Вы находитесь на странице: 1из 1

Conducir un proyecto piloto

Los proyectos piloto o estudios piloto, son una buena manera de probar las ideas, procesos o
prototipos antes de invertir completamente en ellos. Desde el punto de vista de investigación, los
estudios piloto te ayudarán a practicar tu evaluación y estrategia experimental antes de realizar
el experimento completo. Tanto en el lugar de trabajo como en la investigación, hay algunas
pautas para ayudar a que tu proyecto piloto tenga éxito.

Define los objetivos del proyecto piloto. Indica claramente lo que el proyecto se supone que debe
lograr y qué aspectos del proyecto completo esperas examinar. El proyecto piloto es, por
definición, no la totalidad del proyecto, por lo que hay algunos factores de la totalidad del
proyecto, que se quedaron fuera en el piloto. Por ejemplo, el piloto puede funcionar durante
menos tiempo que el proyecto completo lo haría. Por lo tanto, es necesario establecer claramente
los objetivos del proyecto piloto dentro de los límites que se establecen para ello.

Define los límites internos del piloto. Establece los límites del tiempo, el alcance, los participantes
y otros factores del propio piloto. El proyecto piloto debe tener límites claros o el proyecto se te
puede ir de las manos y no lograr los objetivos fijados. Por ejemplo, el piloto podría prolongarse
durante mucho tiempo y consumir muchos recursos si un claro punto de terminación no está
establecido. Este paso también ayuda a definir cuáles son los factores que examinarás en el
piloto para que puedas hacer predicciones sobre la totalidad del proyecto.

Anticipa las variables externas del piloto. Las variables externas son los factores que están fuera
de tu control. Por ejemplo, ten un plan en su lugar si de repente pierdes el financiamiento o si
pierdes los participantes en el estudio. No se puede prever todo, pero pensar en lo que es más
probable que ocurra te ayudará a estar preparado.

Determina los métodos de evaluación que se utilizarán en el proyecto piloto. Hay dos tipos
fundamentales de evaluación que debes utilizar. La primera es la evaluación formativa, que es
la evaluación y estrategias de recolección de datos que ocurren antes y durante el proyecto piloto
mismo. La segunda es la evaluación sumativa, que se produce después de que el proyecto
concluye. Para ambos tipos de evaluación, es necesario que expreses los factores que deseas
examinar. Estos factores deben estar directamente relacionados con los objetivos establecidos
para el piloto desde el principio.

Informa a todos los participantes clave (o investigadores). Este paso te ayudará a asegurarte de
que todo el mundo está informado de la finalidad del proyecto y de los límites.

Lleva a cabo el proyecto piloto utilizando los parámetros establecidos en la fase de planificación.
Recolecta datos durante el piloto.

Cuando el piloto esté terminado, analiza los datos y escribe un resumen de los hallazgos. Tener
un resumen por escrito documentará el proyecto y ayudará a otros a determinar el éxito del piloto.
La documentación también te ayudará a revisar el proyecto en el futuro.

Consejos
Documentar la fase de planificación añadirá otra serie de datos para ti al final del estudio.