Вы находитесь на странице: 1из 10

UNIVERSIDAD PANAMERICANA

Facultad de Humanidades
Licenciatura en Psicología Clínica y Consejería Social
Psicofarmacología II

Caso Clínico
(Dependencia al alcohol)

Karla María Lacayo Siliézar (201600052)

Guatemala, 29 de septiembre de 2018


Caso Clínico No. 1

Datos Generales
Paciente: G.A.L.G.
Edad: 25
Sexo: Masculino
Estado Civil: Soltero
Profesión: Ingeniero
Peso: 180 libras
Estatura: 1 metro 74 centímetros
Etnia: Ladino
Religión: católico

Motivo de consulta
Crisis convulsiva por abstinencia al alcohol

Referencias
Primer consumo de alcohol durante la adolescencia a la edad de 14 o 15 años, que coincide
con su primera embriaguez en una fiesta de colegio, “me tome 3 vasos de ron o lo que haya
sido, estaba ebrio, fue XL”. Después de esa primera embriaguez, presentó nauseas, cefalea,
dolor estomacal y sequedad de boca. A esta edad bebía de forma casual, con una frecuencia
de 4 a 6 veces por año, con un intervalo de 1 mes a 3 meses entre cada consumo, junto a
amigos. Al entrar a los 16 años bebía una vez al mes con amigos de edades comprendidas
entre los 18 a 25 años, entre ellos su mejor amiga de 18 años; solían tomar ron y cerveza,
buscando sentirse “borrachos”. A esta misma edad, su mejor amiga se fue a España, por lo
cual comenzó a beber cada 2 semanas llegando con más frecuencia hasta la embriaguez.
Durante los efectos del alcohol solía tener peleas “simplemente quería pelearme, me sentía
muy enojado”, “mis nudillos terminaban sangrando”, era muy violento, conducta que
también ocurría sin estar bajo los efectos del alcohol, pero que se intensificaban cuando los
ingería. El paciente explica también, que solía beber con amigos mayores que él porque el
pensamiento de sus amigos de la misma edad, amigos del colegio, era muy infantil, “pensaba
que los demás tenían un pensamiento más retrasado”, indica, y que en esta época él solo
pensaba en sí mismo, interesándose muy poco por los demás. Hasta esta edad aún se
embriagaba con relativa rapidez. Se sentía popular “me invitaban siempre a fiestas, en los
bares siempre estaba rodeado de personas, me sentía bien, siempre estaba haciendo
varias actividades, siempre entraba en una discoteca y habían conocidos, o iba con mi
amigos, podía ir a 2, 3 discotecas donde había gente que me conocía, siempre en
cualquier lugar armaba pleitos, andaba en grupos, hacia prácticamente todo lo que yo
quería, andaba en carro, me iba fines de semana al puerto, era como un cuento de hadas
prolongado, tengo una economía pero no para eso, no robaba pero a veces me invitaban
las chicas con las que salía”, a pesar de ello afirma que nunca dejaba de sentirse solo.
A sus 18 años falleció su mejor amiga de 20 años de edad, en un atentado en España, luego
de enterarse de la muerte, comenzó a tomar una vez a la semana ron o cerveza, unas 4 a 6
copas con las que se embriagaba. En esta época, conoció a una mujer, con la que mantuvo
una relación, que según él fue la más estable que ha tenido hasta ahora, que hizo que su vida
se estabilizara, “me apoyaba bastante, era bonita, sencilla”; incluso relata que cuando
hubo el temor de que esta estuviera embarazada, no sintió pánico, sintió cierto grado de
alegría. Sin embargo, llegó a serle infiel, la explicación que da es que tenía miedo al
compromiso; por esto la relación terminó.
A los 19 o 20 años de edad su consumo de alcohol comenzó a incrementarse, ahora bebía
todos los fines de semana hasta embriagarse, siempre con amigos, con ron, whisky o “lo que
nos daba al bolsillo”. Ahora se mantenía más tiempo alejado de su casa, veía que las peleas
de sus padres eran más frecuentes, y ya no se comunicaba con su hermana. Cuando dejaba
de tomar no tenía síntomas del síndrome de abstinencia, el mayor tiempo sin beber había sido
hasta entonces de 1 mes, desde que tomaba una vez a la semana, “me había vuelto adicto a
ir a fiestas, no podía dejar de salir”, y que estas eran pagadas por su pareja del momento,
Marcela que tenía la misma edad; ella era estudiante de odontología, según él se consideraba
“mucha cosa para ella”.
A los 22 años llegó a tomar hasta una semana seguida, con un grupo de amigos, “nos
quedábamos todos en su apartamento”, dice que compraban tragos, despertaban bebiendo.
Durante esta época solía tomar en promedios 2 días seguidos, una vez a la semana. A los 23
años terminó una relación que según él fue muy importante, comenzó a consumir bebidas
alcohólicas hasta 2 días seguidos de forma más frecuente, “domingo tomaba una cerveza
para quitarme la goma”, “buscaba personas con quienes beber y ahora lo hacía casi
todos los días”. “Necesitaba emborracharme”, relata que un día en el que no tenía quien
lo acompañe, invitó a un indigente, “mi mundo era superficial, todo era superficial”, hasta
entonces nunca había bebido en solitario.
En abril del 2017 comenzó a presentar síntomas y signos del síndrome de abstinencia de
forma leve, caracterizado por temblores en manos y sensación de ansiedad que intentó
corregir auto medicándose complejo B y ansiolíticos, pero este síndrome no era frecuente.
En mayo del 2017 tomó por primera vez alcohol medicinal, según él, varios de sus amigos
ya lo habían hecho alguna vez, y una de las chicas que conocía había tomado de esa forma,
“como no tenía dinero lo tome”; solía hacerlo una vez a la semana, se encerraba en su cuarto
y comenzaba a chatear mientras bebía, acababa hasta dos botecitos de alcohol, que mezclaba
con agua, jugos o Coca-Cola, “me gustaba estar borracho”. Conducta que continúo por 2
meses.
El 27 de julio del 2017 convulsionó por primera vez, había consumido alcohol el día anterior,
se sentía deshidratado y no se había alimentado bien. Presentaba síntomas leves del síndrome
de abstinencia, ocurrió mientras jugaba fútbol, minutos después despertó en la cancha
confundido.
En agosto del 2017 comenzó nuevamente a consumir alcohol medicinal, cuando ya no tenía
dinero, solía comenzar a beber whisky u otras bebidas caras, pero cuando ya no podía
comprar recurría al alcohol medicinal. Lo hacía cada fin de semana durante un día o dos,
terminaba unas cuatro botellitas, siempre solo, pues no quería que nadie sepa que lo hacía.
Desde septiembre del 2017, los síntomas del síndrome de abstinencia eran más intensos en
los que sentía temblores, no coordinaba sus movimientos, se desesperaba por beber, tenía 23
años de edad y tomaba hasta 3 días seguidos, había descuidado su higiene personal, y se
sentía desorientado en tiempo y espacio muy frecuentemente, incluso tenía la sensación de
ya pensar adecuadamente, y tener un ánimo depresivo. Según él, en esta época lo habían
abandonado 2 mujeres importantes para él, y tenía la compañía de una chica que le proveía
bebidas alcohólicas, que lo acompañaba todo el tiempo.
En esta misma época falleció una tía y todo ello provocó, a su decir, la sensación de sentirse
en un momento en el que todo se le había sumado como una bola de nieve. El primero de
octubre se internó en la comunidad de farmacodependientes, pero no se benefició de esta
internación, ya que aún no tenía juicio de enfermedad y sus conductas devaluadoras estaban
presentes, con un sentimiento de autosuficiencia.
Luego de su última internación permaneció durante un mes en abstinencia, pero no recurrió
a alcohólicos anónimos ni a ningún grupo de ayuda para alcohólicos. Luego, comenzó a beber
de la misma forma que lo hacía antes, hasta el día que ingresó nuevamente; la semana antes
de su internación estuvo bebiendo durante 7 días de forma compulsiva, había comenzado los
primeros 3 días tomando whisky y ron, y los restantes 4 días había terminado medio litro de
alcohol medicinal mezclado con agua o refresco.
Al acudir al hospital tuvo una crisis convulsiva tónica clónica llegando a golpearse la cabeza,
con un periodo de unos 15 minutos, se lo observó desaliñado y desaseado, con síndrome de
abstinencia al alcohol por lo que nuevamente fue ingresado, esta vez al pabellón de agudo
varones.
Refiere que el consumo de alcohol deterioró su vida social pues perdió a casi todos sus
contactos y amigos, además deterioró su capacidad intelectual, pues afirma que ya no piensa
con la velocidad que tenía antes, “pienso más lento”. Sus capacidades físicas también se
deterioraron, pero que ahora de alguna forma se ha acercado más a su familia. En la parte
académica siente que no rindió como podría haberlo hecho sin el alcohol y que también se
siente retrasado en esta área. Refiere no tener un objetivo para su vida y sin embargo también
siente que su única responsabilidad en la vida es el mismo.

Antecedentes patológicos
Tres caídas en bicicleta, 2 de ellas con pérdida de conciencia. La primera a sus 17 años por
6 segundos y la segunda a sus 21 años por 30 segundos, las tomografías sin alteración.
Fracturas y fisuras de costillas, luxación de muñeca y dedo índice derecho practicando
bicimontaña. Además, accidente por penetración traumática en muslo izquierdo de un tubo
de más o menos 6 cm requiriendo 4 puntos de sutura al practicar este deporte. Tendinitis en
el tobillo izquierdo. Un desmayo jugando waterpolo según él fue ahogado, perdió la
conciencia durante 30 segundos, esto a los 19 años. A esta misma edad lesión en la conjuntiva
practicando el mismo deporte tuvo que ser suturado
El 2009 tuvo una hemorragia severa a causa de lesión cortante en el pie izquierdo con shock
aparentemente moderado socorrido por su padre. Un intento de suicidio a los 21 años
tomando 10 tabletas de diazepam y una botella y media de ron abuelo, asistido por un amigo
que lo hizo vomitar, a causa de haber terminado una relación, refiere ideas de muerte durante
los síndromes de abstinencia por las mañanas. Crisis convulsivas durante el síndrome de
abstinencia al alcohol en dos ocasiones. A los 24 y 25 años. Rotura de córnea izquierda a
causa de una pelea. Herida cortante, por cuchillo, 46 puntos en región anterior de muslo
derecho. Herida cortante manejando bicicleta por choque contra un árbol, 10 puntos en
cabeza, 3 puntos en cabeza nuevamente manejando bicicleta. Diagnosticado de asma
bronquial le contraindicaron tomar Ibuprofeno Refiere haber consumido marihuana en 4
ocasiones en su vida, invitado por amigos con motivo de buscar relajación, de ayudarse a
dormir, pero que lo que consiguió fue alterar sus nervios, “me ponía histérico, hace que
escuche todo, lo magnifica los sonidos “sic
Cocaína en una ocasión, con un amigo estando bajo efecto del alcohol, “él quería que siga
bebiendo y me dio cocaína para que me haga reaccionar” sic
Éxtasis por curiosidad, el efecto que le causo fue de mucho placer durante una fiesta. Una
conocida fue la que le dijo “consumamos”.

Antecedentes Familiares
Abuelos de lado materno sanos, no consumen alcohol, ni tabaco. Tíos de lado paterno, 5 de
ellos consumidores de alcohol de forma abusiva. Uno de ellos con enfermedad cardiaca, un
tío con patología vascular cerebral. Tíos de lado materno 2 de ellos consumidores de alcohol
con aparente patrón de abuso, uno de ellos fallecido con cirrosis alcohólica y cuadro
depresivo, un tío con hipertensión. Un primo alcohólico de lado materno. Una prima con
cisticercosis. Y otra diagnostica con leucemia. Hermana menor con cuadro bulímico, que
desde sus 16 años se provocaba vómitos que luego fueron espontáneos con alteración de la
percepción de su imagen corporal, no realizó tratamiento psiquiátrico, pero que ahora el
cuadro ha remitido pero no está seguro de esta información.

Historia personal
Infancia
Parto hospitalario, cesárea por producto macrosómico, de 7 meses y medio de gestación. Sin
complicaciones neonatales Comenzó a hablar y caminar aparentemente al año de edad.
Adolescencia
Durante la adolescencia sus padres lo motivaron al deporte, al comienzo no gustaba de ello,
y se relacionaba con gente de mayor edad que él, refiere un sentimiento de superioridad
respecto a sus compañeros de colegio de la misma edad, desde los 14 años comienza a
mantener relaciones con chicas de su edad o incluso mayores que él, recuerda sentirse
desplazado de su familia al sentir que prestaban más atención a su hermana que a él. Gustaba
de estar en estos grupos y de sentir que era popular y atractivo para la mayoría de las chicas.
A los 16 o 17 años estuvo en la pandilla ADX durante un mes, que bebían, y se sentía más
agresivo de lo que sería un adolescente normal, dice que se juntaba con hippys gente de
sociedad, hippys jailones, siempre buscaba un círculo social alto pero de manera bohemia,
“tener cierto grado de estatus, para sentirme bien e importante, me hacía sentir mejor que
otras personas y me podía burlar de otras personas, me permitía discriminar, me daba una
falsa autoestima” sic. Las relaciones sentimentales desde el comienzo siempre superficial, al
igual que sus amistades, “solo nos buscábamos cuando necesitábamos algo”, “teníamos
círculos cerrados, gente bonita, nos juzgábamos entre nosotros”. No refiere haber tenido
problemas con la ley durante su adolescencia.

Vida escolar
Ha estado en 2 colegios, el don Bosco y el instituto americano. Dice que se cambió de colegio
porque no le gustaba que fuesen puros hombres, “tenía una percepción de la vida un poco
más amplia que ellos, yo ya andaba con chicas y ellos recién querían tenerlas, yo ya había
tenido relaciones y ellos recién querían tenerlas, yo era más adelantado que ellos, yo ya me
aburría”. “Me llevaba mucho mejor con las chicas que con los chicos, me tenían envidia,
cierto grado de envidia” sic, permaneció hasta segundo medio en ese colegio con un
desempeño aparentemente entre regular y bueno. La relación con sus compañeros en el don
Bosco no era buena, no tenía muchos amigos del colegio pero si varios fuera de él, esta
situación se mantuvo al cambiar de colegio, y en cuarto medio estuvo a punto de perder el
año. Refiere que estaba acostumbra do a amigos “del colegio Tiquipaya, del anglo, mis
amigos era con los que practicaba deportes, ellos eran mis amigos “sic.
Refiere que ha practicado varios deportes desde los 13 años en los cuales era, exigido por sus
padres y entrenadores, practico tenis, natación, voleibol, carrera, bicimontaña, bici normal,
futbol, básquet, fulbito, de forma competitiva a practicado taekwondo, natación y pimpón.
El 2009 fue la última vez que participó en una competencia que fue de natación. Dice que
disfrutaba de ganar que odiaba perder, que lo frustraba. Ingresó a la Universidad a los 17
años a la carrera de ingeniería en la UMSS, curso la carrera durante 7 años, sin concluir la
tesis, con un rendimiento según el “mejor que el promedio”, el motivo para no completar la
tesis refiere fue que se aburrió, que quería hacer algo “muy grande, muy bonito y empecé a
abarcar mucho, pero al final me aburrí y empecé a hacer un invernadero y no sé, empecé a
recibir presiones por la madre de mi chica, por mis padres, mi familia y no se aburrí” sic,
respecto a no haber terminado la tesis dice ”es lo mismo la tesis es solo como tu cartón nada
más lo que te permite ponerle en tu carnet de identidad que eres ingeniero “sic.
Vida Laboral
Ha trabajado como mesero en “La marca”, luego en “Dalí” y su último trabajo como mesero
en “casa blanca” el 2008, dice que le gustaban esos trabajos porque le parecía divertido, que
podía conocer varias personas. Luego trabajo como repartidor de correspondencia en una
empresa de DLC, durante el 2009 a 2010. Luego en Ende hace un año durante 3 meses,
gestionaba el personal, control de planillaje, el papa de su novia era gerente y él le dio el
trabajo, pero según él no vio correcta su influencia. Durante la universidad un trabajo de
ayudante en un laboratorio de automatización y control. También en su casa ayudando a sus
padres.

Sexualidad
La información inicial que recibió sobre sexualidad provino de sus amigos, a los 14 años
cuando estaba en un colegio de varones tuvo su primera relación de pareja “era una chica
cualquiera, era solo por tener chica “sic, refiere que en esta época se dio cuenta que era
atractivo para las mujeres, antes de arreglarse con ella dice que había un montón de chicas
rodeándolo en el colegio, que le hablaban y abrazaban, otras me llevaban de un lado a otro
lado y que se sentía incómodo explica que no le atraían demasiado las mujeres “no era que
me aburrían los veía demasiado emocionados a mis amigos, y no era la gran cosa ahí vi que
podía tener mi ventaja, me traían cosas y eso me hacía un cacho más fáciles las cosas, luego
me arregle, la relación duro 1 semana”.
Su primera experiencia sexual a los 15 años de edad, dice que ha llegado a tener desde esa
edad hasta la actualidad hasta 15 o 20 parejas al año, incluso dice que tuvo una relación que
duro solo 2 días esta relación la tuvo cuando tenía 18 años con una chica de 16 respecto a
esto dice “yo era más experimentado, más desgraciado” sic, “me gustaba el poder que tenía
sobre las otras personas, las cosas que podía hacer, podía hacer que las personas hagan
exactamente lo que yo quería “sic. “Soy el típico conquistador, intento seguir conquistando
hasta que me aburro, me aburro con mucha rapidez” sic. Dice que el mayor tiempo que ha
pasado sin tener pareja ha sido de 3 semanas hasta la actualidad. El mismo paciente refiere
que sus relaciones se caracterizan por falta de compromiso, superficialidad, “me gusta que
mi chica sea bonita, bien vestida, inteligente, hasta hueca no importa, que me envidien” sic.
“Las chicas muy inteligentes no me hacen caso, ven a través de todo, ven a lo que se atienen,
a un chico inestable, con un montón de problemas, que utiliza” sic. “Era abusivo con las
chicas” sic, “manipulaba bastante bien a las mujeres” sic, “normalmente me aburro de las
mujeres”, “muchas veces me he sentido vacío” sic.
Se comprometió el año 2013 con su pareja del momento, “me ha perseguido por años, me
arreglé con ella por el 2009”, refiere que inició la relación con ella, cuando ella aún se
encontraba en el colegio, rompían y volvían todo el tiempo; terminaron, según él, porque
estaba cediendo al compromiso de casarse, empezó a necesitarla, “como que se invirtieron
los papeles entre que la buscaba y llamaba, mi trabajo no me permitía estar mucho con ella”
sic, al final el motivo para terminar fue otro chico que le gustaba, se sentía confundida. Lo
llamó desde Estados Unidos para avisarle del otro chico, “se la hice fácil, que, entre él y yo,
lo escoja a él” sic.
Alguna vez, según él, luego de beber despierta en la cama de una chica desconocida “al estilo
de Charlie Sheen” sic, a pesar de ello refiere nunca haber padecido enfermedades de
transmisión sexual.
Uso del tiempo libre
Su tiempo libre lo utiliza para los deportes y lectura, prefiere las novelas sobre drama,
tragedia, misterio, recuerda un libro titulado “La belleza trágica “sic, también chatear por
Facebook. Ocupa unas 4 horas del día en ello en la actualidad, y dedicaba en promedio 7
horas del día al consumo de alcohol.
Sueño y apetito
Sueño regular, pero suele tener dificultades para conciliar y mantener su sueño. Duerme unas
7 horas durante la noche. Apetito aumentado, también ha aumentado de peso.
Personalidad Pre-mórbida
“Irresponsable con mi vida, con lo que compete con los demás”, con sentimientos de
superioridad, siempre con una respuesta para todo, dice que es una forma de excusarse, algo
que ha aprendido. Se considera una persona más mentirosa que sincero que no tolera la
frustración cuando se siente derrotado, que esto le causa ira, ganas de volver todo atrás “como
hacer mi vida un video juegos de tener una nueva oportunidad”, alguien que puede
comprometerse. Dice tener un sentimiento intenso de vacío y aun así no poder estar solo, sus
relaciones familiares son frías y describe sus relaciones sentimentales con sus parejas como
caóticas como enfermizas, una impulsividad difícil de controlar y un sentimiento de
superioridad que desagrada a los demás.
Dinámica familiar
La primera vez que le hicieron probar alcohol fue a los 5 años de edad, durante esta época no
veía a sus padres, pues ambos por sus trabajos debían realizar viajes por mucho tiempo,
quedando el a cargo de sus abuelos. Su padre trabaja como geólogo y su madre como
ingeniera agrónoma. A los 8 o 10 años sus padres comenzaron a permanecer más tiempo con
él, y comenzó a desear que se vayan, pues según él, tenían peleas muy frecuentemente
aparentemente por el tema de infidelidad. A esta edad, él era muy vengativo, y su madre le
inculcaba que no debía llorar. Afirma que su padre lo disciplinaba golpeándolo con un
cinturón y que guarda muy pocos recuerdos de su niñez, mientras iba creciendo se volvía
agresivo, tenía un ánimo y afecto irritable la mayor parte del tiempo, en ocasiones llegaba a
romper cosas “mientras me nos tiempo pasaba en la casa mucho mejor” sic. La relación con
sus padres era distante al igual que con su hermana, hacia la cual tenía un sentimiento de
odio, según él por qué sentía que le prestaban más atención a ella que a él, el sentimiento era
mutuo. A esta edad ya no temía a los golpes de su padre, con el cual tampoco hablaba mucho.
Describe un sentimiento de sobreprotección y al mismo tiempo un sentimiento de haberse
sentido desprotegido, le daban todo lo que quería, pero no era suficiente. Permaneció varios
años bajo el cuidado de sus abuelos.
La relación que tiene ahora con su padre, según él, es superficial. Sus temas de conversación
son del trabajo en la finca, sus chicas o salud, pero que en general cada uno va por su lado,
aun así, refiere que lo respeta. La relación con su madre es, según él, más distante y fría “se
puede decir que me ha lastimado más que mi padre” sic, dice tenerle menos respeto que a su
padre, que la considera menos inteligente, “más bruta un cacho distinta a mi” sic, pero que
ella intenta hablarle más, “hasta ser incluso molesta”. A pesar de esto dice que la relación ha
mejorado pues antes no le hablaba, que permaneció medio año sin hacerlo y cuando si lo
hacía era solo para pedirle dinero, han vuelto a hablar desde hace unos 3 años. Su hermana
ya no vive con ellos desde hace 3 años, se fue de la casa nadie la obligo a irse; vive con su
concubino. Actualmente vive con sus abuelos maternos los cuales a su decir “casi no cuentan
por que viven en otra parte de la casa” sic. Tiene una mejor relación con su primo que vive
en la misma casa, este tiene 22 años, también consume bebidas alcohólicas, según el paciente
es un bebedor social. Sus padres viven en una finca que tiene un restaurante, píscifactoria,
cultivan orquídeas, y siembran. Según el papa su economía no está bien, el paciente acepta
que sus padres están adeudados. “No están bien, presentan ingresos pero no son consistentes
es muy variante “sic.

Revisión por sistemas


No manifiesta quejas somáticas.
Examen Físico
Presenta varias cicatrices en el cuerpo producto de diversas lesiones ya descritas en los
antecedentes patológicos.
Examen Neurológico
Sin déficit focal.
Examen Mental
Paciente que colabora durante la entrevista se muestra amistoso y sonriente, con algunos
equivalentes motores de ansiedad, su pensamiento es lógico y su discurso coherente y
relevante, tiene ideas que el mismo acepta como de superioridad, de creer que es mejor que
el resto, no hay ideas de desesperanza, culpa o de muerte, niega alucinaciones u otras
alteraciones de la sensopercepción, su afecto es eutímico con descargas de agresividad en
actividades deportivas, su conciencia es clara, orientado auto psíquica y alopsiquicamente,
euproséxico, memorias conservadas, su inteligencia dentro el promedio con juicio parcial de
dependencia al alcohol.
Test psicológicos
 El paciente posee estructura de personalidad límite con rasgos narcisistas e
histriónicos.
 En lo emocional manifiesta estados de depresión/ansiosa
 El paciente es sus relaciones interpersonales puede sentir hostilidad con las personas
que no le agradan, estableciendo relaciones superficiales.
Exámenes complementarios
Laboratorios 26 de mayo de 2014
 GGT 128 U/L N:10 a 60 U/L
Electroencefalograma vigilia del 3 de junio de 2014:
 Trazado electroencefalógrafico ligeramente desorganizado.
Diagnostico
 Síndrome de dependencia al alcohol.
 Rasgos limites, histriónicos y narcisistas de personalidad.
Medicación que recibe actualmente
 Topiramato 25 mg tabletas 1-1-1 vo
 Eszopiclona 3 mg 1 tableta hrs 22:00 vo
Evolución
Al pasar al pabellón de farmacodependientes al comienzo se lo observó desmotivado, y
participaba a desgano de las actividades terapéuticas, si bien respetaba las normas se sentía
aburrido con frecuencia, sin embargo en un episodio de impulsividad terminó peleando
dentro la unidad con otro paciente; se le otorgó otra oportunidad de continuar en la
comunidad, y desde entonces ha estado acudiendo al pabellón del larga estancia donde ayuda
a los pacientes en diferentes actividades, dice que se siente mejor allí, que no se siente
criticado, pero al volver al pabellón afirma sentir la misma sensación de aburrimiento, aunque
no demuestra ello en los deportes donde se desempeña con agresividad y goza al ver caer a
sus compañeros, tiene dificultad para hacer un compromiso con la comunidad terapéutica,
sin embargo afirma estar comprometido a mantener la abstinencia.