Вы находитесь на странице: 1из 3

Anatomía Del Oso Panda

Un carnívoro adaptado al bambú Con su cuerpo macizo y bajo, casi rechoncho, el


oso panda presenta una coloración blanco (algo amarillenta) con características
manchas negras, que le confieren un patrón de camuflaje ideal tanto entre la
penumbra del follaje de bambú como sobre la nieve. Su cara ancha “de payaso”
tristón provoca el afecto humano, pero probablemente para otro animal sea un signo
de amenaza, lo que no deja de ser un sistema de defensa.

CABEZA La cara es más aplanada que la de los demás osos, y el hocico menos
prominente. Los ojos presentan pupilas hendidas verticalmente, como las de los
felinos y no como las de los demás osos, que las tienen redondas. Por ese motivo,
los chinos llaman a los pandas “daxiongmao”, que significa gran oso gato. Las
mandíbulas también han sufrido una adaptación a la vida vegetariana de manera
similar a como lo han hecho las patas delanteras. En efecto, son más pequeñas que
las típicas de los úrsidos y, sobre todo, su dentición está muy modificada, resultando
más parecida a la de un herbívoro que a la de un oso.

PELAJE La piel está cubierta por un pelaje no muy largo, pero espeso, tupido y
lanoso, muy adecuado en invierno, aunque en verano es un buen hábitat para las
garrapatas y otros parásitos externos. Con la edad, el color blanco puede volverse
algo amarillento o de aspecto “sucio”. Presenta color negro en las patas, pies,
orejas, nariz, zona de los ojos y en una franja que rodea los hombros y que se une
con el negro de las patas delanteras.

PATAS Las patas delanteras están muy modificadas, con una estructura única, que
ha recibido diversos nombres: el pulgar del panda, sesamoide, sexto dedo,
pseudopulgar, etc. Pero no se trata de un verdadero dedo, sino de un pequeño hueso
alargado de la muñeca que está más desarrollado. En el extremo hay un cojinete
suplementario que le permite funcionar como un dedo oponible a los otros cinco
verdaderos, y que resulta ideal para agarrar, arrancar y llevarse a la boca las hojas
de bambú.

CRÁNEO Redondo y voluminoso, sobre todo por los prominentes y separados arcos
zigomáticos. OREJAS Grandes y redondeadas, pero resaltan más todavía por su color
negro, que contrasta con la base blanca de la cabeza.

NARIZ Situada en el extremo de un hocico blanco no muy largo, y con la punta negra
para seguir el patrón global de coloración pía, la nariz proporciona un fino olfato,
que el panda utiliza para detectar posibles depredadores y, sobre todo, para adivinar
la presencia de sus semejantes y reconocer sus desplazamientos y territorios.

PIEL La piel es gruesa porque posee una considerable capa de grasa, cuya función
no sólo es proteger del frío, sino también de los frecuentes cortes con las esquirlas
de las cañas de bambú.

COLA Con sus 12-14 cm, siempre está retraída, lo que le confiere poca relevancia;
bajo la cola posee glándulas olorosas que utiliza para marcar el territorio. PIES Las
plantas de los pies son peludas y poseen garras con uñas curvas y aceradas, peor
no retráctiles.
Historia y descubrimiento
Fue en China en el año 1869. Hasta su descubrimiento, este curioso animalito había
vivido muy tranquilo y contento en los bosques de China, alimentándose de bambú y
sin que nada ni nadie lo molestara. El primer oso panda cautivo fue trasladado a
Occidente en 1937, en donde causó sensación por sus rasgos tan bonitos y su
expresión de ternura. El panda tiene la cara pequeña, una combinación de colores
muy original (blanco y negro); sus orejas semejan las de un oso y las mueve cuando
está masticando. Por cierto que se sienta y come de forma casi humana. Des
afortunadamente, los pandas se encuentran en peligro de extinción y mucha gente
los sigue cazando como trofeos o por su piel. Actualmente existen aproximadamente
sólo 1,000 ejemplares en libertad y unos cuantos en algunos zoológicos. El
problema es que como los pandas son tímidos, no se reproducen fácilmente y otro
problema es que son muy vulnerables cuando nacen. También ha influido en su
extinción, el que se alimentan de bambú y muchos bosques de bambúes han sido
destruidos para convertirlos en campos de cultivo. Sin embargo, este animalito goza
de tanta simpatía, que en todo el mundo se han formado grupos para tratar de
conservarlo y ya existen pandas bebés en varios zoológicos de nuestro redondo
planeta.

Dieta
A pesar de pertenecer al orden de los carnívoros, el panda es un animal
mayormente herbívoro, alimentándose casi exclusivamente de cerca de 30 especies
de caña de bambú (el 99% de su dieta consiste en bambú). Se sabe que el panda
también utiliza insectos y huevos como fuente de proteínas. Es posible que incluya,
además roedores y crías de ciervo musk. Como herencia de sus antepasados
carnívoros su sistema digestivo no está plenamente adaptado para asimilar
las moléculas de celulosa, contenidas en el bambú, por eso necesitan consumir
hasta 40 kg de bambú por día (de los que 23 kg de media son defecaciones) tarea
que puede ocuparle hasta 14 horas. Sus fuertes dientes y mandíbulas están
adaptados para triturar los troncos del bambú y llegar a su
pulpa., manzana y batata. A pesar de que un gran consumo de bambú representa un
gran consumo de agua (el 40% del peso del bambú corresponde a agua, cifra que
llega a 90% en los brotes), el panda bebe frecuentemente agua de riachos o nieve
derretida. En cautiverio su dieta consiste en bambú, caña de azúcar, papilla de arroz,
galletas especiales con alto contenido de fibras, zanahoria. Actualmente, según una
agencia de noticias china, el panda enfrenta un serio riesgo de extinción debido a la
floración del bambú que le sirve de alimento.

Causas de la extinción
No es sólo debido a la cada vez mayor pérdida de su hábitat ni a los cazadores
furtivos que el panda gigante tiende a desaparecer. Es también un problema
evolutivo. La evolución está dejando atrás a uno de los animales más populares del
mundo, una especie en grave peligro de extinción de la que se estima hay sólo unos
mil especímenes en estado salvaje. Las hembras viven aisladas de los machos en los
espesos bosques de bambú de China. Son fértiles sólo dos o tres días por año y
deben emitir señales químicas que, a su vez, tienen que atravesar la densa
vegetación para atraer a los machos, que son igualmente retraídos. Si la fertilización
tiene éxito, un embrión de 16 células flota en la matriz durante un lapso de entre uno y
cinco meses antes de fijarse en el útero y comenzar a desarrollarse. Mucho antes de lo que
cualquier otro mamífero consideraría adecuado, emerge una criatura desarrollada a
medias, ciega, indefensa; una cría de entre 120 y 150 gramos que queda al cuidado de una
madre de 100 kilos. Si ésta no es extremadamente cuidadosa y delicada, puede aplastarla
con toda facilidad. Para colmo de males, si una panda tiene mellizos, lo que pasa
prácticamente la mitad de las veces, tiene que abandonar a uno de ellos porque no puede
ocuparse de más de una cría, a la que debe acunar en el pecho durante largas semanas. En
ocasiones, las madres panda que viven en cautiverio dan muestras de poco o ningún instinto
maternal, lo cual da a las crías pocas probabilidades de sobrevivir. Nadie sabe todavía cómo
se desempeñan las madres panda en su hábitat natural. De todos modos, antes de que la
explosión demográfica china diezmara los bosques de bambú de los pandas, la especie había
logrado sobrevivir durante millones de años. En los últimos años, China hizo grandes
esfuerzos para salvar al panda gigante de la extinción. Se crearon 32 reservas para proteger
a los pandas salvajes y se instituyó un programa de cría en cautiverio con una dotación de
120 animales adultos. Sin embargo, el país no cuenta con suficientes especialistas que se
ocupen de los pandas en cautiverio ni tiene los fondos necesarios para proteger las reservas,
alentar el crecimiento de la población salvaje y conseguir que deje de integrar la lista de
animales en grave peligro de extinción.

Qué podemos hacer para preservar su especie?


En diferentes asociaciones en donde se tienen a los osos pandas en cautiverio, se
ha considerado ubicar a un solo lugar al mancho y a la hembra para poder llegar a
una reproducción, es decir se ha evitado colocar a varios machos para evitar que se
peleen entre sí. De otro lado, las personas interesadas pueden participar en
campañas de concientización que son dirigidas a la población en donde se apela a
la preservación del oso panda. La confección de carteles acerca de la dieta, del
cuidado de su hábitat y las sanciones en las que incurrirían las personas que
violasen las normas de seguridad del animal son también opciones para dejar en
claro cuan en peligro se encuentra la especie.

“La única esperanza para el futuro del oso panda gigante es equilibrar las necesidades de
la población y la de los panda” Dice Kemf: (Elizabeth Kemf, directora de información de las
especies en conservación del WWF) “Los pandas gigantes necesitan zonas enormes de
bosques montañosos con altas temperaturas y con gran cantidad de bambú; los que viven
cerca de estos animales necesitan fuentes seguras de ingresos y mejorar su sustento; y
china necesita la ayuda de los habitantes de todo el mundo para proteger su “tesoro
nacional” para toda la humanidad”.