Ed.. Rio de Janeiro: FENAME. 8-11 [disponible en: http://www.saofrancisco.edu.br/

- Carvalho, R; Taquemori, L. (2008) Nutrição e Hidratação itatiba/uploadAddress/Eutanasia_entrevistas[9495].pdf]

in: OLIVEIRA AYER, R. et al(col) Cuidados Paliativos. (consultado en noviembre de 2005)

São Paulo: Conselho Regional de Medicina do Estado de - Leopardi, M. (1999) Teorias em enfermagem: instrumen-
tos para a prática. Florianópolis (SC): Papalivros.
São Paulo.
- Meihy, J. (1998) Manual de história oral. 20. ed. São Paulo
- CONSELHO FEDERAL DE ENFERMAGEM (2004) IV
(SP): Loyola, 86pp.
do Código de Ética dos Profissionais de Enfermagem [di-
- Pessini, L. (2004) A filosofia dos cuidados paliativos: uma
ponible en: http://www.coren-rj.org.br/codigo_etica.htm
resposta diante da obstinação terapêutica. In: PESSINI, L.;
] (consultado en mayo de 2005).
BERTACHINI, L. (Org.). Humanização e cuidados pali-
- CONSELHO NACIONAL DE SAÚDE (1997). Resolução
ativos. São Paulo: Loyola.
CNF nº. 196, de 10 out. Resolve aprovar diretrizes e nor-
- Pessini, L. (2001) Distanásia: até quando prolongar a Vida?
mas regulamentadoras de pesquisas envolvendo seres hu-
São Paulo: Centro Universitário São Camilo.
manos. Brasilia, Brasil.
- Pinto, C. (2009) Procedimentos sustentadores de vida em
- Esslinger, I. (2003) O paciente, a equipe de saúde e o
Cuidados Paliativos: uma questão técnica e bioética. En:
cuidador: de quem é a vida afinal? Um estudo acerca do
Manual de cuidados paliativos / Academia Nacional de
morrer com dignidade. São Paulo, Tese (Doutorado em
Cuidados Paliativos. Rio de Janeiro: Diagraphic, 195-201
Psicologia) – Instituto de Psicologia, Universidade de São - Vega, M.. Juan, L. (2011) Perspectiva de la enfermera
Paulo. São Paulo, 397 p. ante el paciente oncológico en fase terminal en Tampico,
- Germano, R. (1993) A ética e o ensino de ética na enfer- Tamaulipas, México. [disponible en: http://www.index-f.
magem do Brasil. São Paulo: Cortez;. 73-78. com/cultura/30pdf/30-052.pdf]
- Gonçalves, LHS. (1999) Aprendendo a cuidar de pes- - Villamizar, E. (1992) Sintomas Gastrointestinais. En: Beja-
soas em condição terminal. In: Py, P (org). Finitude: uma rano, P.F.; Jaramillo, I. Morrir com dignidad – fundamen-
proposta para reflexão e prática em gerontologia. Rio de tos del cuidado paliativo – atención interdisciplinaria del
Janeiro: NAU. paciente terminal. Colombia: Amazonas Editores.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 21


Cultura de los Cuidados

Historia
El rol enfermero. Cambios más significativos
entre ayudante técnico sanitario y diplomado
universitario en Enfermería.
Nurse role. Most significant changes between ats
(sanitary technician) and due (university diploma in nursing).
Da enfermeira role. Alterações mais significativas entre ats (assistên-
cia técnica paramedico) e due (diploma universitário em enfermagem)
Nuria Martínez Cadaya1, Mª Luz Fernández Fernández2
1
Diplomada en Enfermería. Servicio Cántabro de Salud.
2
Licenciada en Historia. Máster Interuniversitario de Historia Contemporánea. Diplomada en Enfermería. Profesora E.U.E.
“Casa de Salud Valdecilla” U. de Cantabria.
Cómo citar este artículo en edición digital: Martínez Cadaya N; Fernández Fernández, Mª L. (2012) El rol enfermero. Cambios
más significativos entre Ayudante Técnico Sanitario y Diplomado Universitario en Enfermería.
Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.03>
Correspondência: Nuria Martínez Cadaya. C/ Joaquín Bustamante Nº 5, 10º B.
C.P. 39011 Santander. Cantabria. Dirección de correo: nuria_mc85@hotmail.com. Telf.: 646426920.
Recibido 11/12/2011/ Aceptado: 15/02/2012

the social, legal and formative context of the


literature, it is evidenced the change in the
nurse’s role, changing its orientation towards
the management of comprehensive care to the
individual, expanding its roles to welfare, edu-
cational, management and researcher fields
and using a scientific methodology based on
ABSTRACT the knowledge of their own discipline. How-
The health needs of the population have ever, these changes can be noticed more in the
conditioned the professional role of nursing educational field than in the welfare field. It
throughout history, and hence nursing func- is concluded that the nurse’s role has suffered
tions have being redesigned, which is reflected significant changes since the implementation
in the professional practice. Presented below is of the university studies although it does not
a descriptive study carried out by a literature achieve its real effectiveness. It is essential to
review that covers the period between 2000 - deeply reflect on the reasons that prolong this
2010, which objective is to identify the evolu- situation and adopt the needed measures to
tion of the nurse’s role in Spain in the transition fully assume the autonomous role.
from “Sanitary Technical Assistant” qualifica- Key words: Nurse´s Role; Nursing Care;
tion to Nursing degree. Trough the analysis of History of Nursing.

22 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

RESUMO que se han ido remodelando las funciones


As necessidades de saúde da população enfermeras reflejándose en la práctica profe-
condicionaram o papel do profissional de sional. Se presenta a continuación un estu-
enfermagem ao longo da historia, de modo dio de carácter descriptivo realizado mediante
que foram remodelando as funções de enfer- una revisión bibliográfica que abarca el perio-
maria refletindo assim na pratica profissio- do establecido entre los años 2000-2010 cuyo
nal. A continuação apresenta-se um estudo objetivo es identificar la evolución del rol en-
de caráter descritivo através de uma revisão fermero en España en la transición de A.T.S. a
bibliográfica que abrange o período entre os D.U.E. A través del análisis del contexto social,
anos 2000-2010 e cujo objetivo é identificar legal y formativo de la bibliografía se eviden-
a evolução do papel do enfermeiro na Espa- cia el cambio en el rol enfermero modificando
na durante a transição de ajudante técnico- su orientación hacia la administración de cui-
-sanitario (A.T.S.) a diplomado universitário dados integrales al individuo, ampliando sus
em enfermaria (D.U.E.). Através da analise do funciones al ámbito asistencial, docente, de
contexto social, legal e informativo da biblio- gestión e investigador y empleando una me-
grafia se demonstra a mudança do papel do todología científica basada en los conocimien-
enfermeiro modificando sua orientação com tos de la propia disciplina. Sin embargo, estas
relação à administração dos cuidados integrais modificaciones son más visibles en el plano
do individuo, expandindo as suas funções ao docente que en el asistencial. Se concluye que
nível assistencial, docente, de gestão e investi- el rol enfermero ha sufrido cambios significa-
gação e aplicando um método científico base- tivos desde la puesta en marcha de los estudios
ado nos conhecimentos da própria disciplina. universitarios aunque no se alcanza la verda-
No entanto, essas mudanças são mais visíveis dera efectividad del mismo. Es imprescindible
no plano educacional que no plano assisten- reflexionar en profundidad a cerca de los mo-
cial. Concluímos que o papel do enfermeiro tivos que prolongan esta situación, y adoptar
sofreu mudanças significativas desde o inicio medidas necesarias para asumir plenamente el
dos estudos universitários, mas não chegou à rol autónomo.
verdadeira eficácia do mesmo. É imprescin- Palabras clave: Rol de la enfermera; Aten-
dível analisar profundamente sobre as razões ción de Enfermería; Historia de la Enfermería.
que prolongam esta situação e tomar as me-
didas necessárias para assumir plenamente o
papel autônomo. INTRODUCCIÓN
Palavras-chave: Papel do Professional de La promulgación en 1857 de la Ley de Ins-
Enfermagem; Cuidados de Enfermagem; His- trucción Pública supuso la primera referencia
tória da Enfermagem. legal en la construcción la disciplina enferme-
ra al reconocerse los estudios de Practicante y
Matrona, no así los de enfermera, que deberían
RESUMEN esperar a inicios del siglo XX concretamente
Las necesidades de salud de la población por la Orden de 7 de Mayo de 1915.
han condicionado el rol profesional de la en- Pero sin lugar a dudas, uno de los cambios
fermería a lo largo de la historia, de manera trascendentales para la Enfermería españo-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 23


Cultura de los Cuidados

la sería la unificación de las tres titulaciones el punto de partida para llevar a cabo un traba-
existentes, Practicante, Matrona y Enfermera, jo cuyo objetivo ha sido identificar el desarro-
en una sola, Ayudante Técnico Sanitario en llo y evolución del rol enfermero en España,
1953, cuando tras la adhesión de España a la más concretamente en la transición que sufrió
OMS, nuestro país debió asumir las directrices de la titulación de Ayudante Técnico Sanitario
en materia sanitaria marcadas por este Orga- a la integración en la Universidad para obtener
nismo. Esta nueva titulación marcaría un hito la titulación de Diplomado en Enfermería.
para la Enfermería española ya que entre otras
modificaciones, se elevaría el nivel de estudios MATERIAL Y MÉTODO
de acceso a Bachillerato Elemental y la forma- Este estudio es de carácter descriptivo y se
ción se estructuraría en tres años. Aún así, la ha llevado a cabo mediante una revisión bi-
función enfermera seguía quedando condi- bliográfica que abarca el periodo establecido
cionada a las directrices médicas, como así lo entre los años 2000 y 2010 utilizando para ello
marcaba la propia titulación al especificar la tanto fuentes primarias como secundarias.
palabra “Ayudante”, sin olvidar además, que la La búsqueda bibliográfica se realizó utili-
formación continuaba en manos de los facul- zando las siguientes palabras clave: Rol de En-
tativos de la Medicina. fermería; Atención de Enfermería; Historia de
El advenimiento de la democracia a me- la Enfermería.
diados de los años setenta del pasado siglo, su- Para la realización de este trabajo se esta-
pondría una metamorfosis trascendental para blecieron cinco fases:
la sociedad española que obviamente alcanza- 1ª Fase.- Búsqueda sistemática en cuatro
ría a la Enfermería. Por fin, y como ya ocurría bases de datos: Bibliografía española de His-
en los países anglosajones, los estudios enfer- toria de la ciencia y de la técnica; CiberIndex;
meros se integrarían en la Universidad en 1977 CUIDENplus y Dialnet; y dos catálogos biblio-
bajo la titulación de Diplomado en Enfermería tecarios pertenecientes a la Biblioteca de la
y los profesionales tomaban las riendas de su Universidad de Cantabria y Biblioteca Central
formación. A partir de este momento, comen- de Cantabria.
zaban a establecerse las funciones indepen- 2ª Fase.- En esta etapa se analizaron ma-
dientes y los cuidados se centrarían en el ser nualmente los sumarios de los volúmenes
humano como una entidad holística, abrién- publicados en los diez años establecidos para
dose nuevas expectativas para la profesión. este estudio de seis revistas de enfermería pu-
En los últimos años, los distintos cambios blicadas en España con alto factor de impac-
educativos y legislativos han dado lugar a la to: Enfermería Clínica; Index de Enfermería;
aparición de nuevas funciones y competencias Cultura de los Cuidados; Metas de Enferme-
que sin duda modificarán la práctica profe- ría; Revista Rol de Enfermería e Híades. Con
sional. En la actualidad, los estudios de Gra- respecto a estas dos últimas publicaciones se
do obligarán a los profesionales enfermeros a siguió un criterio diferente, así, en el caso de
plantearse la redefinición de su rol, sin duda, la Revista Rol de Enfermería se amplió el pe-
una cuestión que no es sencilla de resolver. ríodo de estudio, ya que no hay que olvidar
Estas reflexiones sobre nuestras actuacio- que fue la primera publicación enfermera en
nes y el resultado de las mismas, constituyeron nuestro país, por lo que se inició la revisión

24 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

en el primer número publicado en 1978 hasta


2010. Por su parte, Híades es la única revista
cuya temática se centra en la Historia de la
Enfermería y por esto se realizó una revisión
completa de todos los volúmenes publicados
entre 1995 y 2008.
3ª Fase.- Establecimiento de una serie de
indicadores bibliométricos que permitieran
realizar un posterior análisis de los datos ex-
presados literalmente en los artículos:
- Revista en la que está publicado.
- Año de publicación. ANÁLISIS BIBLIOMÉTRICO
- Nombre y apellidos de los autores. El primer indicador a tener en cuenta es la
- Número de autores por artículo. revista de publicación. Es necesario destacar,
- Titulación de los autores. tal y como se muestra en la gráfica, el abun-
- Institución a la que pertenecen los autores. dante número de artículos encontrados en la
- Zona geográfica a la que aparece vinculado Revista Rol de Enfermería, que sobrepasa en
el artículo. mayoría absoluta a la suma de todos los artícu-
- Existencia de palabras clave. los revisados de las otras cinco revistas investi-
- Existencia de bibliografía. gadas. (Gráfico 1)
Este hecho puede explicarse dado que el
4ª Fase.- Las referencias legales que apa-
periodo analizado de esta revista triplica el
recen en los distintos artículos analizados se
periodo analizado de las demás publicaciones.
cotejaron en la base de datos de la Agencia Es-
El segundo dato analizado es el año de pu-
tatal Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) y en su
blicación del artículo. Los primeros años tras
colección histórica, Gaceta de Madrid.
la integración en la Universidad (1978-1980)
5ª Fase.- La búsqueda bibliográfica se com- son de los de mayor productividad bibliográ-
plementó con las aportaciones de fuentes pri- fica, pero en el año 2004, y sin coincidir con
marias facilitadas por familiares y compañeros ninguna fecha especial, se publicó el mayor
de profesión. número de artículos relacionados con el tema
a estudio. (Tabla 1)
RESULTADOS Y DISCUSIÓN Los siguientes indicadores establecidos son
El total de números de revistas analizados los autores y el número de autores por artícu-
ha sido de 638, de los cuales se han seleccio- los. Existe una gran variabilidad de autores en-
nado para el estudio 82 artículos en los que tre los que destaca Rosa María Alberdi Castell
se refleja una temática muy variada. Por ello, por ser la que más artículos ha firmado. Sin
y dadas las peculiaridades del estudio, se ha embargo, como de observa en el gráfico, el 60%
procedido a mostrar de manera conjunta los de los artículos están firmados por un solo au-
resultados y la discusión estableciéndose en la tor. (Gráfico 2)
misma dos tipos de análisis, uno bibliométrico Para continuar con el estudio, se tuvieron
y otro temático. en cuenta la titulación de los autores y la ins-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 25


Cultura de los Cuidados

titución a la que pertenecen. Las titulaciones


más repetidas son enfermera y profesor de
universidad. Hay que remarcar la presencia
tan importante del ámbito docente en la pro-
ducción de literatura científica enfermera. La
universidad es la institución más destacada,
pues se referencia en el 60% de los artículos;
seguida de los hospitales, que se corresponden
con el 10%.
Otro de los indicadores analizados es la
queda patente la sospecha y preocupación
zona geográfica a la que se encuentran vincu-
porque los cambios esperados no han surtido
lados los autores del artículo, así se aprecia que
en la realidad el efecto deseado. Esta cuestión
las comunidades autónomas más productivas
puede apreciarse en los diferentes documentos
son Andalucía, Cataluña y Madrid. en los que se plasman algunos de los proble-
Además, se ha valorado la existencia de pa- mas que impiden según los autores, el avance
labras clave, siendo la más repetida Enfermería profesional como es el caso de la falta de es-
seguida de Cuidados, Identidad y Poder. pecificidad de las funciones y competencias, la
El último indicador bibliométrico estable- ausencia de poder efectivo o la identidad no
cido fue la existencia de bibliografía, en este consensuada, además del reconocimiento in-
sentido es interesante reseñar que solamente el fravalorado y la inadecuada imagen social. Es
60 % de los artículos contempla este apartado. interesante reseñar que estos factores aparecen
Este resultado es extrapolable al resto de indi- de manera recurrente indistintamente del año
cadores anteriormente expuestos en los que de publicación del artículo, ya sean de finales
predomina un alto porcentaje de incumpli- de los años setenta o hayan sido publicados en
miento de las normas generales de publicación la actualidad. Aun así, pocos son los autores
de las revistas. que se implican en proponer una solución a la
controversia planteada, y si lo hacen, se trata
ANÁLISIS TEMÁTICO de vagas indicaciones sobre el objetivo que se
El 40% de los artículos estudiados mues- quiere conseguir pero sin explicar los pasos
tran la evolución formativa y legal de las dis- precisos para alcanzarlo.
tintas titulaciones de enfermería y el 60% de En relación a la función asistencial que ejer-
los artículos tiene una temática centrada en el cen las enfermeras, son varias las teorías que
rol enfermero pero abarcan una gran variedad sostienen que no se ha desligado del modelo
de subtemas como las competencias, funcio- biomédico centrado en la enfermedad, cuestión
nes, reconocimiento social, identidad, o perfil que reflejan varios autores como Miró (2010)
profesional. quién señala que “el rol enfermero está confor-
En la actualidad, la profesión de enferme- mado por dos dimensiones profesionales, la cui-
ría va camino de completar la cuarta década dadora o independiente y la curativa o interde-
dentro de la universidad, una situación, de pendiente” y otros autores indican que “ambas
notable mención cómo se refleja en una gran son complementarias: No sería posible curar sin
cantidad de los artículos revisados en los que cuidar” (García, Sainz y Botella, 2004).

26 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Con respecto a lo anteriormente expues- las principales demandas de las asociaciones de


to, debe tenerse en cuenta que en la etapa de pacientes es la mejora y entrenamiento en ha-
Diplomado, al adquirir una visión integral de bilidades de comunicación entre el colectivo de
la persona, se pretendía enfatizar el rol inde- profesionales sanitarios”.
pendiente, pero se observa, que esta modifi- La función docente, es una competencia
cación no es asumida por todo el colectivo ya adquirida con la titulación de Diplomado en
que como explican García y Buendía (2001) Enfermería en la que se distinguen dos cam-
“los profesionales enfermeros se consideran en pos de actuación: la formación del personal
una gran mayoría, la máxima autoridad y res- enfermero y la información y educación sa-
ponsables de los cuidados básicos del paciente, nitaria a los individuos y su comunidad. En
pero todavía no asumen de forma clara los cui- varios documentos se plasma la incongruencia
dados relacionados con las necesidades básicas entre el perfil transmitido a los alumnos en las
como la esencia de la profesión, incorporando Escuelas, publicaciones y reuniones científicas
a los cuidados de tratamiento como una parte de Enfermería y el perfil desarrollado en los
de ella”. Además, apuntan que “los enfermeros centros asistenciales. Así, García et al. (2001)
siguen organizando el trabajo por tareas y, en su exponen que “los estudiantes al finalizar su
mayoría, no utilizan el diagnostico enfermero ni formación e incorporarse al mundo laboral,
trabajan con sus pacientes en base a un plan de les resulta difícil poner en práctica los mode-
cuidados”. Es cierto, que esta situación podría los de enfermería y la metodología de trabajo
verse condicionada por ciertas condiciones aprendida, adaptándose a un sistema de fun-
laborales como la presión asistencial, “hábitos cionamiento asistencial”.
muy arraigados, inadecuados registros” (García La Orden de 28 de febrero de 1985 estable-
et al., 2001) o como explica Palacios (2007) por cería los órganos de dirección de los hospitales
la propia “organización interna de los hospita- surgiendo por primera vez las Direcciones de
les que se realiza en base a unidades médicas Enfermería y los nuevos modelos de gestión,
orientadas a la patología o a la realización de cuestión que sin duda supondría un paso ha-
técnicas diagnosticas y terapéuticas especificas”. cia delante en el reconocimiento de la profe-
La misión de la enfermería es atender, cui- sión, estableciéndose la función gestora. Así, si
dar, y es lo que nos identifica como profesión, tras la incorporación a la Universidad se había
de manera que algunos autores auguran que conseguido el reconocimiento de la autonomía
si no se desempeña esta función, y continúan de la profesión, pasándose de realizar tareas
destacándose “las funciones más técnicas, po- subordinadas a trabajar en equipos interdis-
dría llegar a sustituirse las enfermeras por otros ciplinarios y multidisciplinarios, a partir de
profesionales de categoría inferior y forma- ahora, todo lo relativo a los recursos humanos
ción profesional técnica” (Chocarro, Guerrero, y materiales enfermeros, sería responsabilidad
Venturini y Salvadores, 2004). Estos mismos de la gestión de la profesión.
autores, indican que la actividad asistencial Al analizar el papel de los gestores enfer-
recibe mayor consideración respecto al resto meros en la consolidación del rol profesional,
de funciones enfermeras. Esto es ratificado puede apreciarse que los resultados sobre esta
por el director del foro español de pacientes función son muy variados identificándose una
(Blancafort, 2006), el cual revela que “una de falta de unificación, aunque coinciden en se-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 27


Cultura de los Cuidados

ñalar que la Enfermería ha alcanzado puestos guías y protocolos de práctica clínica con el fin
de reconocido poder, desempeñando cargos de concretar criterios de actuación basados en
en el Ministerio de Sanidad como Asesoras o la evidencia científica, además de la necesidad
en las Direcciones de Gerencias Hospitalarias de transmitir las inquietudes y resultados ob-
y de Atención Primaria. (Martínez, 1986; Du- tenidos. A partir de la década de los ochenta,
rán, 2002). Por el contrario, para otros, no se ha comienzan a surgir en España las primeras
asentado completamente esta función ya que revistas especializadas en enfermería, y su in-
consideran ínfima la representación de la profe- cremento en número ha sido tan importante,
sión en puestos de poder (Alberdi, 1983), apun- que ha obligado a crear bases de datos biblio-
tando como posibles causas la “acomodación gráficas para su gestión. Por otra parte, hay
al sueldo y al puesto” (Montes, 2002), aunque que destacar los numerosos Congresos tanto
algunos autores opinan que la realidad es que a nivel nacional como internacional y la pu-
algunos profesionales no quieren aceptar cargos blicación de libros y tesis doctorales. Aún así,
de poder para evitar tener que asumir responsa- la investigación en enfermería sigue siendo un
bilidades (Lunardi, Peter y Gastaldo, 2006). tema muy discutido, algunos autores identi-
Igualmente, otro de los aspectos que se re- fican cierta inapetencia por ella, “la actividad
fleja en este estudio es el empeño por conseguir investigadora no es todavía asumida como un
la formación de Grado superior y el desarrollo elemento más del desarrollo profesional por
de las Especialidades “para facilitar el acceso muchos de los enfermeros” (García et al., 2001),
real a los puestos de verdadero poder ya que la mientras que otros afirman que “el desarrollo
categoría profesional marca hasta dónde se pue- de la investigación es un elemento clave para el
de acceder en la organización” (Cano-Caballe- impulso y consolidación de la profesión” (Cho-
ro, 2004). Los autores señalan que a pesar de la carro et al., 2004; Teixidor, 2006).
perseverancia, no se han conseguido los logros
esperados, por un lado, han pasado casi trein- CONCLUSIONES
ta años desde la inclusión de Enfermería en la Es evidente que se han producido cambios
Universidad hasta la aprobación del Decreto profundos en el rol enfermero y que se plas-
de Especialidades en el 2005, y desde entonces man:
hasta ahora no están vigentes en su totalidad. • En la forma de pensar: Deja de centrarse
Asimismo señalan, que la educación superior en la curación de la enfermedad para cuidar la
universitaria se ha alcanzado gracias a la in- salud de los individuos y su entorno.
clusión en el Espacio Europeo de Educación • En la forma de actuar: No se limita a
Superior que clasifica la enseñanza superior ejercer su función asistencial y amplia sus
en tres niveles y permite a la Enfermería por funciones a otros ámbitos de actuación, sino
primera vez realizar cursos de Master oficial y que las desarrolla con autonomía y responsa-
trabajos de doctorado en la propia disciplina. bilidad propia desprendiéndose del carácter
Por último, y en lo que concierne a función subordinado y dependiente.
investigadora puede decirse que comienza • En la forma de hablar: Normaliza los
a tenerse interés por “investigar en cuidados diagnósticos enfermeros y el empleo de una
para demostrar la validez de las intervenciones metodología científica mediante la aplicación
enfermeras” (Alberdi, 2006), y para establecer de los Planes de Cuidados.

28 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

A pesar de todo, estos cambios en el rol sumisión de las enfermeras? Una reflexión acerca de la
enfermero no han alcanzado los niveles dese- anorexia de poder. Enfermería Clínica, 16(5), 268-274.
ados, y es una cuestión que se repite a lo largo - Martínez, B. (1986). Papel de la Enfermería en la Refor-
de los artículos desde finales de los años 70 ma Hospitalaria. Revista Rol de Enfermería, 91, 40-43.
hasta la actualidad. Es imprescindible reflexio- - Miró, M. (2010). Los modelos conceptuales, una estrate-
nar en profundidad a cerca de los motivos que gia de poder con implicaciones profesionales. Enferme-
prolongan esta situación y adoptar las medidas ría Clínica, 20(6), 360-365.
necesarias para que se produzca el desarrollo - Martínez, N. (2011). El rol enfermero: Cambios más sig-
efectivo del rol profesional. nificativos entre Ayudante Técnico Sanitario y Diploma-
Con el nuevo cambio de titulación que se do Universitario en Enfermería. Trabajo Fin de Grado
esta produciendo en la actualidad, ¿solucio- Universidad de Cantabria. [No publicado].
narán los estudios de Grado esta situación?, la - Montes, J.F. (2002). La enfermería, una breve aproxima-
respuesta nos la dará el tiempo ya que como ción sociológica: desde, donde y hacia donde. Cultura de
dijo Florence Nightingale “lo importante no es los Cuidados, 11, 30-39.
lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros - Palacios, D. (2007). La construcción moderna de la en-
hacemos con él”. fermería. Cultura de los Cuidados, 22, 26-32.
- Teixidor, M. (2006). La Europa de la salud: Un nuevo
BIBLIOGRAFÍA espacio para las enfermeras. Metas de Enfermería, 9(6),
- Alberdi, R.M. (1983). La enfermería ¿profesión femeni- 61-66.
na? Revista Rol de Enfermería, 57, 21-27.
- Alberdi, R.M. (2006). Los estudios universitarios de en- Grafico 1

fermería y sus implicaciones en la investigación en cui-


dados. Enfermería Clínica, 16(6), 332-335.
- Blancafort, S. (2006). ¿Qué esperan los pacientes de los
profesionales sanitarios? [editorial]. Enfermería clínica,
16(1), 1-2.
- Cano-Caballero, M.D. (2004). Enfermería y género,
tiempo de reflexión para el cambio. Index de Enferme-
ría, 13(46), 34-39. Gráfico 2
- Chocarro, L., Guerrero, R., Venturini, C., Salvadores, P.
(2004). Análisis de la identidad profesional a través de la
competencia educadora de la enfermería. Cultura de los
cuidados, 15, 55-62.
- Durán, M. (2002). Un homenaje a los 25 años de En-
fermería en la Universidad. Revista Rol de Enfermería,
25(1), 22-30.
- García, I., Buendía, A. (2001). Identidad e identificación
de la enfermería. Revista Rol de Enfermería, 24(7-8), Tabla 1
539-545.
- García, A. M., Sainz, A., Botella, M. (2004). La enfermería
vista desde el género. Index de Enfermería, 13(46), 45-48.
- Lunardi, V., Peter, E., Gastaldo, D. (2006). ¿Es ética la

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 29


Cultura de los Cuidados

Inicios de la enfermería militar en la aviación


militar española
Beginning of military nursing in the Spanish military aviation
Início do enfemería militar na aviação militar espanhola
Jaime E. Saumell Bonet1, Susana Rodríguez González2, Francisco Velo Serrano3,
Manuel Davó Devesa4, Héctor Bernabé Jiménez5
1
Enfermero, Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 5 (EVA 5), Alicante.
2
Enfermera, Base Aérea de Albacete. 3-4 Enfermero, EVA 5. 5 Logística aérea, EVA 5
Saumell Bonet JE; Rodríguez González S; Velo Serrano F; Davó Devesa M; Bernabé Jiménez H. (2012) Inicios de la enfer-
mería militar en la aviación militar española. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.
org/10.7184/cuid.2012.33.04>
Correspondencia: Jaime E. Saumell Bonet. Tel +34 677 329 800. Correo electrónico: jesbjesb@hotmail.com
Recibido 10/12/2011/ Aceptado: 12/02/2012

RESUMO
O ano 2011marca o centenário da aviação
militar espanhola, sendo considerado1911
como o ano que marcao seu início. O objeti-
vo deste trabalho foia presentara os primeiros
profissionais da enfermagem militar que fize-
ram da sua profissão a atenção continuada da
saude do pessoal da aviação militar espanho-
la. O desenvolvimento do trabalho tenta fazer
uma narraçao historiográfica que entrelaça a
evolução da enfermageme da aviação militar
em Espanha, e que documenta os primeiros
ABSTRACT profissionais da enfermagem militar nas uni-
2011 marks the first century of the Span- dades da aviação em 1928.
ish military aviation, since 1911 is considered Palavras-chave: enfermagem; aviação; mi-
its initial year. The objective of this study is to litar; estagiário hospital/praticantes.
present the first military nursing professionals
that carried out their jobs in the health care of
the early Spanish Air Force. The development RESUMEN
of this study presents a basic historiographic Se ha recordado en 2011 el centenario de la
story, linking the evolutions of health care and aviación militar española, al considerarse 1911
the Spanish military aviation, and covering the como el año que marca su inicio. El objetivo
early professionals of nursing in aviation units de este trabajo ha sido presentar a los prime-
back in 1928. ros profesionales de enfermería militares que
Key words: nursing; aviation; military; desempeñaron su cometido en la atención al
hospital intern/practitioners. personal de la aviación militar española. En

30 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

el desarrollo del trabajo se ha tratado de con- los primeros profesionales de enfermería mi-
formar un relato historiográfico básico que litar con dedicación al personal de la aviación
entrelazara la evolución de la enfermería y la militar española.
aviación militar en España, documentando los
primeros profesionales de enfermería milita- Antecedentes
res en unidades de aviación en 1928. En el siglo XVIII se denominaban practi-
Palabras clave: enfermería; aviación; mili- cantes militares a los alumnos de una escuela
tar; practicantes. de cirugía que se incorporaban al Ejército du-
rante una campaña, ayudando a los cirujanos
en los batallones o en las tareas de hospital
Introducción (Massons, 1994). Reinando en España Isa-
En la historia de la enfermería, en la tran- bel II de Borbón, se promulgó en septiembre
sición hacia la profesionalización, se destacan de 1857 la Ley de Instrucción Pública, que
como algunos de los factores determinantes, la dispuso la creación del título de Practican-
actuación y las enseñanzas sanitarias deriva- te (Ortego Maté, 2002). Los conocimientos
das de diferentes conflictos bélicos; Guerra de prácticos y teóricos que se habían de exigir
Crimea (1853) y Florencia Nightingale; batalla a los que aspirasen al título de Practicante
de Solferino (1859) y Henri Dunant; Guerra quedaron reglamentados legalmente en junio
de Secesión (1861) y Dorotea Lynde Dix (Si- de 1860 (Normativa [Norm.]1), y noviembre
les, 1999). La utilización de medios humanos de 1861 (Norm. 2), destacando cuatro áreas
y materiales en la atención sanitaria a los com- específicas; arte de vendaje y apósitos; curas
batientes siempre ha sido necesaria, pero ha por aplicación de sustancias blandas, líquidas
evolucionado al igual que los conflictos. Se ha y gaseosas; sobre el arte de practicar sangrías
considerado 1911 como el año de inicio de la generales y locales, vacunación, perforación de
aviación militar española, al inaugurarse ese orejas, escarificación y ventosas y de aplicar al
año el aeródromo militar de Cuatro Vientos cutis tópicos irritantes y cauterios; sobre el arte
(Madrid) y tener lugar el primer curso de pi- del dentista y la pedicura. El Reglamento del
lotos militares. La creación del actual Ejército Cuerpo de Sanidad Militar de abril de 1855 or-
del Aire data de octubre de 1939. El personal ganizó su Escala Facultativa (Norm. 3). Dicho
destinado al servicio de la aviación militar, ne- Cuerpo debía estar constituido de un personal
cesitaba la atención sanitaria, como cualquiera facultativo, compuesto de doctores licenciados
de los otros miembros de los ejércitos, pero en Medicina y Cirugía y en Farmacia, además
además, el personal de vuelo se veía afectado de una brigada sanitaria, que prestaría el ser-
por los cambios fisiológicos provocados por vicio de hospitales en todo tiempo y serviría
las condiciones de vuelo, como el mal de altura de cuadro en el de guerra para establecer la
o soroche, exposición a temperaturas extre- brigada de socorro, que habría de seguir todos
mas, o por lesiones, que si no nuevas si fueron los movimientos y operaciones de las tropas
más frecuentes como los traumatismos y que- en campaña. Con la fundación de las briga-
maduras, originadas por las características del das de Sanidad Militar, al practicante militar
nuevo material empleado y su medio de utili- se le deja de atribuir una situación provisio-
zación. Objetivos Nuestro Objetivo; presentar nal (la meta es llegar a médico), para desig-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 31


Cultura de los Cuidados

nar una profesión para toda la vida (Massons, fueran practicantes de medicina o enfermeros
1994). En este reglamento se indicaba que a (Norm. 5).
los practicantes que fueran bachilleres en la
Facultad, tendrían la consideración de subte- Período comprendido entre 1911-
nientes y los restantes, la de sargento prime- 1938.
ro. Cuando el 8 de febrero de 1911 un peque-
La guerra en Marruecos se inicia en octu- ño destacamento, compuesto por un sargento
bre de 1859 y en marzo de 1860 se organizó y seis soldados pertenecientes al Cuerpo de In-
una compañía de Sanidad, como base de las genieros, se hizo cargo de la guarnición de un
brigadas previstas, su plantilla fue: un médi- terreno en Cuatro Vientos, futuro aeródromo
co mayor; un primer ayudante médico; dos (Aguilar, 1993), la plantilla de sanitarios enfer-
segundos ayudantes médicos; un sargento meros o practicantes de la brigada de tropas de
primero practicante mayor; dos sargentos se- Sanidad Militar en la primera región, era de 9
gundos y 13 de tropa, todos ellos practicantes de primera y de 167 de segunda (Norm. 6).
aparatistas y cabos de sala; 34 practicantes de El primer accidente grave ocurre en di-
medicina y farmacia, y 70 sanitarios para la ciembre de 1911; el capitán Arrillaga quedó
asistencia inmediata de enfermos y servicio trastornado mentalmente, con intervalos de
de botica (Massons, 1994). En 1891 la brigada lucidez, para el resto de sus días, a causa de una
sanitaria estaba compuesta de dieciséis com- conmoción cerebral (Salas, Warleta, & Pérezo,
pañías y tres secciones sueltas. Cada compañía 1986). El primer fallecido por accidente en la
formada por una sección de practicantes y una aviación militar fue el capitán Bayo en junio
de enfermeros En abril de 1901, por Orden de 1912, por meningitis, dos días después de
Circular (Norm. 4) se dispuso que en cada ba- sufrir un accidente con resultado de fracturas
tallón o regimiento, se designara, además de abiertas de ambos fémures en sus tercios infe-
los cabos o sargentos practicantes que tuvieran, riores y conmoción cerebral (Borobia, 1988),
un individuo por compañía, escuadrón o bate- al precipitarse con su aeronave desde una al-
ría perteneciente al reemplazo más próximo tura de veinticinco metros. Cuando en mayo
a licenciarse para que adquiriese la suficiente de 1913 se publicó la plantilla del servicio de la
instrucción y pudiera en caso preciso desem- aeronáutica militar, no contemplaba personal
peñar el cometido propio de practicante o en- sanitario (Norm. 7). A partir de 1913 la avia-
fermero. Se hace indispensable la adopción de ción militar española participa activamente
un emblema o signo externo que sirviera para en la guerra de Marruecos, empeño en el que
diferenciar las condiciones de cada agrupación concentrará sin interrupción sus principales
del Cuerpo Militar de Sanidad, así en abril de esfuerzos hasta 1927. En noviembre de 1914 se
1908 se determinó que las clases e individuos sufre en las personas del capitán Barreiros y del
de tropa llevarían el emblema de la sección de teniente Ríos, los primeros heridos en comba-
medicina, en metal; dos ramas de olivo entre- te de la Aviación Española (Marimón, 1976).
lazadas, y entre ellas la cruz de Malta; además Tres personas tenían hasta hace poco tiempo
en el brazo izquierdo un distintivo, consistente un papel perfectamente marcado por sus nom-
en dos ramas de olivo cruzadas, bordadas en bre en la asistencia a enfermos; el médico, el
estambre de color amarillo o blanco, según practicante y el enfermero. Con respecto al

32 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

de Tizzi Assa, a finales de octubre de 1922, se


realizaron transportes de personal sanitario y
equipos quirúrgicos al frente: médicos y en-
fermeras para que atendiesen a los heridos. La
noche del 2 de noviembre de 1922 se realizó
el primer vuelo sanitario de la aviación militar
española (Gudín, 2008), desde el aeródromo
de Tauima al de Dar-Drius. Habiendo heridos
en los combates, que eran evacuados a Dar-
Drius, donde no había medios suficientes, se
optó por ir a buscar en avión al equipo médi-
co y material quirúrgico necesario. El jefe del
enfermero se entendía como tal al sirviente equipo médico estimó necesario llevar con él
masculino o femenino, que en la clínica oficial un ayudante y una enfermera; Dña. Elvira Ló-
o particular desempeñaba cerca de los enfer- pez. Es la primera actuación de la enfermería
mos funciones puramente mecánicas (Alonso, española en la aviación militar en su vertiente
1945). En mayo de 1915 (Norm. 8), se estable- logística operativa.
ció el programa de los conocimientos necesa-
rios para ejercer la profesión de enfermeras, las Los 100 practicantes de Sanidad
aspirantes aprobadas en los exámenes corres- Militar
pondientes, ante un tribunal análogo al que Las guerras han sido foco de evolución en
funcionaba para la reválida de practicantes, la asistencia a heridos y han influido podero-
obtendrían una certificación expedida por el samente en la profesionalización de la enfer-
Decano de la Facultad de Medicina. El concep- mería (Siles, 1999). El desastre de Annual en
to de la palabra enfermera, cambia. Ya no es la julio de 1921, en la guerra del Rif (Marruecos),
sirviente de referencia. Sus servicios no son ya en el que las fuerzas españolas tuvieron más
sólo mecánicos, sino técnicos. de diez mil bajas, así como el gran número de
En 1920, cinco años después de ser creado heridos sin posibilidad de atender adecuada-
el título de Enfermera en España, en la sección mente, provoca, entre otras respuestas, la crea-
de Sanidad Militar son creadas ocho plazas ción de un cuerpo específico de practicantes
de enfermeras para el Hospital militar de Ur- militares. En septiembre de 1921, con el fin de
gencia, dos de primera clase y seis de segunda atender debidamente las necesidades sanita-
con el haber diario de seis y cinco pesetas, res- rias de las tropas, especialmente la del ejérci-
pectivamente. Se aprobó el reglamento para to de operaciones y mientras no se organizase
ingreso, ascenso y servicio, y los programas definitivamente el Cuerpo subalterno de Sa-
de oposición para las mismas, convocándose nidad Militar, se crearon 100 plazas de prac-
oposiciones para cubrir las mencionadas pla- ticantes profesionales del Ejército, auxiliares
zas (Norm. 9). De este primer grupo, Dña. El- del Cuerpo de Sanidad Militar, con el objeto
vira López Martín, participó en los primeros de ser destinados a prestar servicio en las uni-
servicios sanitarios de la aviación en Marrue- dades del Ejército en África, constituyendo la
cos. En los combates para tomar la posición base del Cuerpo auxiliar. Para ello se convocó

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 33


Cultura de los Cuidados

un concurso-oposición al objeto de asignar la urgencia, la plaza de las citadas en cuya de-


mitad de las mismas a practicantes con títu- marcación desearan prestar servicio con prefe-
lo, y la otra mitad a las clases o individuos de rencia (Norm. 12). El 31 de diciembre de 1921
tropa que, sin tenerlo, fueran o hubieran sido pasaron destinados a las órdenes de los jefes
practicantes sanitarios de las Comandancias de Sanidad Militar de Melilla, Ceuta-Tetuán y
de tropas de Sanidad (Norm. 10). Se pidió la Larache, para ser distribuidos según las nece-
edad mínima de veintiún años y máxima de sidades del servicio en los cuerpos, estableci-
treinta y cinco, los derechos de examen fueron mientos, centros y dependencias del territorio
de diez pesetas para los opositores paisanos. (Norm.13). Habían pasado apenas tres meses
La selección de los practicantes con título se desde la convocatoria. Las circunstancias por
llevó a cabo mediante oposición compuesta las que atravesaba España, la guerra en Áfri-
de dos ejercicios, uno teórico y otro práctico ca, habían hecho que precipitadamente se
de los programas que se adjuntaban. Para las creara, llenando con ello una necesidad hace
plazas que se adjudicaron a los practicantes sin tiempo sentida, el cuerpo de Practicantes de
título de la comandancia de tropas, se substi- Sanidad Militar. En julio de 1926 se aprueba
tuyó el ejercicio teórico por el estudio de los el Reglamento orgánico de la aeronáutica mi-
antecedentes personales, méritos que consta- litar (aerostación y aviación) con sus plantillas
ran en las filiaciones e informes detallados que correspondientes (Norm.14). En las corres-
de los aspirantes dieron sus jefes respectivos al pondientes al personal sanitario, seguía sin
cursar las instancias. Dicho personal no tuvo contemplarse las de practicantes. Hay personal
asimilación a categoría militar alguna, pero sanitario, médicos, en estas fechas en los cam-
fue subordinado a la jurisdicción de Guerra, pos de vuelo, y muy especialmente en los cen-
comprendiéndole los preceptos de las Reales tros de reconocimiento del personal destinado
Ordenanzas y del código de Justicia Militar. En a prestar servicios en aviación. En Italia, de la
cuanto al uniforme, se usó el mismo que los cual se tomaban algunas referencias, se había
jefes y oficiales del Cuerpo de Sanidad Militar, establecido y regulado el servicio sanitario de
sin divisa alguna, llevando por emblema en el Aeronáutica en 1925, creando enfermerías y
cuello de la guerrera y en la gorra, dos ramos puestos de socorro en los campos de aviación
de olivo entrelazados y en el centro las iniciales (Norm. 15). El Ejército seguía formando al
P.M., todo ello bordado en oro. Su sueldo ini- personal de reemplazo, a los reclutas afectos al
cial fue de 3.000 pesetas anuales. Como resul- Cuerpo de Sanidad Militar, denominándolos
tado del concurso-oposición, en noviembre de «soldado sanitario». Así en marzo de 1927 se
1921, fueron nombrados los cien practicantes especificaba la instrucción facultativa que de-
militares con derecho a plaza, quedando otros bía recibir dicho personal, dividiéndola en dos
sesenta en expectativa de vacante. El número grados, uno elemental para los sanitarios, con-
uno de aquel concurso-oposición fue D. José ductores y enfermeros y otro superior para los
Selles Ral, practicante con título, sargento de la sanitarios practicantes (Norm.16). El elemen-
compañía mixta de Sanidad Militar de Larache tal consistía en unas ligeras nociones de ciru-
(Norm. 11). gía menor y auxilio a los heridos, transporte
El 16 de diciembre se dispuso que los a brazo y recogida, así como la aplicación del
nombrados practicantes solicitasen con toda paquete de cura individual. El superior con-

34 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

sistía en enseñanzas teóricas y prácticas de ci- a las nuevas normas orgánicas, en la plantilla
rugía menor, las obligaciones de los distintos del Servicio de Aviación aparecen por primera
cometidos en los servicios de hospitales fijos, vez puestos de practicantes, en total 14 (Norm.
de campaña y ambulancias, de cabos de clíni- 18).
ca, de practicantes de libretistas, topiqueros,
en las farmacias, en los servicios de desinfec- Cuerpo Auxiliar Subalterno del
ción y de higiene, nomenclatura y manejo de Ejército (C.A.S.E.)
material sanitario de dotación de las distintas En mayo de 1932, se declararon a extinguir
unidades. Se contemplaba que las tropas desti- los diversos Cuerpos políticos-militares del
nadas a Aviación, debían tener ligeras nocio- Ejército y se creó El C.A.S.E. para auxiliar al
nes de aviones sanitarios y carga y descarga Ejército en sus distintas funciones y servicios
de camillas con heridos en ellas, siendo éste (Norm. 19). Su segunda sección (subalternos
el personal auxiliar sanitario en aviación, pre- periciales), se compuso del personal que lo so-
parado para realizar principalmente tareas de licitó, entre otros, de los practicantes y enfer-
evacuación (Borobia, 1989). meras militares de Medicina, grupo A y B. Su
En enero de 1928, durante la dictadura del sueldo fue, de entrada, de 4.000 pesetas anua-
general Primo de Rivera, finaliza la campaña les. No tenían asimilación militar de ninguna
en África, y se produce una nueva organiza- clase, pero sí consideración de oficiales.
ción de las fuerzas militares de Marruecos. En
la Sanidad Militar, al reducirse el número de Guerra Civil
enfermos y hospitales en las plazas del protec- En mayo de 1937 en el bando guberna-
torado de España en África, se dispuso que se mental se crea el Arma de Aviación, es el tercer
pasara de cien a sesenta el número de los prac- servicio de las fuerzas armadas, a nivel similar
ticantes destinados en África (Norm.17). En a la Marina y el Ejército. En enero de 1938 se
esta reorganización, en febrero y marzo, pa- indica que la Sanidad de Aviación está forma-
san a prestar sus servicios en los aeródromos da por las ramas de Médicos y la de Practican-
de Tetuán y Nador, los practicantes militares tes (Norm. 20). En ese momento el practicante
D. Honorato Lozano Martínez (Expediente con mayor antigüedad en la aviación militar es
[Exp.] 1) y don Francisco Hernández Sán- D. Pedro Rodríguez Rodríguez, del C.A.S.E.
chez (Exp. 2). Son los primeros practicantes (Exp. 3).
que hemos podido documentar, al servicio
de la aviación militar española. D. Honorato Conclusiones. Discusión.
Lozano Martínez (1894 Arias (Cuenca)) ha- La asistencia sanitaria en la aviación mili-
bía ingresado como soldado voluntario en la tar española, durante el período 1911 – 1936,
Brigada de Tropas de Sanidad Militar en 1914; correspondía a la sanidad del Ejército, puesto
D. Francisco Hernández Sánchez (1894 Villa- que la aviación militar, que tiene su origen
nueva del Rio (Sevilla)), como soldado en la en el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, no
Compañía Mixta de Sanidad Militar en Me- adquirió entidad de ejército y creó su propia
lilla en 1915. Cuando en noviembre de 1931, sanidad, hasta la Guerra Civil en el bando gu-
ya con el gobierno de la segunda República, se bernamental, y posteriormente en el gobierno
adapta la organización de la Aviación Militar resultante de dicha guerra. En el Ejército la

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 35


Cultura de los Cuidados

asistencia de enfermería era realizada por per-


sonal de tropa formado por el propio Ejército,
como los sanitarios practicantes y los sanita-
rios enfermeros. En 1921 se creó el Cuerpo de
Practicantes de Sanidad Militar, aunque sus
componentes no tuvieron asimilación militar
alguna, opositando a su acceso tanto personal
civil con la titulación de Practicante de Medi-
cina como personal militar que fuera o hubiera
sido practicante sanitario de las Comandan-
cias de Tropas de Sanidad, comprometiéndose
estos últimos, en el caso de no tener el título de
Practicante de Medicina, a disponer de él en el - Aguilar Hornos, J. (1993) Uniformidad de la Ae-
plazo de cinco años. Así, junto a la oposición ronáutica Española. Madrid, Museo del Aire.
el año anterior de enfermeras para el Hospi- Alonso García-Sierra, E. (1945) Las carreras auxiliares
tal Militar de Urgencia, el Ejército accedió a médicas (5 ed.). Madrid,
los profesionales de enfermería con la misma - Borobia Melendo, E. (1988) Los primeros hechos histó-
titulación que en la sanidad civil. En 1928, y ricos de la Sanidad del Aire. Revista de Aeronáutica y
como reestructuración de la sanidad militar al Astronáutica , Agosto, 844-848.
finalizar la guerra en África, cuando todavía - Borobia Melendo, L. (1989). Sanidad del Aire: principio
no había plantilla asignada a tal efecto, pasa- y Final. Revista de Aeronáutica y Astronáutica, Diciem-
ron a prestar sus servicios en los aeródromos bre, 1499-1504.
de Tetuán y Nador (África), los practicantes - Expediente 1, Archivo General Militar de Segovia, Sec-
militares D. Honorato Lozano Martínez y D. ción C-G, Legajo L-198. Expediente 2, Archivo General
Francisco Hernández Sánchez que habían ac- Militar de Segovia, Sección C-G, Legajo E-38. Expedien-
cedido al Cuerpo de Practicantes en 1921 y te 3, Archivo General Militar de Segovia, Sección C-G,
1925 respectivamente, teniendo relación con Legajo R-217
el Ejército desde 1915, al haber formado par- - Gudín de la Lama, E. (2008). 1923. Jornadas de Tizzi
te de las Tropas de Sanidad Militar. Así ambos Assa: un ejército entre la espada y la pared. Aeroplano
practicantes de medicina son veteranos de la (26), 34-55.
Guerra de África, han estado en vanguardia, - Marimón Riera, L. (1976). Historia de la Aeronáutica.
en combate, y en sus expedientes personales, San Javier, Murcia, España: Academia General del Aire.
el “Valor” se considera “Acreditado”, obtenien- - Massons, J. M. (1994). Historia de la Sanidad Militar Es-
do el señor Lozano la Cruz de Plata del Mérito pañola (Vol. 3). Barcelona.
Militar con distintivo rojo en 1926. Fueron los - Pomares-Corredor S.A. Ortego Maté, MC. (2002). De
primero practicantes de medicina, que haya- practicante a ATS. Rol , 25 (12), 9-14.
mos documentado, en prestar sus servicios en - Salas Larrazabal, J., Warleta Carrillo, J., & Pérez San Eme-
la aviación militar española. terio, C. (1986). Aviones militares españoles. Madrid:
Instituto de Historia y Cultura Aérea.
- Siles González, J. (1999). Historia de la Enfermería. Ali-
BIBLIOGRAFÍA cante, España: Aguaclara.

36 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Fuentes normativas 10. Ibídem. 1921, núm. 196, p. 855.


1. España, Ministerio de Fomento, Real Orden de 26 de ju- 11. Ibídem, 1921, núm. 262, p. 699.
nio de 1860. Gaceta de Madrid, 4 de julio de 1860, núm. 12. Ibídem, 1921, núm. 281, p. 1003.
186, p. 1 13. Ibídem, 1921, núm. 292, p. 1165.
2. España, Ministerio de Fomento, Reglamento para las 14. España, Ministerio de la Guerra, Real Decreto, de 13
enseñanzas de Practicantes y Matronas de 21 de no- de julio de 1926. Ibídem, 18 de julio de 1926, núm. 159,
viembre de 1861. Gaceta de Madrid, 28 de noviembre de p. 229.
1861, núm. 332, p. 1 15. Italia, Regio Decreto Legge, 8 Ottobre 1925, n 1879,
3. España. Reglamento del Cuerpo de Sanidad Militar Gazzeta Ufficiale, N. 260 del 9 Novembre 1925.
(1855). Colección Legislativa (2º cuatrimestre), p. 348- 16. Diario Oficial del Ministerio de la Guerra. Ministerio
388. de la Guerra, 1927, núm. 71, p. 1095, Madrid: Imprenta
4. Diario Oficial del Ministerio de la Guerra. Ministerio y Litografía del Depósito de la Guerra 1888-1928, ISSN
de la Guerra, 1901, núm. 86, p. 219, Madrid: Imprenta 0213-3199.
y Litografía del Depósito de la Guerra 1888-1928 . ISSN 17. Ibídem. 1928, núm. 9, p. 116.
0213-3199 18. Diario Oficial del Ministerio de la Guerra. Ministerio
5. Ibídem. 1908, núm. 93, p. 213. de la Guerra, 1931, núm.257, p. 423 . Madrid, ISSN 0213-
6. Ibídem. 1911, núm. 23, p. 276. 3210.
7. Ibídem. 1913, núm. 100, p. 423. 19. España, Ministerio de la Guerra, Ley de 13 de mayo
8. España, Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Arte, de 1932, Ibídem, 15 de mayo de 1932, núm. 114, p. 423.
Real Orden de 7 de mayo de 1915. Gaceta de Madrid, 21 20. España, Decreto de 4 de enero de 1938, Gaceta de la
de mayo de 1915, núm. 141, p. 484. República, 8 de enero de 1938, núm. 5, p.69.
9. Diario Oficial del Ministerio de la Guerra. Ministerio
de la Guerra, 1920, núm. 278, p. 883 . Madrid: Imprenta
y Litografía del Depósito de la Guerra 1888-1928, ISSN
0213-3199.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 37


Cultura de los Cuidados

Epidemia de peste en 1649.


Enfermería en el Hospital de las Cinco Llagas
Plague epidemic in 1682. Nursing in the Hospital Five Wounds
Epidemia de peste 1649. Enfermagem no Hospital de Cinco Llagas
José Robles Carrión1; Francisco Javier Vega Vázquez2; Estefanía Pachón María3
1-2
Due del Hospital Virgen Macarena de Sevilla.
3 Due del Hospital Nisa de Sevilla
Cómo citar este artículo en edición digital: Robles Carrión J; Vega Vázquez FJ; Pachón María E. (2012) Epidemia de peste en
1649. Enfermería en el hospital de las cinco llagas. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://
dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.05>
Correspondencia: José Robles Carrión. Glorieta de Letonia 1, portal i1, piso 4B. CP 41012 Sevilla. Teléfono: 654818741.
Email: enfermeroportu@hotmail.com
Recibido: 28/11/2011 Aceptado: 23/02/2012

Five Wounds was to attend to women infected


with diseases that are considered curable not
contagious. Mortality due to this epidemic of
plague, was very high, highlighting the actions
in public health.
We stress the importance of nursing staff in
nursing education, the origin of a more organ-
ized teaching, later reflected in the Constitu-
tion of 1734.
Keywords: History of Nursing, Hospital of
the Five Wounds, Fever 1649
ABSTRACT
This article is a study of care applied in Se-
ville in 1649, the hospital of the Five Wounds.
RESUMO
Its aim is to present a stage of history, culture, Este artigo é um estudo dos cuidados
society, politics and nursing in the seventeenth aplicados em Sevilha em 1649, o hospital das
century Seville and promote reflection in rela- Cinco Chagas. Seu objetivo é apresentar um
tion to the conceptions of care this time, as ex- cenário da história, cultura, sociedade, políti-
emplified by the Hospital of the Five Wounds. ca e de enfermagem no século XVII Sevilha e
It is a descriptive, historical and critical- promover a reflexão em relação às concepções
reflexive approach, the interpretation of the de cuidado neste momento, como exemplifica-
data followed the principles of content analy- do pelo Hospital do Cinco Chagas.
sis. They concluded that unlike the rest of the É uma abordagem descritiva, histórica e
healthcare team, the care team, you are not crítico-reflexiva, a interpretação dos dados se-
required academic professional requirements, guiu os princípios de análise de conteúdo. Eles
also found that the end of the Hospital of the concluíram que, ao contrário do resto da equi-

38 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

pe de saúde, a equipe de cuidados, você não origen de una docencia mas organizada, que
é obrigado acadêmica exigências profissionais, posteriormente se reflejaría en la Constitución
também descobriu que o fim do Hospital das de 1734.
Cinco Chagas foi para atender a mulheres in- Palabras clave: Historia de la enfermería,
fectadas com doenças consideradas incuráveis Hospital de las Cinco Llagas, Peste 1649.
não é contagiosa. Mortalidade por esta epide-
mia de peste, foi muito alta, com destaque para
as ações em saúde pública. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS
Ressaltamos a importância da equipe de La peste (Yersinia pestis) es una enferme-
enfermagem no ensino de enfermagem, a ori- dad natural de los roedores, siendo las ratas el
gem de um ensino mais organizados, mais tar- principal reservorio de la enfermedad. Las ra-
de consagrado na Constituição de 1734. tas son infectadas a través de un vector, que en
Palavras-chave: História da Enfermagem, este caso es la pulga de rata (Xenopsylla cheo-
Hospital das Cinco Chagas, Febre 1649. pis). La pulga chupa la sangre de un animal in-
fectado e ingiere a la vez células de Y. pestis, las
cuales se multiplican en el intestino de la pulga
RESUMEN y serán transmitidas a otra rata en la siguien-
Este artículo es un estudio sobre los cuida- te picadura de la pulga. La enfermedad se irá
dos aplicados en Sevilla de 1649, en el hospital extendiendo de forma que la mortalidad entre
de las Cinco Llagas. Su objetivo es dar a cono- las ratas se hace tan elevada que la pulga busca
cer una etapa de la historia, cultura, sociedad, nuevos huéspedes, entre los que se encuentra
política y de la Enfermería en la Sevilla del si- el hombre. La enfermedad se puede contraer
glo XVII y promover la reflexión, en relación al manipular un animal infectado y también
a las concepciones de cuidados de esta época, puede transmitirse entre humanos.
tomando como ejemplo el Hospital de las Cin-
co Llagas. Existiendo, tres tipos de cuadros clínicos:
Constituye un estudio descriptivo, históri- - Peste bubónica.
co y enfoque crítico-reflexivo, cuya interpreta- - Peste neumónica.
ción de los datos siguió los principios de aná- - Peste septicémica.
lisis de contenido. Se llegó a la conclusión que La incidencia de peste, resulta imposible
a diferencia del resto del equipo sanitario, al de analizar, si no se tienen en cuenta, otros
equipo cuidador, no se le exigía requisitos pro- factores adversos, como fueron, las inundacio-
fesionales académicos, también se descubrió nes del 3 de abril de 1649, las precipitaciones
que el fin del Hospital de las Cinco Llagas era y riadas del río Guadalquivir y sus afluentes,
atender a mujeres infectadas por enfermeda- coincidiendo con el desabastecimiento de la
des que se consideraban curables y no conta- Ciudad, con un fuerte incremento del precio
giosas. La mortalidad, debido a esta epidemia de los alimentos, provocado éste, por las ma-
de peste, fue muy alta, destacando las actua- las cosechas, sobretodo de cereales, así como
ciones, en materia de salud pública. del padecimiento de hambre, de la población
Destacamos la importancia de la Enferme- general, las altas temperaturas existentes y una
ra Mayor en la formación enfermera, siendo el humedad muy elevada.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 39


Cultura de los Cuidados

Se prohibió la entrada en Madrid, el 21 de RESULTADOS


Mayo, tanto de personas como bienes proce- Según el certificado expedido por el arzo-
dentes de Sevilla. Disminuyendo la mortalidad bispado de Sevilla de 1588, existían 14381 ca-
de esta epidemia, en los últimos días del mes sas, 26986 vecinos y 120519 personas.
de Julio, donde solo se produjeron algunos fa- No expresándose si estaba incluido el clero,
llecimientos aislados. por lo que habría que añadir alrededor de 4000
El Hospital de las Cinco Llagas, fue fun- personas más, así como aquellas personas que
dado en 1500, por Dª Catalina de Rivera, para no estaban inscritas en dicho censo eclesiásti-
asistir en un principio, a mujeres pobres. co ,alcanzándose por tanto una cifra de entre
120000 y 140000 habitantes en la Ciudad de
Los objetivos, que nos proponemos, son: Sevilla.
A.-Dar a conocer, una etapa de la historia, Es probable, que el número total de falleci-
de la cultura, de la sociedad, de la política y de mientos fuese alrededor de 60000, la mitad de
la enfermería de la Sevilla del siglo XVII. la población.
B.-Promover la reflexión, en relación a las A raíz de estos sucesos, se constituyó una
concepciones de cuidados en la Sevilla del Junta Municipal, presidido por el Asistente,
siglo XVII, tomando como ejemplo, la forma- conde de la Puebla y por su Teniente Mayor y
ción enfermera del Hospital de las Cinco Lla- varios caballeros veinticuatros. Con posterio-
gas, vulgo de la Sangre. ridad, desde el poder Central, se ordenaba la
constitución, una Junta Real de Sanidad Públi-
MATERIAL Y MÉTODO ca, la conocida como Junta de la Salud, en las
El documento que nos ha servido de base, que se integraban, los presidentes de los tribu-
para la elaboración del presente trabajo, es el nales seculares y eclesiásticos y dos regidores
libro” Copiosa relación de lo sucedido en el capitulares hispalenses, el Alguacil Mayor y el
tiempo que duró la Epidemia en la Grande y Alcalde Mayor.
Augustísima Ciudad de Sevilla, Año 1649.”, El Asistente, designó como diputado de
impreso en Écija por Juan Malpartida de las peste a D. Jerónimo Pinelo de Guzmán, quién
Alas, y escrito por un religioso anónimo, y “sa- solicitó a los patronos del hospital de la Sangre,
cala a luz Pedro López de San Román Ladrón la autorización necesaria para ubicar la mor-
de Guevara, Jurado de la dicha Ciudad, y Fa- beria de apestados, siendo mas de 1200 camas
miliar del Tribunal de la Santa Inquisición.” hospitalarias, las existentes, además de los 18
Así como las Constituciones del Hospital carneros que se formaron en dicho hospital, a
de las Cinco Llagas de Sevilla de 1624. parte de la apertura de seis grandes cemente-
Y otras fuentes indirectas de historiadores rios en la Ciudad.
(Francisco Morales Padrón, Antonio Domín- También se llenó el Hospital de las Cinco
guez Ortiz, Juan Ignacio Carmona García), ar- Llagas, vulgo de la Sangre, muriendo mucha
tículos especializados y cronistas de la época, gente a la intemperie, en la explanada.
principalmente Ortiz de Zúñiga. Hubo dificultades para contratar médicos,
aunque la Ciudad, les abonaba 100 reales dia-
rios. La enfermería estaba poco organizada.

40 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

En cuanto a las intervenciones en salud pú-


blica, quizás sea la quema de ropa a las afueras
de la capital y el aislamiento de los enfermos,
las actuaciones fundamentales, ya que la sucie-
dad de las calles era consecuencia de la falta
casi total de los servicios higiénicos más ele-
mentales, solo los palacios y las comunidades
religiosas estaban provistos de agua propia y
fosas sépticas, existiendo una mala pavimenta-
ción, falta de alcantarillado, ausencia de alum-
brado público, etc., sin legislar aún, leyes de
salud pública. Se procedió a sacrificar a perros
y gatos. Se comenzó a encalar casas, limpiar y los oficios desempeñados por las mujeres.
desinfectar calles y viviendas, así como desin- A este personal, no se le exigía ningún tipo
fectar monedas, joyas de oro y plata, con vina- de requisito profesional o académico, solo se
gre y colocándolas al calor del horno. exigía que fuesen capaces de tratar, cuidar a los
El comercio prácticamente por tierra, no enfermos con cuidado, amor y caridad.
existía, y no se aceptaban monedas, que no es- Teniendo como objetivos fundamentales,
tuviesen desinfectadas.
atender las necesidades básicas no cubiertas y
Toda persona que pudo, se marchó fuera
las alteraciones producidas por la enfermedad.
de la Ciudad Hispalense.
Al resto del equipo, el médico, el cirujano,
El día 22 de julio, “mandó poner el Padre
el boticario y al barbero, se le exigía, que fue-
Administrador del Hospital de la Sangre, ban-
sen graduados, examinados o revalidados y
dera de Salud”.
cristianos viejos (limpios de sangre).
Durante el año 1649, hubo múltiples pro-
HOSPITAL DE LA SANGRE
cesiones y rogativas con motivo de la peste,
INGRESOS FALLECIMIENTOS procesiones con el Lignum Crucis, el Santísi-
26700 Enfermos 22900 Fallecimientos mo Sacramento, Corpus Cristi, Nuestra Seño-
MÉDICOS FALLECIMIENTOS ra de los Reyes, etc.; aunque el Cristo más ve-
6 Trabajaban 5 Fallecimientos nerado en la época, era el Santo Cristo de San
CIRUJANOS FALLECIMIENTOS Agustín, que salió el 2 de Julio, hasta la Iglesia
19 Trabajaban 16 Fallecimientos Mayor, quedándose 24 horas, en la Santa Igle-
SANGRADORES FALLECIMIENTOS sia Catedral.
56 Trabajaban 34 Fallecimientos El 21 de diciembre se pregonó en esta Ciu-
dad, la salud con orden del Consejo Real.
Las personas que formaban el equipo cui-
dador estaba formado, por la madre enfermera DISCUSIÓN
mayor, las madres enfermeras y sus ayudantes, A diferencia del resto del equipo sanitario,
las hijas ó doncellas. La madre mayor según las al equipo cuidador, no se le exigía requisitos
Constituciones de 1624, era la encargada de profesionales académicos, ni limpieza de san-
enseñar el oficio de enfermera y de supervisar, gre. Desde estas raíces, ¿Se empieza la obsta-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 41


Cultura de los Cuidados

el año 1649, realiza ante el Santo Crucifijo de


San Agustín.
El desconocimiento de un tratamiento
concreto, eficiente y eficaz, convertía a la epi-
demia en motivo de la aplicación de los más
diversos remedios, convirtiéndose la interven-
ción divina en la principal solución posible
para garantizar la salud entre la población.

BIBLIOGRAFÍA
- Anónimo (1649) Copiosa relación de lo sucedido en el
tiempo que duró la Epidemia en la Grande y Augustísi-
ma Ciudad de Sevilla, Año 1649, Sevilla.
- Calvo M; Gálvez A. (2004) La formación enfermera or-
culización del proceso que hoy denominamos
ganizada en el Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla, en
de profesionalización? ¿Se tenía conciencia,
el siglo XVIII. Salud y Cuidados 8.
del inicio de la construcción social de de la
- Carmona G. (2004). La peste en Sevilla. Ayuntamiento
Historia de la Enfermería?
de Sevilla. Área de Cultura.
- Constituciones del Hospital de las Cinco Llagas de Sevi-
CONCLUSIONES
lla de 1624. Sevilla.
Destacamos la importancia de la enfer-
- Domínguez A. (1986) La Sevilla del siglo XVII. Historia
mera mayor, como papel fundamental en la
de Sevilla. Universidad de Sevilla, Secretariado de publi-
formación enfermera, siendo el origen de una
caciones, Sevilla.
docencia mas organizada, que posteriormente
- García S; Calvo E. (1995) Historia de la Enfermería. Uni-
se reflejaría en las Constituciones de 1734.
versidad de Málaga, Málaga: 68-70.
El Hospital de las Cinco Llagas, tenía como
- Hernández J. (1995) Historia de la Enfermería. Mac
finalidad, el atender a las mujeres infectadas
Graw Hill, Madrid: 77-80.
por aquellas enfermedades, que se considera-
- Morales P. (2002) Memorias de Sevilla. Noticias sobre el
ban curables y no contagiosas.
siglo XVII. Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de
La mortalidad, debido a esta epidemia de
Ahorros de Córdoba.
peste, fue muy elevada, destacando las actua-
- Siles, J. (2004. La construcción social de la Historia de la
ciones, en materia de salud pública, sin lugar
Enfermería. Index de Enfermería 13 ( 47): 07-10
a dudas, después de 1649, como dijo Pierre
Chaunu, Sevilla, ya no es Sevilla, es otra ciu-
dad que ha conservado su nombre pero ha
perdido su actividad y su espíritu.
Reafirmar, la importancia de las Constitu-
ciones del Hospital de las Cinco Llagas, vulgo
de la Sangre, de Sevilla de 1624, para conocer
este periodo histórico de la Enfermería.
El Ayuntamiento de Sevilla, renueva cada
año, el Voto de Acción de Gracias, que desde

42 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Florence Nightingale y Federico Rubio:


reformadores de la Enfermería moderna española
Florence Nightingale and Federico Rubio:
nursing reformers modern spanish
Florence Nightingale e Federico Rubio:
reformadores enfermagem moderna española
Elena Santainés Borredá1; Francisco Faus Gabandé2; Ramón Camaño Puig3 y Fernanda Sarturi4
1
Enfermera Máster. Doctaranda en el programa de Enfermería de la Universidad de Valencia.
2
Profesor Titular Doctor del Departament d’infermeria de la Universitat de València.
3
Profesor Titular Doctor del Departament d’infermeria de la Universitat de València.
4
Profª. Enfª. Ms. Universidade Federal de Santa Maria (UFSM). Palmeira das Missões/RS/Brasil
Santainés Borreda E; Faus Gabandé F; Camaño Puig R; Sarturi F. (2012) Florence Nightingale y Federico Rubio: reformado-
res de la Enfermería Moderna. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: http://dx.doi.org/10.7184/
cuid.2012.33.06>
Correspondencia: Elena Santainés Borredá. Avd/Albaida nº 4, piso 4º, pta. 11ª Ontinyent 46870 (Valencia) ele0001.sb@gmail.
com/Tel: 650826684
Recibido: 28/11/2011// Aceptado: 23/02/2012

Spanish nursing profession. With this work we


propose to analyze the influence that Nightin-
gale could have had over Rubio-Gali. We want
to analyse the life and works of the founder of
the School of Nurses of Santa Isabel de Hun-
gría establishing the intellectual temporary
and spatial coincidences with the Lady of the
Lamp. Our objective is to establish the parallel-
isms between both lives and examine the pos-
sible impact of Nightingale in the beginnings
of the modern Spanish nursing. The analysis
of primary and secondary documental sources
was the technique chosen to compare the bi-
ography and works of Nightingale and Rubio-
Gali. Some of the similarities founded, e.g. in
the syllabuses of their respective schools and
different health measures would confirm the
influence of Nightingale in Rubio-Gali, never-
ABSTRACT theless, only in Hernández (1996), Nightingale
The surgeon Federico Rubio-Gali is men- is recognised as a key point in the contribu-
tioned in connexion with Florence Nightin- tions of Rubio-Gali.
gale. In different publications giving him a Keywords: History, Nursing, Nightingale,
prominence in the development of the modern Rubio-Gali.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 43


Cultura de los Cuidados

RESUMO del fundador de la Escuela de Enfermeras de


Em diferentes bases de dados aparecem Santa Isabel de Hungría, valoraremos las coin-
publicações que mencionam o cirurgião Fede- cidencias temporo-espaciales con la Dama de
rico Rubio em relação a enfermeira Florence la Lámpara. Nuestros objetivos persiguen es-
Nightingale, dando-lhe um protagonismo na tablecer paralelismos entre ambas vidas, así
enfermagem española. Mediante este trabalho como reflejar la repercusión de Nightingale
nos propomos a analizar a influência que Ni- en la enfermería española moderna. El aná-
ghtingale pode ter tido sobre Rubio. Partindo lisis documental fue la técnica escogida para
da vida e obra do fundador da Escola de Enfer- contrastar la biografía y obra de Nightingale
magem de Santa Isabel da Hungría, valoriza- y Rubio, recurriendo tanto a fuentes de infor-
remos as coincidencias tempo-espaciais con a mación primarias como secundarias. Algunos
Dona da Lâmpada. Nossos objetivos visam es- de los datos obtenidos tales como la similitud
tablecer paralelismos entre ambas vidas, assim en los planes de estudios de sus respectivas
como repercutir a percepção de Nightingale na escuelas y las medidas sanitarias relacionadas
enfermagem española moderna. A análise do- con la Salud Pública, podrían ratificar la in-
cumental foi a técnica escolhida para cadastrar fluencia directa de Nightingale en Rubio. Estos
a bibliografía e obra de Nightingale e Rubio, ejemplos, entre otros, muestran coincidencias
recorrendo tanto a fontes de informação pri- y similitudes entre la enfermería difundida por
márias como secundárias. Alguns dos dados Nightingale y el plan propuesto por Rubio. Sin
obtidos tais como a similaridade nos papéis de embargo, sólo en Hernández (1996), Nightin-
estudos e de suas respectivas escolas e as me- gale es considerada un punto clave en las apor-
didas sanitárias relacionadas a Saúde Pública, taciones de Rubio.
poderiam reinterar a influência de Nightinga- Palabras clave: Historia, Enfermería,
le sobre Rubio. Estes exemplos, entre outros, Nightingale, Rubio.
mostram coincidencias y similaridades entre
a enfermagem difundida por Nightingale e o
plano proposto por Rubio. No entanto, somen-
te Hernandez (1996), considerada Nightingale INTRODUCCIÓN
um ponto chave nas contribuições de Rubio. El presente trabajo pretende ofrecer una
Palavras-chave: História, Enfermagem, reflexión sobre nuestra historia, nuestras raí-
Nightingale, Rubio. ces y nuestros valores actuales, centrándonos
en una época determinada, los inicios de la
Enfermería Moderna en España. En opinión
RESUMEN de Campos (2005) historiadores como Gutiér-
En diferentes bases de datos aparecen pu- rez, Álvarez Sierra, Sánchez Cuesta e incluso
blicaciones donde se menciona al cirujano el mismo Laín Entralgo (1974) representan
Federico Rubio en relación con la enfermera ejemplos significativos de relatos biográficos
Florence Nightingale, otorgándole un prota- de Rubio Galí en los que se destaca su éxito
gonismo en la enfermería moderna española. dentro del campo de la medicina, destacando
Mediante este trabajo proponemos analizar en sus escritos una exaltación como precursor
la influencia que Nightingale pudo haber te- de la Cirugía Española y describen un Rubio
nido en Rubio. Partiendo de la vida y obra que fundó la primera escuela de enfermeras de

44 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

la España moderna, la Escuela de Sta. Isabel de profesional de los cuidados sobre la que fue la
Hungría en 1896. primera escuela de enfermeras modernas en
Ante esta institución personalizada por el España.
doctor Rubio, las enfermeras nos preguntamos
¿de dónde emanan realmente las aportaciones METODOLOGÍA
de su propuesta? Esta cuestión puede plantear La investigación documental ha sido la téc-
otras como: ¿quién fue la verdadera fundadora nica escogida para el análisis y comparación
de la enfermería moderna en España? ¿Se ha de la vida y obra de Nightingale (1820-1910)
investigado sobre el origen ideológico de las y Rubio (1827-1902); consistiendo en revisar
aportaciones de Rubio en el campo de la enfer- la biografía de ambos dentro de su contexto
mería? O en su caso, ¿pudo influir la Floren- sociopolítico y profesional. De esta forma se
ce Nightingale en la iniciativa de Rubio? A la puede apreciar, desde una perspectiva más ob-
hora de responder a estos interrogantes no hay jetiva, su acción y repercusión a nivel social y
que dejar de lado la consideración de Donahue sanitario. Se trató de reconstruir una semblan-
(1985) sobre la existencia de cronistas como za en la que se conectaba la obra y la época en
Cook, Strachey, Goldsmith y Woodham-Smith la que vivió cada individuo, considerándolo
que descontextualizan a la enfermera Nightin- como un todo, de la misma forma en la que se
gale de su marco histórico. Es por ello, que se parte de la idea holística del ser humano en la
recurrió al estudio y análisis de archivos que elaboración de un plan de cuidados enferme-
relatan los acontecimientos desde perspectivas ros. Cada una de sus vidas se tomó como hilo
muy diferentes; encontrando, en algunos ca- conductor para intentar explicar los inicios de
sos, biografías centradas en una faceta concre- la Enfermería Moderna en España, procuran-
ta de la vida de los personajes, minimizando do conectar y mostrar interacciones entre am-
o restándole importancia a otros aspectos que bos profesionales.
pudiesen tener relevancia para nuestra histo- Para ello, nos servimos tanto de descrip-
ria. Se partió de una valoración acerca de las ciones detalladas de diversos autores como de
coincidencias temporo-espaciales entre Ni- aportaciones de ambos protagonistas. Relatos
ghtingale y Rubio y la posible influencia de la como los de Palma y Palma (2002), Campos
Dama de la Lámpara en las aportaciones del (2005), Marset y Sáez (2003) y un largo etcéte-
Cirujano respecto a los cuidados y, concreta- ra sobre F. Rubio y otros centrados en la vida
mente, en la formación de las enfermeras mo- de F. Nightingale como el de Attewell (1998),
dernas en España. Morillo (2005), Hanzeliková, Carabaño, Tor-
Partiendo de esta idea, se plantean dos resano, et al. (2005), Selanders (2010), entre
objetivos: en primer lugar y una vez estudia- otros, nos sirvieron para crear una cronología
da la biografía de F. Nightingale y de F. Rubio que trataba de armonizar los hechos histórico-
se analizan los posibles paralelismos de ambas -temporales y los trabajos de ambos profesio-
vidas y la posible repercusión que Nightingale nales. Para poder evidenciar las repercusiones
pudo ejercer sobre los pilares de la enfermería cultivadas por la enfermera sobre el cirujano
española moderna, sirviéndonos de descrip- tomamos como hilo conductor su libro Notas
ciones de diversos autores, citas y aportacio- sobre Enfermería. Qué es y qué no es (2004),
nes tanto de Rubio como de Nightingale que así como otras fuentes que describen lo aca-
muestran una influencia de nuestra referente ecido en la Guerra de Crimea; como Florence

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 45


Cultura de los Cuidados

Nightingale and The Crimea (1854-1855) de plantearnos la idea de que no ha considerado


Coates (2000). relevante el periodo de exilio en Londres del
cirujano en 1860.
RESULTADOS Otros autores como Donahue (1985) mues-
Con la información recogida se procedió a tran de forma gráfica en su obra las ciudades
reflejar la cronología gráfica de ambos protago- que entre 1860 y 1910 tomaron como referen-
nistas, evidenciando las coincidencias tanto en cia el sistema de Nightingale para la formación
espacio como en tiempo. Uno de los hallazgos de enfermeras, algunas de ellas son: Sta. Catha-
que pudiese resultar interesante, es por ejem- rines en 1864, New Haven en 1873, Dublín en
plo la creación de la Escuela de Enfermeras 1879, Berlín en 1886, Roma en 1894, Beirut en
en el Hospital de St. Thomas en Inglaterra en 1906 y un largo etcétera, y nos parece llamativo
1860, momento en el que F. Rubio se encuentra que España no aparezca citada con la Escue-
exiliado en Londres (Campos, 2004). Además, la de Rubio creada en 1896. En este sentido el
de los diversos textos que recogen la historia de trabajo de Domínguez Alcón (1986), parece no
la enfermería española se desprende que Flo- considerar a Nightingale como fuente de ins-
rence Nightingale no parece estar considerada piración de la Escuela de Enfermeras de Rubio
como un pilar base para Federico Rubio en la en España.
creación de la Escuela de Enfermeras de Santa Otras publicaciones más actuales indican
Isabel de Hungría, no relacionándose la vida de que Rubio da gran importancia al médico hi-
ambos, sino que se consideran dos personajes gienista en la construcción de un ferrocarril
independientes, referenciando que “sobre la considerando necesario un barracón en cada
Escuela de Santa Isabel de Hungría (1894), nos colonia con camas, colchones y demás aparata-
resulta dificultosa su investigación” (Eseverri je hospitalario, es decir, la modernización de la
Chaverri, 1984, pp. 296) y afirmando que las sanidad hacia una buena Salud Pública (Her-
ideas de Nightingale “sus teorías, en España, rera, 2002). Esta aportación es bastante simi-
apenas si influyeron en este periodo que nos lar a las medidas establecidas por Nightingale
ocupa, es decir, 1850-1915” (Eseverri Chaver- años atrás: “una mala sanidad, una mala arqui-
ri, 1984, pp. 298). Teniendo en cuenta que di- tectura y una mala administración a menudo
cho historiador no nombra a Rubio, es posible hacen imposible cuidar” (Nightingale, 2004,
pp.2), afirmación que manifiesta la impor-
tancia de una adecuada implementación en-
fermera en Salud Pública; además de conocer
que Nightingale fue la primera que estableció
una conexión directa entre higiene y curación
(Mulrain, 2010). Siguiendo con la misma idea,
Rubio publica cinco reseñas anuales entre los
años 1881-1885 en donde detalla las medidas
en relación a la lavandería, ropa y ventilación
entre otras, acompañadas de una descripción
detallada del funcionamiento y de las interven-
ciones llevadas a cabo en el Instituto de Tera-
péutica Operatoria del Hospital de la Princesa,

46 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

fundado por el mismo en Madrid en 1880. Ni- DISCUSIÓN


ghtingale se puede ver reflejada en los escritos La información recogida y analizada hasta
de F. Rubio cuando este expresa la necesidad de el momento nos indica que la asociación entre
sanear la atmósfera del entorno del enfermo. el exilio de Rubio y el momento en el que Ni-
Báguena (2003, pp. 123) cita unas palabras tex- ghtingale crea la primera escuela de enferme-
tuales del cirujano en las cuales se refiere que ras en Londres, es el dato más enunciado por
“el vapor de agua que hemos examinado bajo historiadores y otros profesionales, siendo en
una forma líquida encierra sustancias nocivas la mayoría de los casos la única alusión que se
para la respiración de los enfermos y presupo- hace a F. Nightingale en relación a la enferme-
ne una atmósfera de todo punto antihigiénica ría moderna en España, lo que aparentemen-
y que conviene sanear, poniendo en práctica y te parece ser nada más que una coincidencia
vigor las leyes higiénicas en mal hora quebran- para sus narradores. No obstante, hay aspectos
tadas”. La enfermera apuntaba en sus escritos que pueden ser analizados y discutidos, como
previos a Rubio, que “la primera regla de la es el caso de las medidas higiénico-sanitarias
enfermería es mantener el aire que respira el instauradas por el cirujano en el Instituto de
paciente, tan puro como el aire de fuera sin que Terapéutica Operatoria. Medidas, todas ellas,
el paciente se resfríe […] El aire estancado es el que parecen ser análogas a las establecidas por
más propicio para cultivar la viruela, escarlati- Nightingale como enfermera jefe en el Hospi-
na, difteria o lo que uno quiera” (Nightingale, tal de Scutari, durante la guerra de Crimea. Los
2004, pp. 6-7). resultados, como es el caso del saneamiento
Por último, entre los hallazgos encontra- de la atmósfera del enfermo descrito por Ru-
dos relacionados con los planes de estudios bio nos hacen pensar en que nuestra hipótesis
consideramos de importancia resaltar que Ni- puede ser ratificada, es decir, que parte de las
ghtingale fue una de las promulgadoras de los aportaciones de Rubio en el campo de la Enfer-
planes de estudio para la primera Escuela de mería Moderna no fuesen tan novedosas, pues
Medicina Militar del Reino Unido en Fort Pitt coinciden con los conocimientos elaborados
fundada en 1860 (Attewell, 1998). Tampoco por Nightingale años atrás
se puede dejar de lado los resultados obteni- Al mismo tiempo es necesario tomar en
dos que informan de los aspectos de carácter consideración la relevancia a las aportaciones
administrativo de la Escuela de Enfermeras de Nightingale en el ámbito de la cirugía, re-
del Hospital St. Thomas en Londres y la Escue- cordemos que estuvo como enfermera jefe en el
la de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría hospital de Scutari durante la Guerra la Crimea
en España fundadas por Nightingale y Rubio, y gran parte de sus pacientes pudieron requerir
respectivamente, descritos en los trabajos de no sólo cuidados higiénicos y de alimentación,
Santamaría (2007) y Quintairos (2008). Todas sino también tratamiento de heridas de guerra,
estas citas revelan cierta conexión de la obra de de infecciones contagiosas graves y, en los peo-
la enfermera Nightingale con la del cirujano res casos, intervenciones quirúrgicas. El hecho
Rubio, aunque presumimos que hay más datos de que fuera una de las involucradas en los pla-
que es necesario investigar y que pueden ir es- nes de estudio de la primera Escuela de Medi-
tableciendo la relación que pudiese existir en- cina Militar del Reino Unido puede ser prueba
tre sus obras y que, por supuesto, merecen un de su valía y, dado que hace referencia al cam-
análisis más exhaustivo. po de acción de F. Rubio, pensamos que pudo

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 47


Cultura de los Cuidados

ser un hecho que interesase en gran medida al dibles para poder lograr una mayor objetivi-
cirujano español. Otro de los aspectos para de- dad en los hechos que fundamentan nuestro
liberar que puede evidenciar la relación entre pasado y, como consecuencia, nuestra calidad
Nightingale y Rubio hace mención a la con- como profesionales. Llegando a conseguir las
figuración administrativa de sus respectivas bases evidentes de los cuidados desde la pers-
escuelas. En los trabajos de Santamaría (2007) pectiva histórica propia de la enfermería y no
y Quintairos (2008) se puede comprobar la de otras disciplinas, como en este caso la me-
similitud en cuanto a los años de formación, dicina de Rubio y Galí. Por ello, planteamos un
edad de las estudiantes, educación recibida y estudio más minucioso que permita verificar
materias troncales, además de la alusión por esta breve aportación que pretende despertar
parte de ambos profesionales a la educación interés en aquellos profesionales que quieran
tanto teórica como práctica. dar un valor significativo a sus raíces y a su
Sin embargo, la discusión resulta más difí- profesión enfermera.
cil si profundizamos en las publicaciones más
actuales indexadas en diferentes bases de da-
tos, pues aparece siempre la relación con Ni- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
ghtingale como algo secundario, lo que conl- - Attewell, A. (1998). Florence Nightingale. Perspectivas,
leva el otorgarle a Rubio un protagonismo que revista trimestral de educación comparada, XXVIII (1),
pudiese ser equívoco en cuanto a los inicios de 173-189.
la Enfermería Moderna en España (Herrera, - Báguena, M.J. (2003). La Microbiología en la obra de
2002; Vázquez, 2005; Poyato, García y Álvarez, Federico Rubio. En Carrillo Martos, J.L., Medicina y So-
2007; Herrera, 2009). Autores como Hernán- ciedad en la España de la Segunda Mitad del Siglo XIX
dez, Delgado, Pinar, et al., (1994); Hernández, (pp. 119-128). Puerto de Santa María: Ayuntamiento del
Pinar y Moreno (1996-1997) y Hernández, Puerto de Santa María y Asociación para la Formación.
Gallego, Alcaraz, et al. (1997) reseñan única- Investigación y Asistencia Médica de Andalucía “Fede-
mente que Rubio, siendo testigo del aconte- rico Rubio”.
cimiento de la creación de la Escuela de Ni- - Campos, R. (2004). Curar y gobernar. Medicina y libera-
ghtingale mientras estaba en Inglaterra -1860 lismo en la España del siglo XIX. Monlau, Rubio y Giné.
a 1870- fue quién fundó en 1896 la Primera Tres Cantos (Madrid): Nivola Libros y Ediciones, S.L.
Escuela de Enfermería en España. Sin clari- - Campos, R. (2005). Algunas reflexiones sobre la biogra-
ficar de forma evidente hasta que punto llega fía divulgativa. Los casos de Monlau, Rubio y Giné. As-
esa atribución o si, por el contrario, se trata clepio, 57 (1), 149-166.
de una contribución directa de Nightingale en - Coates, T (2000). Florence Nightingale and The Crimea,
España a través de un profesional de otra disci- 1854-1855. Guildford (Surrey): The Stationery Office.
plina que tuvo la oportunidad de transmitirlo - Domínguez Alcón, C. (1986). Los cuidados y la profesión
a nuestra sociedad. enfermera en España. Madrid: Pirámide.
Para concluir, con los hallazgos descritos es - Donahue, M. P. (1985). Historia de la Enfermería. Es-
posible pensar en la existencia de sesgos en la paña: Ediciones Doyma.
historia de la Enfermería Moderna en España. - Eseverri Chaverri, C. (1984). Historia de la enfermería
No hay que olvidar que la historia es de quién española e hispanoamericana. Barcelona: Salud, S.A.
la escribe, siendo la deliberación y la dimen- - Hanzelikovà, A; Carabaño, M.J; Torresano, B. y García,
sión crítica de diferentes fuentes, imprescin- M.R. (2005). Florence Nightingale y el contexto históri-

48 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

co-sociocultural de su época. Cultura de los Cuidados, artes gráficas, S.A.


año IX (18), 24-33. - Poyato, J.M; García, M.M. y Álvarez, M.F. (2007). Federi-
- Hernández, F; Delgado, A; Pinar, M.E. y Villahoz, M.C. co Rubio y Galí, “Príncipe de la Cirugía”, y la urología en
(1994). Orígenes “modernos” de la enfermería española: la Sevilla del Siglo XIX. Archivos Españoles de Urología,
primera escuela de enfermería en España, 1896. JANO, 60 (8), 931-942.
XLVII (1098), 55-57. - Quintairos, S. (2008). Del practicante a la enfermera. 150
- Hernández, F; Gallego, R; Alcaraz, S; González, J.M. años de desarrollo profesional: el papel de los colegios
(1997). La enfermería en la Historia. Un análisis desde profesionales. Universidad de A Coruña. Departamento
la perspectiva profesional. Cultura de los Cuidados, (2), de Ciencias da Saúde. España.
21-35. - Riera, J. (1973). La introducción en España del método
- Hernández, F; Pinar, M.E. y Moreno, M.A. (1996-1997). antiséptico de Lister. Valladolid: Universidad de Valla-
Memoria de un centenario. Primera Escuela de Enfer- dolid, Ediciones del Seminario de Historia de la Medi-
mería Santa Isabel de Hungría. Híades, Revista de Histo- cina.
ria de la Enfermería, (3-4), 189-195. - Santamaría, M.B. (2007). Evolución histórica de la enfer-
- Herrera, F. (2002). Un acercamiento a la obra de Federi- mería en Cardiología. Enfermería en Cardiología, año
co Rubio y Galí (1827-1912). Revista de Historia de El XIV (40), 21-28.
Puerto, (29), 63-88. - Selanders, L. (Eds.). (2010). Florence Nightingale by
- Herrera, F. (2009). La enfermería en la obra de Concep- name Lady with the Lamp. En Encyclopaedia Britanni-
ción Arenal y de Federico Rubio. Enfermería Gaditana, ca [versión electrónica]. New York: Enclicopaedia Bri-
4 (2), 37-39. tannica Inc, http://www.britannica.com/ EBchecked/
- Marset, P. y Sáez, J.M. (2003). Medicina, estado y socie- topic/415020/Florence-Nightingale#
dad en la España de la segunda mitad del siglo XIX. En - Vázquez, F. (2005). Instituto de Terapéutica Operatoria
Carrillo Martos, J.L., Medicina y Sociedad en la España (1880-1939). Instituto Rubio y Galí, Instituto Moncloa.
de la Segunda Mitad del Siglo XIX (pp. 1-34). Puerto de Contribución a las especialidades médicas y enfermería
Santa María: Ayuntamiento del Puerto de Santa María y en España. Anales de la Real Academia Española, tomo
Asociación para la Formación. Investigación y Asisten- CXXII, 411-430.
cia Médica de Andalucía “Federico Rubio”.
- Mulrain, J. (2010). Porgrama de la Exposición de Floren-
ce Nightingale ExhibitTM. La enfermera 39ª. En honor
del 100º aniversario de su muerte en 2010. Panamá: Mu-
seo Nacional de Antropología.
- Lain Entralgo, P. (1974). Historia universal de la Medici-
na. Barcelona: Salvat Editores, S.A.
- Morillo, R.M. (2005). Florence Nightingale en la Guerra
de Crimea. Un legado para la enfermería del siglo XXI.
Temperamentvm, 2. Disponible en http://www.index-f.
com/temperamentum/tn2/t0128.ph
- Nightingale, F (2004). Notas sobre Enfermería. Qué es y
qué no es. Barcelona: Masson, S.A.
- Palma, F. y Palma, C. (2002). Historia de las reseñas de
los ejercicios del Instituto de Terapéutica Operatoria del
Hospital de la Princesa (1881-1885). Salamanca: Europa

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 49


Cultura de los Cuidados

Naturalis historia de Plinio: concepción y terapéutica.


A propósito de los cuidados de la mujer
Plinie’s natural history: design and therapeutics. About the care of
women
Naturalis historia Plínio; desenho e terapêutica. Sobre o atendimen-
to de mulheres.
Mercedes Fraile Bravo1; Francisco Tirado Altamirano2; Jesus Prieto Moreno3; Luis Mariano Hernández Neila4;
Edurne Magdaleno Bravo5; Luis Sánchez Solís6
1
Licenciada en Enfermera, Licenciada en Antropóloga Social y Cultural. Profesora Filosofía e Historia de la ciencia enfermera.
Universidad de Extremadura. Centro Universitario de Mérida.
2
Licenciado en Enfermería. Profesor Universidad de Extremadura. Centro Universitario de Plasencia
3
Licenciado en Enfermería y Licenciado en Antropología Social. Profesor Profesor Universidad de Extremadura.
Centro Universitario de Plasencia
4
Profesor Universidad de Extremadura. Centro Universitario de Plasencia
5-6
Enfermera Asistencial Servicio Extremeño de Salud.
Cómo citar este artículo en edición digital: Fraile Bravo M; Tirado Altamirano F; Prieto Moreno J; Hernández Neila LM; Mag-
daleno Bravo E; Sánchez Solís L. (2012) Naturalis historia de Plinio: concepción y terapéutica. A propósito de los cuidados de la
mujer. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.07>
Correspondencia: Mercedes Fraile Bravo. C/ Santa Joaquina de Jornet. Mérida 06800 Badajoz.
Correo electrónico: mfbravo@unex.es/ Tel. 658989114
Recibido 9/12/2011/ Aceptado: 13/02/2012

and analyze the characteristics of the design


and the therapy used to alleviate the problems
of women in the life cycle of reproduction in
Roman times, from a constructivist paradigm
The source used is the Key Pliny’s Natu-
ral History Second, structured in 37 books. A
book dedicated medical XXVI. There are plen-
ty of dedicated therapeutic pharmacopoeia
from animals and plants, providing the rem-
edy to be used to facilitate the design, and each
ABSTRACT
of the problems with menstruation, pregnancy
The bibliographical sources are basic ele-
and childbirth in women from Roman times
ments of care study.
Collecting Roman pharmacopoeia of the
The aim of work is the historical recon- early century to C. Use plants and animals and
struction of caring for women in the Roman natural elements of therapeutic formula that
era in the early C. I d focusing on the role of soothe, heal or cure various health problems of
design and delivery and the treatment em- women in particular: conception, pregnancy,
ployed. childbirth, childbirth and menstruation.
Using qualitative methodology, historical Keywords: History of care, therapeutic
method, focusing on hermeneutics, we study wife, Roman

50 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

RESUMO Mediante metodología cualitativa, Mé-


As fontes bibliográficas são elementos bási- todo histórico, centrado en la hermenéutica,
cos de estudo cuidado. se estudia y analizan las características de la
O objetivo do trabalho é a reconstrução concepción, así como la terapéutica empleada
histórica de cuidar de mulheres na era romana para paliar los problemas de la mujer en el ci-
no início dos anos C. I d enfocando o papel do clo vital de la reproducción en la época roma-
design e de entrega e do tratamento emprega- na, desde un paradigma constructivista.
do. La fuente utilizada es la Historia Natural
Utilizando metodologia qualitativa, méto- de Cayo Plinio Segundo, estructurado en 37
do histórico, com foco na hermenêutica, que libros. A medicina se dedican el libro XXVI.
estudar e analisar as características do design Abundan los dedicados a terapéutica y far-
e da terapia utilizada para aliviar os problemas macopea a partir de animales y plantas, esta-
das mulheres no ciclo de vida de reprodução bleciendo el remedio a utilizar para facilitar la
no tempo dos romanos, a partir de um para- concepción, así como cada uno de los proble-
digma construtivista mas en la menstruación, embarazo y parto en
A fonte utilizada é a chave de Plínio Segun- la mujer de la época romana
do História Natural, estruturado em 37 livros. Recopilación la farmacopea romana de
Um livro dedicado médica XXVI. Há uma principios del siglo I a C. Utiliza plantas y ani-
abundância de farmacopéia terapêutica dedi- males como elementos naturales de formula
cada de animais e plantas, fornecendo o remé- terapéutica que alivian, sanan o curan diferen-
dio a ser usado para facilitar o design, e cada tes problemas de salud de la mujer en particu-
um dos problemas com a menstruação, gravi- lar: concepción, embarazo, parto, puerperio y
dez e parto em mulheres da época romana menstruación.
Coleta de Roman farmacopéia do início do Palabras clave: Historia de los cuidados,
século a C. Use plantas e animais e elementos terapéutica mujer, época romana.
naturais da fórmula terapêutica que aliviar,
curar ou curar vários problemas de saúde das
mulheres em particular: concepção, gravidez, Introducción y Objetivos
parto, parto e menstruação. El cuidado siempre ha existido desde el
Palavras-chave: História do cuidado, a es- comienzo de la humanidad (Tailin, 2011). Si-
posa de terapêutica, Roman. guiendo a Siles en su idea de partida de que los
cuidados de salud están influidos por factores
históricos-culturales que les dan significado, la
RESUMEN historia aparece como una herramienta esen-
Las fuentes bibliográficas son elementos cial para el desarrollo del conocimiento de la
básicos para el estudio de los cuidados. profesión (Siles, 2010).
El objetivo de trabajo es la reconstrucción Las fuentes bibliográficas han sido y son
histórica de los cuidados de la mujer, en la uno de los elementos básicos para el estudio
época romana, a principios del siglo I d C. cen- de los cuidados. De hecho suponen un ele-
trándolo en la función de concepción y parto y mento fundamental en la construcción del co-
en la terapéutica empleada. nocimiento enfermero en las que se apoya el

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 51


Cultura de los Cuidados

Método Histórico, posibilita el avance del co- como es la concepción y el parto. Un segundo
nocimiento humano, ya no solo de los textos objetivo estaría encaminado a conocer la tera-
escritos sino del mundo simbólico y cultural péutica empleada en los problemas de la mujer
que el hombre plasma en sus acciones Tamayo La hipótesis de trabajo manejada es la si-
Castaño 2011). Así pues, estos dos elementos guiente: La Historia Natural de Plinio recoge
van a servirnos de soporte para la realización los remedios naturales empleados en los cui-
de esta investigación, en la que se erige como dados de los problemas de la mujer.
fuente principal bibliográfica la Historia Na-
tural de Plinio. La elección de este Manual Método
se realizó de forma casual al encontrar en él Hemos imprimido a este trabajo un en-
información que nos pareció atractiva tras la foque cualitativo, concretamente el Método
búsqueda de otro tipo. Histórico en la firme convicción de que el es-
Dado que el Manual de Historia Natural tudio de la historia de la enfermería constituye
de Cayo Segundo Plinio, se sitúa a principios un importante pilar para la formación de la
del siglo I de nuestra era, en pleno Apogeo identidad profesional. Por tanto, tras un en-
del Imperio Romano, justifica la influencia y foque sistemático, se lleva a cabo la recogida
la importancia histórico-cultural, como bien de datos, evaluación crítica de los mismos y la
sostenía Siles. presentación e interpretación de éstos con la
Cayo Plinio Segundo, apodo Plinio el Vie- consiguiente extracción de conclusiones.
jo, el Autor, murió en el año 79 a d C, el dia La hermenéutica, como facilitadora de he-
primero de noviembre, cuando con 56 años rramientas para comprender a un autor, se nos
desempeñaba el cargo de jefe de la escuadra de muestra como el instrumento fundamental.
Tito anclada en Misena. Su inmensa curiosi- Utilizando el modelo histórico-estructural
dad le llevó en plena erupción del Vesubio, a la que propone Siles (Siles, 2010) establecien-
observación directa del fenómeno, como nos do y analizando las estructuras esenciales de
relata su sobrino Plinio el joven (Plinio 1999) Unidad funcional (Familia)-Marco funcional
en las cartas a Tácito, recogidas en este ejem- (Hogar)-Elemento funcional (Profesionales)
plar. Epoca en la que se iniciaba el receso de la evolución (Antigüedad), enmarcándose, según
sociedad romana, en el que se presentía la de- estas estructuras en la fase Tribal-Doméstica.
cadencia y el fin de la primera etapa de nuestra Se estudia y analizan las características de
civilización occidental, época caracterizada la concepción, así como la terapéutica emplea-
por la pérdida del impulso creador, época en da para paliar los problemas de la mujer en el
la que se producen los libros de recopilación ciclo vital de la reproducción en la época ro-
que almacenan conocimientos sin añadir nada mana, desde un paradigma constructivista.
nuevo. Es posible que esta sea la afortunada La fuente utilizada, es una fuente secunda-
causa de que se conserven. ria, la Historia Natural de Cayo Plinio Segun-
El objetivo general de este trabajo es la do, Plinio el Viejo. El Manual de referencia es
reconstrucción histórica de los cuidados, y una edición de especial de 1999 de las Obras
en especial, de los cuidados de la mujer, en la Completas de D. Francisco Hernández edita-
época romana, a principios del siglo I d C. cen- das en Méjico por la Universidad nacional de
trándolo en una función exclusiva de la mujer Méjico en 1976. En los Tomos IV, VI y VII de

52 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

La menstruación: El Cap XV se refiere a


la regla de las mujeres. Se refiere a ella como
“La cosa más monstruosa” (esta sangre), de tal
manera que el mosto se torna ácido, las mieses
que toca no granan, los arboles donde se sien-
tan las mujeres con la regla, se les cae el fruto,
los huertos se secan, el lustre de los espejos en
que se miran se empañan, el brillo del marfil
se empañan, se mueren las colmenas y el cobre
la obra de Hernández, se recoge la Historia Na- y el hierro se tornan en orín y de olor pesti-
tural de Plinio, concretamente desde los libros lente, altera a naturaleza del Betún de Judea
primero al vigésimoquinto, siendo transcrito haciéndolo más pastoso e incluso si es ingeri-
por Jerónimo de Huerta de los libros vigésimo da por un perro le desencadena la rabia con
sexto a trigésimoséptimo, en 1624, completan- mordedura incluida. Prejuicios, mitos y tabúes
do así los treinta y siete libros de que consta la relacionados con la menstruación que curiosa-
H.N.de Plinio. mente han perdurado hasta hace no mucho en
El análisis crítico externo de la fuente nos nuestra sociedad occidental.
revela su originalidad y la crítica interna (Pa- El Libro XXVIII, es su Cap VII, nos ofre-
dilla, 2007; Hernández Conesa 1999) ce todo un elenco de los poderes de la mens-
truación, benignos: ahuyentar los granizos y
Resultados las tempestades, contra las tormentas, sobre
Se estructura en 37 libros, por materias: todo en navegación. Eso, son los únicos pode-
geografía, astronomía, botánica, veterinaria, res beneficiosos, pues ya comprobamos que en
etc. A medicina se dedican el libro XXVI, sien- general eran malignos, y sobre todo si coinci-
do más abundantes los libros dedicados a la te- den con un eclipse de luna: hacen caer orugas
rapéutica y la farmacopea a partir de animales en las mieses, dañan las vides, hacen huir a
y plantas, estableciendo el tipo de remedio a las abejas de sus colmenas si éstas son tocadas
utilizar para facilitar la concepción, así como por una mujer menstruando, abortan las ye-
cada uno de los problemas en la menstruación, guas preñadas, por lo que pueden usarse como
embarazo y parto en la mujer de la época ro- abortivos incluso entre las mujeres.
mana. Aunque el linimento hecho con sangre
Los libros XX a XXV conforman un im- menstrual se usa, frente a la gota de los pies en
portante tratado de farmacología obtenida de diviesos y erisipelas y tumores planos.
árboles, flores, hierbas, vino, animales de agua, 2- El deseo sexual: Libro XXVI, en su Cap
Nos interesa fundamentalmente la infor- X, nos ofrece los remedios sobre “la abstinen-
mación recogida en los libros, VII, XXVI, XX- cia y el apetito de Venus”, de tal forma que una
VII, XXVIII, XXIX y XXX. infusión de Nimphea heraclia suprime el de-
1-Libro VII, nos refiere la existencia de seo sexual, los sueños venéreos y la lujuria. Por
partos prodigiosos, en número, la constatación el contrario, hace aparecer el deseo la raíz del
del cambio de sexo y parto de gemelos. Desta- xiphio. Establece cuáles son las plantas que au-
can el Capítulo XV. mentan y cuales disminuyen la libido.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 53


Cultura de los Cuidados

El estiércol de ratón refrena el apetito ve- Conclusiones


néreo de los hombres (Libro XXIX, Cap XIX) Este manual nos ofrece un concepto claro
3- “El mal de las mujeres”, fórmulas com- de lo que fueron las ciencias naturales desde
puestas por hierbas y leche y/o agua y/o vino, Aristóteles a los romanos. Supone una impor-
aparecen el Cap XV del libro XXVI, así como tante recopilación de la farmacopea romana de
los que detienen la regla o incluso ayudan a la principios del siglo I a C. conservándose ínte-
expulsión de la placenta (“las pares”), así como gramente. Utiliza plantas y animales como ele-
el feto muerto. También las que aceleran el mentos naturales de formula terapéutica que
parto como la “scordote” bebida. alivian, sanan o curan diferentes problemas
4- La concepción del sexo: El theligono, de salud en general y de la mujer en particu-
que bebido, hace que se conciba un feto con lar: concepción, embarazo, parto, puerperio y
sexo femenino o el “arsenogono” que conci- menstruación.
be masculino. (Libro XXVII, Cap X), La raíz
de “cinosorche”, ingerida por el hombre hace
que se engendre varón e ingerida pro la mu- Fuentes y Bibliografía
jer, se engendra hembra”. Existe otra fórmula - Cayo Plinio Segundo (1999). HN Edit Visor (Libro)
para engendrar un varón: El hombre y la mujer -Hernández Conesa, J (1999) Historia de enfermería. Un
deben tomar antes de cenar, durante cuarenta análisis histórico de los cuidados de enfermería. ED Mc-
días antes de concebir, la raíz de “crateogono”, Graw pag 38-40.(Libro)
disuelta en la misma cantidad de agua que de - Padilla MI, Borenstein M, Guedes J. Investigación His-
vino. tórica en la Enfermería: `posibilidades y metodología.
Para recuperar la capacidad concebir y de Temperamentum 2007, 5 disponible en http://www.in-
gestar (Libro XXVIII, Cap XIX), se utiliza los dex-f.com/temperamentum/tn5/t1207.php Consultado
testículos y la sangraza de las liebres al hombre el 10 de septiembre de 2011
y nueve granos de estiércol de liebre virgen a - Siles, J (2010) Historia Cultural de enfermería: reflexión
la mujer, sobre todo para mantener la firmeza epistemológica y metodológica. Avances de enfermería
de los pechos. XXVIII Número especial, 90 años: (120:128) (Libro)
5- Remedios que se toman de las muje- - Tamayo Castaño, E. Los métodos de las Ciencias. www.
res: La leche materna por sus características monografías .com. consultado el 20 agosto 2011
dulces es utilizada como remedio en diversas - Tailin Kareli, Nieto, R, Construcción de la epistemología
enfermedades, dependiendo si la mujer ha en enfermería. www.monografías.com consultado 10
parido un varón o una hembra, sobre todo si septiembre 2011.
se ha abstenido de alimentarse con vino y de
alimentos agrios, sóla o mezclada con clara de
huevo, o incluso con miel o incienso. Se empa-
pa una lana con ella para curar los fluxiones de
los ojos, y las patologías oculares en general.
(Libro XXVIII, Cap VII).
Un capítulo especial a las aplicaciones de la
leche de mujer en particular y otros animales
en general y de las patologías y supersticiones
que cura, en el libro XXVIII, en su Cap IX

54 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Antropología
Los significados de la paternidad para los hombres
jóvenes en los alrededores de São Paulo-Brasil
The meanings of fatherhood for young men in the surroundings of
Sao Paulo-Brazil
O significado da paternidade para homens jovens na proximidade
de São Paulo-Brasil
Edemilson Antunes de Campos1, Lucas Pereira de Melo2, Danyelle Ferreira Farias3
1
PhD en Ciencias Sociales en la Universidad Federal de Sao Carlos, Brasil. Profesor Doctor de la Escuela de Artes, Ciencias y
Humanidades. Universidad de Sao Paulo, Brasil (EACH/USP).
2
Doctorando del Programa Interunidades de Doctoramiento en Enfermería entre los campi de São Paulo y Ribeirão Preto de la
USP. Becario de Doctorado del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq).
3
Licenciada en Obstetricia en la Escuela de Artes, Ciencias y Humanidades de la USP.
Cómo citar este artículo en edición digital: Antunes de Campos E; Pereira de Melo L; Ferreira Farias D. (2012) Los significados de
la paternidad para los hombres jóvenes en los alrededores de São Paulo-Brasil. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33.
Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/cuid.2012.33.08>
Correspondencia: Edemilson Antunes de Campos. Escola de Artes, Ciências e Humanidades – Universidade de São Paulo. Rua
Arlindo Bettio, 1000, Ermelino Matarazzo. São Paulo-SP, Brasil, CEP: 01238-000/
Correo Electrónico: edicampos@usp.br /Teléfono: 55 11 5245-2602
Recibido: 06/11/2011/ Aceptado: 24/marzo/2012

research. The young men were interviewed.


Thematic analysis was conducted and data
were analyzed by sentences. The meanings of
fatherhood are tied to the representations and
to the practices built on the body, the sexual-
ity and the reproduction inside a logic that op-
erates with the own values of the family and
work of the sociocultural context. It is looked,
so, to make the existent repertoire rich on the
understanding of the senses of the fatherhood
between young men and, for this road, to con-
tribute to the establishment of public policies
ABSTRACT that effectively dialogue and that bases on the
The aim of this study was to understand logic that orientates his practices around the
the representations and meanings about the sexual and reproductive life.
fatherhood of young men, through analysis Key-words: Gender. Pregnancy in Ado-
the social codes of the sociocultural context lescence. Fatherhood. Social Values. Cultural,
in which they are inserted. This is a qualitative Anthropology.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 55


Cultura de los Cuidados

RESUMO del trabajo, propios del contexto sociocultural


O objetivo desta pesquisa é compreen- estudiado. El objetivo es enriquecer el reper-
der as representações e os significados sobre torio existente sobre el entendimiento actual
a paternidade de homens jovens, por meio de los significados de la paternidad entre los
dos códigos sociais próprios ao contexto hombres jóvenes, y de esta manera, contribuir
sociocultural no qual eles estão inseridos. al establecimiento de políticas públicas que
Trata-se de uma pesquisa qualitativa na qual efectivamente discutan y tengan como cuenta
realizaram-se entrevistas semi-estruturadas la lógica que guía sus prácticas en la vida se-
com homens jovens da periferia da cidade de xual y reproductiva.
São Paulo, Brasil. Os sentidos da paternidade Palabras clave: Género. El embarazo en la
estão ligados às representações e às práticas adolescencia. Paternidad. Valores sociales. An-
construídas sobre o corpo, a sexualidade e a tropología Cultural.
reprodução dentro de uma lógica que opera
com os valores da família e do trabalho pró-
prios ao contexto sociocultural no qual eles INTRODUCCIÓN
estão inseridos. Busca-se, assim, enriquecer o La vida sexual y reproductiva de los hom-
repertório existente sobre a compreensão dos bres jóvenes ha generado debates importantes
sentidos da paternidade entre jovens e, por en la sociedad brasileña. Un ejemplo es el “em-
essa via, contribuir para o estabelecimento de barazo en la adolescencia”, considerado uno
políticas públicas que efetivamente dialogue de los temas más importantes de salud pública
e se baseie na lógica que orienta suas práticas actualmente, llamando la atención de investi-
em torno da vida sexual e reprodutiva. gadores y profesionales de la salud, educación,
Palavras-chave: Gênero. Gravidez na Ado- justicia y de las ciencias sociales, entre otros.
lescência. Paternidade. Valores Sociais. Antro- En este contexto, las políticas públicas y los
pologia Cultural. debates académicos se han centrado en la apli-
cación de programas de planificación, gestión
y promoción de la salud centrados en la salud
RESUMEN materna e infantil, incluyendo la salud de las
El objetivo de esta investigación es com- madres adolescentes. Sin embargo, se observa
prender los significados y representaciones en la literatura, una incipiente discusión y fal-
sobre la paternidad de los hombres jóvenes, ta de acciones estratégicas dirigidas a la salud
a través de los códigos sociales propios del de los hombres adolescentes (Trivedi, Brooks,
contexto sociocultural en el que están. Se tra- Bunn, & Graham, 2009; Lohan, Crucero,
ta de una investigación cualitativa en que se O’Halloran, Alderdice, & Hyde, 2010).
realizaron entrevistas semi-estructuradas con En Brasil, estos aspectos se han reflejado
los hombres jóvenes en los alrededores de también en el tema de la salud sexual y repro-
São Paulo, Brasil. El significado de la pater- ductiva de los adolescentes. Los enfoques que
nidad está vinculado a las representaciones y han prevalecido en algunas investigaciones
las prácticas establecidas sobre el cuerpo, la sobre la sexualidad en la adolescencia son los
sexualidad y la reproducción dentro de una que favorecen las experiencias de las mujeres
lógica que opera con los valores de la familia y (Lyra, 1997).

56 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

El abandono de la perspectiva de hombres na y la normalización dirigidas a las mujeres,


adolescentes, tanto en las investigaciones como como para haber espacio para el estudio de las
en las políticas sociales y de salud ha produ- masculinidades, que apuntan la necesidad de
cido impactos negativos en la experiencia de incluir a los hombres en las políticas públicas
paternidad de estas personas. Lohan, Cruise, de salud sexual y reproductiva (Arilha, 1999;
O’Halloran, Alderdice, & Hyde (2010) des- Nascimento, 1999; Medrado et al., 2000; Me-
tacan que el embarazo en la adolescencia no drado, Lyra, 2002; Aquino et al., 2006; Barker,
debe ser visto simplemente como una cuestión 2008; Scott, 2010).
de la mujer. Sostienen además que la compren- Así, el objetivo de este trabajo es entender
sión de la perspectiva de los adolescentes pue- las representaciones y significados de la pater-
de llevar a medidas para prevenir el embarazo nidad entre los hombres jóvenes que viven en
y a programas de asesoramiento más eficaces. los alrededores de Sao Paulo, Brasil, y de esta
Los estudios también muestran que, ac- manera, comprender la lógica que guía sus
tualmente, las acciones de promoción de la vidas sexual y reproductiva. El ejercicio de la
salud sexual de este grupo de población son sexualidad y la vida reproductiva requiere un
inadecuadas para responder a sus necesidades aprendizaje dentro de una lógica, que se rige
reales. También se argumenta que los jóvenes por las relaciones de género, fortaleciendo los
tenían ideales similares a las jóvenes. Sin em- códigos sociales y culturales que dan forma al
bargo, los programas de salud existentes son contexto social y cultural en el que los jóvenes
problemáticos porque destacan los estereoti- están incluidos.
pos negativos de los hombres jóvenes, de los Se parte del principio de que los significa-
modelos de masculinidad o de las dificultades dos de la paternidad entre los hombres jóve-
para mantener una relación significativa (Tri- nes están vinculados a las representaciones y
vedi, Brooks, Bunn, & Graham, 2009). las prácticas establecidas sobre el cuerpo, la
En este sentido, el embarazo en la adoles- sexualidad y la reproducción dentro de una
cencia suele tratarse con un enfoque universal lógica que opera sus propios valores en el con-
y normativo, que ignora los aspectos sociales y texto sociocultural en el que se incluyen, espe-
culturales que dan forma al contexto en el que cialmente los valores de “familia” y “trabajo”.
los hombres jóvenes están incluidos. Las representaciones sociales aquí son en-
En el contexto brasileño, la crítica de este tendidas como “una forma de conocimiento,
enfoque ha ganado impulso, especialmente socialmente elaborado y compartido con un
a través de las investigaciones que se centran objetivo práctico, y que contribuye a la cons-
en las relaciones de género en el campo de la trucción de una realidad en un grupo social”
sexualidad y salud reproductiva (Suárez et (Jodelet, 2001, p. 22).
al., 1999; Barbosa et al., 2002; Heilborn, 2006; Las representaciones componen los siste-
Villela, Arilha, 2003; Scavone, 2004; Correa, mas de interpretación social que permiten a
2005; Aquino et al., 2006). los individuos formular una comprensión de
Los estudios de las relaciones de género la experiencia, guiando a sus prácticas socia-
son importantes en la comprensión de la vida les. A los jóvenes padres entrevistados, cuando
sexual y reproductiva de hombres y mujeres, se habla de la paternidad, movilizan un con-
contribuyendo tanto para destacar la discipli- junto de representaciones fundamentales para

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 57


Cultura de los Cuidados

la comprensión de los significados de ser pa- El escenario cultural investigado fue el ba-
dre en la adolescencia y sus responsabilidades rrio Jardín Keralux, ubicado en la Sub-prefec-
dentro de la familia y del trabajo. tura de Ermelino Matarazzo, zona este de la
Se pretende enriquecer el repertorio exis- ciudad. El Jardín Keralux es el resultado de un
tente sobre el entendimiento actual de los sig- proceso de urbanización irregular ocurrido en
nificados de la paternidad entre los hombres 1996. Es un barrio que se concentra principal-
jóvenes, y de esta manera, contribuir al esta- mente una población trabajadora, que depen-
blecimiento de políticas públicas que efectiva- de de su salario para su reproducción social.
mente discutan y tengan como base la lógica En este barrio el paisaje urbano se compone de
que guía sus prácticas en la vida sexual y re- casas sencillas, sin terminar o en construcción.
productiva. Teniendo en cuenta los arreglos variados de la
estructura familiar, estas casas sirven como lu-
METODOLOGÍA: CONOCIENDO Y gar de residencia a más de una familia al mis-
HABLANDO CON PADRES JÓVENES mo tiempo (los propietarios y sus hijos cuando
Se trata de una investi- se casan).
gación cualitativa de carác- O acceso a los infor-
ter antropológico, ya que se mantes se obtuvo a través
trabajó “con el universo de de la mediación de la Uni-
significados, motivaciones, dad Básica de Salud local
aspiraciones, creencias, va- (UBS). El encuentro con
lores y actitudes, lo que co- los jóvenes padres no fue
rresponde a un espacio más una tarea fácil. La investi-
profundo de las relaciones, gación implicó en viajes y
procesos y fenómenos que (des)encuentros que cons-
no se pueden reducir a la tituyen el núcleo de trabajo
operación de variables” del investigador. El trabajo
(Minayo, 1994, p. 22). de investigación social con-
El trabajo de campo se siste en entrar en el mundo
realizó en São Paulo, su- de otro en un contacto es-
deste de Brasil, de abril a trecho entre investigador e
agosto de 2008. La ciudad investigado.
de São Paulo se sub-divide Durante el trabajo de
en 09 regiones de acuerdo Figura 01 – Distribución geográfica de las Sub- campo se percibió que
con la ubicación geográfica prefecturas de la Ciudad de São Paulo, Brasil hubo resistencia por parte
y características históricas de la población local cuan-
y culturales. Estas regiones son: Central, No- do se hablaba sobre entre-
roeste, Norte o Nordeste, Este 1 y 2, Sureste, vistas y en grabarlas. La gente tenía miedo de
Sur, Centro-Sur y Oeste. Además de la sub- hablar sobre sus vidas, en particular su vida
división regional, la ciudad se organiza admi- sexual. Esta actitud continuó mismo después
nistrativamente en 31 Sub-prefecturas (Figura de la explicación de los objetivos de la inves-
tigación y la presentación del formulario de
01).

58 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

consentimiento, para garantizar que las entre- de los hombres jóvenes y su relación con los
vistas serían confidenciales y que sus nombres valores que configuran el contexto sociocultu-
no serían revelados. ral en el que están, en particular la familia y el
Con la presencia de los investigadores y trabajo.
una relación más estrecha con los informantes, El proyecto de investigación fue aprobado
fue posible localizar a algunos padres jóvenes por el Comité de Ética de la Escuela de Enfer-
para participar del estudio. Esta “vía”, fue ob- mería de la Universidad de São Paulo (CEP/
tenida durante una conversación informal con EEUSP) bajo proceso de número 752/2008.
uno de los profesionales de la UBS local, que
nos dio las direcciones y los datos de 09 pa- LOS SIGNIFICADOS DE LA PATERNI-
dres jóvenes. Hicimos contacto personal con DAD DE JOVENES DEL ALREDEDOR DE
estos jóvenes y presentamos los objetivos de la SÃO PAULO
investigación y como participarían. Tres hom- Los resultados y la discusión están organi-
bres jóvenes aceptaron participar. zados en categorías:
I) “¡Ella iba a vivir con un hombre, no con
Los jóvenes que participaron de la investi- un muchacho!”: la familia y la paternidad.
gación tienen las siguientes características: II) “Cuando un hombre asume una familia
• Almir, 24 años, vive en unión estable, tiene que ser responsable”: el trabajo y la pater-
educación primaria incompleta, trabajador de nidad.
la construcción desempleado y padre de un III) Las representaciones y significados de
hijo que nació cuando tenía 17 años; la paternidad y el embarazo en la adolescencia
• Ademar, 24 años, vive en unión estable, para los hombres jóvenes.
educación primaria incompleta, trabajador de
la construcción desempleado y padre de tres “¡Ella iba a vivir con un hombre, no con un
hijos, y tuvo su primer hijo a los 16 años; muchacho!”: la familia y la paternidad
• Richard, 20 años, vive en unión estable, Los relatos de los hombres jóvenes des-
educación secundaria incompleta, guardia de tacan la importancia del ámbito de la familia
seguridad desempleado, padre de dos niños, en su experiencia de paternidad. La literatura
tuvo su primer hijo a los 17 años. antropológica ha demostrado el papel central
que ocupa la familia en las relaciones sociales y
Para colectar las informaciones fueran rea- en la definición de la identidad social, especial-
lizadas entrevista semi-estructurada. Las en- mente entre los miembros de las clases bajas.
trevistas con los jóvenes padres fueron hechas Zaluar (1994) en su estudio etnográfico
en días, horas y lugares escogidos de acuerdo enfatiza el valor de la identidad familiar y so-
con la disponibilidad de los jóvenes y duró en- cial de “trabajador” para los residentes de los
tre 40 minutos y una hora. Se les informó de barrios pobres. Para la autora, “el trabajador
los objetivos de la investigación y firmaron un es miembro de una familia respetable, cuya
formulario de consentimiento. sobrevivencia se da aumentando los ingresos
Las entrevistas fueron transcritas e hicie- familiares. El respeto que tiene por sí mismo y
ron análisis temáticos, destacando las repre- para con otros proviene de allí. Esta es la obli-
sentaciones y significados sobre la paternidad gación de los miembros de la familia, sobre

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 59


Cultura de los Cuidados

todo cuando se es el principal proveedor, se


acepta como positivo el trabajo” (Zaluar, 1994,
p. 89).
En este sentido, la familia no se puede re-
ducir a una invención burguesa, sino que in-
cluye una constelación de derechos y deberes,
creando enlaces recíprocos y vínculos entre
sus miembros, lo que hace a la familia un cen-
tro clave en la irradiación de los valores que
definen la identidad y la noción de persona
entre los miembros de las clases bajas.
Sarti (2005a; 2005b) también ofrece una social y constituye la referencia simbólica que
importante contribución con su investigación estructura su explicación del mundo” (Sarti,
sobre la importancia de la esfera familiar en 2005b, p. 53).
la definición, al mismo tiempo, de un orden Los estudios demográficos han destacado
moral y un universo simbólico de los habitan- la importancia de la familia como un “factor
tes de los alrededores de São Paulo. Para esta de protección social” en los países de América
investigadora, la familia funciona como un Latina, especialmente en Brasil, debido a los
centro de referencia simbólica en los medios cambios causados en el orden económico en
populares, de manera que la idea del espacio las últimas décadas: “la centralidad de la fa-
familiar “como un orden moral, es el espejo milia como un factor de protección social re-
que refleja la imagen con la cual los pobres or- quiere tener en cuenta su carácter activo y par-
denan y dan sentido al mundo social” (Sarti, ticipante en los procesos de cambio en curso
2005b, p. 22). y, al mismo tiempo, los cambios internos, en
El universo simbólico de la familia, con sus particular en su dimensiones de la sexualidad,
códigos de reciprocidad y obligaciones, es una la procreación y el compañerismo” (Goldani,
parte integral de la compleja formación histó- 1999, p. 41).
rica de la sociedad brasileña, lo que permite a En medio de todo este proceso de transfor-
los “pobres” un principio organizador de su mación socioeconómica “las familias perma-
percepción del mundo (Sarti, 2005b). necen en el centro de la procreación y sociali-
La familia, con sus códigos y obligaciones, zación de las nuevas generaciones y, por tanto,
se considera como un lenguaje que articula adquieren una importancia fundamental como
los elementos de la vida social, lo que permite un espacio transmisor de oportunidades y las
a sus miembros dar un significado a la vida, perspectivas de vida de sus miembros (...) que
mientras que definen los contornos de su hace con que la familia persista y se reproduz-
identidad social. ca en una especie de espacio de ‘conflicto coo-
Desde esta perspectiva, la familia es más perativo’” (Goldani, 1999, p. 43-4).
de un núcleo de la sobrevivencia material y En la sociedad brasileña, con la inestabili-
espiritual de sus miembros, es el sustrato “de dad y la inseguridad generada por la exclusión
su identidad social [y] su importancia no es social, “la familia tiende a ser en un punto fijo
funcional, su valor no es meramente instru- alrededor del cual las identidades se estruc-
mental, sino que se refiere a su identidad de ser turan e los trabajadores y trabajadoras puede

60 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

contar una historia y construir un biografía, a otra mujer y me quedé con ella. Pero
dar coherencia a los acontecimientos vividos, fue la misma cosa: ¡de ser mandado por
asignar un significado a sus experiencias y sus hermanos! ¡A mí no me gusta! Pasa-
construir proyectos de futuro, haciendo su mos unos tiempos juntos y nos separa-
mundo muy difícil de vivir (...) en una zona de mos. Luego conocí a mi actual esposa y
‘conflicto cooperativo’, en que se cruzan las di- estamos juntos hasta hoy.”
ferencias por género y entre las generaciones” Para Almir, tomar la novia de su casa y
(Goldani, 1999, p. 65). traerla a vivir con él, fue uno de los momentos
Los datos de este estudio apoyan estas dis- en que tuvo que enfrentar la familia y asumir
cusiones acerca de la familia. Richard estaba la responsabilidad de ser “jefe de familia”:
seguro de regresar a casa con sus padres, des- “Llegué a la casa de su tía y le dije
pués de haber intentado vivir solo: que la estaba llevando conmigo, ella se
“Hubo una pequeña confusión y tu- quedaría conmigo. Su tía me dijo que
vimos que ir a casa de mis padres. Por- si ella fuera conmigo no la aceptaría de
qué no conseguía pagar el alquiler, poner nuevo. ¡Le dije que iba a vivir con un
comida en la casa y las medicinas para hombre, no con un muchacho! Y esta-
los niños. Desde entonces he estado vi- mos juntos hasta hoy.”
viendo en la casa de mi madre. Estoy Este relato refuerza la idea presentada por
bien, está todo bien.” Duarte (1986), que apunta la centralidad que
Este discurso muestra que los padres de los la familia ocupa entre los miembros de las
jóvenes es muy importante en esta decisión, clases más bajas, operando con un valor en
en la medida que asumen junto con los hijos la construcción de la identidad social y de la
la responsabilidad, aceptando la nueva familia noción de persona en su interior. Para este au-
en su propio hogar, y contribuyen al sosteni- tor, “el valor de la familia abarca una serie de
miento y en los cuidados con los niños (Co- cualidades distribuidas entre sus componentes
rrea, 2005). y que le dan su preeminencia como foco de la
A veces, la familia actúa como un espacio identidad social.” (Duarte, 1986, p. 175).
de conflicto, ya que no apoya el embarazo por Así, asumir la responsabilidad de una fa-
lo considerar prematuro y no deseado, y tener milia es uno de los vectores que definen la
que asumir la responsabilidad del cuidado del identidad de los hombres jóvenes que vienen
niño o por no aprobar su pareja. a se reconocen como padres.
Para Ademar, las dos uniones que llevaron
a sus hijos fueran confusas y por las dificulta- “Cuando un hombre asume una familia tiene
des impuestas por las familias de sus compa- que ser responsable”: el trabajo y la paterni-
ñeras, tuvo que quedarse lejos de sus hijos y de dad
su creación: Un tema recurrente también se refiere a la
“Hubo una pelea allá [en la casa de cuestión de la responsabilidad por el provei-
la familia de ella] porque su padre empe- miento de la familia a través del trabajo. Con-
zó a golpear a su madre. Tuve que entrar vertirse en un hombre se correlaciona directa-
en la pelea. Yo hablé así: ‘¡No, de esa ma- mente con la responsabilidad de proveer para
nera no es posible! ¡No va a funcionar, su familia (esposa e hijos) a través del trabajo.
porque no voy a aceptar!’. Luego conocí En un estudio hecho con jóvenes padres de-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 61


Cultura de los Cuidados

tenidos, en Escocia, Buston (2010) dice que Eso es lo que dice Almir, cuando relata su
todos tienen el deseo de ser “un buen padre.” reacción al enterarse del embarazo de su novia:
Además, los jóvenes padres entrevistados no “¡Cuando ella dijo que estaba emba-
se sienten preparados para ser padres, sobre razada fue una bendición de Dios! Llegó
todo porque se sienten incapaces de cumplir el llorando. Le dije: ‘¿Por qué lloras?’ Y ella
rol de proveedor de servicios financieros. me dijo: ‘Puede que no quieras’. Yo dije:
Sarti (2005b) señala la importancia del tra- ‘¡Desde cuando te asumí, acepto lo que
bajo con sentido de “valor” entre los hombres, venga y lo que deje de venir!’ Creo que
“en la moral del hombre, ser un hombre fuerte cuando un hombre asume a una familia
para trabajar es una condición necesaria, pero tiene que ser responsable de todo. Gra-
no suficiente para la afirmación de su virilidad. cias a Dios, hoy lo soy.”
Un hombre, para ser hombre, también necesi- El valor del trabajo también puede ser en-
ta una familia “(Sarti, 2005b, p. 95 - Énfasis del tendido como una base de la autonomía. Se-
original). gún dice Sarti (2005b), el trabajo más allá de
Eso es lo que Ademar dice que tiene “or- su valor económico abarca un sentido moral y
gullo” de ser un trabajador: “Yo siempre he tra- es el fundamento de la autonomía del hombre.
bajado, tengo todos mis defectos, pero trabajar, En este sentido, el trabajo también está rela-
yo trabajo y soy orgulloso de esto”. O también: cionado con la salud y la sanidad del cuerpo
“Yo nací llevando y recogiendo na- como un instrumento que lo pone en el mun-
ranjas, agitando maní, tomates, gua- do del trabajo.
yabas. ¡Allí donde yo vivía no tenía esa Eso es lo que se deduce de la narración de
libertad de servicio que tenemos aquí! Richard, cuando señala la importancia del tra-
¡Era sólo el campo! Siempre he traba- bajo para no depender de sus padres:
jado: servicios con maderas... Lo que “Trabajé dos años en esa empresa
surge, lo hago, ¿sabes? Para mí no hay porque hubo una pequeña confusión y
ninguna excepción.” me despidieron. Desde entonces estoy
El hombre necesita tener la condición de sudando la camisa para conseguir un
“jefe de familia”, es decir, la condición de aquel trabajo (…) porque no quiero depender
que tiene una obligación moral de proveer la de mi padre y mi madre para nada.”
familia a través de su trabajo. Por lo tanto, la Sarti (2005b) destaca una especie de equi-
“moral del hombre fuerte” gira en torno a la valencia entre una “ética del proveedor” y una
“moral del proveedor”, una manera particular “ética de trabajo” de modo que, es en el entre-
de definir los contornos de la identidad de los lazamiento entre las lógica que rigen estas dos
padres jóvenes, definidos como aquellos que éticas que se construye la identidad del hom-
son responsables tanto por el cuidado de sí bre de las clases bajas. Es decir, las relaciones
mismo como proveer su familia. de trabajo articulan factores económicos a los
Además, cuanto al cuidado de sí mismos, elementos morales de la actividad laboral.
cuando la experiencia del hombre é marcada La lógica que rige el trabajo para los hom-
por la participación en el proceso de confirma- bres jóvenes entrevistados también parece
ción del diagnóstico de embarazo, ayúdale en obedecer a una regla que destaca los valores
la transición a la paternidad temprana (Dra- morales de “hombre proveedor”. La concep-
per, 2002). ción de trabajo está relacionada con el valor de

62 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

la paternidad en una trama en la cual se reco- evento es visto como una “fatalidad”, mediada
nocen como hombres responsables de proveer por la intervención divina. Frente a esta situa-
a su familia. ción sin más remedio, tuve que aceptarla.
Es así que se construyen los significados de La cuestión de la responsabilidad en la pa-
la paternidad y del embarazo en la adolescen- ternidad también parece asociada con el uso
cia para los hombres jóvenes, tejiendo una co- o no de métodos anticonceptivos. Los jóvenes
nexión entre los valores morales de la “familia” padres revelan que sabían las formas de evitar
y del “trabajo” que guía sus acciones. un embarazo no deseado, pero no hizo nada
para prevenir.
Representaciones y significados de la paterni- “Cuando nos conocimos, teníamos
dad y del embarazo en la adolescencia para conocimiento del embarazo, pero no
los hombres jóvenes evitamos. Ella quedó embarazada por
La paternidad para padres jóvenes signifi- accidente, ¡sin intención! No pudimos
ca la confirmación de su masculinidad. En ge- evitar” (Richard).
neral, sólo se sienten responsables cuando los O, en el discurso de Almir:
hombres tienen que asumir las consecuencias “No nos preveníamos. Siempre he di-
de sus acciones. cho que si teníamos un hijo sería bueno
Aunque se le considera como un evento lo suficientemente. ¡Yo no me preocupa-
inesperado, el embarazo también plantea la ba en usar nada! Yo le digo que se quede
cuestión de la responsabilidad de los hombres tranquila, ‘Si se queda embarazada una
jóvenes, como también mostró Buston (2010). vez más será de la misma manera: de la
Eso es lo que dice Almir, cuando relata su reac- forma en que tuvimos el primer, tene-
ción al enterarse del embarazo de su novia: mos el segundo, el tercero...’ Es costum-
“No me ocurrió tener hijos. Pero su- bre nuestro, no hay ninguna razón para
cedió. No tuve manera, ¿sabes? Pero que- evitar.”
rer, yo no quería. Gracias a Dios, hoy lo Cabral (2003) sugiere que la ocurrencia de
soy.” embarazo se asocia con los tipos de relaciones
O en las palabras de Richard, que, cuando que los hombres jóvenes tienen con sus pare-
cobrado por sus padres, les dije que cuidará de jas, y no precisamente con la falta de informa-
su hija y su compañera, asumiendo su respon- ción sobre anticonceptivos. Con sus novias y
sabilidad. En sus palabras: “las mujeres de la casa” no habría necesidad
“Cuando se quedó embarazada, mi de utilizar un método anticonceptivo, ya que
padre y mi madre no lo sabían. Sólo su- en ellas se “puede” confiar. Para estos jóvenes
pieron después de los 8 meses. ¡Mis pa- el uso o no de condón está relacionado con la
dres se quedaron “atónitos”, con “la boca afectividad de la relación, no con la preocupa-
abierta”! Ellos nunca pensaron que yo ción de prevenir enfermedades o un embarazo
iba a tener dos hijas ahora. Me pregun- no deseado.
taron cómo iba a hacer para darles de Buston (2010), en su estudio, afirma que
comer. Yo dijo: ‘¡A mi manera! Las cosas algunos adolescentes ven la posibilidad de que
que quiero yo consigo’”. la pareja se queda embarazada como algo re-
El embarazo aparece para Almir como una moto. Por eso no pensaban en el asunto o pen-
“bendición de Dios”, mostrando cómo este saban poco. Sin embargo, entre la minoría que

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 63


Cultura de los Cuidados

informó pensar en la posibilidad de embarazo, Esta representación del padre joven como
el uso de anticonceptivos fue alta. un “hombre responsable” confirma las con-
Ser padre para estos jóvenes significa tam- clusiones de la investigación hecha por Cabral
bién una entrada en la edad adulta, dando lu- (2003), realizada con hombres jóvenes que vi-
gar a una nueva forma de tomar la vida a través ven en barrios marginales de la ciudad de Rio
de la responsabilidad de la paternidad. Eso es de Janeiro, en que también afirma los detalles
lo que Richard señaló al referirse a las trans- de las representaciones y prácticas de estos jó-
formaciones sufridas desde que es padre: venes acerca de su vida sexual y reproductiva,
“Para mí, mucho ha cambiado: yo y de esta manera, sus relaciones con la expe-
casi no me quedaba en casa, salía para riencia de la paternidad.
bares. Esto de ser padre, para mí, ¡cam- Para esta autora, “el nacimiento y asunción
bió muchas cosas! ¡Hoy la paternidad es de un hijo parecen facilitar la transición a la
vivir con mi hijo! Educar y enseñar el edad adulta. ‘Asumir la responsabilidad’, una
día a día.” consecuencia directa de la paternidad, implica
Estos datos corroboran los resultados de la incorporación o la asunción de nuevos roles
Mollborn & Lovegrove (2011). Para los au- caracterizados por los atributos de ‘seriedad’ y
tores, las influencias ejercidas por los padres ‘madurez’” (Cabral, 2003, p. 290).
adolescentes en sus hijos es diferente de las que Así, la paternidad significa una transición
ejercen los padres adultos con respecto al con- que inicia los hombres jóvenes en la edad
texto familiar, la relación entre los padres; y la adulta, dentro de un contexto en el que la
relación padre-hijos. El estudio mostró que el responsabilidad por el proveimiento de la fa-
estado civil de los padres y el contexto familiar milia significa, esencialmente, se convierte en
tienen un impacto en el desarrollo cognitivo y un hombre. También de acuerdo con Cabral
en el comportamiento de los niños (Mollborn (2003, p. 289): “los jóvenes parecen decir que
& Lovegrove, 2011). La representación de la ‘se convierten en hombres’ asumiendo la pa-
paternidad que implica en vivir con su hijo, se- ternidad, o antes, que es necesario ‘ser hombre’
ñalada por Richard, además de su valor moral para ‘tener responsabilidades’ y asumir lo que
trae consecuencias positivas para el crecimien- hizo.”
to y desarrollo de sus hijos. Este enfoque de la juventud como un pro-
Pero para Almir y Ademar, la paternidad ha ceso tiene un valor heurístico, lo que permite
cambiado sus vidas, pues dejaron de hacer cosas cuestionar las generalizaciones sobre el desa-
de “soltero”, de actuar de manera irresponsable rrollo de los jóvenes, ya que revela la impor-
y, de alguna manera, se sienten más maduros: tancia de los aspectos socioculturales que per-
“Cuando estaba soltero pensaba en mean las relaciones entre las clases sociales en
muchas cosas diferentes. ¡Una vez que se la definición de su biografía.
tiene una familia ‘yo levanto la mano’ y Así, mientras en las clases media y alta la
miro lo que tengo dentro de casa antes transición de la adolescencia a la adultez com-
de hacer algunas cosas malas que hiciera prende una secuencia de eventos que van des-
cuando estaba solo! Tengo que agradecer de la escuela a la universidad, dando prioridad
a Dios por tener una familia en casa y a la inclusión en el mercado laboral, la estruc-
dar más valor para ellos. ¡Ser padre fue tura familiar, y más tarde el nacimiento de los
algo muy bueno!” niños; para las clases populares, esta transición

64 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

bilidad al joven en proveer su familia. Ser un


proveedor parece ser el valor que guía sus ac-
ciones para asumir la responsabilidad del cui-
dado de sus familias.
Y así, todos los días, los hombres jóvenes
redibujan los contornos de su construcción
subjetiva, dentro de una lógica regida por las
relaciones de género, cuyas reglas movilizan
los valores propios del contexto sociocultural
en que se encuentran, sobre todo los valores de
“familia “y” trabajo “.
parece ser formada por los valores propios del
contexto sociocultural en el que los hombres REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
jóvenes están incluidos. Destacase, sobre todo - Aquino, E.M. et al. (2006). Gravidez na adolescência: a
los valores de la “familia” y del “trabajo”, de heterogeneidade revelada. In M.L. Heilborn et al. (Eds.),
manera que el embarazo puede significar “un O aprendizado da sexualidade: reprodução e trajetórias
medio de promoción social” dentro de un pro- sociais de jovens brasileiros (pp.310-60). Rio de Janeiro:
yecto de autonomía, en que se convertir en Garamond/FIOCRUZ.
“padre”, esencialmente, es se convertir en “res- - Arilha, M. (1999). Homens, saúde reprodutiva e gênero:
ponsable” de proveer su familia. o desafio da inclusão. In K. Giffin & S. H. Costa (Eds.),
Questões da saúde reprodutiva (pp.455-67), Rio de Ja-
CONSIDERACIONES FINALES neiro: FIOCRUZ.
Esta investigación tuvo como objetivo - Barbosa, R. M. et al. (2002). Interfaces: gênero, sexua-
comprender los significados y representacio- lidade e saúde reprodutiva. Campinas – SP: Editora da
nes sobre la paternidad de los jóvenes que vi- UNICAMP.
ven en los alrededores de São Paulo, y de esta - Barcker, G. (2008). A saúde do homem adolescente: uma
manera, comprender la lógica que rige la vida perspectiva de gênero aplicada ao masculino. In Brasil.
sexual y reproductiva de estos jóvenes. Ministério da Saúde. Secretaria de Atenção à Saúde. De-
Para nuestros informantes la paternidad es partamento de Ações Programáticas Estratégicas. Saúde
un proceso de afirmación de la masculinidad, do adolescente: competências e habilidades (pp.223-30).
vinculada a los valores morales de “familia” y Brasília: Editora do Ministério da Saúde.
“trabajo”. Ser un hombre es una construcción - Buston K.M. (2010). Experiences of, and attitudes
que moviliza a los hombres jóvenes los valores towards, pregnancy and fatherhood amongst incarce-
que dan forma al contexto en el que se inclu- rated young male offenders: findings from a qualitative
yen. study. Social Science and Medicine, 71, 2212-8.
La lógica que rige sus vidas sexual y repro- - Cabral, C. S. (2003). Contracepção e gravidez na ado-
ductiva está directamente relacionada con los lescência na perspectiva de jovens pais de uma comu-
valores de la familia y el trabajo y se regirán nidade favelada do Rio de Janeiro. Cadernos de Saúde
por las relaciones de género que definen las re- Pública, 19 (Supl. 2), pp. 283-292.
laciones asimétricas entre hombres y mujeres. - Corrêa, A. C. P. (2005). Paternidade na adolescência: vi-
Por lo tanto, el embarazo en la adolescencia es vencias e significados no olhar de homens que a experi-
concebido como un evento que da responsa- mentaram. Tese de Doutorado, Escola de Enfermagem,

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 65


Cultura de los Cuidados

Universidade de São Paulo, Ribeirão Preto-SP, Brasil. - Sarti, C. A. (2005a). Família e individualidade: um pro-
- Draper J. (2002). “It’s the first scientific evidence”: men’s blema moderno. In M. C. B. Carvalho (Ed.), A famí-
experience of pregnancy confirmation. Journal of Ad- lia contemporânea em debate (pp. 39-49). São Paulo:
vanced Nursing, 39, 563-70. EDUC/Cortez.
- Duarte, L. F. D. (1986). Da vida nervosa nas classes tra- - Sarti, C. A. (2005b). A família como espelho: um estu-
balhadoras. Rio de Janeiro: Jorge Zahar Editor. do sobre a moral dos pobres. 3. ed., São Paulo: Cortez
- Goldani, A. M. (1999). O regime demográfico brasileiro Editora.
nos anos 90: desigualdade, restrições e oportunidades - Scavone, L. (2004). Dar a vida e cuidar da vida: femi-
demográficas. In L. Galvão & J. Díaz (Eds.), Saúde sexual nismo e ciências sociais. São Paulo: Editora da UNESP.
e reprodutiva no Brasil (pp.40-66). São Paulo: Hucitec/ - Scott, P. (2010). Homens, domesticidade e políticas pú-
Population Council. blicas na saúde Reprodutiva. In B. Medrado, J. Lyra, M.
- Heilborn, M. L. et al. (2006). O aprendizado da sexuali- Azevedo, & J. Brasilino (Eds.), Homens e masculinida-
dade: reprodução e trajetórias sexuais de jovens brasilei- des: práticas de intimidade e políticas públicas. Recife:
ros. Rio de Janeiro: Garamond/FIOCRUZ. Instituto PAPAI.
- Jodelet, D. (2001). As representações sociais. Rio de Ja- - Suárez, M. et al. (1999). Violência, sexualidade e saúde
neiro: Ed. UERJ. reprodutiva. In L. Galvão & J. Díaz (Eds.). Saúde sexual e
- Lyra, J. (1997). Paternidade adolescente: uma proposta reprodutiva no Brasil (pp.277-309). São Paulo: Hucitec/
de intervenção. Dissertação de Mestrado, Pontifícia Uni- Population Council.
versidade Católica de São Paulo, São Paulo, Brasil. - Trivedi, D., Brooks, F., Bunn, F., & Graham, M. (2009).
- Lohan M., Cruise, S., O’Halloran, P., Alderdice, F., & Early fatherhood: a mapping of the evidence base rela-
Hyde, A. (2010). Adolescent men’s attitudes in relation ting to pregnancy prevention and parenting support.
to pregnancy and pregnancy outcomes: a systematic re- Health Education Research, 24, 999-1028.
view of the literature from 1980-2009. Journal of Adoles- - Villela, W. V. & Arilha, M. (2003). Sexualidade, gênero
cent Health, 47, 327-45. e direitos reprodutivos. In E. Berquó (Ed.), Sexo e Vida:
- Medrado, B. & Lyra, J. (2002). Produzindo sentidos sobre panorama da saúde reprodutiva no Brasil (pp. 95-150).
o masculino: da hegemonia à ética da diversidade. In M. Campinas – SP: Editora da UNICAMP.
Adelman & C. Silvestrin (Eds.), Coletânea gênero plural - Zaluar, A. (1994). A máquina e a revolta: as organizações
(pp.63-76). Curitiba: UFPR. populares e o significado da pobreza. 2ed., São Paulo:
- Medrado, B.; Lyra, J.; Galvão, K.; Nascimento, P. (2000). Brasiliense.
Homens por quê? Uma leitura da masculinidade a partir
de um enfoque de gênero. Perspectivas em Saúde e Di-
reitos Reprodutivos, 3, pp. 12-6.
- Minayo, M.C.S. (Ed.) (1994). Pesquisa social: teoria, mé-
todo e criatividade. Petrópolis: Vozes.
- Mollborn S., & Lovegrove, P.J. (2011). How teenage
fathers matter for children: evidence from the ECLS-B.
Journal of Family Issues, 32, 3-30.
- Nascimento, P. (1999). “Ser homem ou nada”: diversi-
dade de experiências e estratégias de atualização do
modelo hegemônico da masculinidade em Camaragibe/
PE. Dissertação de Mestrado, Universidade Federal de
Pernambuco, Recife, Brasil.

66 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

La expresión de la sexualidad durante la


gestación y el puerperio
The expression of sexuality during pregnancy and
the postpartum period
A expressão da sexualidade durante a gravidez
e o período pós-parto
Sagrario Gómez Cantarino1; M. Moreno Preciado2
1
Coordinadora de Enfermería Especialista del Complejo Hospitalario de Toledo.
Profesora Asociada UCLM (Campus Toledo. Enfermería
2
Profesor Titular. Universidad Europea de Madrid.
Cómo citar este artículo en edición digital: Gómez Cantarino S; Moreno Preciado M. (2012) La expresión de la sexualidad
durante la gestación y el puerperio.Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/
cuid.2012.33.09>
Correspondencia: Sagrario Gómez Cantarino. Hospital Virgen de la Salud. Complejo Hospitalario de Toledo. Avda de Barber,
30 45004 Toledo. Tel:: 925/269200. Extensión: 48559-48561.email: docenciamatronas@sescam.jccm.es
Recibido: 03/12/2011/ Aceptado: 22/marzo/2012

social, arriving to generate fear. The work of


the health professionals involved in the care
and counselling of the pregnant woman and
puérpera will be offer care in a comprehensive
manner, attitude of listening and support on
issues related to sexual behaviour that requires
an exquisite touch, as well as integrity, toler-
ance and understanding. Many women in this
period requested help from medical person-
ABSTRACT nel. Professionals dedicated to the care of the
The mother concept, cannot be conceived health of women, should influence of clear,
as a fact isolated in time, without understand- explicit and systematically, to controls dur-
ing the influences on women have had differ- ing gestation, in the exercise of sexuality as
ent events of history. The social, political and healthy behavior.
demographic, changes have conditioned the Key words: Sexuality, pregnant, midwife,
situation of women to evolve towards free- health, puérpera.
doms, rights, acquisition of new roles, occupa-
tion of positions in society that until now were
only reserved for men. The nuptiality, fertility RESUMO
and birth rates have adapted to the new po- O conceito de mãe, não pode ser concebida
litical and social circumstances. Motherhood como um fato isolado no tempo, sem entender
carries a huge responsibility, means large de- as influências sobre as mulheres tiveram dife-
mands almost exclusively to women from rentes acontecimentos da história. As mudan-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 67


Cultura de los Cuidados

ças sociais, políticas e demográficas, têm con- se han adaptado a las nuevas circunstancias
dicionado a situação das mulheres a evoluir no políticas y sociales. La maternidad conlle-
sentido de liberdades, direitos, aquisição de va una responsabilidad gigantesca, implica
novas funções, a ocupação de posições na so- grandes exigencias impuestas casi exclusiva-
ciedade que até agora eram apenas reservados mente a la mujer desde lo social, que llegan a
para os homens. O nuptiality, fertilidade e as generar miedo.
taxas de natalidade adaptaram-se às novas cir- La labor de los profesionales sanitarios
cunstâncias políticas e sociais. A maternidade que participan en el cuidado y asesoramiento
tem uma enorme responsabilidade, significa de la gestante y puérpera será ofrecerles una
grandes demandas quase que exclusivamente atención de forma integral, actitud de escu-
para as mulheres da social, chegando a gerar cha y de apoyo sobre cuestiones relativas al
medo. O trabalho da saúde profissionais en- comportamiento sexual que exige un tacto
volvidos no cuidado e aconselhamento da mu- exquisito, así como integridad, tolerancia y
lher grávida e puérpera será oferecer cuidados comprensión. Muchas mujeres en este perio-
de uma forma abrangente, a atitude de escuta do solicitan ayuda del personal sanitario. Los
e apoio em questões relacionadas ao compor- profesionales dedicados al cuidado de la salud
tamento sexual que requer um toque requin- de la mujer, deberían incidir de forma clara,
tado, bem como a integridade, a tolerância e explícita y sistemática, al hacer los controles
a compreensão. Muitas mulheres neste perío- durante toda la gestación, en el ejercicio de la
do solicitaram ajuda do pessoal médico. Pro- sexualidad como conducta saludable.
fissionais dedicados ao cuidado da saúde das Palabras clave: Sexualidad, gestante, mat-
mulheres, deve influenciar de clara, explícita rona, sanitario, puérpera.
e sistematicamente, a controles durante a ges-
tação, no exercício da sexualidade como com-
portamento saudável. Introducción
Palavras-chave: Sexualidade, grávida, La salud sexual y reproductora, es el estado
puérpera, parteira, saúde. de bienestar en torno a los hechos relacionados
con la reproducción y la sexualidad humana.
Abarca conceptos de salud, entendida es su di-
RESUMEN mensión histórica, cultural, social e individual.
El concepto madre, no se puede concebir La salud reproductora entraña la capacidad de
como un hecho aislado en el tiempo, sin com- disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin
prender las influencias que sobre la mujer riesgos, y de procrear, y la libertad para hacer-
han tenido los diferentes acontecimientos de lo o no hacerlo, cuándo y con qué frecuencia.
la historia. Los cambios sociales, políticos y La sexualidad recorre de forma transversal la
demográfico, han condicionado que la situa- vida de todo ser humano, desde que nace hasta
ción de la mujer evolucione hacia libertades, que muere. Más aún, le conforma como perso-
derechos, adquisición de nuevos roles, ocu- na y marca su identidad, y por tanto su subjeti-
pación de puestos en la sociedad que hasta vidad, su forma de percibir el mundo, de sentir
ahora sólo estaban reservados para el hom- y de actuar. (Andrés Domingo A, 2000). La re-
bre. La nupcialidad, fecundidad y natalidad producción es un hecho individual, se produce

68 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

en personas concretas con relaciones particu- La Enfermería, como disciplina especiali-


lares, pero es también un hecho social y cul- zada en el campo de los cuidados, asume una
tural, ya que las personas viven en estructuras gran responsabilidad en el fomento, protec-
sociales específicas y cumplen o transgreden ción y promoción de la salud sexual. Su inter-
mandatos sociales bajo unos valores y normas vención en esta área de la salud humana tiene
que conforman el universo de sus creencias. por objetivo la atención integral de la persona
(Sanz F, 1992). para conseguir una buena calidad de vida. Las
La reproducción es un hecho histórico, es intervenciones de Enfermería se justifica si se
cultural, diferente en el tiempo según el tipo de tiene presente la necesidad de cuidados para
sociedad en que se ubique, sustentado por di- el fomento de la salud sexual. La importancia
ferentes creencias religioso-culturales, por los de la prevalencia de enfermedades relaciona-
diversos valores y normas sociales regulado- das directamente con los estilos de vida sexual
ras, que afectan e influyen de manera distinta exige programas de educación e intervención
sobre hombres y mujeres, sobre adolescentes o comunitaria con una participación directa y
adultos, sobre ricos o pobres, etc. La reproduc- activa de la enfermería.
ción es un hecho sexual en la especie humana, La sexualidad siempre ha estado impreg-
que abarca diferentes actividades en torno al nada de misterio, oscurecida por razones
coito, que es el medio idóneo para conseguir el varias, encarcelada en la ignorancia y objeto
fin inmediato, el embarazo, como primer paso de humor compartido en gran medida por el
necesario para la reproducción de los indivi- mismo sexo. La sexualidad como expresión
duos y de la especie. La realidad es, que nues- de la personalidad, es única, personalizada e
tra cultura y nuestra sociedad es coitocéntrica, irrepetible, llegando a ser un sello personal de
lo que significa la sobrevaloración de esta ac- cada pareja y por tanto cuando se enfrenta el
tividad sexual, como la máxima expresión de proceso reproductivo (gestación) debe existir
la sexualidad, como la plenitud, (Fernández de un proceso de aceptación y adaptación a él, y
Quero, 1996; OMS, 1978). a la variación del disfrute sexual en la medida
En España el tema de la sexualidad sufrió de las posibilidades y deseos. Tanto el embara-
un proceso de apertura en la época de la tran- zo como la sexualidad han sido considerados
sición (años 1975 a 1978), tras una larga dic- tabúes. Hasta hace poco, los gine-obstetras
tadura, el espíritu de progreso y apertura inició guardaban silencio al respecto y la pareja se
un lento cambio en la mentalidad de la pobla- sentía intimidada para abordar el tema con el
ción. Debemos tener en cuenta que la pobla- médico, inclusive entre ellos mismos. (Gonzá-
ción española y su concepción de la sexualidad lez Labrador, Miyar Pielga; 2001).
sufrieron un profundo cambio en los últimos Durante la gestación es factible que las
20 años. La generalización del uso de los méto- parejas experimenten alteraciones en sus pa-
dos anticonceptivos, el cambio en las prácticas trones sexuales, y esto muchas veces, se debe
sexuales, las enfermedades de transmisión se- a la existencia de creencias erróneas en rela-
xual y las variaciones en conceptos de sexuali- ción a la sexualidad. (Luz Marina Alonso y
dad, han hecho posible estos cambios de pen- cols; 2003). La falta de educación, al igual que
samiento, y esto también ha ocurrido durante creencias erróneas, lleva a la alteración de los
el embarazo. patrones sexuales entre los cónyuges, los cua-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 69


Cultura de los Cuidados

- Analizar las relaciones que se establecen


durante las charlas de educación maternal en-
tre las mujeres gestantes/matronas.
- Analizar tabúes, moralidad, creencias,
ideologías, actitudes y valores que se manifies-
tan en esta etapa de su vida.

Acerca de la matrona:
- Conocer y analizar los significados, ideas
les pueden tener resultados adversos en la re- y valores respecto a la sexualidad durante la
lación de pareja. En el momento en que se su- gestación.
peren todos los temores y creencias erróneas, - Analizar las interacciones que se estable-
lo que se logra con una buena comunicación cen durante la educación maternal, así como
entre el personal de salud y la pareja, ésta úl- en los talleres de apoyo entre las mujeres asis-
tima expresando cada uno sus sentimientos y tes a las mismas.
dando grandes dosis de cariño, complicidad,
paciencia, caricias y palabras, se podrá lograr METODOLOGÍA
disfrutar nuevas formas de satisfacción sexual • La metodología utilizada en esta inves-
distintas del coito y orgasmo, aprovechando tigación es la cualitativa asociada a estudios
un elemento positivo de esta época como es antropológicos como acontecimiento cultu-
la libertad que siente la pareja al no tener que ral, no sólo biológico, y desde el relato de la
preocuparse por utilizar métodos anticoncep- experiencia de las propias actoras. Dentro de
tivos. este estudio he pretendido conocer, para luego
analizar e interpretar los sucesos que rodean a
OBJETIVOS la mujer sobre la expresión de su sexualidad
• OBJETIVO GENERAL: durante la gestación y puerperio, así como a
Obtener una mejor comprensión de los los sujetos tanto a nivel social como profesio-
factores que intervienen en la vivencia de nal en él implicados, que reflejen la trayectoria
las mujeres gestantes y puérperas, respecto a cultural de la socialización tanto de la mujer
como expresan su sexualidad durante su gesta- como de la expresión de su sexualidad.
ción y puerperio, así como de los profesionales • Teniendo acceso al relato de primera
que proporcionan asesoramiento e informa- mano de las mujeres y profesionales, de cómo
ción al respecto. Mi intención es describir, tra- se interpreta y percibe el proceso de gestación
ducir, explicar e interpretar el fenómeno, y en y sexualidad, así como sus ideales respecto a
la perspectiva de que este análisis contribuye al esto, unido a cómo lo experimentan y las ex-
fomento y disfrute de la sexualidad. periencias que llevan a cabo.
• Comenzar una etnografía es también
• OBJETIVOS ESPECÍFICOS: abrir a la vez un diario de campo, ya que es
Acerca de la mujer: el instrumento de registro fundamental del
- Conocer las vivencias sexuales de las mu- procedimiento de investigación en el que se
jeres gestantes durante la gestación. inscriben paso a paso y desde los primeros

70 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

momentos del proyecto, las actividades del et- sustancialmente esta cuestión debido a la pre-
nógrafo. sencia de profesional sanitario en la zona de
• Las técnicas principales utilizadas para la estudio, que complementa, aclara e instruye a
recogida de la información, han sido la entre- las mujeres acerca de temas sexuales sin obse-
vista en profundidad y la observación partici- siones ni tapujo al respecto. Por el contrario a
pante. nivel público, durante el desarrollo de los talle-
• La recogida de datos se llevó a cabo entre res de educación para la salud, se denota que
mayo del 2009 y diciembre de 2010. este “tabú” existente y esta vergüenza presen-
te entre madre e hija, se diluye, de tal mane-
DESARROLLO ra que se comentan abiertamente situaciones
Se denota como las mujeres pertenecien- referentes al sexo y la sexualidad por parte de
tes al estudio adoptan un papel social ya es- las madres así como de las hijas, siendo esto
tipulado y marcado culturalmente, donde las más acuciado en la zona rural que en urbana;
normas morales de comportamiento para la produciéndose esto debido a que el acompaña-
mujer así como los prejuicios, continúan exis- miento de la gestante y puérpera al centro de
tiendo, siendo expresados por parte de estas. salud se realiza en gran medida con la madre
Cabe destacar como en estas mujeres, aún y no con la pareja dentro de la zona rural. Se
quedan estigmas socios culturales de toda la denota que el inicio de una relación estable en-
socialización vivida por las madres de las ges- tre un hombre y una mujer, hasta consolidarse
tantes, que en realidad han sido las encargadas como pareja, lleva implícito en sus inicios el
de formar y educar a las gestantes entrevista- esconderse, el verse de manera aislada, evi-
das. Las mujeres jóvenes, expresan abierta- tando así “el que dirán”. Cabe destacar que esta
mente sentir vergüenza cuando se habla de situación se encuentra más enraizada dentro
sexualidad, sexo, y todo lo que concierne a este de la zona de estudio, cuando la mujer ha te-
tema con sus madres a nivel privado; huyendo nido más de una pareja; situación vivida y mal
generalmente de iniciar este tema, tanto por vista por sus coetáneos. Se valora como son
parte de la madre como por la hija. Por ejem- las mismas mujeres las que comentan sobre
plo entre estas mujeres está muy extendido el estas el ser “algo fresca” e incluso “ligera de
relacionarse y entablar temas sexuales con sus cascos”, situación que no se ha dado y mucho
coetánea más cercanas, siendo estas amigas, menos ha sido expresado por las mujeres ha-
amigos y compañeros de escuela, instituto e cia la figura del hombre, aunque a este se la
incluso de universidad, siendo esta informa- hayan conocido varias parejas. Los prejuicios
ción en un principio precarias y aumentando sociales están muy marcados tanto en zona
el nivel de las mismas según aumenta la edad urbana como rural. Se evidencia como las
de las mujeres como de las personas que la mismas mujeres son las que exteriorizan que
rodean. Se valora que una vez que se encuen- “esconden” amores, sentimientos, gestaciones
tran embarazadas, la información sobre temas prohibidas por el hecho de no estar bien visto
sexuales la reciben por parte de la figura de la por su entorno social. Todo esto es debido a
mujer, siendo esta generalmente información que hasta hace pocos años la ideología católica
no científica y sin razonamiento en el que existente reforzó el ideal de que la mujer debía
apoyar la información que ofrecen. Variando ser casta, pura y sobre todo formal. Aún así las

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 71


Cultura de los Cuidados

prácticas sexuales de cada pareja son únicas e


irrepetibles, y las vivencias actuales son “con-
tadas externamente”, extrapoladas al exterior
sin tapujos, buscando salidas, ayuda, incluso
diría que sincerarse con ellas mismas. Cabe
destacar que lo que más importa no es tanto
saber qué es la mujer, como funciona el cuer-
po femenino, en qué consiste la sexualidad fe-
menina, cuáles son los valores propios de una
cultura femenina que habría que perpetuar, la reproducción. Se aprecia que la sociedad en
desarrollar o crear, sino saber entender cómo la que conviven tanto mujeres como hombres
se organiza la diferencia sexual en la cultura. continúa influyendo sobre la conducta sexual
Se debe tener en cuenta que no existen rece- de estos; se valora que se está consiguiendo
tas mágicas, a la hora de poner en práctica la eliminar falsos mitos y tabúes que rodeaban el
sexualidad durante la gestación y puerperio, ya acto sexual, en gran medida debido a las char-
que cada mujer es única, y cada pareja actúa las de profesionales, así como a las reuniones
de forma diferente ante una misma situación, que realizan las propias mujeres en el centro
y por lo tanto únicas son también sus expe- de salud. Según he podido recoger en testimo-
riencias. Socialmente la familia, los amigos y nios de las mismas mujeres, se necesita tomar
allegados dan consejos y recomendaciones de mayor conciencia para tratar libremente todos
todo tipo, sobre todo entre mujeres aproxima- los aspectos de la sexualidad, sin culpabilidad,
damente de la misma edad, influyendo todo vergüenza o pudor. Se puede comprobar que la
esto en la decisión personal de la mujer y de mujer como su pareja se implica en la mater-
pareja. Así se dejan de mantener relaciones nidad, en las relaciones sexuales y en compar-
sexuales durante la gestación debido a la infor- tir espacios, esto tan simple, para sus madres
mación recibida, sin ningún motivo “real”, solo era impensable. Algunos de los hombres pre-
por el hecho de “prohibirlo”, sin llegar a pensar sentes en las charlas expresaron sentirse muy
que cada pareja y cada persona tienen necesi- implicados en el desarrollo de la gestación,
dades diferentes y viven situaciones diversas, siendo esto más marcado en zona urbana. Se
muchas se asemejan pero no son iguales, así lo denota la sensibilidad como la sincronía, esti-
comentan ellas mismas. En este paso es muy mulación, así como la actitud positiva ante la
importante la buena autoestima, la capacidad nueva situación y la implicación de ambos en
de poner límites y la toma de decisión-acción este nuevo momento que les corresponde vivir
por parte de la gestante, puérpera e incluso a ambos, sin tapujos, sin vergüenza y sin pro-
del profesional sanitario encargado de formar hibiciones en un momento de cambio tanto
e informar a estas mujeres. En definitiva, se fisiológico como psicológico para la mujer y su
denota que parte de las mujeres de la zona de pareja. Las matronas entrevistadas previamen-
estudio valoran como la liberación de la mujer te han realizado su función asistencial dentro
y la educación de la misma ha contribuido a de la Atención Especializada, coincidiendo en
que ésta obtenga mayor placer y satisfacción afirmar que existe un gran clima de equipo
en sus relaciones, ya no solo destinadas para dentro de los centros de salud donde desarro-

72 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

llan su función asistencial, no solo con la en- estudio, tienen definidas sus funciones o roles,
fermería, si no, con todos los componentes del uno enmarcado en el modelo biomédico, con-
equipo multidisciplinar. Todas ellas expresan sistente en realización de pruebas como curas
estar muy satisfechas dentro de la Atención y las técnicas contempladas en el programa de
Primaria de salud, no teniendo intención de atención a la mujer gestante, este programa
trasladarse a la Atención Especializada. Den- debe de cumplirse estrictamente. La segunda
tro del centro de salud urbano Lisa, pude ob- función queda enmarcada en su propio perfil
servar como los trabajadores y la población de como cuidadoras, y cercanas a la mujer, muy
dicho centro mantiene un trato estrecho, co- reconocido por la propia mujer. Realizan la
nociéndose entre ellos. En el centro de salud atención a esta dentro de la consulta progra-
urbano la Luz, profesionales/usuarios no pa- mada, (dando lugar esto ha realizar otro tipo
rece conocerse tan a fondo, pero debo señalar de tareas y actividades dentro de su horario de
que en este centro es el propio equipo multi- trabajo), y la consulta a demanda en la cual la
disciplinar quien gestiona los recursos huma- mujer acude por iniciativa propia. La historia
nos y materiales; en el centro de salud rural obstétrica la inicia la matrona en la primera
de la Patrona, tanto personal como comunidad consulta de la mujer, en la captación de la ges-
se conocen manteniendo incluso lazos estre- tante, esta historia obstétrica se utiliza tanto en
chos de amistad entre algunos de ellos. Incluso AP como AE, por parte de los profesionales
los usuarios relacionan centro de salud con la que valoran a la mujer, ya sea médico, enfer-
compra diaria, (la frutería queda enfrente del mera, matrona, etc.
centro de salud, por lo que la mayor parte de Respecto a la observación realizada en di-
mujeres acuden al centro con bolsas llenas de chos centros de salud, pude comprobar como
frutas). Estas matronas tienen estipulado un la educación sanitaria que imparten las matro-
tiempo en la consulta programada, de unos nas así como profesionales del equipo multi-
quince minutos, siendo escasas para algunas disciplinar, no es impartida ni recibida de la
de las mujeres que asisten a estas consultas, no misma forma por parte de los profesionales,
existen quejas de las mujeres en ninguno de los dependiendo de la ubicación del centro (zona
centros donde se desarrolló el estudio por la urbano, como rural), así como de la formación
espera realizada. de cada profesional sanitario, la visión respec-
El equipo multiprofesional dentro de AP, to a la educación sexual de la mujer varía, rea-
del centro de salud, interactúa conjuntamente, lizándose esta actividad de manera diferente.
en la atención a la mujer gestante y puérpera. Se observa que el léxico utilizado por los pro-
Es un sistema de trabajo que permite a varias fesionales varía dependiendo de la formación
personas de diferentes profesiones y habilida- del grupo de gestantes, según expresan los
des coordinar sus actividades, y en el cual cada propios profesionales es importante conocer
uno contribuye con sus conocimientos al logro las características de su población, sobre todo
de un propósito común, en este caso el bene- cuando se trata de educación sexual, ya que
ficio de la mujer. En ocasiones estos equipos valoran qu esta información dependiendo del
programan charlas conjuntas, e incluso pues- grupo de mujeres a educar y formar se dará a
tas en común de experiencias mutuas. Las ma- nivel individual o grupal. Así en la zona urba-
tronas de los centros de salud donde realicé el na observé como la educación sexual en mayor

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 73


Cultura de los Cuidados

medida se da a nivel individual, aunque tam- cología, incorporándose la formación en cui-


bién se imparte a nivel grupal, teniendo una dados sexuales de la mujer y familia, como a la
mínima participación por parte de la mujer. educación sexual en todas las etapas de la vida
Mientras que en la zona rural, esta formación de la mujer. La educación sexual se hace cada
la reciben las mujeres y acompañantes tanto a vez más necesaria en una sociedad que parece
nivel individual como grupal. estar muy bien informada. Sin embargo, a juz-
gar por la observación realizada así como en el
RESULTADOS desarrollo de las entrevistas, se conciben altas
Los resultados que presento, han sido ob- dosis de desconocimiento y errores, tanto en
tenidos mediante el cruce de dos puntos de mujeres jóvenes como en adultas, que afecta
vista, uno –emic- de los actores e informan- gravemente al equilibrio emocional. Enseñar a
tes, y otro –etic- perteneciente a mis catego- conocer y aceptar el propio cuerpo, a buscar
rías conceptuales. Fruto de este intercambio información o a demandar ayuda es educar
surgieron en el campo aspectos significativos para ser capaces de establecer con los demás
no previstos inicialmente y que constituyen las unas relaciones más sanas y satisfactorias.
categorías emergentes.
He realizado el análisis de los datos en tor- Bibliografía
no a tres niveles: 1. Elaboración de categorías - Alonso L.M., Pérez M.A., Arias C., Figueroa N., Gama-
de análisis. 2. Agrupación en categorías más rra C., Martínez A., et al, (2003). Características biop-
amplias. 3. Identificación de dominios cualita- sicosociales y frecuencia de relaciones sexuales de las
tivos. Estos tres dominios teóricos es sobre los embarazadas en la ESE Prudencio Padilla Clínica Sur.
cuales trataré de explicar los resultados del es- Colombia: Barranquilla.,(7-10).
tudio y los nombraré: percepción de la mujer, - Andrés Domingo A. (2000). Salud sexual y reproducto-
percepción de los profesionales, y percepción ra. Salud Pública y Enfermería Comunitaria. 2ª ed. Ma-
de las mujeres como usuarias del servicio de drid. Barcelona, 1461-1490.
salud de Castilla– La Mancha. - Fernández de Quero, J. (1996). Guía práctica de la sexua-
lidad masculina. Ediciones Temas de hoy. Madrid.
CONCLUSIONES - González Labrador, I. y Miyar Pielga E. (2001).Sexua-
El embarazo, es vivido de manera distinta lidad femenina durante la gestación. Revista cubana de
por hombres y mujeres, puede afectar la vida Medicina General Integral. 17(5), 497-501.
y la sexualidad de diversas maneras según el - Orden SAS/1349/2009, de 6 de mayo, por la que se
sexo. La sexualidad como expresión de la per- aprueba y publica el programa formativo de la especiali-
sonalidad, es única, personalizada e irrepeti- dad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona).
ble, debe existir un paso de aceptación y adap- - Sanz, F. (1992). Psicoerotismo masculino y femenino.
tación a él y a la variación del disfrute sexual Barcelona: Kairos
en la medida de las posibilidades y deseos. La
nueva formación de enfermería especialista en
obstetricia y ginecología, se contempla vía EIR
(enfermero interno residente), cursándose por
un periodo de dos años naturales y en la cual
se contempla tanto la obstetricia como la gine-

74 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Teoría y Método
Ser-aluno de enfermagem e a experiência
do cuidado: revisão integrativa
Be student experience and nursing care: integrative review
Ser alumno de enfermería y la experiencia del cuidado:
revisión integrativa
Silvana Silveira Kempfer1 y Telma Elisa Carraro2
1
Enfermeira. Doutoranda do Programa de Pós Graduação da UFSC. Bolsista do CNPQ (Conselho Nacional de Desenvolvimen-
to Científico e Tecnológico). Membro do Grupo de Pesquisa C&C – Cuidando e Confortando – PEN/UFSC. Florianópolis (SC)
Brasil.
2
Doutora e Mestra em Enfermagem pela Universidade Federal de Santa Catarina, Professora do Departamento de Enfermagem
e do Programa de Pós-Graduação da Universidade Federal de Santa Catarina, Vice-líder do Grupo de Pesquisa C&C – Cuidan-
do e Confortando - PEN/UFSC.
Cómo citar este artículo en edición digital: Silveira Kempfer S; Carraro TE. (2012) Ser-aluno de enfermagem e a experiência
do cuidado: revisão integrativa.Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/
cuid.2012.33.010>
Correspondencia: Silvana Silveira Kempfer. Rua Jaú Guedes da Fonseca, 292 ap 101 B-Coqueiros – CEP 88080080 – Florianó-
polis – Brasil . Email: silvanakempfer@yahoo.com.br
Recibido: 07/12/2011/ Aceptado: 20/3/2012

ed in two themes: considerations for nursing


knowledge and their teaching-learning; and
the experience of nursing students in the aca-
demic learning process of the care. Students
experienced the care in practical scenario and
feel motivated to care for others linked to ethi-
cal and moral principles, putting themselves
as protagonists of their learning. One observes
the presence of the teacher as facilitator in this
ABSTRACT process of caring.
It is an integrative review. Objective: To Keywords: Nursing care; Phenomenology;
identify the publications of national and in- Students, nursing; Adult education.
ternational journals indexed in Medline, Sci-
ELO and BDENF, LILACS and CINAHL, and
events related to nursing care, the training RESUMEN
process in undergraduate nursing student and Se trata de una revisión integradora. Ob-
being-in period of June 2005 to June 2009. It jetivo: Identificar las publicaciones de revis-
consists of 12 articles in Portuguese, Spanish, tas nacionales e internacionales indexadas en
English. Keywords:nursing care;phenomenol Medline, SciELO y BDENF, LILACS y CINA-
ogy;students,nursing;adult education.Result- HL, y eventos relacionados con los cuidados

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 75


Cultura de los Cuidados

de enfermería, el proceso de formación de los cenário de prática e sentem-se motivados para


estudiantes de pregrado y de ser-en el perío- cuidar do outro vinculado a princípios éticos
do de junio de 2005 a junio de 2009. Consta e morais, colocando-se como protagonista de
de 12 artículos en Portugués, Español, Inglés. sua aprendizagem. Observa-se a presença do
Palabras clave: cuidados de enfermería, la professor como facilitador neste processo de
fenomenología, la educación a los estudian- cuidar.
tes, ancianos, adultos. Dio lugar a dos te- Palavras-chave: Cuidados de enfermagem;
mas: consideraciones para conocimiento de Fenomenologia; Estudantes, enfermagem;
la enfermería y su enseñanza-aprendizaje; y Educação de adulto.
la experiencia de los estudiantes de enferme-
ría en el proceso de aprendizaje académico
del cuidado. Los estudiantes con experiencia Introdução
en el cuidado escenario práctico y se sienten A reflexão sobre o ser e sua existenciali-
motivados para cuidar de otros vinculados a dade há muito tempo é objeto da filosofia, em
los principios éticos y morales, poniendo a sí particular nos dois últimos séculos o ser-no-
mismos como protagonistas de su aprendiza- -mundo é desvelado pela fenomenologia, que
je. Se observa la presencia del profesor como contribui para os avanços conceituais nesta te-
facilitador en este proceso del cuidado. mática. Heidegger define o ser como presença,
Palabras clave: Enfermería; fenomenolo- e partindo desta concepção, busca desvelar a
gia; Estudiantes de enfermería; Educación de existência como um tema ôntico-ontológico
Adultos. do homem (Heidegger, 2008). Esta premissa
relacionada à condição de existir no mundo
descreve a forma como ocorrem as relações e a
RESUMO compreensão de tudo o que norteia a vida hu-
Trata-se de revisão integrativa. Objetivo: mana e suas implicações no outro, pois, desta
identificar nas publicações de periódicos na- forma o homem percebe-se no mundo, come-
cionais e internacionais, indexadas nas ba- ça a fazer conexões e revelar-se.
ses de dados Medline, Scielo, BDenf, Lilacs A enfermagem como profissão de cuidado,
e Cinahl, eventos relacionados ao cuidado aproxima suas ações à existencialidade, sendo
de enfermagem, ao processo de formação na que por meio do cuidado o homem abre-se
graduação em enfermagem e o ser-aluno no para o universo existencial, transportando-se
período de junho de 2005 a junho de 2009. para uma experiência além do que já foi dado
Constitui-se por 12 artigos em português, (Sales, 2008). E, nesse contexto da enferma-
espanhol, inglês. Descritores: nursing care; gem, o aluno transita no sentido de aprender
phenomenology; students, nursing; adult a cuidar, sendo sujeito de seu aprendizado, o
education. Resultou em duas temáticas: con- qual ocorre em vários contextos de ensino,
siderações sobre o conhecimento na enferma- como a sala de aula, o laboratório de práticas
gem e o processo de ensino-aprendizagem do e o hospital.
cuidado; e a experiência do aluno no cuidado A revisão integrativa neste momento tem a
de enfermagem no processo de formação aca- intenção de proporcionar a aproximação com
dêmica. Os alunos experenciam o cuidado em o fenômeno do ser-aluno de enfermagem e o

76 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

cuidado e mostrar as lacunas do conhecimen- os quais auxiliam o pesquisador e direcionam


to acerca do mesmo. a busca e foram: nursing care; phenomenolo-
Assim, a questão norteadora deste estudo gy; students, nursing; adult education.
é: Como o ser-aluno de enfermagem experen- A busca resultou em dezenove referências
cia o cuidado na formação acadêmica? potenciais, porém, sete destas não atenderam
aos critérios de inclusão do estudo e foram
Metodologia descartadas da análise, totalizando uma popu-
Para realização desta revisão foram per- lação estudada de doze artigos, sendo estes seis
corridas as etapas de revisão integrativa (Ga- do Brasil, quatro dos Estados Unidos e um da
nong,1987). Colômbia, distribuídos nas seguintes bases de
Os critérios utilizados para seleção da dados: Scielo (6); Medline (1); Lilacs (1); Ci-
amostra foram: artigos publicados em por- nahl (4) artigos.
tuguês, espanhol ou inglês, indexados nos
bancos de dados da Literatura Internacional Resultados
em Ciências da Saúde (MEDLINE); Scientific Para melhor compreensão, os dados foram
Electronic Library Online (SCIELO); Dados organizados conforme: base, ano, referencial e
Bibliográficos na Área de Enfermagem do
metodologia utilizada, demonstrados no qua-
Brasil (BDENF); Literatura Latino-Americana
dro 1.
em Ciências de Saúde (LILACS); Cumulative
Index to Nursing and Allied Health Literature
(CINAHL), no período compreendido entre
junho de 2005 a junho de 2009. Dissertações e
teses, resumos, notas prévias, monografias são
consideradas fatores de exclusão na seleção da
amostra.
Para isto, foi utilizado um protocolo para
coleta de dados, preenchido para cada artigo
da amostra (Souza, Silva, Carvalho, 2010). O
protocolo permite a obtenção de informações
sobre: base de dados, título do artigo, perió-
dico, ano, país do estudo, categoria do estudo,
natureza do estudo (qualitativo ou quantita-
tivo), referencial teórico, método de análise,
população do estudo, objetivo do estudo, en-
foque dos temas, autores e conclusões.
A captação dos estudos nas bases de dados
ocorreu em outubro de 2010, e foi estabelecida
por meio de descritores selecionados a partir Quadro 1 – Artigos captados nas bases de dados: Scielo, Me-
da terminologia em saúde consultada no Na- dline, Lilacs e Cinahl.2010.
tional Library of Medicine’s (MESH) e no Des- A leitura atenta aos aspectos concernentes
critor em Ciências da Saúde (DECS-BIREME) à experiência do ser-aluno de enfermagem,

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 77


Cultura de los Cuidados

relacionados ao cuidado em seu processo de nifesta na sua idéia” (Heidegger, 2005, p. 28) e,
formação acadêmica, nos doze artigos capta- nesse sentido de ser, os fenômenos existenciais
dos remete a algumas reflexões que levaram a são possibilidades do ser se mostrar como ver-
constituição de duas áreas temáticas: o proces- dadeiramente é.
so de ensino-aprendizagem do cuidado na en- Os alunos de enfermagem podem expe-
fermagem; e a experiência do aluno na apren- renciar um processo de aprendizagem que seja
dizagem do cuidado de enfermagem capaz de lhe aproximar do ser cuidado de for-
ma a compreendê-lo em suas fragilidades, que
Discussão estão imersas na dinâmica do cuidar, inclusive
O Processo de Ensino-Aprendizagem do Cui- nos momentos de silêncio, de dor, de sofri-
dado na Enfermagem mento emocional pelos quais todos passam.
Para realizar esta reflexão sobre a experi- O processo de ensino-aprendizagem deve
ência do aluno de enfermagem no processo de proporcionar dois tipos de experiência aos
ensino-aprendizagem do cuidado, foi necessá- alunos: a primeira com aspectos objetivos, ou
ria uma aproximação do processo vivenciado seja, onde o aluno possa vivenciar momentos
por ele, retratados nos artigos selecionados de busca de informações que lhe assegurem
para este estudo. conhecimentos técnico-científicos necessá-
O teor de alguns artigos apontam para um rios para compreender o paciente e cuidar. A
processo de ensino-aprendizagem do cuidado outra experiência poderia ser voltada para os
ligado ao conhecimento tradicional, onde a aspectos subjetivos da interatividade humana,
perspectiva é do professor que sabe e do aluno ou seja, aquelas experiências que não podem
que não sabe, bem como do conteúdo sendo ser visualizadas ou aprendidas nos limites téc-
disponibilizado exclusivamente pelo professor. nicos, mas que devem ser sentidas, comparti-
Os conhecimentos neste sentido estão vincu- lhadas pela presença e pela entrega ao ser cui-
lados aos aspectos de causa e efeito, de saúde dado.
e doença, certo e errado, onde o aluno não faz Nesse sentido, o questionamento não está
intervenções ou reflexões maiores. focado na importância ou não dos aspectos
Porém, evidencia-se outra perspectiva objetivos ou subjetivos do processo de ensi-
emergente que trata o conhecimento de forma no-aprendizagem, mas como podemos inte-
diferente, quando este se volta para as ques- grar estes dois paradigmas educacionais na
tões ontológicas e compreensivas do ser, e a formação do enfermeiro para que seja plau-
doença assume o significado de um desequi- sível ampliar seus conhecimentos sobre o cui-
líbrio existencial. Insere o aluno como sujeito dado.
no contexto da aprendizagem retirando-o da Destaca-se que a figura do professor emer-
passividade levando-o a construir seu proces- ge ora com uma postura tradicional numa re-
so de formação profissional voltado para o ser. lação vertical e, ora como um facilitador numa
Para isto o enfoque do cuidado centra-se na relação horizontal. Estas posturas influenciam
compreensão dos significados existenciais do no processo de ensino-aprendizagem do alu-
ser que cuida e do ser cuidado. Considera-se no, transitando entre seus aspectos objetivos e
aqui o conceito de existência como: “a efetiva- subjetivos. Neste processo, “o ensinar e apren-
ção daquilo que uma coisa é, enquanto se ma- der não se configura como tarefa fácil para

78 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

os educadores frente ao mundo globalizado, Os alunos consideram a experiência de


onde a velocidade de informações e avanços cuidar como um despertar para o outro, e este
técnico-científicos constituem um desafio” desejo de ajudar faz com que se sintam bem
(Sebold, Carraro, 2011,p.11). ao se doar nas pequenas coisas do cotidiano
e de como isto faz a diferença, pois referem
A experiência do aluno na aprendizagem do não esquecer mais das pessoas que cuidaram
cuidado de enfermagem e as guardam em seus corações. Descrevem
O aluno enquanto estagiário percebe a ainda a experiência de cuidar como comple-
experiência de cuidar como algo vincula- xa e desafiadora, sentindo-se ansiosos quando
do a ação, em cenário de prática, em poucos estavam na presença do outro. Corroborando
momentos descreve a experiência de cuidar com Carraro (2011), que descreve o cuidado
como parte do todo de um processo de sua como momento contínuo de reflexão onde o
formação. E nesse sentido, o cuidado assume ser percebe-se em sua incompletude e lança-se
contextos hospitalares, na maioria das vezes, em uma dinâmica de realização das necessida-
com experiências relacionadas a áreas como: des do outro em suas inúmeras possibilidades.
psiquiatria e saúde mental; clínica médica,
situações de catástrofes ambientais e morte, e Conclusões
olhando por este prisma, as vivências do alu- Os estudos revelaram que o aluno experen-
no, são percebidas no sentido de encontrar-se cia o cuidado de forma singular vinculando-o
em um ambiente estranho ou desconhecido, a valores pessoais. Em circunstâncias de expe-
que gera tensão. riência prática, o aluno sente-se um intruso na
A adaptação do aluno no ambiente profis- instituição, com o paciente e com a equipe de
sional faz com que ele cogite sobre sua própria saúde, o que gera sofrimento e angústia, e para
vulnerabilidade, e sua exposição pessoal e pro- que possa adaptar-se, normalmente faz refle-
fissional a este contexto desconhecido, sendo xões e busca forças em si mesmo.
refletida em posturas pessoais vinculadas a va- Esta revisão revela um contexto subjetivo
lores como a humildade, o colocar-se no lugar no processo de ensino-aprendizagem do cui-
do outro, comover-se com algumas situações e dado, onde o aluno é sujeito, e neste contexto,
buscar em si mesmo algumas respostas a seus percebe-se que as situações que encontra em
conflitos pessoais. campo prático não são compreendidas total-
Ao deparar-se com situações de dúvida, mente por eles. Fica evidente um viés subjeti-
medo, insegurança, cada aluno procura em vo, talvez por pensar o processo como algo que
si uma forma de superação, principalmente ocorre somente em uma relação profissional –
quando está nas primeiras fases de seu pro- paciente, e não como uma troca de experiên-
cesso de formação, onde tem poucos conhe- cias entre todos os envolvidos.
cimentos teóricos. Relata que para enfrentar O desvelamento das experiências dos alu-
seus temores combina experiências pessoais nos nos remete a pensar em novos estudos que
com as próprias perdas, dor e morte, para que possam evidenciar como contemplar conheci-
possa compreender o sofrimento do outro e mentos sobre questões subjetivas do cuidado,
que tal sobreposição foi importante neste pro- por meio do processo de ensino-aprendizagem
cesso de aprendizagem do cuidado. na enfermagem.

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 79


Cultura de los Cuidados

Referências - Sales, CA. (2008) O ser-no-mundo e o cuidado huma-


- Carraro, et al.(2011) Cuidado de Saúde: uma aproxima- no: Concepções Heideggerianas. Rev. Enferm. UERJ, 16,
ção teórico-filosófica com a fenomenologia.Cultura de 563-8.
Los Cuidados, 15(29) 1-97. - Sebold, LF, Carraro, TE. La práctica pedagógica del do-
- Ganong, LH. (1987) Integrative reviews of nursing rese- cente en enfermería: una revisión integradora de la lite-
arch. Rev Nurs Health 10(1), 1-11. ratura.[on line]. (2011), p.1-12. [Consult. 5 Set .2011].
- Heidegger, M. (2008) Ser e Tempo. Vozes, São Paulo. Disponível na Internet: http//:www.um.es/eglobal/ .
- Heidegger, M. (2005) Carta ao Humanismo. Centauro ISSN 1695- 6141.
Editora,São Paulo. - Souza MT, Silva MD, Carvalho R. (2010) Revisão inte-
grativa: o que é e como fazer. Einstein 8,102-6.

80 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Bienestar del cuidador/a familiar del adulto mayor


con dependencia funcional: una perspectiva de género
Welfare of the functional dependence elderly family caregiver:
a gender perspective
Bem estar dos cuidadores de idosos com deficiência física:
nas perspectivas do homem e da mulher
Aurora Félix Alemán1; Rosa María Aguilar Hernández2; Mª. Luz Martínez Aguilar3; Hermelinda Avila Alpirez3;
Laura Vázquez Galindo4; Gustavo Gutiérrez Sánchez4
1
CD en Enfermería y Cultura de los Cuidados. 2 Dra. en Educación Internacional.
3
Dra. en Enfermería y Cultura de los Cuidados. 4 Dr. en Psicología
Cómo citar este artículo en edición digital: Félix Alemán A; Aguilar Hernández RMª; Martínez Aguilar MªL; Avila Alpírez H;
Vázquez Galindo L; Gutiérrez Sánchez G. (2012) Bienestar del cuidador/a familiar del adulto mayor con dependencia fun-
cional: una perspectiva de género. Cultura de los Cuidados. (Edición digital) 16, 33. Disponible en: <http://dx.doi.org/10.7184/
cuid.2012.33.011>
Correspondencia: Aurora Feliz Alemán. Playa Miramar No. 22 e/Playa Mocambo y Priv. Ciro R. de la Garza. C. P. 87470.
Matamoros, Tamaulipas México. E-mail: afelix@uat.edu.mx. Tel: (868) 812-27-16
Recibido: 011/11/2011/ Aceptado: 10/03/2012

*Este trabajo se deriva del proyecto Bienestar del cuidador familiar del adulto mayor: una perspectiva de género, con financia-
maiento del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional/2008 otorgado al Cuerpo Académico salud y Comportamiento
Humano de la Unidad Académica Multidisciplinaria Matamoros-UAT.

tional dependence elderly family caregiver


with a gender perspective. Method: A descrip-
tive, analytical and correlational study. Sam-
ple: 300 CFAMDF, Matamoros Tamaulipas,
Mexico. Questionnaires: Sociodemographic
and care data, Barthel Index and Quality of
life, the latter with Cronbach alpha of 0.69.
Chi-square and Pearson correlation coeffi-
cient tests. Results: Description of CFAMDF,
women (85.0%), average age 42, married/
cohabiting (65.0%), son/daughter (61.4%),
household work (66.3%), unemployed (49.3%)
or income limited (50.7%). Women with more
time and dedication to care as well as greater
ABSTRACT involvement in almost all dimensions of well-
Family carers of the elderly dependent ness. CFAMDF features: kinship (daughters)
(CFAMD), vulnerable group susceptible to and occupation (household work) associated
damage health condition; is aggravated by with dimensions of wellness. Welfare unaffect-
gender, as reflected in dimensions of welfare. ed when only caring the elderly. Conclusion:
Objective: To identify the welfare of the func- CFAMDF was characterized as involvement in

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 81


Cultura de los Cuidados

women with dimensions of welfare associated em AM, maior sãos os danos nas dimensões
with older age, functional dependency and de seu bem-estar. Contudo o predomino foi
greater time caring the elderly. The CFAMDF de mulheres CFAMDF, tendo como reflexos os
women prevalence reflects the social condi- fatores sociais constituídos.
tioning of gender. Palavras-chave: Cuidador familiar; Ido-
Keywords: Welfare. Caregiver. Elderly. sos; Perspectiva de gênero.
Gender.

RESUMEN
RESUMO Cuidadores familiares adultos mayores
Cuidadores Familiares de Idosos com dependientes (CFAMD), grupo vulnerable,
Deficiência Física (CFAMD), população vul- susceptible de daños a salud; se agrava por
nerável suscetível a danos de saúde; agravos condición de género, reflejado en dimensiones
nas diferenças de gênero de cuidados e refle- del bienestar. Objetivo: identificar bienestar
xos no bem estar. Objetivo: mensurar o bem del cuidador/a familiar del adulto mayor con
estar dos cuidadores de idosos com deficiên- dependencia funcional, con perspectiva de
cia física, nas perspectivas do homem e da género. Método: estudio descriptivo, analítico
mulher. Método: estudo descritivo, analítico y correlacional. Muestra 300 CFAMDF, Ma-
e correlacional. A amostra é de 300 usuários tamoros Tamaulipas, México. Cuestionarios:
do serviço CFAMDF, na cidade de Matamo- Datos Sociodemográficos y del Cuidado, Índi-
ros Tamaulipas, no México. Instrumentos: ce de Barthel y Calidad Vida, éste con alpha de
dados sociodemográficos e cuidados, índice Cronbach 0.69. Pruebas chi-cuadrada y coefi-
de Barthel e Qualidade Vida, cruzados com ciente de correlación de Pearson. Resultados:
Alpha de Cronbach 0.69. Testes: Qui-Quadro CFAMDF, mujeres (85.0%), media 42 años,
e coeficiente de correlação de Person. Resul- casadas/unión libre (65.0%), hijo/a (61.4%),
tados: CFAMD, mulheres (85,0%), em média labores hogar (66.3%), sin trabajo (49.3 %) o
42 anos, casadas/união estável (65,0%), com ingresos limitados (50.7%). Mujeres con más
filho/a (61,4%), donas de casa (66,3%), desem- tiempo y dedicación al cuidado, mayor afec-
pregadas (49,3%), nível socioeconômico baixo tación en casi todas las dimensiones del bien-
(50,7%). Constatou-se que mulheres com mais estar. Características CFAMDF: parentesco
tempo e dedicação para o cuidado, apresenta- (hijas) y ocupación (labores del hogar) asocia-
ram maior impacto em quase todas as esferas das con dimensiones del bienestar. Dedicación
de cuidados e bem estar. Características CFA- sólo al cuidado AM sin afectación del bien-
MDF: parentesco (filhas) e ocupação (donas de estar. Conclusión: CFAMDF se caracterizó
casa) estão associadas às esferas de bem-estar. como mujeres con afectación en dimensiones
As que dedicam-se somente aos cuidados aos del bienestar asociado con mayor edad, depen-
idosos tiveram apresentaram danos no bem- dencia funcional y mayor tiempo al cuidado
-estar. Conclusão: CFAMDF se caracterizou AM. Predominio mujeres CFAMDF refleja el
por mulheres cuidadoras que, quanto maior a condicionamiento social de género.
idade das pessoas com deficiência físicas cui- Palabras clave: Bienestar. Cuidador. Adul-
dadas, bem como o maior tempo de cuidados to mayor. Género.

82 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Introducción lítica establece que toda persona tiene derecho


La atención a la salud como derecho uni- a un medio ambiente adecuado para su desa-
versal debe ofrecerse sin distinción, en par- rrollo y bienestar (Instituto de Investigaciones
ticular a grupos vulnerables como lo es el de Jurídicas, 2011), los profesionales del cuidado
Cuidador/a Familiar del Adulto Mayor con deben contribuir a su cumplimiento, mediante
Dependencia Funcional (CFAMDF). la identificación, estudio y atención a los gru-
El grupo Adulto Mayor (AM) se encuentra pos en riesgo. El bienestar de los CFAMDF se
en rápida expansión y amerita atención (Ol- definió para este estudio como la adaptación e
shansky, Biggs, Achenbaum, Davison, Fried, integración de las dimensiones física, psicoló-
Gutman, Kalache, Khaw, Fernandez, Rattan, gica, social y espiritual en el contínuum salud-
Guimarães, Milner y Butler, 2011) y cuidados enfermedad.
por su familia, que se agudizan por el deterio- El género es una construcción simbólica
ro progresivo y daños a la salud, lo que da lu- conformada de atributos asignados a las per-
gar a la dependencia funcional (Aguilar, Félix, sonas a partir del sexo como las características
Martínez, Vega, Quevedo y Gutiérrez, 2007, biológicas, físicas, económicas, sociales, psico-
2009; González y Ham-Chande, 2007). Las lógicas, eróticas, jurídicas, políticas y culturales
exigencias del cuidado aumentan con el nivel (Lagarde, 2001). La equidad de género es una
de dependencia del AM lo cual somete a riesgo condición necesaria para el goce de la salud
de daño a la salud al CFAMDF (Ministerio de como derecho constitucional. De acuerdo con
Trabajo y Asuntos Sociales, 2005; Montes de la teoría de género el sistema de organización
Oca y Hebrero 2006). patriarcal que impera en el contexto mexicano
El Cuidador/a Familiar del Adulto Mayor asigna por género las funciones productivas y
con Dependencia Funcional es la persona, en reproductivas (Cazés, 2000). Las reproductivas
relación de parentesco, hombre o mujer, mayor son asignadas socialmente a la mujer, como un
de 18 años, que atiende, apoya y supervisa sus deber ser y vividas como condicionamiento
necesidades básicas de la vida diaria, toma de- social y moral; entre las que se encuentran el
cisiones y asume su cuidado de salud integral. cuidado del hogar y los dependientes en la fa-
El CFAMDF se caracteriza como: mujer, prin- milia: niños, enfermos y adultos mayores. Por
cipalmente hija, en edad media de la vida con estas actividades la mujer no espera remune-
proximidad o dentro del grupo AM, casada o ración económica ni reconocimiento social ya
en unión libre, dedicada al hogar, con baja es- que las mujeres son en función de otros. Ellas
colaridad y percepción económica (Ministerio destinan sus energías vitales en la satisfacción
de Trabajo y Asuntos Sociales, 2005; Nigenda, de las necesidades de los otros de quienes se
López-Ortega, Matarazzo y Juárez-Ramírez, complementan (Lagarde, 2001, 2005). Las mu-
2007; Rojas, 2007; Espinosa, Mendez, Lara y jeres cuidadoras se entregan al cuidado con
Rivera, 2009; Luengo, Araneda y López, 2010; agrado por la satisfacción del deber cumplido
Yonte, Urién, Martín y Montero, 2010). lo cual no sucede en el cuidado del AM por el
La salud es un estado de completo bien- progresivo deterioro de su salud.
estar físico, mental y social, y no solamente la El problema de género es mundial, con
ausencia de enfermedades (OMS, 2006); y en mayor apego en culturas latinas, en donde las
virtud de que, en México, la Constitución Po- mujeres cumplen con el deber moral de cuidar

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 83


Cultura de los Cuidados

a sus padres (Robles, Vázquez, Reyes y Orozco, los profesionales de la salud, particularmente
2007), con abnegación buscan la satisfacción enfermería requieren la formación acorde a
de las necesidades de ellos en perjuicio de las esa situación que les permita atender con efec-
propias (Díaz-Guerrero, 2003; Lagarde, 2005; tividad a CFAMDF como sujeto de atención y
Maqueira, 2006). Esta asignación tradicional sujeto del cuidado que resulte en su bienestar
les ha hecho dueñas, expertas y sucesoras del y el de su familiar adulto mayor (Salas, 2006).
cuidado (Heierle, 2004; Bover, 2006). Por ello, El bienestar del CFAMDF en su condición
el AM, llegado el momento, espera y/o pide ser de género y en las dimensiones del bienestar:
cuidado por su hija, esposa u otra mujer en el física, psicológica, social y espiritual, no ha
hogar o donde sea necesario (Instituto de Ma- sido estudiado en México, por lo que se rea-
yores y Servicios Sociales, 2005; Robles y cols., lizó un estudio a partir de la pregunta ¿Cómo
2007). influye el género en el bienestar del cuidador/a
El cuidado sostenido del AM en el hogar familiar del adulto mayor con dependencia
requiere cada vez de más tiempo, conocimien- funcional en Matamoros, Tamaulipas México?
to, fortaleza física y emocional, lo que supera Con el objetivo de identificar el bienestar del
las expectativas de las mujeres. Ellas asumen el cuidador/a familiar del adulto mayor con de-
cuidado: sin preparación, adquieren habilidad pendencia funcional, con una perspectiva de
en condición de estrés (Schumacher, Beck y género. Este conocimiento permitirá planear
Marren, 2006; Barrera, Pinto y Sánchez, 2006; intervenciones de enfermería que impacten en
Roberto y Jarrott, 2008), sin apoyo social para las dimensiones del bienestar en su condición
el cuidado por lo que se considera un trabajo de CFAMDF.
invisible (Nigenda y cols., 2007; Congreso Ge-
neral de los Estados Unidos Mexicanos, 2009), Material y método
ocupadas en una segunda o tercera jornada, Estudio descriptivo, analítico y correlacio-
sin remuneración por el cuidado (Robles, nal. Muestra por conveniencia de 300 cuida-
2003; Instituto Nacional de Estadística Geo- dores/as principales de un adulto mayor con
grafía e informática, 2007), sin participación dependencia funcional, residentes en diferen-
de la pareja en el cuidado del hogar e hijos, sin tes sectores del área urbana de Matamoros
apoyo de su familia extendida (Nigenda y cols, Tamaulipas, México, mayores de 18 años, con
2007), con alta implicación en la responsabili- más de seis meses de manera continua en el
dad a expensas de su propio bienestar y poster- cuidado y sin pago.
gando sus proyectos, anhelos y motivaciones Instrumentos: Cuestionario Datos So-
cotidianas (Mier, Romeo, Canto y Mier, 2007; ciodemográficos y del Cuidado, elaborado
Roberto y Jarrott, 2008; Uribe, 1999). ex profeso; Índice de Barthel, para medir la
En este contexto, además de su caracteri- dependencia funcional del adulto mayor, de
zación como grupo, el de CFAMDF no sólo es Lowen y Anderson, referidos por Cid-Ruzafa y
susceptible de daño a la salud y ser sujeto de Damián-Moreno (1997) quienes encontraron
atención, sino de convertirse en futuro sujeto alpha de Cronbach de 0.86 -0.92 y Calidad Vida
del cuidado; por lo que debería ser considera- para medir el bienestar y sus dimensiones en el
do como grupo vulnerable en los programas cuidador/a familiar de Ferrell y Grant (s.f.) con
sociales, de salud y de investigación. Asimismo alpha de Cronbach 0.69. Es un instrumento

84 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Resultados
El grupo estudiado se caracterizó como:
mujeres (85.0%), en etapa media de la vida
(media de 42años) o próximas a la etapa
AM, casadas o en unión libre (65.0%), hijo/a
(61.4%), baja escolaridad (media 7.7), labores
del hogar (66.3%), sin actividad productiva
(49.3 %) o con ingresos limitados (50.7%).
En la asociación de género con la situa-
ción laboral, horas laboral, horas al cuidado y
tiempo al cuidado se encontró que las mujeres
llevan más tiempo y dedican más horas al cui-
dado. La mitad de las mujeres no tenían activi-
ordinal, escala tipo Likert de 37 reactivos que
dad laboral, sin embargo de las que trabajaban
mide la calidad de vida a través de la explo-
ocho le dedicaron más tiempo que cualquier
ración del bienestar en las dimensiones física,
hombre. El cuidador/a familiar presentó un
psicológica, social y espiritual. La escala es del
mejor bienestar en la medida que se dedicaba
cero al 10. Cero es el peor resultado y diez es el
sólo al cuidado del AM.
mejor, sin embargo en algunos reactivos esto
es a la inversa: 1-4, 6, 13-20, 22, 24-29 y 33. El bienestar del CFAMDF presentó ma-
Procedimientos: se elaboró instructivo de cada yor afectación del bienestar en la dimensión
instrumento para la capacitación y conduc- espiritual en casi todas las características so-
ción de encuestadores: prestatario de servicio ciodemográficas y del cuidado, seguido de la
social y alumnos de la carrera de enfermería dimensión física y psicológica; la social es la
de la Unidad Académica Multidisciplinaria menos afectada. Las características del CFA-
Matamoros, de la Universidad Autónoma de MDF que más asociación mostraron con las
Tamaulipas (UAMM-UAT). La retroalimen- dimensiones del bienestar fueron parentesco y
tación de la prueba piloto permitió uniformar ocupación (Tabla 1).
la comprensión de las preguntas. Mediante Se encontró un alto grado de asociación
visita domiciliaria se eligieron a cuidadores/ entre el bienestar y sus dimensiones. La afec-
as con los criterios establecidos, previa firma tación en las dimensiones del bienestar del
del consentimiento informado para su parti- CFAMDF mostró asociación con el nivel de
cipación. Para el procesamiento y análisis de dependencia del AM (coeficiente de correla-
los datos se utilizó el paquete estadístico SPSS, ción negativos). El Bienestar Espiritual es el
versión 15, se aplicaron las pruebas estadísti- indicador que menor asociación presentó con
cas: chi-cuadrada y coeficiente de correlación las demás dimensiones (Tabla 2).
de Pearson. El estudio se realizó apegado a lo
dispuesto en el Reglamento de la Ley General Discusión
de Salud en Materia de Investigación para la Las características del CFAMDF, en las que
Salud (Secretaría de Salud, 1988) y con la apro- predomina el género femenino, estuvieron
bación del Comité de Investigación y Ética de asociadas con las dimensiones del bienestar lo
la UAMM-UAT. cual refleja afectación en su condición de mu-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 85


Cultura de los Cuidados

Las mujeres son en función de otros (La-


garde, 2001), sienten satisfacción del deber
cumplido en beneficio de las personas a su cui-
dado, quienes son frecuentemente los padres y
por su compromiso moral se ve mayormente
implicada en el cuidado. En este estudio la re-
lación de parentesco que predominó fue el de
hija del AM la cual se asoció con las dimensio-
nes física, psicológica y espiritual. La energía
vital de las mujeres deben destinarse a satisfa-
cer las necesidades vitales de los otros (Lagar-
de, 2001). Las mujeres cuidan con un sentido
de responsabilidad, aunque en ello entregan la
jer que se explican con perspectiva de género. vida sobre todo cuando se trata del cuidado al
A las mujeres corresponde las funciones AM con dependencia progresiva para el que se
reproductivas que incluye el cuidado de la requiere mayor tiempo, dinero y esfuerzo. En
salud familiar (Lagarde, 2001), además del este estudio las horas al cuidado se asoció con
AM. En este estudio, el género se asoció con el la dimensión psicológica; el ingreso económi-
bienestar en la dimensión espiritual. El com- co con las dimensiones física y espiritual, la
plemento de las mujeres es el esposo y/o pareja edad del AM con la dimensión física, y el nivel
con un sentido de propiedad (Lagarde, 2001), de dependencia del AM con las dimensiones
y condicionadas para su servicio lo que las so- física y social.
mete en el dilema de cuidar a sus padres y de
cumplir además como esposas. En este estudio Conclusión
predominó el estado civil casada, que se asoció Las características sociodemográficas del
con la dimensión espiritual. cuidador/a familiar y del cuidado del adulto
Las mujeres son las encargadas de las mayor con dependencia funcional que se en-
funciones reproductivas (Lagarde, 2001). Lo contraron en el estudio, permitió identificar
esperado socialmente es que la mujer, por su que las CFAMDF son un grupo en desventa-
condición de género se dedique al hogar. En ja social y de salud en las que su ocupación,
este estudio la mayor ocupación fue el hogar, el parentesco y nivel de dependencia del AM
que se asoció con las dimensiones psicológi- afectan su bienestar mayormente en la dimen-
cas, sociales y espirituales. Los hombres son sión espiritual y en menor medida la dimen-
los encargados de las funciones productiva sión social.
(Lagarde, 2001), sin embargo la mitad de las
mujeres de este estudio tienen, además, tra- Sugerencia
bajo productivo, que aunado a sus múltiples Incorporar la perspectiva de género en
roles incrementa su carga, esta característica la formación profesional de enfermería para
se asoció con las dimensiones psicológica y brindar un cuidado de calidad en este grupo
espiritual, asimismo horas laboral con las di- vulnerable.
mensiones física y espiritual.

86 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

ReferEncias 2007; 49 4: 448-458.


- Aguilar RM, Félix A, Martínez ML, Vega MC, Quevedo - Nigenda G, López M, Matarazzo C, Juárez C. La atención

MM, Gutiérrez G. Dependencia funcional y género del de los enfermos y discapacitados en el hogar. Retos para

adulto mayor. Desarrollo Científ Enferm. 2007 noviem- el sistema de salud mexicano. salud pública Méx . 2007

bre-diciembre, 15(10): 436-439. 49, 4, julio-agosto de 286-294

- Aguilar RM, Félix A, Martínez ML, Vega MC, Quevedo - Heierle C. Cuidando entre cuidadores: intercambio de

MM, Gutiérrez G. Actividades de vida del adulto mayor apoyo en la familia. Index , 2004. 159.

en interacción con la familia. Desarrollo Científ Enferm. - Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Le-
gislación Federal. Constitución Política de los Estados
2009, Julio 17(6).
Unidos Mexicanos. Título 1º. Artículo 4. Vigente al 1
- Barrera L, Pinto N, Sánchez B.Cuidando a los Cuidado-
de septiembre de 2011. Consultado el 15 de septiembre
res. Un programa de apoyo a familiares de personas con
de 2011. Disponible en: http://info4.juridicas.unam.mx/
enfermedad crónica. Index de Enfermería 2006, XV (52-
ijure/fed/9/5.htm?s
53), 54-58.
- Instituto de Mayores y Servicios Sociales [IMSERSO].
- Bover A. El impacto de cuidar en el bienestar percibido
(2005). Cuidados a las personas mayores en los hoga-
por mujeres y varones de mediana edad: una perspectiva
res españoles. El entorno familiar. (M. d. sociales, Ed.)
de género. Enfermería Clínica , 2006. 16 (2), 69-76.
Recuperado el 26 de Febrero de 2010, de sitio Web del
- Cazés D. La perspectiva de género. Consejo Nacional de
IMSERSO: http://www.inforesidencias.com/docs_pago/
Población.(México). 2000.
imserso-cuidados-mayores.pdf
- Cid- Ruzafa J, Moreno J. Valoración de la discapacidad
- Instituto Nacional de Estadística Geografía e informá-
física: El índice de Barthel. Rev Esp Salud Pública. 1997;
tica. Mujeres y hombres en México. 11°. ed. (México).
71(2): 127-137.
INEGI 2007.
- Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos. (24
- Lagarde M. Género y feminismo. Desarrollo humano y
de Junio de 2009). Ley de los Derechos de las Personas
democracia. 3ª. ed. (España):horas y HORAS. 2001.
Adultas Mayores. Recuperado el 23 de Mayo de 2010, de
- Lagarde M. Los cautiverios de las mujeres: madresposas,
sitio Web de la Cámara de Diputados del H. Congreso
monjas, putas, presas y locas. 4ª. ed. (México): Universi-
de la Unión: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/
dad Nacional Autónoma de México (2005).
pdf/245.pdf
- Luengo C, Araneda E, López G. Factores del cuidador
- Díaz R. La estructura psicológica de la familia mexicana.
familiar que influyen en el cumplimiento de los cuida-
Descubrimiento de la etnopsicología. 6ª ed. (México) dos básicos del usuario postrado. Index Enferm. 2010;
Trillas. 2003. 19(1): 14-18.
- Espinosa E, Mendez V, Lara R, Rivera P. Factores asocia- - Maquieira V. Mujeres, globalización y derechos huma-
dos al nivel de sobrecarga de los cuidadores informales nos. España: (2006). Cátedra.
de adultos mayores dependientes, en control en el con- - Mier I, Romero Z, Canto A Mier R. Interpretando el cui-
sultorio “Jose Durán Trujillo”, San Carlos, Chile. Theo- dado. Por qué cuidan sólo las mujeres y qué podemos
ria. 2009; 18(1): 69-79 hacer para evitarlo. Revista de servicios sociales 2007
- Ferrell R, Grant, M. (s.f).Quality of Life Family Version. (42), 29-38.
National Medical Center and Beckman Research Institu- - Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Atención a las
te. Consultado el 15 de mayo de 2007 de http://prc.coh. personas en situación de dependencia en España. Libro
org/pdf/Quality of Life Family Version.pdf Blanco. España: Secretaría de Estado y Servicios Socia-
- González CA, Ham R. Funcionalidad y salud: Una tipo- les, Familias y Discapacidad; 2005.
logía del envejecimiento en México. Salud Pública Mex. - Montes V, HebreroM. Eventos cruciales y ciclos familia-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 87


Cultura de los Cuidados

res avanzados: el efecto del envejecimiento en los hoga- cuidador, el tiempo de cuidado y el grado de dependen-
res de México. Papeles de Población 2006.(050), 97-116. cia del adulto mayor que vive situación de enfermedad
- Olshansky J, Biggs S, Achenbaum A, Davison C, Fried crónica, en la ciudad de Girardot. av. enferm. 2007;
L, Gutman G, Kalache A, Khaw T, Fernandez A, Rattan 25(1): 33-45.
S, Guimarães M, Milner C, Butler N. Global Policy. The - Salas PM. La ciencia de los cuidados, marco investigativo
Global Agenda Council on the Ageing Society: Policy para alcanzar el éxito de la calidad de vida en el enveje-
Principles. Political Science. 2011 2, 1, 97–105.
cimiento. Cultura de los cuidados. 2006,. X(19): 73-78.
- Organización Mundial de la Salud. Documentos Básicos
- Schumacher B, Marren M. Family caregivers: Caring
Suplemento de la 45ª. Edición, octubre de 2006. Consti-
for older adults, working with their families. American
tución de la Organización Mundial de la Salud. Consul-
Journal of Nursing ,2006.106 (8), 40-49.
tado el 15 de noviembre de 2008. Disponible en: http://
- Secretaría de Salud. Reglamento de la Ley General de Sa-
www.who.int/governance/eb/who_constitution_sp.pdf
lud en materia de investigación para la salud (México).
- Roberto A, Jarrott E. Family caregivers of older adults:
Secretaría de Salud 1988. Disponible en: <http://www.
A life span perspective. Family Relations 2008. 57 (1),
salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/compi/rlgsmis.html>
100-111.
- Robles L. Doble o triple jornada: el cuidado a enfermos [Consultado el 18.01.2010].

crónicos. En Estudios de hombre 17. México. 2003. - Uribe M.El auto cuidado y su papel en la promoción de

- Robles L, Vázquez F, Reyes L,Orozco I. Miradas sobre la las Salud. Investigación y Educación en Enfermería 1999

vejez. Un enfoque antropológico. Religión y sociedad , 17 (2). 109-118.


2007. 19 (40), 195-204 - Yonte F,Urién Z, Martín M, Montero R. Sobrecarga del
- Rojas V. Asociación entre la habilidad de cuidado del cuidador principal. Rev enfer C y L. 2010, 2(1): 59-69.

TABLA 1
Dimensiones del bienestar en función
de las características sociodemográ-
ficas y del cuidado del cuidador/a
familiar

Significativos con p< 0.10


Coeficiente de correlación de Pearson
En negrilla niveles de significancia

TABLA 2
Dimensiones del bienestar del
cuidador/a familiar y nivel de depen-
dencia del adulto mayor

*Coeficientes mayores en valor absoluto


a 0.113 son estadísticamente significati-
vos con p=0.05
Coeficiente de correlación de Pearson.

88 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Miscelánea

Biblioteca comentada
ENFERMERIA EN SALUD MENTAL
Genoveva Granados y Miguel Sánchez
(2011)
Editorial Universitaria Ramón Areces,
Madrid.

La editorial universitaria Ramón Areces


pone a nuestra disposición el libro de Enfer-
mería en salud mental.
Como bien nos dicen los autores: el enfo-
que de la obra, se plantea desde la interrelación
entre la psicopatología, la psicología clínica,
la psiquiatría y los cuidados de enfermería, de
forma que el lector a través de ella, se aproxi-
me al conocimiento necesario para entender la
salud mental y el proceso de enfermar de las
personas y pueda incorporarlo a su saber, para
expresarlo de manera automática en su prácti-
ca profesional.
El texto se ha construido en base a la re-
levancia contemporánea por conocer los pro- tratamiento y rehabilitación de los trastornos
blemas de salud mental más relevantes en las mentales y en los diferentes niveles asistencia-
diferentes etapas de la vida y los cuidados inte- les.
grales más eficaces en el ámbito de la enferme-
ría de salud mental. El libro consta de cinco partes:
El libro está elaborados por varios auto- En la Primera Parte correspondiente a los
res, tanto asistenciales como profesores que capítulos 1,2, y 3, se presentan los contenidos
realizan su trabajo en el dominio de la salud asociados con los fundamentos de los cuida-
mental y psiquiatría. Los autores proporcio- dos en salud mental, así como el papel de la
nan a los profesionales y estudiantes los recur- enfermera, el trabajo en equipo y las relaciones
sos necesarios que le ayuden a desarrollar las interpersonales en el área de la salud mental.
habilidades esenciales para ser competente en La Segunda Parte, que recoge los capítulos
los equipos de salud mental. Se profundiza en 4,5 y 6, plantea contenidos asociados a com-
las intervenciones de prevención, detección, petencias cognitivas, de conocimiento y habi-

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 89


Cultura de los Cuidados

lidades en el área de salud mental. En la Quinta Parte, capítulos 21 y 22, se


En la Tercera Parte, capítulos del 7 al 10, describen loa avances en enfermería comuni-
se abordan los campos de las actitudes y las taria, de rehabilitación y recuperación, de gran
habilidades en procedimientos específicos ne- importancia en el manejo habitual de las per-
cesarios para el cuidado del paciente con pro- sonas con problemas de salud mental.
blemas de salud mental. Este libro, tanto por su rico y actual conte-
En la Cuarta Parte, capítulos del 11 al 20, nido como por su fácil manejo, lo recomenda-
se afrontan los contenidos asociados a compe- mos tanto a profesionales de la enfermería ge-
tencias de la práctica de enfermera y la toma neralista como especializada en salud mental y
de decisiones clínicas en el área de la salud psiquiatría, como a los estudiantes.
mental. Así mismo, en este bloque se abordan
también las intervenciones y actividades para Luis Cibanal Juan
proporcionar cuidados óptimos en el área de Catedrático de enfermería en
la salud mental. Salud Mental y Psiquiatría.

LA VENUS DE DONEGAL
José Siles González (2012)
Ediciones Libertarias, Madrid.

He leído este verano la nueva novela de


José Siles, “La Venus de Donegal”; aún estoy
impresionado por la capacidad de este carta-
genero para llevar adelante y con buen pulso
una narración tan compleja; el entramado y la
red de personajes son memorables. Al cerrar
el libro he pensado algo tan sabido como que
la literatura es la alquimia de la realidad y de
la imaginación. Realidad e imaginación o vice-
versa, todo depende de escuelas, adscripciones
literarias o del momento en que le coja a uno
el cuerpo. Da igual, lo importante es que la
historia hipnotice la voluntad del lector y que
éste entre en el reino de las ficciones verdade-
ras o falsas, o bien en el reino de las realidades
falsas o verdaderas, esto es la literatura. No es es un creador, esto ya lo sabíamos por otras
cuestión de elucubrar aquí con Borges porque novelas suyas y por su poesía. No siempre el
entonces no terminaríamos. poeta es capaz de contar historias, ni falta que
José Siles, no me cabe la menor duda, es un le hace porque un solo verso puede justificar la
alquimista que con la palabra recrea la vida; vida de un escritor, pero en este caso la narra-

90 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

tiva del cartagenero está dotada de un lirismo pecado, aunque algo más sí podemos apuntar
ácido, combativo y expresionista, pero siempre sin reventar la obra. Del Quijote se han dicho
benevolente con las grandezas y miserias del ser muchas cosas; por ejemplo que Cervantes
humano. Todo ello se puede comprobar con los construyó la sátira de las novelas de caballería,
personajes de su última novela: Michel Mecho- que reflejó un mundo que quizás se acabó con
nes, Lázara, Greta, Filuca, Niágara, el inspector la batalla de Lepanto o que es un libro deudor
Balines o incluso el doctor Duradero, cuyos de Erasmo, por aquello del “Elogio de la locu-
problemas físicos condicionan su comporta- ra”. Andrés Trapiello se planteó en “Al morir
miento en una circunstancia determinada: don Quijote”, creo que con fortuna, continuar
“El miembro no numerario, el Dr. Duradero, la novela inventándose con buena pluma el de-
se levantó para ir al servicio, como todo pros- venir de algunos personajes del Quijote. Siles,
tático novato le resultaba apremiante cualquier en cambio, juega con la génesis del libro de
síntoma de presión vesical y esta circunstancia forma irreverentemente respetuosa. Genial lo
anulaba la mayor parte de su capacidad y aten- de la prima segunda y todo el universo y los
ción monopolizando su intelecto en pos del em- personajes de la pensión. Una vez más al leer
bargo miccional,…”. un libro de Siles me ha venido a la mente don
Este es uno de los talentos de Siles como Ramón María del Valle Inclán, pero también
narrador, su capacidad de crear personajes es- en algunos pasajes el tremendismo de páginas
perpénticos pero creíbles, la realidad supera a de Cela y esa mirada ácida y humana de Luis
la ficción y el autor lo sabe. Que interesante Martín Santos. Admirable también el sentido
sería que Alex de la Iglesia se topara con esta del humor que despliega en situaciones dra-
novela e intentase matrimoniar, como buen al- máticas y trágicas, uno se ríe y se compadece a
quimista que también es, literatura y cine. Sin la vez del inspector Balines, con el que entran
embargo como lector hay algo imperdonable ganas de tomarse unas copas para consolarlo
que sí tengo que reprochar al autor de esta cuando está en el epicentro de la investigación.
novela, y pido perdón por el desvelamiento: ¿Un Quijote anterior al Quijote? ¿Peter Pe-
el haber matado a ese gran personaje que es rol? ¿Mamerto Perigollez Farigas? ¿Operación
Lázara. A estas alturas sé que ya no la puede 333? ¿Remilgados mandarines replicantes?
resucitar, aunque en la literatura no hay nada ¿Humphrey Bogart y Pierre Vilar? ¿La Abadía
imposible. A mí me gustaría leer la prehistoria de Donegal?
de Lázara antes de llegar a La Egabrense y a Y luego está esa crítica descarnada de los
la Biblioteca Nacional; entre taranta y taranta vicios del mundo académico, de la pedantería
esta mujer podría esculpir en el aire todo lo y de las mentiras académicas con sus falsos
que está aconteciendo en estos tiempos de cri- magisterios y promociones, en este sentido el
sis y de luz de gas que nos ha tocado vivir. Una cartagenero creo que actualiza en el ámbito
taranta de Lázara sobre la prima de riesgo sería hispánico las sátiras del escritor británico Tom
impagable, esta ‘prima’ también se las trae tan- Sharpe. Al leer a Siles me he acordado tam-
to o más que la prima segunda de Cervantes. bién de Fernando Pessoa cuando éste habla
No se trata aquí de desvelar la trama de de lo postizo en la vida. Mucho postizo en la
la novela, esto sería imperdonable, y en cier- vida y mucho postizo en el mundo académico;
ta forma ya he incurrido parcialmente en este es verdad, lo que se apunta en la novela: “De

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 91


Cultura de los Cuidados

alguna forma, la Inquisición seguía vigente”.


Hay cánones y dogmas intocables en el mundo
académico que tienen supremos inquisidores
que velan perpetuamente por la norma; por
eso cada vez que aparezcan ante nuestros ojos
algunas hipótesis eruditas, o algún personaje
postizamente acartonado con mucho o poco
poder habrá que acordarse de la prima se-
gunda de Cervantes. En cuanto a los grandes
temas de investigación habrá que buscar tam-
bién a esta prima segunda, por lo menos nos
distraeremos y sobre todo, como decía Voltai-
re, nos ejercitaremos. Hay que inventarse pa-
siones para ejercitarse decía el francés; sigue,
Siles, por favor, inventándote pasiones en for-
ma de novela o de poesía, así te ejercitas tú y
José Siles González (Cartagena, 1957) es enfermero,
nos hace a los demás la vida menos postiza de doctor en historia y se dedica a la docencia en la Univer-
lo que es. sidad de Alicante. Ha publicado varias novelas y cuen-
tos: La última noche de Erik Bicarbonato (premio Café
Iruña-Bake de Bilbao, Aguaclara, Alicante, 1991), El her-
Francisco Herrera Rodríguez meneuta insepulto (premio Ciudad de Villajoyosa, 1992),
Universidad de Cádiz La delirante travesía del soldador borracho y otros relatos
(Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, Alicante, 1995), El
Latigazo (Huerga y Fierro, Madrid, 1997). Entre su obra
poética destacan los poemarios: Protocolo del hastío (Vi-
truvio, Madrid, 1996), El sentido del navegante (Instituto
de Estudios Modernistas, Valencia, 2000) y La sal del tiem-
po (Huerga y Fierro, Madrid, 2006).
La venus de Donegal es una novela cáustica en la que
de forma descarnada, se ponen de manifiesto las contra-
dicciones que anidan en la burocratizada vida universi-
taria, relacionando asuntos, aparentemente tan dispares,
“La venus de Donegal, la estupenda novela de
como la vida cotidiana de los atribulados huéspedes de
José Siles que narra las vicisitudes de un joven inves- una pensión en el centro de Madrid, las indagaciones li-
tigador literario en un más que turbulento ámbito terarias de un filólogo, los distintos autores que pudieron
adelantarse a Cervantes en la escritura del Quijote, sectas
universitario, y que recientemente acabamos de religiosas, corruptelas académicas, alcohol, sexo, curas de
publicar en Ediciones Libertarias, tuvo una excelente alcohol en la Abadía de Donegal y todo ello envuelto en
una atmósfera cargada por la sombra de unos asesinatos
acogida por el público que se acercó hasta nuestro que hacen tambalearse los cimientos de este entramado
stand de la pasada edición de la Feria del Libro de académico y literario. En este «totum revolutum», el des-
estabilizador hallazgo de un joven investigador, Michel
Madrid. Tuvimos la gran suerte, además, de poder
Mechones, pone en jaque a la institución que se encarga
contar con la presencia del autor, que durante una de controlar el «status quo» filtrando o paralizando los
de las jornadas de la Feria estuvo con nosotros nuevos descubrimientos: el departamento de «Literatura
Orgánica». La intertextualidad, concepto aportado por Ju-
firmando ejemplares de su obra”. lia Kristeva es otro de los grandes temas de la novela desde
el momento en el que se pone en duda la identidad del au-
tor del Quijote y se sustituye por un dialogismo en el que
Carmelo Martínez la interrelación entre diferentes autores puede desembocar
(Director de Ediciones Libertarias/Prodhufi). en la alteridad literaria.

92 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


Cultura de los Cuidados

Ivete Oliveira- Ícone da Enfer-


magem Brasileira
Roberto Figueira Santos, Taka Oguisso, Hye-
da Maria da Gama Rigaud e Ângela Tamiko
Sato Tahara (2012)
UFBA/ABRADHENF,
Salvador/Sao Paulo: 213 pp

Esta obra cuenta con 15 autores colabora-


dores. El conjunto de esta obra ha sido coor-
dinada por Roberto Figueira Santos, Taka
Oguisso, Hyeda Maria da Gama Rigaud e Ân-
gela Tamiko Sato Tahara. La presentación es
realizada por la doctora Taka Oguisso; tam-
bién cuenta con un prólogo escrito por Con-
suelo Pondé y, finalmente, un epílogo a cargo
de Edivaldo M. Boaventura El libro está dedi-
cado a describir y analizar las grandes aporta-
ciones realizadas por la profesora Ivete Olivei-
ra como directora de la escuela de la UFBA.
Fue la primera bahiana (natural de Bahía,
Brasil) en presidir la denominada “Associação
Brasileira e o Conselho Federal da clase”. El
libro está estructurado con una intención pe-
dagógica complementaria al fin principal del
mismo: la obra de Ivete Oliveira, de forma que,
conforme se van aportando datos sobre la vida
profesional de Oliveira, el lector se informa so-
bre una parte importante de la historia de la
enfermería en Bahía. Ivete Oliveira fue una de
las líderes más relevantes y significativas de la
enfermería en Bahía, pero también de la enfer-
mería brasileña. (Fonte: http://www.corenms.
gov.br/view/noticias/?pagina=53&detail=998)

2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33 93


Cultura de los Cuidados

- OBITUARIO -
FALLECIMIENTO DE LA
DOCTORA MADELAINE
LEININGER

It is with great sadness that the


Transcultural Nursing Society is infor-
ming its membership that our beloved
Founder and leader in Transcultural
Nursing Theory and Research, and Hu-
man Care Theory and Research, Dr.
Madeleine M. Leininger, passed away Friday, August 10, 2012 at 8:40 p.m. She passed peace-
fully at her home in Omaha, NE. A wake will be held Wednesday, August 15, at 7:00 P.M. at
Heafey and Heafey Funeral Home, 78th and Center, Omaha, NE. The funeral mass will be at
10:30 A.M, Thursday, August 16, at St. Wenceslaus Catholic Church, 15353 Pacific St., Omaha
68154. A luncheon at the Church will follow the mass. Friday, August 17, Memorial Mass,
9:00 A.M. at St. Mary’s Church, Sutton, Nebraska; Interment in Sutton. (Sutton is about 150
miles from Omaha). If you would like to sign the online guest book please go to this link:
http://www.heafeyheafey.com/Obituaries__Guest_Book/

Con gran tristeza la Sociedad de Enfermería Transcultural informa a sus miembros, que
nuestro amada Fundadora y líder en Enfermería Transcultural, Teoría e Investigación y Cui-
dado Humano, la Dra. Madeleine M.Leininger, falleció el Viernes, 10 de agosto 2012 a las 8:40
pm Ella falleció con gran tranquilidad espiritual en su casa en Omaha, NE. En consecuencia
el funeral se llevará a cabo Miércoles, agosto 15, a las 7:00 p.m. en Heafey y Heafey Funeral
Home, 78 y Center, Omaha, NE. La misa funeral será a las 10:30 AM, jueves, 16 de agosto, en
San Wenceslaus Catholic Church, 15353 Pacific St., Omaha 68154. Los interesados en dejar
constancia de su consternación por la pérdida de Madelaine pueden firmaren el libro de
invitados en línea: http://www.heafeyheafey.com/Obituaries__Guest_Book/

Com grande tristeza da Sociedade de Enfermagem Transcultural informa seus membros,


que o nosso amado Fundador e líder em Enfermagem Transcultural, Teoria e Pesquisa e As-
sistência Humana, Dr. Madeleine M.Leininger, morreu na sexta-feira 10 agosto, 2012 às 8: 40
pm Ela morreu com uma grande paz de espírito em casa, em Omaha, NE. Consequentemen-
te, o funeral será realizada quarta-feira, 15 de agosto, às 7:00 horas, na Heafey Heafey e Fune-
ral Home, 78 e Center, Omaha, NE. Missa exequial será às 10:30, quinta-feira, 16 de agosto em
São Venceslau Igreja Católica, 15.353 Pacific St., Omaha 68.154. Os interessados a manifestar
a sua consternação pela perda de Madelaine pode firmaren o livro de visitas on-line: http://
www.heafeyheafey.com/Obituaries__Guest_Book/

94 2º. Cuatrimestre 2012 • Año XVI - N.° 33


CONSEJO DE ENFERMERÍA DE LA
COMUNIDAD VALENCIANA

ASOCIACIÓN NACIONAL DE HISTORIA


Y ANTROPOLOGÍA DE LOS CUIDADOS

Escuela Universitaria de Enfermería