Вы находитесь на странице: 1из 2

PAVITOS

Hemos dicho con anterioridad que buena parte de nuestra dulcería tradicional está
indisolublemente ligada a la presencia religiosa y a la influencia que los Conventos ejercieron sobre la
sociedad, en un momento de nuestra configuración histórica, a través de un intercambio vedado que
saltó sus muros para cocinarse al abrigo de los fogones de las casas.

San Felipe, la capital del Yaracuy, rodeada del verdor múltiple que pinta su paisaje, exhibe,
entre su granjería criolla uno de los dulces emparentados con esa tradición, pero que no salió del
claustro religioso, sino de un obra social regentada por las Hermanas Agustinas Recoletas (De la
orden de San Agustín), apenas en los comienzos del recién finalizado siglo XX, reconocida como el
primer centro hospitalario de la ciudad, convertido después en asilo de mendigos.

Favorecidas y agraciadas con la trasmisión del dulce oficio de dar continuidad a una de sus
preparaciones, son sonoros los nombres de las hermanas Gómez, María Etelvina Chirinos y Ana de la
Cruz Chirinos, quienes mantuvieron la forma y el sabor de este manjar de una cocina que no ostenta,
sino que se hace con pocos y sencillos ingredientes que le otorgan a la ciudad un importantísimo
elemento de su identidad cultural: El Pavito. Rafael Cartay, destacado investigador de la tradición
gastronómica venezolana, lo menciona como referencia en su libro Entre gustos y sabores (2010:
Caracas. Fundación Biggot).

Un sobrino de de Ana de la Cruz y nieto de María Etelvina, el músico y dulcero Ricardo


Briceño, sostuvo en el tiempo este legado que también llegó a las laboriosas y oficiosas manos de
Haydé Castillo, cultora del fogón de nuestra cocina, quien hoy lo sostiene como señal de identidad.

Andrés Fernando Rodríguez G.


PAVITOS
INGREDIENTES:

Mela’o de papelón:
• 1 Papelón o panela.
• Clavos de especias (Clavos de olor o clavos dulces)
• 2 Vasos de agua.

Masa:
• ½ Kg. de harina de trigo.
• Una pizca de bicarbonato.

Relleno:
• 1 Kg (1000gr.) de Azúcar.
• 1 Kg (1000gr.) de plátanos maduros.

PREPARACIÓN:

Mela’o:
1. Colocar en una olla el agua, el papelón y las especias.
2. Cocinar, a fuego medio-alto, hasta que se disuelva y se torne ligeramente espeso.

Relleno:
1. Pelar los plátanos y molerlos.

2. Agregar azúcar y poner al fuego hasta que se forme una mermelada.

3. Bajar del fuego y dejar enfriar.


(Es recomendable hacer esto un día antes)

Masa:
1. Poner la harina, en forma de volcán, sobre un mesón.
2. Agregar, poco a poco, el mela’o hasta obtener una masa consistente que se desprenda de las
manos.
3. Estirar la masa con un rodillo de madera hasta adelgazarla lo más posible.
4. Extender la mermelada de plátano sobre la masa y enrollar.
5. Hornear, a fuego medio-alto, durante unos 25 minutos, aproximadamente, hasta que se dore.

Receta de: Haydé Castillo.