Вы находитесь на странице: 1из 14

CAPITULO 2.

LOS CELTAS

2.1. ANTECEDENTES HISTORICOS.

Aunque la discusión de los historiadores acerca de los celtas no parece que vaya a terminar a corto
plazo, parece probable que los celtas fueran un pueblo de origen indoeuropeo. Ellos emigraron
"buscando el hogar del Sol" (de E a W) e introduciéndose cada vez más en Europa.

Inicialmente eran ganaderos nómadas, pero posteriormente se fueron asentando en multitud de


zonas europeas y se adaptaron a la vida agrícola, siendo los inventores de herramientas tan
importantes como el arado con ruedas.

Según las leyendas de los celtas que alcanzaron Irlanda, su pueblo vino huyendo de una gran
catástrofe que desencadenó un terremoto y una gran epidemia.

El nombre celta parece que procede de una raíz que significa "héroe". La palabra celta hace su
primera aparición escrita, que se sepa, en la obra del geógrafo Hecateo, alrededor del año quinientos
antes de Cristo.

Aunque los historiadores consideran el inicio de los celtas como pueblo en el llamado período
Hallstatt, que abarca desde el 700 a.J.C. hasta el 500 a.J.C., por otras fuentes orales y literarias se
puede deducir que los celtas existen como cultura diferenciada desde el año 2.000 a.J.C.

Como habíamos dicho, ellos habían llegado desde lo que hoy es la Europa del Este y se puede
afirmar que existieron dos grandes emigraciones celtas principales y bien diferenciadas: * Los celtas
de la tierra baja, que provenían de la región de la desembocadura del Danubio (Rumanía y
Bulgaria). Ellos abandonaron sus prados natales alrededor del 1.200 a.J.C. y poco a poco realizaron
su peregrinaje hacia Europa del Oeste hasta llegar a los lagos de Suiza, el valle del Danubio en
Centroeuropa e Irlanda.

Este clan era muy hábil en el uso de los metales, trabajando con habilidad el oro, el estaño y el
bronce.

Esta era una comunidad eminentemente cultural, ganadera y agrícola, con buenos talentos en la
carpintería. Eran pacíficos por naturaleza y se relacionaban en paz con los pueblos más atrasados,
con los que compartían su religión, el arte, las costumbres y los demás conocimientos. Sin duda los
celtas poseían un nivel cultural muy superior a esas otras poblaciones.

Como dato curioso se puede comentar el hecho de que a pesar de ser un pueblo ligado a la tierra,
ellos no enterraban a sus muertos, sino que los incineraban.

Este gran grupo celta fue probablemente aquél al que se denominó como los "hiperbóreos", y al
respecto es bueno visualizar a la Europa de aquellos tiempos, la cual era algo así como un inmenso
bosque en un gran tanto por ciento de su superficie.
Estos celtas eran, a diferencia de los pueblos con que se encontraban, una cultura de tipo solar,
mientras que sus vecinos eran de tónica matriarcal o lunar.

El segundo gran grupo celta hizo su aparición poco después del primero y se centró en la orilla sur
del Rhin en el siglo VI a.J.C. Ellos procedían de las zonas montañosas de los Cárpatos y los
Balcanes.

Este era un pueblo básicamente militar, por lo que era fácil encontrarlos entre los mercenarios de los
grandes ejércitos. Ellos fueron los saqueadores de Roma y de Delfos, siendo por tanto uno de los
grupos más importantes de los que se ha dado en llamar los bárbaros. Como contraposición, también
se les reconocía su bravura y valor. Incluso hay quien piensa que en este grupo también había una
gran sensibilidad para la música, la poesía y la filosofía.

Su sistema social era de castas muy marcadas y ellos enterraban a sus muertos con complicadas
ceremonias funerarias.

En síntesis, los celtas llegaron a sitios muy dispares en Europa: alcanzaron al Asia Menor, atacaron
los reinos helenísticos de la antigua Grecia, se asentaron en Tracia, Italia, algunas zonas de España,
la Bretaña francesa, Centroeuropa y las islas Británicas. Uno de los asentamientos arqueológicos
más importantes de los celtas es el Hallstatt, que está localizado en la región montañosa de la orilla
occidental del lago del mismo nombre y que está cerca de Salzburgo, en Austria. Este yacimiento
fue descubierto en el siglo XIX y ha revelado que la civilización celta poseía un comercio muy
activo con los griegos, los etruscos y los romanos. Allí se han desenterrado objetos adornados con
marfil, oro y ámbar, así como piezas de cristal fenicio.

Durante el período de oro del dominio celta en Europa (siglos V y IV a.J.C.), los celtas hicieron tres
conquistas de las que salieron triunfantes:

-sobre el año 500 a.J.C. invadieron España.

- un siglo más tarde combatieron con los etruscos por la conquista del norte de Italia.

- se asentaron también en la Galia francesa.

Los celtas de esta última zona fueron posteriormente una de las plazas más difíciles de conquistar
para Julio César.

2.2. ASPECTO FISICO Y PSICOLOGIA.

El aspecto físico de los celtas era: altos, fuertes, de ojos claros y con pelo rubio o rojizo. La piel era
clara.

Hacían todo lo posible por mejorar su ya de por sí buen aspecto físico y para ello se lavaban el
cabello con agua de manzanilla, lo cual le daba un tono más claro y lo fortalecía. El historiador
Estrabón decía que su afán por el cuidado del cuerpo era tan grande que a todo hombre joven cuya
cintura superara un cierto tamaño debía de pagar una multa.

Usaban joyas y colores vivos en sus vestimentas, usando frecuentemente el oro, incluso
espolvoreado sobre las ropas en el caso de las personas de alto rango.

El temperamento era de un tipo fuego-aire (véase tema en Astrología), es decir, temperamental y a


la vez intelectual. El oro lo usaban en las armaduras, en los vestidos y, por supuesto, en las
ceremonias y los templos.

En síntesis, el pueblo celta era de naturaleza generosa, extrovertida, altamente artística y hedonista,
lo cual contrastaba con su obediencia y disciplina hacia sus líderes espirituales o druidas, los cuales
eran los portadores de la magia y la sabiduría.

Para encontrar los vestigios más puros de los celtas deberíamos de viajar a Irlanda, que nunca fue
conquistada por los romanos y que se mantuvo independiente hasta finales del siglo XII, aunque la
cultura celta pervivió intacta durante más tiempo.

Por otra parte, muchos de los datos históricos sobre los celtas provienen de los romanos. Julio César
luchó contra ellos en la Galia y los describió como muy duros en el combate aunque se hundían
fácilmente tras la derrota. También según este emperador enemigo del pueblo celta, ellos eran muy
supersticiosos ya que en todos los asuntos de su vida seguían las indicaciones de los druidas y
consideraban como el peor de los castigos ser excomulgados de su religión.

Los celtas galos eran aguerridos y apasionados, al tiempo que generosos y confiados, por lo que se
les podía engañar con ardides.

Daban una gran importancia a la cultura y establecían centros de educación y cultura en cada pueblo
o aldea.

La mujeres eran fuertes y de gran coraje, al tiempo que buenas madres.

Los druidas eran el máximo poder para los celtas, lo cual está confirmado tanto por las fuentes
romanas como por las irlandesas. Todos los asuntos de gobierno y espirituales estaban sometidos a
su discernimiento.

2.3. LOS DRUIDAS.

Eran a un tiempo sacerdotes y gobernantes, ya que su autoridad era respetada totalmente.

Todo el que quisiera acceder a la Iniciación druídica debía asistir a los colegios que a tal efecto
tenían.

Las comunidades de sabios se ordenaban de la siguiente forma:


A. A la cabeza se encontraban los DRUIDAS, que ejercían el papel de líderes espirituales, jueces,
magos, filósofos y consejeros de los jefes.

La Iniciación de los Druidas tenía 5 grados, al igual que la de los egipcios, y esos eran los
siguientes, enumerados de mayor a menor rango:

A.1. DRUITHS BRETONES Y GALOS.

A.2. DROTTS.

A.3. ASES.

A.4. VARAIGHES.

A.5. ESLAVOS.

B. A los druidas seguían los OVATOS, que eran los doctores o portadores de los conocimientos,
algo así como los catedráticos de aquella cultura.

C. Por último estaban los BARDOS, que haciendo uso de la poesía y de la música enaltecían a los
soberanos y preservaban de forma oculta fragmentos del conocimiento celta a modo de cuentos,
canciones, rimas, leyendas, etc.

Los DRUIDAS tenían mayor poder que los reyes a los que servían y eran tan respetados que nunca
portaban armas, pudiendo atravesar territorios en los que distintas tribus estuviesen enfrentadas sin
ningún temor a ser agredidos.

Ellos tenían tal dominio de la palabra que se afirmaba que con el simple uso de ésta podían derrotar
a los enemigos o fortalecer a los amigos.

La fuente de su conocimiento y de su magia se encontraba encerrada en la naturaleza. Sus símbolos


los extraían de la misma utilizando a los animales y plantas, así como otros elementos naturales
tales como el mar, los rayos, las piedras, las montañas, las flores, los ríos, las fuentes, los minerales,
el Sol, la Luna, los planetas, las entidades sutiles de la naturaleza...

Los druidas veneraban a los espíritus del agua con frecuencia, levantando altares junto a arroyos,
fuentes, ríos y lagos. Ellos encontraban en los elementos de la naturaleza el medio justo y adecuado
para invocar y relacionarse con las fuerzas sutiles del cosmos, no necesitando de representaciones
antropomórficas (con forma humana) para realizar sus rituales. Por el contrario, ellos conocían los
nombres secretos para invocar a las entidades sutiles de la naturaleza, con lo que su mística, su
religión y su magia son conocidas como "guardianas del rayo verde".
Cuatro son las entidades elementales de la naturaleza, en correspondencia directa con los 4
elementos astrológicos (ver en Astrología):

A. GNOMOS.

Son los guardianes del elemento tierra, el cual comprende las rocas, las tierra, los minerales, las
piedras preciosas y cristales, el humus de la tierra, las montañas... Los gnomos son pequeños, muy
longevos, constantes, trabajadores y testarudos, rehuyendo por lo general al ser humano debido a su
"introversión".

B. ONDINAS.

Entidades sutiles del agua, los arroyos, los lagos, las fuentes...

Destacan por su dulzura y gracilidad, emitiendo bellos cantos en consonancia con la música del
agua.

No soportan la suciedad, los malos olores, la agresividad ni la música estridente.

C. SILFOS Y SILFIDES.

Entidades masculinas y femeninas respectivamente, protectoras y dinamizadoras del aire, los


vientos, el trueno, los sonidos...

Se destacan por su curiosidad, su rapidez, su viveza y sus cambios aparentes de forma, sirviendo de
conexión cuasi inmediata entre los diferentes elementos naturales.

D. SALAMANDRAS.

Están en los volcanes y en el fuego, pudiendo por su gran energía avivar este último sin demasiado
control, con lo que para el druida es el elemento con el que hay que tener más cuidado y
precauciones.

Todo el saber druídico se transmitía oralmente, nunca por escrito, y para protegerlo utilizaban un
alfabeto secreto que sólo ellos conocían y con el cual se comunicaban mutuamente: el OGHAM.

En total ese alfabeto poseía 25 letras, relacionada cada una de ellas con el nombre de un árbol, de
una planta o de algún elemento concreto de la naturaleza.

Sus rituales y ceremonias estaban también condicionados por los ciclos naturales: las estaciones, los
ciclos astronómicos, etc. Así, cada letra del alfabeto poseía un significado múltiple que remitía a un
conjunto de símbolos y pensamientos relacionados con la interpretación celta del mundo, la
naturaleza y el universo. Entre los privilegios que tenían los druidas estaban el no realizar labores
militares ni pagar impuestos, con lo cual su dedicación era exclusiva a las cuestiones que les
competían directamente.
Aparte del conocimiento mágico también contaban con el científico, utilizando para ello elementos
tan avanzados para su época como el telescopio, según menciona Diodoro Sículo, lo cual dio lugar a
la superstición de que los druidas eran capaces de atraer la magia de la Luna ensanchando su luz.

2.4. LOS SIGNOS DEL ALFABETO OGHAM O ALFABETO ARBOREO.

Los druidas colocaban una raya vertical para escribir sus signos de lenguaje secreto, los cuales
nosotros ponemos a continuación en la primera columna del cuadro. En la segunda situamos
ponemos las letras actuales correspondientes. En la tercera colocamos el nombre celta de la letra y
el elemento de la naturaleza en relación.
B BETH: ABEDUL.
L LUIS: SERBAL.
F FEARN: ALISO.
S SAILLE: SAUCE.
N NION: FRESNO.
H HUATHE: ESPINO BLANCO.
D DUIR: ROBLE.
T TINNE: ACEBO.
C COLL: AVELLANO.
Q QUERT: MANZANO.
M MUIN: VID.
G GORT: HIEDRA.
Ng NgETAL: CARRIZO.
Ss STRAIF: ENDRINO.
R RUIS: SAUCO.
A AILIM: ABETO BLANCO.
O OHN: RETAMA.
U UR: BREZO.
E EADHA: ALAMO BLANCO.
I IDHO: TEJO.
CH KOAD: FLORESTA.
TH OIR: EVONIMO.
PE UILLEAND: MADRESELVA.
PH PHAGOS: HAYA.
XI MOR: EL MAR.

2.5. RELIGION Y COSMOLOGIA.

Las divinidades principales de los druidas eran aparentemente dos, una de carácter lunar y otra de
tipo solar.

La divinidad lunar tenía tres manifestaciones, mientras que la solar poseía dos caras, con lo que
hacían un total de cinco manifestaciones divinas.

Pero a continuación vamos a realizar un breve desarrollo para comprobar que esta teología de los
druidas era en realidad una mística con una base monoteísta, es decir, considerando sólo un dios
único y principal, aunque éste luego pudiera manifestarse de varias formas:

-la divinidad lunar eran tres seres en uno, o una divinidad con tres caras diferentes, que para el
pueblo indicaban la muchacha doncella o soltera, la virgen madre y la anciana o mujer sabia. Esto
nos recuerda sobremanera dos cosas: por un lado la triple diosa lunar Hécate de los griegos, que
representaba los tres niveles de vibración de la influencia de la Luna; y, por otra parte, el concepto
de la Trinidad de los cristianos.

Efectivamente, esta polaridad lunar o interiorizada de los druidas poseía tres manifestaciones
igualmente, es decir, las tres formas de desarrollar lo divino internamente: la percepción del Padre,
manifestado para los druidas a través de la naturaleza; el seguimiento del sendero del Hijo, a través
de las enseñanzas de los sabios druidas; y el Espíritu Santo, el desarrollo de la autoperfección
personal.

La polaridad solar o exteriorizable de los druidas era doble, indicando dos formas de actuar, ejercer
acciones sobre la vida o generar causas en el mundo circundante. Esa divinidad solar tenía una
faceta benigna y luminosa por una parte, mientras que por otra se manifestaba el mago que maneja
la obscuridad del reino de los muertos.

Así, la eterna lucha o polaridad entre el bien y el mal o entre la magia blanca y la magia negra, está
manifestada perfectamente en esas dos maneras de ejercer el poder sobre el mundo circundante por
parte del mago diestro o por parte del mago siniestro, respectivamente.

Otro concepto fundamental para los druidas y sobre el cual no tenían ninguna duda era el de la
reencarnación. Según ellos el ser humano reencarnaba sucesivamente en otros cuerpos humanos, a
la vez que los animales también iban evolucionando vida tras vida en otras formas del reino animal.

2.6 MAGIA CELTA.

2.6.1. INTRODUCCION.

Con frecuencia los historiadores y los estudiosos han confundido a los semidioses del culto popular
celta con la mística de los verdaderos druidas, quienes no admitían que las fuerzas divinas en su
infinita grandeza fueran representadas por imágenes o encerradas entre paredes.

Sólo hay que fijarse en los dólmenes y los menhires, que eran piedras brutas no elaboradas y, por
tanto, no alteradas en su vibración natural por la mano del hombre.

Curiosamente dos de los elementos vegetales más importantes para los druidas ni siquiera aparecían
en analogía con las letras de su lenguaje secreto: la encina como el árbol sagrado y el muérdago
como el símbolo de los druidas por excelencia. Con frecuencia también se confunden las
alineaciones y los círculos de piedras druídicos con cementerios, cuando en realidad se trataban de
puntos magnéticos usados para la magia, tal como veremos a continuación.

Destacan como monumentos megalíticos (mega: gran; litos: piedra) los siguientes:

A. Carnac.

Había más de 15.000 monolitos todavía en el siglo XVI, antes de ser utilizados como material de
construcción, quedando hoy en día menos de 2.000 piezas.

B. Las 145 piedras en la punta extrema de Escocia, cerca de las islas Orcadas y Shetland.

C. Las 144 piedras de Stonehenge.

D. Las 67 piedras en el Donegal (Irlanda).

E. El centro mágico del bosque de Meudon, en las afueras de París, sobre el cual realizaremos a
continuación un estudio detallado.

2.6.2. EL CENTRO MAGICO DE MEUDON.

La facultades psíquicas superiores de los Magos o Druidas podían alcanzar y contactar con el
Cosmos. Hoy en día con los avances de la ciencia estamos conociendo algo más de las inmensas
gamas de energías y vibraciones cósmicas en que estamos inmersos continuamente. A nadie con un
poco de cultura general se le escapa ya el hecho de que la música, la palabra, los colores, los
perfumes, los alimentos, etc. poseen una influencia directa sobre la psiquis a través de la
transformación que se produce de las energías físicas hacia energías emocionales, mentales y
espirituales.

Existe en las cercanías de París un lugar conocido normalmente por la gente como sitio de paseo,
siendo su nombre el de bosque de Meudon.

La disposición y características de los elementos que allí se encuentran no dejan lugar a dudas para
los entendidos en magia o druidismo de que ese lugar fue un centro mágico de los Iniciados celtas.

Junto a una encina de ese bosque y, colocados en posición circular, están dispuestos varios
dólmenes y menhires. Hay un ambiente encantado allí, por lo que el estudiante de estas ciencias no
debería perder la oportunidad de acercarse al punto en cuestión si pasa por París.

Los 8 elementos que componen el conjunto de Meudon son los siguientes:

A. PIEDRA CENTRAL O ALTAR.

En el centro del conjunto hay colocada una piedra donde se observan claramente las huellas del
fuego, debido a las marcas del roce de un sílex que saltan a la vista. Obviamente, esa piedra central
es el altar del conjunto o la posición donde se ubicaba el mago.

B. MENHIR.

Se localiza apuntando hacia el norte y constituye la piedra de mayor altura. Se trata de un menhir, es
decir, una piedra única y con base única.

C. DOLMENES SUSTENTO, BASE O SOPORTE.


Se trata de dólmenes, es decir, de piedras en posición horizontal sobre una doble base, lo cual indica
el mundo de la dualidad. En el conjunto existen dos dólmenes base.

D. PIEDRA DE MANDO, JEFATURA O COMANDO.

Se encuentra localizada hacia el punto cardinal este (E), que es la toma de energías "de donde nace
el Sol", punto al cual ha de dirigirse el oficiante en una ceremonia solar y de magia blanca.

E. PIEDRAS DE EQUILIBRIO O BALANCE.

Son otros dos dólmenes, ahora de menor tamaño, de los cuales el mayor o primero está apuntando
totalmente hacia el sur (S).

F. ENCINA.

Es el elemento de choque, amortiguación o descarga de fuerzas dentro del sistema. Tal como
explicaremos a continuación, sería el equivalente de la "toma de tierra" de los aparatos eléctricos.

Su ubicación es justo hacia el oeste (W).

G. ESTRUCTURA DEL CONJUNTO.

Veamos ahora la estructura del conjunto desde el punto de vista de la magia científica.

Las piedras van disminuyendo de tamaño según se va desde el menhir, situado en el norte,
siguiendo por el punto este y llegando al sur.

La línea recta que atraviesa la encina, la piedra central o altar y la roca de comando está dirigida en
el sentido oeste-este respectivamente.

Esta línea representa la separación entre los dos mundos, es decir, entre la esfera de lo visible y de
lo invisible, entre lo positivo y negativo, lo Yang y lo Yinn...

Los dos dólmenes sustento están situados de forma simétrica precisamente a los dos lados de la
línea oeste-este ya citada. Existe una línea de piedritas que va desde el menhir del norte, rodeando la
encina con un semicírculo sin tocarla y llegando hasta la más pequeña de las rocas de equilibrio.
Así, el conjunto completo se iguala a una Luna creciente en su primera fase. Recuerde: "la Luna
Crece cuando la zona iluminada tiene forma de D, mientras que Decrece al estar el área blanca con
forma de C; y por ello la Luna es mentirosa". La Luna creciente es la de más potencia para las
operaciones mágicas blancas. Emite fuerza pero a la vez es más fácil de dominar, puesto que ya con
Luna llena el magnetismo lunar es excesivo para los mencionados fines.

Pero veamos ahora la función específica y las cualidades mágicas de cada elemento, lo cual
haremos en relación con el estudio de la dinámica del conjunto. Tanto en un tema como en el otro
vamos a recurrir a las correspondencias astrológicas, sin las cuales andaríamos a obscuras en estas
cuestiones.

2.7. DESCRIPCION DINAMICA DE LOS ELEMENTOS DEL BOSQUE DE MEUDON.

2.7.1. ROCA CENTRAL O ALTAR.

Desde ella opera el mago, el cual debe tener en su entorno una correcta ubicación simbólica, es
decir, los elementos cada uno colocado en su justo sitio para que puedan cumplir la función correcta
en el momento correcto y cuando se les ordene que así lo hagan.

La presencia del fuego siempre en un número impar de luces es fundamental para la práctica de la
magia blanca. El fuego purifica el ambiente eliminando los residuos y alejando a los posibles
elementos extraños no gratos durante el acto.

La piedra central se encuentra lógicamente enclavada en la línea este-oeste y el druida mira hacia el
este durante la ceremonia, porque es del Sol naciente de donde él quiere tomar las energías. El se
sitúa entre la encina y la piedra altar. Así, efectivamente la encina constituye el mejor
"guardaespaldas o cubreespaldas" del mago. La fuerza recibida del este podría tumbar a cualquiera
hacia detrás si no fuera por la ubicación estratégica de la encina.

2.7.2. PIEDRA DE MANDO, JEFATURA O COMANDO.

Está regida por Júpiter y representa a Zeus, señor del Olimpo, es decir, el jefe de la morada de los
dioses. Es la fuerza benefactora que se quiere atraer hacia la Tierra como abundancia, sabiduría,
buen juicio, discernimiento, comprensión y buena cosecha.

Júpiter está representando aquí una fuerza imparcial que es capaz de mantener el mandato o la
jefatura sobre el resto de los elementos del concierto o teatro de fuerzas cósmicas. Así, la piedra de
comando se sitúa en el linde entre el mundo positivo (hacia el norte) y el negativo (mitad hacia el
sur).

2.7.3. ENCINA.

Es la que hemos dado en llamar la "toma de Tierra". Introducir la mente en los mundos de lo
metafísico y abstracto requiere luego el poder de bajar lo logrado hacia lo concreto y, así mismo,
precisa de la capacidad para volver a aterrizar uno mismo. No son pocos los casos de gente que se
ha metido en camisas de once varas en esoterismo y que ha tardado años en volver a tomar
conciencia de la realidad o, incluso, que han ido de mal en peor.

Así, conocimiento, autodisciplina, trabajo, sinceridad y, sobre todo, saber esperar, son las claves
necesarias e imprescindibles. La entidad vegetal sagrada es algo así como "el pararrayos" de la
cuestión, pues recibe las finas energías de los planos sutiles por sus hojas y ramas, a la vez que está
firmemente arraigada en el suelo a través de las raíces y de los millones de poros que toman las
sustancias del suelo. Supone la ayuda valiosísima para el mago a la hora de "conectar el circuito"
entre las energías de arriba y las energías de abajo.

Observemos que el mago establece el trayecto de las fuerzas recíprocas que quiere manejar en una
dirección totalmente armónica desde el punto de vista astrológico, ya que la línea este-oeste posee
en sus dos extremos a los dos planetas tradicionalmente considerados como armónicos: Júpiter y
Venus.

2.7.4. MENHIR.

Está a la izquierda del druida, pero en sí constituye la derecha del gran altar, es decir, del conjunto
formado por el menhir, la primera piedra de sustento, la piedra de comando, la segunda piedra de
sustento y el primer dolmen de equilibrio. Es decir, se supone que el druida se coloca con sólo la
encina tras de sí y situado a la altura de la segunda piedra de equilibrio tomando como referencia la
línea oeste-este. Dicho de otra forma, si el druida extendiera los brazos a sus lados en cruz, dejaría
tras de sí sólo a la encina, apuntaría con su mano derecha a la segunda piedra de equilibrio y tendría
por delante de la línea que forman sus brazos al resto de los elementos, los cuales hemos dado en
llamar "el gran altar".

Dicho gran altar sería la representación ideal de lo divino o celestial, lo cual veremos de inmediato.

Esto viene a cuento de explicar por qué el Sol, símbolo de la polaridad activa o luminosa del
universo, se encuentra a la izquierda del mago, teniendo el lado izquierdo del cuerpo una polaridad
negativa. Es sencillo: el oficiante está mirando de frente al Gran Altar, pues como dice la
enseñanza: "primero verás mis reflejos y luego me verás cara a cara". Así, el Sol representa el lado
derecho del universo o del gran altar, con lo cual este último también "mira" de frente al druida.

En definitiva, el mago tiene a su izquierda a la polaridad activa o diestra del universo, representada
por el astro solar.

2.7.5. PRIMERA PIEDRA DE EQUILIBRIO O BALANCE.

Se corresponde con el lado izquierdo del gran altar y está situada a la derecha del druida. Es la
polaridad negativa o femenina del universo, simbolizada por la Luna, planeta astrológico que se
dualiza con el Sol.

2.7.6. SEGUNDA PIEDRA DE EQUILIBRIO O BALANCE.

Está regida por Mercurio y también sirve de polaridad a la fuerza solar del gran menhir. Así, la
imaginación inconsciente (Luna) y la inteligencia de relación (Mercurio) representan el polo dual,
doble, móvil o cambiante dentro del concierto de fuerzas del gran altar. Recordemos que el Sol
indica la fijeza y lo esencial, lo cual se combina y complementa con las energías proporcionadas por
la Luna y Mercurio, los dos planetas más rápidos del zodíaco, indicadores de la flexibilidad y el
cambio.

La piedra mercuriana es el aliado que está a la derecha del mago, sirviéndole para relacionar e
intercomunicar las distintas fuerzas entre sí. Mercurio, cumpliendo con su tradicional papel, está en
el límite entre el gran altar y el mundo terrestre, por lo que el oficiante de la ceremonia se coloca a
su altura. Recordemos que Mercurio es el mensajero de los dioses, el que realiza la interconexión
entre el mundo terrestre y el celeste.

2.7.7. PRIMER DOLMEN SUSTENTO, BASE O SOPORTE.

Probablemente usted ya se habrá preguntado qué es lo que hacen los elementos análogos a Marte y
Saturno (dólmenes sustento) flanqueando ambos lados de la muy benéfica y armónica piedra de
comando jupiteriana.

De ese punto viene precisamente lo delicado del manejo de las fuerzas mágicas, ya que las energías
potencialmente maléficas están presentes en todo momento, bien controladas o descontroladas,
dependiendo de quien las maneje.

Así, la polaridad potencialmente desarmónica de tipo solar o externo está del lado del Sol y también
del lado de la mitad superior o luminosa del círculo: es Marte y la primera piedra de sustento.

En este caso se trata de la "base" del valor y del arrojo necesarios para atreverse a.

2.7.8. SEGUNDO DOLMEN SUSTENTO, BASE O SOPORTE.

Está regido por Saturno, el potencialmente desarmónico mayor, el cual está hacia el lado de la Luna
y de la polaridad inferior y obscura del círculo. Es la realidad que no se ha de perder, a base de
voluntad y disciplina. Si se disloca su energía, podría cambiar la polaridad del acto.

Obsérvese, para terminar, la ubicación de cada una de las luminarias polarizando a los dos
desarmónicos o maléficos potenciales: Marte está entre el Sol y Júpiter, mientras que Saturno se
encuentra entre la Luna y Júpiter.

Sin pretender crear aureola de misterio sin necesidad, bien podríamos decir: "que lo entienda el que
quiera entenderlo".

2.7.9. COMENTARIO FINAL.

Para finalizar del todo, sólo comentaremos la perfección que se manifiesta al enclavar cada uno de
los siete elementos principales en las 7 puntas de una estrella, que es la tradicionalmente llamada
Estrella de los Magos. Se cumple perfectamente el ciclo mágico de fuerzas que ha quedado
registrado en el orden de los siete días de la semana: lunes (Luna), martes (Marte), miércoles
(Mercurio), jueves (Júpiter), viernes (Venus), sábado (Saturno) y domingo (Sol). Veamos que si
cada planeta lanza un rayo por su lado derecho y hacia al siguiente planeta que corresponda, el ciclo
acaba por cerrarse perfectamente.