Вы находитесь на странице: 1из 9

Digitally signed by SIJ SINOE CORTE SUPERIOR DE SULLANA

Date: 2016.10.27 15:49:43 -05:00 Vocal: VARGAS ALVAREZ JENNY CECILIA


Reason: Resolución Judicial Fecha: 27/10/2016 15:43:30
Location: SULLANA / SULLANA
Razón: RESOLUCIÓN JUDICIAL
D.Judicial: SULLANA/SULLANA
FIRMA DIGITAL

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA


SALA CIVIL

CORTE SUPERIOR DE SULLANA


EXPEDIENTE : 00267-2013-0-3102-JR-CI-02
Secretario De Sala: CANDELA
CAMPOVERDE OSCAR ADRIAN
Fecha: 27/10/2016 15:43:56 PROCESO : ACCIÓN DE AMPARO
Razón: RESOLUCIÓN JUDICIAL
D.Judicial: SULLANA/SULLANA
FIRMA DIGITAL

Señores:

Lora Peralta
Vargas Álvarez
Rodríguez Manrique

SENTENCIA DE VISTA

RESOLUCIÓN NÚMERO QUINCE (15)


Sullana, veinte de septiembre
Del dos mil dieciséis.-

I.- ANTECEDENTES
PRIMERO.- Materia del Recurso:
Es materia de grado: 1.- El auto contenido en la resolución numero tres de fecha
diecinueve de mayo de dos mil catorce, obrante a folios 71 a 72, que resuelve:
DECLARAR INFUNDADA LA EXCEPCIÓN DE INCOMPETENCA deducida por la
demandada PETREX S.A.; consiguientemente, DECLARESE LA EXISTENCIA DE
UNA RELACIÓN PROCESAL VALIDA y por tanto SANEADO EL PROCESO;
Prosigas con la secuela del proceso, debiendo oportunamente emitirse sentencia.
NOTIFIQUESE.-; y 2.- La sentencia contenida en la resolución número siete, de fecha
dieciséis de septiembre de dos mil quince, que obra a folios 99 a 106, mediante la cual
se resuelve: 1. DECLARAR INFUNDADA la demanda constitucional de amparo
obrante de folio diecinueve a veintisiete, interpuesta por don Deybi Ysaúl Camacho
Navarrete, contra la Empresa "PETREX S.A.". 2. Sin costas ni costos. 3. Tómese razón
y Hágase saber.
1
Página

SEGUNDO.- Fundamentos de los Recursos


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

2.1.- La demandada empresa PETREX S.A., a través de su abogado defensor, mediante


escrito de fecha 12 de junio de 2014, interpone recurso de apelación contra la resolución
numero tres de fecha diecinueve de mayo de dos mil catorce, alegando básicamente lo
siguiente:
a. Que, la resolución apelada incurre en errores de hecho y de derecho al declarar
infundada la Excepción de Incompetencia pues contradice expresamente lo
previamente resuelto por el Tribunal Constitucional con calidad de precedente
de observancia obligatoria.
b. Que, al haberse admitido la demanda materia de estos actuados, se está yendo en
contra del mandato expreso de la normatividad vigente sobre la materia y la
Jurisprudencia Constitucional dictada con carácter de precedente vinculante de
observancia obligatoria, al avocarse al conocimiento de una materia para la que
no tiene competencia por razón de la materia, motivo por el que se ha incurrido
en grave error de hecho y de Derecho al declarar mediante Resolución N° tres
infundada la Excepción de Incompetencia.
c. Que, la empresa no ha despedido al demandante, por lo que a falta de despido
resulta jurídica y materialmente imposible que se califique el cese del
demandante como despido incausado y arbitrario, ya que lo cierto del caso es
que el demandante cesó por vencimiento del plazo contractual fijado de mutuo
acuerdo por las partes.
d. Que, la calificación de los hechos, corresponde al juez laboral, dentro del
procedimiento laboral ordinario, para determinar si estos se encuentran o no
arreglados a ley y requerirán necesariamente de la actuación de una etapa
probatoria, misma que corresponde a un proceso ordinario y no a un proceso
constitucional, pues al haber cesado el demandante por vencimiento del plazo
contractual y no por despido, el análisis y resolución sobre la legalidad de dicho
plazo contractual y por ende la procedencia del cese corresponde a la aplicación
e interpretación de la normativa infra constitucional en materia laboral, ya que el
vencimiento del plazo de un contrato modal no puede considerarse violatorio de
un derecho constitucionalmente protegido.
2
Página
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

2.2.- El demandante Deybi Ysaul Camacho Navarrete, a través de su abogado defensor,


mediante escrito de fecha 23 de octubre de 2015, interpone recurso de apelación contra
la sentencia contenida en la resolución número siete, de fecha dieciséis de septiembre de
dos mil quince, que obra a folios 99 a 106, alegando básicamente lo siguiente:
a. Que, no es verdad que el actor haya firmado la prórroga del contrato de trabajo
por servicio específico de fecha 21 de abril del 2012 y que venció el 20 de mayo
del 2012, conforme lo prueba la constancia emitida por el jefe de la zona de
trabajo y P.E. - Talara del 15 de Julio del 2013, anexa a la demanda, donde dice
expresamente: "(...) 1.- Contrato de fecha 21 de abril de 2012 sin firmado del
trabajador (...)". Del mismo modo lo demuestra la prórroga del contrato de
trabajo por servicio especifico del 21 de abril del 2012, que se recauda a la
demanda, donde se advierte que no aparece la firma del trabajador demandante,
solamente aparece la firma del representante de la empresa.
b. Que, es preciso destacar que en los fundamentos de la demanda el numeral 2.9
expuse esta situación haciendo saber al señor Juez que el Contrato de Trabajo
por Servicio Especifico saber el señor Juez que el contrato de trabajo por
servicio especifico del 21 de abril del 2012 no lo había firmado; y que ello
implica el haber trabajado sin contrato de trabajo sujeto a modalidad y que en
aplicación del artículo 4° del D.S. N° 003-97-TR correspondía a su caso el
contrato de trabajo a plazo indeterminado. Por tanto, sólo podía ser despedido
por causa justa contemplada en la ley, relacionada con la capacidad o con la
conducta del trabajador (Art. 22° del D.S. N° 003-97-TR), lo cual no ocurrió.
c. Que, es de aplicación al presente caso lo dispuesto por el inciso b) del articulo
77 ° del D.S. N° 003-97-TR que establece: "Los contratos de trabajo sujetos a
modalidad se considerarán como de duración indeterminada: a) cuando se trata
de un contrato para obra determinada o de servicio especifico, si el trabajador
continúa prestando servicios efectivos, luego de concluida la obra materia de
contrato sin haberse operado renovación."

II.-ANÁLISIS DEL CASO


3
Página

TERCERO.- Nuestra Constitución Política del Perú, en el inciso sexto del artículo
139°, concordante con el artículo 11° del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

Poder Judicial, consagra el derecho a la pluralidad de instancias, el cual constituye una


de las garantías del debido proceso y, se materializa cuando el justiciable tiene la
posibilidad de poder impugnar una decisión judicial, ante un órgano jurisdiccional de
mayor jerarquía y con facultades de dejar sin efecto lo originalmente dispuesto, tanto en
la forma como en el fondo; por lo tanto constituye un derecho público-subjetivo
incorporado dentro del principio de la libertad de la impugnación.-

CUARTO.- De conformidad con lo prescrito por el artículo 364° del Código Procesal
Civil, aplicable supletoriamente en el presente proceso, según lo previsto por el artículo
IX del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional, el recurso de apelación
tiene por objeto que el órgano jurisdiccional superior examine, a solicitud de parte o de
tercero legitimado, la resolución que les produzca agravio, con el propósito de que sea
anulada o revocada, total o parcialmente, sin que en ningún caso el Tribunal Superior
pueda modificar la resolución impugnada en perjuicio del apelante, a no ser que la otra
parte también haya apelado o se haya adherido a ella.

QUINTO.- Asimismo, no se debe perder de vista, que el principio "tantum devolutum


quantum appellatum" implica que, "el alcance de la impugnación de la resolución
recurrida determinará los poderes del órgano A quem para resolver de forma congruente
la materia objeto del recurso"1; por ende esta Sala Superior deberá resolver en función a
los agravios, errores de hecho y derecho, así como el sustento de la pretensión
impugnatoria que haya expuesto el recurrente en su escrito de apelación, en tal sentido
es indispensable que dicho recurso contenga una fundamentación del agravio, indicando
el error de hecho o de derecho incurrido en la resolución impugnada y precisando su
naturaleza, de tal forma que el agravio fija el thema decidendum - la pretensión - de la
Sala de Revisión; pues los alcances de la impugnación de la resolución recurrida
determinará los poderes del A quem para resolver de forma congruente la materia objeto
del recurso.-
4
Página

1 Jaime Solé Riera. "Recurso de apelación". En: Revista Peruana de Derecho Procesal; Marzo de mil novecientos noventa y

ocho, página quinientos setenta y uno.-


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

SEXTO.- Con respecto a la apelación formulada contra el auto contenido en la


resolución numero tres de fecha diecinueve de mayo de dos mil catorce, obrante a folios
71 a 72, que resuelve: DECLARAR INFUNDADA LA EXCEPCIÓN DE
INCOMPETENCA deducida por la demandada PETREX S.A.; consiguientemente,
DECLARESE LA EXISTENCIA DE UNA RELACIÓN PROCESAL VALIDA y por tanto
SANEADO EL PROCESO;

SEPTIMO.- La excepción es una defensa de forma porque cuestiona la validez de la


relación jurídica procesal entablada, denunciando la falta de un presupuesto procesal (un
elemento básico y necesario para la existencia de una relación jurídica procesal válida)
o de una condición de la acción (elemento indispensable para que el órgano
jurisdiccional pueda expedir un pronunciamiento válido sobre el fondo). Asimismo la
Jurisprudencia Nacional ha establecido que, “La excepción es un medio de defensa
mediante el cual se cuestiona la relación jurídico procesal o la posibilidad de expedirse
un fallo sobre el fondo, por la omisión o defecto de un presupuesto procesal, o de una
condición de la acción, respectivamente”2.

OCTAVO.- Los procesos constitucionales tienen como fines esenciales garantizar la


primacía de la Constitución y la vigencia efectiva de los derechos constitucionales3,
persiguiendo con ello proteger los derechos constitucionales, reponiendo las cosas al
estado anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho constitucional.
Señalado lo anterior, debe tenerse en cuenta que de conformidad con lo establecido por
el inciso 2 del artículo 200° de la Constitución Política del Estado, el Amparo entendido
como pretensión constitucional que tiene por objeto la defensa de la constitución y los
derechos fundamentales, procede contra los actos de cualquier autoridad, funcionario o
persona, que vulnera o amenaza los derechos reconocidos por la Constitución, que sean
distintos a la libertad individual; coherente con la disposición constitucional, el artículo
37° del Código Procesal Constitucional ha establecido que el Amparo procede en
defensa de los derechos constitucionales, con excepción de aquellos derechos que son
protegidos por el habeas corpus y el habeas data.
5
Página

2
Casación Nº 3204-2001-Lima, El Peruano, primero de Octubre del dos mil dos, pág. 8942.-
3 Conforme a lo dispuesto por el artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional.
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

NOVENO.- Con relación al Amparo, como mecanismo constitucional de control de los


actos de despido arbitrario que pudieran suscitarse en el marco de las relaciones
jurídicas de carácter laboral, conviene precisar que de conformidad con lo previsto en el
artículo 27 de la Constitución Política del Estado la Ley otorga al trabajador adecuada
protección contra el despido arbitrario, por esta razón, el Texto Único Ordenado de la
Ley de Productividad y Competitividad Laboral ha establecido que tanto los despidos
nulos, incausados o fraudulentos pueden ser impugnados ante la autoridad jurisdiccional
competente; ahora bien, en cuanto a la vía judicial en la que debe plantearse la
pretensión impugnatoria corresponde al trabajador elegirla teniendo en cuenta que la
protección adecuada contra el despido implica la indemnización por el despido
arbitrario o la reposición al centro de trabajo según corresponda, de tal modo que si en
la vía ordinaria no es posible obtener la reposición o la restitución del derecho
vulnerado, el amparo será la vía idónea para obtener la protección adecuada del
trabajador, incluida la reposición.

DECIMO.- En este mismo sentido se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en la


Sentencia N° 206-2005-PA/TC, en su fundamento séptimo, que tiene carácter
vinculante, en la cual ha establecido: “El Tribunal Constitucional estima que esta nueva
situación modifica sustancialmente su competencia para conocer de controversias
derivadas de materia laboral individual, sean privadas o públicas. Sin embargo, los
criterios jurisprudenciales establecidos en el caso Eusebio Llanos Huasco, Expediente
N.º 976-2001-AA/TC, para los casos de despidos incausados (en los cuales no exista
imputación de causa alguna), fraudulentos y nulos, se mantendrán en esencia. En
efecto, si tal como hemos señalado, el contenido del derecho constitucional a una
protección adecuada contra el despido arbitrario supone la indemnización o la
reposición según corresponda, a elección del trabajador, entonces, en caso de que en la
vía judicial ordinaria no sea posible obtener la reposición o la restitución del derecho
vulnerado, el amparo será la vía idónea para obtener la protección adecuada de los
trabajadores del régimen laboral privado, incluida la reposición cuando el despido se
6
Página

funde en los supuestos mencionados”. (negrilla agregada).


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

DECIMO PRIMERO.- En ese sentido, tal y como lo ha expresado el Aquo, en el caso


de autos, se debe determinar si el despido se ha realizado vulnerando derechos
fundamentales y no solo verificar si ha existido una causa justa de despido, motivo por
el cual el amparo resultaría siendo la vía idónea para proteger los derechos reclamados
por el amparista, más aún, si esta resulta ser la vía más rápida para proteger los derechos
reclamados, motivo por el cual y tomando como referencia lo mencionado en los ítems
precedentes se debe confirmar el auto venido en grado, desestimando los agravios
invocados.

DECIMO PRIMERO.- Por otro lado, respecto del recurso de apelación interpuesto
contra la sentencia contenida en la resolución número siete, de fecha dieciséis de
septiembre de dos mil quince, que obra a folios 99 a 106, mediante la cual se resuelve:
1. DECLARAR INFUNDADA la demanda constitucional de amparo obrante de folio
diecinueve a veintisiete, interpuesta por don Deybi Ysaúl Camacho Navarrete, contra la
Empresa "PETREX S.A.". 2. Sin costas ni costos. 3. Tómese razón y Hágase saber.; Se
ha podido constatar que el objeto de la demanda es que se ordene la reposición del
amparista en el cargo que venía desempeñando como Pocero en la empresa demandada
PETREX S.A, por haber sido víctima de despido incausado vulnerándose su derecho
constitucional al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario.

DECIMO SEGUNDO.- El Tribunal Constitucional a través de la sentencia emitida en


el expediente N° 00140-2011-PA-TC4, ha mencionado que: “en la STC 0976-2001-
PA/TC que entre las modalidades de despido arbitrario se destaca el despido
incausado, el cual se produce cuando “se despide al trabajador, ya sea de manera
verbal o mediante comunicación escrita, sin expresarle causa alguna derivada de la
conducta o la labor que la justifique” (fundamento 15,b). En tal sentido un despido será
justificado o injustificado en tanto la voluntad extintiva de la relación laboral
manifestada por el empleador se lleve a cabo con expresión de causa o sin ella, es decir,
cuando se indican (o no) los hechos que motivan y justifican la extinción de la relación
7
Página

laboral. Entonces, el despido será legítimo sólo cuando la decisión del empleador se

4
Sentencia de fecha 11 de mayo de 2011.
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

fundamente en la existencia de una causa justa contemplada en la ley y debidamente


comprobada en el procedimiento de despido, en el cual se deben respetar las garantías
mínimas que brinda el derecho fundamental al debido proceso (Cfr. STC 04229-2005-
PA/TC);

DECIMO TERCERO.- En ese sentido, conforme lo señala el demandante en su escrito


de demanda de fojas 19 a 27, trabajo para la demandada desde el 23 de abril de 2010
hasta el 20 de abril de 2013, desempeñando el cargo de posero, acumulando un tiempo
de servicios de 02 años, 11 meses y 29 días, percibiendo como ultima remuneración la
suma de S/. 3,714.57 Nuevos Soles, sosteniendo que fue contratado para servicio
especifico y victima de despido incausado.

DECIMO CUARTO.- Que, se verifica de autos que el demandante estaba vinculado a


la demandada mediante contratos de trabajo sujetos a modalidad los cuales obran de
fojas 3 a 13, siendo que los periodos contratados van desde el 23 de setiembre del 2010
hasta el 22 de diciembre del 2010 prorrogado al 23 de diciembre del 2010 y que venció
el 20 de marzo del 2011; prorrogado al 21 de marzo del 2011 y que venció el 20 de
setiembre del 2011, prorrogado el 21 de setiembre del 2011 y que venció el 20 de
diciembre de 2011, prorrogado el 21 de diciembre del 2011 y que venció el 20 de marzo
del 2012, prorrogado el 21 de marzo del 2012 y que venció el 20 de abril del 2012 y
prorrogado al 21 de abril del 2012 y que venció el 20 de mayo del 2012; del 21 de mayo
del 2012 hasta el 20 de julio del 2012, prorrogado del 21 de julio del 2012 y que venció
el 20 de octubre del 2012, prorrogado del 21 de octubre del 2012 y que venció el 20 de
enero del 2013 y del 21 de marzo del 2013 hasta el 20 de abril del 2013, momento en
que fue despedido verbalmente y ya no se le renovó contrato; Sin embargo, al haberse
acreditado que la demandada tiene como actividad empresarial la tercerización de
servicios a empresas que se desempeñan en el rubro de hidrocarburos en la ciudad de
Talara, no siendo que la demandada tenga una actividad específica, sino fluctuante de
acuerdo a los servicios que esta preste, lo cual se puede corroborar con los contratos
antes descritos, en donde se deja en evidencia la contratación modal del demandante, y
8
Página

siendo además que el el demandante no ha cumplido con acreditar la existencia del


nexo entre la causal invocada y la actitud del empleador, es decir que el despido se
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE SULLANA
SALA CIVIL

produjo de forma incausada sino que se produjo como producto de su termino de


contrato, en estricto cumplimiento a lo prescrito por el artículo 37° del Decreto
Supremo N° 003-97-TR, tanto el despido como el motivo que se alega debe ser materia
de prueba, consecuentemente se deben desestimar los agravios confirmándose la venida
en grado.

III. DECISIÓN
Por los fundamentos de hecho y de derecho antes citados, CONFIRMARON, 1.- El
auto contenido en la resolución numero tres de fecha diecinueve de mayo de dos mil
catorce, obrante a folios 71 a 72, que resuelve: DECLARAR INFUNDADA LA
EXCEPCIÓN DE INCOMPETENCA deducida por la demandada PETREX S.A.;
consiguientemente, DECLARESE LA EXISTENCIA DE UNA RELACIÓN
PROCESAL VALIDA y por tanto SANEADO EL PROCESO; Prosigas con la secuela
del proceso, debiendo oportunamente emitirse sentencia. NOTIFIQUESE.-; y 2.- La
sentencia contenida en la resolución número siete, de fecha dieciséis de septiembre de
dos mil quince, que obra a folios 99 a 106, mediante la cual se resuelve: 1. DECLARAR
INFUNDADA la demanda constitucional de amparo obrante de folio diecinueve a
veintisiete, interpuesta por don Deybi Ysaúl Camacho Navarrete, contra la Empresa
"PETREX S.A.". 2. Sin costas ni costos. 3. Tómese razón y Hágase saber.
DISPUSIERON, se remitan los actuados a su juzgado de origen para que procedan
conforme a sus atribuciones. Actuó como ponente la Juez Superior Jenny Cecilia
Vargas Alvarez. NOTIFIQUESE.
9
Página